10 cosas que haces mal todas las mañanas

Por Kiwilimón - Marzo 2017
Suena el despertador, apagas la alarma y esperas otros 10 minutos para dejar las sábanas. Cuando finalmente encuentras fuerzas para levantarte, vas corriendo a la regadera mientras piensas qué te pondrás el día de hoy. Si tu rutina matutina se parece a esto, lamentamos decirte que no estás iniciando tu día de la mejor manera.

¿Te gustaría sacar el máximo provecho a cada día? Evita hacer estas 10 cosas todas las mañanas:

  1. Posponer la alarma. Es normal que algunas veces nos cueste más levantarnos por la mañana, pero si posponer el despertador con el botón de snooze todas las mañanas es parte de tu rutina, lo único que estás haciendo es desestabilizar tu ciclo del sueño. En lugar de ganar unos minutos más de descanso, solo lograrás sentirse fatigada todo el día.
via GIPHY
  1. No tomar agua. Meterte a bañar directamente después de levantarte puede ayudarte a terminar de despertar, pero para que todo tu cuerpo se active y comience a trabajar adecuadamente lo ideal es tomar un vaso de agua tibia. Si además agregas le una gotas de limón, puede servirte como detox.
  2. Salir apresuradamente. Tal vez prefieras pasar unos minutos más en la cama, pero levantarse para estar 10 minutos después en medio del tráfico o en el transporte público no es la mejor manera de iniciar el día. Levántate unos minutos antes para prepararte con más tranquilidad y darle la oportunidad a tu cuerpo de arrancar sin prisas.
via GIPHY
  1. Brincarte el desayuno. Aunque parezca cliché, la primera comida del día es la más importante. Si no desayunas no tendrás suficiente energía para realizar tus actividades, además de que tu metabolismo trabajará más lentamente. Recuerda cuidar tu salud y figura con un desayuno saludable todos los días.
  2. Buscar tu ropa. Lo ideal es preparar tu outfit una noche antes. De esta manera, te ahorras tiempo eligiendo la ropa y tienes oportunidad de pensar en un plan B en caso de alguna contingencia. (¿Cuántas veces te ha pasado que la blusa que te querías poner sigue en la tintorería o está toda arrugada?).
via GIPHY
  1. No hacer estiramientos. Seguramente esto lo haces antes y después de tu rutina de ejercicios, pero es importante que también lo consideres al despertar. Con estiramientos muy básicos puedes ayudar a tu cuerpo a recuperar la energía y prepararse para lo que viene en el día.
  2. Huirle a la luz del sol. Si no eres una “morning person” lo más seguro es que odies sentir los rayos del sol en tu cara recién despertada, pero esta pequeña dosis de luz natural te puede ayudar a sentirte con más vitalidad e, incluso, de mejor humor.
via GIPHY
  1. No meditar. Practicar la meditación, principalmente por la mañana, te ayuda a despejar la mente y a tener una visión más clara a lo largo del día. En lugar de revisar tus redes sociales, dedica 5 minutos para respirar profundamente y agradecer por un nuevo día.
  2. Leer las noticias o tu correo del trabajo. Todavía ni sales de tu casa y ya te sientes abrumada por la cantidad de pendientes que tienes, o peor aún, estás preocupada por la crisis que pronostican todos los medios. En verdad, no es necesario que inicies así el día. Dale la oportunidad a tu mente de arrancar con información más positiva o agradable.
via GIPHY
  1. No escuchar música. Jamás subestimes el poder de tu música favorita. Arma una lista de reproducción con las canciones que más te gusten y verás cómo la serotonina hará maravillas.

Cuéntanos, ¿cuál es tu rutina matutina? Compártenos más ideas para iniciar el día con el pie derecho.

Te recomendamos estas recetas para tener una excelente mañana todos los días:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¡Estrenamos recetario exclusivo en KiwiPro con Mikel Alonso! Conoce más de la historia de este increíble cocinero. Francés de nacimiento, español de origen, vasco de corazón y mexicano fortuito, Mikel Alonso es uno de los chefs más reconocidos a nivel internacional. Su filosofía se resume en un concepto básico: “Para ser buen cocinero, hay que empezar por ser una buena persona”, que adquirió en su paso por la Escuela de Cocina de Luis Irizar, en San Sebastián, España. Aquí aprendió a querer y respetar el producto, a mimar la técnica para que estuviera a las órdenes del producto y a honrar y proteger el oficio de ser cocinero. Esta filosofía lo ha acompañado en cada proyecto gastronómico que ha desarrollado como el restaurante Biko, considerado de los mejores restaurantes del mundo por la lista británica The S.Pellegrino World's 50 Best Restaurants; el restaurante Lur, desde el 2017, con un concepto de cocina tradicional vasca; KOMA, de cocina vasco francesa contemporánea, desde el 2018; Tartel Bar y “Cocina de Autor” (galardonado con los 5 diamantes de la AAA), dentro del Hotel Grand Velas All Suites & Spa Resort, de la Riviera Maya, del que es chef asesor. Mikel, además es chef docente de diversas instituciones gastronómicas en México, ha participado en programas gastronómicos en televisión y en un sinfín de cursos, festivales, talleres y cursos en la República Mexicana. Participa activamente en programas de apoyo social, colabora con marcas internacionales y mexicanas como embajador y le ha cocinado a personalidades como presidentes, los reyes de España, Gabriel García Marqués, Joaquín Sabina, entre otros.¡Suscríbete a KiwiPro y explora los secretos gastronómicos de Mikel Alonso, uno de los chef más Pro de México! 
La mayonesa no sólo es un aderezo versátil y delicioso, también puede ayudarte si tu cabello está muy delgado, quebradizo o dañado químicamente. Una sencilla mascarilla casera de mayonesa una o dos veces por semana tiene grandes beneficios para ti.La mayonesa da brillo y fortalece el cabello desde la raíz hasta las puntas. Ya que los ingredientes principales de la mayonesa son el huevo y el aceite, con esta mascarilla se aprovecha la gran cantidad de proteína en los huevos, que ayuda a fortalecer y engrosar los folículos pilosos. Por su parte, los aceites de oliva y canola hidratan profundamente el cabello.Las propiedades saludables de la mayonesa también promueven el crecimiento del cabello y revierten el daño causado por el calor y la coloración.Cómo hacer mascarilla de mayonesa para el cabello secoPara hacer esta mascarilla que funciona como un acondicionador profundo para el cabello, sólo necesitas una taza de mayonesa (elige una que no tenga especias ni saborizantes añadidos) y 1 huevo.En un recipiente pequeño, mezcla bien la mayonesa con el huevo, hasta que consigas la consistencia de un puré cremoso. Cubre tu cabello desde la raíz hasta el final con la mezcla. Luego, envuélvelo con un gorro de ducha de plástico y espera al menos 30 minutos.Enjuaga tu cabello en la regadera y lávalo con agua tibia y un champú sin sulfatos. Luego acondiciona como lo harías normalmente. También puedes dejar la mascarilla durante toda la noche, sólo coloca un gorro de ducha sobre el cabello o envuélvelo con una toalla suave.Usa esta mascarilla de mayonesa para el pelo una a dos veces por semana y verás como resultado un cabello más suave y fuerte.*Imagen de portada tomada por Evan Remier.
El Día del Niño es un momento para honrar a aquellos cuya fresca línea del tiempo está enmarcada por los aprendizajes y por el derecho a sentirse cuidados y protegidos. Pero, ¿qué es para un niño sentirse seguro? No es vaciar en ellos el compendio de necesidades maslowianas. Es hacerlos sentir amor, cercanía y sí, ponerles algunas reglas. A la hora de la comida, los límites no se salvan. Más allá de las medidas de convivencia, importa más el qué que el cómo. Lo que aprenden sobre la alimentación en sus primeros años es una suerte de herencia. La cosa está así: si los educamos a comer sano muy probablemente les regalaremos salud en el futuro. Y eso no es poca cosa. Eso sí, sin privarles el derecho a ser niños: no hay pizza mala si aparece mágicamente en la sala de la tele de vez en cuando. El tema de ser padre no es fácil. Imagino el dilema de muchos que desean lograr que sus hijos coman sano sin que los miren feo. Al final la mejor lección es el ejemplo. Ya lo decía Juan Gabriel: lo que se ve no se pregunta. En ese sentido hablarles de comer saludable no será tan poderoso como que te vean disfrutando de un plato desbordado en verduras. Jennifer Asencio, una de las nutriólogas de Kiwi Te cuida, numeró algunos consejos que te ayudarán en esa titánica y elemental tarea: la de crear buenos hábitos alimenticios en los niños para regalarles salud.1. El mejor desayuno, comida o cena es el que contiene los tres grupos de alimentos: carbohidratos, proteínas y lípidos. De los cereales hay que usar de preferencia los que son de bajo índice glucémico, como las tortillas. “Acostumbra a tus hijos a comer tortillas, a comer tostadas horneadas; evita que coman harinas procesadas como pan porque además son adictivas”, comenta Jennifer. Un buen desayuno sería un huevito estrellado sobre una tortilla al comal y decorado con rebanadas de aguacate y jitomate en forma de palmera. Rico y vistoso. 2. Los niños siempre nos pedirán comida chatarra y postres. Todo depende de la cantidad que les demos. Hazles las porciones más pequeñas, raciona para la semana. Invítalos a cuidarse y a comerlos una o dos veces por semana. 3. Enséñales a tener otro tipo de postres: una fruta es un postre, unos cacahuates, unas nueces, almendras o pistaches, también lo son. “Tenemos que cambiar la mentalidad de nuestros hijos. No por nada México ocupa el primer lugar en obesidad infantil”.4. Crea buenos hábitos alimenticios y horarios: que desayunen antes de empezar sus clases. Dales un refrigerio a media mañana, una comida completa por la tarde, un pequeño snack a la mitad de la tarde y la cena. Así estarán saciados antes de que se les ocurra pensar en comida chatarra. “Opta por snacks saludables: puedes picarles jícama entre comidas, preparar palomitas naturales sin mantequilla”, recomienda Jennifer. 5. La dieta de un niño es más que deditos empanizados y nuggets 24/7. Después de los tres años un niño puede comer de todo. “Si no los acostumbras desde pequeños, los niños no querrán comer, por ejemplo, un pescado a las finas hierbas”. 6. Inventa formas de comer. Hazles divertido el momento. Permite que toquen sus alimentos, los huelan. Dale forma y color a los platillos. “Hay que enseñarles que no le tengan miedo a la comida, que la disfruten, que la saboreen, que la tomen entre sus dedos para que empiecen a tener una relación amable y amistosa con ella”.7. Invita a tu hijo a la cocina. Entablar una comunión entre tu hijo y la comida lo hará acercarse a ella positivamente. “Dense oportunidad de comer un poco de chocolate mientras cocinan, disfruten el momento”. Ponles tareas fáciles que además los ayuden en su coordinación motora como revolver el huevo, hacer las bolitas en unas tortitas de atún o unas albóndigas. 8. Sé prudente con los alimentos azucarados. Un pan con leche no es un desayuno sano para todos los días. 9. Elige alimentos reales. No bases tu dieta ni la de tus hijos en alimentos procesados. “No está mal darles pizza de vez en cuando. Nada mejor que prepararla en casa haciendo tú misma la masa mientras ellos hacen el mismo procedimiento en su mesita. Pongan juntos los ingredientes y disfruten. Así crearán un lindo momento y comerán menos calorías”.10. Enséñales a relacionarse sanamente con los alimentos: de preferencia no establezcas con ella premios o castigos. Es importante que sepan que los dulces son pequeños lujos que les darás a veces, porque deseas cuidar de ellos. Si ya te dio ganas de cocinar junto a tus hijos, aquí te dejo algunas ideas divertidas. No te preocupes. El resto de la semana ya les prepararás recetas saludables que seguro les van a encantar. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD