Clásicas recetas de cuaresma
Cuaresma

Clásicas recetas de cuaresma

Por Kiwilimón - February 2013
Cuaresma es una época de reflexión y abstinencia. Abstinencia de varios alimentos como las carnes rojas. Hay personas que deciden privarse de algunos otros como el queso, el chocolate, las tortillas, etc. esto depende de cada quien. En Kiwilimón tenemos muchísimas recetas de cuaresma como pescados, mariscos, pollo, etc. donde podrás buscar las mejores recetas de cocina que tú creas conveniente. Puedes escoger entre ricas ensaladas, guisados con pollo, pescados empapelados, camarones, ceviches, sandwiches, etc. Escogimos de nuestras mejores recetas de cuaresma para que disfrutes de unos ricos platillos en esta época del año. ¡Disfruta! (haz click en el título de la receta para ver más detalles de preparación de la misma)   Ceviche Acapulco. El clásico ceviche de acapulco de camarón. Spaghetti con almejas. Esta exquisita pasta con almejas es muy fácil de preparar en menos de 30 minutos. Callos de hacha con salsa de pimiento morrón. Un platillo ligero para una ocasion especial. Los callos de hacha se marinan en jugo de limon y aceite y se acompanan con una salsita de pimiento morron. Langosta al vapor con mantequilla. La langosta es un platillo exquisito y muy elegante. Esta receta es simple pero deliciosa ya que resalta los verdaderos sabores de la langosta al acompañarla con una salsa de mantequilla. Ceviche de camarón y mango. Un ceviche tradicional con un toque gourmet de mango. Filete de pescado al limón. ¡Ligera y fácil de hacer! Cucharitas de cebiche de pescado. Sirve este delicioso cebiche de pescado en cucharitas de botana. Les va a gustar mucho a tus invitados! Tortitas de cangrejo con salsa de aguacate. Rica combinación del mar con aguacate. Cebiche de langosta. El ceviche de langosta es una receta rica, elegante y una muy buena opción para una cena especial. Esta receta además de ser muy rica es muy fácil.

Si quieres conocer nuestra sección de cuaresma, haz click aquí

Califica esta Receta.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Últimamente podemos encontrar la Chía en postres, panes y platillos de todo tipo, pero ¿por qué se ha puesto de moda la chía? Resulta que esta semilla tan pequeñita está llena de nutrientes y es capaz de convertir una receta muy sencilla en un alimento verdaderamente nutritivo. Descubre los beneficios que la chía tiene para ti.Te mantiene satisfecho por más tiempo. Debido al alto porcentaje de fibra presente en la chía, esta semilla hace que sacies de forma más rápida y por más tiempo. Así que si comes alimentos preparados con chía, será más sencillo que bajes de paso, ya que tendrás menos antojos.Ayuda a bajar los niveles de triglicéridos. Gracias a los componentes naturales de la chía, esta semilla puede ayudar a bajar los triglicéridos y a disminuir el factor de riesgo cardiovascular.TE PUEDE INTERESAR: MÁS DE 100 RECETAS SALUDABLESCuida tu piel y huesos. Algunos estudios revelan que la chía tiene incluso más Omega 3 que algunos pescados, eso significa que es un gran aliado para conservar la piel, el cabello y los huesos en buen estado.Mejora la hidratación. Las semillas de la chía absorben muchas veces su peso en agua. Así que si consumes smoothies o alimentos preparados con chía podrás conservarte hidratado por más tiempo.Beneficia la digestión. El alto contenido de fibra en la chía hace que el sistema digestivo funcione a la perfección, por lo que, si padeces regularme de estreñimiento, te conviene incluir esta semilla en tu alimentación.¿Necesitas más razones para comenzar a comer chía todos los días? Con estas recetas no querrás dejar de comerla.Hot cakes de plátano y chíaPan de quinoa y chía sin glutenMermelada de chía saludablePudín de chocolate con quinoa y chía
Disfrutar una espumosa taza de chocolate caliente ahora es tan sencillo como calentar un poco de leche y agregar el chocolate de tu preferencia. Sin embargo, para poder llegar a esto tuvieron que pasar muchas cosas. Descubre cómo el consumo de este delicioso alimento de origen americano se ha convertido en toda una tradición del chocolate en México. Orígenes ancestrales El consumo del cacao comenzó en América. De hecho, los mayas y los olmecas fueron los primeros en aprender a cultivarlo. Muy probablemente ellos mismos llevaron el cacao a las otras culturas, entre ellas a los aztecas. Las culturas prehispánicas valoraban tanto estos granos que incluso los usaban como moneda de intercambio. El cacao era tan importante que su consumo se reservaba para ocasiones especiales, como en rituales funerarios. Se han encontrado vasijas con restos de teobromina (compuesto presente en el cacao) que indican su uso tanto en eventos de este tipo como en algunos otros más festivos. Eso sí, casi siempre eran exclusivos para la corte y las clases sociales más altas. El mestizaje del cacao El cacao no se consumía como lo hacemos hoy en día. Con la llegada de los españoles se le agregó leche y azúcar, dando origen al chocolate caliente como lo conocemos en la actualidad. El intercambio de costumbres e ingredientes hizo que la bebida tradicional hecha a base de la manteca del cacao y agua adquiriera nuevas versiones al añadirle especias como canela. Los españoles no tardaron mucho en descubrir los grandes beneficios del cacao. Se dice que Hernán Cortés le aseguró al rey Carlos V que con una taza de esa bebida los soldados de su ejército podían tener energía suficiente para un día entero de trabajo. Con la conquista y fascinación de los españoles por su sabor y propiedades, el chocolate cruzó el Atlántico hasta llegar a Europa. El chocolate en nuestros días Hoy en día cuando pensamos en un chocolate de calidad casi siempre viene a nuestra mente una marca de origen suizo o francés, pero no hay que olvidar que la mayor producción de cacao se hace en América y África. Nuestro país ocupa el lugar número 11 a nivel mundial, siendo Tabasco, Chiapas y Oaxaca los principales estados donde se produce este cultivo. A pesar de contar con una gran tradición y de ser un productor de cacao, el consumo per cápita de chocolate en México es muy bajo. Se calcula que un mexicano come 750 gramos de chocolate al año, mientras que un suizo consume casi 12 kilos. Es tiempo de que comencemos a valorar la riqueza gastronómica de nuestro país y apoyemos a los productores locales de cacao. Además de tener muchas propiedades benéficas para la salud, el chocolate es la herencia de nuestro pasado prehispánico y refleja el mestizaje característico de nuestro país. No esperes a que llegue le temporada de frío para prepararte un rico chocolate caliente. Existen muchas maneras de disfrutar el delicioso sabor del chocolate. Aquí te compartimos algunas ideas para comenzar a usar el chocolate más seguido en tu cocina: Pastel de chocolate sin harina 4 chocolates calientes Pechugas de pollo al chocolate Pastel de chocolate y frijol Mole poblano   Fuentes: Elsiglodetorreon.com.mx Excelsior.com.mx Mexicodestinos.com Expansion.mx
El comienzo del Año siempre es una oportunidad para hacer borrón y cuenta nueva. Si en el último año sentiste que no estabas cuidando bien tu cuerpo o que tu salud comenzaba a sufrir los estragos de tu estilo de vida, aprovecha el Año Nuevo para construir nuevos hábitos alimenticios.¿No tienes ni idea de por dónde comenzar? Estos son los hábitos que mejorarán considerablemente tu salud.Bebe más agua natural. Cuando no tomas suficiente agua, el cuerpo se deshidrata. Esto puede provocar problemas de salud, hacerte sentir débil y comerás de más. Este año hazte el propósito de beber dos litros de agua natural todos los días.Come cinco veces al día. Los periodos de ayuno prolongados hacen que los niveles de azúcar se desestabilicen, haciendo que tengas más antojos de comida chatarra. Mantén tu metabolismo a buen ritmo con cinco comidas al día.Desayuna bien todos los días. Jamás comiences tu jornada sin haber desayunado. El brincarte esta comida no solo hace que sea más difícil arrancar motores, sino que además está relacionado con el aumento de peso. Inicia todos los días con una comida balanceada.Busca siempre frutas y verduras frescas. Parte de una buena alimentación, es comer menos comida con conservadores. Sí, es muy sencillo tener todo en reserva como enlatado, pero para absorver verdaderamente bien los nutrientes, tu cuerpo necesita comida fresca. Cocina más. Este año lucha contra la flojera y las prisas, y métete más a la cocina. El tiempo que inviertas en la preparación de tus comidas te ayudará a hacerte más consciente de tu alimentación y de tus hábitos alimenticios.Mejora tu relación con la comida. La ansiedad, el temor y la frustración son algunas emociones que pueden llevarnos a comer sin tener hambre necesariamente. Analiza las razones por las cuales comes y descubre si hay algún patrón que desencadene algún comportamiento negativo hacia la comida.Prueba nuevos alimentos. Date la oportunidad de descubrir nuevos sabores. Prueba nuevos ingredientes y estilos diferentes de comida. Es bueno tener platillos favoritos, pero no limites tu experiencia gastronómica a un par de recetas ya conocidas.Y sobre todo recuerda: Haz ejercicio tres veces por semana, aunque suene a cliché, en verdad tu cuerpo necesita que hagas más ejercicio. Y no se trata solo de una cuestión de perder peso, la actividad física tiene la capacidad de hacerte sentir mejor y con más energía.¿Tú ya tienes tus propósitos para el Año Nuevo? Si lo que quieres es comenzar a cocinar más, estas recetas son perfectas para ti:Ensalada de Camote con Frutos SecosCroquetas de Camarón con Salsa de HabaneroEnsalada de Espinacas con Fresas
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD