Esta es la guía correcta para combinar botanas y cerveza para ver la NFL

Por Kiwilimón - Enero 2016
Los juegos de fútbol americano son una de esas cosas que no se disfrutan igual sin una cerveza en la mano. Y como sabemos que te encanta disfrutar al máximo los sabores, te compartimos algunos consejos para maridar la cerveza con algunos alimentos. ¿Lista para un touchdown?

Cerveza de malta

Esta es probablemente la opción más segura que puedes elegir si te preocupa un poco la combinación de los alimentos. El sabor suave y dulce de esta cerveza va bien con casi todo tipo de platillos. https://www.instagram.com/p/BNnf2ePh1pY/ Crédito: chews_and_brews https://www.instagram.com/p/BNSMGKVhgh2/ Crédito: keitzerchac77 Aprende a marinar 5 diferentes tipos de carne para disfrutarla con tu cerveza de malta.

Cerveza con tonos cítricos

Aunque este tipo de cerveza también es muy ligera, debes tener cuidado con los alimentos que elijas, ya que pueden chocar con el sabor ácido de la bebida. Busca platillos llenos de carbohidratos, con granos como base. https://www.instagram.com/p/BNdBOfODv3g/ Crédito: peterbsbrewpub https://www.instagram.com/p/BMckPnGDROq/?tagged=citrusbeer Crédito: cocktailbandits Estos nachos son un excelente acompañante para las cervezas cítricas. ¿Quieres darle un poco más de consistencia a la botana? Agrega elote desgranado.

Cerveza ale clara

Los amantes de la cerveza ale clara adoran su gran cantidad de espuma y sus altos niveles de alcohol y lúpulo, por lo cual es importante buscar alimentos que combinen bien con estas características. La carne de pollo es una gran opción. https://www.instagram.com/p/BNk69jkgj5k/ Crédito: bier_here https://www.instagram.com/p/BNfS2ktBP3y/ Crédito: groundcontrollitchfield No hay día de fútbol americano sin alitas. Encuentra las mejores recetas de alitas de pollo y disfrútalas con tu cerveza clara.

Cerveza ámbar

Si aún no logras decidirte entre las cervezas claras y las oscuras, la cerveza ámbar es tu solución. Busca ingredientes picantes que puedan resaltar los sabores de la cerveza sin ocultar los tonos tostados de la malta. https://www.instagram.com/p/BLnnlkvhFSp/ Crédito: mic2hael https://www.instagram.com/p/BNnFENpBJTw/ Crédito: ievaozo Después de probar estos jalapeños rellenos con queso y tocino o tu cerveza ámbar sabrá aún mejor.

Cerveza oscura

Esta cerveza tiene una textura más cremosa que las otras y un gusto más amargo. Al tener más cuerpo que las lager, por ejemplo, debes buscar platillos que sean ligeros y con sabores suaves, como lácteos o vegetales. https://www.instagram.com/p/BNmiSOmh91_/ Crédito: dodah30000 https://www.instagram.com/p/BNlmfsKjgSn/ Crédito: romankaminbrewing Elige tu stout favorita y acompáñala con este riquísimo queso fundido con jitomate y albahaca. Ahora que ya sabes cómo puedes combinar la cerveza, ¿qué platillo elegirás para el próximo partido de americano?
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Esta temporada está cayendo como cubetada de agua fría, sobre todo con el retorno al semáforo rojo. Las interrogantes son demasiadas: ¿Tendremos Navidad? ¿Cuántos seremos? ¿Cocinamos o pedimos? ¿Cuánto gastaremos? Y mientras dudamos de todo y de todos, hay algo que no podemos perder. Puede que seamos dos en la mesa, pero ¿por qué privarnos también de nuestro pavo con gravy, de nuestros tamales, de aquello que ansiamos probar? Aun con todo, es Navidad. La celebración es la fecha misma como también la comida que se sirve a la mesa y el amor que nos damos. Habremos de convivir con el núcleo más cercano por las próximas semanas sin siquiera sacar la mano por la ventana. La celebración –ésta y la de vivir– no tiene que ver con lo que pasa afuera como con el acto de agradecer y bendecir. Las Navidades son extrañas, no lo niego. Casi siempre tienen algo agridulce –excepto cuando eres niño y todo es jugar con los primos y descubrir qué regalo se esconde bajo la envoltura–. Por ellos, por nosotros: merecemos una Navidad como ninguna otra. Esta vez seremos los elementales y bastará.La comida nos salvará más que nunca. Para ello habremos de cocinar con alegría y ponerle intención a la comida; llenarla de eso que nos deseamos a nosotros y a la familia. Nos reuniremos alrededor de un pavo horneado con amor, de esa pasta por la que esperamos un año entero y que nos sabe a paz. Nos tomaremos un momento para agradecer lo que sí tenemos: la abuelita que aún sonríe en un extremo de la mesa, la ensalada de manzana que este año quedó más rica, la hermosa llegada de Ana a la familia, el olor a pay de manzana que llena la casa.Dicen que la comida no hace milagros –o sí, aunque nadie lo ha documentado– pero es el vínculo más inmediato con la vida. Cenar rico puede hacernos olvidar el miedo. Además, como en las películas, puede ser el inicio de nuestro propio cuento navideño al que probablemente le falten los villancicos, la nieve o la gente, pero le sobre emoción.Y si todavía no están convencidos de que la comida salva les quiero compartir mi propia historia de Navidad, una en la que un plato de bacalao me devolvió la esperanza. Y sí, ya les conté el final.**************El aroma del bacalao siempre me lleva a ese veintidós de diciembre en el que mi mamá y mi tía cocinaban varios platillos a la vez. Mi abuelita llevaba dos semanas grave. Ellas, tan expertas en la cocina, flaqueaban casi imperceptiblemente: a veces se les caían cosas al piso, se les olvidaba poner ingredientes, los intercambiaban. La tristeza no le impediría a la familia Molina celebrar la Noche Vieja.En esa cocina las ollas sobre el fuego eran la única señal de vida. La de barro llevaba horas borboteando. Como cada año, era tan grande que le cabía bacalao para alimentar a más de quince durante la cena y el recalentado y rellenar un bote de yogurt para que cada familia se llevara. De la cazuela emanaba el olor a los ajos fritos en el aceite, el sofrito de jitomate con las cebollas y las aceitunas, al pescado previamente desalado. En otras palabras, olía a Navidad. Mi abuelita mientras tanto estaba en su cuarto. No lo sabíamos, pero le restaban unas pocas horas de vida. Recuerdo que entre la pelada de papas y manzanas me escabullí de mis labores de cortadora oficial para ir a verla. Apenas entré, la vi enderezada. Algo la tenía en alerta y mi corazón lo sintió. Mi abuelita inspiró profundamente y con voz grave desde su cama me dijo: –“Dile a tu mamá que a ese bacalao le hace falta sal”. Confieso que me quise reír. Nunca vi venir esa afirmación y menos en el contexto. Para mí, no hay un momento de más lucidez.Corrí hasta la cocina, llegué al bacalao. Tomé una cucharada y ¡rayos!, efectivamente le hacía falta sabor. Tomé un par de puñitos de sal y los fui integrando hasta sentir que estaba en su punto. Noté que el olor cambió. Ella lo sabía: conocía a la perfección a qué debe oler un bacalao hecho para sacar suspiros.Esa tarde mi abuela se devoró una torta de bacalao. Fue lo último que pidió. El veinticuatro pasamos la Navidad como pudimos, ya sin ella. A penas en el recalentado me entraron ganas de volver a probar el guiso. A la primera mordida conecté con la esperanza, con el legado de mi abuelita, con eso que resultó ser mi última experiencia con ella. En ese momento tuve una revelación: quería que la cocina y la comida se convirtieran en mi vínculo con la vida y con mis ancestras. A los pocos meses dejé mi trabajo y diez años después, me dedico plenamente a la comida. La comida del corazón salva, cura, da esperanza. Y eso es justo lo que deseo para ustedes: que haga su magia en sus mesas, en su noche, en sus días. ¡Feliz Navidad!
Si en estos días de quedarte en casa uno de tus planes fue plantar algún vegetal o fruta, no fuiste el único, pues también en la estación espacial internacional se dieron a la tarea de hacer crecer su propia comida y en específico, este mes obtuvieron sus primeros rábanos.Pero los rábanos no son lo único que se ha cosechado en el espacio, pues de acuerdo con una hoja de datos de la NASA, ya se han completado 11 experimentos de cultivo de verduras para el consumo humano como parte de un programa. La primera cosecha se hizo 2015 y fue una lechuga romana roja y antes de los rábanos, en 2019, se cosechó mostaza Mizuna.La NASA eligió los rábanos este año porque maduran en menos de un mes y tienen una “formación de bulbo sensible” que permite el análisis de los efectos del CO2, y la adquisición y distribución de minerales. Nicole Dufour, responsable del programa, contó que cosechar una variedad de cultivos les “ayuda a determinar qué plantas prosperan en microgravedad y ofrecen la mejor variedad y el mejor equilibrio nutricional para los astronautas en misiones de larga duración”.Fue la astronauta Kate Rubins quien cortó los rábanos este lunes 7 de diciembre y en el canal de YouTube de la NASA se puede ver en 10 segundos los 27 días de crecimiento en el Advanced Plant Habitat (APH), dentro de la Estación Espacial Internacional.Además, estos rábanos espaciales no serán los únicos, pues la NASA dice que se plantará y cosechará una segunda ronda de este vegetal antes de que mandar ambas tandas a la Tierra, para compararlos con un tercer conjunto de "rábanos de control", pero cultivados en tierra firme.Lo que se espera de estos cultivos en el espacio es que ayuden a la NASA a lograr su “exploración sostenible” de la Luna para el final de la década, y así poder alcanzar mayores extensiones del espacio desde allí. A continuación puedes ver cómo crecen los rábanos en el espacio y si después de leer esto se te antojaron, también te dejamos unas recetas para comerlos.Snack con rábano y pepinosBotana de rábanos
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD