Consejos sobre el pescado
Cuaresma

Consejos sobre el pescado

Por Kiwilimón - Marzo 2014
Te compartimos estos tips para que en esta cuaresma elijas y cocines deliciosos platillos con pescado fresco.

  ¿Pescado entero o en filetes? ¿Cómo reconocer la frescura cuando ya está cortado? Resuelve ésta y otras dudas de conservación de pescados. En la actualidad, comprar pescado fresco en la pescadería es una garantía de frescura, ya que a pesar de su transportación y de su manejo, existen técnicas y métodos para conservarlo en perfecto estado, hasta el momento en que llega a tu mesa. Aún así, es importante reconocer el pescado fresco desde el momento de verlo, la apariencia y el olor son dos elementos clave, y que además son fáciles de aprender ya que saltan a la vista. El primer paso para llevar a casa pescado siempre fresco es hacerte de un pescadero de confianza, ya sea en la pescadería o en el súper, él puede asesorarte sin problema no solo en la calidad del pescado, sino en las temporadas de pesca y veda, así podrás comprar de acuerdo con esto y tener siempre acceso a los mejores pescados y mariscos, durante todo el año.

¿Filetes o pescado entero?

La respuesta a esta pregunta es: depende para qué lo necesites, no es lo mismo querer rebozar un filete sol, que hacer una sopa de pescado, en donde necesitamos de la piel y de los huesos, para dar sabor. En cuanto a la frescura, es más fácil elegir un pescado entero, y si eres inexperta en esto de la cocina, pide al pescadero que una vez que hayas elegido la pieza entera, él la corte en filetes. En los pescados enteros, la piel debe estar brillante y tensa, el color mate o la piel arrugada, denotan que el pescado ya no es del día. Otra clave de suma importancia es su olor. El pescado fresco, debe oler a mar y tener un aroma que se antoje. Los ojos deben estar brillantes, ya que con el tiempo, la superficie transparente de los ojos se pone opaca y gris, y el globo se aplana. El vientre de un pescado no debe estar hinchado, blando o roto. En los filetes o en las rodajas, debe tener un aspecto lustroso y no mate, no debe haber bordes pardos, ni resecos. Conservación: Cuando compres pescado fresco toma en cuenta estos consejos para su conservación. 1. Limpiarlo. En cuanto llegues a casa del mercado o del súper, lo primero que debes hacer es limpiarlo, lavarlo y si es entero, retirar las vísceras. La mayoría de los pescados tienen la piel cubierta de escamas, a veces pueden quitarse frotándolo con los dedos bajo el chorro de agua, pero hay casos en los que hay que rascar con un desescamador, empezando de la cola hacia la cabeza, sujeta el pescado con una mano por la cola, debe estar boca abajo, debes limpiarlos bajo el chorro de agua. 2. Refrigerarlo. Si lo vas a cocinar ese mismo día, colócalo ya limpio encima de un plato o una charola, y cúbrelo con un trapo ligeramente húmedo. De este modo evitarás su contacto con el oxígeno o que el olor del pescado contamine al resto de los alimentos que guardas en el refrigerador. 3. Congelarlo. Si lo vas a congelar, coloca el pescado en la parte más fría y no lo dejes durante mucho tiempo en él, aún congelado.   Artículo cortesía de      Ver artículo original.    

Recetas de Pescado

 

 Filete de Pescado en Papillote

 

 Pescado Empapelado con Tomates y Aceitunas

 

 Untable de Pescado Ahumado

 

 Caldo de pescado

 

 Ceviche de Pescado con Aderezo de Berros

   

"¿Te sirvieron estos tips?"

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El guacamole es uno de los alimentos favoritos de los mexicanos que ha ganado gran popularidad a nivel internacional también, y es que seamos sinceros, ¿quién puede resistirse a esa consistencia cremosita que surge de la mezcla del aguacate con el limón y otros importantes ingredientes? Si tú también eres fan, descubre el secreto para preparar la mejor receta de guacamole. La palabra guacamole proviene del náhuatl Ahuacamolli, que se compone de las palabras Ahuacatl o aguacate y molli, que significa mole o salsa. De hecho, cuenta la leyenda que Quetzalcoatl, ofreció la receta del guacamole a su pueblo y así se extendió por todo Mesoamérica. ¡Definitivamente es un platillo digno de los mismos dioses! También cabe destacar que durante la época prehispánica el árbol del aguacate era considerado como el sagrado árbol de la vida, por la forma de su fruto que simbolizaba los testículos del hombre.Receta de guacamole Resulta que existe un sinfín de variaciones de guacamole dependiendo de la región en México y el secreto para mejorar considerablemente su sabor es triturarlo en un auténtico molcajete de piedra, pero no te preocupes, si tú no cuentas con uno, aún puedes preparar un guacamole celestial con la siguiente receta. Ingredientes 2 aguacates, maduros1 jitomate, finamente picado¼ cebolla, finamente picada1 chile cuaresmeño, finamente picado2 cucharadas hojas de cilantro, finamente picadas1 limón, sin semillas1 pizca salPreparación Corta los aguacates en mitades, retira el hueso y coloca la pulpa en un recipiente. Machaca con un tenedor o con un molcajete, si cuentas con uno.Agrega la cebolla, el jitomate, el chile y las hojas de cilantro y mezcla hasta tener una consistencia uniforme.Añade el jugo de limón y la sal al gusto. Incorpora uniformemente y acompaña con totopos, tostadas o galletas saladas.Procura comerte el guacamole al momento para evitar que se oxide, pero si te sobra, asegúrate de guardarlo en un recipiente cerrado y refrigera.
El rosé combina bien con las madres. Explico: el vino de esta colorimetría es un goce hasta de ver, es conciliador, se lleva bien con casi todos en la mesa y nunca cae pesado. ¿Casualidad? Lo salomónico no se le escapa al gusto: el rosé generalmente no es tánico como un tinto y tiene más estructura que un blanco. Va bien con el pollo, con las pastas, con los postres, y saca lo mejor de la comida especiada, como la mexicana. Pescados, mariscos y arroces, todos le aguantan el paso.Hay rosés de todo tipo: existen los ligeramente abocados para los que prefieren los sorbos dulces y los hay secos, para quienes prefieren armonizar la comida salada. Los rosados son ligeritos, crujientes en acidez y perfectos para la temporada primavera-verano, como en la que nos encontramos.El proceso de vinificación también es una suerte intermedia. Su jugo nace del prensado de uvas tintas que se dejan macerar con los hollejos (pieles) el tiempo necesario para dotarle del característico color, que va del salmón al durazno, del rosa claro al frambuesa. Tras remover el hollejo, el caldo se vinifica como se haría normalmente en un vino blanco: se le da una sola fermentación sin envejecimiento y se traslada directo a la botella para conservar la frescura y las notas a fruta. A mí me gusta el rosado para las noches con amigas, para la comida asiática, para los atardeceres con terrazas. Me gusta el rosado para tomarlo con mi mamá a las seis de la tarde, la inconfundible rosé o’clock. Mejor que haya rosas de por medio y un postre –cursi, meloso– para demostrarle lo que me hace sentir. Si lo sirves en casa, no olvides enfriarlo a unos 11 o 12 grados y de preferencia, asirte con alguno de estos: Taittinger Prestige RoséSi vamos a hablar de celebración, destapemos unas burbujas. Esta champaña de color rosa intenso brilla por sus aromas a frutas salvajes, cereza y grosella. En boca es elegantísimo, fresco y frutal. Yo lo destaparía para acompañar una bruschetta con queso y frutas o para el postre, mientras recordamos con mamá aventuras de otro tiempo. MarellaEl color rosa con ribetes naranja de este vino proveniente de la grenache y la zinfandel es para admirarse. En la nariz se destacan notas a frutas frescas como fresa y hasta algo de chicle. Hay algo de mineralidad en cada sorbo y también, un poco flores que maridan bien con un arreglo de rosas y un risotto de hongos hecho desde cero. Ocho RoséDe una de las bodegas favoritas de Valle de Guadalupe, Vinícola Bruma, sale esta versión rosé proveniente de la uva sangiovese. Si vas a preparar algo con cerdo, este será tu vino. Encuentra en él notas a fresa verde, cáscara de toronja, jazmín, té de limón y un toque ligero de guayaba verde. ¿Qué tal un chamorro al pibil para celebrar a mamá con manteles largos?Ru Rosa de Uva de Bodegas del VientoYo no sé tu mamá, pero a la mía le encantan los mariscos. Si le vas a cocinar algo como camarones con coco o rebozados, te recomiendo este vino de la Sierra de Arteaga en Coahuila. A cada sorbo encontrarán notas a melón, durazno y cáscara de naranja que sacan lo mejor de tu receta marina.PolenLas notas a fresas, cítricos y sandía se destacan en este vino de la grenache y la syrah. Sus uvas crecen en el Valle de Guadalupe, específicamente en los campos orgánicos de Finca la Carrodilla. En boca el resultado es sutil y elegante y hasta un poco juguetón, perfecto para una de las recetas más emblemáticas de Kiwilimon: la pasta con pollo Alfredo. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD