10 Alimentos que no deberían ir en el refrigerador
Tips y Consejos

10 Alimentos que no deberían ir en el refrigerador

Por Kiwilimón - Diciembre 2015
Quizás estemos acostumbradas a refrigerar ciertos alimentos en cuanto llegamos del supermercado, pero ¿sabías que hay algunos productos que durarían más si los mantienes a temperatura ambiente? Te decimos cuáles son. Las papas Refrigerarlas podría alterar su sabor. Mejor opta por guardarlas en bolsas de papel en la alacena, ya que las de plástico generarían humedad.  El pan de caja Elige el que vas a comer por unos cinco días y mantenlo a temperatura ambiente. El resto congélalo. Aprende a cortar papas para hacerlas a la francesa Cebollas  Lo ideal es almacenarlas en las bolsas de red que te dan en el súper para que el aire pueda circular. Solo procura no tenerlas cerca de las papas porque podrían pudrirse más rápido. Jitomates o tomates rojos  Si los metes al refrigerador tienden a adquirir una consistencia harinosa. Un tip: para que maduren pronto mételos en bolsas de papel. Saborea estos ricos tomates con albahaca   Ajo Es preferible que los guardes en un recipiente seco y sin tapa a temperatura ambiente para que conserven su sabor. Hierbas  Es más fácil que se marchiten si las refrigeras. Mejor almacénalas en un frasco de vidrio con agua para mantenerlas frescas. Pela ajos sin que te huelan las manos Mermeladas No es necesario refrigerarlas debido a los conservadores que tienen, incluso si ya las abriste puedes meterlas a la alacena. Café El refrigerador puede provocar que el café se condense y altere su sabor.  Lo ideal es guardarlo en un recipiente hermético a temperatura ambiente. ¿Qué tal un helado de café casero para el postre? Sandías y melones Mantenerlos en el refrigerador puede hacer que estas frutas pierdan más rápido sus propiedades antioxidantes. Sin embargo, una vez que las cortes, sí es recomendable refrigerarlas por tres días.  Otras frutas  Manzanas, duraznos, melocotones, plátanos, naranjas, aguacates y fresas, son otros alimentos que cambian de sabor y textura cuando se refrigeran por mucho tiempo. Aunque si quieres una consistencia crujiente, puedes meterlos al refrigerador unos treinta minutos antes de comértelos. Refréscate con esto lindos corazones de frutas
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Agradecer es uno de los actos más elevados de la existencia. El poder que esconde esta sencilla acción es magia pura: nos conecta con las frecuencias divinas, con el don creador que manifiesta y le da boost a lo que agradecemos. Esto a colación de que estamos a una semana de la celebración más relevante para los norteamericanos, el Thanksgiving (los canadienses también la celebran, pero en otra fecha). Esta fiesta no tiene un día fijo en el calendario, sino que sucede el cuarto jueves de cada noviembre y, aunque conmemora un hecho histórico cuya veracidad sigue generando debates, agradecer es un acto universal y amoroso, cercano a todas las culturas.Según Philip David, hotelero y restaurantero americano residente en México, el Día de Acción de Gracias comenzó en Plymouth, Massachusetts, con los peregrinos llegados de Inglaterra, quienes al haber enfrentado escasez de alimento agradecieron la primera cosecha. Su fruto y la benevolencia de los indios wampanoag asentados en el área hicieron posible la supervivencia en el duro invierno. El Día de Acción de Gracias quedó como una celebración importante en la religión protestante y en la cultura anglosajona en general, pero se convirtió en una fiesta nacional en 1789, por iniciativa de George Washington. “Algo que no se tiene claro es que el Thanksgiving no es una fecha de consumismo –como la Navidad– sino de estar y permanecer en familia. La familia es lo importante en este día”. Es con ella y alrededor de la mesa que desfilan platos como el puré de camote, la ensalada con nueces y arándanos, el pay de nuez o el de manzana. El pavo es imprescindible. Sobre el porqué se celebra con esta proteína existe todo tipo de teorías. El guajolote es originario de Norteamérica y se cree que, con esta ave, otrora salvaje, y con ternera, se celebró en aquella primera ocasión. La familia, la comida y el agradecimiento, ¿acaso hay una mejor celebración?¿Por qué es tan bueno agradecer?Gabriel Ángel, facilitador de sanación cuántica, dice que “cuando agradeces, aumentas tus frecuencias y esto genera cambios celulares positivos en el organismo. Nuestros ancestros estaban conectados a la Tierra. Ellos agradecían todo lo que podían porque entendían que este acto era una especie de retribución al universo, a Dios, a la fuente creadora, por todo lo que recibían”.Mirar en conciencia lo que nos rodea nos hace desmenuzar su magnificencia. Cuando somos capaces de hacerlo, el agradecimiento viene con facilidad y valoramos a las personas con quienes compartimos camino, lo que hacemos, lo que somos, lo que tenemos, los frutos de nuestro trabajo y, claro, las cosechas. Hay un regalo en todo, si sabemos verlo. En esta sintonía muere el miedo a dejar de poseer porque no existen límites en la abundancia del universo. “El sistema divino es un sistema; tiene sus propias reglas, sus propias leyes. En el agradecimiento te conectas con esas leyes, con la divinidad y eso claro que genera resultados: te conviertes en una herramienta de manifestación”, asevera Gabriel Ángel. El agradecimiento que se comparte en la mesa, por ejemplo, como en el Thanksgiving, no se exime de dicho encanto. Gabriel Ángel explica que hay que agradecer el ser y el estar, el cómo llegaron nuestros alimentos a la mesa y por quienes la rodean; por la providencia que generó el momento en una maquinación perfecta. Luego lo que queda es conectarnos con el gozo en cada cucharada, cada bocado.Yo particularmente celebro la conexión que genera el dar gracias con la esperanza, con el aquí y el ahora, con la alegría de vivir. Para Gabriel Ángel, lo importante es ir hacia el corazón y apreciar. "Hay que pagar con amor lo que se recibe: agradecer es una faceta más de la energía del amor". En agradecer estar el recibir: el Día de Acción de Gracias es la oportunidad que tenemos para que, a través de la unión familiar, de la comida rica, de sabernos bendecidos, alegremos nuestro corazón para recibir más. Si ya se te antojó ponerte en la sintonía te dejo un menú delicioso que podrás compartir en familia:Pechuga de pavo con salsa de frutos rojos como plato fuerteRelleno de pavo para acompañarPuré de papa con jamón como guarnición clásicaPay de nuez o cheesecake de calabaza como postre
En México, las familias mexicanas que residen en el centro del país suelen preparar un platillo muy tradicional para Navidad y Año Nuevo: romeritos con mole y camarones. También conocido como revoltijo. Este plato se cocina a base de romeritos, papas cambray, nopales, mole y camarón seco. Aunque este guisado típico no puede faltar durante las fiestas decembrinas, también se consume durante la Cuaresma. Si te gustan los romeritos, tenemos buenas noticias para ti, pues además de ser un alimento económico y rendidor para la cena de Nochebuena, este quelite también es rico en vitaminas, minerales y otros nutrientes, lo que lo convierte en el ingrediente perfecto para comer bien y de manera saludable. En kiwilimón te contamos más sobre los muchos beneficios de comer romeritos.¿Qué son los romeritos?Los romeritos, también conocidos como romerillos o quelites salados, son una planta comestible, la cual es originaria del Valle de México, aunque en otros lugares se le considera como maleza. Este tipo de quelite suele crecer en la milpa, junto con otros alimentos básicos para la gastronomía de México, tales como el frijol, la calabaza y el maíz.El origen de los romeritosAunque hoy en día los romeritos suelen prepararse con mole y camarones, este ingrediente no es nuevo en la cocina mexicana, pues de acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, este quelite se comía en la épica prehispánica. En la época antigua, los aztecas preparaban los romeritos con huevecillos de mosco acuático, los cuales tienen un sabor muy similar al del camarón. La Secretaría de Agricultura señala que este platillo se consumía durante los ayunos que se realizaban previo a las celebraciones para los dioses. Posteriormente, durante la colonización, el consumo de este quelite disminuyó de manera importante, pues se le consideraba como maleza. En aquellos años, las monjas se dieron a la tarea de combinar la planta comestible con mole, nopales, camarón y papas, un guisado conocido como romeritos navideños o revoltijo, los romeritos volvieron a ganar terreno dentro de los hogares mexicanos. En la actualidad, este platillo es uno de los más populares entre las familias.También puedes leer: Los beneficios del ponche de frutas¿Cuáles son los beneficios de comer romeritos?Según los expertos, los romeritos son igual de saludables que las acelgas, las espinacas y los berros, gracias a su alto contenido de vitaminas, minerales y otros nutrientes.Ácido fólico: Esta vitamina es esencial para la creación de células nuevas, por lo que es ideal para las mujeres embarazadas.Aminoácidos: La Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. menciona que los aminoácidos son una fuente de energía, pero también son necesarios para crecer, descomponer alimentos y reparar tejidos.Antioxidantes: Los antioxidantes son importantes, ya que ayudan a combatir los efectos de los radicales libres, los cuales pueden causar enfermedades como el cáncer.Calcio: Este mineral ayuda a tener huesos y dientes sanos y fuertes.Fibra: Previene el estreñimiento y mejora la digestión.Hierro: Mineral esencial en la producción de proteínas hemoglobina y mioglobina, previene la anemia.Potasio: Es un mineral y electrolito que ayuda en el funcionamiento de los nervios y los músculos, así como para tener un ritmo cardiaco constante. Por si fuera poco, también es ideal para que los nutrientes fluyan a las células.Vitamina A: Una vitamina esencial para los huesos, la visión y el sistema inmune.Vitamina B2: Te ayudará a la reparación de los tejidos, mientras que también es benéfica para la piel.Vitamina C: Esta vitamina es buena para la piel y los huesos. Es rica en antioxidantes.También puedes leer: Los beneficios de tomar té de tejocote¿Los romeritos combaten la gastritis?Información publicada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indica que los quelites, son benéficos para el tratamiento contra la gastritis. La científica Irma Romero Álvarez, del Departamento de Bioquímica de la Facultad de Medicina de la UNAM, relató que se descubrió que los romeritos, y todos los quelites, tiene un efecto importante sobre la bacteria Helicobacter pylori, la responsable detrás de la gastritis. En entrevista con la universidad, Romero Álvarez señaló que "todas las especies de quelites (...) inhiben a la bacteria, incluso mejor que el metronidazol". Además de la gastritis, esta bacteria también es la responsable de padecimientos como la úlcera péptica y el cáncer gástrico. La experta indicó que el consumo de romeritos y otros tipos de quelites ayuda a prevenir la aparición de la gastritis, aunque debemos enfatizar que su consumo no cura la enfermedad, simplemente mejora los síntomas y evita el empeoramiento. Recuerda que si quieres aprovechar todos los beneficios que los romeritos tienen para tu salud intestinal, lo más recomendable es cocinarlos al vapor, ya que al agregar mole, esto te podría provocar agruras y gastritis.¿Por qué comemos romeritos con mole para Navidad?Según la Secretaría de Agricultura, las familias del centro del país disfrutan de los deliciosos romeritos durante la cena de Navidad y Año Nuevo desde la época de la colonización. Por aquellas épocas, las personas religiosas realizaban una vigilia durante el 24 de diciembre, por lo que este platillo sin carne era la opción perfecta, pues es rendidora y llenadora.
Es difícil imaginar una cena de Acción de Gracias sin el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y, por supuesto, el característico pavo al centro de la mesa. Esta escena se repite múltiples veces en series de televisión, películas y anualmente en millones de hogares a lo largo y ancho de los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. El Thanksgiving Day es tan importante en los Estados Unidos que está catalogado como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza a un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias. Si bien, expresar el agradecimiento por las buenas cosechas es una actividad muy común en los distintos festivales que se celebran alrededor del mundo, el concepto de la cena del Día de Acción de Gracias se remonta a un festín entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los Wampanoag. Aunque no se sabe la fecha exacta de ese mítico festín, se considera que la primera cena de Día de Acción de Gracias de la historia tuvo lugar en 1621, pues el cronista peregrino Edward Winslow hizo mención de los preparativos previos en una carta: “Ya que aseguramos nuestra cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar aves para que podamos alegrarnos juntos una vez que hemos reunido los frutos de nuestro trabajo. Los cuatro mataron tantas aves en un día que, con un poco de ayuda, duraron para la compañía casi una semana.” Por si fuera poco, Edward Winslow describe más adelante lo que parece ser la primer cena de Acción de Gracias de la que se tiene registro: “En ese momento, entre otras actividades, usamos nuestras armas, muchos de los nativos vinieron con nosotros, y entre ellos estuvo su gran rey Massasoit, con unas noventa personas, a quienes entretuvimos y celebramos durante tres días, y ellos salieron y cazaron cinco venados, que trajeron a la plantación y los concedieron a nuestro gobernador, al capitán y a algunos otros. Y a pesar de que no siempre será tan abundante, por la gracia de Dios, estamos tan lejos de la necesidad que deseamos compartir con ustedes nuestra abundancia”. De acuerdo con distintos historiadores, es poco probable que el pavo fuera el única ave al centro de la mesa en los festines de fin de la cosecha, pues diferentes productos de la cosecha, venados, cisnes, gansos, patos, y otras aves pequeñas también pudieron haber sido parte del menú como lo indica el recuento de Edward Winslow. Con el paso de los años, la tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra y su popularidad fue tal que en 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual que se celebra hasta nuestros días.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD