Los tipos de ayuno
Cuaresma

Los tipos de ayuno

Por Kiwilimón - Marzo 2014
Ayunar no sólo se trata de dejar de comer, hay formas y métodos para lograrlo sin desnutrirse y para cumplir diversos objetivos. Es por eso que aquí te platicamos de los tipos de ayuno que hay y sus características.  

Ayunar no es difícil, pero sí que hay que fijarse muy bien en lo que uno come antes de hacerlo, y por supuesto, en lo que se come después para recuperarse. Estas etapas son importantes pues son en las que uno prepara y revitaliza el cuerpo previo y consiguiente al acto. Aquí van las diversas variantes:

Basado en frutas

Consiste en comer solamente frutas frescas, en combinaciones adecuadas, durante todo el tiempo que dure el ayuno. Hay que tomar en cuenta que este no es el método más llamativo para quienes quieran perder peso pues el concentrado de glucosa en la fruta se convierte en azúcar para el cuerpo.

A base de una sola fruta

Esto no quiere decir que debes vivir de manzana o plátano cada día, pero sí que cada comida que hagas puede consistir sólo de una fruta. Es decir, si en un día desayunas naranja, después comes mango y cenas, finalmente, fresas, entonces estarás haciendo un ayuno a base de una sola fruta. Aquí puedes mezclar diferentes tipos como desayunar cítricos y comer o cenar algunas con más fibra o proteína.

De líquidos

Este tipo de ayuno consiste en sólo tomar líquidos como jugos de frutas. De los ayunos parciales este es el más difícil de conseguir pues no hay ingesta sólida pero posee la facultad de surtir poderosos efectos purificadores y curativos en el cuerpo pues aleja las toxinas y rehidrata el organismo.

El ayuno completo

Como su nombre bien lo dice este tipo de ayuno no dicta no comer nada ni tomar nada. Lo único que se puede ingerir es agua pura y sólo en el caso de que se necesita quitar la sed, no como un sustituto de alimento o comida de cualquier tipo.  

Recetas para diferentes tipos de ayuno

 Brochetas de Frutas con Dip de Limón

 Agua de Fresa

Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Admítelo: algunos de tus utensilios de cocina ya pasaron por su mejor momento y es la hora de buscar un reemplazo. Piensa que ahora que comienza un nuevo año es la oportunidad de hacer renovaciones en todos los aspectos, incluyendo tu cocina.Aunque algunos utensilios de cocina están destinados a durar para siempre (como los de acero inoxidable) hay otros que necesitan ser cambiados regularmente, pero ¿cómo saber si es el momento de cambiar tus utensilios? Fácil, nosotros te decimos cómo.Las toallas para la cocina. Cuando por más lavadas que les hayas dado siguen teniendo un olor desagradable, o ahora la textura no es tan suave y se ha vuelto un poco acartonada, es el momento de remplazarlas. Sobre todo, si las toallas ya están deshilachadas, rasgadas o muy maltratadas. Recuerda que los trapos y toallas de cocina guardan una cantidad considerable de gérmenes, sin importar cómo las laves o cuántas horas las dejes expuestas al sol. Las esponjas. Mientras sigan lavando, las seguimos usando, pero ojo, las esponjas son el utensilio que se tiene que cambiar con más frecuencia y sin necesidad de que se parta en dos o le falte un cachito. Cuando huele mal o ya está rota piensa en todas las bacterias que puede guardar. Además, toma en cuenta que estar casi todo el tiempo mojada, ocasiona que garde gran cantidad de gérmenes y bacterias que estarás pasando a tus trastes "limpios" o recién lavados.Las cucharas de madera. ¿Cómo saber cuándo debes cambiar tu cuchara? Muy fácil: porque ya es casi imposible servir la comida de lo roto que está. Una cuchara de madera cuida mucho tus sartenes antiadherentes, pero si está rota deberás desecharla. Una de las razones principales es que podría desprender algún residuo de madera y quedarse en la comida o en el sartén. El pelador de papas. Los mejores son los de acero, pero son lo que se oxidan más rápido. Si pierdes más tiempo peleando con tu pelador que con un cuchillo es hora de cambiarlo. Por lo general hay que cambiarlos porque se rompen, se doblan o simplemente están muy oxidados.Los contenedores de plástico. Los famosos tuppers son otros de los utensilios que deberás cambiar en algún punto. Cuando tengan manchas imposibles de quitar, estén rallados o tengan un olor penetrante, es hora de mandarlos al bote de basura. De preferencia, es mejor que utilices recipientes de vidrio para conservar mejor la comida y para que cuando la guardes, no se contaminen por el plástico. Aprovecha esta temporada para hacer un cambio en los utensilios de tu cocina y estrénalos con estas recetas:Volovanes de champiñones cremososCheesecake de elote con rompopeTrufas de leche condensadaRollo de tamal relleno de cochinita
¿Cuándo se comió pavo por primera vez en Navidad? ¿De dónde viene esta comida navideña? ¿Quién comenzó con la tradición del pavo en esta época del año? Nuestro equipo editorial se echó un clavado en la historia de este típico platillo para descubrir sus orígenes.(Spoiler alert: esta ave no es originaria de nuestro vecino del norte).Hace varios siglos, antes de la llegada de los españoles, los pueblos indígenas que habitaban en México tenían la costumbre de celebrar durante la segunda quincena de diciembre el solsticio de invierno.De acuerdo con las costumbres de las culturas prehispánicas, alrededor del 21 de diciembre debían rendir tributo a su dios Huitzilopochtli. Por esta razón, en estas fechas se celebraban grandes fiestas, en las que se ofrecían tributos y festines. Y aunque tal vez el pavo no era el ingrediente central de las reuniones, ya estaba presente en esos menús.Resulta que el pavo, o guajolote como se le conoce en México, es originario de nuestro país. De hecho, se cuenta que en el palacio de Moctezuma ya se criaban miles de guajolotes. Al ser una especie 100% mexicana, cualquier pavo que se encontraba en el mercado hace siglos, necesariamente había tenido como origen nuestro país.Cuando llegaron los españoles conocieron esta especie, y la llamaron gallina de la tierra, gallina de la India y, finalmente, pavo, por si similitud con los pavorreales. Los conquistadores se dieron cuenta de que la cría de guajolotes era mucho más económica que la de los patos o los gansos. Así, poco a poco el pavo comenzó a hacerse presente en las fiestas y en los hogares.Gracias al intercambio de productos con el Viejo Continente, el guajolote llegó a Europa, y se convirtió en uno los productos exóticos más codiciados. Al inicio solo las familias más adineradas podían darse el lujo de comer pavo, pero con el tiempo su consumo llegó hasta a Inglaterra.Muchos años después, los ingleses emigraron al norte de América y llevaron con ellos pavos. La tradición de cocinar esta ave en la cena de Acción de Gracias se extendió hasta al menú navideño, haciendo de los pavos el ingrediente preferido para estas fechas. Su popularidad fue creciendo por todo el norte de América, llegando incluso a México.Aunque la costumbre de esta cena navideña tenga su origen en otro país, podemos decir orgullosamente que su ingrediente principal, el pavo, es mexicano.¿Ya tienes planeada la cena para esta Navidad? Échale un vistazo a estas recetas. Te aseguramos que después de verlas, el pavo será la estrella de la fiesta.Pavo al pastorPavo jugoso con mantequilla y vino blancoPavo con salsa de ponche de frutas Pechuga de pavo con salsa de queso 
Admítelo: algunos de tus utensilios de cocina ya pasaron por su mejor momento y es la hora de buscar un reemplazo. Piensa que ahora que comienza un nuevo año es la oportunidad de hacer renovaciones en todos los aspectos, incluyendo tu cocina.Aunque algunos utensilios de cocina están destinados a durar para siempre (como los de acero inoxidable) hay otros que necesitan ser cambiados regularmente, pero ¿cómo saber si es el momento de cambiar tus utensilios? Fácil, nosotros te decimos cómo.Las toallas para la cocina. Cuando por más lavadas que les hayas dado siguen teniendo un olor desagradable, o ahora la textura no es tan suave y se ha vuelto un poco acartonada, es el momento de remplazarlas. Sobre todo, si las toallas ya están deshilachadas, rasgadas o muy maltratadas. Recuerda que los trapos y toallas de cocina guardan una cantidad considerable de gérmenes, sin importar cómo las laves o cuántas horas las dejes expuestas al sol. Las esponjas. Mientras sigan lavando, las seguimos usando, pero ojo, las esponjas son el utensilio que se tiene que cambiar con más frecuencia y sin necesidad de que se parta en dos o le falte un cachito. Cuando huele mal o ya está rota piensa en todas las bacterias que puede guardar. Además, toma en cuenta que estar casi todo el tiempo mojada, ocasiona que garde gran cantidad de gérmenes y bacterias que estarás pasando a tus trastes "limpios" o recién lavados.Las cucharas de madera. ¿Cómo saber cuándo debes cambiar tu cuchara? Muy fácil: porque ya es casi imposible servir la comida de lo roto que está. Una cuchara de madera cuida mucho tus sartenes antiadherentes, pero si está rota deberás desecharla. Una de las razones principales es que podría desprender algún residuo de madera y quedarse en la comida o en el sartén. El pelador de papas. Los mejores son los de acero, pero son lo que se oxidan más rápido. Si pierdes más tiempo peleando con tu pelador que con un cuchillo es hora de cambiarlo. Por lo general hay que cambiarlos porque se rompen, se doblan o simplemente están muy oxidados.Los contenedores de plástico. Los famosos tuppers son otros de los utensilios que deberás cambiar en algún punto. Cuando tengan manchas imposibles de quitar, estén rallados o tengan un olor penetrante, es hora de mandarlos al bote de basura. De preferencia, es mejor que utilices recipientes de vidrio para conservar mejor la comida y para que cuando la guardes, no se contaminen por el plástico. Aprovecha esta temporada para hacer un cambio en los utensilios de tu cocina y estrénalos con estas recetas:Volovanes de champiñones cremososCheesecake de elote con rompopeTrufas de leche condensadaRollo de tamal relleno de cochinita
Admítelo: algunos de tus utensilios de cocina ya pasaron por su mejor momento y es la hora de buscar un reemplazo. Piensa que ahora que comienza un nuevo año es la oportunidad de hacer renovaciones en todos los aspectos, incluyendo tu cocina.Aunque algunos utensilios de cocina están destinados a durar para siempre (como los de acero inoxidable) hay otros que necesitan ser cambiados regularmente, pero ¿cómo saber si es el momento de cambiar tus utensilios? Fácil, nosotros te decimos cómo.Las toallas para la cocina. Cuando por más lavadas que les hayas dado siguen teniendo un olor desagradable, o ahora la textura no es tan suave y se ha vuelto un poco acartonada, es el momento de remplazarlas. Sobre todo, si las toallas ya están deshilachadas, rasgadas o muy maltratadas. Recuerda que los trapos y toallas de cocina guardan una cantidad considerable de gérmenes, sin importar cómo las laves o cuántas horas las dejes expuestas al sol. Las esponjas. Mientras sigan lavando, las seguimos usando, pero ojo, las esponjas son el utensilio que se tiene que cambiar con más frecuencia y sin necesidad de que se parta en dos o le falte un cachito. Cuando huele mal o ya está rota piensa en todas las bacterias que puede guardar. Además, toma en cuenta que estar casi todo el tiempo mojada, ocasiona que garde gran cantidad de gérmenes y bacterias que estarás pasando a tus trastes "limpios" o recién lavados.Las cucharas de madera. ¿Cómo saber cuándo debes cambiar tu cuchara? Muy fácil: porque ya es casi imposible servir la comida de lo roto que está. Una cuchara de madera cuida mucho tus sartenes antiadherentes, pero si está rota deberás desecharla. Una de las razones principales es que podría desprender algún residuo de madera y quedarse en la comida o en el sartén. El pelador de papas. Los mejores son los de acero, pero son lo que se oxidan más rápido. Si pierdes más tiempo peleando con tu pelador que con un cuchillo es hora de cambiarlo. Por lo general hay que cambiarlos porque se rompen, se doblan o simplemente están muy oxidados.Los contenedores de plástico. Los famosos tuppers son otros de los utensilios que deberás cambiar en algún punto. Cuando tengan manchas imposibles de quitar, estén rallados o tengan un olor penetrante, es hora de mandarlos al bote de basura. De preferencia, es mejor que utilices recipientes de vidrio para conservar mejor la comida y para que cuando la guardes, no se contaminen por el plástico. Aprovecha esta temporada para hacer un cambio en los utensilios de tu cocina y estrénalos con estas recetas:Volovanes de champiñones cremososCheesecake de elote con rompopeTrufas de leche condensadaRollo de tamal relleno de cochinita
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD