Árboles de Navidad Artificiales y su historia

Por Kiwilimón - Noviembre 2014

Cuando los árboles de Navidad artificiales y brillantes fueron manufacturados en los últimos años de la década de los 1950, su atractivo no era que eran reusables, amigables con el ambiente y fáciles de almacenar, sino que eran brillantes, de la era del espacio, y chic. Millones fueron producidos entre 1958 y 1969 en Nueva York, Pensilvania, Wisconsin y otras partes, con sus mayores modelos, que llegaban a una altura de más de dos metros, vendiéndose a unos 25 dólares. Con el tiempo, los árboles pasaron gradualmente de moda y fueron relegados a los áticos, sótanos y a los montones de basura. Nuestras amigas de ActitudFem nos comparten la historia de los árboles artificiales.

Los árboles de aluminio no fueron los únicos sustitutos de los omnipresentes pinos naturales. Arboles de plumas fueron populares durante décadas, y otros árboles encantadores fueron elaborados de madera, que incluían ramas talladas. Y he visto bastantes árboles antiguos hechos de flecos de papel pegado a espigas de madera.

Ahora parece que los árboles artificiales son el total furor de nuevo. Son en efecto una adorable alternativa de los pinos frescos naturales, como una sensible respuesta a las preocupaciones ambientalistas. No es necesario cortar ningún árbol. Ningún árbol tiene que ser botado o reciclado.

Personalmente, siempre he preferido los árboles de aluminio, de plumas o de papel. Me he deleitado encontrando más de ellos al paso de los años en tiendas de antigüedades (encontré una veta madre en Portland, Maine), así como nuevas interpretaciones de ejemplares antiguos en tiendas como ABC Carpet & Home en la Ciudad de Nueva York. En lugar de costar $25, esos árboles, viejos y nuevos, pueden venderse por centenares de dólares. Y también los árboles naturales de Navidad cultivados, que duran sólo unas cuantas semanas, pueden ser igual de costosos.

He arreglado algunos árboles alrededor de la casa. De hecho, incluso los salones están engalanados con brillantes árboles. Arreglarlos es simple, pero dejar mullidas y derechas las ramas, que han sido estibadas en cajas o pequeños toneles, toma su tiempo. Aún así, esa inicial acicalada realmente mejora la apariencia final.

Una vez que los árboles están regordetes, cuelgo los adornos y trato de hacer de cada árbol una presentación de color o coordinación dentro del espacio en que se encuentra. Los árboles de aluminio se ven grandiosos con esferas y guirnaldas de uno o dos colores. Los árboles de plumas permiten un poquito de mayor diversidad y pueden tener centenares de adornos si se arreglan con cuidado. Los nuevos árboles brillantes con ramas complejas se ven mejor con un tema y de tonos únicos.

Nunca he puesto luces en esos árboles. Por mis indagaciones entiendo que nunca se intentó que fueran iluminados con hilos de luces sino con una rueda que rota en la base del árbol, iluminada y que refleja colores. No he encontrado esas ruedas, pero no creo que mis árboles hermosamente decorados necesiten un embellecimiento adicional.

Este año, estaré usando árboles de bronce en mi comedor, con relumbrones de plata y adornos rojos antiguos. En la sala, planeo arreglar árboles de plata. Los árboles serán adornados con ornamentos verdes y turquesa, y guirnaldas de cuentas que he coleccionado. En mi cuarto de aves, quiero usar el árbol grande de aluminio verdeazul que encontré en Maine. Estará cubierto con adornos dorados y guirnaldas de brocadillo doradas.

A nuestro editor de colecciones, Fritz Karch, también le gusta que los árboles artificiales no tiene puntas, no necesitan agua diariamente, y son reusables y versátiles. Me recordó que los árboles vienen en muchos colores, incluyendo blanco, dorado, azul, verde, rosa, rojo y bronce. Le obsequié unos blancos a Susan Magrino, mi publicista, quien los coloca en un espacio modernista con amueblado claro Heywood-Wakefield. Mi hija, Alexis, adora los raros árboles rosa en sus habitaciones contemporáneas. Kevin Sharkey, nuestro director de decoración, también adora los árboles color de rosa y llena sus ramas con cientos de ornatos plateados y de cristal.

Siempre usaré esos árboles, y estoy de acuerdo con ese estribillo de ventas de un catálogo de Sears de 1960: “Sea que usted decore con bolas azules o rojas... o use el árbol sin adornos, éste exquisito árbol será la comidilla de su vecindad. Aluminio con un gran realce le da un brillo deslumbrante. Es realmente durable (y) contra-incendios... Usted puede usarlo año tras año.”

Ver artículo original

 
ImagenRecetaPavo Fácil y Rápido Receta de Ensalada Navideña de Manzana con Piña y NuezEnsalada Navideña Receta de Pastel de Carne (Meatloaf)Pastel de Carne
 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los champiñones, setas, portobellos y shitakes son algunos de nuestros hongos favoritos, ya que podemos disfrutar de su sabor en sopas, pizzas, ensaladas y demás guisos que nos dejan relamiéndonos los bigotes, pero resulta que éstos y especialmente los champiñones, tienen muchas propiedades que le hacen bien a nuestra salud. Así que para disfrutarlos más, ¡conoce todos los beneficios de comer champiñones! Propiedades de los champiñones Los champiñones son alimentos altos en nutrientes como selenio, vitamina D, potasio, sodio y fibra, sin mencionar que también funcionan perfectamente como antioxidantes. Es por eso que tienen múltiples beneficios para la salud, como te mostramos a continuación. Beneficios de comer champiñones Fortalecen el sistema inmunológico Gracias a su alto contenido en selenio, los champiñones favorecen la producción de células T asesinas, un tipo de glóbulo blanco que se encargan de atacar cierto tipo de virus en el cuerpo. Así que si quieres un buen ejército que resguarde tu salud, no dejes de consumir champiñones. Estimulan el funcionamiento del sistema digestivo Los champiñones son una gran fuente de fibra, gracias a lo cual favorecen el funcionamiento del sistema digestivo y provocan una gran sensación de saciedad, por lo que si estás a dieta, ahora tienes una gran excusa para comerlos. Son antioxidantes El selenio de los champiñones es lo que los convierte en fuertes antioxidantes, gracias a lo cual combaten los radicales libres que dañan las células, ayudando a combatir las infecciones y proteger la piel del envejecimiento prematuro. Mejoran el funcionamiento del sistema nervioso De igual manera, los champiñones contienen vitamina B3, también conocida como niacina, la cual estimula las funciones enzimáticas del cuerpo que producen estrógeno y testosterona, hormonas que ayudan a mejorar el funcionamiento del sistema nervioso. Después de conocer todos los beneficios de los champiñones, ¿estás listo para añadirlos a tu dieta y cuidar de tu organismo?
Los postres árabes son un manjar lleno de especias, colores, olores y sabores exóticos a los que pocos se pueden resistir. Estas delicias son tan exquisitas, que te preparamos un breve listado con las más populares para que te animes a probarlas. ¡Deléitate con los postres más deliciosos de la gastronomía árabe! Baklava Quizás el postre más emblemático del Medio Oriente, el baklava es un dulce hecho con pasta de hojaldre o filo, nueces, frutos secos y miel. Normalmente se prepara una pieza grande que se corta y vende en pequeñas porciones individuales. Basbousa Este postre árabe es muy típico de en zonas como Turquía o Siria y también se conoce como hereessa o namoura. El basbousa se prepara con semolina y también va bañado con jarabe o miel, pero va decorado con almendras encima. Kunafe El kunafe es un postre utilizado para celebrar ocasiones importantes. Se trata de un pastel sumamente cremoso, elaborado con queso, miel, pistachos y pasta Katafi, un tipo de fideo seco largo y delgado de sabor neutro. Dedos de Zainab Esta golosina árabe está hecha de masa frita y va bañada con miel o azúcar. Los dedos de Zainab representan las partes de una hermosa joven con el mismo nombre. Tamr Este delicioso postre de la gastronomía árabe se trata de nada menos que de los irresistibles dátiles dulces, rellenos con queso de cabra y nueces. El tamr se come como una alabanza al profeta Mahoma. Briouats Los briouats son un clásico entre las delicias marroquíes, están hechos con pasta de hojaldre frita y se rellenan con almendras y crema de cacahuate. Al igual que otros postres, van bañados en miel templada y agua de flor de naranja. ¿Qué postres árabes se te antojan más?
Ser pionera en la cocina no es fácil. Corrijo. Ser pionero en cualquier ámbito es una rareza. Chepina Peralta fue de aquellas señaladas para abrir brechas y lo hizo prendada de las recetas: en los años sesenta fue la primera conductora mujer en liderar un programa culinario en América Latina. En los noventa años que Lucía Josefina Sánchez Quintanar vivió, nos hizo soñar con los sabores de aquello que la mirábamos hacer del otro lado del televisor. La semana pasada partió, pero está claro: Chepina Peralta es cultura popular mexicana. Su legado no se va a ningún lado.Chepina fue la conductora de programas inolvidables como La Cocina de Chepina, Chepina en tu cocina y por supuesto, Sal y Pimienta, entre muchos otros. En cada uno, siempre la enmarcaban la barra de una cocina y unos anaqueles de set, mientras parada o sentada, pelaba ingredientes, agregaba especias y salpicaba sin reparos. En ella no había poses ni rituales histriónicos. Al contrario. En sus programas nos hacía creer que la comida rica estaba al alcance de todas las manos y que lo máximo sería probar algo que viniera de las de ella. A mí personalmente me inspiró a los siete años a fantasear con mi propio programa culinario. Muy a pesar de la cocina de mis padres, yo no agregaba espinacas ni acelgas en la licuadora cuando veía Sal y Pimienta. Lo que ella evocaba en mí era crear, divertirme: “Amigos, el día de hoy prepararemos unos deliciosos bombones con papitas… y pimienta… y cátsup… y galletas… en la tostadora. ¡Van a quedar buenísimos!”. Chepina no sólo inspiró a niños y sus madres, sino a generaciones de familias que comenzaron a comer con los ojos. Gracias a ella –la señora del mandil floreado– muchas mujeres decidieron darle descanso al microondas, comer menos guisos de congelador. La cocina y la salud de las generaciones abre-fácil conocimos la esperanza de lo hecho en casa. Pero que a nadie engañe esa dulzura de tía entrañable, de abuela consentidora. Chepina Peralta supo construir su propio emporio alrededor de las recetas. Ella no estudió para cocinera. Según su descripción era una “maestra en el arte de la palabra”, por lo que la conducción de un programa televisivo parecía irle como guante de seda.  Su facilidad de palabra y carisma le valió un espacio fijo en distintas televisoras en las que grabó casi ocho mil programas. De los libros de su autoría se cuentan trece. Hay programas de radio, entrevistas, publicaciones escritas. Todo. Chepina, antes de que la cocina mexicana fuera el orgullo nacional que es ahora, la divulgó, la reincorporó al menú diario con preparaciones fáciles y accesibles para las amas de casa. La cocina de los años setenta y ochenta estuvo marcada por sus cremas de verduras, por sus mixiotes, sus atoles, sus tortitas de papa, sus pasteles salados y sus gelatinas. Sin más, definió la cocina de todos los días en el devenir de los años. En el marco del Festival Morelia en Boca de 2017, Chepina Peralta recibió un reconocimiento por el mérito de sus cuarenta años de carrera. Aún tengo el recuerdo de la chef contando emocionada que había sido a través de la cocina que había conocido México, el mundo y, sobre todo lo demás, a sí misma. Chepina seguirá siendo la inspiración de quienes pensamos que cocinar es alegría, terapia y autoconocimiento, y que un plato a la vez se puede cambiar a otros, a uno mismo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD