El guajolote, el ave nativa que protagoniza Thanksgiving
Thanksgiving

El guajolote, el ave nativa que protagoniza Thanksgiving

Por Sofía Danis - Noviembre 2021

Llegó la temporada de otoño y con ella también arrancan las festividades de cierre del año en Norteamérica, empezando por el Día de Acción de Gracias o Thanksgiving Day.

Esta celebración es una variante de los festivales que se observan alrededor del mundo con motivo de la cosecha. El primer Día de Acción de Gracias se remonta a un banquete entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los wampanoag que tuvo lugar en 1621.

La tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra, sin embargo, no fue hasta 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual.

El Thanksgiving Day se celebra el cuarto jueves de noviembre en los Estados Unidos y está catalogada como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias.

La cena se caracteriza por una serie de platillos reconfortantes y especiados, entre los que destacan el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y el característico pavo acompañado de gravy y de su relleno



Sin lugar a dudas, el pavo es el platillo que protagoniza la cena de Acción de Gracias, pues un Thanksgiving sin un pavo al centro de la mesa es prácticamente inconcebible. Pero lo que muy pocas personas saben es que esta ave tuvo su origen en lo que hoy es México.

El guajolote, el primer animal domesticado en el México Prehispánico

De acuerdo con el artículo titulado “Origen y dispersión del guajolote doméstico en Mesoamérica. Una conjunción de factores ambientales y culturales”, el guajolote fue el primer animal que entró en un esquema de domesticación en el México prehispánico. Los académicos señalan que los bosques de pino y encino de la cuenca de México fueron el primer hábitat de la subespecie M. Gallopavo, el guajolote silvestre del que derivó la forma doméstica.

Existen registros de guajolotes domésticos en la Cuenca de México—al sur de la altiplanicie mexicana y en el borde de los bosques de pino y encino—, sin embargo, los restos más antiguos de guajolotes se encontraron en ofrendas funerarias prehispánicas de 1200 y 500 A.C. 

Diferentes investigaciones apuntan que el pavo fue llevado a España después de la conquista y de ahí se diseminó por toda Europa. Un par de siglos más tarde—y después de haber sido seleccionado genéticamente hasta convertirlo en la especie que conocemos actualmente—los peregrinos que emigraron de Inglaterra llevaron el pavo de regreso al continente americano.

Hoy en día el pavo engalana millones de mesas alrededor del mundo durante el Día de Acción de Gracias y Navidad


Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las dietas detox han ganado popularidad, pues con este tipo de plan alimenticio a corto plazo se pueden eliminar toxinas del cuerpo, por medio de ayuno y dieta estricta de frutas, verduras, jugos de frutas y agua, por ejemplo.Entrevistado por la editora en jefe de kiwilimón, Shadia Asencio, el experto en trofología Israel Chirino indica que lo ideal sería practicar un detox tres veces al año, pero de no ser posible, al menos una.Las terapias de desintoxicación se recomiendan con mayor frecuencia debido a la posible exposición a sustancias químicas tóxicas, ya sea en el medio ambiente o en la dieta, por ejemplo, con los alimentos procesados, los cuales pueden incluir contaminantes, productos químicos sintéticos, metales pesados y otros compuestos nocivos.Los alimentos procesados son cualquier alimento que haya sido enlatado, cocinado, congelado, pasteurizado o empacado. Si bien muchos de estos muchos alimentos procesados pueden ser parte de una dieta saludable, algunos altamente procesados están cargados de sal, azúcar, aditivos y conservadores que pueden dañar la salud.Con esto en mente, reducir el consumo de estos alimentos altamente procesados y así desintoxicar el cuerpo de ellos puede ser una forma efectiva de mejorar no sólo la salud, sino también la calidad de tu dieta, puedes empezar de a poco, con nuestro reto detox, por ejemplo, pero a continuación también te dejamos algunas otras formas de eliminarlos.Prepara versiones caserasPreparar tus alimentos procesados favoritos en casa te da un control total de lo que pones en tu plato, además de que te permite experimentar con nuevos ingredientes. Por ejemplo, puedes hacer chips de verduras, palomitas de maíz, barras de granola, salsa para pasta y hasta tu propia mayonesa o queso crema.Bebe más aguaLas bebidas azucaradas como los refrescos, el té dulce, los jugos de frutas y las bebidas deportivas tienen un alto contenido de azúcar y calorías, pero un bajo contenido de nutrientes esenciales. Si estás acostumbrado a beberlas constantemente, cambiar gradualmente estas bebidas por agua a lo largo del día será una gran forma de reducir los procesados y mejorar la calidad general de tu dieta.Puedes probar con agua con gas o saborizada con frutas o hierbas, si el agua simple no es su bebida favorita. Haz cambios sencillos en tus comidasHay muchos intercambios saludables que puedes hacer para dejar de comer productos procesados. Por ejemplo:Cambiar el cereal azucarado por un tazón de avena con fruta fresca.Prepara tus propias palomitas de maíz en la estufa en lugar de hacer palomitas de microondas.Prepara vinagretas caseras con aceite de oliva y vinagre para ensaladas en lugar de usar aderezos procesados.Haz una mezcla de frutos secos, semillas y frutas secas como una alternativa saludable a las variedades compradas en la tienda.Comienza con los cambios poco a poco o prueba nuestro reto de 10 días y comprueba los beneficios que una desintoxicación de alimentos procesados puede tener para ti y la salud de tu cuerpo.
De acuerdo con el Servicio Nacional de Salud británico, es común que durante la infección por COVID-19 o la recuperación, las personas experimenten una reducción en el apetito, sin embargo, es esencial que se alimenten de una manera adecuada. Además, el NHS señala que “comer bien es importante, ya que tu cuerpo necesita energía, proteína, vitaminas y minerales para ayudarte a recuperarte. Comer bastante proteína y alimentos ricos en energía te ayudarán a reconstruir los músculos, darle mantenimiento a tu sistema inmune y a incrementar tus niveles de energía para permitirte realizar tus actividades diarias”.¿Qué debo comer si tengo COVID-19?Ahora que ya sabes por qué es importante alimentarte muy buen durante la enfermedad, aquí te decimos cuáles son algunos de los alimentos que puedes incluir en tu dieta:FrutasHuevoCarnePescadoFrijolesQuesoLentejasLecheYogurNueces y semillasBrócoliKaleEspinacasMantequilla de maní o de almendraAdemás, se recomienda comer tres comidas al día, así como una o dos colaciones saludables, recuerda que también es crucial que tomes suficiente agua y té.También puedes leer: Remedios caseros para combatir la fiebreAlimentos que debes comer si tienes COVID-19Aunque ya mencionamos algunos de los ingredientes que no pueden faltar en tu cocina si estás enfermo de COVID-19, aquí ahondamos más en porque algunos de estos alimentos son tan buenos para ti.EspinacaDe acuerdo con la Universidad Loma Linda, debemos consumir una gran variedad de alimentos antiinflamatorios durante la enfermedad por COVID-19, por lo que la espinaca no puede faltar en tus comidas. Esta hoja verde está llena de vitamina A, E y K, así como fibra, antioxidantes y carotenoides, por lo que se convierte en una excelente opción. Recuerda comer las espinacas crudas en una ensalada o en un jugo verde.Frutos rojosGracias a que son ricos en antioxidantes y otros nutrientes, los frutos rojos son ideales para ti si estás enfermo de COVID-19. Una buena opción para el desayuno o la cena sería un smoothie de yogur griego sin azúcar, frutos rojos, nueces y un poco de mantequilla de almendra sin azúcar. También puedes leer: Remedio casero con naranja para recuperar el gusto y el olfatoNueces y semillasSi estás buscando alimentos que combatan la inflamación, las nueces y semillas son una gran opción. Un desayuno ideal sería una bowl de frutas con chía, linaza, leche de vaca o vegetal y un poco de almendras y pistaches.FluidosSi tienes fiebre o te sientes muy cansado debido a la enfermedad, recuerda que es esencial que te mantengas hidratado, pues la calentura te deshidrata. Por otro lado, puedes sentirte aún más cansado debido a la deshidratación.CúrcumaEste alimento es un poderoso antiinflamatorio, por lo que no dudes en añadirlo en tu jugo o a tu té. También puedes leer: Tendencias de salud para 2022Adopta la dieta mediterráneaEsta dieta es famosa por ser una de las más nutritivas en el mundo, pues incluye alimentos con grandes propiedades para la salud, tal como pescado, aceite de oliva, leguminosas y verduras y frutas frescas.¿Por qué comer frutas y verduras durante el COVID-19?Comer de manera saludable es indispensable para todos, independientemente si tienes COVID-19 o no, pero tu dieta si juega un papel muy relevante durante la enfermedad. Un estudio publicado en septiembre de 2021 señala que una dieta vegetariana o vegana, las cuales incluyen frutas y verduras en su mayoría, disminuía las probabilidades de padecer esta enfermedad, pero también reducía la gravedad de los síntomas una vez que se contraía el virus.Si padeces COVID-19, recuerda que lo mejor es acudir con un profesional de la salud, quien te orientará sobre los cuidados y la alimentación adecuada.
Las vitaminas C y D han sido las estrellas en estos años de pandemia, cuando todos hemos buscado la forma de resguardarnos de la manera más natural posible del COVID-19. Pero ¿cómo funcionan y en qué alimentos podemos encontrar vitaminas para fortalecernos contra el coronavirus?La vitamina C es un antioxidante del cual podríamos decir que desde siempre ha sido promovido como un benefactor en la función inmunológica saludable, mientras que la vitamina D saltó a la fama en años recientes, con sus posibles efectos positivos sobre la función inmunológica.Lo que la ciencia ha podido investigar hasta el momento respecto del consumo de vitaminas como suplemento y el nuevo COVID-19 es que existe la posibilidad de que los suplementos puedan ser efectivos. Por ejemplo, algunos estudios observacionales vinculan los niveles más bajos de vitaminas en la sangre con un mayor riesgo de dar positivo por el virus que causa el COVID-19, sin embargo, estudios como estos no pueden probar que la vitamina D proteja a las personas contra las infecciones.De acuerdo con información del sitio de la Universidad de Harvard, un estudio de 2021 sobre zinc y vitamina C tampoco demostró beneficios para las personas con COVID-19 leve. En este estudio, las personas cuyos síntomas no requirieron hospitalización fueron asignadas al azar para recibir sólo vitamina C, 8.000 mg/día, o sólo zinc, 50 mg/día, o ambos suplementos en las dosis anteriores o ninguno de ellos.A pesar de las dudas sobre el beneficio general de estos suplementos, muchos médicos comenzaron a recetarlos de forma rutinaria en los primeros días de la pandemia de COVID-19, probablemente por la falta de conocimiento sobre cómo tratar esta nueva infección y el historial de seguridad que tienen los suplementos de estas vitaminas.Mientras que las personas con deficiencias nutricionales sí deben recibir suplementos y las deficiencias de zinc o vitamina D son comunes y pueden contribuir a una función inmunológica deficiente, lo mejor siempre será poder adquirirlos de una dieta nutritiva y adecuada para cada persona. A continuación, te contamos más sobre las vitaminas C y D, además de en qué alimentos encontrarlas.La vitamina C, o ácido ascórbico, es una vitamina soluble en agua, un antioxidante y eliminador de radicales libres que tiene propiedades antiinflamatorias, influye en la inmunidad celular y la integridad vascular, y sirve como cofactor en la generación de sustancias que incluyen la adrenalina, la noradrenalina y la dopamina.Cuando una persona se encuentra en un estado de estrés oxidativo, como cuando está atravesando alguna enfermedad que cause incluidas infecciones graves y sepsis, por ejemplo el COVID-19, puede que requiera más vitamina C, pero aún se está estudiando el papel potencial de altas dosis para mejorar la inflamación y la lesión vascular en pacientes con este tipo de coronavirus.Las frutas y verduras son las mejores fuentes de vitamina C, en especial las frutas cítricas, los tomates, el jugo de tomate y las papas. Otras buenas fuentes de alimentos con vitamina C incluyen:pimientos rojos y verdeskiwibrócolifresascoles de Bruselasmelón Muchas de las mejores fuentes alimenticias de vitamina C, como frutas y verduras, generalmente se consumen crudas. Consumir cinco raciones variadas de frutas y verduras al día puede aportar más de 200 mg de vitamina C.Por otro lado, la vitamina D es un nutriente importante que el cuerpo necesita para construir y mantener los huesos fuertes, entre otros beneficios. La fuente principal de esta vitamina es la luz solar, pues la piel absorbe los rayos ultravioletas del sol y los convierte en vitamina D.Sin embargo, muchas personas no obtienen la suficiente y esto ocurre especialmente si eres mayor, no comes alimentos saludables o tienes un tono de piel más oscuro. Si bien la vitamina D estimula el sistema inmunológico y alivia la inflamación, los expertos señalan que se necesita más investigación sobre sus propiedades antivirales.Aunque hay varios estudios sobre la relación entre la vitamina D y el COVID-19 que señalan que los niveles bajos de ella sí pueden aumentar la probabilidad de dar positivo, otros sugieren que los niveles más altos de vitamina D no reducen el riesgo de infección viral, hospitalización o gravedad de la COVID-19. La mejor forma de adquirir vitamina D es más luz solar, de 15 a 20 minutos tres días a la semana, y alimentos como:Pescado azul (como el salmón o las sardinas)carne rojaYemas de huevoAlimentos con vitamina D añadida, como la leche
La gastronomía de México no sería lo mismo sin las tortillas, pues son el complemento perfecto para los guisados y tacos. Aunque en el centro y sur del país es más común disfrutar de tortillas de maíz a todas horas del día, en el norte las tortillas de harina son las reinas, pues no hay carne asada o burritos sin esta versión preparada con manteca y harina de trigo. En kiwilimón sabemos que siempre estás buscando las mejores recetas, por eso te enseñamos cómo hacer tortillas de harina paso a paso y con ingredientes fáciles de conseguir. En cuanto estén listas, acompaña tus tortillas con crema, salsa o frijoles maneados, ¡no te arrepentirás!¿Cuál es el origen de las tortillas de harina?Las tortillas de harina hacen nuestras comidas aún más deliciosas, ¿pero de dónde vienen? Según el Diccionario Enciclopédico de la Gastronomía Mexicana, las tortillas de harina de trigo parecen tener inspiración árabe, pues se cree que se inventaron durante la colonización, después de que los españoles trajeron el pan árabe y la harina de trigo a nuestro país. También puedes leer: 10 recetas prácticas con tortillas de harinaCómo hacer tortillas de harina paso a pasoEn kiwilimón sabemos que no te puedes quedar con el antojo de unas ricas y suaves tortillas de harina de trigo, por eso aquí te explicamos cómo hacerlas paso a paso, ¡es muy fácil! Lo mejor de todo es que ahora podrás preparar los mejores burritos, tacos de asada, tacos de pescado y otras delicias, pues serán irresistibles con tus tortillas de harina caseras. Ingredientes 250 gramos de harina de trigo 63 gramos de manteca de cerdo 1 taza de agua 1 cucharada de sal 1/4 cucharaditas de polvo para hornearInstrucciones Coloca la harina de trigo, la sal, la manteca y el polvo para hornear en un tazón. Mezcla los ingredientes y comienza a agregar agua poco a poco, hasta obtener una masa muy tersa. Deja que la masa para tortillas de harina repose por alrededor de 20 minutos. Divide la masa en al menos 14 porciones del mismo tamaño. Toma las porciones de masa y formas bolitas con tus manos. Coloca la bolita de masa sobre una superficie enharinada y extiéndela utilizando un rodillo, hasta que la tortilla tenga el tamaño y grosor deseados. Calienta un comal a fuego medio y cocina cada tortilla por un minuto de cada lado. Recuerda que las tortillas de harina deben inflarse. Retira del comal y coloca sobre una servilleta de tela, pero no las encimes, ya que, al estar calientes, las tortillas podrían pegarse. También puedes leer: Tortillas de Harina Integral
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD