Clásicas recetas de cuaresma
Cuaresma

Clásicas recetas de cuaresma

Por Kiwilimón - Febrero 2013
Cuaresma es una época de reflexión y abstinencia. Abstinencia de varios alimentos como las carnes rojas. Hay personas que deciden privarse de algunos otros como el queso, el chocolate, las tortillas, etc. esto depende de cada quien. En Kiwilimón tenemos muchísimas recetas de cuaresma como pescados, mariscos, pollo, etc. donde podrás buscar las mejores recetas de cocina que tú creas conveniente. Puedes escoger entre ricas ensaladas, guisados con pollo, pescados empapelados, camarones, ceviches, sandwiches, etc. Escogimos de nuestras mejores recetas de cuaresma para que disfrutes de unos ricos platillos en esta época del año. ¡Disfruta! (haz click en el título de la receta para ver más detalles de preparación de la misma)   Ceviche Acapulco. El clásico ceviche de acapulco de camarón. Spaghetti con almejas. Esta exquisita pasta con almejas es muy fácil de preparar en menos de 30 minutos. Callos de hacha con salsa de pimiento morrón. Un platillo ligero para una ocasion especial. Los callos de hacha se marinan en jugo de limon y aceite y se acompanan con una salsita de pimiento morron. Langosta al vapor con mantequilla. La langosta es un platillo exquisito y muy elegante. Esta receta es simple pero deliciosa ya que resalta los verdaderos sabores de la langosta al acompañarla con una salsa de mantequilla. Ceviche de camarón y mango. Un ceviche tradicional con un toque gourmet de mango. Filete de pescado al limón. ¡Ligera y fácil de hacer! Cucharitas de cebiche de pescado. Sirve este delicioso cebiche de pescado en cucharitas de botana. Les va a gustar mucho a tus invitados! Tortitas de cangrejo con salsa de aguacate. Rica combinación del mar con aguacate. Cebiche de langosta. El ceviche de langosta es una receta rica, elegante y una muy buena opción para una cena especial. Esta receta además de ser muy rica es muy fácil.

Si quieres conocer nuestra sección de cuaresma, haz click aquí

Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Mascarillas caseras con miel para cualquier tipo de piel
El proceso único que se lleva a cabo para obtener la miel la hace especialmente beneficiosa para usos cosméticos y una mascarilla casera con este ingrediente puede ayudarte con el acné, a curar cicatrices y a emparejar el tono de la piel.La miel cruda está llena de propiedades buenas para la piel y funciona especialmente bien para personas que tienen acné o afecciones como eccema o psoriasis. También ayuda a equilibrar las bacterias de la piel y si consigues miel de Manuka, este producto ha demostrado ser significativamente más eficaz para curar heridas, tanto que ahora los médicos la utilizan en entornos clínicos. Lo que hace a la miel tan buena como mascarilla es que acelera los procesos de curación de las células de la piel. Por ejemplo, si tienes imperfecciones o un brote de eccema, la miel sin pasteurizar podría acelerar la curación y reducir la inflamación. La miel cruda también es un exfoliante natural, lo que significa que aplicarla en el rostro quita la piel seca y opaca, y permite revelar nuevas células cutáneas debajo.Cómo usar miel como mascarilla caseraPuedes usarla para lavarte la cara, hacer un exfoliante o hacer una mascarilla de miel casera semanal. La miel es un gran complemento para cualquier régimen de cuidado de la piel, sin importar el tipo de piel que tengas.Aquí te dejamos algunas mascarillas con miel efectivas que puedes hacer en casa y que son perfectas para probar un fin de semana. Recuerda aplicarlas con la piel limpia y como tip extra y muy ganador, coloca un paño húmedo y tibio sobre tu cara para abrir los poros antes de la mascarilla. Después de enjuaga, lava tu cara con agua fría o usa un tónico para cerrar los poros. Mascarilla de miel para piel grasaLas mascarillas de arcilla con miel son increíbles para la piel grasa. La miel ayuda a eliminar el exceso de ella, mientras que la arcilla es altamente absorbente y la elimina mientras exfolia suavemente.La bentonita y la arcilla roja marroquí son dos de las mejores opciones de arcilla para equilibrar los aceites naturales y ambos tienen propiedades antibacterianas para tratar la piel propensa al acné. Para hacer esta mascarilla necesitas:1 cucharadita de miel1 cucharadita de arcilla bentonita o arcilla roja marroquí1 cucharadita de vinagre de manzanaMezcla la arcilla con la miel y el vinagre de manzana en un tazón pequeño no reactivo (es decir, que no sea de metal). Aplica suavemente en la cara y el cuello, deja actuar 15 minutos y enjuaga la mascarilla primero con agua tibia y luego con agua fría.Mascarilla de miel para pieles secasLa miel y el aguacate son la combinación perfecta de ingredientes hidratantes para pieles secas, mientras que las almendras molidas exfolian suavemente y sus grasas buenas dejan la piel con una sensación súper suave. Para esta mascarilla casera necesitas:2 cucharadas de miel (o 1 cucharada de miel y 1 cucharada de aceite como jojoba o almendra dulce)1/4 de aguacate, machacado2 cucharadas de almendras finamente molidasMezcla la miel y el aguacate en un tazón pequeño, luego agrega las almendras molidas. Extiende la mezcla sobre la cara y el cuello, deja actuar de 15 a 20 minutos y enjuaga con agua tibia.Mascarilla facial de miel para piel sensible (o para la inflamación)El té verde o matcha y la miel son dos ingredientes que ejercen magia antiinflamatoria para el enrojecimiento y la inflamación de la piel. Esta combinación relajante es lo suficientemente suave para pieles sensibles, pero puedes hacer una prueba en un pedacito de piel pequeño para asegurarte. Ambos ingredientes son potentes antioxidantes que combaten los radicales libres y reparan la piel dañada. Para esta mascarilla necesitas:1 cucharadita de té verde o matcha en polvo (puedes abrir una bolsita de té verde y usar las hojas)1 cucharada de miel1 cucharadita de aceite de almendras dulces o jojobaCombina el polvo de matcha o té verde, la miel y el aceite en un tazón pequeño y mezcla bien. Aplica sobre la cara y déjalo actuar por 15 minutos antes de lavar con agua tibia.
3 maneras de hacer exfoliantes caseros y sencillos
Exfoliar la piel no es algo que tengamos que hacer diario, pero de vez en cuando, el órgano que recubre nuestro cuerpo puede beneficiarse mucho de esto y qué mejor si podemos hacerlo con ingredientes naturales y de forma casera.La exfoliación puede ayudar a mejorar la salud y la apariencia de la piel de varias maneras, por ejemplo, puede darle a la piel un aspecto más brillante porque elimina la capa superior de células muertas y también puede estimular la producción de colágeno, para que la piel se mantenga firme y radiante.Otro beneficio de la exfoliación casera es que puede mejorar la eficacia de cualquier crema que uses posterior a hacerlo, así que si exfolias tu piel antes de aplicar una crema, esta penetrará profundamente en lugar de asentarse en la superficie.Por último, estas opciones para hacer exfoliantes caseros y sencillos te permitirán tener un momento de relajación, para poder masajear tu piel, cualquier día que estés cansada o estresada. La forma más fácil aplicar un exfoliante corporal es durante el baño y sólo implica masajear suavemente el exfoliante sobre la piel con movimientos circulares y enjuagar bien con agua tibia.Exfoliante casero con azúcar morena o mascabadoEl azúcar moreno o mascabado es un ingrediente económico y accesible que es más suave para la piel que la sal marina o la sal de Epsom, lo cual lo hace un ingrediente ideal para pieles sensibles. Asegúrate de enjuagarte bien después de exfoliarte, para que tu piel no se sienta pegajosa.1/2 taza de azúcar morena o mascabado1/2 taza de aceite de coco (también puedes usar aceite de oliva o de almendra)Mezcla bien el azúcar moreno con el aceite en un tazón. Si es necesario, agrega más azúcar o aceite para obtener la consistencia correcta; también puedes añadir una o dos gotas de un aceite esencial en la mezcla. Cuando estés satisfecha con la consistencia y fragancia del exfoliante, pásalo a un recipiente con tapa, para conservarlo más tiempo.Exfoliante casero de té verdeRico en propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, el té verde tiene varios beneficios para la piel, además de que se puede agregar fácilmente a un exfoliante corporal casero junto con otros ingredientes nutritivos.2 bolsas de té verde1/2 taza de agua caliente1 taza de azúcar moreno o mascabado1/4 taza de aceite de coco derretidoColoca las bolsitas de té en el agua caliente y deja reposar hasta que se enfríe. Mientras el té se enfría, coloca el azúcar moreno en un tazón y mezcla con el aceite de coco derretido. Agrega el té frío a la mezcla (es importante que el té esté frío para que el azúcar no se disuelva).Si la mezcla se desmorona demasiado, añade más aceite de coco; si está demasiado líquida, agrega más azúcar morena. Cuando hayas alcanzado la consistencia deseada, coloca el exfoliante en un frasco.Exfoliante casero de caféEl café es uno de los ingredientes más comunes entre los exfoliantes corporales caseros, pues los gránulos son suaves para la piel, pero siguen siendo eficaces para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. 1/2 taza de posos de café2 cucharadas de agua caliente1 cucharada de aceite de coco, tibioMezcla los posos de café con el agua caliente y luego agrega el aceite de coco. Si es necesario, agrega más café molido o más aceite para obtener la consistencia correcta y finalmente, pasa la mezcla en un recipiente.Es importante mencionar que estos exfoliantes caseros sólo deben usarse en el cuerpo, no en la cara, pues esta es más sensible que la piel del resto del cuerpo. Además, evita exfoliar la piel si está quemada por el sol, agrietada o rota, enrojecida, hinchada, o recuperándose de una exfoliación química.Si decides agregar algún aceite esencial a tu exfoliante corporal casero, primero haz una prueba de parche con el aceite diluido en la piel para asegurarte de que no te hará reacción en la piel y si tienes la piel sensible o muy seca, habla con tu médico o dermatólogo para averiguar si la exfoliación con un exfoliante corporal es adecuada para ti.
Tamales y su historia en América Latina
En México se envuelven en hojas de maíz conocidas como totomoxtle o de plátano, y pueden estar rellenos de mole, de cerdo, de pollo… pero los tamales no son endémicos de este país, sino de América Latina y también se comen en Honduras, Belice, Perú, Colombia, Brasil, Puerto Rico y otros países.Tamal, humita, nacatamales, chamos, pamoña o pache son algunas de las formas en las que la preparación de masa y relleno envuelta en hoja de maíz, plátano, canak, aluminio o incluso plástico cocida por lo general al vapor puede llamarse, según el lugar en el que se prepare.En muchos casos, el punto de partida de los tamales es el maíz, cuyo consumo desde la época prehispánica es primordial en América Latina y, de acuerdo con el historiador Humberto Rodríguez Pastor, el ejemplo prehispánico más cercano a los procesos de preparación de los tamales actuales son las humitas peruanas.Estas primeras preparaciones relacionadas a las humitas peruanas incluían maíz pero no relleno y es aquí donde la llegada de los españoles, como en muchos otras áreas, contribuye con su granito de arena, que en este caso tiene forma de manteca y carne de cerdo.En México la historia es otra, pues arqueológicamente, los tamales se han encontrado relacionados a la vida cotidiana de algunas culturas y estaban presentes en rituales religiosos, ofrendas y tumbas, además de que ya llevaban un relleno como pavo, rana, ajolote, conejo, frutas o frijoles, y no usaban grasa para elaborarlos. Eran tan comunes, que incluso se mencionan en el Códice Dresde, un libro de los mayas del siglo XI o XII.¿Cómo se llaman los tamales en América Latina?El nombre tamal está bastante extendido y aparte de México, se usa en Argentina, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá. En Venezuela existen las hallacas (también hayaca), las cuales se preparan en específico para Navidad y se hacen con harina de maíz, caldo de pollo, y pueden ir rellenas de carnes diferentes, como de cerdo, de res o de gallina.El bollo es de Belice, se envuelven en hoja de plátano y sus ingredientes incluyen pollo, cebolla, cilantro y achiote, mientras que en Puerto Rico se conocen como guanime a un tipo de tamal dulce con leche de coco, azúcar y harina de maíz, también envuelto en hoja de plátano.Bolivia y Perú comparten nombre, pero diferencian entre maíz tierno llamándolos humitas y maíz, con el nombre de tamales. Los nacatamales de Nicaragua también se diferencian de los llamados tamales allá porque llevan carne.México tiene una gran variedad de tamales con nombres diferentes: canarios, uchepos, chanchamitos, pibipollos, corundas, vaporcitos, xocos… las variedades por región abundan y pueden ser tanto dulces como saladas.Conocer de tamales es conocer de América Latina y su pasado, así que si tienes la oportunidad, no dudes de probar todos los que lleguen a ti. 
Mitos y realidades sobre el gluten
En los últimos años, muchas personas han dejado atrás los alimentos con gluten a pesar de no padecer la enfermedad celíaca, también conocida como celiaquía, debido a que ha circulado mucha información negativa sobre esta sustancia. En Kiwilimón te contamos los mitos y realidades alrededor de esta proteína, para que determines si debes o no seguir una dieta sin gluten. ¿Qué es el gluten?El gluten es una proteína presente en muchos cereales, tales como el trigo, la cebada y el centeno, así como en alimentos como pasta, pan, pizza y salsa de soya, entre otros productos. En el caso de las personas celiacas, estas no pueden ingerir alimentos con gluten, pues esto les causará inflamación, daño en el intestino y otras reacciones en el cuerpo. También puedes leer: 4 razones por las que el lunes sin carne es una buena idea¿Quién debe adoptar una dieta libre de gluten?De acuerdo con la Facultad de Medicina de Harvard, las personas que deben evitar los alimentos con gluten son aquellas que padecen la enfermedad celíaca, pues esto será esencial para mantenerse saludable. Por otro lado, hay personas que, aunque no son alérgicas, si presentan intolerancia al gluten. Estas personas registran síntomas como inflamación, diarrea y dolor en el estómago cuando ingieren alimentos que contienen esta proteína. Por lo tanto, hay dos grupos que no deben adoptar una dieta libre de gluten: los celiacos y las personas que registran molestias después de comer este tipo de alimentos. En cualquier caso, lo más recomendable es acudir con un especialista, quien determinará si puedes o no comer gluten. ¿Qué tiene de malo el gluten?Según los expertos, el gluten no es malo, pues hasta hoy en día no existen estudios científicos que demuestren que consumir alimentos sin gluten mejorará tu salud o ayudará a prevenir varias enfermedades. También puedes leer: 10 alimentos para reforzar tu sistema inmunitario¿Es malo dejar de comer gluten?Aunque este tipo de dieta puede tener muchos beneficios para ciertas personas, dejar de consumir productos con gluten puede tener un efecto adverso en tu salud, ya que estos alimentos suelen contener vitaminas y minerales tales como el hierro y el ácido fólico. Por otro lado, expertos de la Universidad de Harvard indican que los alimentos libres de esta proteína suelen ser más altos en azúcar y grasa, mientras que contienen menos fibra. Además, estudios recientes señalan que las personas que siguen dietas libres de gluten aumentan de peso. Los beneficios del glutenAunque hoy está de moda optar por todo tipo de alimentos libres de esta sustancia, los cuales son más caros, los estudios científicos confirman los beneficios de comer gluten. Una investigación publicada en 2017, la cual contó con la participación de 100,000 personas sin alergias a esta proteína, no encontró evidencia de que una dieta que incluyera gluten estuviera asociada a enfermedades cardiacas. Por el contrario, el estudio señala que las personas que no consumen este tipo de alimentos tienen más probabilidades de padecer enfermedades del corazón. Por si fuera poco, varios estudios han ligado el consumo de cereales con una mejor salid. Las personas que consumen más granos integrales son menos propensas a padecer diabetes tipo 2, derrames cerebrales y otras enfermedades de cardiacas.Ahora que ya sabes que el gluten no es tan malo como parece y si estás seguro de que padeces la enfermedad celíaca o eres intolerante al gluten, es importante que evites esta proteína. Lo más recomendable es acudir con un especialista y mantener una dieta saludable y rica en vegetales, frutas, proteína, leguminosas, semillas, nueces, proteína animal y alimentos libres de gluten, tales como la quínoa, el arroz integral, el amaranto, el maíz, la avena y el trigo sarraceno. También puedes leer:Los múltiples beneficios de comer col Recetas sin glutenEn Kiwilimón nos preocupamos por tu salud, por eso tenemos para ti una amplia selección de recetas libres de gluten para cualquier ocasión, atrévete a probarlas. Postres sin glutenPanes sin glutenRecetas sin glutenGuarniciones sin gluten
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD