Usos de la Mostaza en la Cocina y Recetas
Cuaresma

Usos de la Mostaza en la Cocina y Recetas

Por Kiwilimón - Marzo 2012
La mostaza se emplea mucho en la cocina, además de como hierba medicinal. Para las carnes, por ejemplo la podemos usar en asados de jamón y carne de cerdo. No se recomienda su uso en los pescados en general. En cambio, se complementa perfectamente con los huevos, especialmente si se hacen picantes o revueltos para untar en el pan. Además una pizca de mostaza da un sabor excelente a todos los platos en los que empleemos el queso. Tanto la mostaza blanca como la negra son medicinales, aunque de ambas, la segunda es la más apreciada. La mostaza blanca es empleada en casos de estreñimiento crónico, así como utilizado como diurético y en inflamaciones generales de la garganta. La mostaza negra se emplea también en los mismos casos que la anterior, además de ser antiescorbútica, estimulante y revulsiva. Ambas curan los dolores reumáticos y neurálgicos y se emplea para descongestionar los pulmones y el cerebro. Su uso se ha extendido a los dolores dentales e incluso menstruales. Si no la has empleado antes en cocina hazlo ahora y descubrirás un nuevo sabor. Toma nota de las siguientes recetas que te recomendamos. (Te recomendamos hacer click en el título de la receta para accesar a más detalles) Alcachofas con Vinagreta de Mostaza Alcachofas hervidas con una salsa de mostaza, servidas completas. Codorniz a la mostaza Una rica receta de codorniz a la mostaza para dos personas.. Pescado con Salsa Cremosa de Mostaza Este pescado se sirve con una salsa francesa en base a mantequilla, vino y crema con sabor a mostaza ligero. Fácil y perfecto para una impresionar a tus invitados. Lomo con Hierbas en Salsa de Mostaza Prueba este delicioso Lomo con perejil, albahaca, tomillo, vino blanco y mostaza Dijon. Salmón con Mostaza y Alcaparras Este salmón a la parilla está acompañado de una salsa de vino blanco, echalots, crema, alcaparras y mostaza. Salmón con Mayonesa de Mostaza y Miel Una de las recetas mas sencillas pero deliciosas para hacer el salmón. Se barniza en una salsa de mayonesa con miel y mostaza y se hornea. Vinagreta de Miel y Mostaza La vinagreta de miel y mostaza combina bien con todas las lechugas.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El Comedor de los Milagros, el KiwiFav de la semana
Si quieres comenzar a probar sabores diferentes, El Comedor de los Milagros, el restaurante ubicado en la col. Roma Sur, es un lugar muy especial que debes conocer.Este comedor ofrece los platillos más representativos de la comida Latinoamérica. Puedes probar platillos de Argentina, Uruguay, Perú, Venezuela, Brasil, Colombia y México. Además, en el menú podrás encontrar una gran variedad de platillos de cada país, como pizzas, cortes de carne, tacos, arepas, feijoada, ceviches, postres y coctelería.Te recomiendo probar la feijoada, un cocido de frijol con carne de puerco acompañado de arroz, plátano frito y tocino o un rico lomo argentino acompañado de papas a la francesa o una cachapa de jamón y queso. Las posibilidades son infinitas, así que no dejes de probar platillos nuevos que se pueden convertir en tus nuevos favoritos.Este comedor te hará sentir en casa gracias a su ambiente relajado y a una decoración muy llamativa. En cada rincón del lugar se respira un ambiente festivo. Por si fuera poco, puedes acompañar tu comida con deliciosas cervezas artesanales y cócteles con sabores frutales. De postre no puedes dejar de probar la paleta de frutos rojos o una mandoca venezolana, una rosca de harina con plátano frito y piloncillo, mientras sigues disfrutando de la música en vivo y aprovechas para tomarte unas fotos muy instagrameables.Este lugar necesita más de una visita y te aseguro que cada vez la experiencia será diferente en todos los sentidos, pues también es un lugar muy versátil, ya que puedes asistir con tu familia, con tus amigos o con tu pareja.
3 maneras de hacer exfoliantes caseros y sencillos
Exfoliar la piel no es algo que tengamos que hacer diario, pero de vez en cuando, el órgano que recubre nuestro cuerpo puede beneficiarse mucho de esto y qué mejor si podemos hacerlo con ingredientes naturales y de forma casera.La exfoliación puede ayudar a mejorar la salud y la apariencia de la piel de varias maneras, por ejemplo, puede darle a la piel un aspecto más brillante porque elimina la capa superior de células muertas y también puede estimular la producción de colágeno, para que la piel se mantenga firme y radiante.Otro beneficio de la exfoliación casera es que puede mejorar la eficacia de cualquier crema que uses posterior a hacerlo, así que si exfolias tu piel antes de aplicar una crema, esta penetrará profundamente en lugar de asentarse en la superficie.Por último, estas opciones para hacer exfoliantes caseros y sencillos te permitirán tener un momento de relajación, para poder masajear tu piel, cualquier día que estés cansada o estresada. La forma más fácil aplicar un exfoliante corporal es durante el baño y sólo implica masajear suavemente el exfoliante sobre la piel con movimientos circulares y enjuagar bien con agua tibia.Exfoliante casero con azúcar morena o mascabadoEl azúcar moreno o mascabado es un ingrediente económico y accesible que es más suave para la piel que la sal marina o la sal de Epsom, lo cual lo hace un ingrediente ideal para pieles sensibles. Asegúrate de enjuagarte bien después de exfoliarte, para que tu piel no se sienta pegajosa.1/2 taza de azúcar morena o mascabado1/2 taza de aceite de coco (también puedes usar aceite de oliva o de almendra)Mezcla bien el azúcar moreno con el aceite en un tazón. Si es necesario, agrega más azúcar o aceite para obtener la consistencia correcta; también puedes añadir una o dos gotas de un aceite esencial en la mezcla. Cuando estés satisfecha con la consistencia y fragancia del exfoliante, pásalo a un recipiente con tapa, para conservarlo más tiempo.Exfoliante casero de té verdeRico en propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, el té verde tiene varios beneficios para la piel, además de que se puede agregar fácilmente a un exfoliante corporal casero junto con otros ingredientes nutritivos.2 bolsas de té verde1/2 taza de agua caliente1 taza de azúcar moreno o mascabado1/4 taza de aceite de coco derretidoColoca las bolsitas de té en el agua caliente y deja reposar hasta que se enfríe. Mientras el té se enfría, coloca el azúcar moreno en un tazón y mezcla con el aceite de coco derretido. Agrega el té frío a la mezcla (es importante que el té esté frío para que el azúcar no se disuelva).Si la mezcla se desmorona demasiado, añade más aceite de coco; si está demasiado líquida, agrega más azúcar morena. Cuando hayas alcanzado la consistencia deseada, coloca el exfoliante en un frasco.Exfoliante casero de caféEl café es uno de los ingredientes más comunes entre los exfoliantes corporales caseros, pues los gránulos son suaves para la piel, pero siguen siendo eficaces para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. 1/2 taza de posos de café2 cucharadas de agua caliente1 cucharada de aceite de coco, tibioMezcla los posos de café con el agua caliente y luego agrega el aceite de coco. Si es necesario, agrega más café molido o más aceite para obtener la consistencia correcta y finalmente, pasa la mezcla en un recipiente.Es importante mencionar que estos exfoliantes caseros sólo deben usarse en el cuerpo, no en la cara, pues esta es más sensible que la piel del resto del cuerpo. Además, evita exfoliar la piel si está quemada por el sol, agrietada o rota, enrojecida, hinchada, o recuperándose de una exfoliación química.Si decides agregar algún aceite esencial a tu exfoliante corporal casero, primero haz una prueba de parche con el aceite diluido en la piel para asegurarte de que no te hará reacción en la piel y si tienes la piel sensible o muy seca, habla con tu médico o dermatólogo para averiguar si la exfoliación con un exfoliante corporal es adecuada para ti.
Tamales y su historia en América Latina
En México se envuelven en hojas de maíz conocidas como totomoxtle o de plátano, y pueden estar rellenos de mole, de cerdo, de pollo… pero los tamales no son endémicos de este país, sino de América Latina y también se comen en Honduras, Belice, Perú, Colombia, Brasil, Puerto Rico y otros países.Tamal, humita, nacatamales, chamos, pamoña o pache son algunas de las formas en las que la preparación de masa y relleno envuelta en hoja de maíz, plátano, canak, aluminio o incluso plástico cocida por lo general al vapor puede llamarse, según el lugar en el que se prepare.En muchos casos, el punto de partida de los tamales es el maíz, cuyo consumo desde la época prehispánica es primordial en América Latina y, de acuerdo con el historiador Humberto Rodríguez Pastor, el ejemplo prehispánico más cercano a los procesos de preparación de los tamales actuales son las humitas peruanas.Estas primeras preparaciones relacionadas a las humitas peruanas incluían maíz pero no relleno y es aquí donde la llegada de los españoles, como en muchos otras áreas, contribuye con su granito de arena, que en este caso tiene forma de manteca y carne de cerdo.En México la historia es otra, pues arqueológicamente, los tamales se han encontrado relacionados a la vida cotidiana de algunas culturas y estaban presentes en rituales religiosos, ofrendas y tumbas, además de que ya llevaban un relleno como pavo, rana, ajolote, conejo, frutas o frijoles, y no usaban grasa para elaborarlos. Eran tan comunes, que incluso se mencionan en el Códice Dresde, un libro de los mayas del siglo XI o XII.¿Cómo se llaman los tamales en América Latina?El nombre tamal está bastante extendido y aparte de México, se usa en Argentina, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá. En Venezuela existen las hallacas (también hayaca), las cuales se preparan en específico para Navidad y se hacen con harina de maíz, caldo de pollo, y pueden ir rellenas de carnes diferentes, como de cerdo, de res o de gallina.El bollo es de Belice, se envuelven en hoja de plátano y sus ingredientes incluyen pollo, cebolla, cilantro y achiote, mientras que en Puerto Rico se conocen como guanime a un tipo de tamal dulce con leche de coco, azúcar y harina de maíz, también envuelto en hoja de plátano.Bolivia y Perú comparten nombre, pero diferencian entre maíz tierno llamándolos humitas y maíz, con el nombre de tamales. Los nacatamales de Nicaragua también se diferencian de los llamados tamales allá porque llevan carne.México tiene una gran variedad de tamales con nombres diferentes: canarios, uchepos, chanchamitos, pibipollos, corundas, vaporcitos, xocos… las variedades por región abundan y pueden ser tanto dulces como saladas.Conocer de tamales es conocer de América Latina y su pasado, así que si tienes la oportunidad, no dudes de probar todos los que lleguen a ti. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD