Nuestras mejores recetas de pan de muerto
Halloween y Día de Muertos

Nuestras mejores recetas de pan de muerto

Por Kiwilimón - October 2015
Estamos a menos de un mes de que llegue uno de los días mas festejados, y folklóricos, del calendario mexicano. El día de muertos llega con mucho colores, tradiciones y ofrendas, y una de las más habituales es partir el pan de muerto en familia y acompañado de un rico chocolate caliente. Hoy te dejamos diferentes versiones de este rico pan azucarado para que escojas tu preferida. Tradicional pan de muerto Esponjoso, azucarado y con una corteza doradita, este es el pan de muerto que conoces y amas. La receta tarda un par de horas en completarse pues toma su tiempo y cariño lograr esa textura del pan de muerte que quieres darle a tu familia, pero lo bueno es que lo puedes hacer con anticipación y simplemente sacarlo el 2 de noviembre. Recuerda que esta receta también aplica para otro tipo de pan dulce para el resto del año.   Pan de muerto de naranja Si te gusta la receta tradicional pero estás buscando cambiar las cosas un poco este año entonces te recomendamos mucho esta nueva preparación. Es muy diferente a las que has visto por ahí pues lleva un betún de queso crema e incluso se decora con calaveritas de azúcar. Puede que no sea la manera tradicional, pero te aseguramos que voltearás cabezas con este pan de muerto tan diferente. Pan de muerto de yema Esta es una versión más rústica del pan de muerto. Incluso podría hasta parecer pan de pueblo para el desayuno pues no tiene tanta azúcar y su apariencia es mucho más crocante y bronceada. Para un postre de 2 de noviembre un poco más sano y no tan dulce esta es una alternativa que te recomendamos mucho e incluso la puedes decorar con pequeños dibujos como te muestra la receta. Pan de muerto oaxaqueño El pan de muerto oaxaqueño, así como el de yema es más rústico, de hecho hasta se deja de espolvorear con azúcar para cambiarla por ajonjolí, lo de que le da otro sabor muy diferente. Aunque sigue siendo un pan dulce tiene un sabor un poco más salado y es más complejo cuando lo mezclas con chocolate caliente o un delicioso café de olla que le va muy  bien. Pan de muertos Y terminamos con otra receta típica, el clásico pan azucarado que tanto nos gusta. Esta receta se diferencia de la primera que te ofrecimos porque es bastante más compleja, usa casi el doble de ingredientes y tarda casi tres horas en estar listo. Si aquella receta fue más “express”, digamos que este es un pan más complejo y trabajoso, pero si tienes el tiempo, el resultado es completamente delicioso, un pan digno de tu familia tan esponjoso por dentro que no te lo creerás.  
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Durante esta pandemia, el uso del cubrebocas se traduce en empatía hacia los demás, pues al portarlo no sólo vemos por nuestra salud, sino también por la de las personas que nos rodean.No obstante, muchos creen que no sirve de nada o, peor aún, otros tantos no creen que el coronavirus covid-19 sea real. Esto sucede no sólo en México, sino también en Estados Unidos y otras partes del mundo.Ante una falta tan grave e importante, nada mejor que combatirlo con ciencia, por lo que el científico más genial de la tele decidió comprobar su eficacia, con un video en Tik Tok que ya se ha vuelto viral.Ya existe un cubrebocas transparente y autosanitizante, conoce todo sobre él aquí.Con ejemplos sencillos para que todos entendamos, Bill Nye, el científico, demostró con una vela, una bufanda y un cubrebocas que usarlo sí ayuda a prevenir la propagación del nuevo coronavirus.Para demostrar cómo los cubrebocas “evitan que las partículas de mi sistema respiratorio entren en el aire y luego entren en tu sistema respiratorio”, Nye explica que lo que hacen los también llamados barbijos es bloquear el movimiento del aire.Una bufanda, por ejemplo, está diseñada para bloquear el movimiento del aire alrededor de la garganta para mantener el cuerpo caliente, pero una bufanda no es particularmente efectiva para bloquear las partículas respiratorias y el científico lo comprobó apagando fácilmente una vela encendida mientras sostenía una sobre su boca. Nye prueba después un cubrebocas de tela casero, hecho con dos capas de tela y con un limpiapipas alrededor del puente de la nariz. “Bloquea el movimiento del aire de manera muy efectiva”, dice el científico luego de intentar apagar la vela repetidamente mientras lo lleva sobre su boca y nariz. “Si usas uno de estos, te estás protegiendo a ti mismo y a quienes te rodean”.Finalmente, hace la misma prueba con la vela, pero usando una mascarilla N95 y la llama ni siquiera titila.Bill Nye concluye con algo muy sencillo: Sí, usar un cubrebocas te protege a ti, “pero la razón principal por la que queremos que uses uno es para protegerme yo de ti, y de las partículas de tu sistema respiratorio que pueden entrar en mi sistema respiratorio”, dice muy seriamente.Como el científico dice, este es un tema de vida o muerte, literalmente, así que cuando salgas a la calle y estés en lugares públicos, por favor, ¡usa un cubrebocas!
Si extrañas la comida callejera, no te puedes perder la nueva serie de Netflix que, a pocos días de su estreno, se ha convertido en el nuevo éxito de la cuarentena. Se trata de Street Food: Latinoamérica, una inspiradora docuserie que atraviesa 6 países y nos muestra de cerca lo mejor de las ciudades, su cultura y, por supuesto, la comida. Street Food: Latinoamérica, basada en el programa original The Chef’s Table, consta de seis capítulos de media hora en los que aborda los secretos culinarios mejor guardados de cada país protagonista. Esta serie presenta un viaje maravilloso que va desde Buenos Aires, Argentina y pasa por Salvador, Brasil; Oaxaca, México; Lima, Perú; Bogotá, Colombia y llega hasta La Paz, Bolivia. ¿Por qué tienes que ver Street Food Latinoamérica? Con tantas nuevas restricciones de viaje, esta serie de comida callejera es una excelente opción para transportarte a otros lugares y conocer la mágica esencia y el exquisito sazón de sus platos típicos que los vuelve tan impresionantes. Los productores David Gelb y Brian McGinn muestran una mirada íntima a los mejores platillos latinos que podemos encontrar en los puestos de comida, pero más allá de eso, captan con una sensibilidad bastante humana la historia de quien se encarga de preparar tan sabrosos alimentos con un personaje icónico de las ciudades como eje principal, acompañado de la breve historia de otros cocineros que también son leyenda. Así como en Brasil doña Suzana se encarga de cocinar la mejor moqueca en el restaurante que le ayudó a abrir su comunidad tras una vida difícil llena de decepciones, en México, la señora Valentina se encargó de crear unas singulares memelas con salsa de chile morita tan fuerte como su voluntad de sacar adelante a su hija siendo mamá soltera; como la de estas 2 increíbles mujeres, conocerás 4 historias más que te llenarán de antojo y profundas emociones. La tlayuda oaxaqueña vs el ceviche peruanoNetflix se ha encargado de llegar al corazón (y al estómago) de todos sus espectadores con Street Food: Latinoamérica y así lo demostró el 23 de julio con una divertida dinámica a través de redes sociales, donde convocó a las personas a votar por su comida callejera favorita en el Campeonato Street Food Latinoamérica. En dicho enfrentamiento, el choripán de Argentina, el acarajé de Brasil, el ajiaco de Colombia y el relleno de papa de Bolivia fueron relegados por los dos poderosos finalistas, la tlayuda de México y el ceviche de Perú. La votación estuvo tan reñida que hasta Christopher Landau, el embajador de Estados Unidos en México, la Secretaría de Cultura y la SEP pidieron a los ciudadanos que votaran por el platillo oaxaqueño, que al final salió victorioso. Street Food: Latinoamérica es una fiesta de sabores, historias y emociones que puedes percibir a través de la pantalla, así que no te la puedes perder y si tu antojo por comida callejera es incontrolable, aquí puedes encontrar algunas recetas fáciles de preparar.
Cuando te comes un mango con chile o tomas un vaso de agua de mango, ¿te has preguntado qué es lo que lo hace tan delicioso? Pues resulta que hay una gran variedad de mangos que se utilizan para diferentes platillos; dependiendo de qué tipo de mango se trate, existe un uso específico para explotar mejor su sabor. ¡Conoce los mangos más consumidos en México y para qué puedes usarlos! El mango es una fruta tropical que proviene de Asia, pero llegó para quedarse en México a través de la conquista española. Desde entonces, además de convertirse en parte importante de la gastronomía mexicana, también se volvió en una de las frutas favoritas de las personas, ¿tú qué tipo de mango prefieres? Mango manila Existen más de mil especies de mangos en el mundo y sin duda el mango manila es uno de los favoritos. Esto se debe principalmente a su sabor dulce y poca fibra en pulpa, que además es tierna y suave. El mango manila es ideal para preparar postres, hacer agua y si lo compras verde, su sabor acidito puede servirte para los ceviches de pescado. Mango Kent Si buscas un mango de pulpa suave y poca fibra, el mango kent es el ideal. Este mango lleno de sabor y jugo, es el ingrediente perfecto para preparar ensaladas o comer con yoghurt y granola. Su forma es más redonda que los primeros y su cáscara puede variar entre el verde oscuro y tintes de rojo intenso.Mango ataúlfo El mango ataúlfo es de los mangos más suaves y cremosos que las personas disfrutan de comer en rebanadas. Su forma es pequeña y ovalada pero un tanto puntiaguda y a diferencia del manila, éste si tiene consistencia fibrosa. Este tipo de mangos son los que usualmente venden con chile y limón en las esquinas.  Mango Tommy Atkins En este mango predomina el color rojo oscuro sobre su cáscara, pero su sabor no es tan dule ni intenso; tiene bastante fibra y esto provoca que su pulpa sea más tenue. El mango Tommy Atkins soporta más la manipulación y tiene alta resistencia a los golpes, por ello que tenga una vida más larga que el resto de los mangos en la tiendita. Este mango es ideal para preparar adobos o salsas para pescado, pollo y carnes. Mango Champagne El mango champagne suele confundirse con el mango manila porque su forma y color son muy parecidos, sólo que éste tiene la piel más gruesa y sabor no es tan dulce, por lo que es perfecto para platillos salados y conservas, siempre y cuando esté bien maduro. ¿Habías probado todos estos tipos de mangos? ¿Cuál es tu favorito y para qué lo utilizas comúnmente?
Existe un ritual que, frente al comal, se vuelve entrañable: poner una tortilla caliente sobre la palma de la mano y con los dedos de la otra, enrollarla lo más apretadita posible. Mejor si en el interior hay una pizca sal. ¿Salsa martajada? Oh sí, por favor. Pero este ritual sólo es posible si la tortilla es lo suficientemente flexible para no romperse. Saber reconocer una tortilla auténtica, además de ser un hábito 100% saludable, es la forma más rica de experimentarlas. Según los mayas, el maíz es la piedra angular de nuestro origen y según los aztecas, es la muestra del amor que sentía Quetzalcóatl por su gente, quien para conseguir una semilla dorada se adentró en las montañas convirtiéndose en hormiga. De esa semilla surgió la tortilla, símbolo de identidad y cultura nacional. En el sentido más práctico, no hay plato, servilleta o cuchara más precisa para atajar un guisado. Tampoco una de mejor sabor. Todos creemos conocerla íntimamente, pero siendo sinceros, ¿hace cuánto elaboraron su última tortilla? ¿Hace dos meses? ¿Hace un año? ¿Nunca? Cuando conocí a Rafael Mier, director de la Fundación Tortilla de Maíz Mexicana yo no entendía por qué había que divulgar el tema de la buena tortilla y aprender a diferenciar una tortilla auténtica de otras. ¿Todas las tortillas de tortillerías son auténticas? ¿O no? La tortilla es el lienzo favorito del plato nacional: los tacos. Y aunque en las mesas nunca falta, Rafael me hizo entender que la verdadera tortilla escasea, sobre todo en las grandes ciudades. No sólo eso. Pocos conocen cuál es el proceso detrás de su elaboración y cuáles son sus ingredientes originales. Por suerte ya existe una regulación en el mercado para que las tortillerías describan los ingredientes que utilizan. No, no sólo es maíz. Algunas veces la masa está mezclada con harina de trigo. A la tortilla tradicional hay que diferenciarla del resto. Ella proviene de maíces mexicanos, algunos en peligro de extinción. El tema es que algunos agricultores han preferido sembrar otros cultivos o utilizar maíces más resistentes a las plagas. Transgénicos, pues. En el proceso tradicional, los maíces que fueron cosechados según la temporada se dejan secar naturalmente y se les desgrana con la ayuda de un olotero. A continuación, se someten al proceso de la nixtamalización en el que los granos de maíz se pulen como diamante en bruto para hacerlos más digeribles en el organismo, para maximizar su aporte nutricional: aumentar su contenido de calcio, de proteínas, de antioxidantes.La tortilla verdadera –la saludable, la auténtica– está nixtamalizada. Para lograrlo hay que diluir cal en agua, cocer los granos en la mezcla, dejarlos remojar durante la noche y al día siguiente, enjuagar hasta que el agua salga clara. De ahí se obtiene el precioso nixtamal que se lleva al molino o al metate. El resultado es una masa húmeda y deliciosa, lista para palmear tortillas, tlacoyos, sopes, o (ponga usted su preparación favorita de maíz). Cuando inflan en el comal o en la plancha de las tortillerías, el augurio de una buena comida es evidente. El proceso es cultura pura. Pero por inverosímil que parezca, en la mayoría de las escuelas de gastronomía este ritual no se enseña. No hay duda de que, para reconocer una buena tortilla, también hay que amistarnos con el lenguaje, con su saber. Rafael aconseja consumir aquellas que no son industrializadas, es decir, que no contienen ingredientes adicionales a los tradicionales (maíz, agua y cal o ceniza). “Como consumidores tenemos derecho a conocer todos los ingredientes de nuestra tortilla por ello, es importante exigir su correcta declaración”, afirma. También dice que las tortillas de colores sí son tradicionales. Su color proviene de maíces con tonalidades como del arcoíris. Pero cuidado. Existen comerciantes que utilizan colorantes imitando los colores del maíz azul o verde. Un tip para diferenciar al gato de la liebre es aplicar un agente ácido –como el jugo de limón–. “Si al aplicar el limón, la tortilla se torna violeta o rosa, se trata de tortilla de maíz azul real; si se torna grisácea o no cambia de color, se trata de una tortilla pintada con colorante artificial”. Otro consejo es fijarse en la flexibilidad de la tortilla. Si se rompe o se entiesa apenas la pones sobre el comal, puede que estés frente a una tortilla falsa. Estos y otros consejos los puedes encontrar en el blog recién inaugurado de la fundación. La buena tortilla merece diferenciarse de las otras. Pregunta en tu tortillería si las que ofrecen están nixtamalizadas y si provienen cien por ciento del maíz nacional. Su aroma, anticipación de un banquete digno de dioses, y su sabor no deben tomarse por sentado. Y mientras aprendemos a nixtamalizar juntos, te dejo algunas recetas que puedes preparar en su honor: Tacos de lenguaTacos de mixioteTacos de costilla
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD