Lo que ellos no deben hacer en San Valentín
San Valentín

Lo que ellos no deben hacer en San Valentín

Por Kiwilimón - Febrero 2015
Los hombres y las mujeres son muy difereentes. Ellas son románticas, ellos… ¡No tanto! Aquí te decimos lo que ellos no deben hacer en San Valentín:
  • Invitar a tu novia a ver Rocky IV en DVD.
  • Decirle a tu chica que no piensas cenar afuera porque empezaste la dieta.
  • Decirle: “no sabía qué comprarte porque ya tienes de todo”.
  • Decirle que no le regalas flores porque una vez que le trajiste un ramo ella te dijo “¿qué habrás hecho, para sentirte culpable?”.
  • Decirle que no le quisiste comprar chocolates porque… ¿Quién quiere chocolates con este calor? Y es por su bien porque, además, engordan.
  • Decirle que no sabes qué quiere festejar en San Valentín.
  • Decirle que no crees en esas asquerosas fechas importadas que no tienen nada que ver con el auténtico ser nacional mexicano.
  • Decirle que si se llamara Valentina, vaya y pase… Todavía habría algo para celebrar…
  • Decirle “¿Es el día de los enamorados? ¿Conocés alguno a quien tengamos que saludar?”.
  • Invitarla a comer tacos o tortas del puesto callejero cerca de la oficina.
  • No cocinarle algo aunque sea sencillo pero delicioso.
  • Calcular “ni se va a acordar que día es hoy, mejor no le digo nada”.
  • Regalarle una aspiradora nueva.
  • Servirle la ensalada en el patio…¿O no quería comer afuera?
  • Comentarle: “¡Ojalá lo pasen al 29 de febrero así se festeja una vez cada 4 años!”.
 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El pan de masa madre ha existido desde hace miles de años, sin embargo, comenzó a ganar popularidad desde hace un par de años hasta convertirse en todo un fenómeno durante la pandemia de COVID-19, cuando miles o millones de personas en todo el mundo comenzaron a experimentar con la fermentación y el proceso de preparación de este tipo de pan desde casa. De acuerdo con los expertos, todo indica que el pan de masa madre se originó en Egipto alrededor del año 1500 a. C., pues cabe recordar que en esos años no existía la lavadura que ahora usan los panaderos para fermentar la masa de una manera industrial, un método mucho más rápido que el artesanal. A diferencia de la manera en que se prepara el pan más comercial, el pan de masa madre se elabora a través de un proceso mucho más largo y laborioso, en el cual las bacterias y el ácido láctico presentes en la masa comienza un proceso de fermentación natural. Si preparas este tipo de masa, notarás que la masa comienza a tener burbujas y se expande poco a poco. También puedes leer: Diferencias entre probióticos y prebióticosAhora que el pan de masa madre es mucho más popular y accesible, en kiwilimón te contamos más sobre este tipo de pan, cuáles son los nutrientes que contiene y si es más saludable que el pan normal o de caja. ¡Te sorprenderán sus muchos beneficios para la salud!¿Qué nutrientes contiene la masa madre?Según los expertos, este tipo de pan contiene todo tipo de nutrientes, como podrás ver a continuación:Ácido fólico Fibra Hierro Manganeso Proteína Selenio Vitamina B3También puedes leer: Pan tostado con requesón, el nuevo desayuno viralLos beneficios de comer pan de masa madreGracias al proceso natural de fermentación, el pan de masa madre tiene muchos beneficios para la salud, a continuación te contamos cuáles son.No eleva tus niveles de azúcar en la sangreA diferencia del pan de caja o el pan convencional, los cuales contienen una gran cantidad de azúcar y no es muy nutritivo, el pan de masa madre no tiene un índice glucémico tan alto como el pan normal y el azúcar no entra de manera tan repentina a la sangre. A lo largo de los años se han realizado estudios sobre los efectos de este tipo de pan, los cuales han demostrado que los participantes que consumían pan de masa madre tenían niveles de azúcar e insulina mucho más bajos que aquellos que consumían pan que se había fermentado con levadura seca. Cabe mencionar que aún falta más evidencia científica que explique este fenómeno, sin embargo, algunos expertos han señalado que es posible que se deba a que, durante la fermentación, la masa madre produce ácidos, los cuales podrían ser los responsables de que este tipo de pan no incremente los niveles de azúcar en la sangre.Un pan rico en antioxidantesOtro de los grandes beneficios del pan de masa madre es que es rico en antioxidantes, pues diferentes estudios científicos han señalado que este pan contiene péptidos, un tipo de antioxidantes que podría ayudar a combatir todo tipo de enfermedades. También puedes leer: 5 tips para mantener el pan frescoEl pan de masa madre mejora la digestiónEl ácido láctico y las levaduras naturales presentes en la masa madre realizan procesos químicos que te ayudarán a digerir los alimentos, especialmente los granos, de una mejor manera. Por si fuera poco, se cree que el proceso de fermentación podría resultar en la producción de prebióticos, un tipo de fibra que es esencial para una buena salud intestinal. En general, la fermentación de la masa también es un proceso durante el cual se descomponen los compuestos presentes en los granos, lo que hace que se digieran de una manera más fácil.¿El pan de masa madre es más nutritivo que el pan normal?Después de aprender que este tipo de pan es rico en nutrientes, vitaminas, minerales y antioxidantes, podemos afirmar que si es más saludable. Por otro lado, es una buena opción para las personas que no pueden consumir grandes cantidades de azúcares, pero cabe mencionar que debe consumirse con moderación. Además, este pan también es rico en antioxidantes, probióticos y mejora la digestión, por lo que es una gran opción para mantener una dieta saludable.
Las vitaminas C y D han sido las estrellas en estos años de pandemia, cuando todos hemos buscado la forma de resguardarnos de la manera más natural posible del COVID-19. Pero ¿cómo funcionan y en qué alimentos podemos encontrar vitaminas para fortalecernos contra el coronavirus?La vitamina C es un antioxidante del cual podríamos decir que desde siempre ha sido promovido como un benefactor en la función inmunológica saludable, mientras que la vitamina D saltó a la fama en años recientes, con sus posibles efectos positivos sobre la función inmunológica.Lo que la ciencia ha podido investigar hasta el momento respecto del consumo de vitaminas como suplemento y el nuevo COVID-19 es que existe la posibilidad de que los suplementos puedan ser efectivos. Por ejemplo, algunos estudios observacionales vinculan los niveles más bajos de vitaminas en la sangre con un mayor riesgo de dar positivo por el virus que causa el COVID-19, sin embargo, estudios como estos no pueden probar que la vitamina D proteja a las personas contra las infecciones.De acuerdo con información del sitio de la Universidad de Harvard, un estudio de 2021 sobre zinc y vitamina C tampoco demostró beneficios para las personas con COVID-19 leve. En este estudio, las personas cuyos síntomas no requirieron hospitalización fueron asignadas al azar para recibir sólo vitamina C, 8.000 mg/día, o sólo zinc, 50 mg/día, o ambos suplementos en las dosis anteriores o ninguno de ellos.A pesar de las dudas sobre el beneficio general de estos suplementos, muchos médicos comenzaron a recetarlos de forma rutinaria en los primeros días de la pandemia de COVID-19, probablemente por la falta de conocimiento sobre cómo tratar esta nueva infección y el historial de seguridad que tienen los suplementos de estas vitaminas.Mientras que las personas con deficiencias nutricionales sí deben recibir suplementos y las deficiencias de zinc o vitamina D son comunes y pueden contribuir a una función inmunológica deficiente, lo mejor siempre será poder adquirirlos de una dieta nutritiva y adecuada para cada persona. A continuación, te contamos más sobre las vitaminas C y D, además de en qué alimentos encontrarlas.La vitamina C, o ácido ascórbico, es una vitamina soluble en agua, un antioxidante y eliminador de radicales libres que tiene propiedades antiinflamatorias, influye en la inmunidad celular y la integridad vascular, y sirve como cofactor en la generación de sustancias que incluyen la adrenalina, la noradrenalina y la dopamina.Cuando una persona se encuentra en un estado de estrés oxidativo, como cuando está atravesando alguna enfermedad que cause incluidas infecciones graves y sepsis, por ejemplo el COVID-19, puede que requiera más vitamina C, pero aún se está estudiando el papel potencial de altas dosis para mejorar la inflamación y la lesión vascular en pacientes con este tipo de coronavirus.Las frutas y verduras son las mejores fuentes de vitamina C, en especial las frutas cítricas, los tomates, el jugo de tomate y las papas. Otras buenas fuentes de alimentos con vitamina C incluyen:pimientos rojos y verdeskiwibrócolifresascoles de Bruselasmelón Muchas de las mejores fuentes alimenticias de vitamina C, como frutas y verduras, generalmente se consumen crudas. Consumir cinco raciones variadas de frutas y verduras al día puede aportar más de 200 mg de vitamina C.Por otro lado, la vitamina D es un nutriente importante que el cuerpo necesita para construir y mantener los huesos fuertes, entre otros beneficios. La fuente principal de esta vitamina es la luz solar, pues la piel absorbe los rayos ultravioletas del sol y los convierte en vitamina D.Sin embargo, muchas personas no obtienen la suficiente y esto ocurre especialmente si eres mayor, no comes alimentos saludables o tienes un tono de piel más oscuro. Si bien la vitamina D estimula el sistema inmunológico y alivia la inflamación, los expertos señalan que se necesita más investigación sobre sus propiedades antivirales.Aunque hay varios estudios sobre la relación entre la vitamina D y el COVID-19 que señalan que los niveles bajos de ella sí pueden aumentar la probabilidad de dar positivo, otros sugieren que los niveles más altos de vitamina D no reducen el riesgo de infección viral, hospitalización o gravedad de la COVID-19. La mejor forma de adquirir vitamina D es más luz solar, de 15 a 20 minutos tres días a la semana, y alimentos como:Pescado azul (como el salmón o las sardinas)carne rojaYemas de huevoAlimentos con vitamina D añadida, como la leche
Existe una realidad: el cuerpo se intoxica. Lo intoxicamos. Los eufemismos nos alcanzan: “No, no es nada”, decimos cuando los órganos comienzan a quejarse. Ignoramos que se comunican a través de sensaciones para que los miremos, para que observemos el foco rojo que nos prenden. Nos lo dice también la piel manchada y opaca. Nos lo anuncia el sueño que se fuga entre episodio y episodio surrealista. Nos lo indica la falta de energía. El inicio de año es quizás la mejor orilla para aventarse a las nuevas aventuras. Hay que comenzar de nuevo. Un cumpleaños, una luna nueva, un lunes: todo sirve. Los puntos de partida nos empoderan para alejarnos de lo tóxico en nuestras vidas –a la pareja desinteresada, a esa perversa muletilla, al amigo que nos quita paz, a los alimentos que nos podrían estar envenenando sin siquiera detenernos a mirar su mal–.  Israel Chirino, experto en trofología, indica que lo ideal es someter al cuerpo a un détox tres veces al año, pero que si no se puede, con una vez está bien. “Las 24 horas del día estamos en contacto con toxinas, ya sea a través de la alimentación, a través de la respiración, a través del contacto con algún cosmético, alguna crema que vaya en la piel”, confirma el también llamado Trofoamigo. Para nuestra experta en nutrición clínica, Jennifer Asencio, es recomendable hacer desintoxicación después de las comilonas de fin de año, pues lo que conseguiremos mediante una restricción es atajar el camino hacia nuestras metas de salud anuales: bajar de peso, liberarnos del colesterol, dejar atrás el hígado graso. La desintoxicación ayuda a liberar las toxinas de aquellos órganos dedicados a eliminar sustancias del cuerpo, por ejemplo, los pulmones, el hígado, los riñones o el colón. Cuando existe en ellos una acumulación de toxinas comienzan también los malestares o, peor aún, las enfermedades. No lo podemos negar. Algunas veces tomamos decisiones incorrectas sobre lo que ponemos sobre el plato. A veces no es a veces, es siempre. Y ponemos carnes procesadas, azúcares en exceso, sal yodada, harinas refinadas o grasas trans que al no poder ser procesadas por el organismo –por su cantidad, por su frecuencia– el organismo deja de asimilarlos y de desecharlos. Esto produce reacciones inmunitarias en nuestro sistema. “Es necesario neutralizarlos para que no nos causen otro tipo de problemas como mutaciones celulares, que a la larga podrían desarrollar tejidos cancerígenos, etcétera”, asevera Israel. Pasa igual en la afinación y el balanceo de los automóviles. Hay que realizar un détox habitualmente para mantener el correcto funcionamiento de los órganos, el metabolismo, la piel, el sueño y mejorar la calidad de vida. La forma de conseguirlo es restablecer la armonía biológica del cuerpo, “se trabaja mucho con el balance ácido-alcalino para lograr una homeostasis. Lo que busca la desintoxicación es recuperar ese equilibrio entre ambos”, afirma Israel. Existen varios tipos de desintoxicación, pero lo que el Trofoamigo recomienda es que sea biocompatible al organismo, que aquello que elijamos sea una fuente de enzimas y nutrientes vivos. Otros métodos incluyen suplementos, pero según sus recomendaciones, hay que elegir lo más natural. No se trata de comer aire. En la viña de la desintoxicación existen alimentos bondadosos, elementales, que nos ayudan a eliminar lo que al cuerpo le sobra. Chirino recomienda lo verde: las lechugas, las acelgas, las espinacas. Recomienda que sean orgánicas, de cultivos locales.Nos pide poner suma atención a la hidratación, porque no toda el agua es buena: para hacerla potable algunas veces se somete a un exceso de cloración que podría dañar los riñones. Lo mejor es el agua ligeramente mineralizada, ionatada y viva. “Actualmente en el mercado existen filtros para lograr este tipo de agua. Existen incluso en versión portátil”, dice. Nos insta a comer ingredientes crudos, o al menos ligeramente cocidos, que todavía se sientan crocantes a la mordida, evitar los alimentos procesados y el alcohol. No disfrazar la comida con aderezos excesivos o demasiada miel, hacer la desintoxicación en plena conciencia. Por su parte, Jennifer Asencio recomienda comenzar con un ayuno de 12 a 16 horas, tomar té verde, pues “ayuda muchísimo a limpiar las vías urinarias, las vías hepáticas y biliares, así como acrecentar la microbiota del intestino. Esto produce cambios en el pH del organismo y mejora las condiciones para que haya más bacterias buenas y benéficas para el intestino”. Adicionalmente, afirma que tomar vinagre de manzana en ayunas mejora la motilidad del intestino y ayuda a limpiar más fácil las vías urinarias y hepáticas. Con un juguito en la mañana el détox no demostrará todas sus bondades. Según lo que nos cuentan los expertos, hay que hacer un tratamiento completo, un cambio de hábitos por algunos días que reinicie el organismo de pé a pá. No estás solo en tus metas de salud. Nuestras nutriólogas de casa elaboraron este reto détox para que empecemos el año de forma más saludable. Lo comenzaremos juntos el 10 de enero y dura diez días, ¿nos acompañas? 
La limpieza de los dientes con ingredientes naturales está registrada desde los antiguos, los cuales usaban las cenizas de cascos de buey quemados o cáscaras de huevo como pasta de dientes. Esta combinación estaba destinada principalmente a eliminar los desechos acumulados de la superficie de los dientes y se cree que se le añadió agua para formar una pasta antes de su uso. En la actualidad, la oferta para la salud dental es muy variada, pero también existen opciones naturales y caseras para limpiar e incluso blanquear los dientes, que por fortuna no involucran pezuñas de animales. Hay algunos sustitutos naturales que se pueden usar para hacer pastas dentales caseras, los cuales no sólo brindan beneficios para la salud bucal a la par de la pasta de dientes convencional, sino que tampoco tienen efectos secundarios. A continuación te mencionamos algunos: Aceite de coco El aceite de coco tiene propiedades naturales antimicrobianas, antiinflamatorias y antifúngicas, combate la infección por hongos causada por [i]Candida albicans[/i] y también protege los dientes contra las caries. Se puede usar como base para una pasta dental caseras o como enjuague bucal. Bicarbonato de sodio La naturaleza alcalina del bicarbonato de sodio neutraliza el pH de la cavidad bucal. Además, este producto químico también tiene propiedades abrasivas suaves para eliminar las manchas de los dientes. Sal marina La propiedad alcalina de la sal marina la convierte en un buen ingrediente de una pasta de dientes natural. Si quieres probar con estos ingredientes naturales, puedes elaborar pastas dentales caseras sencillas de la siguiente forma: [b]Pasta de dientes con bicarbonato de sodio y agua.[/b] Mezcla una cucharadita de bicarbonato de sodio con unas gotas de agua y una gota de aceite esencial, si lo deseas. [b]Pasta de dientes con bicarbonato, sal y agua.[/b] Mezcla una cucharada de bicarbonato de sodio con una cucharada de sal natural, unas gotas de agua y tres gotas de un aceite esencial. [b]Pasta de dientes con bicarbonato de sodio y aceite de coco.[/b] Mezcla dos cucharadas de bicarbonato de sodio con dos cucharadas de aceite de coco. Puedes añadir diez gotas de aceite esencial. Como remedio casero para blanquear los dientes, también puedes probar con cáscaras de limón, naranja o plátano, sólo frota suavemente las cáscaras de la fruta en los dientes durante unos 2 minutos y enjuaga bien tu boca y cepilla tus dientes después.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD