6 formas sencillas de quitar el ardor de chile en las manos
Tips y Consejos

6 formas sencillas de quitar el ardor de chile en las manos

Por Eloísa Carmona - June 2020
Cocinar con chile es algo de todos los días si eres mexicano, porque no podemos concebir unos chilaquiles sin picante, pero a pesar de estar acostumbrados a usarlo y disfrutar de su sabor al comerlo, aún nos enchilamos y sentimos el ardor del chile en las manos al cocinarlo.

Descubre cómo cortar chile con este tip.

Esta sensación de ardor por el chile es causada principalmente por la capsaicina, un compuesto químico que se encuentra en la capita blanca y esponjosa que tiene dentro, llamada placenta, y cuando lo comemos o nuestra piel entra en contacto con ella, nuestro cerebro realmente piensa que la boca o la piel se está quemando.

Así que eso es lo que sucede cuando lo cortas para añadirlo a alguno de tus platillos y sientes que tus manos ya nunca volverán a estar normales, porque incluso después de lavarte las manos, el efecto del chile sigue ahí.

Haz tu propio chile en polvo con este paso a paso.

Cómo quitar el ardor de chile en las manos

La mejor prevención para evitar el ardor de chile en las manos es usar guantes, porque además de que evitan que los aceites de chile y la capsaicina entren en tus manos, también son una gran forma de evitar tocarte la cara o, peor aún, tallarte los ojos.

Aprende a pelar chiles poblanos aquí.

1. Alcohol

La primera forma de quitar el ardor de chile es frotar alcohol en tus manos para eliminar la capsaicina, que es un aceite. El aceite del chile y la capsaicina son más solubles en alcohol que en agua, e incluso puedes usar alcohol de alta resistencia como el vodka.
Luego puedes sumergir las manos en leche u otro producto lácteo. Si te enchilaste los ojos, solo usa agua o solución salina para enjuagarlos.

2. Aceite

El aceite vegetal o de oliva ayuda a disolver los aceites de chile picante. De hecho, algunas personas frotan sus manos con solo un toque de aceite antes de cortar el chile como prevención y así evitan que las manos les ardan.

3. Jabón para trastes

Muchos jabones para platos pueden disolver aceites y son más efectivos que el jabón de manos común, por lo que sólo tienes que lavarte bien las manos con jabón para trastes después de cortar chile.

4. Leche entera o yogurt

La teoría detrás de esto es que el chile también es más soluble en grasas y aceites que en agua. Remojar las manos en la leche o el yogur hasta que la sensación de ardor se detenga le funciona a muchos.

5. Solución con cloro diluida

Alton Brown, presentador de comida y chef, recomendó en uno de sus programas usar una solución de cinco partes de agua y una de cloro para poder quitar el chile de las manos y dejar de tener un par de armas mortales pegadas a tu cuerpo.

6. Pasta de bicarbonato de sodio

Haz una pasta espesa de bicarbonato de sodio y agua y aplícala directamente en las manos. Déjalo actuar hasta que se seque y luego enjuaga.

Ojalá que alguno de estos seis remedios caseros te ayude a quitar el ardor de chile en las manos y si tienes otro remedio más efectivo, no dudes en compartírnoslo.


Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Aquí una anécdota chocolatosa. Esa noche –la primera vez que noté que el chocolate despertaba toda clase de obsesiones– estaba en Caracas. Me encontraba supervisando la grabación de un comercial de treinta segundos que nos tomó dieciocho horas completar. A penas llegamos al hotel, mi compañera de habitación y yo aventamos las mochilas, arrojamos los tenis tan lejos como pudimos y nos abalanzamos sobre el servibar. En nuestras caras se reflejaron esos rayos dorados y brillantes que sólo los servibares y los cofres de pirata emanan cuando se abren. El pequeño refrigerador guardaba toda clase de productos: cada uno más seductor que el otro. Había champaña, frutos secos, cervezas, dulces tradicionales, sodas, botanas. “El paraíso”, dijo mi compañera de habitación cuando su mano se adentró para tomar algo en esta suerte de edén. Yo esperaba ver salir una botella de champaña; en cambio salieron unos cuadritos negros de 1x1. “¡Chocolates… de Venezuela!”. Lo dijo tan segura que le arrebaté un cuadrito. El primer mordisco me arrojó un “crack” escandaloso. En seguida noté su cremosidad: una textura mantequillosa que contrastaba con sus sabores terrosos y a frutas rojas. Mi amiga ya no hablaba. Estaba teniendo su momento con el chocolate y yo ya no existía más. ¿Qué tiene el chocolate que puede provocar esto?Puede que la historia de la obsesión por el chocolate empiece en Mesoamérica. El cacao era tan valuado que terminó siendo moneda. Al intercambiarse en forma de “almendras”, el riesgo de quedar en la ruina por antojo era improbable. Además de provocar una mala digestión –hay que fermentarlo y tostarlo antes de consumirlo–, se podía despertar la furia de los dioses: el chocolate era un ingrediente celosamente destinado a ellos y a los ricos.El cacao utilizado en la preparación de bebidas era el de menor tamaño. Moctezuma, el gran emperador azteca, echaba mano de su entramado socioeconómico para traerlo hasta la Gran Tenochtitlán desde la zona del soconusco y Tabasco. ¿Que cuál fue el “coctel de bienvenida” que ofreció a Hernán Cortés? Chocolate en una copa de oro. La bebida era ritual en bodas y ceremonias. Los nobles lo mezclaban con maíz y especias como vainilla para consumirlo. Había quién le ponía achiote. Había quién lo mezclaba con chile. Eso sí, debía servirse con mucha espuma para denotar su calidad. Durante la Conquista la cosa cambió. Alguien observó que en la química del chocolate había algo que despertaba los sentidos, que hacía reaccionar al cuerpo, que obsesionaba. Tal vez por eso Francisco Hernández, médico de Felipe II, lo recomendaba para disminuir la fiebre y aliviar los cólicos estomacales. Los franceses lo redujeron a pastillas con cualidades digestivas y estimulantes. En la Segunda Guerra Mundial llegó a ser parte de las raciones que los ejércitos mandaban a los soldados. Era algo así como mandarles endorfinas a granel. Y sí, puede que la causa detrás de la obsesión que provoca el chocolate sean sus sabores y olores (que tienen que ver con el lugar donde crece), con su juego fisicoquímico en forma de endorfinas o con todo lo anterior. Pero sobre todo con las endorfinas. Estos péptidos funcionan como neurotransmisores químicos que siempre llevan buenas noticias a nuestro sistema nervioso. Entre otras cosas alivian el dolor y provocan sensaciones de felicidad y tranquilidad. La parte estimulante le viene de su contenido de cafeína. Los ácidos grasos disminuyen el colesterol malo y aumentan el bueno en el organismo y en dosis certeras, previenen la hipertensión arterial. Además, posee más antioxidantes –flavonoides– que los afamados frutos secos, que el vino, que el té verde. En resumidas cuentas, chocolate en boca, corazón contento.Y ya que estamos en temporada, ¡qué mejor que regalar corazones felices este Día del Padre! Dale forma con estas recetas de chocolate que son las favoritas del equipo de Kiwilimón. Eso sí, hazlo como Moctezuma: utiliza chocolate amargo y en la medida de lo posible, el de mejor calidad para que la magia de este ingrediente que nos obsesiona tanto cobre vida.Delicioso pastel de chocolate sin harinaPastel de chocolate relleno de crema pasteleraTrufas de nutellaPastel de hotcake con betún de milky way
La exquisita comida tradicional de Jalisco deriva de la combinación de ingredientes prehispánicos con algunos traídos por los españoles en la época colonial, además, también está influenciada por la gran biodiversidad, el clima y su ubicación geográfica en la zona litoral del Pacífico. Degustar los alimentos de Jalisco es una experiencia inigualable y así te lo mostramos con 5 platillos típicos que tienes que conocer. Birria ¡Nada como una auténtica birria de Jalisco! Cabe mencionar que existen 125 estilos diferentes de birria dependiendo del municipio, pero generalmente se trata de un plato con carne de chivo troceada, adobada y tatemada en una salsa de jitomate hervida. Un buen plato de birria debe llevar de cajón su cebollita picada, limón, tortillitas calientes y una salsa de chile bravo. Torta ahogada El platillo típico de Guadalajara más reconocido en el país, es la clásica torta ahogada. Esta suculenta torta se distingue de las demás gracias a su pan suave y crujiente, el birote, que va relleno de carnitas estilo Jalisco y bañada con una salsa picosita de chile de Yahualica, originario de los Altos de Jalisco. ¿No se te antojó?Pacholas Otra de las joyas de la comida tradicional de Jalisco con las pacholas, unas deliciosas tortitas de milanesa de res con chorizo, hierbas de olor y especias molidas en un metate. ¿Será ése el secreto de su gran sabor o que van cocidas a la plancha? Si te decides a probarlas, no olvides acompañarlas con unos frijoles puercos. Pozole tapatío Si bien el pozole es un plato que puedes encontrar casi en cualquier parte de México, no hay sazón como el de Jalisco. El pozole jaliscience también se prepara con granos maíz cacahuazintle y carne de cerdo, pero lleva diferentes especias y destaca por un toque de chiles rojos. Capirotada Uno de los postres más emblemáticos de México es precisamente la capirotada, el postre típico de Jalisco que más se consume en Semana Santa gracias a que posee una connotación religiosa. El pan de la capirotada representa el cuerpo de Cristo, la miel su sangre, la canela simboliza la cruz y los clavos de olor, son los clavos de la cruz. Definitivamente la gastronomía de Jalisco está llena de sabor y cultura, por eso no te puedes perder ninguno de estos platillos típicos tapatíos, ¿cuál es tu favorito?
A medida que los años pasan, muchas costumbres van quedando atrás o se mantienen, pero con un destello de modernidad. Tal como sucede con las personas que tienen gusto por cocinar, por la repostería o por la mixología, que ven una pequeña luz en el camino en cómo pueden optimizar el tiempo en la cocina e incluso perder el miedo a que un gran desastre ocurra.Y es que, quién no sueña con formas rápidas y fáciles de cocinar, con controlar mejor los tiempos de cocción y el plus de todo: texturas espectaculares. Así que, ahora es momento de afrontar que la cocina tiene un gran reto: conquistar a las nuevas generaciones, y eso se ha ido logrando gracias a los electrodomésticos fáciles de usar, llamativos, y hasta dignos de colocar en una foto para redes sociales.De hecho, en un informe publicado en 2019 por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) se reveló que "los millennials consumen alimentos en un restaurante o bar un 30 por ciento más a menudo que cualquier otra generación” y es que claro, seguramente no habían encontrado nada tan llamativo dentro de las paredes coloridas de una cocina, hasta que las marcas de electrodomésticos tocaron fibras sensibles como la nostalgia o los colores que enamoran hasta el más inexperto en temas de cocina.Estos son los 3 mejores aliados para cocinar más fácil y rápidoTomando esto en cuenta, entre algunas cosas que no pueden faltar en cocinas de toda casa, para cocinar fácil y rápido, podemos mencionar cosas más allá de licuadora o batidora. Por ejemplo, hoy en día, si alguien quiere lograr platillos como los del restaurante favorito, es posible gracias al término de cocción que puede tener un salmón, un pescado, pizzas e incluso el gratín de pastas, que da el potente Hamilton Beach® Horno de Mostrador con Convección y Rostizador, en el que puedes cocinar hasta dos pizzas de 30 cm, dos cacerolas de 23 x 33 cm, o dos moldes para tortas. Además, con este perderás el miedo a hornear, ya que su función de convección hornea más rápida y uniformemente que el horno tradicional. Pizza al pastor Pero, como lo hemos dicho antes, los electrodomésticos se han ido adaptando a las necesidades de los usuarios y formas de vida de cada hogar, y si en tu casa lo que más predomina son las cocciones libres de grasa sin dejar a un lado el sabor perfecto, entonces puedes optar por el Hamilton Beach® Deshidratador de alimentos que, gracias al flujo de aire continuo con el que trabaja, proporcionará un secado uniforme y eliminará la necesidad de girar las bandejas, en las que puedes secar frutas, verduras, carne seca y más. ¿Quién no sueña con preparar esos platanitos crujientes, pero más saludables?Chips de Kale Y, como sabemos que a medida que pasa el tiempo ya no es suficiente tener un electrodoméstico clásico que licúe todo, una opción que ha tomado relevancia son, sin duda, los procesadores de alimentos, como el Hamilton Beach® Stack & Snap™, que te permitirá rallar o rebanar de más de 3 formas, debido a que sus dos velocidades más el pulso te permiten conseguir las texturas adecuadas en tus platillos. Dip de tres chiles Así que, ahora que tienes ideas de cómo sacarle provecho a todos los electrodomésticos que están conquistando el mercado y te permiten cocinar fácil y rápido en el día a día, ¿qué otros platillos te gustaría preparar? Visita Liverpool y encuentra todo lo necesario para cocinar más fácil y rápido.
Guatemala y México son países con muchas semejanzas, ya que además de compartir una frontera, tienen expresiones culturales y costumbres muy similares tal como la música, la Civilización Maya y por supuesto, la comida. Es por eso que te invitamos a conocer estos 5 platillos tradicionales de Guatemala parecidos a la comida mexicana. La gastronomía guatemalteca tiene sus orígenes en la cultura maya, de ahí que utilice ingredientes como el maíz, el chile y los fríjoles en muchos de sus platillos y por eso, muchas veces llegue a compararse con sus homónimos mexicanos, como lo verás a continuación. Chuchitos En Guatemala, existen varios tipos de tamales, entre los que destacan los chuchitos, unos tamales pequeños hechos de masa de maíz y rellenos de carne que se sirven con salsa de tomate y queso. En México podrían ser el equivalente a los tamales rojos. ¿Cuáles se te antojan más? Enchiladas guatemaltecas Otro de los platillos típicos de Guatemala, son sus ricas enchiladas, que consisten en unas tostadas de carne picada con queso, un toque de huevo, salsa y betabel, el cual les un vivo color característico. Totalmente diferentes a las enchiladas mexicanas, las enchiladas guatemaltecas más bien podrían compararse con las morelianas o unas tostadas de salpicón. Kaq’ik El Kaq’ik es un platillo tradicional de Guatemala propio de la región q'eqchi'. Se trata de un caldo con carne de “chunto”, mejor conocido como pavo; diferentes verduras, especias y mucho chile. Si se acompaña con arroz, lo podemos relacionar con un rico caldito de pollo, pero si se come solo, podría ser como un pozole mexicano, ¿no te parece? Pepián Una de las comidas tradicionales de Guatemala más antiguas es el pepián, un guiso proveniente de la fusión de las culturas española y maya. El pepián es un caldo especiado lleno de sabor que se acompaña con pollo, carne de res o cerdo y verduras. Se come con tortillas y es muy similar al mole de olla mexicano. Hilachas Las hilachas son un platillo tradicional de Guatemala cuyo ingrediente principal es la carne de res; ésta se cocina a fuego lento en salsa de tomate y se desmenuza. Además, va acompañada de papas, zanahorias, arroz y tortillas de maíz. Es un guisado muy parecido a lo que en México conocemos como ropa vieja. ¿Qué opinas de estos 5 platos tradicionales guatemaltecos? ¿Te atreves a probarlos o te quedas con las versiones mexicanas?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD