10 tips para levantarse temprano
Tips

10 tips para levantarse temprano

Por Kiwilimón - Mayo 2014

¿Cómo sueles empezar el día? ¿Eres de las que les cuesta levantarse temprano, amanece de malas o tarda en despertar? Nuestras amigas de ActitudFEM nos dejan unos tips para empezar el día con el pie derecho.

De acuerdo con Good Morning: 365 Positive Ways to Start Your Day, de la escritora Brook Noel “Cuando nos levantamos con ansiedad, lo más probable es que ésta se agrave a lo largo del día, no que vaya a mejor”, dice esta autora que es una experta en desarrollo personal.

10 cambios que hacen la diferencia

Una serie de pequeños cambios vitales pueden contribuir a mejorar nuestro ánimo todos y cada uno de los días del año. De la mano de Brook Noel, compartimos contigo 10 detalles que pueden marcar la diferencia.

1. Pon el despertador a la misma hora

La eficiencia del reloj biológico aumenta con la rutina, por lo que levantarnos siempre a la misma hora evitará que nos quedemos dormidas o, por el contrario, que pasemos una hora dando vueltas en la cama. Un estudio realizado en la universidad alemana de Lübeck, desveló que nuestro cuerpo tiene en cuenta la hora a la que pretendemos levantarnos para poner en marcha poco a poco las funciones vitales.

2. Descansa durante cinco minutos

No salgas disparada de la cama. La precipitación marcará el resto de tu día. Concedámonos un poco de tiempo antes de ponernos en marcha. Es una forma de decir a nuestro cerebro que no hay ninguna prisa. Podemos repasar mentalmente aquello que vamos a hacer a lo largo del día, recordar algo que esperamos con ganas y, eso sí, evitar no volver a dormirnos.

3. Levántate antes

Una buena idea es acostumbrarse a poner el despertador un poco antes. Levantarnos un poco (o bastante) antes puede ser útil para disfrutar de un ritmo más pausado desde el primer minuto del día.

4. Desayuna bien

Después de un sueño de siete u ocho horas, nuestro cuerpo necesita recuperar nutrientes. Un desayuno equilibrado y fuerte nos dará la energía necesaria y, además, nos ayudará a adelgazar. Como han puesto de manifiesto diferentes estudios, una de las claves para la pérdida de peso es que la primera comida del día sea fuerte, lo que evitará que comamos constantemente a lo largo de la jornada.

5. Pon una canción diferente cada día

Para los amantes de la música, arrancar por la mañana con un tema diferente (y que nos guste) nos ayudará a imprimirle color al día y evitar caer en lo repetitivo. Tómate cinco minutos para pensar qué encaja con tu estado de ánimo, o mejor aún, qué clase de música puede sintonizarte en la frecuencia en la que te gustaría estar a lo largo del día.

6. Haz la cama

Es algo que odiamos por principios. Sin embargo, psicológicamente, es importante salir de casa con los deberes hechos y todo ordenado, puesto que nos liberaremos de la carga que suponen las tareas domésticas. Lavar los platos, hacer la cama, tener todo en su sitio evitará que a lo largo del día vuelva a ocupar nuestro cerebro aquello que tenemos por hacer, y que se irá acumulando al resto de obligaciones diarias.

7. Toma unos minutos para ponerte al día

Al final de la jornada, nos gusta pensar en nosotros mismos, en nuestra familia y amigos, o evadirnos con una película o un libro. Olvidamos el mundo que hay ahí afuera, y hacemos bien. Sin embargo, por la mañana resulta útil ver durante unos minutos la televisión para ponernos al día y afrontar las cosas con más perspectiva. También, revisar la agenda o echar un vistazo a Internet. Es una buena manera de ponernos en contexto antes de comenzar la rutina diaria.

8. Vístete aunque no vayas a salir de casa 

Cuando trabajamos en casa o no tenemos que acudir a la oficina, nos gusta remolonear y seguir con el pijama o los pants puestos hasta que es demasiado tarde. Más allá de las razones higiénicas (es la ropa con la que dormimos o nos ejercitamos), cambiar nuestra ropa es una manera de decir a nuestro cuerpo que el día ya ha empezado. Además, llevar puesta ropa con la que se podría salir a la calle –aunque sea una camiseta– proporciona una mayor seguridad y confianza en una misma.

9. Piensa en un descanso a media mañana

Una buena forma de motivarnos para empezar con fuerza es, paradójicamente, pensar en el descanso. Si nos permitirnos tomarnos 20 minutos a media mañana para reponer fuerzas, nos será más sencillo agarrar el ritmo del día. Además, en aquellas jornadas en las que se nos acumulen los compromisos, podemos centrarnos en otros problemas no relacionados con el trabajo y realizar esa llamada a un familiar que llevamos postergando semanas.

10. Pon por escrito lo que quieres conseguir

Todo nuevo día es una oportunidad que se abre ante nuestros ojos, y por eso no está mal ponernos una meta (pequeña, no importa) cada mañana. Si, como decía Ralph Waldo Emerson, “un hombre se convierte en lo que piensa durante todo el día”, el primer paso para alcanzar nuestras metas es centrarnos en lo que realmente importa. Todos lo sabemos; el problema es que no lo recordamos.

Ver artículo original.

Recetas de Desayunos

Licuado Energético para el Desayuno

Desayuno Detox

Huevos Divorciados

 

¿Te animas a poner en práctica estos 10 sencillos consejos? A lo mejor, tu vida empieza a cambiar para bien.

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La comida tradicional japonesa es una de las más populares y aclamadas a nivel mundial. Aunque en muchos países solo se habla de sushi, es importante recordar que la gastronomía japonesa es muy variada y rica. Los principales ingredientes de esta tradición culinaria son el arroz, el pescado, los fideos, el tofu, los vegetales, la carne roja, entre muchos otros deliciosos alimentos. Aunque elegir los platillos más representativos de esta gran tradición gastronómica no es tarea fácil, Kiwilimón te recomienda probar algunos de los platillos más exquisitos que Japón tiene para ofrecer. Sushi Aunque en México es común comer sushi frito y aderezado con chiles, el tradicional sushi japonés es muy distinto. Los principales ingredientes de este platillo son el arroz, vinagre de arroz, azúcar y sal, para después combinarse con pescado crudo, mariscos o verduras. El sushi usualmente se prepara en porciones pequeñas, más o menos del tamaño de un bocado y se le dan diferentes formas. Una vez que se tiene listo el arroz y el pescado, se envuelven en una hoja de alga nori; a esta versión se le llama maki. Por otro lado, cuando se forma una bolita de arroz, se le llama nigiri. No importa cuál sea tu sushi favorito, pues todas las versiones son deliciosas y perfectas para disfrutar durante el fin de semana o mientras ves una película. Ramen Este es otra de las joyas de la gastronomía de Japón y uno de sus platos más famosos. El famoso ramen se prepara con diversos ingredientes: fideos, caldo, verduras, pasta miso, salsa de soya, carne, huevo, alga y cebollín, aunque hay muchas versiones distintas. El secreto del impactante sabor del ramen es el caldo, pues este se hace a base de huesos de cerdo o pollo y se pone a hervir durante muchas horas. Si bien estamos muy lejos del país asiático, en México hay muchos restaurantes en donde puedes probar un sinfín de recetas de ramen, cada uno con un toque especial de sabor. Sashimi El sashimi es otro platillo imperdible de la gastronomía japonesa. Consiste en rebanar mariscos o pescados crudos en láminas muy delgadas. Una vez que el pescado está listo, este se acompaña con salsa de soya, wasabi o salsa ponzu, así como algunas verduras, especialmente rábano daikon y jengibre en conserva. Aunque los sashimis más populares son quizás los de salmón, hay un sinfín de versiones de este platillo, incluso existen versiones vegetarianas. Katsudon El katsudon es un imperdible de la cocina japonesa, pues está lleno de sabor y hasta es un poco picoso. Este delicioso platillo consta de una cama de arroz, una chuleta de cerdo empanizada y otros condimentos, tales como salsa, algún tipo de glaseado, verduras, salsa de soya o miso. En Japón, este platillo es muy popular y es el favorito de los estudiantes. Mochi El mochi japonés es uno de los postres más deliciosos, especialmente cuando se trata del mochi de chocolate, aunque cabe mencionar que hay de todos los sabores. Este postre no solo es rico, también es muy vistoso. Se prepara a base de arroz glutinoso, se moldea y se pinta de colores. Aunque puedes disfrutarlo todo el año, en aquel país la tradición es comer mochi durante el año nuevo.
La granada es el topping de nuestro platillo más emblemático para las fiestas patrias, el chile en nogada, pero el resto del año es una de las frutas con mayores beneficios nutrimentales que puedas encontrar.Categorizada como una baya, la fruta de la granada es roja, redonda y se parece a una manzana roja con un tallo en forma de flor. Esta fruta que se desgrana y se puede tomar en jugo también contiene una variedad de compuestos vegetales beneficiosos, incomparables con otros alimentos y muchos estudios han demostrado que pueden tener varios beneficios para el cuerpo, por ejemplo:1. Contenido nutrimentalLa piel de la granada es gruesa y no comestible, pero dentro de ella hay cientos de semillas rodeadas por una cubierta jugosa y dulce, conocida como arilo. Estas semillas y los arilos son las partes comestibles y se pueden comen crudas o procesadas en jugo.Están tan cargadas de nutrientes, que en 174 gramos de estas semillas y arilos encuentras 7 gramos de fibra, 3 gramos de proteína, 30% de la IDR de vitamina C, 36% de la IDR de vitamina K, 16% de folato y 12% de potasio.2. Compuestos vegetales medicinalesLas granadas contienen sustancias vegetales a las cuales se les puede dar crédito de la mayoría de sus beneficios para la salud: las punicalaginas y el ácido púnico.Las punicalaginas son antioxidantes extremadamente potentes que se encuentran en el jugo y la piel de granada, mientras que el ácido púnico, que se encuentra en el aceite de semilla de granada, es el principal ácido graso de los arilos.3. Efectos antiinflamatoriosLas granadas tienen un poderoso efecto antiinflamatorio gracias a las propiedades antioxidantes de las punicalaginas y algunos estudios de probeta han demostrado que pueden reducir la actividad inflamatoria en el tracto digestivo, así como en el cáncer de mama y en las células de cáncer de colon.4. Puede bajar la presión arterialEn un estudio, las personas con hipertensión tuvieron una reducción significativa en la presión arterial después de consumir 150 ml de jugo de granada al día, durante dos semanas. Otros estudios han encontrado efectos similares, especialmente para la presión arterial sistólica (el número más alto en una lectura de presión arterial).5. Puede ayudar con la artritis y el dolor articularDado que los compuestos vegetales de la granada tienen efectos antiinflamatorios, tiene sentido que puedan ayudar a tratar la artritis, pues aunque hay muchos tipos diferentes, la mayoría implica algún tipo de inflamación en las articulaciones.En cuanto a qué ha observado la ciencia, estudios de laboratorio sugieren que el extracto de granada puede bloquear enzimas que se sabe que dañan las articulaciones en personas con osteoartritis y también se ha demostrado que este extracto alivia la artritis en ratones, pero aún no hay suficiente evidencia de la investigación basada en humanos.6. Puede reducir el riesgo de enfermedad cardíacaEl ácido púnico, el principal ácido graso de la granada, puede ayudar a proteger contra varios pasos en el proceso de la enfermedad cardíaca. Por ejemplo, un estudio de 4 semanas en 51 personas con niveles altos de triglicéridos mostró que 800 mg de aceite de semilla de granada por día redujo significativamente los triglicéridos y mejoró la proporción de triglicéridos-HDL.7. Puede ayudar a combatir infecciones bacterianas y micóticasLos compuestos vegetales de la granada pueden ayudar a combatir los microorganismos dañinos y se ha demostrado que combaten algunos tipos de bacterias, así como la levadura Candida albicans. Sus efectos antibacterianos y antifúngicos también pueden proteger contra las infecciones y la inflamación de la boca, como gingivitis, periodontitis y estomatitis por dentadura postiza.8. Puede ayudar a mejorar la memoria Hay estudios tanto en humanos como en ratones que sugieren que la granada puede ayudar a prevenir déficits en la memoria y a combatir la enfermedad de Alzheimer.
La lavanda, también conocida como lavandula, es una planta con un característico color y aroma y por si fuera poco, también tiene muchas propiedades que son benéficas para la salud, así como para el hogar. Aquí te contamos más sobre cómo puedes usar la lavanda dentro del hogar. ¿Cómo usar la lavanda para limpiar el hogar?Según el Colegio Americano de Ciencias de la Salud, la lavanda es una excelente opción para limpiar toda tu casa, pues es completamente natural y no contiene ningún componente dañino. Aquí te recomendamos usar aceite de lavanda de varias maneras. Desinfectante de superficiesLas increíbles propiedades antibacterianas de la lavanda son un poderoso aliado a la hora de limpiar toda tu casa, especialmente en el caso de la cocina, la mesa y otras superficies. Solo tienes que añadir unas gotas de aceite de lavanda a las preparaciones que comúnmente usas para limpiar. Todo quedará reluciente y también tendrá un maravilloso aroma. Limpiador de alfombrasGracias a sus propiedades antibacterianas y su delicioso aroma, la lavanda es una excelente opción para limpiar alfombras y tapetes, ya que estos pueden albergar bacterias y malos olores. En este caso, puedes agregar unas cuantas gotas de aceite esencial a la preparación que regularmente usas para limpiar tapetes y alfombras. Desodorante para el hogarEl aceite de lavanda es la opción perfecta para mantener alejados a los malos olores y también es una buena alternativa a los desodorantes comerciales, los cuales están llenos de químicos. Te recomendamos adquirir un difusor y agregar unas gotas de esencia, esto mantendrá un olor fresco todo el tiempo. Limpiador contra hongosDe acuerdo con diversos estudios, la lavanda tiene importantes propiedades que combaten los hongos, por lo tanto, el aceite esencial de lavanda podría ser muy efectivo a la hora de combatir diferentes tipos de hongos. Repelente de insectosSabemos que los insectos pueden ser muy molestos, por lo tanto, te recomendamos usar la lavanda para este fin, ya que es un repelente natural de moscas, mosquitos y polillas. Tu casa lucirá impecable gracias a esta maravillosa planta y a todos sus usos.
El imponente bosque de coníferas coquetea con robarme la atención, sin embargo, mis sentidos se concentran en algo más: ahí, subiendo los escalones de las calles empedradas de Tlalpujahua, están los puestos de comida del mercado. Hay ollas exhalando el humo de sus tamales y corundas, conservas y ates acorralados por las abejas, pan apilado en bolsas. Ay, con el pan de pulque. Ay, con el pan de pucha. En Michoacán, la naturaleza es la que llama pero es la comida la que obsesiona a regresar. Quien no ha ido a comer a este estado se ha perdido de una de las tres mejores gastronomías regionales del país. Más claro, imposible. Michoacán es un conglomerado de michoacanes. La zona lacustre, el mar, la milpa, el bosque albergan una tradición, una colección de sabores enmarcados por las técnicas ancestrales y los ingredientes endémicos. A esa suma cultural, a esas coordenadas geográficas, les debemos más que éxtasis culinarios. Gracias a ellas aparecemos en la única lista que importa: la del Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. “La gastronomía michoacana es única por la alineación de un paisaje fértil con muchos tipos de terreno y lagos ricos en pesca, así como una cultura prehispánica que ha pasado sus tradiciones a través de generaciones”, asegura el arquitectico Fernando Vela, presidente del Festival gastronómico Morelia en Boca. Desde sus heterogéneos rincones, collage de imágenes y climas, salen productos excepcionales como los charales, el pescado blanco, la trucha. En la meseta purépecha se dan productos como el amado aguacate; en Zamora del Valle, las fresas; en Valle de Apatzingán, los limones, las moras; en la milpa, esos maíces rojos, negros, azules, amarillos con la mineralidad en las entrañas; de Cotija, su queso. Aunque de quesos no son los únicos, pero sí los más prestigiosos. Otros menos conocidos son los quesos de la Ruana, de Tierra Caliente, frescos u oreados.Las manos detrás de la cocina complementan esta suerte de sortilegio. Lucero Soto, una de las chefs más representativas de la región, cree que el verdadero tesoro está en las cocineras tradicionales. Nombres como Esperanza Galván resuenan en embajadas del mundo haciendo lo que mejor saben hacer: ser guardianas de recetas y técnicas, exportadoras de cultura; ella, particularmente, de la purépecha. También está Blanca Villagómez, en Tzintzuntzan, quien según el arquitecto Fernando prepara una hueva de pescado en salsa de guajillo como ninguna otra. Lucero Soto, por su parte, no es cocinera tradicional pero acerca el folklor michoacano de las calles a los manteles emblemáticos del país desde el Restaurante Lu Cocina Michoacana. No se puede dejar de mencionar a Mariana Valencia de Cocina M, en Uruapan.En Morelia hay que emprender un peregrinaje por carnitas Don Raúl, o encaminarse de filón hasta Quiroga para probarlas confitadas en cazo de cobre. Ante una señora con una cubeta de charales hay detenerse por un taquito de tortilla de maíz, un puñito de charales fritos y unas gotitas de limón –poquita, porque no queremos críticas–. De mañana hay que estar por la catedral o el mercado y sentarse en uno de esos locales con nombres de mujeres para ser provistos de platos de plástico rojo y unos uchepos con los sabores del elote, unas corundas con la trinidad mexicana de la garnacha –crema, salsa y queso– y un atolito dulce.Yo no me pierdo la sopa tarasca para el medio día o las atapakuas purépechas, parecidas al mole; se preparan semillas como el cacahuate o la pepita de calabaza y van acompañados de verduras y carne. En Lu me gusta probar las enchiladas morelianas de pato que inhabilitan cualquier tipo de insatisfacción. El arquitecto Fernando prefiere la xanducata (una especie de pipián elaborado también con pepita), las jahuácatas (una corunda preparada en capas y que lleva frijoles) y por supuesto, el aporreadillo de Tierra Caliente. Como gran conocedor de la gastronomía de aquel estado habla del churipo purépecha (un plato de cuchara), del mole de queso y el conejo estirado, tradicional de Corpus Christi.A la hora del postre la gastronomía michoacana ofrece variedad. Los chongos zamoranos, la fruta en conserva y los ates pueden conseguirse en las tiendas que resguardan mujeres ataviadas con vestidos virreinales. Lucero Soto dice que cuando el antojo llama a mitad de calles hay que recurrir al gazpacho moreliano.Yo no dejo el estado sin comerme unas morelianas de cajeta, nuez y papel estrella o sin buscar por cielo, mar y tierra la mejor heladería, esa que venda una buena nieve de pasta de gusto avainillado, tradicional de Pátzcuaro. Cuando llega la hora pido uno doble. Y es que Michoacán, nada de sencillo. Eso nunca.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD