4 tips para un desayuno energético
Tips y Consejos

4 tips para un desayuno energético

Por Kiwilimón - Febrero 2014
Todas conocemos la importancia del desayuno. Nos lo han repetido hasta el cansancio, el desayuno es el alimento más importante del día. Bueno, es cierto, porque ayuda a nuestro organismo a arrancar como debe.  

El problema es que muchas de nosotras no tenemos el hábito, o el tiempo, o la imaginación para prepararnos un desayuno diariamente. Si estás dispuesta a cambiar esto y hacer del desayuno tu primer alimento en forma, nuestras amigas de ActitudFEM nos dejan 4 tips comprobados que te garantizarán primero, que dentro de 1 mes tendrás el hábito y la necesidad de desayunar, y segundo, verás un cambio en tu metabolismo que se reflejará en tu peso y salud:

1. Desayuna diario

Al principio te costará trabajo pero oblígate, póntelo como reto y cúmplelo. Después de 2 semanas de hacerlo diario, incluidos sábados y domingos, verás cómo tu cuerpo comienza a pedírtelo y será más fácil hacerlo parte de tu rutina. Un estudio realizado por el National Wieght Control Registry en Estados Unidos con un grupo de 5,000 personas que perdieron 15 kilos durante un año y no los han vuelto a subir, 78% reportó que el principal cambio que hicieron en su alimentación fue el desayuno.

2. Desayuna temprano

Entre semana, sobre todo si trabajas fuera toda la mañana o haces ejercicio, intenta comer en cuanto te levantes. Que sea lo primero que hagas para que tengas la energía suficiente para arrancar tu metabolismo y  no sientas hambre 2 horas después. Hay gente que desayuna fuera, o se espera a llegar a la oficina. Durante este tiempo tu organismo no tiene energía con la que funcionar, así que consume tus reservas y aunque desayunes a las 10 a las 2 estarás muriéndote de hambre. Los fines de semana trata de no retrasar el desayuno más de 2 horas después de levantarte.

3. Desayuna bastante

El desayuno es el momento de explayarte. Come todo lo que quieras, no hay límite, lo que te comas ahorita es un alimento menos que te comerás durante la noche. Si estás a dieta planea un desayuno balanceado, pero no te limites en cantidad. Desayuna claras de huevo, fruta, algo de proteína, pan, jugo, etc. Un buen desayuno evitará que tengas antojos grasosos durante el día y tendrás menos hambre en la noche. Debemos desayunar de 20 a 25% de nuestro consumo, entiéndase 350 calorías si estás siguiendo un plan alimenticio de 1, 500.

4. Desayuna inteligentemente

Planear tus desayunos evitará que comas demás durante el día. Elige alimentos que contengan fibra, como el pan tostado o la avena, frutas que aceleren tu metabolismo como la papaya, y proteínas bajas en grasa, como el jamón de pavo. Lo ideal es que tú cocines el desayuno para que puedas medir la grasa que le pones, limites el consumo de mantequilla, y no comas productos tan procesados que sean altos en sodio o químicos.   Ver artículo original.  

Recetas de Desayuno

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La cena de Navidad es toda una experiencia de sabores y olores, los cuales impregnarán tu casa con risas y alegría. El toque mágico y dulce de esta velada sin duda se encuentra al final de la cena y no nos referimos al intercambio, sino al bendito postre, que al igual que los platillos de las fechas, sólemos comer sólo en diciembre.Luego de comer las delicias que se acostumbran en la velada navideña como el pavo, romeritos, bacalao, ensaladas y guarniciones, aunque seguramente no nos quedará un hueco, siempre podemos hacer espacio para una rebanada de pastel, pay o gelatina para poner el toque final de la cena y seguir con el ambiente que se vive dentro de nuestros hogares.Pero entre los postres postres más tradicionales para estas celebraciones, los buñuelos de piloncillo no pueden faltar, acompañados de un buen ponche o atole. Estos buñuelos se preparan con huevo, azúcar, aceite, harina blanca, sal, canela. Ya que la masa está lista, se deberán freír con aceite. Una vez que salgan del caso se espolvorean con azúcar y canela y se bañan con miel de piloncillo.Por otra parte, aunque no es precisamente navideño, el pastel es uno de los postres más comunes y puede ser de diferentes sabores. El que más se acostumbra a comer en Navidad es el tronco navideño, un bizcocho con relleno cremoso y una deliciosa cubierta de chocolate, el cual se decora con cerezas rojas.Para los que prefieran algo más sencillo, la gelatina mosaico (mezcla de fresa, limón, mango) bañanada con una mezcla de leche y leche condensada, con cerezas es infalible. Un postre sencillo, cumplidor y muy rendidor. Esta versión de Gelatina Mosaico de Ponche de Frutas funcionará bien en tu mesa navideña.Si hablamos de postres sencillos, unas fresas con crema se pueden preparar en menos de cinco minutos; sólo necesitas un kilo de fresas, dos tazas de crema, una lata de leche condensada y una cucharada de vainilla. Además de fresas, puedes preparar este platillo dulce con cualquier otra fruta, como uvas o duraznos.Intenta con estas Fresas Navideñas como postre para tu reunión o cena.Un toque lindo y un dulce detalle suelen ser las galletas de mantequilla, las cuales puedes decorar con betún de colores navideños (verde, rojo y dorado) o con alguna figura representativa de la época como Santa Claus, renos, arbolitos, bastoncillos...Lo más importante de una cena es con quién la compartes, aunque también lo es el postre, así que esperamos que estas ideas te hayan inspirado y que puedas hacer tus propias y dulces creaciones.
Desde siempre, la harina es uno de los ingredientes más básicos en la cocina, ya que sus usos van desde hacer pan, hasta elaborar postres y hasta dar consistencia a ciertos platillos. Pero existe una variedad de este ingrediente que a veces nos confunde, por lo que aquí te vamos a explicar qué tipos de harinas hay y para qué sirve cada una.Harina de trigoLa harina de trigo es la más común en la cocina y se usa para elaborar masas tanto dulces como saladas. Es muy útil para rebozar carnes y pescados y, sobre todo, para preparar pan. También hay una variedad de la harina de trigo integral, que es más oscura y se obtiene moliendo el grano de trigo entero.Harina de maízSe obtiene de moler los granos de maíz, que poseen gran cantidad de almidón. La harina de maíz es ideal para hacer tortillas y empanadas; también es buena para espesar salsas, sopas y guisados. Esta harina no contiene gluten, por lo que no es recomendable para hacer pan, pero sí galletas y algunos tipos de bizcocho y bollos. Harina de centenoAunque no es tan conocida como la harina de trigo, la harina de centeno es también se usa mucho para la producción de pan, pues sus características le dan una especie de amargor a la masa que le da muy buen sabor. Es muy recomendable para hacer galletas saladas.Harina de arrozAl ser muy ligera, se usa para rebozados y espesar guisos, principalmente. La harina de arroz no contiene gluten, por lo que es apta para celiacos; en la comida japonesa es muy utilizada. Harina de avenaEs una harina que queda muy bien en repostería, ya que tiene una textura muy fina y un sabor muy suave, sobre todo para hacer papillas de cereales para el desayuno, cremas, galletas, o magdalenas.Harina de cebadaEste tipo de harina tiene un gran valor nutritivo y beneficioso para el organismo. Comúnmente se utiliza como espesante y para elaborar panes más densos y menos esponjosos. Aunque contiene gluten, es de las que menor cantidad tiene.Las harinas serán las mejores aliadas en tu cocina, así que ahora que ya las conoces y sabes para qué son cada una, sabrás usarlas con tu toque para hacer magia en la cocina.Recetas para cocinar con harina:Atole de GuayabaTortillas de Harina IntegralPastel de Chocolate Fácil
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD