Cuaresma for dummies
Cuaresma

Cuaresma for dummies

Por Kiwilimón - Febrero 2018
Cada año, a finales del mes de febrero empieza la Cuaresma, pero muchos no saben exactamente lo que eso significa. No sólo abarca una cruz de ceniza en la frente y dejar de comer carne roja por poco más de un mes. En realidad, es una temporada de penitencia que prepara a los creyentes para la celebración de Pascua. Si quieres saber más sobre esta festividad religiosa y qué recetas puedes utilizar durante su duración, aquí te dejamos Cuaresma para dummies. La Cuaresma se trata de un periodo de contemplación y ayuno que dura seis semanas. Empieza el miércoles de ceniza y termina el jueves santo, aunque en realidad el ayuno llega hasta el domingo de Pascua. Lo que no muchos saben es que, en la tradición Occidental, los domingos no cuentan como días de ayuno, y son en realidad, días de festín, por lo que la cuenta es exactamente de 40 días de Cuaresma.

Quiche de atún

Ver receta completa aquí: http://www.kiwilimon.com/receta/guarniciones/quiche-de-atun Ahora, lo que muchos se preguntan es, ¿qué es lo que no puede comer o hacer en Cuaresma? La verdad es que la regulación ha variado con el tiempo pero hoy en día las reglas son así:
  • Ayuno: Sólo una comida al día
  • Abstinencia: En lo que se refiere a carne en miércoles de ceniza, viernes santo y cada viernes que pase durante Cuaresma.
  • Sacrificios: actos como dejar de fumar, no jugar con juguetes (para los niños), no tomar alcohol, e incluso olvidar por este tiempo tu red social de preferencia se toman como un acto bienvenido en forma de sacrificio. Esta muestra de fe no está regulada por la iglesia y en realidad son acciones personales de cada creyente.

Tostadas de atún al pastor

Ver receta completa aquí: http://www.kiwilimon.com/receta/pescados-y-mariscos/atun/tostadas-de-atun-al-pastor Algo interesante dentro de la tradición de Cuaresma es el número 40, pues es una cifra con mucho significado en las escrituras bíblicas. Aquí algunos ejemplos:
  • Moisés se sentó junto a Dios por 40 días en la cima del monte Sinaí sin comida ni agua mientras carvaba los 10 mandamientos
  • Los israelitas sufrieron 40 días en el desierto con muy poca comida hasta llegar a lo que sería la tierra prometida.
  • Jesús pasó 40 días en el desierto ayunando y siendo tentado por el diablo.

Hamburguesa de salmón

Ver receta completa aquí: http://www.kiwilimon.com/receta/pescados-y-mariscos/salmon/hamburguesas-de-salmon-para-cuaresma Para aquellos de religión cristiana que siguen las normas de Cuaresma este es un tiempo de apreciación y entendimiento sobre el sacrificio de Jesús. También se trata de un tiempo para el prójimo, o como lo dijo mejor el Papa Francisco: “La Cuaresma es un tiempo ideal para negarse cosas. Haríamos bien en preguntarnos cómo podemos enriquecer y ayudar a otros a través de nuestra propia pobreza”.

Aguachile de camarón

Ver receta completa aquí: http://www.kiwilimon.com/receta/pescados-y-mariscos/camarones/aguachile-de-camaron-para-cuaresma  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una buena alimentación es importante no solo por su impacto en la salud física, sino también por su resultado en las emociones. Efectivamente, nuestros hábitos alimenticios (la manera en que comemos y el tipo de alimentos que solemos consumir) influyen en nuestro estado de ánimo. Aunque el efecto de la comida en la manera en que nos sentimos es bastante complejo, esta es a grandes rasgos la relación entre la comida y tus emociones:El organismo requiere “combustible” para funcionar adecuadamente. Esta energía se obtiene a partir del consumo periódico de alimentos. Cuando dejamos que pase demasiado tiempo entre una comida y otra (por ejemplo, al brincarse el desayuno) estamos obligando al cuerpo a que funcione con poco combustible. Esto puede hacernos sentir débiles, cansados y bajos de ánimo. En los últimos años han surgido una gran cantidad de dietas que prometen grandes beneficios para la salud. El problema es que el adoptar un régimen muy estricto sin consultar previamente a un médico puede llevar a una descompensación. Un caso muy común es el de los veganos. Al dejar de consumir los nutrientes presentes en los alimentos de origen natural, el cuerpo puede experimentar la falta de ciertos nutrientes, lo que se refleja en estados de ánimo volátiles y menos energía. Si decides hacer un cambio radical a tu alimentación, consulta a un especialista para asegurarte de que seguirás consumiendo los nutrientes que tu cuerpo necesita mediante sustitutos. Nuestro cuerpo requiere de energía para funcionar correctamente, pero no cualquier tipo de energía. Mientras que los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como los vegetales, cereales y legumbres, ayudan a mantener los niveles de energía estables, los alimentos altos en carbohidratos procesados producen picos de energía. El consumo frecuente de comida rápida, panes o dulces no solo se relaciona con problemas de sobrepeso, también produce subidas y bajadas en los niveles de energía, lo cual se relaciona con irritabilidad y cansancio.En muchas ocasiones nuestros estados de ánimo tienen que ver menos con nuestro entorno y más con cuestiones internas. La falta de ciertos nutrientes puede afectar la manera en que nos sentimos. Existen alimentos que pueden aumentar los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, ayudando mejorar el estado de ánimo. El chocolate, los frutos secos y los pescados azules aportan serotonina cuando los consumimos, por lo cual nos brindan una sensación de bienestar y felicidad. No solo la comida influye en nuestras emociones. La manera en que nos sentimos también puede afectar nuestra manera de alimentarnos. Cuando estamos cansados o no hemos dormido lo suficiente, es más probable que sintamos antojos por alimentos no saludables, como donas o refrescos. De igual manera, cuando experimentamos estrés o ansiedad es muy común que tendamos a comer compulsivamente. No desestimes la importancia de la alimentación en tu salud emocional. Consume platillos saludables todos los días para que te sientas bien, por dentro y por fuera.
Pareciera imposible dejar de usar bolsas de plástico, porque nos las ofrecen en todos lados. Sin embargo, también vemos muchísimas imágenes devastadoras de montañas de bolsas de plástico que están contaminando a la tierra y a los océanos. Por lo que hacer conciencia y aplicar pequeños cambios en nuestros hábitos es necesario y pueden tener buenos resultados.De hecho, en muchos países, las bolsas de plástico están prohibidas. También existen algunas iniciativas que proponen usar materiales que se degraden más pronto que los plásticos tradicionales, o incluso se cobra algún impuesto si quieres usar bolsas. Aun así, no es suficiente y no sucede en todo el mundo.Te recomendamos Cómo desperdiciar menos comida cuando tienes niños pequeñosAdemás, existen otros plásticos de un solo uso como popotes, cubiertos y platos, a los cuales también se ha extendido la prohibición. Pero lo que complica la situación es que a pesar de que el polietileno con el que están hechas las bolsas es fácilmente reciclable, no se hace porque es difícil separarlo del resto de la basura.Considerando todo esto, la mejor solución es evitarlo. Primero hay que empezar por las compras. Hay muchas bolsas de tela muy atractivas que puedes llevar al supermercado o mercado para empacar tus productos.Si no las llevas, solicita que te den cajas, siempre les sobran en las tiendas grandes. Piensa también que no sólo en los supermercados nos dan bolsas, y mejor carga bolsas de tela siempre a la mano para todo lo que compres, o inclusive si compras comida para llevar en un restaurante.Para las frutas y verduras, puedes conseguir bolsas pequeñas de tela abierta, como malla o velo. Recuerda lavarlas de vez en cuando para evitar contaminaciones. Una bolsa de plástico tradicional puede tardar cientos de años en degradarse completamente. Y si además compras jugos en botellas de plástico, imagínate cuánto de este material consumes en una sola semana.Te recomendamos: ¿Cómo calcular las porciones para hacer el súper?Poco a poco, tiendas donde venden productos a granel tanto de limpieza como alimentos están abriendo. Lleva tus propios contenedores y reúsalos.Usa bolsas de papel o recipientes para los sándwiches del lunch. No es necesario empacarlos en bolsas. Procura usar recipientes de vidrio o acero inoxidable ya que duran mucho más tiempo y cuando ya no te sirvan, contaminan menos.Y si ya tienes las bolsas, reúsalas la mayor cantidad de veces posible, ya sea para las compras, o para forrar basureros. Convierte el tema en un proyecto familiar: organiza un reto de quién puede pasar más tiempo sin usar una bolsa de plástico, involucra a tus hijos e invítalos a sugerir ideas para reducir su uso. Recuerda que la mejor enseñanza es el ejemplo.
Llegó tu mejor amiga con mucho que platicar o tus hijos invitaron compañeritos porque tienen un trabajo de la escuela… No importa la ocasión, siempre hay buenas razones para tener galletas caseras recién hechas, pero no siempre hay tiempo para prepararlas.Por eso tu congelador puede ser un gran aliado para estar listo y llenar en unos minutos tu casa con un dulce aroma.Ya que no todas las masas de galleta se congelan de la misma manera, pues no siempre obtienes resultados ideales, aquí te damos unos tips para que la próxima vez que prepares galletas, hagas el doble de masa y la conserves para una de esas tardes especiales.Qué tipos de masa congelarLas mejores masas para congelar son las que tienen mucha mantequilla y no llevan tanto huevo batido, como madeleines, o mucho polvo para hornear. Tampoco es buena idea congelar galletas con base de merengue.Galletas de mantequillaSon las mejores para reservar en el congelador. Generalmente sus ingredientes son mantequilla, harina, azúcar, vainilla o chocolate en polvo, y a veces, huevo o yema. Para guardar esta masa, forma troncos y envuélvelos cuidadosamente, primero con plástico y después con aluminio. Deben quedar herméticos para que no absorban olores o se afecte su textura. Puedes cubrir los troncos con azúcar y canela. Para prepararlas, corta rebanadas de poco menos de un centímetro de grosor y se verán lindas una vez horneadas. Te recomendamos esta receta de PastisetasMasas para cortadoresSi te encanta usar todos esos cortadores de figuritas que has coleccionado, cuando esté lista la masa, forma un rectángulo de unos 4 cm de espesor y envuélvelo igualmente con plástico y aluminio. Cuando vayas a usar la masa, colócala en el refrigerador antes y cuando esté lista, la puedes extender y cortar. Esto es ideal para los muñequitos de jengibre navideños.BolitasLa mayoría de las recetas de galletas de chispas de chocolate requieren porcionar la masa en bolitas o con una cuchara para helado, al igual que los polvoroncitos de nuez, o las galletas de avena. Forma las galletas como acostumbras y congélalas en charolas una media hora o suficiente tiempo para que se sientan firmes. Esta misma técnica es muy útil para las galletas de duya.Una vez que estén listas, empácalas en bolsas, procurando sacar la mayor cantidad de aire posible. Así será más fácil usar sólo la cantidad justa.Te recomendamos estas Galletas Tipo BrownieLista para hornearColoca las bolitas o rebanadas de masa en una charola antiadherente cubierta con papel siliconado o engrasada y enharinada. El tiempo que toma tu horno en llegar a la temperatura adecuada generalmente es lo que necesitas para que estén listas para cocinarse.Calcula un par de minutos más al tiempo habitual ya que partas la masa parcialmente congelada o muy fría.Si prefieres, puedes congelar galletas horneadasDéjalas enfriar completamente y empácalas en un contenedor hermético con papel encerado entre capas. Esto también funciona muy bien para brownies o barritas de galleta cortadas en piezas individuales.En cualquiera de los casos, no es buena idea tener masa o galletas cocidas congeladas por más de tres a cuatro meses. Disfrútalas lo más pronto posible, siempre puedes preparar más.
La salud y el fortalecimiento de tus hijos comienza desde la casa. El inculcar en ellos prácticas saludables, como desayunar todos los días, hacer ejercicio y llevar una alimentación adecuada contribuye al buen desarrollo de tus pequeños. Por esta razón, es muy importante que les des sólo alimentos de la mejor calidad.Una manera sencilla de asegurarte de que tus hijos están recibiendo todos los nutrientes que necesitan, es darles un vaso de leche al día, porque recuerda que con el poder de la leche y leche alpura, puedes tener la tranquilidad de que tus pequeños se están alimentando bien y sin tantas complicaciones, gracias a los beneficios de la leche entera.¿Te gustaría saber qué está tomando tu hijo cada vez que bebe un vaso de leche? Descubre todos los beneficios que hay en 500 ml de leche al día:Calcio: este es un mineral esencial para el buen desarrollo de los niños, ya que ayuda a la formación de dientes definitivos y favorece los brotes de crecimiento.Proteínas lácteas: son necesarias para reconstituir músculos y tejidos, además de que fortalecen el sistema inmunológico.Carbohidratos: son una fuente de energía saludable para los pequeños. Al combinarse con las proteínas lácteas, controlan el índice glucémico.Lípidos: las grasas son indispensables en el desarrollo de un niño debido a que lo protegen contra el frío y lo ayudan a absorber las vitaminas A, D, E y K.Vitaminas: la leche contiene vitamina A y E, las cuales promueven la eliminación de sustancias tóxicas del organismo y mejoran la memoria.Triptófano: este aminoácido tiene un impacto directo en la producción de serotonina, la cual provoca una sensación de bienestar.Gracias a las múltiples propiedades de la leche de vaca, como el poder de la leche y leche alpura, es considerada un súper alimento. Al incluirla en la dieta de tu familia no sólo estarás cuidando la salud de tus pequeños, sino que también los estarás apapachando con un alimento delicioso y natural.Nutre a tus hijos con la leche de mejor calidad. En alpura contamos con los mejores métodos para llevar hasta tu mesa la mejor leche. Disfruta junto a tu familia todas las propiedades de este súper alimento bebiendo un vaso de leche alpura al día.Estas recetas harán aún más fácil que tus hijos consuman su porción diaria de leche:Tarta de Arroz con leche y Galleta MaríaPastel Imposibole de Tres lechesTradicionales Chongos Zamoranos
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD