Vacaciones, cómo cuidar al bebé en la playa
Cuaresma

Vacaciones, cómo cuidar al bebé en la playa

Por Kiwilimón - Marzo 2015
Las vacaciones en la playa tienen ciertos riesgos para tu bebé, ya que es mucho más sensible a las altas temperaturas, a los rayos del sol, al cloro de las albercas y a los cambios de rutina. Te compartimos los siguientes consejos para proteger a tu bebé en el agua y puedas disfrutar de grandes momentos de diversión con tu familia.
  • Acompaña a tu bebé en todo momento.
No dejes de vigilar a tu bebé ni un segundo cuando esté dentro del agua, ya que es una regla fundamental en su cuidado; una llamada telefónica o cualquier distracción, por mínima que parezca puede ser fatal. No descuides a tu bebé cuando juegue en el borde de la piscina, recuerda que aún no es consciente del peligro que corre; puede tirar cualquier juguete y querer rescatarlo, corriendo el riesgo de caer al agua, es mejor mantener sus juguetes fuera del agua. Si tus vacaciones son en playa busca alguna manera de identificar al pequeño con alguna pulsera o colgante que lleve su nombre y tu número de telefónico por si acaso pudiera extraviarse.
  • Recuerda aplicar protector solar a tu bebé y volvérselo a aplicar con regularidad.
La piel de los bebés es muy delicada, por lo que aplicarle un bloqueador solar con protección UVB y UVA para que lo proteja de los rayos del sol es muy importante, el cual deberás reaplicar cada 40 minutos más o menos, y después de cada baño. Recuerda que solo debes aplicar bloqueador solar a tu bebé si es mayor a 6 meses de edad.
  • Asegúrate de que consuma suficientes líquidos especialmente si está activo bajo el sol.
Los bebés son más vulnerables a la deshidratación que los adultos ya que la proporción de agua en su cuerpo es mayor y su equilibrio más débil; una excesiva pérdida de líquidos puede tener graves consecuencias para su organismo, es por ello que hay que tener especial precaución en lugares cálidos. Es básico que cuentes con un biberón con agua para hidratar a tu pequeño, el agua que le des no debe estar ni muy fría ni muy caliente, mantenla en un lugar fresco. La leche materna también ayuda a hidratar al niño y las frutas naturales, sólidas o en papillas. Si tu bebé aún es lactante ofrece el pecho a demanda y de forma más frecuente, ya que además de proveerle líquido, la leche materna aporta sales minerales y electrolitos que previenen la deshidratación. Si se alimenta de pecho, no es necesario darle agua, pues la leche materna está compuesta por un 90% de agua y es suficiente para conservar su hidratación.
  • Verifica que la temperatura del agua sea agradable.
La temperatura ideal para los pequeños va entre los 28° C y 30° C; procura que su ropa sea liviana, ideal para protegerlo de los rayos del sol, no lo tengas muy abrigado ni tampoco con poca ropa; es importante tenerlo siempre bajo una sombrilla o ponerle calcetines ligeros al caer la tarde. Para refrescarlo es ideal  que pases una toallita húmeda sobre algunas partes de su cuerpo. Puedes meterte con tu bebé a la playa o la alberca a partir de los 5 o 6 meses, si la temperatura es adecuada. El agua debe estar templada, nunca fría, y hay que introducirlo lentamente en ella, humedeciéndole antes los brazos, las piernas y la nuca. Si el agua no está bastante caliente (unos 32ºC), no conviene que esté en ella más de 5 minutos y siempre con vigilancia. No lo metas al agua con pañales absorbentes, utiliza un calzoncito desechable especial para actividades acuáticas. Cuando lo saques del agua es importante retirar el calzoncito desechable especial para el agua, secar bien a tu bebé y cambiarlo de ropa cuanto antes. Porta un tarrito de suero fisiológico para limpiar de cloro sus ojos, lo puedes adquirir en farmacias y le aliviará el escozor.      
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cocinar puede ser una actividad divertida y hasta relajante. Sin embargo, cuando hay niños involucrados de por medio, esto se convierte en una faena estresante y desafiante. Aprovecha los días libres para involucrar poco a poco a tus pequeños en las labores culinarias. Aquí te compartimos 10 tips que debes seguir cuando cocines con niñosHaz que sea simpleReserva tus recetas especiales, con miles de ingredientes y procesos laboriosos para una ocasión en la que tengas mucho tiempo y no haya que supervisar a nadie más en la cocina.Asigna tareas específicasLos niños, por su curiosidad e inquietud, siempre quieren participar. Déjalos que te ayuden haciendo cosas muy sencillas, como partir la lechuga (con sus manitas, obviamente) o mezclar algo.Organízate antes de empezarNo es lo mismo cuando una sola persona cocina a cuando hay varias manos, sobre todo cuando son de niños. Revisa con anticipación la receta y coloca los  ingredientes en el orden en el que vayan a usarlos.Que sea divertidoA veces el caos surge no tanto por los niños sino por la falta de espacio. Si te es posible, asigna diferentes áreas en tu cocina para que no haya problema y no  se estorben los unos a los otros. Pídele su opiniónEl objetivo de involucrar a los niños es que disfruten cocinar y desarrollen un interés por esto. Si ellos sienten que son parte importante y que pueden tomar  decisiones, será más sencillo que más adelante quieran cocinar solos.Crea tradiciones en torno a la cocinaConvierte cada experiencia en la cocina en un momento muy especial para tus hijos. Tal vez puedes contarles un cuento mientras van preparando la comida o hacer algún juego usando las letras de los ingredientes. Añade poco a poco  de ingredientes nuevosEste tip es buenísimo para los  picky eaters. Si tu hijo es remilgoso y no prueba cualquier cosa, comienza a presentarle nuevos alimentos a través de las recetas. Hazlo poco a poco y de manera sutil para que tu niño no los rechace.No trates de controlar todoOlvídate de mantener tu cocina impoluta y de preparar un platillo perfecto. Cuando cocinas con tus hijos lo más importante es que ellos disfruten la experiencia y comiencen a sentir interés por la cocina.Deja que experimenten con la comidaAdemás de aprender a cocinar, el manipular los alimentos les da la oportunidad a los niños de experimentar con todos sus sentidos. No te enojes si ves que se llevan los deditos a la boca, solo enséñales la importancia de la limpieza en la cocina. Aprovecha para reforzar sus conocimientosCocinar también es una manera de estudiar. Pídeles que te ayuden a leer la receta, que cuenten los ingredientes, que revisen los pasos. Así reforzarás sus habilidades de lectura, comprensión y numéricas.¿Tienes algún otro tip para cocinar con niños? Compártelo en los comentarios.Anímate a preparar estas recetas con tus pequeños:Ensalada cremosa de atúnPay de fresa fácilRica Sandia LocaCarlota de Guayaba
Tener hierbas y verduras frescas todo el tiempo es más sencillo de lo que crees. Solo hace falta que cultives unas cuantas cosas en tu hogar. Aquí te explicamos qué verduras y hierbas necesitas para comenzar un huerto en casa.AlbahacaEsta planta requiere de temperaturas cálidas para germinar, por lo que es recomendable sembrarla durante la primavera. Coloca la tierra dentro de la maceta y después pon las semillas en la superficie. Cubre con una capa de tierra muy ligera y finalmente humedécela con un atomizador. La albahaca  necesita luz para crecer, así que lo mejor es ponerla en un lugar de tu casa que esté iluminada por el sol. RomeroEl romero puede sembrarse a partir de otra planta. Lo único que debes hacer es elegir una ramita joven con brotes. Corta más o menos 10 cm de rama usando unas tijeras bien afiladas. Retira las hojitas de los últimos 4-5 cm para que quede la rama sola. Colócala dentro de un vaso con agua en un lugar cálido sin que reciba luz directa del sol. Cambia el agua cada tercer día. Espera unas 6 semanas para que la rama crezca las raíces y después traspasa la plantita a una maceta. MentaLa menta es otra planta que también puede cultivarse con las ramas de otra planta. El proceso es muy similar al del romero. Debes cortar una ramita de unos 8 cm, justo debajo del punto donde surgen las hojas. Coloca las ramas dentro de un vaso con agua en un espacio bien iluminado y con suficiente ventilación. Cuando veas que las raíces han crecido lo suficiente (esto normalmente ocurre en un par de semanas) traspasa la planta a una maceta. LechugaAl igual que las hiernas, la lechuga es un alimento que puede reproducirse infinitamente (con los cuidados necesarios). Corta la lechuga a unos centímetros del corazón y después colócala en un bowl con muy poca agua. Déjala en un lugar soleado y cambia el agua todos los días. Después de unos días comenzarán a salir retoños; ese es el momento justo para plantarla. Espera a que crezca unos 15 cm para cortarla nuevamente.ApioLimpia con agua la base de un apio y ponla dentro de un envase con agua en un lugar soleado. Cambia el agua cada tercer día y usa un atomizador para humedecer la planta. Después de una semana, más o menos, debes pasar la planta a una maceta. Ten cuidado de no cubrir con tierra las hojitas nuevas y de mantener la planta bien regada.Así de fácil ya puedes comenzar tu propio huerto en casa. Como puedes ver no necesitas herramientas especiales o un lugar súper acondicionado para hacerlo. Basta con que consigas algunas semillas, ramitas o restos de verdura para cultivar tus primeras plantitas. Comienza tu huerto y cuéntanos cómo te va.
Los amantes del pescado y los mariscos son felices en esta época del año porque los menús en el hogar suelen tener varias opciones con estos alimentos. El único detalle es que estos ingredientes suelen ser bastante “chismosos” por lo que, incluso días después de haberlos preparado, su aroma sigue presente en la cocina. No trates de esconder los olores perfumando toda tu casa con aromatizantes artificiales. Estos remedios naturales te ayudarán a quitar el olor a pescado de manera rápida y sencilla:Agua y Vinagre: Pon a hervir en una olla dos tazas de agua con una taza de vinagre. La evaporación de esta mezcla ayudará a disminuir el olor a pescado. También puedes agregar canela, romero o tu esencia favorita para sustituir el aroma por uno más agradable.Pasta dentalOk, no es deseable que tu casa huela a pescado, pero ¿qué pasa cuando son tus manos las que están impregnadas con el aroma de tu comida? La manera más sencilla de eliminar el olor a pescado de tus manos es frotándolas con pasta dental (si tiene sabor a menta, mejor).Bicarbonato y LimónEnjuaga muy bien todos los utensilios y ollas que hayas usado, y después frótalos suavemente con una mezcla de bicarbonato de sodio y limón. Deja que actúe un par de minutos y después enjuaga nuevamente. Al finalizar puedes lavar tus trastes como sueles hacerlo.SolAunque no lo creas, a veces es buena idea asolear tus utensilios de cocina, sobre todo después de preparar platillos con alimentos con olores fuertes. Retira los residuos de comida y enjuaga muy bien las ollas antes de sacarlas. Déjalas una media hora y después lávalas con agua y jabón.DesinfectanteMuchas veces lo más preocupante de hacer recetas con pescados o mariscos no es el olor, sino las bacterias que pueden quedar en la cocina. Asegúrate de eliminar todos los residuos, limpiar bien las superficies y finalmente higienizar toda la cocina con desinfectante. Granos de Café:Cuando ya has limpiado y desinfectado cada centímetro de tu cocina, pero aún puedes oler el pescado del fin de semana, el café puede ayudarte. Coloca un envase con granos de café (si está recién tostado, mucho mejor) y déjalo abierto toda la noche en la barra de tu cocina. Deja de preocuparte por los olores de tu cocina. Pon en práctica estos tips para disfrutar las mejores recetas con pescados y mariscos sin dejar evidencia por días.Deliciosa Cazuela de MariscosTostada de Camarón al PastorPizza Fácil de Atún al PastorHuachinango a la Jamaica
Dinos qué guardas en tu horno y te diremos qué tan buen cocinero eres. Si el horno de tu cocina está limpio y tiene algunos refractarios, eso significa que te gusta lucirte con tus recetas. Pero, si se parece más a una bodega de ollas viejas y tupers sin tapa, definitivamente tienes mucho por aprender.Aunque hornear es algo desafiante para muchos, esta actividad puede ser realmente sencilla y divertida. No dejes que la falta de tiempo o de experiencia ahuyente tus ganas de usar el horno. Sigue estos tips para aprender a hornear en menos de lo que esponja un pastel.Empieza con algo sencillo: Si nunca has usado el horno por tu cuenta, no intentes hacer una receta súper complicada. Mejor elige un platillo con pocos pasos y una preparación muy básica. Podrías hasta pensar en alguna receta fácil con poco tiempo de cocción, para asegurarte de estar pendiente y además, adquieras práctica. Además, así será más difícil que cometas un error.Ten pacienciaEsto es básico al momento de hornear. Necesitas paciencia para precalentar el horno y que alcance la temperatura ideal, para dejar que tus platillos estén listos sin abrir la puerta cada cinco minutos y, obviamente, para aprender de las equivocaciones. Compra los utensilios básicosNo tienes que llenar tu cocina con batidoras industriales y cuchillos profesionales, pero sí hay algunos utensilios que vas a necesitar. Espátulas, refractarios antiadherentes, tazas medidoras, báscula, termómetro y unos bowls grandes para mezclar son suficientes. Ordena todo antes de comenzarLo ideal es que antes de empezar a cocinar leas con cuidado la receta y acomodes los ingredientes y los utensilios que necesitarás. Aunque esto parezca un poquito exagerado, cuando estás horneando es muy importante que respetes los tiempos. Créenos, si te tardas cinco minutos en encontrar los trapos para sacar el pastel, las cosas pueden ponerse feas.Sigue todas las instruccionesNo es necedad del autor del recetario poner medidas o temperaturas exactas. Para que el horneado quede perfecto debes seguir al pie de la letra las instrucciones. Esto incluye el orden en que mezclas los ingredientes, la temperatura, las cantidades y, obviamente, la consistencia (a punto de nieve, crema, uniforme, líquida, con aire, etc.).Prepárate para desmoldar o reservarNo subestimes la importancia de invertir unos minutos en el molde que usarás. Cuando no lo engrasas o enharinas bien, es muy probable que el pastel termine desmoronándose o quemándose en algunas partes. Para evitar estas catástrofes lo más fácil es que untes mantequilla y después cubras el molde con papel antiadherente. ¡Anímate a prender el horno! Con estos tips y las recetas de Kiwilimón hornear será tu nueva actividad favorita. Panqué de Plátano con Betún de chocolate blancoPastel de Pan de EloteCheesecake con FlanRosca de Frutos Secos sin Glutenhttps://www.kiwilimon.com/receta/postres/rosca-de-frutos-secos-sin-gluten
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD