6 formas sencillas de quitar el ardor de chile en las manos
Tips y Consejos

6 formas sencillas de quitar el ardor de chile en las manos

Por Eloísa Carmona - Junio 2020
Cocinar con chile es algo de todos los días si eres mexicano, porque no podemos concebir unos chilaquiles sin picante, pero a pesar de estar acostumbrados a usarlo y disfrutar de su sabor al comerlo, aún nos enchilamos y sentimos el ardor del chile en las manos al cocinarlo.

Descubre cómo cortar chile con este tip.

Esta sensación de ardor por el chile es causada principalmente por la capsaicina, un compuesto químico que se encuentra en la capita blanca y esponjosa que tiene dentro, llamada placenta, y cuando lo comemos o nuestra piel entra en contacto con ella, nuestro cerebro realmente piensa que la boca o la piel se está quemando.

Así que eso es lo que sucede cuando lo cortas para añadirlo a alguno de tus platillos y sientes que tus manos ya nunca volverán a estar normales, porque incluso después de lavarte las manos, el efecto del chile sigue ahí.

Haz tu propio chile en polvo con este paso a paso.

Cómo quitar el ardor de chile en las manos

La mejor prevención para evitar el ardor de chile en las manos es usar guantes, porque además de que evitan que los aceites de chile y la capsaicina entren en tus manos, también son una gran forma de evitar tocarte la cara o, peor aún, tallarte los ojos.

Aprende a pelar chiles poblanos aquí.

1. Alcohol

La primera forma de quitar el ardor de chile es frotar alcohol en tus manos para eliminar la capsaicina, que es un aceite. El aceite del chile y la capsaicina son más solubles en alcohol que en agua, e incluso puedes usar alcohol de alta resistencia como el vodka.
Luego puedes sumergir las manos en leche u otro producto lácteo. Si te enchilaste los ojos, solo usa agua o solución salina para enjuagarlos.

2. Aceite

El aceite vegetal o de oliva ayuda a disolver los aceites de chile picante. De hecho, algunas personas frotan sus manos con solo un toque de aceite antes de cortar el chile como prevención y así evitan que las manos les ardan.

3. Jabón para trastes

Muchos jabones para platos pueden disolver aceites y son más efectivos que el jabón de manos común, por lo que sólo tienes que lavarte bien las manos con jabón para trastes después de cortar chile.

4. Leche entera o yogurt

La teoría detrás de esto es que el chile también es más soluble en grasas y aceites que en agua. Remojar las manos en la leche o el yogur hasta que la sensación de ardor se detenga le funciona a muchos.

5. Solución con cloro diluida

Alton Brown, presentador de comida y chef, recomendó en uno de sus programas usar una solución de cinco partes de agua y una de cloro para poder quitar el chile de las manos y dejar de tener un par de armas mortales pegadas a tu cuerpo.

6. Pasta de bicarbonato de sodio

Haz una pasta espesa de bicarbonato de sodio y agua y aplícala directamente en las manos. Déjalo actuar hasta que se seque y luego enjuaga.

Ojalá que alguno de estos seis remedios caseros te ayude a quitar el ardor de chile en las manos y si tienes otro remedio más efectivo, no dudes en compartírnoslo.


Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las roscas de reyes son un pan mexicano que se parte el 6 de enero para compartir en familia. Usualmente las roscas se decoran con costra de vainilla, higos, fruta cristalizada, ate y hasta hace poco, acitrón. Sin embargo, esto ya no es posible así que a continuación te explicamos por qué ya no podemos ponerle acitrón a las roscas de reyes. ¿Qué es el acitrón? Antes de poder explicarte acerca de esta prohibición, es necesario que conozcas qué es el acitrón y de dónde proviene. Este dulce mexicano se prepara con pulpa de biznaga, un tipo de cactus que crece en zonas áridas como Sonora y Chihuahua. La pulpa de biznaga se pela y se unta con un jarabe hasta alcanzar 70% de azúcar, se sustituye por el jugo de la planta y posteriormente se corta en pequeños pedazos para poder ser distribuida en el mercado. El problema es que las biznagas tardan entre 14 y 40 años en crecer, así que producirlas no es tan fácil como parece. ¿Por qué ya no podemos comer acitrón en las roscas de reyes? Debido a esta precisa razón, en 2005 la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (ahora SADER), clasificó a las biznagas como especie protegida, limitando así la explotación de estas plantas comestibles, aunque muchos las siguen cortando de manera ilegal. Es por eso que debemos evitar comprar roscas que contengan acitrón, lo cual no es nada complicado, ya que actualmente existen decenas de opciones diferentes para probar una rosca deliciosa y que no vulnere la existencia de otros seres vivos. Si no sabes dónde comprar tu rosca de reyes, AQUÍ te dejamos algunas opciones de roscas extraordinarias que no te puedes perder.
Un libro de cocina debería tener salpicaduras de fritanga, cucharazos de caldo de tomate, tiznes de harina. El que edita Zahara Gómez Lucini no invita a hacerlo. Al revés, dan ganas de poner el ejemplar en una vitrina, en un relicario.Antes de hojear ‘Recetario para la memoria’ no sabía que las recetas, así como las mantas y los pliegos petitorios, tienen la capacidad de llevar a cuestas una protesta. Apenas llegué a la primera receta comprendí de qué iba todo: “El bistec ranchero para Ernesto, 5 de enero de 2011”. La receta era sencilla, no tenía cantidades. En cambio, había un sinfín de silencios suspendidos entre los pasos de la preparación. Este es un libro de cocina tanto como lo es una caja negra con recuerdos acomodados minuciosamente. ¿Y qué conexión con el pasado más directa que la comida favorita de quien ya no está? Lo que está es la mesa puesta y están los platillos que ya no se comerán los desparecidos de El Fuerte, al norte de Sinaloa. Sus coautoras, las Rastreadoras del Fuerte, son las madres, las esposas, las abuelas, las hermanas que los recuerdan en cada receta y que con palas aún continúan buscándolos. En el libro hay poco más de 25 platillos. Hay fotos –magníficas– de los guisos con claroscuros y luces que enmarcan el humo en los platos. Hay preparaciones que se antojan. En realidad lo que conmueve hasta los huesos es lo que falta. No hay nostalgia más grande que las de unas gorditas sin frijoles, unos tacos sin salsa, un platillo caliente que aguarda ser comido por alguien que ya no está. Para la autora, en los gestos cotidianos se puede ser subversivo. “Desde tu fogón puedes rendir un homenaje”, cuenta Zahara. “Puedes crear una red que apoye. El espacio es la comida, el espacio en que la compartes permite hablarlo en familia. ¿Por qué hay desaparecidos? ¿Por qué pasa esto? Hacer memoria y de ahí accionar, hacer que cale y se muevan las cosas”.Hay algo muy íntimo en el ‘Recetario para la Memoria’. Las coautoras comparten con ingredientes una pequeña biografía sápida de su familiar desaparecido. El plato queda como rictus, como símbolo de aquellos –sus tesoros, como las Rastreadoras del Fuerte llaman a quien esperan descubrir en fosas clandestinas– que algún día estuvieron vivos y que anhelaron, como todos, un sabor hecho en casa. No hace falta gritar para que el dolor y el reclamo tengan voz en los asados que se tateman en el comal, en el borboteo de un guiso de larga cocción, en el crujir del aceite en un sartén. Pero el recuerdo aquí también es lucha. El derrotismo es muerte. “Ellas son mucho más que víctimas, son combatientes tremendas”, apunta Zahara.Por eso este libro es más de vida que muerte. Es homenaje, es un altar con aromas y moronas que quedan sobre el mantel. Es memoria que invita a la acción a través de un sofrito, de una fritura profunda. Hay que comprarlo porque, además de ser una obra fabulosa, el cincuenta porciento de las ganancias se va para las mujeres de los familiares desaparecidos. Hay que cocinar con él; ensuciarlo a cucharazos y descuidos de caldo de tomate: cocinar algo de sus recetas será como reunir a los desaparecidos en la cotidianidad, conectarlos a la energía esperanzadora de una mesa puesta.
Más allá de lo placentero que resultan los sabores de la comida, hay algunos alimentos que además te ayudan a mantenerte feliz, pues son nutritivos, ligeros, te ayudan a mantenerte activo todo el día y también a alejar la tristeza.A continuación, te mencionamos 7 ingredientes para mantenerte feliz y seguir la dieta de la felicidad todos los días.Chocolate oscuroLo que hace mágico al chocolate oscuro o amargo no sólo es su delicioso sabor, los antioxidantes del chocolate amargo pueden ser muy útiles para reducir los niveles de la hormona del estrés en el cuerpo, induciendo así una sensación de felicidad.Café Además de ser el combustible perfecto para las mañanas, el café, si se toma con moderación, puede tener una serie de beneficios para la salud además de mantenerte feliz, pues las investigaciones muestran que reduce el riesgo de depresión, tanto en hombres como en mujeres.BayasUna taza de bayas como las frambuesas, las zarzamoras, fresas o moras puede que no sea muy común en tu mesa, pero sí son el snack perfecto para la dieta de la felicidad. De acuerdo con las investigaciones, la antocianina en las bayas (un antioxidante) puede reducir la inflamación relacionada con la depresión.OstrasLas ostras tienen fama de aumentar la libido, pero también pueden ser beneficiosos para su bienestar emocional. Estos moluscos son una gran fuente de zinc y vitamina B12, los cuales mejoran el estado de ánimo y la memoria. Té verdeEl té verde es una de las bebidas más saludables del mundo, porque no sólo tiene beneficios para tu cuerpo, sino que también para tu salud mental. Las investigaciones realizadas sobre este ingrediente muestran que las personas que beben de tres a cinco tazas de té verde en un día probablemente tengan niveles de estrés más bajos en comparación con aquellas que no beben té verde con regularidad. Puedes incluir té verde de varias formas, por ejemplo, en tus smoothies o en tus bowls de fruta.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD