Rompiendo los mitos sobre la cerveza
Tips

Rompiendo los mitos sobre la cerveza

Por Kiwilimón - Abril 2015
La cerveza es una bebida que por su cuerpo, su sabor y su gran capacidad para refrescarnos, se encuentra muy presente en nuestras vidas. Es por ello, que existen tantos mitos alrededor de ella. Presta mucha atención para que en la próxima fiesta seas todo un experto y saques del error a tus amigos y familiares. Aquí van ocho mitos que seguro has escuchado sobre esta bebida.

1. Mientras más oscura es la cerveza más alcohol tiene

Esto es totalmente falso. El color de la cerveza depende en su mayoría de qué tanto se tueste la malta con la que se produce la cerveza y no con su grado etílico.

2. La cerveza engorda

Falso. La cerveza en realidad es bastante nutritiva y tiene 90% de agua en su composición. El problema es que la mayoría de las veces la acompañamos con frituras, botanas y alimentos altos en grasa como tacos o gorditas. Si quieres conocer la explicación científica entra aquí.

3. Las mujeres embarazadas no deben beber cerveza

Esto no es totalmente cierto, ya que si se ingiere con moderación o una cerveza baja en alcohol puede resultar benéfica. Esto se debe a que su alto contenido en malta ayuda a generar una mayor cantidad de leche durante la lactancia.

4. Las mejores cervezas se embotellan en vidrio verde

Este mito se debe a una cuestión histórica. Después de la Segunda Guerra Mundial, tanto el vidrio transparente como el ámbar escasearon, por lo que se comenzó a utilizar el vidrio de color verde. Es por ello que las cervezas importadas eran de botella verde, por lo que el rumor de que eran mejores comenzó a crecer.

5. La cerveza cura la resaca

Esta bebida no ayuda a combatir la cruda, por el contrario. Debido a que la resaca es causada por la deshidratación y la dificultad del hígado para procesar las sustancias tóxicas, no es recomendable beber más alcohol para combatir estas molestias.

6. La cerveza light tiene menos alcohol que la lager

Esto no tiene que ver con la cantidad de alcohol ni el tipo de cerveza que es. Lo que marca la diferencia en las cervezas light es que tienen menos calorías que las normales, ya que el grado alcohólico se adquiere luego de los procesos de fermentación.

7. Todas las cervezas se deben servir heladas

Aunque en la mayoría de los lugares encontramos refrigeradores que presumen estar muy fríos, este mito se ha difundido por las grandes compañías cerveceras para que, en especial las cervezas claras, sean más refrescantes y quiten la sed. Sin embargo, los sabores de las cervezas se aprecian mucho más cuando están ligeramente frías o incluso a temperatura ambiente, en especial las oscuras.

8. La cerveza mata neuronas

Se han hecho bastantes estudios al respecto y a pesar de que no las mata en el sentido estricto de la palabra, sí las daña y afecta su la función cerebral, por lo que el consumo excesivo puede generar atrofia cerebral, daños en las funciones corporales y reducción en el tamaño del cerebro, lo que puede llegar a generar una embolia o padecer Alzheimer. Ver artículo original.    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una de las mayores preocupaciones que tiene la gente de todo el mundo es la seguir una dieta que les permita llegar a su peso ideal. Ya sea motivados por cuestiones de salud o por querer lucir mejor estéticamente, adelgazar es una de las constantes en la población de todo el mundo desde hace ya muchísimos años. Así, cada determinado tiempo surge una nueva dieta que se pone de moda, mientras que algunas son muy efectivas, otras tantas son incluso riesgosas pero, ¿realmente conocemos sus fundamentos y su manera de actuar? Es muy importante que antes de decidirte a hacer una dieta, investigues cuál es la adecuada para ti tomando en cuenta tu edad, tu peso, estilo de vida y demás factores clave. Por eso te recomendamos que te acerques con un especialista en salud y nutrición, para que así puedas escoger la dieta más adecuada para ti. Estas son las dietas más populares actualmente.PALEO¿Qué es?Esta dieta surgió en los años 70 y plantea una alimentación al estilo de nuestros antepasados del Paleolítico, que eran cazadores y recolectores. La dieta paleo consiste en suspender el consumo no sólo de alimentos procesados, sino también de cereales o legumbres, así como priorizar el consumo de productos frescos, como carne, pescado, verduras y fruta.¿Es efectiva?Algunas de las propuestas de la dieta paleo están respaldadas por la evidencia científica actual, como es el consumo abundante de frutas, verduras y frutos secos o la restricción de los alimentos procesados. Sin embargo, otras premisas como evitar cereales, legumbres no tienen un fundamento real. Si buscas seguir esta dieta, nuestro reto paleo te funcionará como guía con los alimentos que puedes comer.KETO¿Qué es?La dieta keto plantea eliminar o reducir al máximo todos los carbohidratos y apostar por las grasas y las proteínas; actualmente, es una de las que más se siguen para adelgazar.¿Es efectiva?De acuerdo con la clínica Mayo, la cetosis es efectiva en pacientes con epilepsia, pues hasta la mitad de las personas que la padecían presentaron menos convulsiones después de seguir la dieta. Además, las investigaciones indican que podría ser beneficiosa para el control del azúcar en sangre en las personas con diabetes y para el mantenimiento del peso.¿Buscas recetas keto o cetogénicas? Mira el reto keto y disfuta de comidas deliciosas, ideales para cada día de tu dieta keto.DETOX¿Qué es?Existen muchísimas variedades de una dieta detox. Una de las más populares consiste en llevar una alimentación basada en en jugos de frutas y verduras que fomentan la eliminación de toxinas de nuestro organismo y conseguir bajar de peso.¿Es efectiva?La Escuela Médica de Harvard aseguró que esta dieta al no contar con proteínas, ácidos grasos y otros nutrientes esenciales, puede causar deshidratación y deteriorar la función intestinal normal. ATKINS¿En qué consiste?Esta dieta que creó el médico cardiólogo Robert Atkins en los años 70 plantea una restricción de carbohidratos y otros alimentos. La fórmula consiste en una dieta compuesta de 75% de grasas, 20% de proteínas y sólo 5% de carbohidratos.¿Es efectiva?Este tipo de dietas pueden provocan un exceso de proteínas y de sal, y una ingesta insuficiente de fibra, hierro, magnesio y vitamina D, lo que provoca una pérdida de la masa muscular y ósea o peligros cardiovasculares.Como sabes, las dietas no deben ser tomadas a la ligera, pues la alimentación es una parte fundamental del funcionamiento del organismo. Si quieres mejorar tu salud y aparicencia física, es mejor que te asesores con un profesional que pueda diseñar o recomendarte la dieta ideal para ti y para lograr tus objetivos.
La pasta es uno de los alimentos más ricos, versátiles y variados: espagueti, macarrones, tallarines, fusilli y otras formas de pasta son parte de la dieta cotidiana de muchos hogares alrededor del mundo. Este producto básico de la dieta mediterránea se puede combinar con una gran cantidad de salsas, así como también suele ser gran acompañante de ensaladas y carnes. Se trata de un alimento que se ha incorporado a la dieta de la mayoría de países del mundo.Debido a sus numerosas variables, existen varios trucos, así como también varios mitos para prepararla, y aunque no existe una manera incorrecta de cocinar la pasta, aquí te vamos a dar unos excelentes tips para que te quede perfecta. Cantidad de aguaLa pasta se debe cocer en abundante agua, la relación debe ser el peso de la pasta multiplicado por 10. Por ejemplo: si vas a cocer 100 g de pasta, entonces lo ideal será usar un litro de agua como mínimo. El agua es primordil porque durante su cocción, la pasta pierde almidón y el que esté bien hidratada evitará que se se pegue. Aceite, ¿sí o no?Uno de los errores más comunes es echarle aceite o mantequilla, sin embargo hacerlo es algo que debes evitar, pues no añade sabor y el aceite provocará que la pasta adquiera una capa que la hará escurridiza. Si no quieres que se pegue, lo único que hay que hacer es calcular bien la cantidad de agua a utilizar para la cocción.Sal, ¿en qué momento se le añade?La sal la debes echar después que el agua haya empezado a hervir, porque si lo haces antes retrasarías la ebullición. Para saber cuánta sal es la correcta, ten en cuenta esta regla: la proporción de sal y agua debe ser de aproximadamente una cucharada sopera de sal por litro de agua, puede sonar demasiado pero la mayoría de la sal se quedará en el agua cuando la escurras. Otro de los consejos que te podemos dar es que uses sal de grano en lugar de sal fina, ya que la sal de grano es más fácil de dosificar. PastaLa pasta se debe agregar al agua una vez que haya hervido y después de la sal; manten el fuego lo suficientemente alto como para garantizar que el agua no deje de hervir en ningún momento. No es necesario tapar la olla ni tampoco remover más de una vez la pasta, pues si pusiste agua abundante, el movimiento de las burbujas será suficiente para mantener la pasta en movimiento sin necesidad de remover.Tiempo de cocciónEl tiempo de cocción depende del tipo de pasta, la temperatura del agua, el tipo de pasta, pero de manera general se recomienda de 5 a 7 minutos. Si vas a mezclarla con salsa y cocinarla un poco más, basta con 5 minutos. Si en el paquete de la pasta se recomienda cocer por 10 minutos, de 5 a 7 ya estará al dente. En caso de usar la pasta para una ensalada, lo recomendable es cocerla de 6 a 7 minutos y enfriarla para cortar la cocción. SalsaUn par de minutos antes que finalice la cocción, calienta la salsa en una olla o sartén. Si tú preparaste la salsa, puede ser en el mismo recipiente de la preparación, en caso de salsas calientes.Pasos finalesEscurre la pasta en un colador y viértela en la sartén o la olla con la salsa previamente calentada. Saltea la pasta a fuego vivo durante unos 30 segundos, removiendo continuamente para garantizar una distribución uniforme de salsa. Si notas que la pasta está un poco seca, puedes agregar unas cucharadas de agua. Quita del fuego la sartén pasados los 30 segundos para evitar que la pasta se pase.Si sigues estos consejos, te garantizamos que tendrás una pasta perfecta, aunque a la hora de cocinar en gustos se rompen géneros y la creatividad será tu mejor aliada.
Estamos seguros de que las reuniones para partir rosca o comer tamales son el mejor pretexto para aplazar unos días más el propósito de comer más balanceado, pero ya que te vas a dar el gusto, ten cuidado con tu ingesta de grasa, condimentos fuertes, postres con demasiada azúcar y bebidas alcohólicas.Este tipo de alimentos no sólo te harán recuperar las calorías y provocarán que subas de peso, también te pueden ocasionar pesadez y acidez estomacal, así como aumento de colesterol, ya que tu aparato digestivo procesa los alimentos poco saludables con mayor dificultad. El primer paso para evitar estos malestares es controlar la manera y la cantidad de alimentos que consumes, sobre todo los embutidos, frituras, patés, postres, salsas y las bebidas alcohólicas, pero en caso de que se te haya ido la mano, aquí te mostraremos algunas formas para evitar esta pesadez, así como algunos remedios caseros confiables para regular tu aparato digestivo.Cuando te sientes en la mesa, cuida las cantidades que comerás y trata de no repetir las porciones, pues en la noche es cuando tu aparato digestivo trabaja de forma más lenta. Te aconsejamos de que tu primer platillo sea una ensalada o verduras, pues ayudarán a controlar tus deseos de comer; además de que muchas de ellas facilitarán la digestión.De igual forma debes evitar situaciones de estrés, enojo y discusiones durante la cena, pues esto alterará tu sistema digestivo y hará que los ácidos gástricos aceleren su trabajo y comenzarás a sentir acidez.Si ya sientes malestar, puedes prepararte un té, ya sea de manzanilla, anís, semillas de hinojo o de cilantro, infusiones de romero, de boldo de jengibre o de alcachofa. Estas plantas ayudan a desinflamar el estómago y ayudan al hígado a digerir, sobre todo comidas ricas en grasa.Un vaso de agua de limón con jengibre rallado o en polvo aliviará la acidez y pesadez; de igual forma podrás tomar una cucharadita de vinagre de manzana disuelta en agua.Si ingeriste una gran cantidad de proteínas de origen animal como res, pescado, pollo, o cerdo, te recomendamos comer piña, papaya o plátano macho con yogurt, pues contienen enzimas que ayudan a desinflamar la mucosa gástrica, además de actuar como un antiácido natural. En caso de que no tengas a la mano alguna de estas frutas o las hierbas para realizarte un té, puedes partir un limón, agregarle una cucharadita de bicarbonato y esto ayudará a desinflamar. Deberás tener cuidado, ya que este remedio podría ocasionarte acidez.Ojalá que estos consejos sean de ayuda para poder disfrutar de la cena sin remordimientos ni malestares.
La época de invierno es una temporada donde abundan las enfermedades virales y respiratorias, pero ninguna había tenido un impacto tan grande a nivel mundial como el nuevo coronavirus, conocido como COVID19. Los primeros casos de Coronavirus se dieron en diciembre del año pasado en China, propagándose rápidamente a más de 50 países a lo largo del mundo, alcanzando así un total de 80 mil infectados en el país asiático y más de 3.500 personas a nivel internacional. Ahora que se han detectado los primeros casos de Coronavirus en México, es necesario tomar en cuenta las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir el contagio, entre las cuales destacan lavarse las manos constantemente y cubrirse la boca con la parte posterior del codo en caso de estornudo o tos. Del mismo modo es importante subir las defensas del cuerpo y qué mejor forma de hacerlo que con estos remedios caseros que incluyen una importante cantidad de propiedades como la vitamina C. Miel con limón El limón es un cítrico alto en vitamina C y la miel contiene propiedades antisépticas que ayudan a prevenir las infecciones, por lo que este remedio es excelente para calmar la tos y el ardor de garganta. Te recomendamos mezclar dos cucharadas de miel caliente con el jugo de un limón y tomar despacio. Té de equinácea La equinácea estimula el sistema inmunológico gracias al equinacósido que la compone, el cual tiene propiedades antibacterianas y antivirales, por lo que consumirla durante los primeros síntomas de la gripe disminuye el malestar y acorta su duración. Para su preparación solo es necesario hervir una taza de agua con una cucharada de hojas secas de equinácea. Shot de jengibre El jengibre tiene numerosas propiedades que resultan bastante beneficiosas para la salud, entre las cuales destacan por supuesto su carácter antibiótico y antinflamatorio. Para aprovechar al máximo estas cualidades, puedes licuar un pedazo de jengibre de 3 centímetros con el jugo de 2 limones y agregar un poco de miel. Té de ajo El ajo tiene un alto porcentaje de alicina, un antibiótico natural que fortalece las defensas del sistema inmunológico y funciona como analgésico, expectorante y antiséptico pulmonar. Puedes hervir dos dientes de ajo pelados en una taza de agua y agregar un poco de endulzante para aminorar su fuerte sabor. Recuerda que si llegaras a presentar fiebre mayor a 38° C, dolor de cabeza, dolor de garganta y escurrimiento nasal, lo más recomendable es que acudas con tu médico para que te generen un mejor diagnóstico y así evitar cualquier complicación.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD