Vacaciones, cómo cuidar al bebé en la playa
Cuaresma

Vacaciones, cómo cuidar al bebé en la playa

Por Kiwilimón - March 2015
Las vacaciones en la playa tienen ciertos riesgos para tu bebé, ya que es mucho más sensible a las altas temperaturas, a los rayos del sol, al cloro de las albercas y a los cambios de rutina. Te compartimos los siguientes consejos para proteger a tu bebé en el agua y puedas disfrutar de grandes momentos de diversión con tu familia.
  • Acompaña a tu bebé en todo momento.
No dejes de vigilar a tu bebé ni un segundo cuando esté dentro del agua, ya que es una regla fundamental en su cuidado; una llamada telefónica o cualquier distracción, por mínima que parezca puede ser fatal. No descuides a tu bebé cuando juegue en el borde de la piscina, recuerda que aún no es consciente del peligro que corre; puede tirar cualquier juguete y querer rescatarlo, corriendo el riesgo de caer al agua, es mejor mantener sus juguetes fuera del agua. Si tus vacaciones son en playa busca alguna manera de identificar al pequeño con alguna pulsera o colgante que lleve su nombre y tu número de telefónico por si acaso pudiera extraviarse.
  • Recuerda aplicar protector solar a tu bebé y volvérselo a aplicar con regularidad.
La piel de los bebés es muy delicada, por lo que aplicarle un bloqueador solar con protección UVB y UVA para que lo proteja de los rayos del sol es muy importante, el cual deberás reaplicar cada 40 minutos más o menos, y después de cada baño. Recuerda que solo debes aplicar bloqueador solar a tu bebé si es mayor a 6 meses de edad.
  • Asegúrate de que consuma suficientes líquidos especialmente si está activo bajo el sol.
Los bebés son más vulnerables a la deshidratación que los adultos ya que la proporción de agua en su cuerpo es mayor y su equilibrio más débil; una excesiva pérdida de líquidos puede tener graves consecuencias para su organismo, es por ello que hay que tener especial precaución en lugares cálidos. Es básico que cuentes con un biberón con agua para hidratar a tu pequeño, el agua que le des no debe estar ni muy fría ni muy caliente, mantenla en un lugar fresco. La leche materna también ayuda a hidratar al niño y las frutas naturales, sólidas o en papillas. Si tu bebé aún es lactante ofrece el pecho a demanda y de forma más frecuente, ya que además de proveerle líquido, la leche materna aporta sales minerales y electrolitos que previenen la deshidratación. Si se alimenta de pecho, no es necesario darle agua, pues la leche materna está compuesta por un 90% de agua y es suficiente para conservar su hidratación.
  • Verifica que la temperatura del agua sea agradable.
La temperatura ideal para los pequeños va entre los 28° C y 30° C; procura que su ropa sea liviana, ideal para protegerlo de los rayos del sol, no lo tengas muy abrigado ni tampoco con poca ropa; es importante tenerlo siempre bajo una sombrilla o ponerle calcetines ligeros al caer la tarde. Para refrescarlo es ideal  que pases una toallita húmeda sobre algunas partes de su cuerpo. Puedes meterte con tu bebé a la playa o la alberca a partir de los 5 o 6 meses, si la temperatura es adecuada. El agua debe estar templada, nunca fría, y hay que introducirlo lentamente en ella, humedeciéndole antes los brazos, las piernas y la nuca. Si el agua no está bastante caliente (unos 32ºC), no conviene que esté en ella más de 5 minutos y siempre con vigilancia. No lo metas al agua con pañales absorbentes, utiliza un calzoncito desechable especial para actividades acuáticas. Cuando lo saques del agua es importante retirar el calzoncito desechable especial para el agua, secar bien a tu bebé y cambiarlo de ropa cuanto antes. Porta un tarrito de suero fisiológico para limpiar de cloro sus ojos, lo puedes adquirir en farmacias y le aliviará el escozor.      
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Nada peor que un mosquito interrumpiendo tu sueño, hormigas caminando por tu cocina, una cucaracha cerca de tu bote de basura, o una araña en tu cuarto. Aunque en el mercado hay un sinnúmero de productos para mantener a los bichos fuera de tu hogar, aquí te proponemos alternativas naturales, amigables con el medio ambiente y seguros para tus seres queridos.LaurelEl laurel no sólo es un gran ingrediente en la cocina, también lo es a la hora de protegerte de los insectos. Las hojas de laurel trituradas a modo de infusión llenarán tu casa de un delicioso aroma y además mantendrán lejos a los molestos visitantes.AjoEste condimento es maravilloso para tu organismo, pero actúa de la misma forma en contra de los bichos; basta con que cortes unos pedacitos y los pongas en una superficie para evitar todo tipo de plagas. Vinagre de manzanaLos ácidos que el vinagre contiene resultan muy desagradables para las plagas que invaden la casa, por lo que evita que entren en áreas como la cocina o las recámaras. Puedes rebajarlo con agua y ponerlo en un atomizador para que sea más práctico usarlo. Frutos cítricos Limones, naranjas, mandarinas, toronjas… el olor y las propiedades de los cítricos no son nada agradables para los insectos, por lo que son lo mejor para mantenerlos a raya. Rescata las cáscaras de estas frutas y córtalas en trozos pequeños para ponerlas en el lugar que quieras mantener a salvo de estos mosquitos. ManzanillaEsta deliciosa flor que comúnmente ingerimos como bebida puede ser un gran auxiliar para mantener nuestra piel protegida de los insectos, lo único que tienes que hacer es mojar la manzanilla y frotarla sobre las zonas de tu cuerpo expuestas. Recuerda hacerlo cuantas veces sea necesario. Recuerda que estas soluciones son naturales, por lo que son amigables con el medio ambiente, no contaminan con envases y envolturas y te sorprenderán por su eficacia, no dudes en ponerlos en práctica.
Es muy común que confundamos los tés, las tisanas y las infusiones, sobre todo porque la forma de preparación luce similar; sin embargo, cada bebida tiene sus características y aquí te vamos a enseñar a diferenciarlas para que seas todo un experto.TéEl té es una de las bebidas más antiguas y poderosas del mundo. Hay distintos tipos de té, con diferentes propiedades y beneficios, pero debes de saber que todos provienen de la misma planta de la familia de las camelias.El té puede ser verde, rojo, blanco y negro, y todas estas bebidas son diuréticas y estimulantes, y también muy benéficas gracias a sus propiedades antioxidantes. Té verde. El té verde se elabora con hojas no fermentadas u oxidadas, que una vez cosechadas, se dejan secar y se someten a tratamiento de calor. Entre las propiedades positivas que tienes se encuentra un nivel bajo de teína, aporta vitaminas A, C y D, es uno de los tés que más antioxidantes posee y se dice que disminuye el nivel de glucosa, fortalece la memoria, ayuda a bajar el colesterol y previene la artritis. Té rojo. También conocido como phu erh, se descubrió de manera casual al tratar de alargar la conservación del té verde, es un gran auxiliar en la pérdida de peso, ayuda a la digestión, tiene antioxidantes, potencia el sistema inmune y te ayuda a mejorar el estado de ánimo. Té blanco. Este té es tan bueno que por mucho tiempo se creyó que otorgaba la eterna juventud y hasta la inmortalidad. Es uno de los tés con más antioxidantes, ayuda a tener una piel y cabello más sanos, y retrasa el envejecimiento, por lo que lo de la eterna juventud no está tan lejos de la realidad. Té negro. El té negro es el más intenso de ellos, tiene una oxidación mayor, por lo que contiene también más cafeína. Esta bebida ayuda a tener un estado de alerta mental, ayuda a la concentración, fomenta el aprendizaje, potencia la memoria a corto y a largo plazo.Tisanas El principal error que cometemos es confundir los tés con las tisanas, sin embargo, la principal diferencia radica en que el té contiene teína y la tisana está compuesta de extractos de plantas.Otra diferencia es la manera de hacerlo, pues aunque parezca igual a la del té, no lo es. Mientras el té necesita que se dejen reposar las hojas entre 3 y 4 minutos en agua caliente, a una temperatura de entre 80 y 95 ºC, la tisana requiere que las plantas secas se pongan en agua hirviendo y se dejen reposar unos 15 minutos, con el fin de que los aromas y propiedades de las plantas se desprendan.Hay dos tipos de tisanas populares:Tisanas Frutales: por lo regular a base de jamaica y manzana, y se les agrega otras frutas como ingrediente principal. Una tisana muy popular es “Fresa kiwi”.Tisanas Herbales: pueden tener una mezcla de varias hierbas o flores. Manzanilla, menta y hierbabuena son de las más populares.InfusionesLas infusiones son bebidas que se obtienen a través de hojas, flores, hierbas, plantas, frutos o semillas que se dejan reposar en agua caliente sin que llegue al punto de ebullición y no necesariamente tienen teína.Para hacer una infusión se puede usar cualquier sustancia vegetal por su sabor y aroma. Esto hace que la infusiones sean de variedades inimaginables. Por ejemplo, pueden tener una parte de flores, de frutos, de frutos secos, de semillas, de hierbas aromáticas o medicinales, de cortezas, e incluso raíces. Las más populares son la manzanilla, la menta, la melisa, el mate y también el café, que aunque no se conoce como una infusión, lo es.Ahora ya sabes las principales diferencias entre té, tisana y las infusiones y la manera de preparar cada una. Te invitamos a probarlas, experimentar con sabores y así encontrar la bebida que más te guste y que más le aporte a tu bienestar.
Cuando se piensa en el mes patrio, se viene a la mente la temporada de chiles en nogada, ese delicioso platillo que se asemeja a una obra de arte, tan representativo de nuestro país por tener los colores de la bandera, y con ingredientes perfectamente cocinados para darle un aspecto bello, con una mezcla de sabores que lo hacen un alimento muy especial por el que muchos esperan todo un año para saborearlo.Origen del Chile en NogadaHay varias versiones sobre el origen de este manjar. Una de ellas apunta a que nació en la ciudad de Puebla y se creó para agasajar a Agustín de Iturbide por la victoria del Ejército Trigarante en 1821, por eso también los tres colores de la bandera están presentes en el plato.Otra versión refiere que la receta es originaria del Convento de Santa Mónica desde 1714, con el nombre de “chiles rellenos bañados en salsa de nuez”.La salsa NogadaLa salsa es una de las partes más importantes del platillo. Hay quienes la hacen más dulce, otras, más salada, e incluso algunas, neutras. Existen las finas, espesas, líquidas, sin grumos o granulosas. También hay quienes incluyen queso de cabra y hay también quienes se apegan a la receta original.Aquí te dejamos una receta tradicional de la nogada:Ingredientes:-600 gramos de nuez de castilla-1 pieza de queso de cabra-2 tazas de leche-¾ tazas de vino blanco o jerez-500 gramos de almendra-300 gramos de granada roja-Perejil, sal, azúcar al gustoPreparación:Pon a remojar las almendras una noche antes y refrigera.Mezcla el queso de cabra, la leche y el vino; agrega las nueces y las almendras limpias. Licúa todos los ingredientes y pon la sal y el azúcar a tu gusto. El espesor de la salsa es a gusto personal, pero si la quieres más líquida, puedes ir incorporando más leche y si la quieres más espesa, puedes usar más queso.La controversia: ¿capeado o sin capear?Existe un gran debate sobre si el chile en nogada va capeado o sin capear. Es como si hubiera dos bandos y cada uno insiste en probar su punto. A pesar de haber investigado y documentado sobre este tema, lo cierto es que no hay una verdad absoluta. Según María Bravo, Directora General de La Casita Poblana, originalmente el chile era sin capear, pues el objetivo era que se viera el verde del chile, pero al momento de ser servido, la nogada no permanecía en el picante. “Esto no era apetitoso, por eso se empezó a capear, para retener la nogada, y ahora el toque verde se le da con el perejil que se coloca al servirlo”, señala. Como en todo, en gustos se rompen géneros, no importa si lo prefieres capeado o sin capear, con nogada líquida o espesa, lo más importante es que aprecies esta maravilla de la cocina mexicana que es una delicia para tus sentidos.
Cuando se piensa en el mes patrio, se viene a la mente la temporada de chiles en nogada, ese delicioso platillo que se asemeja a una obra de arte, tan representativo de nuestro país por tener los colores de la bandera, y con ingredientes perfectamente cocinados para darle un aspecto bello, con una mezcla de sabores que lo hacen un alimento muy especial por el que muchos esperan todo un año para saborearlo.Origen del Chile en NogadaHay varias versiones sobre el origen de este manjar. Una de ellas apunta a que nació en la ciudad de Puebla y se creó para agasajar a Agustín de Iturbide por la victoria del Ejército Trigarante en 1821, por eso también los tres colores de la bandera están presentes en el plato.Otra versión refiere que la receta es originaria del Convento de Santa Mónica desde 1714, con el nombre de “chiles rellenos bañados en salsa de nuez”.La salsa NogadaLa salsa es una de las partes más importantes del platillo. Hay quienes la hacen más dulce, otras, más salada, e incluso algunas, neutras. Existen las finas, espesas, líquidas, sin grumos o granulosas. También hay quienes incluyen queso de cabra y hay también quienes se apegan a la receta original.Aquí te dejamos una receta tradicional de la nogada:Ingredientes:-600 gramos de nuez de castilla-1 pieza de queso de cabra-2 tazas de leche-¾ tazas de vino blanco o jerez-500 gramos de almendra-300 gramos de granada roja-Perejil, sal, azúcar al gustoPreparación:Pon a remojar las almendras una noche antes y refrigera.Mezcla el queso de cabra, la leche y el vino; agrega las nueces y las almendras limpias. Licúa todos los ingredientes y pon la sal y el azúcar a tu gusto. El espesor de la salsa es a gusto personal, pero si la quieres más líquida, puedes ir incorporando más leche y si la quieres más espesa, puedes usar más queso.La controversia: ¿capeado o sin capear?Existe un gran debate sobre si el chile en nogada va capeado o sin capear. Es como si hubiera dos bandos y cada uno insiste en probar su punto. A pesar de haber investigado y documentado sobre este tema, lo cierto es que no hay una verdad absoluta. Según María Bravo, Directora General de La Casita Poblana, originalmente el chile era sin capear, pues el objetivo era que se viera el verde del chile, pero al momento de ser servido, la nogada no permanecía en el picante. “Esto no era apetitoso, por eso se empezó a capear, para retener la nogada, y ahora el toque verde se le da con el perejil que se coloca al servirlo”, señala. Como en todo, en gustos se rompen géneros, no importa si lo prefieres capeado o sin capear, con nogada líquida o espesa, lo más importante es que aprecies esta maravilla de la cocina mexicana que es una delicia para tus sentidos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD