7 mitos de la comida mexicana
Fiestas Patrias

7 mitos de la comida mexicana

Por Kiwilimón - Marzo 2014
Nuestra gastronomía es vasta y amplia, pero muchas personas de otros países tienen impresiones erróneas de lo que aquí se consume. Estas son algunas de esas falsas creencia. Te presentamos 7 mitos de la comida mexicana.  

De una encuesta hecha a miles de personas, no mexicanas, se sacaron las respuestas absurdas que más aparecieron. Este es el top 7 de mitos sobre nuestra deliciosa comida nacional.

Toda la comida es picante

Sabemos que esto es mentira, la gastronomía mexicana tiene un abanico de sabores donde sí hay picante pero también dulce, amargo, salado, etc.  

 Sólo hay un tipo de mole (el que tiene chocolate)

Error garrafal, hay cientos de moles y se hacen de punta a punta. En Oaxaca nada más hay 7 tipos reconocidos.  

La chía, los tomates y la vainilla no son mexicanos

Claro que lo son, cada uno de estos ingredientes es una exportación mexicana, o al menos lo fueron al principio.  

Los mexicanos somos muy “postreros”

Puede que en la actualidad nos hayamos convertido en un pueblo que gusta del dulce pero la realidad es que en México se consumía poca azúcar hasta la llegada de los españoles. Aún el cacao se apreciaba más por su frescura y tonos amargos que por su dulzura.  

El guacamole original lleva ajo y limón

En gustos se rompen géneros pero la realidad es que la receta verídica del guacamole sólo lleva aguacate, cebolla, tomate verde, cilantro, chile serrano y sal.  

La gastronomía mexicana usa mucha carne

Falso, si uno ve lo que se come a través del país se puede encontrar que la mayoría de las preparaciones son vegetarianas, de unos humildes tacos con frijol a unos papadzules yucatecos.  

La comida mexicana es grasosa y engorda

Como en todo el mundo hay platillos que engordan, pero todo se trata de preparación. Pero la verdad es que la comida mexicana real, la que se basa en maíz, frijol y chile de hecho es bastante saludable. Nuestras preparaciones tradicionales como el mole, las rajas, el picadillo y demás clásicos son perfectamente nutricionales.  

Recetas Mexicanas

 

 Cazuelitas de Rajas Poblanas

 

 Mole Rojo de Rancho

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si hay algo que caracteriza a los mexicanos es la fiesta. Los mexicanos somos conocidos en el mundo entero por las grandes fiestas que hacemos y si se trata de las fiestas patrias, todo se potencializa.Tequila, pambazos, pozole, mariachis, todo suena increíble hasta que lo tenemos que pagar, ¿cierto? En este tipo de ambiente es muy fácil dejarse llevar y gastarse la quincena entera por seguir la fiesta. ¿En qué gastan los mexicanos? La mayoría del presupuesto se destina a alimentos, luego, a bebidas alcohólicas y, en tercer lugar, a decoración. Pero para que no tengas que estar padeciendo el resto de la quincena, te dejamos estos tips para que festejes la Independencia de México de una manera responsable:Revisa tus finanzas y planea tu festejo de acuerdo con tu presupuesto. Lo mejor que puedes hacer es no dejarte llevar por la euforia de las fiestas y planear un festejo de acuerdo con tu presupuesto. Recuerda que es mejor un festejo pequeño que estar lamentándose después. Apégate a tu presupuesto. Una vez que hiciste un presupuesto, respétalo. Es normal que te quiera ganar la emoción, pero una vez que hiciste tus planes, es necesario que respetes lo determinado. Realiza tus compras con anticipación. Es normal que en estas épocas las tiendas suban los precios, por lo que si vas a comprar comida, bebidas o decoración, será mejor que lo compres antes y evites las compras de última hora. Compra en mercados. Si se trata de ahorrar y apoyar el comercio local, los mercados son la opción, sobre todo en esta época de fiestas patrias puedes encontrar productos de gran calidad y al mejor precio. No lleves dinero extra. Este punto va muy de la mano al de apegarte a tu presupuesto, y esta es una forma de limitarte a gastar sólo aquello que habías planeado. Evita gastos innecesarios. Antes de gastar una parte de tu presupuesto en decoraciones y props para la fiesta, piensa si realmente lo necesitas; quizá puedas ahorrar dinero en ese aspecto. Arma la vaquita. Lo mejor que puedes hacer en las fiestas patrias es compartir los gastos con tu familia y amigos, ya sea que vayan a un restaurante o bar y dividan la cuenta o si es un festejo en casa, cada quien lleve algún platillo. Además de la convivencia, todos saldrán ganando y sin gastar de más.  No uses tarjetas de crédito. No gastes lo que no tienes. Es importante que sepas que las tarjetas deben usar usadas con responsabilidad. No te dejes llevar y es mejor usar dinero físico para tener un mayor control de gastos. Elige festejos caseros. Como ya lo mencionamos puntos arriba, si optas por una fiesta en casa el gasto será mucho menor que en un lugar público, además puedes organizarte con tus amigos, familiares o vecinos para que cada quién se encargue de algo. Evita los gastos hormiga. Si ya hiciste un gasto importante durante el festejo en la primera quincena es mejor que te administres el resto del mes, trata de preparar tus comidas en casa, no gastes en café, levántate temprano para que no tengas que gastar en taxis o servicios de auto privado.Ahora que ya sabes estos consejos, lo único que queda es disfrutar responsablemente y ¡Viva México! Te recomendamos esta recetas para llevar a la noche mexicana:Tinga de PolloPozole BlancoVasitos de Gelatina con Crema
Pareciera imposible dejar de usar bolsas de plástico, porque nos las ofrecen en todos lados. Sin embargo, también vemos muchísimas imágenes devastadoras de montañas de bolsas de plástico que están contaminando a la tierra y a los océanos. Por lo que hacer conciencia y aplicar pequeños cambios en nuestros hábitos es necesario y pueden tener buenos resultados.De hecho, en muchos países, las bolsas de plástico están prohibidas. También existen algunas iniciativas que proponen usar materiales que se degraden más pronto que los plásticos tradicionales, o incluso se cobra algún impuesto si quieres usar bolsas. Aun así, no es suficiente y no sucede en todo el mundo.Te recomendamos Cómo desperdiciar menos comida cuando tienes niños pequeñosAdemás, existen otros plásticos de un solo uso como popotes, cubiertos y platos, a los cuales también se ha extendido la prohibición. Pero lo que complica la situación es que a pesar de que el polietileno con el que están hechas las bolsas es fácilmente reciclable, no se hace porque es difícil separarlo del resto de la basura.Considerando todo esto, la mejor solución es evitarlo. Primero hay que empezar por las compras. Hay muchas bolsas de tela muy atractivas que puedes llevar al supermercado o mercado para empacar tus productos.Si no las llevas, solicita que te den cajas, siempre les sobran en las tiendas grandes. Piensa también que no sólo en los supermercados nos dan bolsas, y mejor carga bolsas de tela siempre a la mano para todo lo que compres, o inclusive si compras comida para llevar en un restaurante.Para las frutas y verduras, puedes conseguir bolsas pequeñas de tela abierta, como malla o velo. Recuerda lavarlas de vez en cuando para evitar contaminaciones. Una bolsa de plástico tradicional puede tardar cientos de años en degradarse completamente. Y si además compras jugos en botellas de plástico, imagínate cuánto de este material consumes en una sola semana.Te recomendamos: ¿Cómo calcular las porciones para hacer el súper?Poco a poco, tiendas donde venden productos a granel tanto de limpieza como alimentos están abriendo. Lleva tus propios contenedores y reúsalos.Usa bolsas de papel o recipientes para los sándwiches del lunch. No es necesario empacarlos en bolsas. Procura usar recipientes de vidrio o acero inoxidable ya que duran mucho más tiempo y cuando ya no te sirvan, contaminan menos.Y si ya tienes las bolsas, reúsalas la mayor cantidad de veces posible, ya sea para las compras, o para forrar basureros. Convierte el tema en un proyecto familiar: organiza un reto de quién puede pasar más tiempo sin usar una bolsa de plástico, involucra a tus hijos e invítalos a sugerir ideas para reducir su uso. Recuerda que la mejor enseñanza es el ejemplo.
No hay amor más sincero que el que uno le puede tener a la comida y este es aún mayor si se trata de tacos al pastor. Aunque pueda parecernos algo casi obvio, los tacos al pastor son oficialmente el mejor platillo del mundo, según Taste Atlas, la plataforma en la que puedes descubrir ingredientes, platillos locales y restaurantes auténticos alrededor del mundo, que además te permite calificarlos.Con un puntaje de 4.5 de 5, el poema hecho comida llamado tacos al pastor le ganó a otras comidas deliciosas (pero no tanto como nuestros taquitos), como la pizza italiana, el sushi japonés, o el fish and chips inglés, y hasta otros platillos mexicanos, como las enchiladas.Así que, a pesar de que no necesitamos de razones para saber que los tacos al pastor son lo mejor del mundo, decidimos darte algunas más para que puedas contarle a tus amigos que no siguen a este pastor.1. Su origen es mexicanoSí, los taquitos al pastor son 100% orgullo mexicano, pues aunque su origen se encuentra en el shawarma libanés, las modificaciones que se le han hecho para derivar en el taco actual, como cambiar la carne de cordero por carne de cerdo, el remplazo del pan árabe por tortilla y, obvio, la añadidura de chile y achiote, lo han hecho un platillo con el sello “Hecho en México”.2. Su nombre característico y peculiarEn México, hay tacos con nombres definitivamente geniales y peculiares, y los de pastor son uno de ellos. Se dice que se llaman así porque antes la carne era de cordero y esos animalitos se pastorean, pero también son conocidos como “de adobada” o “de trompo”.3. El pastor se puede comer en tortaUna torta de pastor es tan gloriosa como los tacos, pero más llenadora. Además, si lleva quesito, es como ponerle alas a un ángel.4. Y también con tortillas de harinaY entonces, con queso y servido en tortilla de harina, se convierte en una gringa, para aquellos que no tienen suficiente de la tortilla pequeñita en la que suelen ir.5. La piña le va bienA diferencia del debate de la pizza y la piña, los tacos al pastor tienen una buena razón para llevar piña: no sólo combina bien con los jugos cítricos del adobo que llevan, sino que además funciona como ablandador natural de carnes.6. Todos tenemos nuestra taquería con los mejores tacos al pastorSon el mejor platillo del mundo, pero definitivamente, todos tenemos nuestro lugar predilecto para comer los mejores tacos al pastor. Entre los lugares más populares según medios expertos en México, se encuentran El Vilsito, El Huequito, Juan Bisteces, los Tacos Manolo o los Orinoco.No importa dónde ni cuándo, siempre es buen momento para unos taquitos al pastor.Si quieres hacerlos en casa, puedes probar con estas recetas:Tacos al Pastor MexicanosTacos de Atún al PastorTrompo al PastorTacos de Huachinango al Pastor
No es ningún secreto que una buena salsa puede transformar una preparación común en una extraordinaria creación culinaria. Y es que la elección correcta de ingredientes puede integrar texturas e intensificar al máximo las mezclas de sabores. Lo bueno es que solo basta con saber preparar ocho tipos diferentes de salsas para poder cocinar todo tipo de platillos. Estas son las salsas que debes aprender a preparar: Bechamel: esta cremosa salsa es una de las protagonistas de platillos tan famosos como los macarrones con queso o la lasaña. Para cocinarla solo tienes que mezclar “roux” (básicamente algún tipo de grasa con harina) con leche o algún otro lácteo. Su sabor es muy neutro, por lo que suele ir acompañada de ingredientes más fuertes.Tomate: un buen plato de pasta siempre debe estar bañado con una deliciosa salsa de tomate casera. El secreto de esta tradicional salsa no está precisamente en sus ingredientes (los cuales son bastante básicos: tomates, cebollas, ajo y aceite de oliva), sino en el tiempo de cocción. Tienes que dejarla a fuego medio por un largo periodo para que se reduzca lentamente hasta tener una consistencia más espesa. Holandesa: si nunca has probado esta exquisita salsa, hay una manera muy simple de describirla. La salsa holandesa es la versión gourmet de la mayonesa que usas para preparar tus sándwiches. Para prepararla solo tienes que mezclar yema de huevo con mantequilla y jugo de limón. Debido a que los huevos no entran precisamente en un proceso de cocción es muy importante que tengas cuidado al momento de conservarla.Velouté: la salsa que te ayudará a sacarle provecho hasta al caldo de tus preparaciones se llama velouté (o terciopelo, en español). Aunque su nombre suene muy sofisticado, su preparación es muy sencilla. Lo único que debes hacer es combinar mantequilla, aceite o la grasa que tú elijas con un poco de harina y el caldo de la carne, pescado o pollo que hayas cocinado. Española: otra salsa clásica es la “espagnole”. Esta salsa es de un tono café tostado y se hace mezclando zanahorias, apio y cebolla  con caldo de carne. Algunas personas añaden especias, como hojas de laurel, e incluso una copita de jerez. Barbecue: la reina de las salsas en las carnes asadas es, sin duda, la barbecue. Usualmente se usa para bañar alitas o costillas, pero en realidad puede usarse en una gran variedad de platillos. Si no tienes ni idea de cómo prepararla, aquí te decimos paso a paso cómo puedes hacer una salsa barbecue casera.Agridulce: este tipo de salsa es típica de la cocina oriental. Por lo general se prepara con un ingrediente dulce, que puede ser miel o jugo de naranja, y otros elementos salados, e incluso picantes. El jengibre, el chile rojo y la salsa de soya también son elementos comunes en estas salsas. Picante: por supuesto que no podíamos terminar esta lista sin hablar de las salsas picantes. Aunque esta variedad de salsas requiere un artículo completo para explicar todas las opciones que hay, podemos englobarlas en verdes, rojas, crudas y cocidas. Si sabes preparar una salsa verde con tomatillo o una roja, ya estás del otro lado.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD