Infografía: Cuanto tiempo debemos cocinar el pavo
Navidad

Infografía: Cuanto tiempo debemos cocinar el pavo

Por Kiwilimón - December 2012
Te presentamos a continuación un tip súper importante a la hora de cocinar el pavo. De acuerdo al peso de nuestro pavo, debemos calcular el tiempo de cocción del mismo para que el resultado final sea una carne tierna, jugosa y con buen sabor.

Infografía

Para que sea más fácil para ti, con esta tabla podrás calcular de mejor manera el tiempo que debemos cocinar el pavo:

Libras

Kilogramos

Tiempo

10 a 18

4.5 a 8

3 ¾  a 4 ½ horas

18 a 22

8 a 10

4 ½ a 5 horas

22 a 24

10 a 11

5 a 5 ½ horas

24 a 30

11 a 13.5

5 ½ a 6 ¼ horas

  No debe ser una tarea complicada cuidar que el pavo quede bien cocido y delicioso. Estos son algunos consejos que te pueden ayudar: - La temperatura ideal para cocinar el pavo debe ser al inicio de 220 °C para que penetre el calor en el pavo, una vez que haya transcurrido aproximadamente media hora o 40 minutos, se deberá reducir la temperatura a 170 °C para que no se dore por fuera y quede crudo por dentro. - Debes cubrir el pavo con láminas de papel aluminio y asegurarte de que estén correctamente colocadas. Esto hará que se mantenga húmedo y evitará que se dore la piel y se seque demasiado, además facilitarás el proceso para que se cocine bien por dentro. - Cada vez que bañes el pavo con la salsa (cada 30 minutos), cuida que no baje la temperatura del horno y que coloques perfectamente bien el aluminio nuevamente para que no se queme por ningún lado. - Para saber si tu pavo está bien cocido, debes meter un cuchillo en la parte más gruesa del pavo (preferentemente el muslo), el jugo que sale del pavo deberá ser claro. Si el jugo es rojo o notas que la carne todavía está un poco rosa, deberás meter el pavo más tiempo. - Cuando saques del horno el pavo, no retires el papel aluminio y déjalo reposar de 30 a 40 minutos aproximadamente, esto hace que el jugo natural del pavo se distribuya y no se salga.   Recetas de cocina A continuación te presentamos algunas recetas de cocina de pavo para que puedas emplear todos los consejos que te acabamos de dar. Pavo ahumado relleno. Hola a todos espero que esta receta les sirva mucho esta riquísima les recomiendo que la preparen. Gracias y que tenga muy bonita navidad y año nuevo. Mis mejores deseos, que Dios los bendiga. Pavo a la mantequilla y chabacano. Pavo a la mantequilla y chabacano, con un sabor inigualable. Pavo al vino tinto con relleno de manzanas. Delicioso y ligero pavo navideño. Pavo con miel. Es verdaderamente delicioso, y sencillo. El pavo al horno más fácil. Riquísimo pavo al horno. Es muy fácil de preparar y muy rápido de hacer. Pavo a la sidra. Un pavo marinado en una mezcla de sidra con hierbas de olor. Pavo relleno al achiote de navidad. Esta navidad prepara esta receta de pavo relleno al estilo mexicano. Pavo relleno. Esta receta está muy rica y deliciosa, háganla. Pavo a la plaza. Exquisito pavo relleno, el pavo va inyectado de mantequilla, leche y vino blanco. El relleno consiste en verduras salteadas tales como zanahoria, papa, poro, apio, chicharos, calabacita, y jamón de corte grueso.   Si quieres más recetas de pavo o alternativas al pavo, haz click aquí  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Existe un ritual que, frente al comal, se vuelve entrañable: poner una tortilla caliente sobre la palma de la mano y con los dedos de la otra, enrollarla lo más apretadita posible. Mejor si en el interior hay una pizca sal. ¿Salsa martajada? Oh sí, por favor. Pero este ritual sólo es posible si la tortilla es lo suficientemente flexible para no romperse. Saber reconocer una tortilla auténtica, además de ser un hábito 100% saludable, es la forma más rica de experimentarlas. Según los mayas, el maíz es la piedra angular de nuestro origen y según los aztecas, es la muestra del amor que sentía Quetzalcóatl por su gente, quien para conseguir una semilla dorada se adentró en las montañas convirtiéndose en hormiga. De esa semilla surgió la tortilla, símbolo de identidad y cultura nacional. En el sentido más práctico, no hay plato, servilleta o cuchara más precisa para atajar un guisado. Tampoco una de mejor sabor. Todos creemos conocerla íntimamente, pero siendo sinceros, ¿hace cuánto elaboraron su última tortilla? ¿Hace dos meses? ¿Hace un año? ¿Nunca? Cuando conocí a Rafael Mier, director de la Fundación Tortilla de Maíz Mexicana yo no entendía por qué había que divulgar el tema de la buena tortilla y aprender a diferenciar una tortilla auténtica de otras. ¿Todas las tortillas de tortillerías son auténticas? ¿O no? La tortilla es el lienzo favorito del plato nacional: los tacos. Y aunque en las mesas nunca falta, Rafael me hizo entender que la verdadera tortilla escasea, sobre todo en las grandes ciudades. No sólo eso. Pocos conocen cuál es el proceso detrás de su elaboración y cuáles son sus ingredientes originales. Por suerte ya existe una regulación en el mercado para que las tortillerías describan los ingredientes que utilizan. No, no sólo es maíz. Algunas veces la masa está mezclada con harina de trigo. A la tortilla tradicional hay que diferenciarla del resto. Ella proviene de maíces mexicanos, algunos en peligro de extinción. El tema es que algunos agricultores han preferido sembrar otros cultivos o utilizar maíces más resistentes a las plagas. Transgénicos, pues. En el proceso tradicional, los maíces que fueron cosechados según la temporada se dejan secar naturalmente y se les desgrana con la ayuda de un olotero. A continuación, se someten al proceso de la nixtamalización en el que los granos de maíz se pulen como diamante en bruto para hacerlos más digeribles en el organismo, para maximizar su aporte nutricional: aumentar su contenido de calcio, de proteínas, de antioxidantes.La tortilla verdadera –la saludable, la auténtica– está nixtamalizada. Para lograrlo hay que diluir cal en agua, cocer los granos en la mezcla, dejarlos remojar durante la noche y al día siguiente, enjuagar hasta que el agua salga clara. De ahí se obtiene el precioso nixtamal que se lleva al molino o al metate. El resultado es una masa húmeda y deliciosa, lista para palmear tortillas, tlacoyos, sopes, o (ponga usted su preparación favorita de maíz). Cuando inflan en el comal o en la plancha de las tortillerías, el augurio de una buena comida es evidente. El proceso es cultura pura. Pero por inverosímil que parezca, en la mayoría de las escuelas de gastronomía este ritual no se enseña. No hay duda de que, para reconocer una buena tortilla, también hay que amistarnos con el lenguaje, con su saber. Rafael aconseja consumir aquellas que no son industrializadas, es decir, que no contienen ingredientes adicionales a los tradicionales (maíz, agua y cal o ceniza). “Como consumidores tenemos derecho a conocer todos los ingredientes de nuestra tortilla por ello, es importante exigir su correcta declaración”, afirma. También dice que las tortillas de colores sí son tradicionales. Su color proviene de maíces con tonalidades como del arcoíris. Pero cuidado. Existen comerciantes que utilizan colorantes imitando los colores del maíz azul o verde. Un tip para diferenciar al gato de la liebre es aplicar un agente ácido –como el jugo de limón–. “Si al aplicar el limón, la tortilla se torna violeta o rosa, se trata de tortilla de maíz azul real; si se torna grisácea o no cambia de color, se trata de una tortilla pintada con colorante artificial”. Otro consejo es fijarse en la flexibilidad de la tortilla. Si se rompe o se entiesa apenas la pones sobre el comal, puede que estés frente a una tortilla falsa. Estos y otros consejos los puedes encontrar en el blog recién inaugurado de la fundación. La buena tortilla merece diferenciarse de las otras. Pregunta en tu tortillería si las que ofrecen están nixtamalizadas y si provienen cien por ciento del maíz nacional. Su aroma, anticipación de un banquete digno de dioses, y su sabor no deben tomarse por sentado. Y mientras aprendemos a nixtamalizar juntos, te dejo algunas recetas que puedes preparar en su honor: Tacos de lenguaTacos de mixioteTacos de costilla
Si extrañas la comida callejera, no te puedes perder la nueva serie de Netflix que, a pocos días de su estreno, se ha convertido en el nuevo éxito de la cuarentena. Se trata de Street Food: Latinoamérica, una inspiradora docuserie que atraviesa 6 países y nos muestra de cerca lo mejor de las ciudades, su cultura y, por supuesto, la comida. Street Food: Latinoamérica, basada en el programa original The Chef’s Table, consta de seis capítulos de media hora en los que aborda los secretos culinarios mejor guardados de cada país protagonista. Esta serie presenta un viaje maravilloso que va desde Buenos Aires, Argentina y pasa por Salvador, Brasil; Oaxaca, México; Lima, Perú; Bogotá, Colombia y llega hasta La Paz, Bolivia. ¿Por qué tienes que ver Street Food Latinoamérica? Con tantas nuevas restricciones de viaje, esta serie de comida callejera es una excelente opción para transportarte a otros lugares y conocer la mágica esencia y el exquisito sazón de sus platos típicos que los vuelve tan impresionantes. Los productores David Gelb y Brian McGinn muestran una mirada íntima a los mejores platillos latinos que podemos encontrar en los puestos de comida, pero más allá de eso, captan con una sensibilidad bastante humana la historia de quien se encarga de preparar tan sabrosos alimentos con un personaje icónico de las ciudades como eje principal, acompañado de la breve historia de otros cocineros que también son leyenda. Así como en Brasil doña Suzana se encarga de cocinar la mejor moqueca en el restaurante que le ayudó a abrir su comunidad tras una vida difícil llena de decepciones, en México, la señora Valentina se encargó de crear unas singulares memelas con salsa de chile morita tan fuerte como su voluntad de sacar adelante a su hija siendo mamá soltera; como la de estas 2 increíbles mujeres, conocerás 4 historias más que te llenarán de antojo y profundas emociones. La tlayuda oaxaqueña vs el ceviche peruanoNetflix se ha encargado de llegar al corazón (y al estómago) de todos sus espectadores con Street Food: Latinoamérica y así lo demostró el 23 de julio con una divertida dinámica a través de redes sociales, donde convocó a las personas a votar por su comida callejera favorita en el Campeonato Street Food Latinoamérica. En dicho enfrentamiento, el choripán de Argentina, el acarajé de Brasil, el ajiaco de Colombia y el relleno de papa de Bolivia fueron relegados por los dos poderosos finalistas, la tlayuda de México y el ceviche de Perú. La votación estuvo tan reñida que hasta Christopher Landau, el embajador de Estados Unidos en México, la Secretaría de Cultura y la SEP pidieron a los ciudadanos que votaran por el platillo oaxaqueño, que al final salió victorioso. Street Food: Latinoamérica es una fiesta de sabores, historias y emociones que puedes percibir a través de la pantalla, así que no te la puedes perder y si tu antojo por comida callejera es incontrolable, aquí puedes encontrar algunas recetas fáciles de preparar.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD