10 cosas que haces mal todas las mañanas

Por Kiwilimón - March 2017
Suena el despertador, apagas la alarma y esperas otros 10 minutos para dejar las sábanas. Cuando finalmente encuentras fuerzas para levantarte, vas corriendo a la regadera mientras piensas qué te pondrás el día de hoy. Si tu rutina matutina se parece a esto, lamentamos decirte que no estás iniciando tu día de la mejor manera.

¿Te gustaría sacar el máximo provecho a cada día? Evita hacer estas 10 cosas todas las mañanas:

  1. Posponer la alarma. Es normal que algunas veces nos cueste más levantarnos por la mañana, pero si posponer el despertador con el botón de snooze todas las mañanas es parte de tu rutina, lo único que estás haciendo es desestabilizar tu ciclo del sueño. En lugar de ganar unos minutos más de descanso, solo lograrás sentirse fatigada todo el día.
via GIPHY
  1. No tomar agua. Meterte a bañar directamente después de levantarte puede ayudarte a terminar de despertar, pero para que todo tu cuerpo se active y comience a trabajar adecuadamente lo ideal es tomar un vaso de agua tibia. Si además agregas le una gotas de limón, puede servirte como detox.
  2. Salir apresuradamente. Tal vez prefieras pasar unos minutos más en la cama, pero levantarse para estar 10 minutos después en medio del tráfico o en el transporte público no es la mejor manera de iniciar el día. Levántate unos minutos antes para prepararte con más tranquilidad y darle la oportunidad a tu cuerpo de arrancar sin prisas.
via GIPHY
  1. Brincarte el desayuno. Aunque parezca cliché, la primera comida del día es la más importante. Si no desayunas no tendrás suficiente energía para realizar tus actividades, además de que tu metabolismo trabajará más lentamente. Recuerda cuidar tu salud y figura con un desayuno saludable todos los días.
  2. Buscar tu ropa. Lo ideal es preparar tu outfit una noche antes. De esta manera, te ahorras tiempo eligiendo la ropa y tienes oportunidad de pensar en un plan B en caso de alguna contingencia. (¿Cuántas veces te ha pasado que la blusa que te querías poner sigue en la tintorería o está toda arrugada?).
via GIPHY
  1. No hacer estiramientos. Seguramente esto lo haces antes y después de tu rutina de ejercicios, pero es importante que también lo consideres al despertar. Con estiramientos muy básicos puedes ayudar a tu cuerpo a recuperar la energía y prepararse para lo que viene en el día.
  2. Huirle a la luz del sol. Si no eres una “morning person” lo más seguro es que odies sentir los rayos del sol en tu cara recién despertada, pero esta pequeña dosis de luz natural te puede ayudar a sentirte con más vitalidad e, incluso, de mejor humor.
via GIPHY
  1. No meditar. Practicar la meditación, principalmente por la mañana, te ayuda a despejar la mente y a tener una visión más clara a lo largo del día. En lugar de revisar tus redes sociales, dedica 5 minutos para respirar profundamente y agradecer por un nuevo día.
  2. Leer las noticias o tu correo del trabajo. Todavía ni sales de tu casa y ya te sientes abrumada por la cantidad de pendientes que tienes, o peor aún, estás preocupada por la crisis que pronostican todos los medios. En verdad, no es necesario que inicies así el día. Dale la oportunidad a tu mente de arrancar con información más positiva o agradable.
via GIPHY
  1. No escuchar música. Jamás subestimes el poder de tu música favorita. Arma una lista de reproducción con las canciones que más te gusten y verás cómo la serotonina hará maravillas.

Cuéntanos, ¿cuál es tu rutina matutina? Compártenos más ideas para iniciar el día con el pie derecho.

Te recomendamos estas recetas para tener una excelente mañana todos los días:  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No dejes que tus finanzas sufran durante la temporada de Cuaresma. En Kiwilimón hicimos un listado con recetas económicas y deliciosas para que puedas disfrutar estos días sin quedar en bancarrota.Pescado Empapelado a la VeracruzanaDate una vuelta por el pasillo de pescados y mariscos, y elige el filete más económico que encuentres.  Realmente con los ingredientes y la preparación tan especial de esta receta no tienes que invertir en un pescado caro.Tortitas de Papa con Queso CotijaSolo necesitas un par de ingredientes para preparar una riquísima comida de Cuaresma. Puedes ahorrarte unos minutos cocinando una noche antes las papas. Así solo tendrás que mezclar, formar las tortitas y freír. Rollitos de Pescado Rellenos de VerdurasPara esta receta lo mejor es que uses pescado fresco, pero si no encuentras uno a buen precio, no pasa nada. Solo asegúrate de descongelar bien los filetes antes de empezar a cocinar para que puedas hacer los rollitos sin deshacer el pescado.Chile Relleno de Atún a la MexicanaEsta es una receta rendidora, económica y que además puedes preparar con ingredientes que seguramente ya tienes en tu cocina. Recuerda que para que te sea más fácil pelar los chiles debes guardarlos en una bolsa de plástico después de asarlos. Tortitas de Queso Panela en Salsa VerdeNo creas que todos los menús de Cuaresma incluyen pescados o mariscos. También puedes optar por recetas vegetarianas, como estas exquisitas tortitas de queso panela. Ve midiendo la cantidad de pan molido para que las tortitas tengan buena consistencia. Taquitos de Jícama y SurimiEsta es una opción económica y baja en calorías. Te recomendamos prepararla en esos días que comienza a sentirse más calor ya que es una receta muy refrescante. Elige una jícama fresca que tenga bastante agua para que puedas doblarla sin romperla. Pescadillas AhogadasLa clave para preparar unas pescadillas perfectas está en las tortillas. Es muy importante que uses tortillas del día para que sean maleables y no se rompan al momento de rellenarlas o freírlas.Tostadas de Tinga de ZanahoriaSi se trata de cuidar el bolsillo mientras vigilas tu alimentación, te recomendamos probar esta receta. Además de que la puedes preparar en unos minutos, su sabor te hará disfrutar la Cuaresma sin necesidad de comer proteína animal. Y tú, ¿qué recetas prepararás para celebrar esta Cuaresma?
Seamos honestos: muchas veces usamos palabras sin saber exactamente qué significan. Por ejemplo, hablamos de setas y hongos por igual, sin tener la certeza exacta de qué estamos diciendo. Aunque los usemos como sinónimos, estos términos se refieren a cosas diferentes. En esta entrada te explicamos las principales diferencias entre una seta y un hongo. ¿Hongo o seta?Aunque podríamos estudiar más a fondo el reino fungi para entender las diferencias entre hongo y seta, no queremos meternos en camisa de once varas. Así que lo pondremos de la manera más sencilla posible: un hongo sería el equivalente a un árbol, mientras que una seta sería el fruto de dicho árbol. Así de fácil. Los hongos crecen debajo de la tierra y solamente salen a la superficie, en forma de seta, cuando se presenta una disminución en la temperatura ambiental. Digamos, entonces, que las setas son una respuesta natural del hongo a los estímulos del ambiente. La confusión entre estos dos términos surge precisamente aquí: cuando decimos que estamos comiendo hongos, en realidad lo que estamos consumiendo es una parte del hongo que se llama seta. Eso que conocemos comúnmente como champiñón (sombrero y tallo) es el fruto del hongo que se encuentra debajo de la superficie. ¿Es bueno comer setas?Una vez habiendo aclarado la confusión entre ambos términos, podemos entrar más a detalle en las características y propiedades benéficas de estos alimentos. Las setas son un tipo de alimento muy nutritivo, ya que aportan minerales, como calcio, potasio, zinc, hierro, además de algunas vitaminas, tales como A, C, D y algunas otras del complejo B. Otra característica importante es que las setas no contienen grasas, pero sí muchas proteínas y fibra. De acuerdo con la Fundación Española de Nutrición, en 100 gramos de setas hay tan solo 25 kilocalorías, 1.8 g de proteínas, 4 g de carbohidratos, 2.5 g de fibra y nada de colesterol. ¿Cómo es mejor preparar las setas?Se ha comprobado que, al freír o cocer diferentes tipos de setas, estas pierden proteínas y algunos antioxidantes. Para conservar la mayor parte de los nutrientes presentes en las setas lo mejor es prepararlas a la plancha con un poco de aceite. Otra opción saludable para cocinar setas es hacerlo en el microondas. Este método te permite reducir el tiempo de cocción y usar la menor cantidad posible de agua. De esta manera, conservas buena parte de los antioxidantes, ya que no se diluyen en el agua (o aceite) ni se pierden durante un largo proceso de cocción.¿Qué platillos puedo cocinar con setas?Setas al PibilDeliciosos tacos de setasPasta en Salsa Cremosa con SetasCrema de Setas con Alemdras
Cuando una madre primeriza piensa en las primeras ocasiones en las que su bebé podrá comer otros alimentos aparte de la leche materna se imagina una escena hermosa y perfecta en la que su pequeño disfruta con tranquilidad y calma cada bocado mientras ella lo alimenta a cucharadas.Sin embargo, la realidad está un poco lejos de esto. Hasta los primeros tres años de vida de un bebé, la hora de la comida se parece más a una lucha campal que a un anuncio de comida para bebé. Los pequeños suelen jugar con la comida, la avientan y la embarran por todas partes, convirtiéndose aquello en un momento caótico y bastante frustrante para muchas madres. Si tú también has experimentado una situación similar, seguramente habrás regañado en más de una ocasión a tu bebé por comer con las manos. Pero, ¿qué crees? Aunque hagan un batidero, esto es muy bueno para el desarrollo de los pequeños. Estas son las razones por las que un bebé debe comer con las manos:Aprendizaje sensorialLos bebés aprenden de maneras diferentes a las de un adulto. En los primeros años de vida es importante que los pequeños tengan la oportunidad de experimentar a través de todos sus sentidos. Tal vez pienses que la comida está hecha para disfrutarse con el gusto, pero para un bebé la hora de la comida es una oportunidad para aprender a través del tacto, olor, gusto y vista.Coordinación El desarrollo de la motricidad fina comienza desde muy temprana edad. Para que una persona pueda coordinar sus ojos con los movimientos de sus dedos tiene que practicar mucho, y para eso la hora de la comida es particularmente buena. Aunque puede ser frustrante ver cómo un bebé tira la mitad de su comida al intentar llevarla a la boca, este ejercicio lo ayuda a trabajar en su  coordinación y mejorar sus movimientos.IndependenciaDurantelos primeros meses los bebés dependen completamente de sus padres para alimentarse. Sin embargo, con el paso del tiempo los pequeños van ganando cierta autonomía, lo que les ayudará a desarrollar habilidades imprescindibles para el futuro. Cuando un niño comienza a usar las manos para alimentarse a sí mismo está comenzando a trabajar en su propia independencia.Texturas Al momento de descubrir nuevos alimentos la textura es tan importante como el sabor. Los niños que comen con las manos aprenden a reconocer diferentes tipos de texturas, temperaturas y otras sensaciones. Si en tu afán de mantener todo limpio y ordenado estás prohibiendo a tu hijo comer con las manos, solo estás impidiendo que desarrolle su conocimiento y, en un futuro, su apertura a nuevos alimentos. Experiencia positivaLa hora de la comida no tiene que ser un momento desagradable. Si los pequeños pueden divertirse mientras comen, poco a poco comenzarán a relacionar esto con una experiencia positiva. Recuerda que para los pequeños es más sencillo aprender a través de enseñanzas lúdicas que de métodos restrictivos.¿Qué más razones necesitas para que tu hijo coma con los manos? Deja que tu pequeño se ensucie y disfrute sus alimentos con todos los sentidos. Estas recetas te ayudarán a estimular su desarrollo:Espagueti verdeGelatina de Gauayaba con FresaMini Salchipulpos
Tú, ¿tomas tu café con azúcar, o jarabe de agave, sucralosa, sacarina, hojas de estevia, etc.? Hoy en día, más allá de los tradicionales cubitos de azúcar o el delicioso piloncillo, existen muchas opciones en el mercado para endulzar los alimentos y las bebidas. Si aún no conoces las alternativas para el azúcar, aquí te contamos todo lo que debes saber sobre los edulcorantes. ¿Qué son los edulcorantes?Los edulcorantes son sustancias que dan sabor dulce a los alimentos, pero que tienen menos calorías. Existen endulzantes o edulcorantes no calóricos (ENC) naturales, como las hojas de estevia, y artificiales, que se obtienen a través de procesos químicos, como la sucralosa. La principal función de estos aditivos es añadir dulzor a las preparaciones de alimentos o bebidas sin aportar tantas calorías, como lo haría una cucharadita de azúcar tradicional. La concentración de algunos endulzantes artificiales, como el aspartamo, es tan alta que solo se requiere una pequeña cantidad para endulzar. ¿Cuáles son los edulcorantes más conocidos?Los edulcorantes se pueden dividir en naturales y artificiales. Los primeros son básicamente alimentos que por su composición natural son dulces, y los segundos se generan de manera sintética. Edulcorantes naturales:Jugos y néctares de frutasMiel de abejaMelazaJarabe de arce o de agave  Edulcorantes artificiales: Sacarina: suele emplearse en bebidas instantáneas, refrescos, dulces, repostería, gelatinas, etc. Aspartamo: es 200 veces más dulce que el azúcar y resalta los sabores de los cítricos y algunas frutas. Ciclamato: por lo general se usa junto con la sacarina para potenciar el sabor de ambos aditivos. ¿Qué beneficios tiene el consumir edulcorantes?Mucho se ha hablado sobre el consumo de edulcorantes. Algunas personas consideran que sustituir el azúcar de caña por endulzantes sintéticos es una manera de perder peso, mientras que otros consideran que estos pueden ser nocivos para la salud. La realidad es que el uso de estos aditivos depende de las necesidades de cada persona.De acuerdo con la FDA (Food and Drug Administration), la oficina encargada de supervisar todo lo relacionado con alimentos y medicinas en Estados Unidos, el uso de sustitutos de azúcar es seguro para la población en general, siempre y cuando se haga con moderación. De cualquier manera, es importante que un médico supervise tu alimentación si cuentas con alguna condición médica, como diabetes. ¿Cómo puedo integrar los edulcorantes en mi dieta diaria? Disminuir el consumo de calorías es posible si se sustituye el azúcar normal por algún endulzante no calórico. La manera más sencilla de incluirlos en tu alimentación es dejar de añadir azúcar al café o las bebidas, y endulzarlos con sucralosa o estevia, por ejemplo. En cuanto a la preparación de alimentos, se recomienda usar la sucralosa para cocinar recetas horneadas o calientes, y la estevia para platillos fríos o bebidas. Sustituir el azúcar es muy fácil. En esta infografía te compartimos las equivalencias para que sepas cuánto edulcorante necesitas según las cantidades de azúcar que indica una receta.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD