Qué comer en Vigilia si NO TE GUSTAN  los mariscos ni el pescado
Cuaresma

Qué comer en Vigilia si NO TE GUSTAN los mariscos ni el pescado

Por Kiwilimón - March 2017
La temporada de Cuaresma puede ser un verdadero suplicio para las personas que no disfrutan ni el olor ni el sabor de los pescados y mariscos. Si cada año batallas para encontrar en esta época un platillo sin carne, pero que tampoco lleve pescados o mariscos, aquí te compartimos algunas ideas:

Croquetas de papa

Son simplemente deliciosas y no llevan nada de carne.

Flor de calabaza rellena

Puede ser una botana o un platillo fuerte si le agregas arroz o frijoles.

Tortitas de verdura

Un platillo exquisito sin harina, carne o pescado.

Tacos de flor de jamaica

Esta receta vegetariana es una excelente opción para Cuaresma.

Champiñones rellenos de espinacas

Obtén una buena dosis de proteína con un sabor inigualable.

Chile poblano relleno de quinoa

Come sin culpas un platillo lleno de sabor.

Tostadas de ensalada de nopales

Disfruta una increíble comida con menos de 100 calorías.

Berenjenas fritas

Acompáñalas con una ensalada y ya tienes la comida de mañana.

Camote al horno con miel

Una opción menos calórica al tradicional puré de papas.

Albóndigas de quinoa y garbanzo

Prepara un plato fuerte con mucho sabor y nada de carne o pescado. Celebra la Vigilia con los platillos más ricos sin carne o pescado. Encuentra más ideas aquí.  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tal vez lo tomas todas las mañanas, pero aún no conoces sus beneficios. Te invitamos a conocer las principales propiedades del té verde. (Te garantizamos que después de leer esto vas a comenzar a tomar más de una taza al día). Eterna juventud El té verde combate la inflamación y reduce los efectos de los radicales libres, haciendo que el proceso de envejecimiento sea más lento. Como resultado la piel luce más tersa y luminosa. Tratamiento contra el cáncer Aunque apenas se están estudiando las propiedades del té verde en el tratamiento del cáncer, algunas investigaciones indican que los polifenoles pueden ayudar a matar las células cancerígenas y detener su propagación. Salud del corazón Los antioxidantes del té verde, llamados flavonoides, protegen el corazón contra la formación de coágulos de sangre y mejoran la circulación sanguínea. De hecho, se calcula que las personas que toman 3 tazas de té verde al día tienen 43% menos posibilidades de sufrir un ataque al corazón. Actividad del cerebro En un estudio reciente realizado en Holanda se confirmó que la teanina y la cafeína (presentes en el té verde) ayudan a aumentar los niveles de atención y alerta. Estos beneficios se reflejan también a largo plazo. El consumo diario de té verde conserva el buen estado de la actividad mental con los años. Quema de grasa De acuerdo con un estudio publicado en Estados Unidos, la combinación de los polifenoles y la cafeína tiene un efecto positivo en el gasto de energía. Esta bebida promueve la capacidad del cuerpo para quemar la grasa a través de termogénesis y oxidación de la grasa. Prevención de diabetes El consumo habitual de té verde mejora la respuesta a la insulina y previene los picos en los niveles de azúcar. Esto hace que el té verde ayude a reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Aprovecha todas las ventajas del té verde preparando estas deliciosas recetas: Pastel de té verde Helado de té verde Galletas de té verde Tamales de té verde   Fuentes: Rd.com Health24.com Drweil.com
La Navidad es una de las fechas más importantes para los niños, y no solo por los regalos. Los colores, la decoración, los postres y el ambiente general que se vive en esta época hacen que la Navidad sea una fiesta muy especial para los pequeños. Sin embargo, al momento de organizar las celebraciones navideñas, muchas de estas reuniones parecen estar hechas pensando solo en los adultos. ¡Gran error! Asegúrate de que todos tus comensales, incluyendo tus hijos y los de tus invitados, disfruten por igual la cena de Navidad siguiendo estas recomendaciones:Haz un ambiente agradable para ellos.Las fiestas en las que la decoración está tan perfecta que los invitados no deben moverse de su lugar para no arruinar nada son una verdadera pesadilla para los chiquitos. Si sabes que vas a recibir niños en tu cena de Navidad, prepara un espacio especial para ellos. Una mesa en la que no importa si tiran el refresco o donde los centros de mesa no pueden romperse. Con este pequeño detalle tú estarás más a gusto y ellos más tranquilos.Déjalos que participen.A los niños no les gusta llegar a un lugar, sentarse y solo ser observadores. Dales la oportunidad de participar y disfrutar del espíritu navideño. Antes de que lleguen, hornea unas galletas con formas variadas y haz betún de diferentes colores. Cuando los niños estén en tu casa, pídeles que te ayuden a decorar las galletas. Probablemente no queden tan bien como las tuyas, pero ellos estarán encantados de colaborar.Ofrece comida especial para los pequeños.Otro gran error de las fiestas navideñas es la comida. Sí, por supuesto el foie gras, el caviar, los ostiones o el queso azul son alimentos delicatesen, pero sus sabores son demasiado fuertes para el paladar de un niño. Cuando vayas a tener invitados infantiles prepara un menú más ad hoc con sus gustos. No tiene que ser una comida súper elaborada, solo algo con lo que están familiarizados.Organiza actividades que les gusten.Es ingenuo pretender que un niño puede llegar a una reunión, sentarse, platicar y convivir con el resto de los invitados como lo haría un adulto. A los niños les gusta estar haciendo algo. Y si no quieres que se entretengan con las esferas de tu árbol de Navidad, mejor organiza alguna actividad. Tal vez alguna manualidad o un juego.Recetas especiales para niños:Pasta de coditos con jamón fríaQuiche de jamón y queso Galletas de azúcar navideñas Galletitas de mantequilla
Prepárate para celebrar el 2 de noviembre a lo grande. Haz tu propio altar de muertos a la manera tradicional. Aquí te decimos cuáles son los elementos que no pueden faltar en tu altar de Día de Muertos. Flores Algo básico que siempre debe tener un altar de muertos son flores, pero no de cualquier tipo. Las tradicionales son las de cempasúchil y terciopelo. Si quieres variar un poco el color también puedes usar nube, clavel o crisantemo. Incienso Aunque puedes usar el aroma de tu preferencia, el incienso predilecto para el Día de Muertos es el copal. Desde la antigüedad se creía que el olor de esta resina tenía el poder de liberar un lugar de los malos espíritus para proteger el camino de regreso a casa de los difuntos. Velas Según la tradición, la luz de las veladoras guía a los difuntos hasta su altar, es por eso que es súper importante encenderlas (siempre bajo supervisión). Si tienes suficiente espacio, colócalas en forma de cruz en el piso. Sal De acuerdo con las creencias del Día de Muertos, la sal ayuda a purificar y proteger las ánimas en su viaje. Puedes colocar un poco de sal en un platito o formar una cruz con esta en el piso. Objetos personales Cuando el altar se ofrece al espíritu de un niño suelen colocarse juguetes para que cuando este lo visite pueda jugar. En el caso de los altares para adultos, siempre hay que agregar algún objeto personal. Por lo general se ponen gafas, sombreros, pipas, etc. Fotografía Algunas personas acostumbran esconder una foto del difunto, mientras que otras prefieren colocarla en el centro del altar para que sea visible. De cualquier manera, no olvides poner un retrato de la persona a la que dedicas el altar. Agua Jamás se te olvide poner un vaso de agua en un altar de muertos. Se cree que este elemento, además de ser un símbolo de pureza, permite que el espíritu se refresque después de su viaje. Comida Finalmente, el elemento más importante de un altar de muertos es, por supuesto, la comida. El Día de Muertos no se trata únicamente de honrar y de recordar con cariño a los difuntos. El altar del 2 de noviembre es una invitación para convivir con los espíritus de nuestros seres queridos, es por eso que los alimentos son tan importantes. Recuerda que sin una buena comida no hay fiesta. Ahora que ya sabes lo que necesitas para hacer tu altar de muertos, ¿qué estás esperando para ponerte a cocinar? Estos platillos son ideales para celebrar el 2 de noviembre: Calaveritas de azúcar para el altar Arroz rojo tradicional Mole con guajolote tradicional Alegrías   Fuentes: Mexicodesconocido.com.mx Vanguardia.com.mx Gob.mx Excelsior.com.mx Elsiglodetorreon.com.mx
¿Cuándo se comió pavo por primera vez en Navidad? ¿De dónde viene esta comida navideña? ¿Quién comenzó con la tradición del pavo en esta época del año? Nuestro equipo editorial se echó un clavado en la historia de este típico platillo para descubrir sus orígenes. (Spoiler alert: esta ave no es originaria de nuestro vecino del norte). Hace varios siglos, antes de la llegada de los españoles, los pueblos indígenas que habitaban en México tenían la costumbre de celebrar durante la segunda quincena de diciembre el solsticio de invierno. De acuerdo con las costumbres de las culturas prehispánicas, alrededor del 21 de diciembre debían rendir tributo a su dios Huitzilopochtli. Por esta razón, en estas fechas se celebraban grandes fiestas, en las que se ofrecían tributos y festines. Y aunque tal vez el pavo no era el ingrediente central de las reuniones, ya estaba presente en esos menús. Resulta que el pavo, o guajolote como se le conoce en México, es originario de nuestro país. De hecho, se cuenta que en el palacio de Moctezuma ya se criaban miles de guajolotes. Al ser una especie 100% mexicana, cualquier pavo que se encontraba en el mercado hace siglos, necesariamente había tenido como origen nuestro país. Cuando llegaron los españoles conocieron esta especie, y la llamaron gallina de la tierra, gallina de la India y, finalmente, pavo, por si similitud con los pavorreales. Los conquistadores se dieron cuenta de que la cría de guajolotes era mucho más económica que la de los patos o los gansos. Así, poco a poco el pavo comenzó a hacerse presente en las fiestas y en los hogares. Gracias al intercambio de productos con el Viejo Continente, el guajolote llegó a Europa, y se convirtió en uno los productos exóticos más codiciados. Al inicio solo las familias más adineradas podían darse el lujo de comer pavo, pero con el tiempo su consumo llegó hasta a Inglaterra. Muchos años después, los ingleses emigraron al norte de América y llevaron con ellos pavos. La tradición de cocinar esta ave en la cena de Acción de Gracias se extendió hasta al menú navideño, haciendo de los pavos el ingrediente preferido para estas fechas. Su popularidad fue creciendo por todo el norte de América, llegando incluso a México. Aunque la costumbre de esta cena navideña tenga su origen en otro país, podemos decir orgullosamente que su ingrediente principal, el pavo, es mexicano. ¿Ya tienes planeada la cena para esta Navidad? Échale un vistazo a estas recetas. Te aseguramos que después de verlas, el pavo será la estrella de la fiesta. Pavo al pastor Pavo jugoso con mantequilla y vino blanco Pavo con salsa de ponche de frutas Pechuga de pavo con salsa de queso   Fuentes: https://www.mexicodesconocido.com.mx/por-que-cenamos-pavo-en-navidad.html https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/188433.el-tradicional-pavo-de-navidad.html https://twitter.com/pictoline/status/933862978268545024?lang=es  
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD