Top 5: botanas navideñas

Por Kiwilimón - Diciembre 2014
La cena de Navidad no sólo se trata del plato fuerte o del postre, también cuenta, como siempre, la primera impresión. A la hora de crear tentempiés navideños hay algunas recetas e ingredientes que van bien con la ocasión y es por eso que hoy te recomendamos nuestro top 5: botanas navideñas.

Queso Brie al horno

Esta rica receta consiste de queso brie dentro de una pasta de hojaldre con frutas deshidratadas, miel y romero. Una botana exquisita que es sencilla de preparar pero que empaca muchísimo sabor. Lo calientito del queso sirve para contrarrestar la bajas temperaturas mientras la miel y el romero le dan un sabor especiado muy navideño a la botana. Ver receta completa aquí: http://www.kiwilimon.com/receta/botanas/queso-brie-al-horno queso brie al horno

Botana de árbol de Navidad

Si no sólo quieres que la receta sepa a Navidad, sino que el mismo platillo parezca adorno decembrino, entonces no busques más. La realidad es que esta preparación cuenta con ostión ahumado, perejil y pimiento rojo pero verás cómo acomodando cada ingrediente obtendrás un árbol de Navidad que será al mismo tiempo botana y centro de mesa. Ver receta completa aquí: http://www.kiwilimon.com/receta/botanas/botanas-con-queso/botana-de-arbol-de-navidad botana de arbol de navidad

Palitos de hojaldre relleno de olivada

No tardarás más de 20 minutos en crear estos bastones llenos de sabor. Sólo necesitas crear la olivada con aceitunas, parmesano, romero, albahaca y anchoas para después enrollarla en la pasta hojaldre. Recuerda que esta receta también puede funcionar con pesto y alguna otra salsa herbal de pasta. Ver receta completa aquí: http://www.kiwilimon.com/receta/botanas/palitos-de-hojaldre-rellenos-de-olivada palitos de hojaldre

Rollitos de crepas con salmón ahumado

Si buscas una alternativa ligera, lucidora y llena de sabor te puedes decidir por esta botana. Es una forma muy elegante de recibir a tus invitados pues el salmón, el cebollín y el queso crema tienen un sabor delicado, además de que la presentación del platillo puede ser espectacular. Recuerda que puedes decorar con hojas de arúgula cada rollito para hacerlos aún más lucidores. Ver receta completa aquí: http://www.kiwilimon.com/receta/botanas/canapes/rollitos-de-crepas-con-salmon-ahumado rollitos de crepas con salmon

Rollitos de arúgula y jamón serrano

Diez minutos son todo lo que necesitas para crear esta deliciosa botana. La ensalada de arúgula es simple pero deliciosa y con sabores atrevidos, mientras que el serrano envuelve todo con ese sabor ahumado tan característico. Puedes acabar el platillo con un chorrito de aceite de oliva sobre los rollos para darles una textura más sedosa y finalizar el sabor con un toque mediterráneo. Ver receta completa aquí: http://www.kiwilimon.com/receta/botanas/rollitos-de-arugula-y-jamon-serrano rollitos de crepas con salmon  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Conoces ya el ajo negro, para qué sirve o cómo se toma o tan siquiera qué es? En realidad, el ajo negro no es más que un ajo común (allium sativum), pero que ha pasado por un proceso de fermentación, con mucha humedad y calor, lo cual cambia el color del ajo y le da una textura gelatinosa.El ajo negro es un condimento muy usado en la comida asiática, en especial en Corea, pero se ha vuelto muy popular en Estados Unidos de América desde el 2005, cuando un famoso restaurante de San Francisco comenzó a venderlo. Su sabor es ligeramente dulce, un poco ácido y comparado con el ajo fresco, el ajo negro no tiene un sabor tan fuerte porque en el proceso, se reduce el contenido de alicina.A pesar de que se dice que las propiedades del ajo negro se encuentran más concentradas o potenciadas, aún no hay suficiente investigación científica para poder afirmarlo, sin embargo, sí conserva varias ventajas del ajo fresco. Propiedades del ajo negroEl ajo negro posee una gran cantidad de compuestos antioxidantes, como polifenoles, flavonoides, derivados de tetrahidro-β-carbolina y compuestos orgánicos de azufre, que incluyen S-alil-cisteína y S-alil-mercaptocisteína, en comparación con el ajo fresco. Durante el proceso de calor y humedad que se lleva a cabo para obtener el ajo negro, no solo se alteran los componentes nutricionales y los atributos sensoriales, sino que también mejora la bioactividad del ajo negro. Algunas de las investigaciones han obtenido evidencias que demuestran los efectos terapéuticos del ajo negro, como que ayuda contra la obesidad, con inmunomoduladores, hipolipidémicos, antioxidantes, hepatoprotectores y neuroprotectores, sin embargo, aún no hay suficientes pruebas.Lo cierto es que el proceso tipo fermentación del ajo negro restaura los nutrientes y reduce el fuerte sabor y olor de cuando está crudo, por lo que el ajo negro es más fácil de consumir y así puedes aprovecharte de los beneficios del ajo, que está cargado de antioxidantes.El ajo negro es excelente para la salud, ya que ayuda a combatir los radicales libres y previene el daño oxidativo, que conduce a varias enfermedades, e incluye vitaminas y minerales como:Manganeso: ideal para ayudar a construir una estructura ósea saludable y la creación de enzimas clave para la formación de huesos.Vitamina B6: ayuda a proteger el sistema inmunológico. La vitamina también beneficia el metabolismo del cuerpo, el control hormonal y previene las afecciones de la piel y los trastornos renales, por nombrar algunos.Vitamina C: La vitamina C ayuda a proteger contra deficiencias del sistema inmunológico, enfermedades cardiovasculares y oculares, problemas de salud prenatales e incluso arrugas de la piel.Selenio: este mineral es clave para el funcionamiento cognitivo y la fertilidad.Fósforo: una de sus tareas clave es el mantenimiento de huesos y dientes sanos.Cobre: ayuda a desarrollar colágeno dentro del cuerpo, refuerza la absorción de hierro y la producción de energía.Vitamina B1: también conocida como tiamina, esta vitamina juega un papel importante en la salud del sistema nervioso y cardiovascular.Calcio: el calcio es ampliamente conocido por formar y mantener huesos fuertes. Pero el calcio también es esencial para mantener saludables el corazón, los músculos y el sistema nervioso del cuerpo.Aunque tenga una apariencia extraña para ti, el ajo negro tiene muchas propiedades buenas, potenciadas, pero con un sabor mucho más amable que el del ajo crudo, así que no dudes en probarlo cuando tengas oportunidad.
El cine puede sembrarnos ideas sin que siquiera estemos dormidos. Ver Ratatouille, aunque sea una película animada, nos provocó a todos querer saber qué llevaba ese platillo, cómo se hacía y, sobre todo, a qué sabía para tener ese efecto en Anton Ego.Ver películas involucra todos los sentidos y el gusto por supuesto que también se estimula cuando vemos a un personaje comer o tomar una malteada de 5 dólares, por ejemplo. Aquí sólo nombramos 5 platillos que recientemente se quedaron en nuestra cabeza, con la curiosidad de querer probarlos o hacerlos con una receta que tenemos aquí, como la de ratatouille.Pastel de chocolate, en 'Matilda'“¡Bruce, Bruce, Bruce!”, viene a la mente cada que veo pastel de chocolate. El pastel de chocolate de Matilda, el cual Bruce se come completo, animado por todos sus compañeros de escuela, es quizá el más apetitoso que he visto en toda mi vida. Claro que Bruce se lo terminó, ese pastel seguro sabía como se ve en la película: delicioso y a victoria.Chapaguri, en 'Parásitos'La película de Bong Joon-ho nos abrió un panorama a todos, pero no sólo en cuanto a cómo se vive el clasismo en Corea del Sur, sino también uno culinario con esa escena del chapagurie, o JjapaGuri, el plato coreano tradicional que se prepara para el niño cumpleañero, pero que termina comiendo su mamá con muchas ganas. El chapaguri lleva fideos llamados chapaghetti, fideos de ramen, lomo de cerdo en cubos, ajos y aceite de oliva.El ramen, en '#Vivo'Esta es una historia de zombies y aunque podríamos pensar que una película de muertos en vida jamás nos podría antojar comer algo, en #Vivo sucede. Se trata de un ramen empaquetado, pero que el protagonista come con tantas ganas (y, pues, cómo no, si es el fin del mundo), que vas a querer ir por uno cuando la veas.La pizza, en 'Comer, Rezar, Amar'Esa famosa escena de Julia Roberts comiendo pizza resume lo que todos pensamos que sería probar pizza en su país natal: enamorarse como si fuera la primera vez. En general, Comer, Rezar, Amar nos abre el apetito una y otra vez cada que la vemos, pero la pizza se lleva una mención especial.La sopa de Cresson, en 'Las Brujas'Esta quizá no se nos antoja, pero a propósito de que el remake con Anne Hathaway está por estrenarse, vi la película de 1990 y me encantó la escena de la cocina en el hotel. Las brujas están en todas partes y es una la que está preparando la sopa para todo el grupo: la sopa Cresson es una crema de berros, que además es una famosa receta de la chef Julia Child y en la película, es la clave para derrotar a Anjelica Houston.Por ahora, te dejamos con estas ideas sembradas, ya sea para que veas la película o para que busques el platillo en algún restaurante o lo prepares en casa. ¿A ti qué película te hace ‘inception’ para comer?
El 15 de septiembre es una fecha importante para muchos latinos, pues en este día coinciden las celebraciones de independencia de cinco países de América, por lo que es el inicio del Mes de la Herencia Hispana o Hispanic Heritage Month en Estados Unidos.Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua son los países que inician este periodo de honrar la historia hispana, mientras que sólo un día después, es decir, el 16 de septiembre, México celebra su independencia y Chile, el 18 de septiembre.El Mes de la Herencia Hispana ha sido una gran celebración en el país del norte durante más de 40 años, para honrar la historia, la cultura y la influencia de las generaciones pasadas que vinieron de España, México, el Caribe y América Central y del Sur.Así como en México tenemos comidas nacionales, como el pozole, estos cinco países de América Latina también tienen sus platillos típicos y deliciosos, los cuales son una forma de honrar costumbres para los hispanos que viven en Estados Unidos, durante el Mes de Herencia Hispana.Costa Rica y su casadoEl casado es el platillo nacional de Costa Rica y consiste en frijoles, arroz con pimientos rojos en cubitos, cebollas, plátanos fritos, una ensalada de col o repollo con tomate y zanahoria, y una selección de carne que puede ser pollo, pescado, carne de cerdo o de ternera con cebollas asadas. La carne puede ir a la parrilla o salteada, pero nunca frita y a veces, el casado incluye papas fritas o verduras adicionales, como los aguacates.Las pupusas de El SalvadorLa comida más famosa de El Salvador son las pupusas, parecidas a nuestras gorditas, pero las primeras están hechas con harina de maíz o de arroz y van rellenas de queso, chicharrón, frijoles refritos, o loroco, una flor comestible nativa de El Salvador.Honduras tiene un platillo llamado BaleadasLas baleadas son un platillo popular de Honduras que no sólo los locales aman, sino también los extranjeros y es una comida simple, que se vende a precios económicos, la cual consiste en una tortilla de harina de trigo rellena frijoles refritos, mantequilla y queso rallado, aunque también pueden llevar huevo, chorizo, pollo, aguacate o incluso plátano maduro frito.Guatemala y su caldo kak ikEste plato es originario de la región kekchí y se trata de un caldo con carne de pavo, conocida en Guatemala como chunto o chompipe, verduras, especias y mucho chile; se acompaña con arroz o con tamalitos de manteca.En Nicaragua comen Gallo PintoSimilar al casado de Costa Rica, en Nicaragua, uno de los platillos más populares es el Gallo Pinto, que consiste en una mezcla de arroz y frijoles rojos, los cuales se cocinan por separado, para luego freírse juntos con un poco de cebolla, ajo y chiltoma o pimiento.El Mes de la Herencia Hispana o Hispanic Heritage Month inicia el 15 de septiembre y las conmemoraciones se extienden hasta el 15 de octubre. Este periodo es perfecto para reflexionar en la riqueza cultural que los hispanos aportan al mundo, pero sobre todo, en Estados Unidos.
Flores de cempasúchil en vasitos de vidrio. Dos panes de muerto junto a restos de azúcar desperdigada. Una ollita, la más pequeña de la alacena, llena de mole al que ya se le hizo una capa de nata. Papel picado descolorido por las gotas de un caballito de tequila que se derramó. Hasta arriba, la foto del pariente fallecido observándolo todo: la abundancia o la escasez de la ofrenda, el faltante de huesito en el pan. Esta escena se repite cada año en el altar de muertos. Esta es una escena de tradición mestiza.No sé si fue Coco, no sé si fue James Bond. Esta costumbre mitad prehispánica, mitad española, ha resurgido con fuerza en los rincones de las salas mexicanas. Fray Bernardino de Sahagún, en la Historia general de las cosas de la Nueva España, ya relataba que los aztecas eran dados a hacer festejos a los muertos. El altar recordaba el viaje de cuatro años que el difunto debía emprender, camino a Mictlán, el reino de los muertos. Como en casi todas las religiones y creencias, no había altar sin una ofrenda, y como en casi todo ofertorio, siempre había algo de comer.Según me cuenta el licenciado José N. Iturriaga, historiador y escritor, había un ingrediente infaltable en los altares prehispánicos: los tamales envueltos en hojas de totomoxtle. También había agua para ayudar al alma del muerto a sortear el camino lleno de peligros. Luego, con la evangelización, las costumbres católicas como el rito a los santos y la fermentación del trigo se fueron mezclando con las costumbres locales. El altar es mestizaje puro. Por ejemplo, están las flores endémicas como los cempasúchiles, los frijoles, el tequila –que, aunque tiene denominación de origen, no existiría sin la destilación, originaria de Asia–. El mole es un plato barroco, resultado del intercambio con África del Norte, España, el sudeste asiático... El pan de muerto es fruto del sincretismo del pan de ánimas que se hace en Segovia o de los huesos de santo, un postre de pasta de almendra español cuya presentación recuerda a los relicarios. Así como el origen del altar es diverso, también lo es la celebración: “El 1 de noviembre, día de Todos los Santos, fue un día para celebrar a los santos que no tenían fecha y se instauró en el siglo séptimo; el Día de Muertos lo estableció el Papa Bonifacio IV en la Abadía de Cluny Odilón”, explica Iturriaga. Esto sucedió en el siglo X –claramente, mucho antes de la Conquista– con el objetivo de que los fieles hicieran oración por los muertos. Para los que injurian contra el Halloween asumiendo que es una falsificación de nuestra fiesta, Iturriaga cuenta que la palabra viene de All hallow’s eve, que es otra forma de nombrar “todos los santos”. La celebración data de épocas medievales y fueron los irlandeses quienes la llevaron a América. Lo de los Frankenstein y los dráculas, eso sí ya es regalo de Estados Unidos –y, bueno, de Mary Shelly y de Bram Stoker–.La simbología del altar es naturalmente mexicana. Una ofrenda que se respete debe tener todos sus componentes: agua, tierra, calaveritas de azúcar, flores, alimentos, vela y copal para guiar al muerto hasta el altar. Para Iturriaga tampoco debe faltar el alimento raíz que nos conecta con nuestros ancestros: el tamal. Los tamales son piezas individuales que se preservan bien y aguantan bien la intemperie –recordemos que muchos altares viven en los cementerios– y lejos de un simbolismo específico, provienen de “El grano madre que moldea una cultura. El alimento más icónico”. Nuestra creencia es única: por un día en el año tenemos de regreso a casa a ese familiar que queremos tanto, a ese ser que admiramos mucho y que nos hace falta. Olvidamos el miedo que nos dan los fantasmas, en otros días menos festivos del año, para esperar que nuestro ser amado atraviese el cielo o el mundo paralelo para comer, beber y fumar. Eso sí, no cometan el error de olvidar los cerillos. Para honrarlos, aquí comparto la sección en la que pusimos toda esa comida que les puede gustar.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD