Postres de la infancia que seguro ya olvidaste
Día del Niño

Postres de la infancia que seguro ya olvidaste

Por Kiwilimón - Abril 2020
No hay nada que te transporte más al pasado que un sabor o un olor que te lleve de vuelta a los momentos más felices de tu vida y, seguramente, tu infancia es uno de ellos.

Una de las cosas fundamentales en la niñez de cualquier persona son los postres que consumimos casi siempre en casa, preparados por nuestra mamá o abuelita, de los cuales solemos tener muy bellos y deliciosos recuerdos.

Justo para hacer memoria y regresar a tu niñez, aquí te compartimos 10 postres de tu infancia que serán un viaje al pasado:

-Flan. Su simpleza, que no está peleado con su sabor, es un recuerdo de cuando eras niño y no había algo que te entusiasmara más que la hora del postre. El flan casero es un recordatorio de aquellos días felices.

-Bizcocho de chocolate. Seguramente tienes muy arraigado el recuerdo de algún pastel de chocolate de algún familiar tuyo y que disfrituaban en ocasiones muy especiales. Un bocado de ese bizcocho es un viaje al pasado, seguro.

-Helado. Casero, de carrito o comprado en la tienda, pocas cosas nos entusiasmaban más que comer un helado con sus infinitos sabores.



-Churros. El postre más típico de los mexicanos que aunque conocimos en la infancia seguimos disfrutando a todas las edades, por que ¿Quién se puede resistir a su textura crujiente, con el azúcar espolvoreada? rellenos, con chocolate o solos, los churros siempre han sido una gran idea.

-Panqué. Un acierto seguro, seguramente tu abuela tenía la receta para que quedara muy esponjoso y con un sabor muy familiar que seguramente al comerlo ahora tienes un viaje al pasado espectacular.

-Cubilete de queso. Por más que la receta variaba, casi siempre el resultado era igual, esa mezca de sabores, con la textura del pan y lo suave del queso, era una experiencia dulce sin igual.

-Galletas caseras. Nada más tradicional que las galletas de mantequilla que preparábamos con mamá. A veces las decoramos o a veces las disfrutamos recién salidas del horno, con un gran vaso de leche.

-Mousse de chocolate. Su textura nos intrigaba, pero también nos encantaba por su ligereza cargada de sabor que nos hacía disfrutar con cada bocado al terminar de comer.

-Buñuelos. Un postre muy típico en las calles de nuestro país, muy crujiente, azucarado y con miel era como lo disfrutábamos de niños.



-Arroz con leche. Un postre muy común en las casas mexicanas, seguramente la receta de tu familia ha pasado de generación en generación y su sabor te recuerda a tu madre o a tu abuela, quienes preparaban el mejor, más cremosito y dulce arroz con leche.

Ahora que lo recuerdas, puedes aprender a preparar estos postres en casa y enseñárselos a las nuevas generaciones para que construyan sus propios recuerdos y que su niñez esté acompañada de dulces sabores.
Califica este artículo
Calificaciones (4)
Martha Cecilia Sepúlveda
16/12/2020 19:26:17
Soy Colombiana, pero muchos de esos postres también se preparan y los disfrutamos aquí.
Nohemi Olloqui
02/05/2020 09:01:09
Gratis recuerdos de mi madre
dilia salazar
30/04/2020 00:39:12
Me gustan las recetas
Mary Rojas
29/04/2020 21:26:19
Gracias por compartir
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Empezar tu huerto en casa es fácil, actualmente existen cursos en línea como los de La Aldea Avándaro y otras instituciones que te llevan de la mano con especialistas en agricultura ecológica para que inicies de cero, en una maceta, en una terraza o en un jardín. Es momento de transformar de una manera sustentable esas extensiones de jardín cubiertas con pasto, o esa terraza, o balcón, en áreas de cultivo donde cada temporada podrás cosechar vegetales y frutas, así como hierbas aromáticas y leguminosas para tu cocina. Qué considerar para el cultivo de tu huerto en casa Es importante para cultivar tus propios alimentos, además de un espacio con horas de sol y aire natural, un suelo vivo y agua. Ubicación del huerto De suma importancia es el espacio disponible que tengas en casa. Si tu huerto será interior puedes usar macetas, huacales, tubos de PVC o cualquier recipiente resistente. Si estará en el jardín, delimita el área y toma en cuenta la orientación del sol. Ubica el huerto en un lugar donde la mayor parte del día esté soleado, de preferencia por las mañanas. Evita instalar el huerto donde tengan acceso mascotas o donde haya corrientes de aire. Si construyes el huerto en el patio es importante contar con una toma de agua cerca. Para el éxito del huerto es indispensable saber qué sembrar. Por ejemplo, plantas con fruto como el jitomate, la calabaza, el chayote, el chile o la fresa requieren contar con 6 horas de sol al día. Para sembrar plantas de hojas como la lechuga, la acelga, la espinaca o el cilantro se requieren 3 horas al día de sol. Diseño Para el diseño del huerto hay que tomar en cuenta si el espacio es cerrado como una habitación o es abierto como un patio, balcón, terraza, azotea o jardín. Hay dos formas para confeccionar un huerto: cultivando directamente en el suelo o en recipientes como botes, cubetas, huacales, macetas o botellas. Herramientas Las herramientas básicas que debes tener para iniciar tu huerto en casa son pala, bieldo y tijeras. Semillas En el mercado hay variedad de semillas orgánicas o agroecológicas, pequeñas o grandes, dependiendo de su tamaño se siembran a diferentes profundidades. Para garantizar la germinación de tus semillas debes tener en cuenta los siguientes factores: Humedad: controlar la cantidad de agua que se aplica, ya que al penetrar activa las semillas y comienza el proceso de germinación. Temperatura: para que una semilla germine es necesario mantener la temperatura en un rango promedio de entre 20º C a 30º C. Oxígeno: al sembrar la semilla aumenta su respiración, por lo que es importante la profundidad a la que debe sembrarse. Cuando siembres, debes tener cuidado de no aplastar o empujar con fuerza la semilla porque se puede lastimar. Suelo vivo El suelo o la tierra son elementos indispensables para el buen resultado de un huerto orgánico o agroecológico en casa, ya que alimenta las plantas y ayuda a mantener el equilibrio de nutrientes necesarios para evitar plagas y enfermedades.  La composta es un tipo de tierra hecha con base en desechos orgánicos a partir del proceso de compostaje, donde microorganismos descomponen la materia orgánica hasta generar un tipo de abono que contribuye a mejorar el ambiente y enriquecer los cultivos. Materia orgánica  Materia verde: vegetación verde, las plantas verdes que cortamos o que podemos sembrar para este propósito como las leguminosas y las hojas verdes de algunos árboles, entre otras. También se incluyen los desperdicios de alimentos. Materia seca: vegetación seca, las plantas secas como paja, que puede ser de maíz, pasto seco y paja de los cereales como el trigo, por ejemplo. Lombricomposta: tierra con cierto tipo de lombrices que se añade a la pila tradicional de composta. Este proceso de añadir lombrices rojas de California o Eisenia foetida y transformar la composta en lombricomposta consigue un hummus de mayor calidad. Microorganismos: estos pequeños ayudantes son los encargados de dar estabilidad al suelo, formar agregados, mejorar su aireación, combatir silenciosamente enfermedades y optimizar la disponibilidad de todos los nutrientes. Fuente de Nitrógeno: todos los componentes orgánicos (construidos con base en carbono) del suelo tienen nitrógeno. Desde los más estables y lentamente mineralizables como el hummus de lombrices, como los más degradables como la materia vegetal o los animales en descomposición, están compuestos de nitrógeno que en algún momento será mineralizado y absorbido por la planta. Fuente de Fósforo: en general los abonos y compostas son buenas fuentes de fósforo, con alta disponibilidad para las plantas.  Fuentes de Potasio: Abonos y compostas son materiales variables en su composición, por lo que contienen concentraciones diferentes de potasio. El potasio en estas fuentes está ampliamente disponible para las plantas. Las aplicaciones repetidas en grandes cantidades de abonos resultan en la acumulación de potasio en el suelo. Es necesario conocer el origen de los materiales, ya que el compostaje o la digestión animal producen nutrientes. Cobertura: en climas cálidos y secos es conveniente mantener el suelo cubierto para evitar pérdidas de humedad por evaporación. Las aguas de desecho de la casa o de establos pueden ser usadas para regar en las épocas secas.  Agua: cerca del 90% del peso de una planta proviene del agua. Los cultivos producen una buena cosecha cuando reciben una correcta cantidad de este líquido en el momento oportuno. La planta toma la mayor parte de agua que necesita a través de sus raíces; por lo que es necesario que el suelo retenga una suficiente cantidad de humedad para promover el crecimiento de los cultivos. Ningún suelo es completamente compacto, tiene pequeños orificios denominados poros, que permiten la respiración de las raíces y el movimiento del agua.Sustratos Los sustratos orgánicos son materiales sólidos que se usan para cultivar plantas en contenedores, los cuales permiten que la raíz se sujete de ellos. Busca aquellos que resultan después de una serie de procesos biológicos naturales para poderlos utilizar, tales como: Turba Composta o lombricomposta Tierra de monte Fibra de coco Cascarilla de arroz Bagazo de caña de azúcar Peat moss (sustrato de materia orgánica) Paja de cerealesLos sustratos inorgánicos de origen natural se obtienen a través de procesos de manufactura incorporados con calor, como: Lana de roca Vermiculita Perlita Agrolita Tierra volcánica Tezontle Se recomienda mezclar los sustratos para que las raíces tengan mejor retención de agua, filtración y buen drenaje, así se evita la compactación del suelo. ¿Qué sembrar? Te recomiendo empezar con hortalizas o plantas medicinales (hierbas aromáticas), ya que son fáciles de cultivar y son más resistentes; el tiempo de crecimiento y maduración para cosechar los alimentos es corto. Entre las hortalizas están espinacas, acelgas, lechuga, arúgula, cilantro, entre otras. Las plantas medicinales como romero, ruda, epazote, tomillo, menta, hierbabuena, albahaca, hoja santa, hinojo, lavanda, cedrón, cebollín, toronjil, entre muchas otras que podrás utilizar para la elaboración de tus platillos, imprimiendo sabores de temporada y fortaleciendo tu organismo. Puedes continuar con cultivos sencillos como rábanos y betabeles. Calendario de siembra Es indispensable la planeación para el éxito de tu huerto, así que un calendario de siembra permite saber cuál es el momento ideal para plantar especies como frutas, verduras, hortalizas y flores. En junio, julio y agosto es cuando se siembra maíz, calabaza, alcachofas, coliflor, brócoli, fresas, entre otras.  Te recomiendo empezar con semillas orgánicas –criollas de preferencia–, o plantas de proveedores que no hayan usado químicos para su cultivo.  Importancia del huerto en casa agroecológico En esta época de pandemia, descubrimos el valor de cocinar y de cultivar de forma natural los alimentos que llevamos a la mesa. Hemos disfrutado los sabores de ingredientes de temporada cultivados de una forma limpia y responsable, prefiriendo lo orgánico o agro ecológico, dejando de lado productos químicos, que tanto han erosionado nuestra Tierra y nuestro sistema digestivo. Es hora de conectar con los alimentos que consumimos, sembrar y cultivar con una guía, descubriendo de dónde vienen, los cuidados y tiempo que requiere una col o repollo, una zanahoria, las espinacas, el ajo, los chiles o un jitomate, antes de ser cosechados.  Uno de los privilegios que nos regala la tierra es el sabor de los ingredientes cosechados en tu propio huerto agroecológico. Imagina cada semana planear tu menú de acuerdo con la cosecha de temporada. Aquí una receta fácil, nutritiva y deliciosa para una botana de kale o col rizada. El kale o col rizada es una planta de la familia de la Brassica oleracea, tiene hojas carnosas de color verde. A esta familia también pertenecen la coliflor, la col, el repollo, el brócoli y las coles de Bruselas. Se cultiva en cualquier tipo de huerto, incluidos los urbanos. El kale alcanza los 40 centímetros de altura y su recolección es sencilla. Sus hojas crecen rodeando el tronco y se cosecha hoja por hoja. Es una planta que necesita frío y humedad, y no soporta altas temperaturas ni sequías. Se cosecha entre noviembre y marzo, cuando mejor sabor tiene debido a que hace frío.  Chips de Kale Prepara esta botana para comer entre comidas, es muy saludable y está confeccionada con un súper food. Ingredientes: 2 manojos de kale o berza Sal al gusto   Aceite de oliva al gusto   Preparación: Lava el kale (es importante dejar secar muy bien). Con muy poco aceite, frota las hojas. Si le pones demasiado quedarán aguadas. Agrega sal. En una charola para horno, coloca las hojas de kale untadas con aceite a modo que no se empalme una con otra. Hornea aproximadamente 10 minutos a 175 °C. Retira del horno una vez que estén crujientes. Ten cuidado de que no se tornen color café porque amargan. Sirve como botana.
Esa noche, en Francia, Celia Florián puso a México en boca de todos. La prestigiosa La list, en su edición The World’s Best Restaurant Selection que selecciona y califica experiencias culinarias alrededor del mundo, otorgó a su restaurante Las quince letras el premio 2021 Artisan & Authenticity Award Winner. El de La list no ha sido el único premio que Celia recibió en los últimos quince días. Junto a la cocinera Rosario Cruz, en Asturias, España, la oaxaqueña obtuvo el premio Guardianas de la Tradición por resguardar los saberes de su entidad dentro de las actividades de FéminAs 2021, I Congreso Internacional de Gastronomía, Mujeres y Medio Rural.De esta cocinera se dice mucho en los círculos gastronómicos, pero fuera de Oaxaca sólo un puñado de comensales la conocen. Es momento de traer a la conversación a esta mujer que además de ser empresaria, cocinera y madre, preside desde 2015 la Asociación de Cocineras tradicionales de Oaxaca. Hace algunos días pude entrevistarla en exclusiva para kiwilimón y esto fue lo que me contó. ¿Qué significa ser una cocinera tradicional reconocida en Europa?Este es un reconocimiento que refleja el trabajo del gran equipo que hacemos en conjunto. Refleja el compromiso que tenemos por dar a conocer los sabores auténticos de Oaxaca a través de los platos. Con ello no sólo estamos promocionando nuestro destino sino también México. ¿Cómo comenzó este sueño que ha trascendido fronteras de todo tipo?Hace 29 años que abrimos Las Quince Letras recuerdo que eran días completos de trabajo. No había descanso. Antes cerrábamos a las 8 pero abríamos a las 7 A.M. Sin embargo, era un sueño cuando los clientes nos decían que estaba delicioso. Tuvimos mucha clientela local desde el principio, pero también turistas porque estamos en el centro. Por tratar de hacer las cosas mejores empecé a hacer investigación. Así podía servir platillos que no sólo eran de la región que a mí me corresponde –yo soy de la región de los Valles Centrales–. Empecé a ir a comunidades a sacar otros platos y desde entonces ha sido un compromiso grande para poder dar a conocer la grandeza de Oaxaca y sus cocineras.¿Qué te llevó a presidir la Asociación de Cocineras tradicionales de Oaxaca?Yo me decía que era importante que más mujeres salieran adelante por medio de la cocina. La cocina da para eso y mucho más. Me di cuenta de que hay muchas mujeres que no estaban siendo visibilizadas y comencé a llevarlas a eventos que a mí me invitaban fuera de Oaxaca. Ellas también se convirtieron en promotoras. Muchas de ellas siguen encantadas con el proyecto, otras han puesto sus restaurantes tradicionales, otras trabajan dando servicio de catering llevando su cocina tradicional a eventos privados. Se han empoderado, se han dado a conocer. Ahora son ponentes de cocina tradicional en universidades, en eventos. ¿En qué consiste tu labor con ellas?Ha sido muy bonito apoyarlas cuando viajamos, apoyarlas en los eventos que tenemos en Oaxaca, asesorarlas de cómo viajar, de cómo tienen que presentarse por primera vez a los encuentros. Siempre les digo que es importante que utilicen sus utensilios de barro, que sus platillos sean autóctonos, que no manejen tanta grasa, que enseñen la autenticidad de nuestra cocina y nuestra gran cultura, que lleven su ropa tradicional. He procurado con las instancias gubernamentales que las apoyen con recursos, el manejo higiénico de alimentos, el tema cultural. Les pido que hablen de nuestra cocina y por eso las invito a que conozcan más: para que cuando la gente les pregunte estén bien informadas. Trato de apoyarlas en cuanto a la no violencia de género. Que ellas identifiquen si están siendo violentadas y traten de evitar ese tipo de violencia dentro de sus familias.Para ti que eres portavoz, ¿qué es lo que hace única a la gastronomía oaxaqueña? Los sabores que tiene. Por ejemplo, cuando ya conoces otras cocinas del mundo, te das cuenta de que nuestros sabores son especiales, autóctonos. Podría decir que es debido a la cultura, a la biodiversidad de Oaxaca. Somos el estado que cuenta con la mayor cantidad de agaves silvestres, el maíz cuyo origen según las últimas investigaciones se dio en la cueva de Guila Naquitz. También la cantidad de quelites; tenemos el mayor número de chiles endémicos. Tenemos una excelente cocina, pero también tenemos una excelente bebida que es el mezcal. Están los moles de cada región, de cada comunidad, de cada pueblo. Yo los gozo todos porque cada casa tiene su sazón, cada familia y cada comunidad. Hay que saber disfrutar y valorar el trabajo de las personas pues no es nada fácil hacerlo, tiene complejidades y muchas técnicas. Hablar de moles en Oaxaca es una variedad infinita.¿Nos podrías compartir una de las recetas tradicionales que sirves en Las Quince Letras?Para un chileatole verde de cinco porciones necesitas 3 elotes, 2 hojas de hierba santa, 1 rollo de cilantro, 1 rollito de epazote, 1 chile jalapeño o serrano, 1 gajo de cebolla, ½ diente de ajo y la punta de una cuchara con mantequilla, aunque si lo queremos, lo podemos hacer sin ella. Comienza partiendo 1 elote en trozos; los otros 2 los desgranamos. Divídelos a la mitad y reserva. En una olla fríe la mantequilla y agrega solo la mitad de 1 elote desgranado. Sofríe. Agrega agua y los trozos de elote. Aparte muele todo junto: las hierbas, el chile (si al momento de cortarlo está muy picante, retírale las semillas; si no pica tanto déjale solo un poquito ellas), la cebolla, el ajo y la otra mitad de granos que reservaste, para espesar. Cuando rompa el hervor en tu olla incorpora todo lo verde que moliste. Sazona con sal y lleva de nuevo a hervir. Saca del fuego y acompáñalo con cuadritos de queso seco o fresco. Decora con epazote. 
El caldero no solo fue uno de los primeros instrumentos que se usaron para cocinar, también se convirtió en un símbolo de magia y transformación en la cultura popular desde la época medieval. Aunque el caldero se relaciona con el mundo de la cocina, también está ligado con la brujería y la hechicería. En la antigüedad, hace miles de años, se utilizaba para cocinar al aire libre, en una época en la que los métodos de cocción estaban muy limitados, por lo que fue un instrumento que revolucionó la cocina en aquel momento. Sin embargo, el caldero también es un instrumento que asociamos con las brujas. En la cultura popular y en las películas de Hollywood estamos acostumbrados a ver escenas en las que se mezclan todo tipo de ingredientes para crear pócimas y venenos, todo dentro de un caldero. Aunque el origen del caldero es más bien utilitario, este se ha convertido en un símbolo de la magia dentro de la cocina, pues mezclar ingredientes siempre resulta en un proceso mágico para crear deliciosos platillos para saciar el hambre.El origen del calderoSegún los expertos, los calderos comenzaron a producirse alrededor del siglo XII, convirtiéndose en un valioso instrumento para cocinar, pero también una que se relacionaba con la hechicería y las brujas. Este instrumento mágico continuó siendo un básico dentro de las cocinas de Europa del norte hasta el siglo XVIII. Cabe mencionar que, en la época medieval, los calderos se encontraban en todas las casas, fueran ricas o pobres, pero con ciertas diferencias. Por un lado, las casas de los ricos, los calderos se encontraban únicamente en la cocina, mientras que, en las casas más pobres, esta olla solía encontrarse en medio de la casa, pues también servía como fuente de calor. Por otro lado, cabe mencionar que, aunque los calderos eran muy comunes y de poco valor económico, estos tenían un importante valor sentimental para las familias, ya que se heredaban de generación en generación.Los calderos y la brujeríaSegún información publicada por la Universidad de Cornell, los calderos se convirtieron en un símbolo de la brujería a finales de la Edad Media, cuando se registraron juicios y ejecuciones contra presuntas brujas. La idea de que las brujas usaban calderos para cocinar letales pócimas se extendió gracias a panfletos, dibujos y libros sobre el tema, mientras que los testimonios en juicios también sirvieron para cimentar la simbología del caldero como instrumento mágico. En aquellos años comenzaron a surgir imágenes de grupos de brujas congregadas alrededor de calderos, las cuales se relacionaban con conjuros malignos para invocar la muerte y controlar los elementos. En el mundo de la literatura, el caldero también comenzó a relacionarse con la magia. El ejemplo más famoso es "Macbeth", una de las obras más famosas de Shakespeare, en donde las brujas se reúnen alrededor de un caldero.Los calderos en la mitologíaDe acuerdo con el Museo Británico, los calderos no solo eran objetos utilitarios, también tenían un importante valor simbólico. Tan era así que arqueólogos han encontrado estos objetos en ríos y pequeñas cuencas lacustres, lugares que se consideraban como sagrados y como portales entre el mundo de los vivos y los muertos. En Irlanda e Inglaterra, expertos también han encontrado calderos en lugares en donde se realizaban importantes rituales. El caldero, ese instrumento mágico que une la gastronomía con la brujería, estuvo presente diferentes culturas y fue parte importante de leyendas y de la mitología de Irlanda, Gales, Grecia y Noruega, entre otros países. Por ejemplo, en la mitología irlandesa, el dios Dagda era dueño de un poderoso caldero que siempre producía abundante comida para los guerreros, curaba a los heridos y revivía a los muertos. Por su parte, en la mitología griega, la hechicera Medea usaba su caldero para revivir a los muertos y rejuvenecer a las personas. Mientras que, en la mitología nórdica, el dios Odín bebió sangre mágica de un caldero para obtener sabiduría y conocimiento. En todas estas culturas, el caldero se convirtió en un medio para obtener sabiduría y vencer la muerte.De olla, sartenes y calderosPara las brujas modernas, el caldero es un símbolo de transformación y abundancia. Mientras que, para los cocineros, preparar alimentos es magia pura. Colocamos todos los ingredientes en ollas y sartenes, versiones modernas de los calderos, y al final obtenemos platillos deliciosos. Las ollas y sartenes se convierten en vehículos para transformar simples ingredientes en mágicos platillos que cautivan nuestros sentidos, así como alguna vez lo hicieron los calderos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD