5 trucos infalibles para remover la grasa de los sartenes
Tips y Consejos

5 trucos infalibles para remover la grasa de los sartenes

Por Adriana Sánchez - Julio 2020
Si hay algo más molesto que lavar los trastes, es batallar con los sartenes para quitarles la grasa y la comida quemada que se queda pegada en las orillas. No importa si tienes de acero inoxidable o de teflón, te mostramos 5 trucos infalibles para remover la grasa de los sartenes.

Jabón y agua caliente

Quizás el consejo más sencillo de todos es servir un poco de agua con jabón sobre tu sartén y ponerlo a calentar a fuego medio durante unos minutos. Esto ayudará a despegar la grasa y el cochambre fácilmente, sólo debes lavar con un estropajo suave y enjuagar con agua fría.

Vinagre blanco y bicarbonato de sodio

El vinagre blanco y el bicarbonato son dos grandes aliados de la limpieza del hogar y en esta ocasión, puedes mezclar ½ taza de vinagre con una taza de agua en tu sartén manchado. Pon a hervir unos minutos y retira el sartén del fuego; luego agrega el bicarbonato y tras un efecto efervescente, el cochambre será mucho más fácil de despegar.



Papel aluminio con sal

Este hack es especialmente bueno para los sartenes de hierro, así que si tienes algunos, no dudes en utilizar una cucharada de sal gruesa y un pedazo de aluminio con el lado brillante hacia afuera. Primero rocía la sal en el sartén y encima, talla con el papel aluminio las partes quemadas hasta que se oscurezca. Este método no daña la superficie y permite remover los restos de alimentos que se van quedando pegados.

Bicarbonato de sodio y limón

Otra combinación increíble es la del bicarbonato de sodio con limón, ya que las propiedades astringentes del primero ayudan eliminar los residuos de grasa y alimentos que afectan la superficie; y el limón, por su parte, disuelve el aspecto quemado. Solo distribuye un poco de bicarbonato en el sartén y frota suavemente con un pedazo de limón. Lava y enjuaga como lo haces normalmente.

Agua mineral

El agua mineral te ayudará también en ollas y sartenes de hierro. Solo debes verter un poco agua en el sartén y poner a calentar unos minutos. El refresco burbujeante evitará que se pegue demasiado la comida y será más fácil removerla al lavar el sartén con normalidad.

Utiliza estos trucos infalibles y cuéntanos cuánto mejora la calidad de tus sartenes una vez que empiezas la grasa y los residuos de comida se van de una buena vez.
Califica este artículo
Calificaciones (1)
Olga Murillo
15/07/2020 13:32:30
Excelente!
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Hasta mi casa se colaba el aroma de unos bollos cociéndose en el horno. Inexorablemente, mi olfato se encendía como radar náutico e identificaba el origen del estímulo tan placentero. El hilo de fragancia, además de pan, susurraba especias –zaatar, para ser precisos– lo suficientemente remojadas en aceite de oliva como para que la receta completa se dibujara en mi cabeza. En menos de cinco minutos ya estaba escalando la pequeña reja verde que dividía la terraza de mis papás de la de los vecinos. Había que llegar a tiempo a la repartición de los talami zaatar mientras estaban humeantes. Desconozco las causas, pero mi calle era el hogar de una pequeña comunidad árabe que me acercó a temprana edad a la gloria de la gastronomía de Medio Oriente. Mis padrinos –además de vecinos– eran libaneses y, como la mitad de mi infancia la pasé imaginando que las escaleras de su casa eran el Monte Everest y su sala, el jardín de mis aventuras paleontológicas, la comida árabe me sabe a infancia. Entender esta cultura es más fácil si se parte de dos de sus pilares: la hospitalidad y la comunidad. Ya saben, no hay hospitalidad sin una letanía gastronómica y, sin embargo, los libaneses nos dicen hold my beer cuando hay que desvivirse por los invitados. “Visitas” para la comunidad es el sinónimo de “vacía tu alacena, compra todo el súper y cocina cuanto puedas”. ¿Quién es capaz de negarse a tal muestra de amor? Yo tampoco.De pequeña pensé que el hábito de súper alimentar a las visitas era propiedad de mis padrinos –a quienes llamaba tíos– y de sus hijos –a quienes llamo hermanos–. Cuando pisé algunos países de Medio Oriente y cuando la añoranza me llevó a restaurantes como Al Andalús o al Adonis, me di cuenta de que esa práctica es regla y que el mezze –variedad de aperitivos de la cocina árabe– define la hora de comer. El mezze es el resumen máximo de la cultura: al centro se estila poner hasta treinta platillos pequeños para la comunidad. Compartir lo que está dispuesto en la mesa es ley. Acá hay un platito con jocoque, el hummus está servido por allá. El kofte (carne picada y especiada) se pasa de mano a mano en una bandeja decorada con lechugas y rábano por si alguien quiere hacerse un taquito. Al extremo de la mesa alguien intenta pescar una bolita de kibbeh (carne molida especiada y frita) con el tenedor, y si no lo logra no importa: al centro gravita un refractario con kibbeh charola. Todos nos servimos tabbouleh (abajo la receta) o fattoush (ensalada verde con trozos de pan) y un par hojas de parra para ponerle verde al plato y para que la casualidad lo embarre con los restos del baba ganush (puré de berenjenas). Uno se podría perder en la bienvenida –de hecho, requiere mucha voluntad no hacerlo– pero, hay que esquivar esta trampa para primerizos. El plato fuerte, que casi siempre tiene que ver con cordero o alguna otra proteína cocinada en especias, aguarda. Habrá arroz o lentejas. Y sí o sí, hay que llegar al postre. Detengámonos un poco en este punto. Son pocas las culturas –como la francesa o la americana– fértiles en la elaboración de buenos postres. La árabe, influida por la cocina francesa y la del mediterráneo, hace maravillas con el dulce. Generalmente sus postres vienen en porciones pequeñas para que el acto de escoger no sea un problema. La reina es la miel, el azahar, la esencia de jazmín y los pistaches, como en una noche que huele a Sherezade. La pasta filo es el ángel que lo custodia todo. Los kanafeh (pastel de semolina con queso), los dedos de novia, los baklava (pastel con pasta de pistaches) completan el sueño. Como era de esperarse, mi hermano del alma heredó la sazón de mi madrina. Cuando lo visito, la tradición de sus ancestros continúa: saca todo su refri para atendernos. Su tabbouleh en especial tiene el poder de agasajar al más incrédulo. Mejor cuando se combina con un hummus recién hecho y lentejas como de relato bíblico. No los dejo con el antojo. Le pude sacar la receta y aquí la comparto. Aunque no les sepa a recuerdo, espero la disfruten con esa intensidad.Tabbouleh de Amir Balut (Kitchen Noob):4 jitomates bola, grandes1 cebolla blanca, grande3 manojos de perejil½ manojo de hierbabuena¾ de taza de trigo quebrado fino (bulgur)8 limones jugosos (yo le pongo dos limones menos, pero a Amir le gusta más cítrico)½ taza de aceite de oliva extra virgen1 ½ cucharadas de sal1 cucharada de pimientaEn una olla mediana pon suficiente agua y remoja el trigo bulgur durante 20 minutos hasta que se ablande. Luego, pica finamente todos los ingredientes. Aquí no hay atajos, todo debe quedar muy pequeño. Mezcla en un bowl lo suficientemente grande. Agrega la pimienta y la sal. Añade el jugo de limón y el aceite de oliva. Revuelve todo y rectifica sazón si requiere. Tapa con plástico y deja refrigerar durante media hora. ¡Disfruta!
El invierno llega y por fin podemos usar nuestros suéteres más cómodos y calientitos, comer los platillos de temporada y disfrutar de las cenas con amigos y familiares (aunque este año probablemente sean virtuales), pero además de todos estos pros, este cambio de estación trae consigo un ambiente más seco y frío, que hace que nuestra piel y cabello se reseque.Si por fin tienes un poquito de tiempo libre, pero un presupuesto limitado, no te preocupes, porque con esta mascarilla casera para el pelo, tendrás una melena envidiable y tan hidratada como si fuera verano.Mascarilla casera de jojoba y coco para el cabello resecoEl aceite de jojoba se extrae del fruto de una planta abundante y perenne que en climas duros y desérticos, y aun así, también produce una nuez con muchas propiedades curativas. Es esta nuez de la planta de jojoba la cual se puede convertir en aceite.El aceite de jojoba es lo suficientemente suave como para usarlo como aceite portador para mezclarlo con otros aceites esenciales, pero también puedes usarlo solo. Muchas personas usan aceite de jojoba como parte de su rutina de cuidado de la piel, pues existe mucha evidencia que respalda el uso de aceite de jojoba puro como remedio para el acné, la piel seca e innumerables otras afecciones de la piel.Para hacer esta mascarilla necesitarás sólo 1 cucharada de aceite de coco y 1 cucharadita de aceite de jojoba. Simplemente mezcla los aceites en un recipiente apto para microondas, luego calienta durante unos 30 segundos y estará listo para aplicar. Masajea el aceite en las puntas de tu cabello (pues es ahí donde el cabello generalmente está más dañado) y sube hasta las raíces. Puedes aplicar el tratamiento en el cabello seco o húmedo, pero quizá obtendrás mejores resultados al hacerlo en el cabello húmedo, después de secarlo con una toalla. Ponte un gorro de baño para cubrir el pelo y déjalo reposar al menos 30 minutos para permitir que los aceites hagan su magia. Luego lava tu pelo con champú, enjuaga los aceites y acondiciona como de costumbre. Puede usar esta mascarilla casera para el pelo reseco de 1 a 2 veces por semana.
Hasta mi casa se colaba el aroma de unos bollos cociéndose en el horno. Inexorablemente, mi olfato se encendía como radar náutico e identificaba el origen del estímulo tan placentero. El hilo de fragancia, además de pan, susurraba especias –zaatar, para ser precisos– lo suficientemente remojadas en aceite de oliva como para que la receta completa se dibujara en mi cabeza. En menos de cinco minutos ya estaba escalando la pequeña reja verde que dividía la terraza de mis papás de la de los vecinos. Había que llegar a tiempo a la repartición de los talami zaatar mientras estaban humeantes. Desconozco las causas, pero mi calle era el hogar de una pequeña comunidad árabe que me acercó a temprana edad a la gloria de la gastronomía de Medio Oriente. Mis padrinos –además de vecinos– eran libaneses y, como la mitad de mi infancia la pasé imaginando que las escaleras de su casa eran el Monte Everest y su sala, el jardín de mis aventuras paleontológicas, la comida árabe me sabe a infancia. Entender esta cultura es más fácil si se parte de dos de sus pilares: la hospitalidad y la comunidad. Ya saben, no hay hospitalidad sin una letanía gastronómica y, sin embargo, los libaneses nos dicen hold my beer cuando hay que desvivirse por los invitados. “Visitas” para la comunidad es el sinónimo de “vacía tu alacena, compra todo el súper y cocina cuanto puedas”. ¿Quién es capaz de negarse a tal muestra de amor? Yo tampoco.De pequeña pensé que el hábito de súper alimentar a las visitas era propiedad de mis padrinos –a quienes llamaba tíos– y de sus hijos –a quienes llamo hermanos–. Cuando pisé algunos países de Medio Oriente y cuando la añoranza me llevó a restaurantes como Al Andalús o al Adonis, me di cuenta de que esa práctica es regla y que el mezze –variedad de aperitivos de la cocina árabe– define la hora de comer. El mezze es el resumen máximo de la cultura: al centro se estila poner hasta treinta platillos pequeños para la comunidad. Compartir lo que está dispuesto en la mesa es ley. Acá hay un platito con jocoque, el hummus está servido por allá. El kofte (carne picada y especiada) se pasa de mano a mano en una bandeja decorada con lechugas y rábano por si alguien quiere hacerse un taquito. Al extremo de la mesa alguien intenta pescar una bolita de kibbeh (carne molida especiada y frita) con el tenedor, y si no lo logra no importa: al centro gravita un refractario con kibbeh charola. Todos nos servimos tabbouleh (abajo la receta) o fattoush (ensalada verde con trozos de pan) y un par hojas de parra para ponerle verde al plato y para que la casualidad lo embarre con los restos del baba ganush (puré de berenjenas). Uno se podría perder en la bienvenida –de hecho, requiere mucha voluntad no hacerlo– pero, hay que esquivar esta trampa para primerizos. El plato fuerte, que casi siempre tiene que ver con cordero o alguna otra proteína cocinada en especias, aguarda. Habrá arroz o lentejas. Y sí o sí, hay que llegar al postre. Detengámonos un poco en este punto. Son pocas las culturas –como la francesa o la americana– fértiles en la elaboración de buenos postres. La árabe, influida por la cocina francesa y la del mediterráneo, hace maravillas con el dulce. Generalmente sus postres vienen en porciones pequeñas para que el acto de escoger no sea un problema. La reina es la miel, el azahar, la esencia de jazmín y los pistaches, como en una noche que huele a Sherezade. La pasta filo es el ángel que lo custodia todo. Los kanafeh (pastel de semolina con queso), los dedos de novia, los baklava (pastel con pasta de pistaches) completan el sueño. Como era de esperarse, mi hermano del alma heredó la sazón de mi madrina. Cuando lo visito, la tradición de sus ancestros continúa: saca todo su refri para atendernos. Su tabbouleh en especial tiene el poder de agasajar al más incrédulo. Mejor cuando se combina con un hummus recién hecho y lentejas como de relato bíblico. No los dejo con el antojo. Le pude sacar la receta y aquí la comparto. Aunque no les sepa a recuerdo, espero la disfruten con esa intensidad.Tabbouleh de Amir Balut (Kitchen Noob):4 jitomates bola, grandes1 cebolla blanca, grande3 manojos de perejil½ manojo de hierbabuena¾ de taza de trigo quebrado fino (bulgur)8 limones jugosos (yo le pongo dos limones menos, pero a Amir le gusta más cítrico)½ taza de aceite de oliva extra virgen1 ½ cucharadas de sal1 cucharada de pimientaEn una olla mediana pon suficiente agua y remoja el trigo bulgur durante 20 minutos hasta que se ablande. Luego, pica finamente todos los ingredientes. Aquí no hay atajos, todo debe quedar muy pequeño. Mezcla en un bowl lo suficientemente grande. Agrega la pimienta y la sal. Añade el jugo de limón y el aceite de oliva. Revuelve todo y rectifica sazón si requiere. Tapa con plástico y deja refrigerar durante media hora. ¡Disfruta!
Tres rincones mexicanos con el encanto democrático de comer algo único, rico y a buen precio. Estas son las paradas obligadas para cualquier viajero que disfrute la comida urbana. Tortas del Wash Mobile, TijuanaTijuana es la tierra de los tacos de asada. Desde la Avenida Revolución hasta la carretera que va a Rosarito, encontrarás grandes taquerías. Sin embargo, lo que es taco también puede ser torta y el gran hallazgo de esta combinación ganadora lo tiene Juan Manuel Hernández, quien en 1964 instaló su taquería en el autolavado más concurrido de Tijuana. Un día preparó su porción de asada en una telera con mayonesa, jitomate, cebolla y aguacate, y al probarla descubrió que ese sería el giro de su negocio. Las míticas tortas Wash Mobile siguen en manos de sus hijos, quienes han expandido el negocio con nuevas sucursales, conservando el mismo sabor delicioso de la receta de su padre. Es un reto abordar la emblemática torta de Tijuana tanto por su tamaño como por el jugo que desborda.Dirección: Av. Jalisco 2424, Centro, 22040 Tijuana, B.CMariscos El Güero, Ensenada Sobre el Boulevard Costero de Ensenada encontrarás El Güero, una carreta de mariscos con un producto que desborda frescura. Tienen ceviches, cocteles, aguachiles, tostadas y conchas. Las tostadas son mis favoritas, hay de aguachile, camarón, ceviche de calamar e incluso unas especiales en las que la combinación de mariscos es a tu gusto. Su salsa de la casa le dará un toque picosito perfecto a tus mariscos. Encuéntralo en Mariscos El Guero Ensenada Dirección: Alvarado y Lázaro Cárdenas, Ensenada, Baja California 22870 Los burritos de Villa Ahumada, Chihuahua Los mejores burritos montados con queso asadero y guisado son los de Villa Ahumada. Se encuentran sobre la carretera Panamericana, muy cerca de Ciudad Juárez y a una hora y media de Chihuahua, con un servicio de 24 horas. Entre los guisados que puedes elegir para tus burritos están su res con papas y chile rojo o la versión en verde, de frijol, chicharrón de pella con chile verde, de chile chilaca relleno o de chile pasado. Si te gustan los burritos no probarás otros iguales a estos. Dirección: Carretera Panamericana (federal 45). Villa Ahumada, Chihuahua.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD