5 trucos para mejorar tus albóndigas
Tips y Consejos

5 trucos para mejorar tus albóndigas

Por Eloísa Carmona - Junio 2020
Las recetas con carne molida son súper prácticas, porque es una carne con la que puedes hacer rellenos, simplemente guisarla o albóndigas, las favoritas, y tener una comida deliciosa, rápida y completa.

Las albóndigas son bolitas de carne molida, también conocida como carne picada; por lo general se hacen con carne de res o de ternera, pero también las hay de pollo, de atún o hasta veganas, hechas con arroz, por ejemplo.

Solas, con relleno o condimentadas con perejil, las albóndigas son un gran platillo en los menús semanales, pero a veces incluso el platillo que puedes repetir mil veces necesita un aire nuevo, y en el caso de las albóndigas, un relleno, cambiar el tipo de carne o los sazonadores pueden hacer toda la diferencia.

Elige la carne correcta

Si bien puedes hacer albóndigas con cualquier carne molida, las carnes con más grasa como la carne de res, el cordero y el cerdo, te darán como resultado albóndigas más tiernas. Si usas carnes magras como pollo o pavo, no las cocines demasiado porque pueden ponerse duras. Para un gran sabor, usa una mezcla de diferentes tipos de carnes molidas.

Enfría los ingredientes

Para evitar que la grasa se derrita y la carne se deshaga, mantén la carne y los ingredientes lo más fríos posible. Haz la mezcla en un recipiente frío y, si agregas ingredientes precocinados como cebolla, déjalos enfriar por completo antes de agregarlos.

Añade humedad con un poco de huevo

La proteína en la carne hace que se encoja cuando se cocina y puede resultar en albóndigas duras. Añadir huevo y aglutinantes como pan molido mezcladas con leche ayudan a mantener las albóndigas tiernas y húmedas.

Forma las albóndigas con cuidado

Si las albóndigas se aprietan y compactan demasiado al formarlas, saldrán duras, gomosas y chiclosas. Para evitarlo, engrasa tus manos para que la mezcla no se te pegue y fórmalas suave y rápidamente. Si quieres hacerlo aún mejor, usa una pequeña cuchara para bolas de helado para hacer albóndigas de tamaño uniforme.

Haz una prueba de sazón

Antes de que te asustes, no tienes que probar la carne cruda. El truco está en cocinar una mini hamburguesita o albóndiga para rectificar si a la mezcla de carne molida le hace falta sal, pimienta, perejil, o tu toque especial.

Ya tienes todo para mejorar tus albóndigas, así que no dudes en implementar estos consejos, pero sobre todo, cuéntanos qué es lo que hace a tu receta de albóndigas extra especial.

Pon en práctica estos trucos con estas recetas:

Albóndigas rellenas de queso crema

Albóndigas picositas al chipotle

Albóndigas en salsa morita

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
A medida que los años pasan, muchas costumbres van quedando atrás o se mantienen, pero con un destello de modernidad. Tal como sucede con las personas que tienen gusto por cocinar, por la repostería o por la mixología, que ven una pequeña luz en el camino en cómo pueden optimizar el tiempo en la cocina e incluso perder el miedo a que un gran desastre ocurra.Y es que, quién no sueña con formas rápidas y fáciles de cocinar, con controlar mejor los tiempos de cocción y el plus de todo: texturas espectaculares. Así que, ahora es momento de afrontar que la cocina tiene un gran reto: conquistar a las nuevas generaciones, y eso se ha ido logrando gracias a los electrodomésticos fáciles de usar, llamativos, y hasta dignos de colocar en una foto para redes sociales.De hecho, en un informe publicado en 2019 por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) se reveló que "los millennials consumen alimentos en un restaurante o bar un 30 por ciento más a menudo que cualquier otra generación” y es que claro, seguramente no habían encontrado nada tan llamativo dentro de las paredes coloridas de una cocina, hasta que las marcas de electrodomésticos tocaron fibras sensibles como la nostalgia o los colores que enamoran hasta el más inexperto en temas de cocina.Estos son los 3 mejores aliados para cocinar más fácil y rápidoTomando esto en cuenta, entre algunas cosas que no pueden faltar en cocinas de toda casa, para cocinar fácil y rápido, podemos mencionar cosas más allá de licuadora o batidora. Por ejemplo, hoy en día, si alguien quiere lograr platillos como los del restaurante favorito, es posible gracias al término de cocción que puede tener un salmón, un pescado, pizzas e incluso el gratín de pastas, que da el potente Hamilton Beach® Horno de Mostrador con Convección y Rostizador, en el que puedes cocinar hasta dos pizzas de 30 cm, dos cacerolas de 23 x 33 cm, o dos moldes para tortas. Además, con este perderás el miedo a hornear, ya que su función de convección hornea más rápida y uniformemente que el horno tradicional. Pizza al pastor Pero, como lo hemos dicho antes, los electrodomésticos se han ido adaptando a las necesidades de los usuarios y formas de vida de cada hogar, y si en tu casa lo que más predomina son las cocciones libres de grasa sin dejar a un lado el sabor perfecto, entonces puedes optar por el Hamilton Beach® Deshidratador de alimentos que, gracias al flujo de aire continuo con el que trabaja, proporcionará un secado uniforme y eliminará la necesidad de girar las bandejas, en las que puedes secar frutas, verduras, carne seca y más. ¿Quién no sueña con preparar esos platanitos crujientes, pero más saludables?Chips de Kale Y, como sabemos que a medida que pasa el tiempo ya no es suficiente tener un electrodoméstico clásico que licúe todo, una opción que ha tomado relevancia son, sin duda, los procesadores de alimentos, como el Hamilton Beach® Stack & Snap™, que te permitirá rallar o rebanar de más de 3 formas, debido a que sus dos velocidades más el pulso te permiten conseguir las texturas adecuadas en tus platillos. Dip de tres chiles Así que, ahora que tienes ideas de cómo sacarle provecho a todos los electrodomésticos que están conquistando el mercado y te permiten cocinar fácil y rápido en el día a día, ¿qué otros platillos te gustaría preparar? Visita Liverpool y encuentra todo lo necesario para cocinar más fácil y rápido.
Desde que el virus COVID 19 llegó a México, las medidas de prevención no han cambiado: lavarse las manos constantemente y si no es posible, usar gel antibacterial con al menos 70% de alcohol.Con esto, el gel antibacterial, junto con las toallitas y los aerosoles desinfectantes comenzaron a escasear de las tiendas y los supermercados, por lo que muchas personas comenzaron a buscar la forma de hacerlos en versión casera, como con los cubrebocas.Ahora, con el fin de hacer accesible la forma más segura de cómo hacer gel antibacterial casero, el Instituto Mexicano del Seguro Social lanzó un video tutorial para elaborarlo de manera sencilla a través de sus redes sociales.Para hacerlo, necesitarás lo siguientes ingrdientes, que puedes conseguir en una droguería o farmacia:Tazón de vidrio de 1 litroRecipiente chico de vidrioColador de malla finaAgitador de globoCuchara1 vaso medidorFrasco de 100 ml para guardarlo¾ cucharadita de carbopol90 mililitros de alcohol etílico de 72 grados¼ de cucharadita de glicerina pura¼ de cucharadita de trietanolaminaPara hacerlo, en el recipiente chico de vidrio, cierne el carbopol con el colador para eliminar todos los grumos, ayúdate con la cuchara para pulverizarlo bien. Después pasa en carbopol al tazón de 1 litro y mézclalo ahí con el alcohol y agítalo fuertemente con el globo.Mientras remueves la mezcla suavemente con el globo, añade la cantidad indicada de glicerina, es importante que no dejes de mover, pero suavemente.Una vez que se haya disuelto por completo el carbopol, agrega la trietanolamina poco a poco, sin excederte y agitando suavemente con el globo, en este momento la mezcla tomará la consistencia de gel. Si sientes que el gel es demasiado espeso, puede añadir un poco más de alcohol para lograr la consistencia deseada.Listo, sólo tienes que pasar tu gel al frasco de 100 ml y ya estará perfecto para usarse. No olvides que a pesar de que el gel es un gran aliado para combatir el virus, el lavado de manos es primordial. Si tienes dudas sobre síntomas del coronavirus COVID19 o sobre las medidas de prevención, recuerda que puedes consultarlos aquí.
Desde que el virus COVID 19 llegó a México, las medidas de prevención no han cambiado: lavarse las manos constantemente y si no es posible, usar gel antibacterial con al menos 70% de alcohol.Con esto, el gel antibacterial, junto con las toallitas y los aerosoles desinfectantes comenzaron a escasear de las tiendas y los supermercados, por lo que muchas personas comenzaron a buscar la forma de hacerlos en versión casera, como con los cubrebocas.Ahora, con el fin de hacer accesible la forma más segura de cómo hacer gel antibacterial casero, el Instituto Mexicano del Seguro Social lanzó un video tutorial para elaborarlo de manera sencilla a través de sus redes sociales.Para hacerlo, necesitarás lo siguientes ingrdientes, que puedes conseguir en una droguería o farmacia:Tazón de vidrio de 1 litroRecipiente chico de vidrioColador de malla finaAgitador de globoCuchara1 vaso medidorFrasco de 100 ml para guardarlo¾ cucharadita de carbopol90 mililitros de alcohol etílico de 72 grados¼ de cucharadita de glicerina pura¼ de cucharadita de trietanolaminaPara hacerlo, en el recipiente chico de vidrio, cierne el carbopol con el colador para eliminar todos los grumos, ayúdate con la cuchara para pulverizarlo bien. Después pasa en carbopol al tazón de 1 litro y mézclalo ahí con el alcohol y agítalo fuertemente con el globo.Mientras remueves la mezcla suavemente con el globo, añade la cantidad indicada de glicerina, es importante que no dejes de mover, pero suavemente.Una vez que se haya disuelto por completo el carbopol, agrega la trietanolamina poco a poco, sin excederte y agitando suavemente con el globo, en este momento la mezcla tomará la consistencia de gel. Si sientes que el gel es demasiado espeso, puede añadir un poco más de alcohol para lograr la consistencia deseada.Listo, sólo tienes que pasar tu gel al frasco de 100 ml y ya estará perfecto para usarse. No olvides que a pesar de que el gel es un gran aliado para combatir el virus, el lavado de manos es primordial. Si tienes dudas sobre síntomas del coronavirus COVID19 o sobre las medidas de prevención, recuerda que puedes consultarlos aquí.
La esencia de la gastronomía árabe se resume en la combinación de diversas culturas y sabores como el de la cocina libanesa, con toques de comida mediterránea, sazonada con especias populares en Asia, tal como curry, azafrán, cúrcuma, canela, menta y ajo. Es por eso que nadie puede resistirse a estos 6 platillos de lo mejor de la gastronomía árabe. Kebabs Los kebabs son muy populares dentro de la gastronomía árabe y se tratan de un platillo típico de Turquía que se expandió y transformó por todo el mundo. Originalmente consiste en finos trozos de carne de cordero o ternera cocinado verticalmente. Van acompañados de pan de pita con verduras y un aderezo de yoghurt. Kibbe El kibbe, una especie de albóndiga árabe, es un plato tradicional de la comida libanesa. Estas bolitas ovaladas de carne molida con trigo pueden ir fritas o al horno y van rellenas de carne molida, piñones, nueces, cebollas y otros condimentos. Cuscús Otro platillo bastante conocido en la cocina árabe es el cuscús, el cual está hecho a base de sémola de trigo, mezclada con un estofado de carne roja o pollo, verduras y garbanzos. Baklava Para postres árabes, uno de los más conocidos es sin duda el baklava, un pastelito de origen turco, hecho con una pasta de pistaches o nueces trituradas, bañado en almíbar y relleno de avellanas, almendras o algunos frutos secos. Normalmente se acompaña de té árabe y una buena charla.Falafel El falafel árabe consiste en una croqueta de garbanzos o habas, mezclada con ajo, perejil, cilantro y un toque de cebollín. Puedes acompañarlo de un buen hummus o una salsa de yoghurt. El falafel es un platillo árabe muy fácil de encontrar en todo el mundo. Tabbule Si hablamos de platillos típicos árabes, es necesario mencionar el tabule, una ensalada clásica de verano. El tabbule lleva perejil finamente picado, trigo, aceite de oliva, tomate, así como lechuga y otras hierbas aromáticas; algunos le agregan jugo de limón como aderezo. ¿No se te antoja? ¿Has probado alguno de estos platos de la gastronomía árabe? Cuéntanos cuál es tu favorito.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD