El ayuno de Daniel
Cuaresma

El ayuno de Daniel

Por Kiwilimón - Marzo 2014
Este ayuno de 21 días se basa en las prácticas del profeta Daniel y además de tener un interesante elemento religioso también tiene una importante aportación nutrimental. Aquí te contamos de que trata el ayuno de Daniel.   Este es uno de los ayunos más celebres y hacerlo está al alcance de todos. Por eso aquí te presentamos de forma fácil cómo seguirlo, cuáles son las reglas y, por supuesto, las consideraciones que se debe tener para lograrlo con éxito.

Alimentos permitidos

Frutas: de todo tipo. Verduras: todo tipo. Leguminosas: todas. Granos y Semillas: Todo tipo, como maíz y sus derivados como la tortilla, trigo, avena, ajonjolí, nueces, cacahuate, almendra, semilla de girasol, arroz, soya, piñones, etc. Bebidas: agua natural, agua de frutas, té.

Alimentos no permitidos

Carnes: De ningún tipo, esto incluye res, carnes rojas, puerco, pescado, pollo, aves, etc. No esta permitido derivados como el queso, mantequilla, yoghurt. Mariscos: de ningún tipo. No comer gluten. Nada de comida frita. No está permitida la harina blanca y derivados. Tampoco las pastas y sus diversas preparaciones. No se come azúcar refinada. Se excluyen las comidas con alto contenido de grasa, como mantequillas. Los refrescos también se prohíben. Postres: de ningún tipo, aunque sea galletas o pan dulce.

Consideraciones importantes

- Se recomienda tomar, mínimo, ocho vasos de agua al día. - Se recomienda también un ayuno moral, por lo que es bueno abstenerse de mentiras, chismes y calumnias durante el mismo tiempo que se ayuna el cuerpo. - Es bueno incluir a la familia, e incluso a los niños, durante este proceso para que puedan aprender y disfrutar de esta tradición

Un menú ideal

Aquí te dejamos un menú que no faltaría a ninguna regla del ayuno de Daniel para que te des una idea de cómo sería: Desayuno: Ensalada de frutas

Receta de Ensalada de Frutas Tropicales

Comida: Lentejas guisadas

 Receta de Lentejas con verduras

 

Cena: Yogurt con frutas/Ensalada de nopales 

 Receta de Frutas con Yogurt

 

 Receta de Ensalada de nopales ligera

   

"¿Sabías de estos datos sobre el ayuno de Daniel?"

 
Califica este artículo
Calificaciones (3)
Georgina Ibanez
17/03/2020 09:56:57
Excelente guía
Abel Martinez
26/09/2019 12:23:41
Ningun derivado de animal puede incluirse, y eso incluye todos los lacteos entre ellos el yogurth, queso de cualquier tipo, mantequillas, cremas, etc; así mismo el huevo debe ser excluido. Y es bueno mencionar también que durante este tiempo se come solamente lo necesario para tener fuerzas para el dia, no se come para quedar lleno... es un tiempo de sacrificio al cuerpo para menguar la carne y elevar la conexion de nuestro espiritu con el espíritu de Dios.
Belen Beltran
09/01/2019 01:23:53
Están especificándo en los alimentos no permitidos el yoghurt y en la cena ponen como ejemplo yoghurt con fruta, esto es de gran confusión 🤷🏼‍♀️
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En Perú, como en muchos otros lugares, la comida para la cena de Navidad es un banquete que incluye un pavo, pero también tenemos su lechón, su arroz navideño o arroz a la jardinera.Una búsqueda rápida en tu explorador de confianza te dejará saber que el pavo relleno al horno es el platillo que más se prepara en el país para cenar, pero en cada región del país se acompaña con diferentes ensaladas y guarniciones.Así, entre los 5 platillos navideños más comunes en las mesas de los peruanos encontramos:Pavo relleno. El pavo relleno y horneado al estilo peruano va macerado en jugo de naranja con un poco de chile seco en polvo y relleno de carne molida.Lechón al horno. Este platillo es más propio de Perú y va acompañado de moraya, que es papa deshidratada y después dejada en remojo para consumirse, además de tamales y pan. La pierna de lechón va macerada en ajo, cebolla, diversos chiles, vinagre y mostaza antes de llevarse al horno.Puré de manzana y de camote. El puré de manzana suele hacerse con manzanas verdes, por su sabor ácido y se cocinan con agua, azúcar, canela y mantequilla, para después formar el puré, mientras que el de camote va con azúcar rubia, jugo de naranja, canela, mantequilla y nuez moscada.Arroz navideño. También conocido como arroz árabe, esta guarnición se prepara con fideos finos o cabello de ángel, tocino, pasas, nueces, y algunos lo preparan con gaseosa negra, es decir, refresco de cola, pero también se prepara salado.Ensalada navideña. En Perú, esta ensalada se prepara una con lechuga de bola, también conocida como col blanca o repollo, manzanas, zanahorias, piña en almíbar, uvas, nueces, almendras y yogurt.Leyendo un poco más sobre la comida navideña en Perú, encontramos que en el sitio Matador Network hicieron el ejercicio de proponer una cena con platillos más típicos del país, basados en las costumbres gastronómicas de la costa, la sierra y la selva, y con la ayuda de la cocinera María Zúñiga. Así, ellos proponen que en la cena aparezcan tamales criollos de maíz pelado, achiote y ají colorado rellenos de carne de chancho (o sea, de cerdo), o de pollo, con un pan dulce de chancay o de postre, un budín de pan clásico, y de bebida, un ponche de leche con huevo, para Lima.Para la costa, sugieren el cambio del pavo por el pato, en la costa sur, las fuentes de rocoto relleno y el pastel de papa, y de bebida, el guiñapo para el brindis. Para la sierra, señalan que lo tradicional debería ser el caldo de gallina con papas y fideos, y los tamales o humitas de cada departamento.Finalmente, para la selva mencionan los juanes, un platillo parecido a los tamales de arroz, con relleno de gallina, además de su carne ahumada de cecina y las bolas de tacacho.¿Conocías estos platillos? ¿Cuál crees que debería ser la cena en tu país si se usara comida más regional?
Los recuerdos son un montón de ladrillos que toman forma de edificación, de castillo de Disney, apenas se les pone unos kilómetros de distancia. En la comida este kilometraje se remonta a la niñez. Los platos que nos marcaron tienen como ambientación un momento de familia, una olla grande y un gesto de cariño dirigido a nosotros. Hay un narrador –mejor si tiene voz de Morgan Freeman–, y por supuesto, una abuela, una madre o alguien con quien pudimos establecer una conexión profunda. Que si aquella comida que recordamos con las vísceras y el corazón sabía rico sólo el universo lo sabe. Aquí es donde la distancia juega su truco. En los platillos entrañables hay algo de engaño que es al mismo tiempo un mantra sanador: sabe a un momento en el que nos sentimos queridos. Nos saben a amor. Nos saben a hogar. La nostalgia parece teñir de sepia y de rosa la memoria y con ello, los sabores y las vivencias pierden su nitidez. Por supuesto, esta emoción tiene la potencia de dejarnos tatuado el nombre de ese platillo que trataremos de replicar, buscar e interpretar en lo que cocinamos, comemos y compartimos. Yo no tengo una receta entrañable y especial. Tengo varias. Está el mole verde de mi abuelita y la sopa de tomate de mi mamá. Pero en el necio ejercicio que es recordar, he descubierto que en el amor a mis platillos favoritos no pesa tanto la complejidad de la receta como el tamaño del recuerdo. El mejor ejemplo que se me ocurre es el sencillo sándwich de frijoles refritos, queso Gouda y chipotle que mi papá asaba cada mañana en una sandwichera para que yo me lo llevara a la escuela. No sonaba la campana del recreo y yo ya me había comido dos de ellos –sí, dos–. El tema es que siempre he gozado de buen apetito y simplemente uno no le alcanzaba a mis ganas. A mi papá le dije una mentira piadosa. Le conté que a mis amigas les gustaba tanto mi sándwich que, mordida a mordida, me dejaban sin comer. La verdad es que yo prefería la culpa al hambre y sinceramente sus sándwiches me sabían a gloria. Él, un padre sumamente protector, comenzó a mandarme dos. Yo simplemente me los devoraba. Si alguien me pedía una mordida, me lo pensaba. Como mi historia, las recetas más especiales tienen la fuerza de hacernos sonreír y evocar cada sabor, cada sensación, como si estuviéramos ahí. Un sabor termina siendo una Polaroid, un puente al pasado y, al mismo tiempo, un gancho que nos conecta al aquí y al ahora. En Kiwilimón queríamos celebrar eso: el hermoso poder que tiene la comida para conectarnos con lo que más queremos. Por eso creamos un concurso, La Receta del Año. Con él queremos conocer las anécdotas detrás de las recetas que amas. Compártenos tu receta favorita y escribe junto a ella el relato de por qué es tan especial para ti. Al final premiaremos las mejores con una hermosa vajilla (con valor de más de 10 mil pesos), para que puedas perpetuar los recuerdos y vivencias. No sólo eso: serás parte de nuestro recetario del año y verás en video tu receta firmada con tu nombre.Para descubrir las bases de este concurso, checa esta nota o este video y si te quedan dudas, escríbenos por favor a chefkiwilimon@gmail.com. Anímate a compartir lo que más te gusta. Estoy segura de que la Receta del Año de Kiwilmón la tienes tú. Sube tu receta y su historia especial con el hashtag #Larecetadelaño desde tu cuenta en Kiwilimón y si aún no tienes, regístrate aquí.
Los recuerdos son un montón de ladrillos que toman forma de edificación, de castillo de Disney, apenas se les pone unos kilómetros de distancia. En la comida este kilometraje se remonta a la niñez. Los platos que nos marcaron tienen como ambientación un momento de familia, una olla grande y un gesto de cariño dirigido a nosotros. Hay un narrador –mejor si tiene voz de Morgan Freeman–, y por supuesto, una abuela, una madre o alguien con quien pudimos establecer una conexión profunda. Que si aquella comida que recordamos con las vísceras y el corazón sabía rico sólo el universo lo sabe. Aquí es donde la distancia juega su truco. En los platillos entrañables hay algo de engaño que es al mismo tiempo un mantra sanador: sabe a un momento en el que nos sentimos queridos. Nos saben a amor. Nos saben a hogar. La nostalgia parece teñir de sepia y de rosa la memoria y con ello, los sabores y las vivencias pierden su nitidez. Por supuesto, esta emoción tiene la potencia de dejarnos tatuado el nombre de ese platillo que trataremos de replicar, buscar e interpretar en lo que cocinamos, comemos y compartimos. Yo no tengo una receta entrañable y especial. Tengo varias. Está el mole verde de mi abuelita y la sopa de tomate de mi mamá. Pero en el necio ejercicio que es recordar, he descubierto que en el amor a mis platillos favoritos no pesa tanto la complejidad de la receta como el tamaño del recuerdo. El mejor ejemplo que se me ocurre es el sencillo sándwich de frijoles refritos, queso Gouda y chipotle que mi papá asaba cada mañana en una sandwichera para que yo me lo llevara a la escuela. No sonaba la campana del recreo y yo ya me había comido dos de ellos –sí, dos–. El tema es que siempre he gozado de buen apetito y simplemente uno no le alcanzaba a mis ganas. A mi papá le dije una mentira piadosa. Le conté que a mis amigas les gustaba tanto mi sándwich que, mordida a mordida, me dejaban sin comer. La verdad es que yo prefería la culpa al hambre y sinceramente sus sándwiches me sabían a gloria. Él, un padre sumamente protector, comenzó a mandarme dos. Yo simplemente me los devoraba. Si alguien me pedía una mordida, me lo pensaba. Como mi historia, las recetas más especiales tienen la fuerza de hacernos sonreír y evocar cada sabor, cada sensación, como si estuviéramos ahí. Un sabor termina siendo una Polaroid, un puente al pasado y, al mismo tiempo, un gancho que nos conecta al aquí y al ahora. En Kiwilimón queríamos celebrar eso: el hermoso poder que tiene la comida para conectarnos con lo que más queremos. Por eso creamos un concurso, La Receta del Año. Con él queremos conocer las anécdotas detrás de las recetas que amas. Compártenos tu receta favorita y escribe junto a ella el relato de por qué es tan especial para ti. Al final premiaremos las mejores con una hermosa vajilla (con valor de más de 10 mil pesos), para que puedas perpetuar los recuerdos y vivencias. No sólo eso: serás parte de nuestro recetario del año y verás en video tu receta firmada con tu nombre.Para descubrir las bases de este concurso, checa esta nota o este video y si te quedan dudas, escríbenos por favor a chefkiwilimon@gmail.com. Anímate a compartir lo que más te gusta. Estoy segura de que la Receta del Año de Kiwilmón la tienes tú. Sube tu receta y su historia especial con el hashtag #Larecetadelaño desde tu cuenta en Kiwilimón y si aún no tienes, regístrate aquí.
La Navidad es una época llena de tradición y buenos deseos; desde la celebración en sí, la comida, las decoraciones y hasta los intercambios, eso es parte de las razones por las que esta temporada nos hace tan felices, claro, además de los regalos.Y cuando de regalos se trata, a veces lo más simple y tradicional es justo el detalle perfecto con el que puedes agradecer a alguien su amistad, apoyo en el trabajo o simplemente mostrar aprecio hacia esa persona especial.¿En qué consiste una canasta navideña?Una canasta de Navidad es un regalo típico que contiene pequeños alimentos no perecederos, en particular los favoritos de temporada como pastel de frutas, chocolate, nueces, mermeladas, galletas, miel, carnes ahumadas o secas y queso. Algunas pueden contener té, café o cacao e incluso pueden traer una taza y un platillo con temáticas de temporada. Pero también hay canastas de lujo con artículos de alta gama, como botellas de vino y otros licores. La tradición de la canasta navideña probablemente viene de brindarle una comida especial a aquellas personas que de otro modo no tendrían una cena memorable para la ocasión, o para personas aisladas que no pueden reunirse con sus familias en Navidad.Encuéntrala aquíEs justo esa historia que tienen las canastas lo que las hace ideales para la realidad en la que vivimos hoy, porque este año más que nunca podemos consentir a cada integrante de la familia, amigos o compañeros de trabajo con quienes no podemos estar cerca. Si quieres celebrar la temporada con ellos, pero a distancia, te recomendamos regalar canastas navideñas con los mejores productos gourmet, vinos y licores como las que están disponibles en Liverpool.Entre las opciones que vas encontrar podrás elegir la mejor canasta que incluya todo lo que tus seres queridos necesitan para celebrar durante el invierno, como una variedad de ginebras y vodkas, así como Bailey’s y productos para preparar aperitivos, o incluso cenas completas, como pastas o mejillones.Encuéntrala aquíSi la persona a la que quieres agasajar con una canasta es amante del vino, también hay deliciosas opciones que contienen vinos de uvas fáciles de maridar [aquí podemos incluir link a la otra entrada de maridajes], hasta tequilas, whisky o brandy con galletas listas para untar patés, salsas o botanas, sin dejar de lado el toque dulce con mermeladas, café orgánico o té.Además, las canastas de regalo no tienen por qué sentirse como detalles impersonales que alguien más preparó, pues muchas de las marcas en el mercado tienen opciones únicas, por ejemplo, este año puedes encontrar  canastas saludables y veganas, que tienen granolas orgánicas, jengibre molido, galletas sin azúcar y almendras.Encuéntrala aquíAsí es que, si esta Navidad por la situación que vivimos no puedes estar cerca de las personas que más quieres, las canastas de regalo serán una excelente alternativa para demostrar tu afecto de una forma personal y cercana, como si hubieran sido hechos a la medida para esa persona especial en tu vida, y tú por supuesto te lucirás con un regalo delicioso.Encuentra las mejores canastas navideñas en Liverpool.com.mx y pídelas con entrega a domicilio o usa el servicio Click & Collect para recogerlas en los módulos especiales, o bien adquiérelas directamente en tu tienda más cercana con la tranquilidad de que comprarás en un lugar que cumple con todas las medidas de seguridad. Consiente a los tuyos de una manera diferente pero siempre llena de cariño para pasar felices fiestas.  
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD