Cómo inyectar bien un pavo
Navidad

Cómo inyectar bien un pavo

Por Kiwilimón - Diciembre 2018






Para disfrutar de un delicioso y jugoso pavo en la cena de Navidad es importante que
cuides la manera en que lo inyectas. Descubre paso a paso cómo inyectar
un pavo para que la carne no se reseque y los jugos no se salgan cuando lo horneas. 


Paso 1: Coloca el pavo sobre una bandeja.

En  este punto el Pavo ya debe estar listo, es decir, limpio, amarrado y con la pechuga hacia arriba.

Paso 2: Llena la jeringa con el marinado.

Usa líquidos que no contengan pedacitos que puedan obstruir la aguja. Si preparas una salsa con frutas o el marinado no está completamente líquido, pásalo por un colador o por una tela de algodón.

PUEDES VER: VIDEO-RELLENOS PARA EL PAVO

Paso 3: Inyecta el pavo.

Presta  mucha atención a este paso. El marinado debe inyectarse uniformemente en la pechuga, muslos y alas.
Inserta la jeringa e inyecta el líquido en la carne. Jala la jeringa sin sacarla completamente y dirige la aguja hacia otra parte del pavo. Inyecta nuevamente y continúa así hasta completar todo el pavo. Procura no hacer más de cuatro perforaciones.

Paso 4: Masajea el pavo.

Después de que has inyectado todo el marinado, masajea suavemente la carne del Pavo. Esto ayudará a que el  líquido se distribuya por todas las partes del ave.

Paso 5: Verifica que todo esté bien.

Revisa que el Pavo no se encuentre empapado por fuera.  Si ves que en la superficie en la que está el pavo hay  manchas del marinado, lo más seguro es que no hayas inyectado la carne. Recuerda que el Pavo está hueco, por lo que debes de tener cuidado de dirigir la aguja hacia la carne y no al centro que está vacío.

Paso 6: Deja reposar.

Dependiendo de la receta, se recomienda dejar reposar el Pavo entre 2 y 12 horas. Recuerda que entre más tiempo pase marinándose, mejor sabor tendrá. Sigue estos sencillos pasos y prepara un exquisito pavo para tu cena de Navidad.


TE RECOMENDAMOS: 

VIDEO-PAVO ROSTIZADO A LA MANTEQUILLA

VIDEO-PAVO CON MIEL

VIDEO-PAVO GLASEADO CON CÍTRICOS Y GRAVY DE CHIPOTLE


Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Por lo general, lavar frutas y verduras con agua suele ser suficiente para eliminar la mayoría de los microbios y posibles patógenos que se encuentren en los productos frescos, pero a veces hay algunos que simplemente nos causan más desconfianza, como las fresas.Los productos frescos pueden albergar bacterias, hongos y otros microbios junto con trazas de productos químicos. Afortunadamente, hay pasos que puede tomar para ayudar a mejorar la seguridad de las frutas y vegetales.Por ejemplo, aunque parezca un paso sobrentendido, cuando manejemos frutas o en general nuestros alimentos frescos, debemos tener las manos limpias, así que primero debes lavar tus manos con agua y jabón.Otros puntos clave son limitar las cantidades que compras, pues la mayoría de los productos frescos sólo se puede almacenar de dos a cinco días, aunque frutas como las manzanas pueden durar mucho más en temperaturas adecuadas.Por otra parte, aunque lavar los productos antes de guardarlos puede parecer una idea práctica, hacerlo puede promover el crecimiento bacteriano y acelerar el deterioro, por lo que es más recomendable esperar y lavar las frutas hasta antes de usarlas. La forma correcta de lavar las frutas sin jabones ni químicosNingún método de lavado elimina por completo o mata todos los microbios que puedan estar presentes en las frutas, pero la ciencia ha demostrado que enjuagar minuciosamente los productos frescos bajo el chorro de agua es una forma eficaz de reducir el número de microorganismos. Además, lavar las frutas también ayuda a eliminar los residuos de pesticidas que puedan tener.Para lavar tus frutas sólo tienes que frotarlas bajo el chorro de agua, para eliminar la suciedad y los microorganismos de la superficie. También puedes sumergirlas en un recipiente limpio lleno de agua y tallarlas ahí, sin usar soluciones de jabón ni de cloro, pues algunas frutas son porosas y podrían absorber esos químicos, y cambiar su seguridad y sabor.Cómo lavar frutas con cáscaras o exteriores durosMuchas veces pensamos que este tipo de frutas, como melones, piñas o naranjas, no requieren ser lavadas, pero es recomendable hacerlo, pues cuando cortas estas frutas, podrías introducir los microbios de la superficie a la parte que te vas a comer, así que procura lavarlos bajo el chorro de agua antes de comenzar a pelarlos o cortarlos. Algunas instituciones de salud pública recomiendan además usar un cepillo limpio para frutas y verduras, con el fin de eliminar de manera más eficaz cualquier patógeno potencial de la piel o cáscara.Manzanas, pepinos y otras frutas firmes: lava bien frotando con tus manos bajo el chorro de agua o pela para eliminar ceras de preservación. Melones: las superficies rugosas y enredadas de algunos tipos de melón son un gran ambiente para microorganismos que se puede transferir a las superficies interiores cuando los cortas, así que para minimizar el riesgo de contaminación, cepille los melones y lávalos bajo el agua corriente antes de pelarlos o cortarlos en rodajas.Frutos rojos: las moras, las fresas o las zarzamoras son conocidas como frutos rojos o bayas, y son extremadamente frágiles, por lo que es importante ser extremadamente cuidadoso con ellas. La forma más fácil de lavar las fresas, moras y demás bayas es colocarlas en un colador y enjuagarlas con un chorro lento de agua corriente. No es recomendable remojarlas, porque los frutos rojos, como las fresas, actúan como una esponja y absorben mucha agua, lo cual afecta tanto su sabor como su textura. En el caso particular de las fresas, no debes quitar los tallos antes de lavarlas, ya que eso creará otra forma de que absorban agua.Melocotones, ciruelas y otros frutos suaves. Lávalos bajo el agua corriente y sécalos con papel o servitoallas.Si para tu paz mental necesitas algo que te haga sentir que estás desinfectando tus frutas, puedes probar con una mezcla de vinagre y agua, libre de químicos. Llena un recipiente grande con 8 tazas de agua, agrega 2 cucharadas de vinagre de manzana, y remoja ahí durante 15 minutos las frutas y verduras. Después de que haya transcurrido el tiempo, frota suavemente, cuela, seca y listo. Considera evitarlo con las frutas y verduras porosas, para que no cambien ni su sabor ni su textura.
Sabemos que tu cabello es muy importante para ti, por lo tanto, es esencial que lo laves con productos de gran calidad, sin embargo, no es necesario que gastes una fortuna en productos especializados, ya que tú puedes hacer shampoo natural desde casa. En kiwilimón te decimos cómo y te recomendamos los mejores ingredientes naturales para mantener tu cabello sedoso y limpio. Shampoos naturales para hacer en casa Si quieres olvidarte de los químicos para siempre y quieres hacer tu propio shampoo orgánico, aquí te damos las mejores recetas. Notarás la diferencia en tu melena de inmediato.También puedes leer: 5 remedios caseros para hacer crecer el cabelloShampoo natural Este shampoo natural es apto para todo tipo de cabello y es muy fácil de preparar en casa. Ingredientes: ½ taza de jabón de Castilla ½ taza de agua ½ cucharadita de aceite de canolaInstrucciones:Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea. Coloca la mezcla en una botella y lava tu cabello como de costumbre.Shampoo de aloe vera El aloe vera es una de las mejores opciones a la hora de hacer shampoo orgánico es casa, gracias a todos los beneficios que tiene esta planta. Si tu cabello está seco y muy delgado, esta es tu mejor opción, ya que este ingrediente te ayudará a balancear tu pH y a disminuir la caída del cabello, mientras también desaparece la irritación. Ingredientes:1/3 de taza de aloe vera ½ taza de agua ½ taza de jabón de Castilla 4 cucharadas de aceite de almendraInstrucciones:Mezcla todos los ingredientes y coloca en una botella.Lava tu cabello como de costumbre.También puedes leer: Mascarilla de avena casera para cabello grasosoShampoo casero para la caspa Gracias a que el té verde ayuda a acabar con la caspa, este shampoo natural es una excelente opción si padeces de este molesto problema. Por si fuera poco, la miel también le dará sedosidad y brillo a tu cabellera. Ingredientes:½ taza de té verde 2 cucharadas de aceite de miel ¼ de taza de jabón de Castilla 1 cucharadita de aceite de oliva 1 cucharadita de aloe vera 5 gotas de aceite de mentaInstrucciones: Pon agua a hervir y añade el té verde. Una vez que esté listo, ponlo a enfriar. Mezcla el té con los demás ingredientes. Transfiere la mezcla a una botella y usa como de costumbre. Shampoo de aceite de oliva Si quieres lucir un cabello brillante y muy sedoso, entonces prueba esta shampoo natural con un toque de aceite de oliva. Ingredientes:¼ de taza de aceite de oliva ½ taza de agua 1 taza de jabón de CastillaInstrucciones:Vierte todos los ingredientes en un bowl limpio y seco. Mezcla hasta integrar muy bien todos los ingredientes. Coloca la mezcla líquida en una botella y lava tu cabellera. Shampoo natural con vinagre de manzana ¿Quieres que tu cabello esté libre de caspa, grasa y además luzca espectacular? Tenemos buenas noticias, pues seguramente tienes la mayoría de los ingredientes que necesitas para este shampoo en casa. Ingredientes:2 cucharadas de bicarbonato de sodio ¼ de taza de agua 1 taza de vinagre de manzana 2 tazas de aguaInstrucciones:Mezcla el bicarbonato con el agua, aplica en el cabello y frota con tus dedos. Deja reposar por un par de minutos y enjuaga. Mezcla el vinagre con las 2 tazas de agua. Aplica la mezcla sobre tu cabello y deja reposar por un par de minutos. Enjuaga con abundante agua. Shampoo orgánico con manzanilla Si últimamente tu cuero cabelludo está rojizo o irritado, este shampoo te vendría muy bien, gracias al efecto calmante de la manzanilla. Ingredientes:1 taza de agua 6 bolsas de té de manzanilla ½ cucharadita de aceite de coco 1 taza de jabón de CastillaInstrucciones:Pon el agua a hervir, coloca las bolsas de té dentro de la olla y dejar reposar por 15 minutos. Retira las bolsas de té y añade el resto de los ingredientes. Mezcla todo muy bien. Vierte la mezcla en una botella y lava tu cabello.También puedes leer: 3 remedios caseros para evitar el frizz del cabello
Pasillo de Humo es un pequeño rincón de Oaxaca en la Ciudad de México, además, es el lugar perfecto para adentrarse en la gastronomía oaxaqueña con sus deliciosas tlayudas, moles y cócteles. La legendaria Celia Florián, una de las cocineras tradicionales más importantes y galardonas de nuestro país y la mente maestra detrás del restaurante Las Quince Letras en Oaxaca, junto con su hijo Alam Méndez, quien llevó la comida oaxaqueña a Washington, fueron los encargados de traernos la auténtica cocina oaxaqueña a la Ciudad de México. Los platillos que podrás encontrar en Pasillo de Humo son una versión contemporánea de la comida oaxaqueña, pero siempre con el sabor que caracteriza esta tradición culinaria. A través de sus recetas, Celia y Alam se han dado a la tarea de demostrarle al mundo que la comida tradicional oaxaqueña es tan compleja y esplendorosa como cualquier otra. Para comenzar tu viaje a través de la tradición culinaria de Oaxaca, te recomiendo los molotes istmeños de plátano macho con mole rojo, son el balance perfecto entre dulce y picoso, un digno representante de la comida oaxaqueña. Para el plato fuerte, puedes probar la crujiente y deliciosa tlayuda de chorizo y chapulines, el aromático mole rojo, la decadente panceta de cerdo con mole manchamanteles o el mole amarillo de res. Cada uno de estos postres te enamorarán de la gastronomía oaxaqueña bocado a bocado. Pasillo de Humo también ofrece una increíble selección de cócteles y los mejores mezcales. Te recomiendo el cóctel con chepiche, mezcal, pepino y limón. Aunque también puedes pedir el tradicional chocolate oaxaqueño. Para el postre, te sugiero probar el clásico tamal de chocolate. Si visitas este pedacito de Oaxaca a la hora de desayuno, no te puedes perder el pan dulce y el chocolate caliente. Luego puedes pedir la cazuela con huevo estrellado, hoja santa, quesillo y chapulines.
¿Término medio o bien cocida? ¿Con o sin cátsup? Todos tenemos una hamburguesa favorita diferente y es que son muchísimos los elementos que pueden acompañar a una hamburguesa el tipo de carne, el pan que la envuelve, las guarniciones y hasta los aderezos que preferimos para acompañarlas. En este universo todo se vale y depende enteramente de lo que más te guste, porque las hamburguesas son un platillo que simplemente se creó para hacernos felices en cada bocado. Este KiwiFav se lo dedico a mi hamburguesería favorita: Kitchen 6. Es el gastropub del chef Rodrigo Carrasco, donde expresa su pasión por la carne, las cocciones largas, la cerveza y los buenos momentos con amigos. Inició en la Colonia Condesa, Ciudad de México, y ahora tienen una nueva sucursal en Pedregal, donde también elaboran pizzas al horno con masa madre en colaboración con el chocolatero Mau Montiel. La Pibe, una hamburguesa de sirloin con chimichurri, queso manchego y chorizo argentino fue la primera que pobre en Kitchen 6 y a lo largo de estos diez años no ha dejado de sorprenderme con nuevas combinaciones y estilos, siempre garantizando la calidad de todos sus ingredientes. Prueba La Taquera, elaborada con cordero al pastor, La Gabacha, con mac & cheese y tocino, o la que preparan con un toque de cerveza. Algunos de los clásicos de la casa son las papas K6 con 6 aderezos (mi favorito: el de cuatro quesos), las malteadas y su variada carta de cervezas artesanales. ¡Sigue el proyecto a través de kitche6mx!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD