Menú para las próximas posadas
Navidad

Menú para las próximas posadas

Por Kiwilimón - Diciembre 2012
No te compliques! Elige las opciones que tenemos para ti. ¡Disfruta de las posadas con toda la familia y con recetas deliciosas y fáciles de hacer! Seleccionamos algunas de nuestras mejores recetas para que puedas compartir con tus seres queridos estas increíbles fiestas con deliciosos sabores que a todos les encantarán. Acuérdate que organizar una fiesta además de ser divertido, es una oportunidad perfecta para lucirte como anfitrión, o si es que la fiesta a la que vas a asistir es "de traje" entonces también serán una excelente opción porque son fáciles de hacer y algunos, son  muy económicos.

Recetas (les recomendamos hacer click en el título de la receta para ver más detalles de preparación de la misma)   Elotes con chile y limón. Elotes a la parilla con mayonesa, chile y limón. Ensalada fresca de kiwi. Deliciosa receta de ensalada de kiwi con fresa, queso panela y un toque de ajonjolí acaramelado. Taquitos de pollo dorados. Deliciosos taquitos de pollo dorados. Tostadas de pollo. Las tostadas mexicanas con pollo, crema, frijoles y salsa. Buñuelos. Los buñuelos son un rico y crujiente postre para comer en las fiestas navideñas. Tamales de dulce. Receta de tamales dulces con pasitas hechos en casa. Arroz con leche a la vainilla. El arroz con leche es un postre típico de múltiples países en el mundo. Se hace cociendo lentamente arroz en leche con azúcar y se suele servir espolvoreado con canela o azúcar. En Argentina y Uruguay también se sirve con dulce de leche.   Si quieres conocer más recetas que puedes preparar en las posadas, haz click aquí  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si te gusta curiosear por los pasillos del súper mercado lo más seguro es que ya te hayas topado con la sal rosada del Himalaya. Y si te preguntabas sobre su color: no, nadie la pintó; el rosa es su color natural. Entonces, ¿por qué tanta algarabía por esta sal? Sigue leyendo para saber por qué ahora todos están cocinando con la sal rosada del Himalaya.¿Cuál es la diferencia entre la sal normal y la sal rosada del Himalaya?La sal es sal. A final de cuentas es solamente cloruro de sodio, ¿no es así? Pues en el caso de la sal del Himalaya es un poco más que eso. A diferencia de la sal de mesa que solemos usar, compuesta por cloruro de sodio y a veces yodo, la sal rosada tiene una gran cantidad de otros minerales, entre ellos calcio, potasio, magnesio. La gran ventaja es que estos más de 80 minerales se encuentran en la sal rosada de manera natural, mientras que en la sal blanca de toda la vida el yodo es añadido mediante procesos industriales.¿Qué propiedades tiene la sal rosada del Himalaya?La presencia de los minerales en este tipo de sal puede ayudar a enriquecer la alimentación y complementar los nutrientes de otros alimentos. Sin embargo, hay que tener muy presente que, a pesar de contener más minerales que la opción tradicional, la del Himalaya sigue siendo sal. Así que su consumo debe moderarse.Aunque aún faltan más investigaciones para corroborar estas propiedades, se cree estos son algunos beneficios de comer sal del Himalaya:Disminuir el avance de la osteoporosis, gracias a que contiene calcio.Mejorar la digestión y equilibrar los ácidos en el estómago. Ayudar a prevenir enfermedades de la tiroides, por el yodo presente naturalmente.Reducir la presencia de calambres y contracturas musculares, debido a su aporte de potasio y magnesio.Tratar afecciones de la piel, cuando es usada de manera tópica.¿Qué tipo de sal es más recomendable?Definitivamente la sal rosada del Himalaya es mejor que la sal tradicional. Para empezar, la sal rosada no está procesada ni contiene aditivos. En cambio, la sal yodada pasa por tratamientos industriales de purificación, blanqueamiento y yodación. Finalmente, al consumir sal normal solo estás aportando a tu organismo cloruro de sodio y, en algunos casos, yodo. En cambio, con la sal rosada del Himalaya estás dando a tu organismo más de 80 minerales esenciales. No importa qué tipo de sal decidas usar, recuerdo que es muy importante que moderes su consumo para cuidar tu salud.
Amada por muchos, odiada por otros. No importa si eres fan o no de la capirotada, su papel fundamental en la gastronomía de la Cuaresma es innegable. Aunque hoy en día existen muchas versiones de esta receta tradicional, la base de todas es la misma: capas de pan remojado en una especie de almíbar, acompañado de frutos secos o algún otro tipo de ingrediente dulce. Te invitamos a conocer más acerca de la historia de este típico postre para comprender por qué cada año tu mamá prepara capirotada en esta época.Sus origénes europeosLa capirotada como la conocemos hoy en día es muy diferente a las primeras versiones que se cocinaron. Se cree que el primer antecedente de la capirotada se remonta a la época de los romanos, con una pequeña diferencia: era un platillo salado. Los trozos de pan se bañaban en agua con vinagre, y entre las capas se agregaban pepinos, vísceras de pollo, queso y alcaparras. Tiempo después los españoles integraron a su cocina un platillo similar llamado “almondrote”. Para su preparación era necesario remojar el pan en caldo de algún tipo de carne y entre las capas se colocaban trozos de carne. La introducción a AméricaCon la llegada de los españoles a América, la gastronomía del Nuevo Continente se enriqueció gracias a los ingredientes y recetas que introdujeron los europeos. Uno de los platillos que se incorporó a la gastronomía nacional fuera la capirotada en sus dos versiones (francesa, que lleva carne, y la clásica, solamente pan). Algunas personas consideran que la preparación de capirotada sin carne se popularizó debido a la escasez de ciertos alimentos, mientras que otros creen que la versión más reciente responde más a los simbolismos religiosos de los ingredientes. El uso de pan viejo hace alusión a la austeridad propia de la Cuaresma, la miel de piloncillo a la sangre de Cristo, el queso a la manta que cubrió su cuerpo, etc.La capirotada en la actualidadDesafortunadamente, la capirotada es un platillo que ha perdido mucha presencia en los últimos años. Mientras que en los años 60 era fácil encontrarla en restaurantes y fondas, hoy es prácticamente imposible disfrutar este postre en Cuaresma. El paso de los años también ha influido en la preparación de la capirotada. En la actualidad existen muchas versiones de acuerdo a la región del país. Grageas, plátanos, cacahuates y pasas son algunos de los ingredientes que pueden estar presentes en este postre. Cuéntanos, ¿en tu casa cómo preparan la capirotada?Si aún no sabes cómo prepararla, te compartimos algunas recetas para que la disfrutes en esta Cuaresma:Capirotada de Tres LechesCapirotada para CuaresmaCapirotada FácilCapirotada con Amaranto
Si sigues nuestro blog, seguramente ya sabes que existen diferentes formas de empanizar. A continuación te contamos  los tips básicos que debes conocer para lograr un empanizado perfecto (a prueba de novatos y aprendices de cocina).Seca bien los alimentos antes de empanizarUno de los mayores que pueden hacerse al empanizar es usar pollo, carne, pescado o vegetales demasiado húmedos. Esto provoca que, al contacto con el calor, el vapor desprenda el empanizado. Antes de empezar con la harina o el huevo, checa que tus ingredientes no estén escurriendo.Intenta no prescindir de la harinaCuando haces esta técnica con pan es necesario que primero pases la carne o el pollo (o lo que sea que vayas a empanizar) por un plato con harina. Si te vas directamente al huevo, el pan no se pegará bien y terminará cayéndose.Sí puedes cambiar harina por maicenaGeneralmente se usa harina de trigo para empanizar, pero también puedes probar usando maicena. La gran ventaja de este ingrediente es que hace que el empanizado quede más crujiente.Prepara estos TACOS DE PESCADO CON ADEREZO PICANTECondimenta la harinaNo cometas el error de pasar tus alimentos por un plato de harina simple y sin sabor. Mézclala con sal, pimienta, ajo en polvo, hierbas, etc. Aunque muy poco de esto termine en tus alimentos, realmente le da un sabor muy diferente.Combina el huevo con lecheSi el huevo está demasiado espeso, será más difícil que logres un empanizado homogéneo. Para evitar esto, usa huevo a temperatura ambiente y rebájalo un poco con un chorrito de leche.Bate primero las clarasEn caso de que prefieras un empanizado más esponjoso y no tan crujiente, lo mejor es separar los huevos para batir primero las claras y después las yemas. Así tendrás una textura esponjosa y más ligera.Prepara esta ENSALADA DE POLLO EMPANIZADO CON FRUTOS SECOSDeja reposar el empanizado antes de freírDespués de que pasas los alimentos por el pan molido, te recomendamos refrigerarlos unos minutos. De esta manera, el empanizado se adherirá mejor y batallarás menos al freír.Usa aceite con especiasNo tienes que buscar un aceite especial para empanizar. Es suficiente con que agregues unas ramitas de romero o un poco de chile seco mientras se calienta. Retira antes de comenzar a freír.Asegúrate de que el aceite esté muy calienteJamás, jamás, jamás se te ocurra freír algo en aceite tibio. O de lo contrario tendrás un alimento excesivamente grasoso y mal cocido. La mejor manera de saber si el aceite está listo es añadiendo un poco de huevo al sartén.Prepara esta RECETA DE ROLLITOS DE PESCADO RELLENOS DE VERDURAS
Los alimentos en tu cocina pueden funcionar también en tu rutina de belleza. Descubre qué ingredientes puedes usar para hacer un exfoliante casero para tus manos.Yoghurt: Este cremoso lácteo no sólo sirve para hacer postres, también es buenísimo para cuidar la salud de la piel. El yoghurt es una fuente rica en proteína, calcio, además de vitaminas y minerales, por lo que al aplicarlo en la piel ayuda a mantenerla hidratada. Por si fuera poco, el ácido láctico presente naturalmente en el yoghurt es un agente exfoliante que remueve células muertas. Así que no dudes en aplicar lo que te sobre de yogurt para tener una piel radiante y suave. Azúcar: Para quitar las capas de piel muerta o deshacerte de problemas más específicos, como manchas o puntos negros, necesitas un ingrediente que talle la superficie de tu piel, pero de forma suave. El  azúcar es  un ingrediente ideal para exfoliar tu piel, ya que el ácido glicólico presente en este alimento mantiene el equilibrio de aceites en la piel. Úsala para exfoliarte de manera suave, mientras que evitas que tu piel se vuelve demasiado grasosa o muy seca.Miel: Seguramente ya sabes que, gracias a sus propiedades antibióticas, la miel ayuda a combatir el acné. Sin embargo, los beneficios de este dulce alimento van más allá de eso. La miel es también un fabuloso ingrediente exfoliante, así que al aplicarla ayuda a tener una piel más clara y brillante. El único detalle con la miel es que debes tener cuidado al usarla, sobre todo si tienes alguna alergia, como al polen, al veneno de abeja o al apio. Si quieres usarla en tu rutina de belleza, lo mejor es que pruebes primero el exfoliante en una pequeña sección de tu piel.Aceite de Oliva:Cuando tus manos lucen sin vida o incluso empiezan a tener arrugas, lo más seguro es que los antioxidantes estén pasando factura a la salud de tu piel. El aceite de oliva es excelente para estos casos, ya que además de evitar el envejecimiento prematuro puede prevenir el cáncer de la piel. Asimismo, los altos niveles de vitaminas A, D, E y K ayudan a conservar la piel de tus manos en buen estado por más tiempo. Café: Seguramente ya sabes que los granos de café molidos son buenos para tratar la celulitis, sobre todo en los muslos y en las piernas. Pero, ¿qué pasa con las manos? La cafeína también tiene grandes beneficios para la piel de las manos. Al igual que el aceite de oliva, el  café tiene un efecto antioxidante, lo que ayuda a combatir los problemas provocados por los radicales libres. La exfoliación con granos de café puede ayudar a mejorar considerablemente el aspecto de la piel de las manos gracias a la vitamina B3 y al ácido clorogénico. La primera previene ciertos tipos de cáncer de piel, y el segundo reduce la inflamación.  
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD