Árboles de Navidad Artificiales y su historia

Por Kiwilimón - November 2014

Cuando los árboles de Navidad artificiales y brillantes fueron manufacturados en los últimos años de la década de los 1950, su atractivo no era que eran reusables, amigables con el ambiente y fáciles de almacenar, sino que eran brillantes, de la era del espacio, y chic. Millones fueron producidos entre 1958 y 1969 en Nueva York, Pensilvania, Wisconsin y otras partes, con sus mayores modelos, que llegaban a una altura de más de dos metros, vendiéndose a unos 25 dólares. Con el tiempo, los árboles pasaron gradualmente de moda y fueron relegados a los áticos, sótanos y a los montones de basura. Nuestras amigas de ActitudFem nos comparten la historia de los árboles artificiales.

Los árboles de aluminio no fueron los únicos sustitutos de los omnipresentes pinos naturales. Arboles de plumas fueron populares durante décadas, y otros árboles encantadores fueron elaborados de madera, que incluían ramas talladas. Y he visto bastantes árboles antiguos hechos de flecos de papel pegado a espigas de madera.

Ahora parece que los árboles artificiales son el total furor de nuevo. Son en efecto una adorable alternativa de los pinos frescos naturales, como una sensible respuesta a las preocupaciones ambientalistas. No es necesario cortar ningún árbol. Ningún árbol tiene que ser botado o reciclado.

Personalmente, siempre he preferido los árboles de aluminio, de plumas o de papel. Me he deleitado encontrando más de ellos al paso de los años en tiendas de antigüedades (encontré una veta madre en Portland, Maine), así como nuevas interpretaciones de ejemplares antiguos en tiendas como ABC Carpet & Home en la Ciudad de Nueva York. En lugar de costar $25, esos árboles, viejos y nuevos, pueden venderse por centenares de dólares. Y también los árboles naturales de Navidad cultivados, que duran sólo unas cuantas semanas, pueden ser igual de costosos.

He arreglado algunos árboles alrededor de la casa. De hecho, incluso los salones están engalanados con brillantes árboles. Arreglarlos es simple, pero dejar mullidas y derechas las ramas, que han sido estibadas en cajas o pequeños toneles, toma su tiempo. Aún así, esa inicial acicalada realmente mejora la apariencia final.

Una vez que los árboles están regordetes, cuelgo los adornos y trato de hacer de cada árbol una presentación de color o coordinación dentro del espacio en que se encuentra. Los árboles de aluminio se ven grandiosos con esferas y guirnaldas de uno o dos colores. Los árboles de plumas permiten un poquito de mayor diversidad y pueden tener centenares de adornos si se arreglan con cuidado. Los nuevos árboles brillantes con ramas complejas se ven mejor con un tema y de tonos únicos.

Nunca he puesto luces en esos árboles. Por mis indagaciones entiendo que nunca se intentó que fueran iluminados con hilos de luces sino con una rueda que rota en la base del árbol, iluminada y que refleja colores. No he encontrado esas ruedas, pero no creo que mis árboles hermosamente decorados necesiten un embellecimiento adicional.

Este año, estaré usando árboles de bronce en mi comedor, con relumbrones de plata y adornos rojos antiguos. En la sala, planeo arreglar árboles de plata. Los árboles serán adornados con ornamentos verdes y turquesa, y guirnaldas de cuentas que he coleccionado. En mi cuarto de aves, quiero usar el árbol grande de aluminio verdeazul que encontré en Maine. Estará cubierto con adornos dorados y guirnaldas de brocadillo doradas.

A nuestro editor de colecciones, Fritz Karch, también le gusta que los árboles artificiales no tiene puntas, no necesitan agua diariamente, y son reusables y versátiles. Me recordó que los árboles vienen en muchos colores, incluyendo blanco, dorado, azul, verde, rosa, rojo y bronce. Le obsequié unos blancos a Susan Magrino, mi publicista, quien los coloca en un espacio modernista con amueblado claro Heywood-Wakefield. Mi hija, Alexis, adora los raros árboles rosa en sus habitaciones contemporáneas. Kevin Sharkey, nuestro director de decoración, también adora los árboles color de rosa y llena sus ramas con cientos de ornatos plateados y de cristal.

Siempre usaré esos árboles, y estoy de acuerdo con ese estribillo de ventas de un catálogo de Sears de 1960: “Sea que usted decore con bolas azules o rojas... o use el árbol sin adornos, éste exquisito árbol será la comidilla de su vecindad. Aluminio con un gran realce le da un brillo deslumbrante. Es realmente durable (y) contra-incendios... Usted puede usarlo año tras año.”

Ver artículo original

 
ImagenRecetaPavo Fácil y Rápido Receta de Ensalada Navideña de Manzana con Piña y NuezEnsalada Navideña Receta de Pastel de Carne (Meatloaf)Pastel de Carne
 
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Disfrutar una espumosa taza de chocolate caliente ahora es tan sencillo como calentar un poco de leche y agregar el chocolate de tu preferencia. Sin embargo, para poder llegar a esto tuvieron que pasar muchas cosas. Descubre cómo el consumo de este delicioso alimento de origen americano se ha convertido en toda una tradición del chocolate en México. Orígenes ancestrales El consumo del cacao comenzó en América. De hecho, los mayas y los olmecas fueron los primeros en aprender a cultivarlo. Muy probablemente ellos mismos llevaron el cacao a las otras culturas, entre ellas a los aztecas. Las culturas prehispánicas valoraban tanto estos granos que incluso los usaban como moneda de intercambio. El cacao era tan importante que su consumo se reservaba para ocasiones especiales, como en rituales funerarios. Se han encontrado vasijas con restos de teobromina (compuesto presente en el cacao) que indican su uso tanto en eventos de este tipo como en algunos otros más festivos. Eso sí, casi siempre eran exclusivos para la corte y las clases sociales más altas. El mestizaje del cacao El cacao no se consumía como lo hacemos hoy en día. Con la llegada de los españoles se le agregó leche y azúcar, dando origen al chocolate caliente como lo conocemos en la actualidad. El intercambio de costumbres e ingredientes hizo que la bebida tradicional hecha a base de la manteca del cacao y agua adquiriera nuevas versiones al añadirle especias como canela. Los españoles no tardaron mucho en descubrir los grandes beneficios del cacao. Se dice que Hernán Cortés le aseguró al rey Carlos V que con una taza de esa bebida los soldados de su ejército podían tener energía suficiente para un día entero de trabajo. Con la conquista y fascinación de los españoles por su sabor y propiedades, el chocolate cruzó el Atlántico hasta llegar a Europa. El chocolate en nuestros días Hoy en día cuando pensamos en un chocolate de calidad casi siempre viene a nuestra mente una marca de origen suizo o francés, pero no hay que olvidar que la mayor producción de cacao se hace en América y África. Nuestro país ocupa el lugar número 11 a nivel mundial, siendo Tabasco, Chiapas y Oaxaca los principales estados donde se produce este cultivo. A pesar de contar con una gran tradición y de ser un productor de cacao, el consumo per cápita de chocolate en México es muy bajo. Se calcula que un mexicano come 750 gramos de chocolate al año, mientras que un suizo consume casi 12 kilos. Es tiempo de que comencemos a valorar la riqueza gastronómica de nuestro país y apoyemos a los productores locales de cacao. Además de tener muchas propiedades benéficas para la salud, el chocolate es la herencia de nuestro pasado prehispánico y refleja el mestizaje característico de nuestro país. No esperes a que llegue le temporada de frío para prepararte un rico chocolate caliente. Existen muchas maneras de disfrutar el delicioso sabor del chocolate. Aquí te compartimos algunas ideas para comenzar a usar el chocolate más seguido en tu cocina: Pastel de chocolate sin harina 4 chocolates calientes Pechugas de pollo al chocolate Pastel de chocolate y frijol Mole poblano   Fuentes: Elsiglodetorreon.com.mx Excelsior.com.mx Mexicodestinos.com Expansion.mx
Prepárate para celebrar el 2 de noviembre a lo grande. Haz tu propio altar de muertos a la manera tradicional. Aquí te decimos cuáles son los elementos que no pueden faltar en tu altar de Día de Muertos. Flores Algo básico que siempre debe tener un altar de muertos son flores, pero no de cualquier tipo. Las tradicionales son las de cempasúchil y terciopelo. Si quieres variar un poco el color también puedes usar nube, clavel o crisantemo. Incienso Aunque puedes usar el aroma de tu preferencia, el incienso predilecto para el Día de Muertos es el copal. Desde la antigüedad se creía que el olor de esta resina tenía el poder de liberar un lugar de los malos espíritus para proteger el camino de regreso a casa de los difuntos. Velas Según la tradición, la luz de las veladoras guía a los difuntos hasta su altar, es por eso que es súper importante encenderlas (siempre bajo supervisión). Si tienes suficiente espacio, colócalas en forma de cruz en el piso. Sal De acuerdo con las creencias del Día de Muertos, la sal ayuda a purificar y proteger las ánimas en su viaje. Puedes colocar un poco de sal en un platito o formar una cruz con esta en el piso. Objetos personales Cuando el altar se ofrece al espíritu de un niño suelen colocarse juguetes para que cuando este lo visite pueda jugar. En el caso de los altares para adultos, siempre hay que agregar algún objeto personal. Por lo general se ponen gafas, sombreros, pipas, etc. Fotografía Algunas personas acostumbran esconder una foto del difunto, mientras que otras prefieren colocarla en el centro del altar para que sea visible. De cualquier manera, no olvides poner un retrato de la persona a la que dedicas el altar. Agua Jamás se te olvide poner un vaso de agua en un altar de muertos. Se cree que este elemento, además de ser un símbolo de pureza, permite que el espíritu se refresque después de su viaje. Comida Finalmente, el elemento más importante de un altar de muertos es, por supuesto, la comida. El Día de Muertos no se trata únicamente de honrar y de recordar con cariño a los difuntos. El altar del 2 de noviembre es una invitación para convivir con los espíritus de nuestros seres queridos, es por eso que los alimentos son tan importantes. Recuerda que sin una buena comida no hay fiesta. Ahora que ya sabes lo que necesitas para hacer tu altar de muertos, ¿qué estás esperando para ponerte a cocinar? Estos platillos son ideales para celebrar el 2 de noviembre: Calaveritas de azúcar para el altar Arroz rojo tradicional Mole con guajolote tradicional Alegrías   Fuentes: Mexicodesconocido.com.mx Vanguardia.com.mx Gob.mx Excelsior.com.mx Elsiglodetorreon.com.mx
El fruitcake es un postre icónico de la Navidad, pero realmente pocas personas conocen la verdadera historia detrás de este pastel. Para que te animes a preparar este rico postre, te compartimos todo lo que debes saber del fruitcake.Sus orígenes se remontan a los romanos. Ya en la Roma antigua se servía un pastel similar al fruitcake que hoy conocemos. Los romanos lo llamaban satura y estaba hecho de piñones, cebada, granada, pasas y vino con miel. La intención era que el pastel tuviera un sabor un tanto agridulce.El fruitcake puede durar hasta 25 años. A diferencia de otros postres que tienen una vida útil muy corta, el fruitcake se mantiene intacto por muchísimo tiempo. De hecho, se dice que un fruitcake todavía es comestible incluso 25 años después de haber sido preparado, ¿lo probarías después de ese tiempo?La tradición navideña nació con la reina Victoria. Hoy en día es muy común encontrar estos pasteles dentro de los menús navideños. La razón de esto es que el pastel de frutas se hizo muy popular durante el reinado de Victoria en Inglaterra. La gente comenzó a preparar fruitcakes para celebrar las fiestas navideñas, y de ahí se pasó la costumbre a Estados Unidos.La receta comenzó como un pretexto para usar fruta conservada. Hace muchos años, las personas descubrieron que podían conservar la fruta en buen estado por más tiempo si la bañaban en azúcar. Pero se llegó a tal punto que había tanta fruta azucarada que la única forma de usarla era preparando un pastel con esta. Así nació el fruitcake actual.Johhny Carson inició el odio hacia los fruitcakes. El famoso comediante estadounidense una vez dijo que solo había un fruitcake en todo el mundo que se pasa de casa en casa como un regalo no deseado. Aunque tal vez no fue él el primero en sentir disgusto por el fruitcake, sin duda sí propició la mala fama de este pastel.Ahora que sabes estos interesantes datos del fruitcake, disfruta un rico pan casero. Recuerda que la mezcla de fruta, harina y azúcar nunca ha tenido un mal resultado. ¡Anímate a probarlo! NO TE PIERDAS:  Fruit cake con yoghurtPanqué estilo fruit cakelangPanqué de arándanos con glaseado de chocolate blanco Panqué marmoleado con nieve de vainilla Panqué de arándano y naranja
Disfrutar una espumosa taza de chocolate caliente ahora es tan sencillo como calentar un poco de leche y agregar el chocolate de tu preferencia. Sin embargo, para poder llegar a esto tuvieron que pasar muchas cosas. Descubre cómo el consumo de este delicioso alimento de origen americano se ha convertido en toda una tradición del chocolate en México. Orígenes ancestrales El consumo del cacao comenzó en América. De hecho, los mayas y los olmecas fueron los primeros en aprender a cultivarlo. Muy probablemente ellos mismos llevaron el cacao a las otras culturas, entre ellas a los aztecas. Las culturas prehispánicas valoraban tanto estos granos que incluso los usaban como moneda de intercambio. El cacao era tan importante que su consumo se reservaba para ocasiones especiales, como en rituales funerarios. Se han encontrado vasijas con restos de teobromina (compuesto presente en el cacao) que indican su uso tanto en eventos de este tipo como en algunos otros más festivos. Eso sí, casi siempre eran exclusivos para la corte y las clases sociales más altas. El mestizaje del cacao El cacao no se consumía como lo hacemos hoy en día. Con la llegada de los españoles se le agregó leche y azúcar, dando origen al chocolate caliente como lo conocemos en la actualidad. El intercambio de costumbres e ingredientes hizo que la bebida tradicional hecha a base de la manteca del cacao y agua adquiriera nuevas versiones al añadirle especias como canela. Los españoles no tardaron mucho en descubrir los grandes beneficios del cacao. Se dice que Hernán Cortés le aseguró al rey Carlos V que con una taza de esa bebida los soldados de su ejército podían tener energía suficiente para un día entero de trabajo. Con la conquista y fascinación de los españoles por su sabor y propiedades, el chocolate cruzó el Atlántico hasta llegar a Europa. El chocolate en nuestros días Hoy en día cuando pensamos en un chocolate de calidad casi siempre viene a nuestra mente una marca de origen suizo o francés, pero no hay que olvidar que la mayor producción de cacao se hace en América y África. Nuestro país ocupa el lugar número 11 a nivel mundial, siendo Tabasco, Chiapas y Oaxaca los principales estados donde se produce este cultivo. A pesar de contar con una gran tradición y de ser un productor de cacao, el consumo per cápita de chocolate en México es muy bajo. Se calcula que un mexicano come 750 gramos de chocolate al año, mientras que un suizo consume casi 12 kilos. Es tiempo de que comencemos a valorar la riqueza gastronómica de nuestro país y apoyemos a los productores locales de cacao. Además de tener muchas propiedades benéficas para la salud, el chocolate es la herencia de nuestro pasado prehispánico y refleja el mestizaje característico de nuestro país. No esperes a que llegue le temporada de frío para prepararte un rico chocolate caliente. Existen muchas maneras de disfrutar el delicioso sabor del chocolate. Aquí te compartimos algunas ideas para comenzar a usar el chocolate más seguido en tu cocina: Pastel de chocolate sin harina 4 chocolates calientes Pechugas de pollo al chocolate Pastel de chocolate y frijol Mole poblano   Fuentes: Elsiglodetorreon.com.mx Excelsior.com.mx Mexicodestinos.com Expansion.mx
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD