No sufras de depresión decembrina y disfruta esta navidad
Navidad

No sufras de depresión decembrina y disfruta esta navidad

Por Kiwilimón - Diciembre 2015
En esta época del año es recurrente que lleguen a las personas pensamientos de nostalgia y tristeza, dependiendo de los síntomas, su frecuencia e intensidad a este acto se le puede catalogar como Depresión blanca. Para evitar que te dé puedes seguir nuestros tips así te sentirás mejor: Los recuerdos de las personas fallecidas no tienen porque ser tristes, trata de que se conviertan en algo agradable. Rodéate de gente positiva y de tus seres queridos, con ellos podrás hablar y expresar tus sentimientos te ayudarán a sentirte mejor. Hay muchas personas pasando por esta situación, y que tienen tiempos difíciles, si te haces consciente de esta realidad será más fácil aceptarla. Aprovecha las fiestas para distraerte. La soledad te permitirá estar contigo mismo y relajarte, este proceso es bueno para renovar tu energía. No te centres en lo negativo; busca el lado positivo. Ubícate al exterior de ti e intenta verte como lo hace un tercer, ya que lo hiciste ¿qué consejo te darías?. La felicidad no tiene que ser la que nos venden los medios y el entorno, trata de reconocer tu propia felicidad. Recuerda que hay quien te apoya y gozando y disfrutando de los tuyos será más digerible para ti esta etapa. Recuerda que estas fechas son para disfrutar con los nuestros y recordar el lado humano del mundo.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Además de ser una bebida rica, el té aporta muchas propiedades positivas para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Por ejemplo, el té rojo cuenta con beneficios que pueden ayudarte a prevenir enfermedades.Tomar té aporta una gran cantidad de nutrientes y antioxidantes, vitaminas, minerales que nos ayudan a fortalecer las defensas del cuerpo y a evitar el daño celular. También ayuda a algunas personas que tienen un déficit de hierro, contribuye a una correcta hidratación y por sus propiedades diuréticas, ayuda a eliminar toxinas del cuerpo.Estas son propiedades que todos los tés tienen, sin embargo, un té que ha cobrado popularidad de un tiempo a la fecha por ser auxiliar en la pérdida de peso es el té rojo. El té rojo, también conocido como Pu Erh, es originario de China y en la antigüedad era utilizado como medicina, pues ayudaba a prevenir enfermedades y puede ser un gran aliado para controlar el peso. Gracias a sus propiedades diuréticas y digestivas, el té rojo se convierte en un buen amigo para conseguir adelgazar, acelerar el metabolismo y su acción diurética impide la retención de líquidos. De hecho, se ha demostrado que el té rojo mejora los niveles celulares de la lipasa, cuya función es bloquear la acumulación de grasa en las vísceras.En cuanto a la digestión, tomar una taza de té rojo tras una comida pesada te ayudará a que los ácidos gástricos se muevan mejor, por lo que mejorará la metabolización de los alimentos. Si decides tomar una taza de té rojo media hora después de comer, comenzarás a notar rápidamente sus beneficios. Con ello, tu cuerpo absorberá mucho mejor los nutrientes y eliminará con mayor facilidad las toxinas.Además de ser buenísimo para el aparato digestivo y los riñones, el té rojo también cuida de tu hígado y ayuda a prevenir la gota, lucha contra los altos niveles de ácido úrico, elimina toxinas y es un buen remedio contra las “crudas”.Conocer todos los beneficios de este té tradicional implica también tomar en cuenta que al igual que otros tés, contiene cafeína, teína y teobromuna, que son sustancias estimulantes, por lo que no debes exceder las 5 tazas de esta maravillosa bebida.
Conoces ya la importancia de una buena alimentación para el buen funcionamiento del organismo; sin embargo, el ritmo tan vertiginoso de la vida actual a veces nos impide tener buenos hábitos y cuidar de nuestra salud.Por ejemplo, aunque hemos escuchado mucho que el desayuno es la comida más importante, pues venimos de un periodo grande de ayuno y todos los alimentos que ingerimos son aprovechados al máximo, además de que es el que nos llena de energía para poder llevar a cabo todas nuestras actividades, muchos de nosotros solemos saltarlo, o comer alimentos que poco nos benefician.Sin embargo, los licuados podrían ser una buena opción para aquellos que no tienen tiempo de comer un desayuno completo.Incluir licuados en el desayuno es una forma sencilla, práctica y deliciosa de consumir nutrientes a primera hora del día, y si sabes usarlos a tu favor, pueden ayudarte a sanar.Aquí te dejamos algunas recetas de licuados “medicinales”, pues sus ingredientes están destinados a ayudarte con ciertas afecciones, y te pueden aportar nutrición y salud de manera rápida y práctica:Licuado de arándanosEste licuado te puede ayudar a mejorar la digestión, es rico en antioxidantes aminoácidos y grasas que te darán el combustible necesario para arrancar el día.Necesitarás:-Un puñito de arándanos-½ taza de yogurt griego natural-1 cucharada de chía -Endulzante al gusto, proponemos mielLicúa todos los ingredientes y disfruta.Licuado de pepino y linazaSi tienes problemas en el riñón, este licuado te ayudará a eliminar las toxinas, además de que te mantendrá hidratada.-1/2 pepino grande, pelado y en rodajas-1 taza de arándanos congelados frescos-Un chorrito de agua de coco o leche vegetal-1-2 cucharadas de linaza molida o chía-Stevia a gusto (opcional)Licúa todo y bébelo.Licuado de apio y papaya Los ingredientes de este licuado funcionan como diuréticos y antiinflamatorios y ayudan a depurar toxinas que enferman a los órganos.Ingredientes:- El jugo de 1 limón-1 rama de apio-Una taza de papaya -1 vaso de agua Revuelve todo.Licuado antiansiedad Este licuado además de ayudarnos a controlar el estrés y la ansiedad está lleno de vitaminas, minerales, y antioxidantes que protegen la salud.-2 rodajas de papaya sin cáscara.-1 rodaja de piña pelada.-1 taza de leche de coco.No olvides que lo más importante es aprender a escuchar a tu cuerpo y a darle lo que necesita, y eso incluye ir al doctor y tratar seriamente cualquier enfermedad que padezcas.
Para nadie es un secreto que estamos viviendo una crisis ambiental muy fuerte. Las poblaciones de la vida silvestre alrededor del mundo han disminuido 60% en 40 años. La contaminación, deforestación, el cambio climático y otros factores provocados por el ser humano nos han llevado a las peores condiciones del medio ambiente. El reciclaje es una de las acciones que tenemos a nuestro alcance para poner nuestro granito de arena y ayudar a la salud del planeta. Es mucho más sencillo si lo adoptamos como un hábito para convertirlo en un estilo de vida, y si incluimos a los niños, podremos contribuir a reducir el impacto negativo del ser humano en la naturaleza.Para que un niño entienda la importancia del reciclaje, es necesario que sepa que todas las cosas que usa en la escuela, en sus juegos, para comer y en general en su vida diaria, provienen de materias primas que han sido transformadas para convertirse en los artículos que usan a diario. De esta manera aprenderán de dónde provienen el cartón, vidrio, metal y plástico y así, después, a que rueden reciclar, reusar y reducir. Para fomentar el reciclar, reusar y reducir en los niños debemos hacerlo divertido, por lo que aquí te proponemos opciones para hacerlo con tus pequeños:Enséñalos a separar residuos. Pinten contenedores de distintos colores y enséñale que dependiendo del material de la basura van en uno en específico: orgánico, cartón y papel, latas, plástico y vidrio (esto es mejor que lo haga un adulto) investiguen y llévenlo a un centro de reciclaje cerca de tu casa.Reutilicen residuos para construir a partir de desechos. Con esta actividad, además de ayudarles a reciclar, también fomentarás su creatividad y su capacidad motora.Un juego de boliche con botellas con un poco de piedritas o semillas dentro para hacer peso; la bola la puedes hacer con papel que ya no sirva.También con botellas o envases y piedritas pueden hacer unas maracas y decorarlas de una manera creativa.Usar el cartón de las cajas de cereal, de los pañuelos desechables y hasta el cartón de los huevos para hacer construcciones, desde castillos hasta aviones o lo que se te pueda ocurrir.Con el cartón de las servitoallas puedes hacer palos de lluvia si le pones semillas pequeñas dentro y tapas los dos extremos. También lo puedes decorar. Recuerda que un niño necesita comprender el porqué de las cosas, por eso te recomendamos que le expliques la importancia del medio ambiente y las repercusiones que tienen todas nuestras acciones para que tome conciencia ambiental.
Últimamente escuchamos noticias catastróficas, que nos hacen angustiarnos y no sabemos ni cómo empezar a cuidar el medio ambiente. Uno de los asuntos más problemáticos es el tema de la basura. Según la BBC, a nivel mundial se producen más de 2.100 millones de toneladas de desechos cada año, lo que podría llenar más de 800 mil albercas olímpicas.Es urgente que hagamos algo radical y definitivo al respecto. ¿Has escuchado sobre el Zero Waste?En el movimiento Zero Waste (Residuos Cero), el objetivo es reducir al máximo los residuos y la basura que generamos todos los días. Así, el fin del zero waste no sólo es reducir el impacto ambiental, sino que además busca que la gente viva con menos cosas materiales y llevar una vida más rica en momentos y experiencias, que nos hacen sentir lo verdaderamente importante.Para empezar a ser parte del Zero Waste es importante que tengas en mente estos puntos:Rechazar lo que no necesitamos. Se trata de cambiar hábitos diarios y de forma mecánica, por ejemplo: al ir al súper y en lugar de usar las bolsas de plástico, lleva tus bolsas reutilizables; elige productos que vengan en envases de vidrio para que puedas usarlos con otro propósito; descarta artículos que tengan envolturas innecesarias; siempre prefiere vidrio, cartón o papel en lugar de plástico. Antes de consumir algo, piensa dos veces si realmente lo necesitas y si es algo que a largo plazo vas a usar en repetidas ocasiones; si no es así, prescinde de ello. Reducir lo que necesitamos. Hay productos básicos de la cocina, baño o higiene personal con los que simplemente no podríamos vivir; sin embargo, podemos sustituir los artículos tradicionales que ya conocemos para evitar los desechos. Hoy en día existen muchas alternativas zero waste, por ejemplo, podrías empezar sustituyendo productos de higiene como la pasta de dientes comercial por pastillas masticables de pasta dental, fabricar tu propio desodorante con bicarbonato, sustituir toallas y tampones por una copa menstrual que te va a durar aproximadamente 10 años, usar un rastrillo de acero con navajas intercambiables, usar shampoo, acondicionador y hasta crema corporal sólidas y sin empaque de plástico. Admás, cargar siempre con un termo para tomar agua y evitar a toda costa comprar agua embotellada, también tener a la mano un recipiente para comprar comida en la calle y un juego de cubiertos para evitar los desechables. No es necesario que gastes de más para tener estos artículos, basta con que busques en tu casa utensilios que te puedan servir para este propósito. Reciclar aquello que no podemos rechazar, reducir o reutilizar. Sobre todas las cosas, se trata de reducir el consumo de plástico, en especial el de un solo uso. Por ejemplo, si decides comprar un frasco de mayonesa, en lugar de una botella de plástico que terminaría en la basura, puedes usar el frasco para poner semillas o alimentos que compres a granel, o puedes hacer manualidades con él. El cartón en el que vienen los huevos puede servir como recipiente para germinar plantas, o para mejorar la acústica de un cuarto; mientras que los cartoncitos del papel de baño los puedes usar para hacer actividades manuales con tus hijos, las latas de chocolate o leche en polvo también las puedes usar para almacenar productos. El punto es seguirle dando uso a las cosas y así evitar crear desechos. Compostar, descomponer. En un nivel más avanzado de Zero Waste, podemos crear una composta para descomponer restos orgánicos y productos biodegradables para convertirlos de nuevo en materia prima. El movimiento Zero Waste es una manera de vivir de manera más consciente, simplificando la vida, practicando el desapego a lo material, vivir con menos e invertir dinero y tiempo en lo que verdaderamente importa. Y lo más importante, estás contrarrestando el impacto de tus decisiones, creando conciencia para ayudar al planeta a detener el daño ambiental y realizando acciones concretas que permitan sumar.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD