10 Alimentos que no deberían ir en el refrigerador
Tips y Consejos

10 Alimentos que no deberían ir en el refrigerador

Por Kiwilimón - Diciembre 2015
Quizás estemos acostumbradas a refrigerar ciertos alimentos en cuanto llegamos del supermercado, pero ¿sabías que hay algunos productos que durarían más si los mantienes a temperatura ambiente? Te decimos cuáles son. Las papas Refrigerarlas podría alterar su sabor. Mejor opta por guardarlas en bolsas de papel en la alacena, ya que las de plástico generarían humedad.  El pan de caja Elige el que vas a comer por unos cinco días y mantenlo a temperatura ambiente. El resto congélalo. Aprende a cortar papas para hacerlas a la francesa Cebollas  Lo ideal es almacenarlas en las bolsas de red que te dan en el súper para que el aire pueda circular. Solo procura no tenerlas cerca de las papas porque podrían pudrirse más rápido. Jitomates o tomates rojos  Si los metes al refrigerador tienden a adquirir una consistencia harinosa. Un tip: para que maduren pronto mételos en bolsas de papel. Saborea estos ricos tomates con albahaca   Ajo Es preferible que los guardes en un recipiente seco y sin tapa a temperatura ambiente para que conserven su sabor. Hierbas  Es más fácil que se marchiten si las refrigeras. Mejor almacénalas en un frasco de vidrio con agua para mantenerlas frescas. Pela ajos sin que te huelan las manos Mermeladas No es necesario refrigerarlas debido a los conservadores que tienen, incluso si ya las abriste puedes meterlas a la alacena. Café El refrigerador puede provocar que el café se condense y altere su sabor.  Lo ideal es guardarlo en un recipiente hermético a temperatura ambiente. ¿Qué tal un helado de café casero para el postre? Sandías y melones Mantenerlos en el refrigerador puede hacer que estas frutas pierdan más rápido sus propiedades antioxidantes. Sin embargo, una vez que las cortes, sí es recomendable refrigerarlas por tres días.  Otras frutas  Manzanas, duraznos, melocotones, plátanos, naranjas, aguacates y fresas, son otros alimentos que cambian de sabor y textura cuando se refrigeran por mucho tiempo. Aunque si quieres una consistencia crujiente, puedes meterlos al refrigerador unos treinta minutos antes de comértelos. Refréscate con esto lindos corazones de frutas
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Pollo Bruto, el KiwiFav de la semana
Pollo Bruto, el restaurante que le dio un giro al pollo asado como lo conocíamos, es un increíble spot con un diseño simplista pero muy llamativo y con los platillos más deliciosos que incluyen 3 tipos de adobos distintos. Sin duda, se convertirá en una verdadera obsesión. Ubicado en el corazón de la colonia Roma, Pollo Bruto ha convertido su esquina amarilla en el lugar insignia para los que desean probar recetas reconfortantes y perfectamente ejecutadas. Entre los platos más populares de su menú encontramos el pollo asado con 3 adobos a escoger: el amarillo, de sabor suave, sabroso y muy poco picante ; el verde, agridulce y con un nivel moderado de picor; y el rojo, el que nadie puede dejar de probar, con los tradicionales chiles secos y especias.También cuenta con una amplia gama de opciones individuales como burritos, taquitos, hamburguesas, quesadillas, unas increíbles alitas picositas consideradas de las mejores de la ciudad y un exquisito caldo de pollo que garantizamos te encantará. De igual manera cuentan con una lista de guarniciones para chuparse los dedos. Y como si eso fuera poco, también cuentan con una grandiosa propuesta de bebidas, entre las que destaca, por supuesto, la clásica Naranjada Bruta, con o sin mezcal. Pollo Bruto se localiza en Aguascalientes 93, Roma Sur y cuenta con un horario de martes a domingo de 12 a 21 horas. Tienen servicio a domicilio aquí o a través de las plataformas Rappi y Uber Eats, pero si quieres vivir la maravillosa experiencia te recomendamos que asistas en persona, con todas las medidas sanitarias, claro.Puedes checar más información y su menú completo en sus redes sociales de Instagram y Facebook.
9 remedios caseros para deshacerse de las hormigas en casa
Las hormigas son unos pequeños insectos que suelen invadir nuestras casas, especialmente nuestras cocinas y alacenas, pues son atraídas por todo tipo de alimentos. Si no pones atención, cuando menos lo pienses tendrás hormigas en casa. En Kiwilimón sabemos que mantener tu hogar limpio y libre de plagas es muy importante, por eso te recomendamos estos remedios caseros para deshacerte de las hormigas para siempre. Remedios caseros para acabar con las hormigasPrueba estos fáciles, prácticos y económicos remedios caseros para acabar con las hormigas de una vez por todas. Vinagre blancoEl vinagre blanco tiene muchos usos, pues sirve para limpiar vidrios, blanquear ropa y eliminar los malos olores, sin embargo, también es excelente para eliminar hormigas de tu cocina o de tu casa en general. Si te encuentras con hormigas en casa, te recomendamos mezclar un poco de agua y vinagre, humedecer un trapo con esta mezcla y limpiar la superficie, aunque también puede utilizar solo vinagre. Este remedio será muy efectivo, pues el vinagre blanco no solo mata a las hormigas, también funciona como un repelente natural, por eso es ideal para combatir a estos molestos insectos en la cocina, pues no es dañino o tóxico. Naranjas y limonesEstos dos cítricos son una muy buena opción para eliminar las hormigas en casa sin utilizar químicos. Para deshacerte de estos insectos en un dos por tres, solo necesitas cáscara de limón amarillo o de naranja y agua caliente. Utiliza esta infusión para limpiar la cocina y otras superficies en donde comúnmente encuentras a estos insectos. También puedes colocar algunas cáscaras de estos cítricos en tu alacena o cocina, ya que el olor actúa como un repelente natural para las hormigas.También puedes leer: Remedios naturales para mantener a los insectos lejos de tu hogarGranos de caféEn caso de que quieras probar este remedio casero, tendrás que usar café de grano molido, no café soluble. Una vez que te prepares un aromático café, guarda los granos molidos y pon un poco en charolas de plástico y colócalas cerca de la cocina, las plantas, ventanas y otros lugares que suelen ser invadidos por las hormigas. Una vez que la mezcla esté seca, deberás cambiarla por granos de café que hayas utilizado recientemente, pues este remedio solo funciona si la mezcla está húmeda. SalEliminar hormigas es muy fácil, pues la mayoría del tiempo solo necesitas ingredientes que ya tienes a la mano. En este caso, toma un poco de sal y espárcela por los lugares que las hormigas usan para entrar a tu casa: ventanas, grietas y puertas. Sin embargo, debes utilizar sal de mesa, no de grano, pues esta es mucho más eficaz. Otra manera de usar sal para ahuyentar a las hormigas es preparando un repelente natural. Solo debes poner un poco de agua a hervir y añadir bastante sal, después transfiere esta mezcla a un atomizador y aplica el spray en los lugares en donde veas hormigas. CanelaAunque parezca difícil de creer, la canela es uno de los mejores ingredientes para eliminar a las hormigas, pues su fuerte olor las ahuyenta. Puedes utilizar canela molida o canela en raja para este práctico repelente casero, luego coloca la canela cerca de puertas y ventanas. Para un efecto aún más poderoso, también puedes añadir unas gotas de aceite esencial de canela al polvo. MentaEsta fresca y aromática planta será tu mejor opción para acabar con las hormigas de una vez por todas, pues funciona como un repelente natural, el cual además es eficaz contra otros insectos. Mezcla unas gotas de aceite esencial de mental con una taza de agua, transfiere la mezcla a un atomizador y usa el repelente natural en puertas, ventanas y otras áreas afectadas por las hormigas. Además de ser un remedio práctico y fácil, también dejará un olor agradable por toda tu casa. PimientaLa pimienta es una especia esencial en la cocina, pues aporta un gran sabor a todos los platillos, sin embargo, también nos sirve para deshacernos de las hormigas, pues el fuerte olor de la pimienta ahuyenta a estos insectos. Si quieres eliminar a las hormigas de tu casa y cocina en tiempo récord, solo coloca un poco de pimienta molida en ventanas, la alacena y detrás de los electrodomésticos.También puedes leer: Cómo eliminar las hormigas de un huerto caseroLíquido para vidrios y jabón para trastesNo tienes que gastar ni un peso para mantener tu hogar limpio y libre de hormigas, pues tienes todo lo que necesitas en casa. Para este práctico remedio, solo necesitas mezclar un poco de líquido para vidrios y jabón para trastes, pon la mezcla en un atomizador y aplica en ventanas y puertas, esto mantendrá a estos insectos fuera de tu casa. Recuerda limpiar el líquido después de aplicar. Jabón para manosPuedes usar jabón para manos para combatir a las hormigas, pues es igual de efectivo que otros líquidos y jabones. Mezcla un poco de jabón con agua, coloca en un atomizador y aplica en la cocina, en puertas y ventanas. Consejos para mantener a las hormigas lejosAdemás de utilizar estos prácticos remedios caseros, también puedes seguir las siguientes recomendaciones: Mantén todos los alimentos dulces en envases sellados o botes, pues todo lo dulce atrae a las hormigas.Sella cualquier grieta o agujero que las hormigas puedan usar para entrar a tu cocina o alacena.Limpia tu casa con frecuencia, de esta manera no habrá restos de comida que atraigan a estos insectos.Saca la basura con frecuencia, especialmente aquella que contenga restos de comida.En caso de que la cantidad de hormigas en casa se incremente, lo más recomendable será utilizar un insecticida para hormigas o acudir a un profesional.
De qué te pierdes si no comes quelites
Mi abuela dejó al centro de la mesa una olla de barro alargada. Al destaparla llegó a mí una gran desilusión: en ella había un revoltijo de hilos verdes con olor a hierbas mojadas que se enredaba uno con otro. Apenas unos cubitos de cebolla le daban algo de juego visual a ese platillo al que la mamá de mi mamá refirió como quelites. “Te van a gustar. Les puse ajito”, dijo, como si aquella aseveración convenciera a una niña de diez años a atajar ese amasijo verde como a un trozo de pastel. A regañadientes –o para probar las tortillas aún calientitas de las señoras que trabajaban con mi abuela en su restaurante– me hice un taco. A mi boca llegaron duras notas a tierra, a las “tortitas de pasto” que mi hermano y yo hacíamos cuando jugábamos a la comidita en el parque y no había más ingredientes para los guisos que el lodo. Me pareció justo añadirle al taco unas gotas de limón. La experiencia mejoró drásticamente. En los quelites ahora brillaba algo que me sabía a sal y que ahora refiero como la mineralidad del suelo presente en la milpa de mis abuelos. Me gustó. Me gustó más cuando otro día mi abuela los preparó con papas y aceite de oliva. Desde entonces hasta la palabra me recuerda a ella, a los domingos en su casa de campo, al calor de su cocina cuando afuera caían las heladas. Hace poco tuve la oportunidad de volver a conectar con el recuerdo. Confieso que desde que mi abuela murió no he ido a esa casa en el campo, ni probado quelite alguno. Fue en el evento organizado en Arca Tierra que dos cocineros pusieron frente a otros comensales y a mí varias preparaciones elaboradas con estas hierbas. Lucio Usobiaga, director de dicho proyecto donde, además, entrega los vegetales que crecen en sus chinampas a restaurantes y particulares, y Rafael Mier, director de Fundación tortilla, nos invitaron a cortar quelites en la milpa de las chinampas de Arca Tierra en Xochimilco. El evento –segundo capítulo de la Milpa Viva en la Chinampa– reunió a dos cocineros quienes, además de aleccionarnos sobre quelites, nos demostraron que pueden ser piedra angular en un banquete celebratorio. Con los quelites traídos de su natal Oaxaca, Thalía Barrios, cocinera de la Levadura de olla, preparó una sopa de guías de calabaza y quelites y un cerdo con mole acompañado de verdolagas aderezado con los sabores de la leña. El veracruzano Lesterloon Sánchez preparó platillos como un chile capeado relleno de quelites cubierto por una salsa de piloncillo de balance sorprendente.Ya entrados en la materia, Rafael Mier nos contó sobre la existencia de más de 350 tipos de quelites que se dan paso entre las milpas mexicanas. Por la diversidad de las cinco zonas geográficas distribuidas en el territorio nacional, los productos que crecen en cada región cambian, así que la regla de que en la milpa sólo calabaza, chile y frijol no está escrita en piedra.Qué son los quelites, cuáles son sus beneficios y algunos ejemplosMás que un ingrediente, los quelites son una categoría de hierbas comestibles que encuentran salida entre los productos de la milpa. “La palabra quelite proviene del náhuatl quilitl. Esa palabra hacía referencia a los vegetales, así como nosotros hoy nos referimos a las verduras, en las que en realidad hablamos de una gran cantidad de productos”, complementa Rafael. Actualmente se encuentran bajo este campo semántico alimentos como el amaranto que, antes ser la materia prima de una alegría, es una planta compuesta por botones de bolitas rojas. También están los olvidados quintoniles, los deliciosos huauzontles, los pungentes rábanos, el chipilín que tanto sabor da a los tamales chiapanecos, la chaya que hace brillar la gastronomía yucateca, el pápalo que no falta en centenas de taquerías y los reyes de la Navidad y la Cuaresma, los romeritos. El sabor de cada uno es una experiencia particular; algunos aportan acidez, otros pungencia, notas cítricas o anisadas que complejizan los guisos mexicanos desde épocas precolombinas. Muestra de ello es su presencia en el Códice Florentino y siglos despúes en el Cocinero mexicano de 1831. Pero el poder nutricional de estas pequeñas y humildes hierbas rebasa su grandeza culinaria. Ese color verde característico sólo puede significar una cosa: fibra, mucha fibra. Adicionalmente poseen grandes cantidades de vitamina A y C, calcio, potasio y hierro infaltable en un sistema inmunológico fuerte. Sus usos medicinales son tan efectivos como ancestrales. Por ejemplo, la chaya se ha usado para curar dolores de riñones, las verdolagas para aliviar estragos digestivos, la hoja santa para los dolores de cabeza y el estómago, el pápalo para limpiar el hígado.Hace falta devolver los quelites al discurso de los manteles cotidianos, a los manteles largos, al teruño de los locales con manteles de plástico. Los quelites son historia que crece humildemente en el campo mexicano y aporta capas de complejidad a los guisos que requieren tiempo. En cada uno hay un tremendo aporte nutricional, medicina que cura el cuerpo y el espíritu y cultura viva que penas acaricia la billetera.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD