Rompiendo los mitos sobre la cerveza
Tips

Rompiendo los mitos sobre la cerveza

Por Kiwilimón - Abril 2015
La cerveza es una bebida que por su cuerpo, su sabor y su gran capacidad para refrescarnos, se encuentra muy presente en nuestras vidas. Es por ello, que existen tantos mitos alrededor de ella. Presta mucha atención para que en la próxima fiesta seas todo un experto y saques del error a tus amigos y familiares. Aquí van ocho mitos que seguro has escuchado sobre esta bebida.

1. Mientras más oscura es la cerveza más alcohol tiene

Esto es totalmente falso. El color de la cerveza depende en su mayoría de qué tanto se tueste la malta con la que se produce la cerveza y no con su grado etílico.

2. La cerveza engorda

Falso. La cerveza en realidad es bastante nutritiva y tiene 90% de agua en su composición. El problema es que la mayoría de las veces la acompañamos con frituras, botanas y alimentos altos en grasa como tacos o gorditas. Si quieres conocer la explicación científica entra aquí.

3. Las mujeres embarazadas no deben beber cerveza

Esto no es totalmente cierto, ya que si se ingiere con moderación o una cerveza baja en alcohol puede resultar benéfica. Esto se debe a que su alto contenido en malta ayuda a generar una mayor cantidad de leche durante la lactancia.

4. Las mejores cervezas se embotellan en vidrio verde

Este mito se debe a una cuestión histórica. Después de la Segunda Guerra Mundial, tanto el vidrio transparente como el ámbar escasearon, por lo que se comenzó a utilizar el vidrio de color verde. Es por ello que las cervezas importadas eran de botella verde, por lo que el rumor de que eran mejores comenzó a crecer.

5. La cerveza cura la resaca

Esta bebida no ayuda a combatir la cruda, por el contrario. Debido a que la resaca es causada por la deshidratación y la dificultad del hígado para procesar las sustancias tóxicas, no es recomendable beber más alcohol para combatir estas molestias.

6. La cerveza light tiene menos alcohol que la lager

Esto no tiene que ver con la cantidad de alcohol ni el tipo de cerveza que es. Lo que marca la diferencia en las cervezas light es que tienen menos calorías que las normales, ya que el grado alcohólico se adquiere luego de los procesos de fermentación.

7. Todas las cervezas se deben servir heladas

Aunque en la mayoría de los lugares encontramos refrigeradores que presumen estar muy fríos, este mito se ha difundido por las grandes compañías cerveceras para que, en especial las cervezas claras, sean más refrescantes y quiten la sed. Sin embargo, los sabores de las cervezas se aprecian mucho más cuando están ligeramente frías o incluso a temperatura ambiente, en especial las oscuras.

8. La cerveza mata neuronas

Se han hecho bastantes estudios al respecto y a pesar de que no las mata en el sentido estricto de la palabra, sí las daña y afecta su la función cerebral, por lo que el consumo excesivo puede generar atrofia cerebral, daños en las funciones corporales y reducción en el tamaño del cerebro, lo que puede llegar a generar una embolia o padecer Alzheimer. Ver artículo original.    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Desde los ojos de Víctor Hugo, “La vida es como una flor en la que el amor es la miel”. En la Biblia, y junto a la leche, la miel es metáfora de felicidad, de abundancia. Yo diría que es signo de alegría, no sé, hasta de ternura. Las abejas nos la dan a partir del juego de ir picoteando el néctar de las flores al que llaman alimento. Ese, el líquido dorado que va transmutando de abeja en abeja, es un tesoro para los humanos. La semana pasada visité Mercado el 100. En un pequeño anaquel se desplegaban decenas de botecitos con distintas etiquetas. Eran mieles y cada una lucía su propio nombre. ¿A poco existen tantas?, le pregunté a Víctor Manuel Iglecias quien, junto a su esposa, Rocío Zelaya, lideran el proyecto Peregrinas. Según la US National Library of Medicine, existen trescientos veinte tipos, pero Víctor me informó que actualmente ellos manejan catorce. ¿Qué es la miel multifloral o monofloral?Víctor y Rocío me explicaron que las variaciones entre especies de abejas no suponen un diferente tipo de miel. Las variaciones tienen que ver con las flores y con las estaciones en las que dichas flores emergen de la tierra. De ahí que las mieles lleven el apellido del néctar, en caso de ser monoflorales, o que sean multiflorales, cuando provienen de una variedad inespecífica. Para Rocío, esta última categoría es causal de suspicacias: “Las personas que mencionan miel multiflora o miel de selva o bosque es porque no saben de qué floración pertenecen, no son apicultores”, a diferencia de ella que es egresada de la Universidad Autónoma Chapingo por la carrera de Agroecología.En la actualidad su proyecto cría setecientas cámaras con colmenas que se alimentan de catorce floraciones durante todo el año en distintas regiones –de ahí que su marca se llame Peregrinas–: de marzo a abril, en floraciones de naranja; de mayo a julio, en floraciones de la zona cafetalera; de septiembre a noviembre, en las de mozote que crecen entre los bosques de pino y cultivos de maíz.Al referir a las flores, los nombres de las mieles son infinitos. Las hay de romero, de flores de azahar, de eucalipto, de acacia, de tajonal. En Peregrinas tienen incluso una proveniente de la flor del aguacate, de encino y por supuesto, la melipona que “tiene múltiples propiedades terapéuticas, es utilizada principalmente para frenar el crecimiento de las cataratas en los ojos y como auxiliar para combatir infecciones en el sistema respiratorio”. Además es una miel más acuosa que el resto y a la boca deja sabores cítricos y profundamente dulces. Rocío incluso afirma que es una suerte que esté de moda porque hasta hace poco, la abeja melipona estaba en peligro de extinción. Principales diferencias entre las mielesLa diferencia sensorial está dada por la flor. En algunas mieles sobresaldrán más las notas frutales, las herbales, las cítricas o las florales. En cuanto a calidades también hay diferencias. Rocío afirma que es la humedad la que lo determina. “Esto se ve reflejado en la consistencia. Cambia según el tipo de cristalización”. Y por eso existen mieles con texturas ideales para cada necesidad culinaria. Están las que cristalizan suavemente, casi como una mantequilla, como son la proveniente de mozote y cha-chan. Existen otras que cristalizan casi en sólido, como las provenientes del mezquite. Algunas no cristalizan fácilmente como la de azahar o la melipona, que por tener más humedad son bastante líquidas y perfectas para incorporarlas a bebidas. ¿Para qué sirve la miel dentro de la dieta?En cuanto a los beneficios de consumirla, no hay duda: la miel tiene un alto valor nutritivo. Está comprobado que es rica en antioxidantes, reduce el estrés metabólico, promueve la recuperación del sueño, minimiza las alergias, ayuda a tratar heridas y moretones y estimula el sistema inmunológico. Para maximizar los beneficios de la miel hay que asegurarse de que lo que tenemos enfrente sea 100% natural, de apicultores como Rocío Zelaya. Y es que algunos de los productos que se venden en los supermercados pueden estar diluidos o adicionados con azúcar y químicos que transmutan lo que la naturaleza ya hizo en perfección. Respetar tanto a la miel como a las abejas es parte de la agenda mundial en los foros de ecología y sustentabilidad. Su presencia en la tierra asegura más que la continuidad de una receta de pastel: su supervivencia asegura la prevalencia de la humanidad. La miel y, por consiguiente, las abejas, son sinónimos de vida. No por nada la miel se parece al amor: es dulce, le hace bien al cuerpo y sin ella, la vida se marchita. 
Empezar tu huerto en casa es fácil, actualmente existen cursos en línea como los de La Aldea Avándaro y otras instituciones que te llevan de la mano con especialistas en agricultura ecológica para que inicies de cero, en una maceta, en una terraza o en un jardín. Es momento de transformar de una manera sustentable esas extensiones de jardín cubiertas con pasto, o esa terraza, o balcón, en áreas de cultivo donde cada temporada podrás cosechar vegetales y frutas, así como hierbas aromáticas y leguminosas para tu cocina. Qué considerar para el cultivo de tu huerto en casa Es importante para cultivar tus propios alimentos, además de un espacio con horas de sol y aire natural, un suelo vivo y agua. Ubicación del huerto De suma importancia es el espacio disponible que tengas en casa. Si tu huerto será interior puedes usar macetas, huacales, tubos de PVC o cualquier recipiente resistente. Si estará en el jardín, delimita el área y toma en cuenta la orientación del sol. Ubica el huerto en un lugar donde la mayor parte del día esté soleado, de preferencia por las mañanas. Evita instalar el huerto donde tengan acceso mascotas o donde haya corrientes de aire. Si construyes el huerto en el patio es importante contar con una toma de agua cerca. Para el éxito del huerto es indispensable saber qué sembrar. Por ejemplo, plantas con fruto como el jitomate, la calabaza, el chayote, el chile o la fresa requieren contar con 6 horas de sol al día. Para sembrar plantas de hojas como la lechuga, la acelga, la espinaca o el cilantro se requieren 3 horas al día de sol. Diseño Para el diseño del huerto hay que tomar en cuenta si el espacio es cerrado como una habitación o es abierto como un patio, balcón, terraza, azotea o jardín. Hay dos formas para confeccionar un huerto: cultivando directamente en el suelo o en recipientes como botes, cubetas, huacales, macetas o botellas. Herramientas Las herramientas básicas que debes tener para iniciar tu huerto en casa son pala, bieldo y tijeras. Semillas En el mercado hay variedad de semillas orgánicas o agroecológicas, pequeñas o grandes, dependiendo de su tamaño se siembran a diferentes profundidades. Para garantizar la germinación de tus semillas debes tener en cuenta los siguientes factores: Humedad: controlar la cantidad de agua que se aplica, ya que al penetrar activa las semillas y comienza el proceso de germinación. Temperatura: para que una semilla germine es necesario mantener la temperatura en un rango promedio de entre 20º C a 30º C. Oxígeno: al sembrar la semilla aumenta su respiración, por lo que es importante la profundidad a la que debe sembrarse. Cuando siembres, debes tener cuidado de no aplastar o empujar con fuerza la semilla porque se puede lastimar. Suelo vivo El suelo o la tierra son elementos indispensables para el buen resultado de un huerto orgánico o agroecológico en casa, ya que alimenta las plantas y ayuda a mantener el equilibrio de nutrientes necesarios para evitar plagas y enfermedades.  La composta es un tipo de tierra hecha con base en desechos orgánicos a partir del proceso de compostaje, donde microorganismos descomponen la materia orgánica hasta generar un tipo de abono que contribuye a mejorar el ambiente y enriquecer los cultivos. Materia orgánica  Materia verde: vegetación verde, las plantas verdes que cortamos o que podemos sembrar para este propósito como las leguminosas y las hojas verdes de algunos árboles, entre otras. También se incluyen los desperdicios de alimentos. Materia seca: vegetación seca, las plantas secas como paja, que puede ser de maíz, pasto seco y paja de los cereales como el trigo, por ejemplo. Lombricomposta: tierra con cierto tipo de lombrices que se añade a la pila tradicional de composta. Este proceso de añadir lombrices rojas de California o Eisenia foetida y transformar la composta en lombricomposta consigue un hummus de mayor calidad. Microorganismos: estos pequeños ayudantes son los encargados de dar estabilidad al suelo, formar agregados, mejorar su aireación, combatir silenciosamente enfermedades y optimizar la disponibilidad de todos los nutrientes. Fuente de Nitrógeno: todos los componentes orgánicos (construidos con base en carbono) del suelo tienen nitrógeno. Desde los más estables y lentamente mineralizables como el hummus de lombrices, como los más degradables como la materia vegetal o los animales en descomposición, están compuestos de nitrógeno que en algún momento será mineralizado y absorbido por la planta. Fuente de Fósforo: en general los abonos y compostas son buenas fuentes de fósforo, con alta disponibilidad para las plantas.  Fuentes de Potasio: Abonos y compostas son materiales variables en su composición, por lo que contienen concentraciones diferentes de potasio. El potasio en estas fuentes está ampliamente disponible para las plantas. Las aplicaciones repetidas en grandes cantidades de abonos resultan en la acumulación de potasio en el suelo. Es necesario conocer el origen de los materiales, ya que el compostaje o la digestión animal producen nutrientes. Cobertura: en climas cálidos y secos es conveniente mantener el suelo cubierto para evitar pérdidas de humedad por evaporación. Las aguas de desecho de la casa o de establos pueden ser usadas para regar en las épocas secas.  Agua: cerca del 90% del peso de una planta proviene del agua. Los cultivos producen una buena cosecha cuando reciben una correcta cantidad de este líquido en el momento oportuno. La planta toma la mayor parte de agua que necesita a través de sus raíces; por lo que es necesario que el suelo retenga una suficiente cantidad de humedad para promover el crecimiento de los cultivos. Ningún suelo es completamente compacto, tiene pequeños orificios denominados poros, que permiten la respiración de las raíces y el movimiento del agua.Sustratos Los sustratos orgánicos son materiales sólidos que se usan para cultivar plantas en contenedores, los cuales permiten que la raíz se sujete de ellos. Busca aquellos que resultan después de una serie de procesos biológicos naturales para poderlos utilizar, tales como: Turba Composta o lombricomposta Tierra de monte Fibra de coco Cascarilla de arroz Bagazo de caña de azúcar Peat moss (sustrato de materia orgánica) Paja de cerealesLos sustratos inorgánicos de origen natural se obtienen a través de procesos de manufactura incorporados con calor, como: Lana de roca Vermiculita Perlita Agrolita Tierra volcánica Tezontle Se recomienda mezclar los sustratos para que las raíces tengan mejor retención de agua, filtración y buen drenaje, así se evita la compactación del suelo. ¿Qué sembrar? Te recomiendo empezar con hortalizas o plantas medicinales (hierbas aromáticas), ya que son fáciles de cultivar y son más resistentes; el tiempo de crecimiento y maduración para cosechar los alimentos es corto. Entre las hortalizas están espinacas, acelgas, lechuga, arúgula, cilantro, entre otras. Las plantas medicinales como romero, ruda, epazote, tomillo, menta, hierbabuena, albahaca, hoja santa, hinojo, lavanda, cedrón, cebollín, toronjil, entre muchas otras que podrás utilizar para la elaboración de tus platillos, imprimiendo sabores de temporada y fortaleciendo tu organismo. Puedes continuar con cultivos sencillos como rábanos y betabeles. Calendario de siembra Es indispensable la planeación para el éxito de tu huerto, así que un calendario de siembra permite saber cuál es el momento ideal para plantar especies como frutas, verduras, hortalizas y flores. En junio, julio y agosto es cuando se siembra maíz, calabaza, alcachofas, coliflor, brócoli, fresas, entre otras.  Te recomiendo empezar con semillas orgánicas –criollas de preferencia–, o plantas de proveedores que no hayan usado químicos para su cultivo.  Importancia del huerto en casa agroecológico En esta época de pandemia, descubrimos el valor de cocinar y de cultivar de forma natural los alimentos que llevamos a la mesa. Hemos disfrutado los sabores de ingredientes de temporada cultivados de una forma limpia y responsable, prefiriendo lo orgánico o agro ecológico, dejando de lado productos químicos, que tanto han erosionado nuestra Tierra y nuestro sistema digestivo. Es hora de conectar con los alimentos que consumimos, sembrar y cultivar con una guía, descubriendo de dónde vienen, los cuidados y tiempo que requiere una col o repollo, una zanahoria, las espinacas, el ajo, los chiles o un jitomate, antes de ser cosechados.  Uno de los privilegios que nos regala la tierra es el sabor de los ingredientes cosechados en tu propio huerto agroecológico. Imagina cada semana planear tu menú de acuerdo con la cosecha de temporada. Aquí una receta fácil, nutritiva y deliciosa para una botana de kale o col rizada. El kale o col rizada es una planta de la familia de la Brassica oleracea, tiene hojas carnosas de color verde. A esta familia también pertenecen la coliflor, la col, el repollo, el brócoli y las coles de Bruselas. Se cultiva en cualquier tipo de huerto, incluidos los urbanos. El kale alcanza los 40 centímetros de altura y su recolección es sencilla. Sus hojas crecen rodeando el tronco y se cosecha hoja por hoja. Es una planta que necesita frío y humedad, y no soporta altas temperaturas ni sequías. Se cosecha entre noviembre y marzo, cuando mejor sabor tiene debido a que hace frío.  Chips de Kale Prepara esta botana para comer entre comidas, es muy saludable y está confeccionada con un súper food. Ingredientes: 2 manojos de kale o berza Sal al gusto   Aceite de oliva al gusto   Preparación: Lava el kale (es importante dejar secar muy bien). Con muy poco aceite, frota las hojas. Si le pones demasiado quedarán aguadas. Agrega sal. En una charola para horno, coloca las hojas de kale untadas con aceite a modo que no se empalme una con otra. Hornea aproximadamente 10 minutos a 175 °C. Retira del horno una vez que estén crujientes. Ten cuidado de que no se tornen color café porque amargan. Sirve como botana.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD