Cómo escoger un regalo de navidad para tu pareja

Por Kiwilimón - Diciembre 2014
  Estamos por comenzar la temporada de fiestas y probablemente ya estás loca haciendo tus listas de regalos y tratando de planear que sean originales y maravillosos. Nuestras amigas de ActitudFem, nos comparten una guía:   Para todas aquellas que recién empezaron una relación, este proceso puede ser de lo más complejo, ya que surgen dudas cómo: ¿Qué tan grande debe ser? ¿Qué tan personal? ¿Qué tan caro?   Es por ello que te damos 5 consejos para que no pierdas la cabeza (ni tu cartera) al comprar el regalo perfecto para tu pareja:

1. Piénsalo bien y planifica

Si llevas saliendo con él por menos de 3 meses, probablemente no debas regalar algo muy lujoso o caro, pero tampoco tienes la confianza para hacer un regalo muy personal. Dependiendo del nivel de intimidad que ya tengan regálale algo que le haga saber que pones atención a sus sueños o equipos deportivos favoritos.   ¿Tu chico es un cinéfilo apasionado? ¿Le encanta ver los partidos de la NFL? Recuerda sus pláticas y compra algo que en verdad vaya a usar.  

2. No te estreses

Si vas a llevar a tu chico a intercambio de regalos con tus amigos, no le metas presión de más e intenta relajarte. Cualquier regalo será bueno y recuerda que muchos hombres no tienen el gen de la creatividad, así que no te preocupes por situaciones que estarán fuera de tu control ¡y disfruta las festividades!  

3. No rompas el cochinito

Ningún gadget o juego de video hará que tu nuevo chico se interese más por ti, que no sea por tu actitud. Así que olvídate de regalar regalos caros y lujosos a alguien que apenas comienzas a conocer. No importa qué tan caritativa te sientas, los hombres se sienten presionados por este tipo de detalles y en época de crisis, nadie le pone un precio a tu cariño.  

4. Todo está en los detalles

¿Qué hábitos tiene? Ama el café, le encantan los cupcakes de zanahoria y sabes que acaba de perder la funda de su celular. ¡Arma un kit! Amará que hayas prestado atención a esos comentarios al aire que hizo y será un regalo práctico que le dará a entender que lo escuchas y recuerda; los hombres buscan simplicidad, mientras más prácticas en sus regalos, mejor.  

5. Bájale a tus expectativas

Por  más que hayas mencionado que odias los ositos o tus negras intenciones de pedir algunos días de vacaciones para salir a la playa, es posible que tu nuevo compañero no se haya percatado de ninguno de tus mensajes subliminales.   Cuando se trata de hombres, los regalos debemos considerarlos como una sorpresa y ser felices con la decisión que tomen, si de plano es terrible, no lo digas en su cara; después tendrás tiempo de cambiarlo. Ver artículo original
Receta de Caldo de Camarón SecoCaldo de Camarón Seco Receta de Pavo con Mantequilla, Ajo y Vino Blanco Pavo al con Mantequilla, ajo y vino blanco Receta de Ponche de FrutasPonche de Frutas 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Ecuador podrá ser un país pequeño en tamaño pero inmenso en cuanto a gastronomía se refiere, ya que la comida tradicional ecuatoriana es abundante, exótica y diversa. Es por eso que a continuación te mostramos un listado con los platillos típicos de Ecuador que no podrás resistir y que te servirán para identificar la gran cantidad de ingredientes que los distinguen de otros países latinos. Fanesca de Ecuador La fanesca, también conocida como juanesca, es un guiso hecho con granos tiernos y bacalao con leche, que se prepara en Ecuador durante cuaresma. Este plato nace de la mezcla de la tradición indígena y la cultura española. Se dice que lleva 12 ingredientes, entre los cuales destacan los granos típicos andinos como choclo, chochos, habas y arvejas, en honor a los doce apóstoles. Locro de papa Si de comida tradicional de Ecuador hablamos, el locro de papa es una de las sopas más populares. Se trata de un guiso espeso originario de la sierra ecuatoriana, que se prepara con papa, queso, aguacate y salsa de ají. ¿Se te antoja? Encocado El encocado es un platillo típico de Ecuador originario de la provincia costera Esmeraldas. Puede hacerse con pescado o camarones bañado en salsa de coco, acompañado de arroz y plátanos fritos. ¡Es una verdadera delicia! Churrasco ecuatoriano Si bien el churrasco es un plato tradicional en toda América Latina, en Ecuador posee un sabor singular gracias a que la carne de res se asa a la plancha o a las brasas y se sirve con papas fritas, huevo frito y ensalada. Llapingachos Dentro de la gastronomía de Ecuador también destacan los llapingachos, unas sabrosas tortillas de papa cocida, rellenas con queso, bañadas en una deliciosa salsa de maní, que se acompañan con chorizo, huevo frito, ensalada y aguacate. Éste es quizá uno de los platillos ecuatorianos favoritos. Bolón de verde El bolón de verde, normalmente consumido a la hora de desayunar, es una esfera hecha de masa de plátano verde frita o asada, rellena de queso, carne o chicharrón. ¿Se te antoja con un cafecito? Como puedes observar, la combinación de sabores en la gastronomía ecuatoriana tiene resultados deliciosos, así que cuéntanos, ¿cuál es el platillo típico de Ecuador que se te antojó más?
La comida tradicional mexicana es tan maravillosa que en 2010 fue declarada como Patrimonio de la Humanidad y es que además de ser exquisita, es un reflejo de la historia por la que ha atravesado México, desde la época prehispánica hasta la conquista española, de donde surgieron maravillosas combinaciones conocidas como platillos mestizos. Es por eso que hoy vamos a hablar de los mejores platillos mexicanos con influencia española. Estos platillos mestizos tienen sus raíces en las culturas prehispánicas, que utilizaban ingredientes típicos como el maíz, la calabaza, el epazote, los aguacates, los chiles o los nopales y se mezclaron con productos españoles como el ajo, algunas especias o la carne de cerdo, formando así una sinergia culinaria llena de sabor y cultura. Chiles en nogada La comida tradicional mexicana de las fiestas patrias, es sin duda, el sabroso chile en nogada, hecho con ingredientes mexicanos como el chile poblano, pero combinado con ingredientes españoles, tal como las nueces de Castilla y la carne de puerco, traída por los conquistadores a nuestras tierras. Pozole No debe sorprendernos que el pozole mexicano también tenga influencia española, ya que a pesar de que el maíz cacahuazintle era un manjar para los gobernantes y sacerdotes en la época prehispánica, la carne de cerdo de los españoles llegó para sustituir otros ingredientes, dando como resultado este maravilloso potaje que se popularizó en todos los estados de México. Mole rojo El mole es uno de los más grandes ejemplos de comida mestiza, porque, aunque sus ingredientes más importantes son los chiles y el cacao, está hecho con almendras, ajonjolí, especias y otros elementos traídos desde España. Barbacoa La llegada de ingredientes del Viejo Mundo trajo consigo la importación de algunos vacunos, cabras, cerdo y corderos, que específicamente la cultura tlaxcalteca supo aprovechar bastante bien al aprender a envolverlos en pencas asadas de maguey y cocerlos en hoyos bajo la tierra, dándonos como resultado la deliciosa barbacoa que nadie se puede resistir. Enchiladas Otro platillo con influencia española versátil y muy rico, son las enchiladas, hechas con maíz y salsa de chiles endémicos y rellena de carnita o queso, cuyas raíces vienen de las guarniciones hispanas que trajeron los conquistadores. Con estos platillos mestizos definitivamente podemos afirmar que la gastronomía mexicana no sería igual sin la herencia culinaria de España, ¿estás de acuerdo?
La comida tradicional mexicana es tan maravillosa que en 2010 fue declarada como Patrimonio de la Humanidad y es que además de ser exquisita, es un reflejo de la historia por la que ha atravesado México, desde la época prehispánica hasta la conquista española, de donde surgieron maravillosas combinaciones conocidas como platillos mestizos. Es por eso que hoy vamos a hablar de los mejores platillos mexicanos con influencia española. Estos platillos mestizos tienen sus raíces en las culturas prehispánicas, que utilizaban ingredientes típicos como el maíz, la calabaza, el epazote, los aguacates, los chiles o los nopales y se mezclaron con productos españoles como el ajo, algunas especias o la carne de cerdo, formando así una sinergia culinaria llena de sabor y cultura. Chiles en nogada La comida tradicional mexicana de las fiestas patrias, es sin duda, el sabroso chile en nogada, hecho con ingredientes mexicanos como el chile poblano, pero combinado con ingredientes españoles, tal como las nueces de Castilla y la carne de puerco, traída por los conquistadores a nuestras tierras. Pozole No debe sorprendernos que el pozole mexicano también tenga influencia española, ya que a pesar de que el maíz cacahuazintle era un manjar para los gobernantes y sacerdotes en la época prehispánica, la carne de cerdo de los españoles llegó para sustituir otros ingredientes, dando como resultado este maravilloso potaje que se popularizó en todos los estados de México. Mole rojo El mole es uno de los más grandes ejemplos de comida mestiza, porque, aunque sus ingredientes más importantes son los chiles y el cacao, está hecho con almendras, ajonjolí, especias y otros elementos traídos desde España. Barbacoa La llegada de ingredientes del Viejo Mundo trajo consigo la importación de algunos vacunos, cabras, cerdo y corderos, que específicamente la cultura tlaxcalteca supo aprovechar bastante bien al aprender a envolverlos en pencas asadas de maguey y cocerlos en hoyos bajo la tierra, dándonos como resultado la deliciosa barbacoa que nadie se puede resistir. Enchiladas Otro platillo con influencia española versátil y muy rico, son las enchiladas, hechas con maíz y salsa de chiles endémicos y rellena de carnita o queso, cuyas raíces vienen de las guarniciones hispanas que trajeron los conquistadores. Con estos platillos mestizos definitivamente podemos afirmar que la gastronomía mexicana no sería igual sin la herencia culinaria de España, ¿estás de acuerdo?
Las recetas con chiles poblanos resultan muy rendidoras y económicas, además de que son muy populares en la gastronomía mexicana, con platillos como rajas con crema o hasta el ilustre y honorable chile en nogada.Su preparación, por general, conlleva a quitar la piel de los chiles porque no se digiere tan bien, aunque algunos aseguran que es un tema de sabor y otros abogan por el tema del capeado, que se hace más sencillo cuando un chile no tiene la piel.La manera más popular de hacerlo es asar los chiles y luego ponerlos a sudar, para que la piel se afloje y sea más fácil desprenderla, pero a veces queremos hacer esto de manera más rápida o fácil, así que nunca están de más unos tips para quitar la piel a los chiles de manera más sencilla. Primero tienes que saber paso a paso cómo se pelan los chiles mediante la técnica de asarlos. El primer paso es limpiarlos bien con un paño o servilleta humedecida en agua. Luego colocas el chile sobre el comal caliente y a temperatura alta. Una vez que la piel esté totalmente negra, cambia de lado el chile y repite hasta que se encuentre negro por completo.Mete los chiles dentro de una bolsa de plástico y ciérrala bien, para que no escape el calor y así, suden. Déjalos ahí por lo menos 20 minutos. Cuando transcurra el tiempo, saca los chiles y comienza a pelarlos, la piel debe retirarse sin problemas.3 formas de pelar chiles poblanos de manera sencilla1. Mételos al refrigeradorUna forma de acortar el tiempo y hacer más fácil el proceso de quitarles la piel a los chiles es introducirlos al refrigerador después de asarlos. Es decir, una vez que estén bien asados, introdúcelos a una bolsa de plástico y mételos al refrigerador para que suden más rápido.2. Usa una servilleta o trapo húmedoSi usas las manos o un cuchillo para pelar los chiles después de que los metiste a sudar, otra opción para hacerlo más fácil es usar una servilleta o un trapo húmedo, así crearás más fricción y desprenderás la piel de manera sencilla.3. Usa aceite calienteEsta es quizá la forma más rápida de quitarle la piel a un chile y consiste en sumergir el chile poblano en aceite caliente durante unos segundos. Usa una ollita profunda y suficiente aceite para que el chile quede cubierto. Ten mucho cuidado con el aceite y usa unas pinzas para introducirlo, voltearlo y sacarlo del aceite. Una vez que lo hayas ‘frito’ por todos lados, sácalo, deja que el exceso de aceite se escurra, mételo en una bolsa de plástico con sal de grano y entonces cubre con un trapo para no quemarte y comienza a frotarlos. La sal de grano hará el trabajo de quitarles la piel.Usa estos tips para para preparar tus chiles rellenos o aprovéchalos para la temporada de chiles en nogada y ahorra mucho tiempo cuando sea el momento de quitarle la piel a los chiles.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD