Deliciosas Recetas con Salmón

Por Kiwilimón - Febrero 2012
Los salmones y truchas del Atlántico y del Viejo Mundo (el género Salmo) son peces marinos y de agua dulce de la familia de los salmónidos distribuidos por los océanos y mares de casi todo el mundo excepto el Océano Pacífico, con algunas especies que sólo viven en agua dulce en Europa y Asia.1 Su nombre procede del latín salmo, que es como llamaban en la antigua Roma a estos peces. Genéticamente son parientes cercanos de los salmones y truchas del Pacífico, del género Oncorhynchus, y tienen una anatomía similar, aunque el análisis de ADN mitocondrial ha mostrado que ambos géneros son diferentes. (Fuente: Wikipedia) El salmón es un pescado totalmente delicioso por su sabor, textura; además de que se puede cocinar de diferentes formas. Aquí les dejamos una serie de recetas con salmón para que tome en cuenta y hagan en casa. Tomen nota. Tortitas de Papa con Salmón Ahumado Ideal para el platillo principal de un brunch. Blinis con Hueva de Salmón Ricos canapes hechos con una base de huevo y harina con crema y hueva de salmón. Bolitas de Arroz con Salmón Estas bolitas de arroz con salmón quedan deliciosas como botana para cuando te quieras lucir. Salmón en Salsa de Vino Blanco Este platillo aunque es facil de preparar es suficientemente elegante para servirlo en una cena elegante. Frittata de Espárragos y Salmón Ahumado Las frittatas son perfectas para un desayuno de mucha gente o una comida de domingo. Es fácil de cocinar y muy nutritiva. Salmón Asado con Salsa de Pepino y Limón Un rico salmón a la parilla con una salsa fresca de pepino, menta, jengibre, chile y jugo de limón. Hamburgesas de Salmón con Salsa Tártara Ricas hamburgesas de salmón con echallot, alcaparras y mostaza acompañadas de una rica salsa tártara.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El tamarindo, conocido como Tamarindus indica L., es un fruto con un sabor ácido que nos encanta a todos. Es tan popular en México que lo utilizamos para preparar aguas frescas, dulces picosos y otros platillos y botanas. Además de ser el ingrediente perfecto para bebidas, botanas y dulces, el tamarindo tiene múltiples beneficios para nuestra salud. Si tienes antojo de un agua de tamarindo, aquí te decimos por qué es una buena idea consumirla y para qué sirve el tamarindo, ¡te sorprenderás!¿Qué es el tamarindo?De acuerdo con los expertos, el tamarindo es una leguminosa originaria de África, aunque también se produce en países como México, India, Pakistán, Tailandia, Costa Rica, entre otros. Se caracteriza por un sabor ácido y dulce que les fascina a todos los que la prueban. Este delicioso fruto llegó a nuestro país durante la colonización española. Su cultivo se expandió por todas las zonas tropicales del país, hasta convertirse en un ingrediente esencial dentro de la gastronomía mexicana. También puedes leer: Los increíbles beneficios del aloe vera para la pielTamarindo: vitaminas y mineralesEl tamarindo es rico en nutrientes, vitaminas y minerales, por lo que es la opción ideal para preparar tés, aguas frescas y otros platillos. El tamarindo contiene cantidades importantes de:CalcioCobreFósforoHierroMagnesioPotasioVitamina B1Vitamina B2Vitamina B3Usos medicinales del tamarindoDesde hace cientos de años, el tamarindo ha sido un ingrediente esencial dentro de la medicina tradicional. Por ejemplo, el té de tamarindo se ha usado para tratar el estreñimiento, la diarrea, la calentura y hasta la malaria. Por otro lado, la corteza del árbol y las hojas también se usan para acelerar el proceso de cicatrización. Según la Secretaría de Agricultura, esta leguminosa también tiene propiedades laxantes, diuréticas, astringentes, antipiréticas y antisépticas. También se utiliza en la elaboración de remedios caseros para tratar enfermedades del hígado, asma, intoxicación alcohólica, problemas digestivos, hipertensión, dolor de cabeza, resfriados, tos, quemaduras de azotadores, hemorroides, vómito, ictericia, llagas, inflamación y hemorragias. En el caso de la medicina occidental, los científicos han encontrado que el tamarindo es rico en polifenoles, una sustancia rica en antioxidantes y con propiedades antiinflamatorias. Gracias a su eficacia, esta sustancia tiene beneficios para el corazón, el cáncer y la diabetes. Como puedes ver, las propiedades medicinales del tamarindo son muchas. También puedes leer: Conoce todos los beneficios que el té de jamaica tiene para tiLos beneficios del tamarindoDiferentes estudios científicos han demostrado que este fruto tropical tiene muchos beneficios para la salud, por lo que te recomendamos incluirlo en tu dieta lo más pronto posible, no te arrepentirás.Tamarindo contra la hipertensiónDebido a que el tamarindo contiene grandes cantidades de magnesio, se convierte en una buena opción para controlar la hipertensión y, por si fuera poco, también es benéfico para los diabéticos.Reduce el riesgo de padecer cáncerSegún los científicos, todos debemos consumir una cantidad importante de antioxidantes al día, ya que esta sustancia nos ayuda a disminuir los efectos negativos de los radicales libres, lo que se traduce en menores probabilidades de padecer cáncer. Por lo tanto, ya que el tamarindo es rico en antioxidantes, te recomendamos disfrutar de frescos tés y aguas frescas, pero recuerda que no debes agregar mucha azúcar.También puedes leer: Los increíbles beneficios del té de jengibreTamarindo para un cerebro saludableAdemás de ayudar a controlar la presión arterial y de ser un gran antioxidante, el tamarindo también es perfecto para el cerebro, pues este fruto es rico en vitaminas B, la cual es necesaria para el buen funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso.Huesos fuertesGracias a que el tamarindo es rico en magnesio y hierro, se convierte en un alimento perfecto para cuidar tus huesos, sin embargo, también deberás consumir vitamina D.Propiedades antifúngicas, antivirales y antibacterianasDe acuerdo con una investigación científica, el extracto de tamarindo contiene sustancias naturales que combatan a los microbios. Por otro lado, otros estudios han señalado que el fruto tropical podría tener propiedades antifúngicas, antivirales y antibacterianas.
Tlaxcala se ubica en un lugar estratégico, justo al centro de la megalópolis mexicana. Su geolocalización, cercana a la capital y a otros estados, históricamente le ha valido bendiciones y una serie de vuelcos a su destino que se tradujeron en el enriquecimiento de la cultura y un sinfín de delicias culinarias que no pasan desapercibidas.El origen de la cocina tlaxcalteca data de más de setecientos años, con el asentamiento de los primeros grupos que conformaron esta gran civilización. “Al estar cerca del eje neo volcánico Tlaxcala recibe muchas aguas de los deshielos que luego se van al subsuelo y que hacen rica y bondadosa a la tierra”, comenta Irad Santacruz, catedrático de la cocina de su entidad por la Culinary Art School. De ahí que la gastronomía emerge entre insumos inmejorables donde la tortilla es reina. No por nada, Tlaxcala significa lugar de tortillas. Para Francisco Molina, uno de los cocineros más emblemáticos del estado y cuyo restaurante Evoka es una parada imperdible en la visita, los ingredientes primordiales de la región son el maíz y el maguey. Este último es el ingrediente que más orgullo le genera: “De él se ocupa todo. Trato de utilizar la filosofía del maguey en mi restaurante”. Del agave se extrae el agua miel y la miel de agave con sus sabores herbáceos; al fermentarlo se produce el pulque; sus pencas se utilizan para cocciones como la barbacoa; hasta con la plaga del maguey, que es el gusano, se elaboran platillos de buena complejidad. Las milpas crecen por las planicies y ofrecen un puñado de ingredientes que terminarán en una buena sopa. Adicionalmente existe el llamado metepantle, un concepto proveniente de la agricultura prehispánica en el que el ecosistema se crea en torno al maguey. “Cada árbol le otorga ciertas características y ciertos nutrientes al piso, dándole una especie de equilibrio a la tierra. Para mí este es básicamente el origen de la cocina tlaxcalteca”, comenta el chef Francisco. No es un secreto que antes de la llegada de los españoles los tlaxcaltecas estaban sometidos a los aztecas. A forma de castigo por querer deslindarse de pagar impuestos a los habitantes de la región se les prohibió la compra de sal y otros insumos. De ahí que los guisos regionales ocupen pocos ingredientes, pero que aunados a la creatividad y las técnicas han hecho posible una buena variedad.“Aproximadamente se obtienen treinta y cinco ingredientes que forman parte de la culinaria tlaxcalteca, de la cocina tradicional” afirma Irad, en los que los más emblemáticos son el mole de ladrillo, el mole prieto y el atole agrio. “El mole prieto es un mole más ceremonial, un mole más líquido que espeso y que se hace con puerco. El mole de ladrillo es un mole también ceremonial de origen otomí”. Por su parte el atole agrio se elabora a partir de especies de maíz rojo y se sirve con un frijol o ayocote en el fondo.El mole que puede encontrarlo a uno en casi todo el estado es el mole de fiesta, pero claro, con ciertas sazones que van mutando en cada comunidad. Junto al estado de México e Hidalgo, comparte la tradición de la mejor barbacoa del país y la técnica del mixiote. De sopas están las tlatlapas, una sopa espesa que se preparara con frijol amarillo, el chileatole verde y la sopa de milpa común en temporada. El insumo predilecto de la época de lluvias es el hongo comestible que es proteína vegetal en guisos y moles típicos. Pero nada de eso terminaría de amalgamar sin el rey de las bebidas milenarias: el pulque. El pulque es cultura, es ingrediente en copiosos platillos, es la predilección de Quetzalcóatl y por lo que tuvo que redimirse en el exilio. En el lado dulce, Tlaxcala es un paraíso por descubrir. “Están los muéganos tradicionales de Humantla, de Santa Ana, de Santa Cruz y de la capital”; pero también están los tlaxcales –tortitas elaboradas con masa de maíz y azúcar–, los dulces de pepita, las conservas de guayaba, de camote, o de cualquier fruta de temporada. No hay que perderse tampoco los burritos –y olvida el gran envoltorio hecho con tortilla de harina–. En Tlaxcala están hechos de maíz a punto de reventar y van cubiertos por aguamiel, piloncillo o azúcar. Otros postres tradicionales son el chacualole, un postre elaborado a partir de calabaza u otras frutas y aromatizado con canela, piel de naranja y clavo, o los buñelos de rodilla y de viento. Por supuesto, en las fiestas patronales, hay que dejarse conducir hasta el aroma de unos panes de feria. Si de gastronomía callejera hay que hablar, el chef Francisco recomienda las tortas de la 2 de abril. “Son unas tortas que vienen con milanesa de cerdo, chalupa, quesadilla de huitlacoche o de queso, todo va frito. Viene con su ensalada, su jitomate y su pan”. Si se prefiere la tortilla por sobre el bolillo, hay que detenerse en una esquina por tacos de canasta, supuestamente originarios de la entidad. Irad recomienda asistir los viernes el mercado alternativo de productores agroecológicos que se instala en el parque de San Nicolás, el tianguis sabatino de Tlaxcala y el de los miércoles de la Loma: “Ahí no solamente encuentras el producto y a las personas, sino que también seguramente vas a comer delicioso en alguno de sus múltiples puestos”. Y es que sí, dar un paseo por este pequeño estado es probar tradiciones bien conservadas en un contexto de haciendas, de leyendas vivas y cruces de camino.
La comida típica de Chile es un reflejo de su identidad mestiza, ya que mezcla la tradición indígena y con el aporte de los sabores coloniales españoles. La gastronomía chilena también causa sensación gracias a su vasta geografía, de donde surgen los ingredientes más diversos y exquisitos de la nación. Si aún no sabes lo que te estás perdiendo, te invitamos a conocer los platillos más emblemáticos de Chile. Humitas Si bien las humitas no son exclusivamente de Chile, sí son consideradas uno de los platillos típicos chilenos más populares. Similares a los tamales mexicanos, las humitas están hechas con masa de maíz tierno, conocido como choclo, que se envuelven en hojas de mazorca y se cocinan al vapor. Porotos Los porotos son un guisado de Chile que se sirve caliente y tiene diversas variantes, pero los más tradicionales son, sin duda, los porotos con riendas. Se trata de un guiso preparado con frijoles, una mezcla de granos de elote, cebolla, zapallo, tomate y ajo. ¡Es un platillo ideal para el invierno! Cazuela Se cree que la cazuela es un platillo introducido por los españoles en Chile, el cual consta de una sopa de verduras con carne de pollo, ternera o cordero, acompañada con arroz. Algunos lo comparan con el sanchocho colombiano. Caldillo El caldillo, platillo que provocó la inspiración del mismísimo Pablo Neruda, es una receta tradicional chilena hecha a base de pescado congrio con cebollas, papas, zanahoria, limones y cilantro, entre otros. Si te gusta la comida del mar, no dudes en probarlo. Curanto de hoyo Lo que bien podría compararse con una barbacoa hidalguense, lo encontramos en este delicioso platillo tradicional de Chile conocido como curanto de hoyo. El curanto se prepara con piedras calientes dentro de un hoyo, en donde posteriormente se agregan en capas diferentes tipos de carnes, pescados, mariscos y papas que se cubren con grandes hojas de nalca y sellan la cocción con más piedras calientes. ¿No se te hizo agua la boca? Carbonada La carbonada chilena es una sopa tradicional que se cocina con papa, zapallo, carne molida, cebolla, zanahoria cortada en trozos y caldo con arroz. La carbonada surge de la región minera de Lota y es uno de los mejores platillos tradicionales de Chile.
La ciudad de Martínez, en California, San Francisco y hasta Nueva York se disputan el origen del martini, un coctel elaborado de forma tradicional con ginebra y vermut seco, que suele servirse acompañado de una aceituna verde. Con el paso del tiempo los ingredientes de su preparación se han modificado y adaptado a distintos paladares, incluso existen variaciones aceptadas por mixólogos, como el “dirty” que lleva salmuera de aceitunas o el “Gibson” con una pequeña cebolla. A continuación te presentamos cuatro formas para preparar un martini diferente: Tip: Si te gusta ponerle limón a tu cóctel, pide un twist que es la cáscara del limón y pide que te la expriman un poco.Fresh MartiniIngredientes:Un chorro de Martini BlancoMedia lata de Seven Up o SpriteUn tercio de vaso de GinebraHieloLlena un vaso de tubo con hielo, se añade el tercio de ginebra, después el chorro de Martini Blanco, y agrega Seven Up o Sprite.Martini RoyalIngredientes:Medio vaso de Martini BlancoMedio vaso de Prosecco o CavaHierbabuenaUna rodaja de limaHieloLlena una copa de cóctel, se añade el Martini Blanco y el cava, decora la copa con la rodaja de lima y la hierbabuena.ManhattanIngredientes:Dos tercios de un vaso de WhiskyUn tercio de un vaso de Martini RossoDos ó tres gotas de AngosturaUna guinda rojaPiel de naranjaHieloMezcla el Whisky, el Martini Rosso y la Angostura en la coctelera con el hielo hasta conseguir un color uniforme. Se cuela la mezcla y se sirve en una copa de cóctel. Decora con la guinda y con la piel de naranja hecha una espiral.Dry Martini Ingredientes:Un cuarto de un vaso de Martini Extra DryUn vaso de GinebraPiel de limónUna aceituna con huesoHieloLlena una coctelera con hielo y enfría agitando rápidamente y escurre el agua. Añade el Martini Extra Dry y la ginebra en la coctelera fría y agita. Después, filtra en una copa de cóctel y se perfuma con un trozo de piel de limón. Decora con la aceituna verde pinchada en un palillo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD