¿Cómo hacer una posada sin gastar tanto?
Navidad

¿Cómo hacer una posada sin gastar tanto?

Por Kiwilimón - Diciembre 2019
¡Llegó el tiempo de las posadas! Estas festividades se celebran en México desde tiempos de la Colonia representan el camino que recorrieron José y María desde Nazaret hasta su llegada a Belén.

Las posadas en México se comienzan a celebrar desde el 16 de diciembre hasta el 24 del mismo mes, por lo tanto queremos que te prepares para tener una festividad espectacular sin echar la casa por la ventana, es decir, cuidando tu bolsillo.

Básicos a considerar para una gran posada low cost

1. Piñata: Puedes hacerla tú misma (mira aquí el tutorial para lograrlo) o bien, comprarla en un mercado para ahorrarte el esfuerzo. Lo importante es que debe ser una piñata en forma de estrella y con siete picos, cada uno de éstos representa los 7 pecados capitales.


2. Dulces y fruta: Éstos irán dentro de la piñata, pues simbolizan las bendiciones que reciben quienes le pegan a la piñata. Para que no gastes más de lo necesario, te recomendamos rellenar la piñata como lo marca la tradición: cacahuates enteros, cañas de azúcar y naranjas.

3. Invitados: No necesitas un número preciso de invitados pero te recomendamos que sean mínimo 10 personas, para entonces formar dos grupos y comenzar la fiesta.

Recuerda que para simbolizar el peregrinaje de María y José, los asistentes deben formar dos grupos. El primero estará fuera de la casa pidiendo posada cantando la letanía tradicional: “En el nombre del cielo, os pido posada, pues no puede andar, mi esposa amada”. El grupo que permanece dentro de la casa debe negar el acceso 3 veces a los peregrinos entonando: “Aquí no es mesón, sigan adelante, no les puedo abrir, no vaya ser un tunante”. Tras los 3 intentos, entonces se les concede la posada para entonces dar pie a romper la piñata y disfrutar de los alimentos, entre ellos, el ponche.

4. Kit posada: Para que todos los invitados participen en la posada, necesitas darles velitas, luces de bengala, y los villancicos. Para no gastar en demasía, te recomendamos asegurar tu número de invitados y considerar que tendrás que darle a cada uno: 3 velitas, 3 luces de bengala y el villancico a entonar. Puedes envolver el kit en una bolsa de celofán con un listón rojo y entregarlo al momento de la llegada de tus invitados, quedarás muy bien.

5. Ponche: No puede faltar el ponche de frutas en una posada. Para hacerlo además de agua, necesitas tejocote, trocitos de caña de ázucar, guayaba, piloncillo y canela.

Si consideras hacerlo para 10 personas estas son las cantidades justas: 2.5 litros de agua, 3 conos de piloncillo, 1 kg de tecojote, 1 kg de caña de azúcar, 2.5 rajas de canela, 10 guayabas cortadas en cuartos.

Si deseas agregar ingredientes económicos entonces te recomendamos añadir 2 manzanas cortadas en medias lunas y 1/2 kilo de pasas. Recuerda que es de tu gusto agregar alcohol, o bien tus invitados pueden agregar la cantidad que cada uno considere.

6. Platillos: Si lo que deseas es mantener a tus invitados felices y cuidar tu bolsillo puedes hacer pozole, o bien ofrecer tacos dorados de pollo y papa, sopes con frijolitos y tostadas de pollo. Es la comida que típicamente se da en las posadas tradicionales, lo importante es que sea algo típico y no es caro. ¡Delicioso!

Aquí te dejamos algunos platillos que serán un éxito en tu posada:
Tinga de pollo en salsa verde
Pambazos mexicanos de papa con chorizo
Buñuelos fáciles con dulce de leche






Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Hay jugos con vitamina C, jugos para estreñimiento, jugos verdes, jugos con betabel, , la variedad es muy extensa, pues incluye frutas, verduras e incluso semillas, y todos prometen estar llenos de propiedades benéficas para ti. Además, pueden ser muy útiles para incorporar a tu dieta ciertas verduras que no sean tus favoritas, como las espinacas que, en un jugo y mezcladas con otros sabores, pueden ser un descubrimiento delicioso y nutritivo.Uno de los jugos en los que puedes combinar espinacas es el jugo verde, que además es uno de los más populares y con muchos beneficios.Para qué sirven los jugos verdesEl jugo verde es una bebida elaborada a partir de vegetales verdes como apio, col, acelgas, espinacas, pepino, perejil o menta, y puesto que esta mezcla tiende a saber un poco amarga, la mayoría de las recetas agregan pequeñas cantidades de fruta, como manzanas, moras, kiwi, limones, naranjas y toronjas. No hay una receta única para preparar jugo verde y en cuanto a sus usos, no hay una sola opción para responder para qué sirven los jugos verdes, pero su uso más común suele ser para desintoxicar, o para bajar de peso, aunque no hay suficiente información científica para comprobar esto.Jugos verdes: beneficios Entre los beneficios potenciales de los jugos verdes, algunas investigaciones señalan que comer verduras de hoja verde a diario puede ayudar a reducir la inflamación, el riesgo de enfermedad cardíaca y el riesgo de deterioro mental relacionado con la edad.También hay evidencia de que ciertos compuestos en el jugo fresco pueden funcionar como prebióticos, los cuales alimentan y apoyan el crecimiento de bacterias beneficiosas en el tracto digestivo.Los mejores jugos para el desayunoAdemás del jugo verde y sus propiedades, si lo tuyo son los jugos para acompañar tu desayuno, te dejamos algunos con muchos beneficios para ti.Espinaca, manzana y manzana. Pica 5 hojas de espinaca, 1 zanahoria y 1 manzana en trozos grandes y mezcla en la licuadora, añade un poco de agua para diluir la consistencia y aromatiza con un poco de canela; también puedes colarlo, pero si conservas la pulpa, obtendrás la fibra.Jugo de kale y apio. Para este jugo sólo necesitas picar y licuar 1 tallo de apio, 5 hojas de kale, medio pepino, 2 cucharadas de perejil y un poco de piña, si deseas un sabor dulce.Betabel y kiwi. Mezcla en la licuadora 2 tallos de apio, 1 kiwi y 1/4 de betabel, con un chorrito de jugo de limón, para darle sabor.Recuerda que los jugos no son un sustituto de una dieta equilibrada y saludable, a pesar de que sí contengan muchos de los beneficios de las frutas. No olvides consultar con tu médico o nutriólogo sobre los jugos adecuados para ti y tu dieta.
Las decisiones, o las cargamos o las arrastramos. En el caso de la comida, las decisiones que tomamos sobre qué, cómo y cuándo alimentarnos nos habitan bajo la piel. Le dan forma a nuestro cuerpo físico, aunque al cuerpo mental y al espiritual tampoco pasan desapercibidos. Una comida pesada aletarga las ideas lo mismo que una buena combinación de alimentos da agilidad, claridad y lucidez. Según la sabiduría oriental, el alimento incluso moldea las emociones y determina la forma de procesar lo de fuera y lo de dentro. Al final todo acaba en aquel callejón sin salida que anuncia que sí somos lo que comemos.Si ustedes son como yo y todo el tiempo piensan en comida, a cada instante estarán tomando una decisión. No será ingenua. Mucho menos arbitraria. Algunas veces –la mayor parte– surgirá de una programación añeja: de un juego pavloviano brevísimo entre el estímulo y la reacción. Otras veces, la decisión estará dictada por la necesidad, por la autonomía o la rebeldía hacia el vínculo familiar. La autora Melanie Mühl habla de que hemos aprendido a comer desde el útero materno. La elección será proporcional al tamaño de los lazos que guardamos con mamá, con los ancestros.De ahí que cada dieta sea una biografía con anexos, epílogos, iconografía y tiempo. Las dietas –en el sentido literal– atesoran los ingredientes cotidianos, las recetas y las preparaciones que se convierten en el acervo de las papilas gustativas. Esa biblioteca sápida que guardamos en el cerebro y el corazón es la voz que pide sin chistar “unas enchiladas rojas” –no unas verdes, no una carne en su jugo, no una hamburguesa vegana– en un restaurante. Determina cuál es nuestro pasillo favorito en el súper, el antojo que nos despierta por las noches, lo que ponemos al plato frente a nuestros hijos. Ante tales condicionamientos parecería imposible cambiar de hábitos alimenticios. Sin embargo, la solución es tan simple como anclarse al presente. Esa es la verdadera decisión. Con ella pasamos de ser esclavos de la comida a ser libertarios en conciencia. Sólo basta un diálogo, un aterrizaje sobre las plantas de los pies para saber lo que realmente quiere, necesita y anhela el cuerpo. “Este soy yo. Esto es lo que quiere comer mi cuerpo”. Comer en conciencia nos hace tomar mejores decisiones sobre lo que termina en el plato y la boca. Y como en cualquier otra relación de amor, lo vital es la comunicación: ¿Realmente necesito este pedazo extra de pastel? ¿Ya quedé satisfecho? ¿Se me antoja esa cerveza? Puede que la respuesta sea sí y está bien.A partir de habitar el organismo y escuchar sus necesidades auténticas, la dieta puede ser tan holgada y liviana como queramos, sobre todo si tenemos salud. Y aunque una enfermedad parezca menguar el recorrido, la conciencia sobre el cuerpo nos reconciliará con ese sabio interno que no pide más que apoyo en las buenas y en las malas. Sea cual sea tu caso, en Kiwilimón nos hemos tomado en serio el tema de la salud. Nuestra decisión es comprometernos contigo. Queremos darte las herramientas que te lleven a tomar decisiones de alimentación más conscientes. Queremos acompañarte en los momentos de antojo y en los de conexión con tu organismo; ser parte de tus cenas memorables y de tus mañanas de ayuno; celebrar la saciedad tanto como la dieta; brindar por los platos llenos y por los vacíos. Al final son la misma moneda.La nueva cara de la moneda se llama Kiwi Te cuida. Para esta, nuestra nueva sección en kiwilimon.com, creamos un montón de nuevas recetas y contratamos a un grupo de expertas en diferentes ramas de la nutrición –especialistas en familia, en deporte, en enfermedades crónicas, en dietas restrictivas– que curaron cada dieta, cada porción y cada ingrediente. Le metimos horas hombre y horas corazón al escribir tips y consejos, al confeccionar retos semanales, al programar recetas en las que ahora es posible ver cuántas calorías y valor nutrimental te proporcionan. Nuestro objetivo es que te sientas respaldado; ayudarte en la comunicación con ese ser perfecto que es tu cuerpo y cuidarlo junto a ti cuando así lo decidas. Queremos ayudar a cuidarte, ¿nos dejas?
La pasta es uno de los platillos favoritos de muchos porque es sencilla y tiene muchas combinaciones. Su preparación puede tomarte sólo 30 minutos, aunque si se trata de una pasta clásica, como de la que hoy te vamos a contar, tal vez necesites buscar cómo se hace el espagueti a la boloñesa.El espagueti a la boloñesa es en realidad un derivado del ragù, una salsa italiana a base de carne, y la característica del ragù a la boloñesa es que lleva tomate y se prepara con pastas gruesas, como tallarines, tortellini o ñoquis, y nunca con espaguetis, pues las pastas gruesas sostienen mejor la carne.El ragù alla bolognese, o salsa boloñesa, es solo una de las muchas formas en que se puede preparar una salsa de carne, llamada ragù, en Italia, es decir, este es un término general que se utiliza para indicar cualquier salsa de carne cocinada a fuego lento durante muchas horas. Cada ragù se compone de numerosos ingredientes, que varían según cada región, de ahí que “alla Bolognese” signifique que pertenece al estilo de la ciudad de Bolonia.Historia, ingredientes y receta italianaSegún Livio Cerini, uno de los más grandes escritores de libros de cocina italianos del siglo XX, la base de este apetitoso estilo de preparar salsas con carne se la debemos a los romanos, sin embargo, el término ragù viene de la palabra francesa ragôuter, un verbo que puede traducirse en como “agregar sabor a algo”. El ragú deriva del periodo de la invasión romana, pues los galos reelaboraron la receta romana, transformándola en el ragú, muy similar a las salsas que conocemos hoy.Inicialmente, las salsas ragú eran una especie de guiso que se comía como plato principal, pero luego comenzaron a comerse untadas sobre pan tostado, y todos estos primeros platos de ragú se hicieron sin tomates, ya que los tomates no llegaron a Europa hasta el siglo XVI, por supuesto, desde el Nuevo Mundo y gracias a Hernán Cortés y los conquistadores.Se cree que el nacimiento de la receta original de Ragù alla Bolognese se remonta a finales del siglo XVIII, cuando Alberto Alvisi, el chef del Cardial de Imola, cocinó la primera auténtica salsa de carne a base de tomate, que se sirvió con un plato de pasta de macarrones.A principios del siglo XIX, las recetas de ragú a base de tomate comienzan a aparecer en algunos libros de cocina de la región de Emilia-Romagna. En esta época era un plato que, por lo general, estaba reservado para fiestas u ocasiones especiales.Fue hasta 1982 que la receta oficial fue registrada por Academia Italiana de Cocina en la Cámara de Comercio de Bolonia. En ella se encuentran el tocino y la leche entre los ingredientes habituales. Pero ya sea que ahora le pongas leche a tu boloñesa o no, sin tomates, nos referiríamos a estas salsas simplemente como ragú. Así que los tomates son uno de los ingredientes característicos del espagueti a la boloñesa.En la actualidad, existen muchas formas de hacer espagueti a la boloñesa, por ejemplo, vegano o en presentación de lasaña, ¿cuál es tu favorito?
La Cuaresma es una importante festividad a lo ancho del mundo y países como Brasil la celebran en grande. De hecho, el famoso Carnaval tiene lugar cuarenta días antes de Pascua, marcando así el comienzo de la Cuaresma, por eso debes conocer cómo se celebra y cuáles son los mejores platillos de Cuaresma en Brasil. Si bien el Carnaval es una festividad llena de colores, ritmos y baile, que no necesariamente está relacionado con el cristianismo, éste da pie al inicio de Cuaresma y trae consigo algunos de los mejores sabores brasileños que puedes probar, como te mostramos a continuación con estos platillos sin carne. Moqueca La moqueca de pescado es un guisado que se hace con cualquier pescado blanco, camarones, cebolla, ajo, pimiento rojo y verde y se sazona con aceite de palma, leche de coco, ají molido y cilantro. Es uno de los platillos más populares en Brasil. Casquinha de siri Elaborado con carne de cangrejo marinada al limón, la casquinha se sirve en conchas, acompañado de sofrito de cebolla, pimiento y tomate salpimentado, con ajo y cilantro. Al final se le espolvorea harina de yuca y queso parmesano antes de hornearse. ¡Es una verdadera delicia! Leão veloso Esta irresistible sopa de mariscos se prepara con camarones, langostas y pescado. Además de tomate y azafrán, lo cual le da un sabor increíble que cualquiera debe probar, especialmente durante la Cuaresma. Fricasé brasileño El fricasé brasileño un platillo tradicional de los carnavales que también puede consumirse durante la Cuaresma, ya que consiste en una preparación con huevos fritos y batidos, condimentados con limón y perejil. ¿Te atreverías a utilizar alguna de estos platillos brasileños para Cuaresma?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD