12 propósitos para el 2017 que sabes que NO vas a cumplir
Navidad

12 propósitos para el 2017 que sabes que NO vas a cumplir

Por Kiwilimón - Diciembre 2016
Difícil de creer, pero ¡ya es diciembre otra vez! Sin duda, el tiempo vuela y, con él, muchas de nuestras metas y pensamientos más positivos. Pero antes de entrar en la evaluación al cierre del año, reflexionemos sobre la evolución  natural de nuestros propósitos. Parece que, casi por arte de magia, el 31 de diciembre a las 11:59 de la noche, surgen en nuestra cabeza las ideas más optimistas y la aparente motivación de acero que nos hará cumplir cada uno de nuestros objetivos. (Por supuesto, el próximo año me levantaré a las 5 de la mañana todos los días para hacer ejercicio). via GIPHY Sin embargo, la emoción y el entusiasmo de los primeros meses del año, poco a poco se va diluyendo. Más o menos, por la llegada de la primavera, nuestras expectativas ya son un poco más realistas en cuanto al alcance de los propósitos. (Bueno, tal vez no me levante todos los días a las 5, pero sí me voy a ir a caminar por lo menos tres veces a la semana). via GIPHY Para cuando llegamos al verano, nuestra lista de propósitos pasó a ser ya más una lista de justificaciones y pretextos absurdos. Digamos que es el encuentro con la realidad. (En el último mes, he ido a caminar ocho veces y la verdad no veo ni siento ninguna mejoría. Como que no me sirve de nada. Además, ni tengo tiempo para esto). via GIPHY La etapa más oscura del año se presenta durante el otoño. No sé si sea el clima o el inicio de la cadena de festividades, pero para estas fechas ya nada de lo que nos propusimos nos emociona; al contrario, pensar en la lista de objetivos del año nos agobia. (Sí, lo he intentado, pero la verdad, es muy complicado combinar el ejercicio con mi estilo de vida. No sé cómo le hacen las personas que se la pasan en el gimnasio). via GIPHY Y, finalmente, nos encontramos otra vez a final de año con un replanteamiento de los propósitos y, sobre todo, con una actitud de resignación. (Este año se me complicaron las cosas, pero el siguiente, ahora sí voy a levantarme temprano para hacer ejercicio). via GIPHY ¿Te suena familiar? Si ya has vivido algo similar, temo decirte que seguramente seguirás reproduciendo este círculo vicioso año con año, porque admitámoslo: hay algunos propósitos que nunca vas a cumplir.
  1. Hacer ejercicio. Mejor ahórrate la membresía anual del gimnasio e invierte tu dinero en otra cosa.
  2. Correr un maratón. Si no puedes ni correr para alcanzar el elevador, ¿crees que podrás correr 42 km?
  3. Dejar el trabajo que odias. Sí, es muy triste, pero las deudas no se pagan solas.
  4. Beber menos alcohol. Los fines de semana simplemente dejarían de tener sentido sin un clericot.
  5. Dejar la comida rápida. Esto parece absurdo, incluso en enero. Mejor ni le busques.
  6. Levantarme más temprano. Sin comentarios…
  7. Usar menos el elevador y más las escaleras. Veamos qué te parece esta idea cuando no cumplas con el propósito anterior y tengas que luchar contra el reloj checador.
  8. Gastar menos en cosas que no necesito. El problema aquí es que al momento de la compra, todo parece ser necesario.
  9. Criticar menos a las personas. Aquí, evidentemente, no es culpa tuya, sino la de los otros.
  10. Ser más tolerante. Definitivamente, esto lo superarás el primer día del año que te veas atorada en el tráfico o transporte público en hora pico.
  11. Desvelarme menos. Esto es probable que lo cumplas, por lo menos hasta que estrenen la siguiente temporada de tu serie favorita.
  12. Limpiar un poco la casa todos los días. Aunque la idea de dividir las responsabilidades en pequeñas tareas es atractiva, la realidad es que terminarás acumulando torres de trastes y ropa sucia como siempre.
Este año, no te esperes al 31 de diciembre para plantearte nuevos propósitos. Piensa cuáles son las áreas de oportunidad en tu vida y cómo te gustaría mejorarlas. Si vienes arrastrando una lista de propósitos no cumplidos desde hace tiempo, reflexiona sobre cuál puede ser la razón por la que no puedas realizarlos. Recuerda que es importante fijarte metas realistas y acordes con tu estilo de vida. via GIPHY Para que el propósito de comer más saludablemente sí lo cumplas, aquí te dejamos unas recetas que te ayudarán todo el año:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La comida venezolana es una fiesta de sabores exóticos, diversas especias e ingredientes deliciosos, resultado de la influencia cultural entre África Occidental, las primeras poblaciones de América y algunos países europeos como Italia, España y Francia. Por eso tienes que conocer estos 7 platillos típicos de la gastronomía de Venezuela. Arepa Las arepas son un antojito clásico en Venezuela y se tratan de unas tortitas con masa de harina de maíz que se pueden rellenar desde cualquier tipo de carne y embutidos hasta frijoles, queso o aguacate. ¡Son deliciosas! Pabellón criollo El pabellón criollo es el plato nacional de Venezuela y es un guisado con carne de res picante desmenuzada sobre arroz caliente, acompañada de frijoles negros. También puede llevar huevos fritos y rebanadas de plátano frito. Tequeños Los tequeños son como la clásica botanita de dedos de queso, pero hechos con masa de harina de trigo frita, rellena de queso gouda, queso blanco o el de tu preferencia. Hallaca La halla es un platillo típico de Venezuela que generalmente se consume en Navidad. Este platillo mitad africano y mitad indígena americano, es un rollo de harina de maíz con plátano, relleno de carne de res, aceitunas, cerdo y alcaparras. Cachapa Las cachapas o arepas de choclo, son unas tortillitas dulces hechas con maíz molido, con queso y papelón, un tipo de azúcar parecido al piloncillo. Generalmente van rellenas de queso. Asado negro Los amantes de la carne amaran el asado negro, un platillo con carne cocida en caldo de caldo de res, sazonado con cebolla, laurel, orégano y zanahorias. ¡Un platillo venezolano imperdible! Bienmesabe Los postres no pueden quedar fuera de la gastronomía venezolana y el bienmesabe es un pastel de coco esponjoso, con capas de crema y merengue que cautivará a cualquiera gracias a su delicioso sabor. ¿Listo para viajar al sur con este rico listado de platillos típicos de Venezuela?
Flores de cempasúchil en vasitos de vidrio. Dos panes de muerto junto a restos de azúcar desperdigada. Una ollita, la más pequeña de la alacena, llena de mole al que ya se le hizo una capa de nata. Papel picado descolorido por las gotas de un caballito de tequila que se derramó. Hasta arriba, la foto del pariente fallecido observándolo todo: la abundancia o la escasez de la ofrenda, el faltante de huesito en el pan. Esta escena se repite cada año en el altar de muertos. Esta es una escena de tradición mestiza.No sé si fue Coco, no sé si fue James Bond. Esta costumbre mitad prehispánica, mitad española, ha resurgido con fuerza en los rincones de las salas mexicanas. Fray Bernardino de Sahagún, en la Historia general de las cosas de la Nueva España, ya relataba que los aztecas eran dados a hacer festejos a los muertos. El altar recordaba el viaje de cuatro años que el difunto debía emprender, camino a Mictlán, el reino de los muertos. Como en casi todas las religiones y creencias, no había altar sin una ofrenda, y como en casi todo ofertorio, siempre había algo de comer.Según me cuenta el licenciado José N. Iturriaga, historiador y escritor, había un ingrediente infaltable en los altares prehispánicos: los tamales envueltos en hojas de totomoxtle. También había agua para ayudar al alma del muerto a sortear el camino lleno de peligros. Luego, con la evangelización, las costumbres católicas como el rito a los santos y la fermentación del trigo se fueron mezclando con las costumbres locales. El altar es mestizaje puro. Por ejemplo, están las flores endémicas como los cempasúchiles, los frijoles, el tequila –que, aunque tiene denominación de origen, no existiría sin la destilación, originaria de Asia–. El mole es un plato barroco, resultado del intercambio con África del Norte, España, el sudeste asiático... El pan de muerto es fruto del sincretismo del pan de ánimas que se hace en Segovia o de los huesos de santo, un postre de pasta de almendra español cuya presentación recuerda a los relicarios. Así como el origen del altar es diverso, también lo es la celebración: “El 1 de noviembre, día de Todos los Santos, fue un día para celebrar a los santos que no tenían fecha y se instauró en el siglo séptimo; el Día de Muertos lo estableció el Papa Bonifacio IV en la Abadía de Cluny Odilón”, explica Iturriaga. Esto sucedió en el siglo X –claramente, mucho antes de la Conquista– con el objetivo de que los fieles hicieran oración por los muertos. Para los que injurian contra el Halloween asumiendo que es una falsificación de nuestra fiesta, Iturriaga cuenta que la palabra viene de All hallow’s eve, que es otra forma de nombrar “todos los santos”. La celebración data de épocas medievales y fueron los irlandeses quienes la llevaron a América. Lo de los Frankenstein y los dráculas, eso sí ya es regalo de Estados Unidos –y, bueno, de Mary Shelly y de Bram Stoker–.La simbología del altar es naturalmente mexicana. Una ofrenda que se respete debe tener todos sus componentes: agua, tierra, calaveritas de azúcar, flores, alimentos, vela y copal para guiar al muerto hasta el altar. Para Iturriaga tampoco debe faltar el alimento raíz que nos conecta con nuestros ancestros: el tamal. Los tamales son piezas individuales que se preservan bien y aguantan bien la intemperie –recordemos que muchos altares viven en los cementerios– y lejos de un simbolismo específico, provienen de “El grano madre que moldea una cultura. El alimento más icónico”. Nuestra creencia es única: por un día en el año tenemos de regreso a casa a ese familiar que queremos tanto, a ese ser que admiramos mucho y que nos hace falta. Olvidamos el miedo que nos dan los fantasmas, en otros días menos festivos del año, para esperar que nuestro ser amado atraviese el cielo o el mundo paralelo para comer, beber y fumar. Eso sí, no cometan el error de olvidar los cerillos. Para honrarlos, aquí comparto la sección en la que pusimos toda esa comida que les puede gustar.
Cocinar con guía, ya sea por medio de un video o leyendo una receta, no sólo es una forma de asegurarte de que la comida quedará deliciosa, sino de relajarte un momento y concentrarte de lleno en lo que tus manos están haciendo, por eso mismo, tener las manos libres es importantísimo.Ya antes nos han presentado asistentes del hogar que con sólo pedirles que te busquen una receta, en menos de un minuto están ya recitándola para ti, sin embargo, la tecnología no para de innovar y mejorar, así que ahora no sólo podrías tener a ese asistente de voz, además tendrás una pantalla inteligente.Nest Hub, de Google, reúne todo lo que necesitas en un solo dispositivo, con el cual tienes al alcance de tu mano las herramientas de trabajo, de entretenimiento y personales de tu día a día. Con una pantalla compacta de 7 pulgadas, los comandos de voz seguirán siendo tus mejores amigos, pero ahora con la ayuda visual.Ya sea que lo requieras en la sala o en la cocina, con las funciones nuevas del Google Nest Hub podrás realizar todo tipo de actividades con tu familia, además controlar los dispositivos de tu hogar desde un solo lugar, o sincronizar Google Calendar, consultar Google Maps, o lo mejor, ¡ver nuestros videos de recetas en YouTube!Además, cuenta con una app, llamada Google Home, con la que podrás revisar que todo esté bien incluso cuando no estás en casa, pues con ella tienes la oportunidad de manejar más de 10 mil dispositivos domésticos inteligentes con los cuales es compatible.Sácale provecho a todo el tiempo que estamos pasando en casa y cocina con las manos completamente libres nuestras mejores recetas de panes, cheesecakes, pollo y comida mexicana que se te antoje con la ayuda de Google Nest Hub.
Cocinar con guía, ya sea por medio de un video o leyendo una receta, no sólo es una forma de asegurarte de que la comida quedará deliciosa, sino de relajarte un momento y concentrarte de lleno en lo que tus manos están haciendo, por eso mismo, tener las manos libres es importantísimo.Ya antes nos han presentado asistentes del hogar que con sólo pedirles que te busquen una receta, en menos de un minuto están ya recitándola para ti, sin embargo, la tecnología no para de innovar y mejorar, así que ahora no sólo podrías tener a ese asistente de voz, además tendrás una pantalla inteligente.Nest Hub, de Google, reúne todo lo que necesitas en un solo dispositivo, con el cual tienes al alcance de tu mano las herramientas de trabajo, de entretenimiento y personales de tu día a día. Con una pantalla compacta de 7 pulgadas, los comandos de voz seguirán siendo tus mejores amigos, pero ahora con la ayuda visual.Ya sea que lo requieras en la sala o en la cocina, con las funciones nuevas del Google Nest Hub podrás realizar todo tipo de actividades con tu familia, además controlar los dispositivos de tu hogar desde un solo lugar, o sincronizar Google Calendar, consultar Google Maps, o lo mejor, ¡ver nuestros videos de recetas en YouTube!Además, cuenta con una app, llamada Google Home, con la que podrás revisar que todo esté bien incluso cuando no estás en casa, pues con ella tienes la oportunidad de manejar más de 10 mil dispositivos domésticos inteligentes con los cuales es compatible.Sácale provecho a todo el tiempo que estamos pasando en casa y cocina con las manos completamente libres nuestras mejores recetas de panes, cheesecakes, pollo y comida mexicana que se te antoje con la ayuda de Google Nest Hub.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD