Thanksgiving

Vinos para acompañar el Thanksgiving
De Kiwilimón para ti
Agradecer nos conecta de forma única con la realidad: nos aleja 180° del drama y nos invita a ser observadores activos frente a lo que sucede en nuestras narices. Con un ‘gracias’ materializamos lo que somos, lo que tenemos, lo que es y no es de gratis. Y si algo hemos aprendido este año es que no todo está dado. Hay que agradecer por ocupar un lugar en el espacio; estar, aún estar.La celebración de Thanksgiving es quizá lo más envidiable de la cultura norteamericana. El tercer jueves de cada noviembre se festeja la primera cosecha de los colonos ingleses en tierras estadounidenses. El agradecer se convierte en una fiesta, en un símbolo, en una intención universal. Para los que profesan la fe presbiteriana es probablemente más importante que la Navidad. Los que profesemos cualquier otra cosa lo hacemos para elevar vibraciones, para amistarnos con el universo o hasta solo por comer rico. (Comer rico siempre de los siempre es una fiesta.)Además de sacar la vajilla heredada de la abuela, los mantelitos de bordado fino y las copas de vidrio cortado, hay que planear el menú. Sin importar que seas un iniciado en el Thanksgiving o no, que en tu mesa no falte un pavo delicadamente rostizado, un gravy sedoso hecho con los jugos del pavo, ingredientes de temporada como la calabaza de Castilla –en puré, en pay, en lo que sea–, una buena ensalada con betabel y arándanos y, claro, los vinos para acompañar todo. No te preocupes. Te dejo aquí una guía general de maridajes para el Thanksgiving. Te aseguro que si la sigues no te faltará armonización entre comida y bebida, ni la armonía. Los básicos: - Al Thanksgiving no lleves la botella más vieja de la cava ni la más tánica. Yo te recomiendo enfriar tus vinos de cepas con buena acidez y estructura media. - Si quieres hacer un brindis, lo mejor es sacar tus copas tipo flauta y rellenarlas con burbujas. El vino chileno espumoso Montes Sparkling Angel está elaborado bajo el método de champenoise, por lo que será ideal para chocar las copas y si guardas un poquito, maridará con la tarta de calabaza del postre. - En blancos, dile sí a uvas como la chardonnay con barrica o la gewurztraminer de Alsacia o Alemania. Si te inclinas por algo californiano vete por un Wente Riva Ranch Chardonnay, cuyas notas avainilladas van bien con el puré de camote o de papa. - Si prefieres los vinos tintos te recomiendo uno recién salido de la bodega como el Beaujolais Nouveau –apenas unos días antes del Thanksgiving hace su salida triunfal al mercado–. La frutalidad y acidez de la uva gamay que da origen a este vino francés le va bien a un pavo mantequilloso y jugoso.- Otro vino que hay que destapar en Thanksgiving es un pinot noir californiano. Mis favoritos para esta celebración son los de Anderson Valley, pero si no los consigues fácilmente, un Louis Jadot Bourgogne Tinto le irá perfecto a la noche. Disfrútalo especialmente junto al relleno del pavo.
Así es la cena del Día de Acción de Gracias
Historia
Llega el otoño y con él, la fecha oficial para empezar las festividades del cierre del año en Norteamérica, es decir, el Día de Acción de Gracias o Thanksgiving.Esta fiesta se celebra el cuarto jueves de noviembre en Estados Unidos y otros países, como Alemania, Japón y algunas islas del Caribe, tienen festividades similares, todas en otoño, para agradecer las cosechas.El origen de la celebraciónEl origen del Día de Acción de Gracias es una comilona en la que se reunieron los pobladores locales y los primeros colonizadores en Nueva Inglaterra, con el objetivo de celebrar la cosecha y riquezas que ofrecía la nueva nación. Según los registros, los festejos duraron tres días y conforme los colonizadores se fueron estableciendo en otras regiones de Estados Unidos, continuaron la celebración. Pero la fecha se volvió oficial cuando, al promulgar la Constitución, el presidente George Washington proclamó que se debería expresar gratitud en ese día por el fin de la guerra de Independencia. Los presidentes posteriores se olvidaron de la fecha, hasta que Abraham Lincoln la retomó y reestableció, en 1863. Al paso de los años, se estableció como un día para estar agradecidos por las bendiciones del año.¿Cuándo es Thanksgiving 2019?Una vez establecido el cuarto jueves de cada noviembre como el día para estar agradecidos de las bendiciones de la vida, la tradición dicta que se haga una cena que, si bien ya no dura tres días, es especial y está destinada a que todos la recuerden con emoción. Este año, el Thanksgiving 2019 se celebrará el 28 de noviembre.Generalmente, el centro del festín es el pavo, animal nativo de nuestro continente, junto con otros alimentos que se consumían en Nueva Inglaterra en ese tiempo. La cena del Día de Acción de Gracias es una de las primeras grandes fusiones culinarias, en donde se combinaron en el mismo banquete ingredientes de América y Europa.Los platillos típicos de la cena de Acción de GraciasCasi tan sustanciales como el pavo se encuentran los platos de guarnición. Una que no puede faltar es la salsa de arándano, la cual a veces se sirve fría y que es deliciosa si se perfuma con naranja o canela, además de que combina muy bien con el pavo, por su sabor ácido y frutal.Las guarniciones con camote también son indispensables, aunque hay quien prefiere puré de papa para poder disfrutar mejor el jugo del pavo. Un gran favorito es la preparación de ejotes, que generalmente tiene una salsa blanca espesa y cubierta crujiente, pues se hornea hasta que todo esté dorado y suave.Los postres tradicionales son pays, especialmente el de calabaza y, en segundo lugar, el de manzana. Al preparar estos postres, es el momento perfecto para sacar las especias cálidas y perfumar tus postres con canela, nuez moscada y clavo. Toda tu casa se llenará de olor a fiesta.Sin embargo, la verdadera tradición es la que tú creas para tus seres queridos y no habrá mejor forma de dar gracias que con tu receta favorita, sin importar cuál sea. El Día de Acción de Gracias es la mejor ocasión para poner la mesa usando elementos naturales que celebren las delicias que nos da la tierra. Piensa en una gama de colores otoñales para tener un efecto más dramático, como calabazas en naranjas o verdes, complementadas con hojas en los mismos tonos. Otra gran opción son mazorcas secas de elote, o canastas con frutas que puedas usar después, por ejemplo, peras o manzanas de diferentes variedades. No olvides amarrar las servilletas con ramitas o algún otro detalle. Es muy significativo que pongas los nombres de los invitados en los lugares de la mesa.En la lista de invitados, por supuesto que debe estar toda la familia. Es el momento para juntar a varias generaciones y sembrar en los chiquitos un fuerte sentido de pertenencia. Claro que esta también es una gran oportunidad de reunir a la familia que tenemos por elección, nuestros amigos. Es una gran ocasión para agradecerles todas las aventuras del año y las que vendrán.Finalmente, la tradición más importante de todas y la razón por la que quizá te gustaría adoptar el festejo es dar gracias, por supuesto. Una vez que estén todos en la mesa, tomen turnos para mencionar algo que tengan que agradecer este último año.La gratitud es una de las partes del carácter más asociadas con la felicidad y si lo ideal es practicarla todos los días, por qué no celebrarla en su magnífico esplendor una vez al año.Si estás planeando una cena de Thanksgiving, estos platillos te pueden funcionar:Pavo Fácil con GravyPechuga de Pavo Rellena de UvasGelatina de Ponche de Frutas
7 tradicionales recetas que NO PUEDEN FALTAR en tu cena de Thanksgiving
Navidad
El tiempo vuela y otra vez ya estamos preparándonos para el Día de Acción de Gracias. Aunque esta es una celebración que se festeja principalmente en Estados Unidos, los mexicanos siempre encontramos un buen pretexto para reunirnos con familia y amigos y celebrar. Organiza una auténtica cena de Thanksgiving con estos 7 platillos: ¿Lista para prender el horno? Salsa de arándanos Que no te engañen. La salsa de arándanos que venden enlatada es todo menos arándanos. Mejor, prepárala en casa con ingredientes frescos y disfruta el sabor de la fruta natural. Recuerda que debes hacerla con dos días de anticipación para que agarre más sabor. Puré de camote ¿Quién no ha comido camote en trocitos con leche condensada? El antojo de media tarde mexicano no cumple precisamente la misma función del puré, ya que este se suele usar como acompañante para el pavo. Si te late probar esta versión del camote, la próxima vez que escuches el silbato del camotero, córrele por unos y así te ahorras el tiempo de cocción. Pavo pibil Para darle el sabor mexicano a este Día de Acción de Gracias puedes probar esta innovadora receta. Mezclando ingredientes de la receta tradicional con otros más típicos de la cocina mexicana lograrás un platillo lleno de sabores muy interesantes. Si ya estás harta del pavo aburrido, esta receta es para ti. Pollo rostizado al limón El pollo horneado lentamente adquiere una consistencia más suave por dentro y crocante por fuera. Pero no te descuides: debes estar al pendiente del pollo para controlar la temperatura y mantenerlo húmedo con su propia salsa. Para intensificar el sabor del limón, puedes agregar unas rodajas mientras lo horneas. Lomo adobado Para los amantes de las carnes rojas, este lomo adobado es todo un placer. Olvídate de la receta tradicional de tu abuela. Este lomo tiene un sabor mucho más atrevido y original, gracias a la mezcla de chiles, azúcar y canela. Eso sí, no te olvides de amarrarlo correctamente, sino parecerá todo menos la cena para Thanksgiving. Pastel de zanahoria con betún de queso crema No podemos dejar de lado la parte dulce del Día de Acción de Gracias. Los postres son definitivamente los grandes protagonistas de la noche, junto con el pavo. Así que si quieres lucirte y quedar bien con tus comensales, no te la quiebres mucho y ve por algo sencillo, como este pastel de zanahoria. Recuerda: lo delicioso no está peleado con la sencillez. Pastel de queso y calabaza de castilla con caramelo Este postre representa el otoño con sus colores y sabores. Para que la combinación sea más intensa, procura utilizar ingredientes frescos. (Huye de los productos enlatados y prepara tus propios purés). Si quieres darle un toque más chic a tu pay, puedes decorarlo con hojas de chocolate. Solo debes buscar en tu jardín algunas hojas – las del maple son ideales -, lavarlas y pintarlas con un poco de chocolate. Al secarse podrás desprenderlo y tendrás una linda hoja. ¡Delicioso! Sin importar cuál platillo desees preparar, disfruta la compañía de tu familia y amigos y juntos agradezcan todos los éxitos y alegrías de este 2016. ¡Provecho!
Top 5: recetas con pavo para las fiestas
Navidad
Cuando hablamos de la cena de navidad hay un platillo que siempre se lleva el protagonismo y ese es el pavo. Ahora, no siempre hay que cocinar la misma receta pues hay varias maneras de interpretar el platillo sin perder la tradición. Queremos darte algunas ideas para que renueves tu recetario y consientas a tu familia con el pavo clásico de cada navidad pero con algunas mejoras. Pechuga de pavo rellena de uvas Si quieres juntar dos de los ingredientes más representativos de las fiestas decembrinas entonces qué mejor que esta receta de pavo y uvas verdes. Es una delicia agridulce para toda la familia que también lleva almendras y especies que le dan un sabor muy festivo al pavo. La idea es que quede doradito en el exterior y súper jugoso por fuera y lo puedes servir como una alternativa al típico pavo completo. Receta sencilla de pavo Ahora, si no quieres jugar demasiado con la tradición pero quieres quitarte mucho del trabajo de por medio, entonces te recomendamos esta receta de pavo completo. No hay demasiada preparación, en realidad el secreto está en bañar el pavo cada treinta minutos con sidra de manzana para dejarlo jugoso y con un sabor cítrico vibrante. El resultado es pavo horneado crocante y suave para toda la familia.   Pechuga de pavo al horno con salsa de arándanos Esta receta toma poco más de una hora, que es una bendición comparada con otras formas de preparar pavo en Navidad. Se basa en usar simplemente la pechuga y acompañarla de una salsa de arándanos que le da otro nivel al sabor del ave. También usarás miel de maple, mantequilla y arándanos así que te puedes esperar un sabor saladillo y dulce acompañado de una textura deliciosa. Ensalada con pavo Digamos que tienes en mente otro plato fuerte como una pierna de cerdo, romeritos o bacalao, pero no quieres dejar a un lado el pavo. Por qué no comerlo como entrada en esta deliciosa y festiva ensalada que lleva pavo dorado, lechuga y frambuesas para darle un acidito muy atractivo. También puedes agregar algunos espárragos para textura extra y usar la vinagreta que prefieras. Frittata de pavo Como sabes, el pavo no sólo es importante la misma noche de la cena, sino también para el día siguiente. El recalentado es una tradición de toda la vida y esta receta le da la vuelta para dejar a un lado las tortas y los sándwiches y hacer un desayuno original con las sobras de pavo. Se trata casi de una tortilla española u omelette con huevos, cebolla y por supuesto, las sobras del pavo de la noche anterior.
El Perdón del Pavo
Temporadas
Posiblemente has escuchado de la tradición estadounidense en la que el presidente de dicho país perdona la vida de un pavo antes del Día de Acción de Gracias. Puede parecer una tradición muy curiosa, incluso un poco inútil, pero hoy nuestras amigas de ActitudFem nos cuentan cómo comenzó. En 1947 comenzó una parte de la tradición, cuando le regalaron al Presidente Truman un pavo para esa celebración. Sin embargo Truman no “perdonó” la vida de ese animal (y seguramente se lo comió con gusto). El primer presidente en dejar viva una de estas aves fue John F. Kennedy, aunque no lo hizo por amor al pavo sino porque consideró que era demasiado pequeño. El animal llegó con un letrero que decía “Que coma bien, Sr. Presidente”, pero él lo regresó a la granja diciendo “dejaremos que este crezca”. El primer pavo oficialmente perdonado ocurrió durante la presidencia de Ronald Reagan. Durante un conflicto político le preguntaron al presidente si otorgaría el perdón a un Coronel involucrado, y este respondió a las críticas perdonando a un pavo llamado Charlie. Aunque Reagan no perdonó más aves su sucesor, George H. W. Bush, lo implementó de manera anual desde su primer año en la presidencia (1989). Durante muchos años los pavos fueron enviados a un parque en Virginia para que vivieran el resto de sus vidas, pero en 2005 y hasta 2009 los mandaron a Disneyland a formar parte del desfile del Día de Acción de Gracias. En los últimos años los animales han sido enviados a Mount Vernon. Estos pavos no son ordinarios, los entrenan desde pequeños para ser “perdonados”. Aprenden a tolerar grandes grupos de gente y los flashes de las cámaras. Sin embargo, su vida no es muy larga y la mayoría mueren al año de recibir el perdón.   Ver artículo original Gravy para pavo Pavo al Horno Pavo con Salsa de Arándano 
Tips para festejar Thanksgiving
Temporadas
Este 27 de noviembre se lleva a cabo una de las celebraciones más importante en Estados Unidos, el thanksgiving (día de acción de gracias). Esta fecha marca el comienzo de la época navideña. Es momento para reflexionar, agradecer, valorar y compartir todo lo que tenemos; para que este día sea sumamente especial, te damos algunos consejos: 1. Medita: Lo primero que hay que hacer, éste y todos los días, es estar un momento con nosotros mismos. Respirar, darnos unos minutos para estar en contacto con nuestro interior; aprender de las experiencias y sacar lo bueno, para ser siempre mejores. Es la única manera de evolucionar y trascender. 2. Visualiza cosas positivas. Si quieres empezar a generar cambios en tu vida. Trabajo, economía, en tus relaciones interpersonales o en tu apariencia física, imagina todos los días que ya es una realizada. Da las gracias y trabaja en ello, para que se materialice. Ocurrirá antes de lo esperado. Los pensamientos son muy poderosos. Así que te recomendamos decretar sólo cosas positivas; no permitas que el estrés del tiempo, los preparativos y demás, te traigan pensamientos nocivos. 3. Cena de thanksgiving. El platillo estrella es el pavo relleno asado al horno con salsa de arándano. Otro platillo típico es la tarta de calabaza, puré de patatas, salsa gravvy y granos de maíz. Aquí te presentamos esta sensacional receta de pavo relleno. 4. El fútbol americano también es parte importante de este día. Cada año, la Liga Nacional de Futbol (NFL), organiza el “Thanksgiving classic”. Se realizan tres partidos. 5. Black Friday. El 25 de noviembre es el día en que diversas tiendas departamentales aplican  increíbles descuentos. Si decides ir, recuerda ser prudente y evitar accidentes. Más allá de la cena, las regalos, las celebraciones con los amigos y con la gente que amas, recuerda darte un tiempo para ti. El objetivo es que realmente agradezcamos todo lo que nos rodea. Siempre hay cosas por las cuales sonreír y estar felices. ¡Feliz thanksgiving! Ver artículo original Chéca estos artículos de Salud180 para llevar una vida más sana:  10 ejercicios contra el estrés 5 razones de la acumulación de grasa abdominal Diferencia entre grasas buenas y malas Gravy para pavo Pavo al Horno Pavo con Salsa de Arándano
Ver más
PUBLICIDAD
Lo Más leído
El romero es una hierba muy común y de fácil acceso que tiene hojas verdes y delgadas en forma de aguja, con un olor profundo y penetrante. Y aunque su uso es más común en la cocina, el romero también tiene varios usos y beneficios para el cabello.Esta maravillosa hierba ofrece fuertes efectos antimicrobianos, antiinflamatorios y antisépticos. También es eficaz contra la candida albicans, un tipo de levadura que causa la caspa, por lo que funciona como remedio casero útil para tratar la caspa, la comezón y la irritación del cuero cabelludo.Entre los beneficios del romero en el cabello, podemos contar que estimula y mejora la circulación en el cuero cabelludo –lo que favorece el crecimiento del cabello–, aumenta su brillo, alivia el cuero cabelludo irritado o seco, además de que limpia suavemente el cabello.De hecho, suele usarse como una infusión para refrescar el cabello dentro del método curly o después de hacer ejercicio, pues es una manera sencilla de mantenerlo limpio e hidratado. Para preparar infusión del romero para el cabello, sólo necesitas hervirlo y si lo deseas, puedes combinarlo con aceites esenciales, como el de argán o de lavanda.Si usas romero fresco, sólo necesitas 2 cucharadas de hojas y si utilizas hojas secas, entonces sólo 1 cucharada. Pon a hervir 2 tazas de agua y añade las hojas de romero, déjalas reposar durante 15 a 30 minutos y luego cuela las hojas. Tu infusión de romero está lista.Puedes transferirla a una botella con aspersor y guardarla para rociarla sobre tu cabello cuando quieras refrescarlo, después de hacer ejercicio, por ejemplo, o usarla como enjuague después de lavarlo. Sólo aplica directamente sobre tus raíces y da un ligero masajear a tu cuero cabelludo. No necesitas enjuagarlo después.Esta infusión puede rendir para al menos 2 a 4 aplicaciones, dependiendo del largo de tu cabello y puedes guardarla en el refrigerador sin ningún problema y se mantendrá en buen estado hasta por dos semanas.
La historia del pan en San Cristóbal de las Casas inicia con las alforjas cargadas de trigo que viajaban, junto a rebaños y otros productos comestibles, con los castellanos que se asentaron en el Valle de Hueyzacatlán. Al asentamiento le siguieron consecuencias. Algunas evidentes, como la hegemonía del trigo en San Cristobal, indisputable hasta el siglo XIX y en relativa competencia con los tuxtlecos, que entraron en la escena en el XVII. Para entonces, las cartas estaban sobre la mesa: San Cristobal tenía ya una vocación panadera, una vocación imborrable, imperecedera.   Aunque de los molinos de la época quedan poco más que recuerdos —y una ruta que se puede hacer por la montañas en bicicleta—, en este destino chiapaneco la identidad sigue ligada al pan: al tradicional y al moderno, al coleto y al europeo. Así, el pan se asoma a la mesa del desayuno, se ofrece como colación a medio día o como cierre de la merienda. El pan está en las casas, en las cafeterías —que tampoco son pocas— y en los restaurantes. Mi primer encuentro con la panadería de la región fue fortuito —poco antes de enterarme que iba a escribir este artículo—. Fue en Sibactel y Aldama, dos de las 60 comunidades que producen café en Chiapas. Fue después de recorrer los cafetales, cerca del medio día. Fue en el patio de secado del beneficio comunitario de Sibactel, con una taza de pozol. Fue en casa del caficultor Pedro Vázquez, donde sus hijas disponen café de olla, horchata y una canasta copada de pan dulce como un gesto de hospitalidad. En esa primera ronda se me quedó impregnada la consistencia firme de los panes —muy distinta a la de los europeos con aire, suaves, esponjosos— y una nota de humo, siempre presente en las cocinas y los hornos de leña que, en este lado del mundo, todavía son comunes.  A mi vuelta al centro de San Cristóbal, y gracias a las recomendaciones de los chefs de Tierra y Cielo, llegué con más intención a la puerta de la panadería Fátima, un local de fachada bicolor —morado con blanco, reconocible a leguas— en la calle Benito Juárez, que tiene más de 30 años en operación.Los anaqueles de Fátima son una librería del amplio repertorio del pan coleto que además de lo ya dicho, es diverso en forma y fondo. Aquí verán montañas trigueñas de panes planos, enroscados o trenzados —mis favoritos—, con cortezas cubiertas de azúcar o ajonjolí, con migajones oscuros o amarillentos, preparados con piloncillo, canela y muchas veces con manteca. Los reconocerán también por su nombre de pila: cazuelejas —quizás las más famosas—, rosquillas, marquesotes, pan de yema o pan de manteca. Los amarán un poquito más porque son una ganga. A riesgo de parecer disco rayado —o la burra al trigo, en una analogía más pertinente—, quiero hacer hincapié en la textura de estos panes: esa que es firme, porosa, a veces arenosa, a veces crujiente. Si me preguntan, esa textura es pretexto, una provocación, un estado ideal que pide a gritos el ahogo de una bebida caliente —café, chocolate, atole, ustedes digan—.  Estudiosos del tema, como Edgar Zulca Báez, atribuyen esta característica a cuestiones más prácticas como la conservación, a que “su estructura compacta garantiza su integridad en el transporte y es resistente a la descomposición”, escribe el académico.Kievf y Marta —que en sus exploraciones panaderas preparan, entre otras cosas, panes de tascalate para el desayuno— me recomendaron complementar la expedición con las panaderías que siguen los pasos de la herencia danesa y francesa. Obediente, me dirigí a los hornos —de lugares como La Casa del Pan, Oh la lá y el Horno Mágico— que complementan, con bollería, croissants, empanadas de hojaldre, chocolatines y mantequilla, la escena panadera. Una historia que, por ahora, es harina de otro costal.
Los pepinos son una fruta que, por su sabor —que no es dulce— suele ser clasificada como una verdura, pero que debido a que posee semillas y crece en árboles, es botánicamente una fruta, con muchos beneficios para ti.Alto en nutrientes, así como en ciertos compuestos vegetales y antioxidantes que pueden ayudar a tratar e incluso prevenir algunas afecciones, los pepinos son bajos en calorías y contienen una buena cantidad de agua y fibra soluble, lo que los hace ideales para promover la hidratación y ayudar a perder peso.Propiedades del pepinoLos pepinos son bajos en calorías, pues un pepino crudo de 300 gramos contiene alrededor de 45 calorías, pero ricos en muchas vitaminas y minerales importantes.Entre las propiedades del pepino, se encuentran los siguientes nutrientes:Carbohidratos (11 gramos)Proteína (2 gramos)Fibra (2 gramos)Vitamina C (14% de la IDR)Vitamina K (62% de la IDR)Magnesio (10% de la IDR)Potasio (13% de la IDR)Manganeso (12% de la IDR)(Todos ellos respecto de un pepino completo de 300 gramos, del cual usualmente comemos un tercio, así que obtienes un tercio de estos nutrientes al comer una porción así, más o menos.)Además, los pepinos tienen un alto contenido de agua, de hecho, los pepinos se componen aproximadamente en 96% de agua y si los comes sin quitarles la cáscara, maximizas su contenido de nutrientes, pues en ella hay una cantidad de fibra, así como ciertas vitaminas y minerales.Recetas con pepinoLos pepinos por lo general se comen crudos, frescos, tienen un sabor suave y una consistencia crujiente y refrescante, y se pueden disfrutar en ensaladas, hasta en sándwiches.Los pepinos son un excelente refrigerio (snack o colación) bajo en calorías y se pueden combinar con hummus, aceite de oliva, sal o aderezo para ensaladas para agregarles un poco más de sabor.Con solo un poco de creatividad, los pepinos se pueden disfrutar de muchas maneras, y aquí te dejamos algunas recetas con pepino para que los incluyas en tus comidas sin ningún problema.Sopa de pepino y aguacate. Esta receta de pepino es refrescante y tiene una deliciosa textura cremosa. Es perfecta para los que estan intentando consumir pocos carbohidratos ya que solo tiene 8 gramos de carbohidrato por porción.Pepinos con aguacate y camarón. Esta es una rica botana de rodajas de pepino con aguacate y camarón, que se prepara en sólo 15 minutos y consiste en un delicioso guacamole acompañado con camarones con paprika que hacen una explosión de sabor.Rollitos de pepino rellenos de ensalada de atún. Estos rollitos son perfectos para cenar, porque son ligeros, deliciosos e inclusos perfectos para quienes siguen la dieta keto.Pepinos rellenos de ensalada de pollo. Prepara estos deliciosos pepinos rellenos de ensalada cremosita de pollo con apio, cebolla morada, queso feta, elotitos amarillos, un toque acidito de limón, mostaza y curry en polvo. Un delicioso platillo frío que se prepara en 20 minutos.
Ser pionera en la cocina no es fácil. Corrijo. Ser pionero en cualquier ámbito es una rareza. Chepina Peralta fue de aquellas señaladas para abrir brechas y lo hizo prendada de las recetas: en los años sesenta fue la primera conductora mujer en liderar un programa culinario en América Latina. En los noventa años que Lucía Josefina Sánchez Quintanar vivió, nos hizo soñar con los sabores de aquello que la mirábamos hacer del otro lado del televisor. La semana pasada partió, pero está claro: Chepina Peralta es cultura popular mexicana. Su legado no se va a ningún lado.Chepina fue la conductora de programas inolvidables como La Cocina de Chepina, Chepina en tu cocina y por supuesto, Sal y Pimienta, entre muchos otros. En cada uno, siempre la enmarcaban la barra de una cocina y unos anaqueles de set, mientras parada o sentada, pelaba ingredientes, agregaba especias y salpicaba sin reparos. En ella no había poses ni rituales histriónicos. Al contrario. En sus programas nos hacía creer que la comida rica estaba al alcance de todas las manos y que lo máximo sería probar algo que viniera de las de ella. A mí personalmente me inspiró a los siete años a fantasear con mi propio programa culinario. Muy a pesar de la cocina de mis padres, yo no agregaba espinacas ni acelgas en la licuadora cuando veía Sal y Pimienta. Lo que ella evocaba en mí era crear, divertirme: “Amigos, el día de hoy prepararemos unos deliciosos bombones con papitas… y pimienta… y cátsup… y galletas… en la tostadora. ¡Van a quedar buenísimos!”. Chepina no sólo inspiró a niños y sus madres, sino a generaciones de familias que comenzaron a comer con los ojos. Gracias a ella –la señora del mandil floreado– muchas mujeres decidieron darle descanso al microondas, comer menos guisos de congelador. La cocina y la salud de las generaciones abre-fácil conocimos la esperanza de lo hecho en casa. Pero que a nadie engañe esa dulzura de tía entrañable, de abuela consentidora. Chepina Peralta supo construir su propio emporio alrededor de las recetas. Ella no estudió para cocinera. Según su descripción era una “maestra en el arte de la palabra”, por lo que la conducción de un programa televisivo parecía irle como guante de seda.  Su facilidad de palabra y carisma le valió un espacio fijo en distintas televisoras en las que grabó casi ocho mil programas. De los libros de su autoría se cuentan trece. Hay programas de radio, entrevistas, publicaciones escritas. Todo. Chepina, antes de que la cocina mexicana fuera el orgullo nacional que es ahora, la divulgó, la reincorporó al menú diario con preparaciones fáciles y accesibles para las amas de casa. La cocina de los años setenta y ochenta estuvo marcada por sus cremas de verduras, por sus mixiotes, sus atoles, sus tortitas de papa, sus pasteles salados y sus gelatinas. Sin más, definió la cocina de todos los días en el devenir de los años. En el marco del Festival Morelia en Boca de 2017, Chepina Peralta recibió un reconocimiento por el mérito de sus cuarenta años de carrera. Aún tengo el recuerdo de la chef contando emocionada que había sido a través de la cocina que había conocido México, el mundo y, sobre todo lo demás, a sí misma. Chepina seguirá siendo la inspiración de quienes pensamos que cocinar es alegría, terapia y autoconocimiento, y que un plato a la vez se puede cambiar a otros, a uno mismo.
NEWSLETTER

Suscríbete al news de kiwi y recibe recetas originales de temporada, menús y mucho más cada semana en tu inbox.

Enviar
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD