7 poderosas razones para usar limón en tu rutina de belleza
Tips y Consejos

7 poderosas razones para usar limón en tu rutina de belleza

Por Kiwilimón - Febrero 2015
¿Si aún no conoces los enormes beneficios del limón? Te contamos que solo tienes que abrir el refri o acercarte a la canasta de las frutas para tener al mejor aliado de tu rutina de belleza. Según un reciente artículo de El País, poner un limón en nuestra vida equivale a tener el mejor cosmético que hayamos podido imaginar. Esto se debe a que el jugo de limón es rico en flavonoides, aceites esenciales, minerales y vitamina C, entre otros compuestos. Esta alta concentración en vitamina C es lo que podría explicar alguno de sus muchos beneficios. 7 poderosas razones para usar limón en tu rutina de belleza de acuerdo con nuestras amigas de ActitudFem:

1. Blanquea las uñas

El limón tiene propiedades blanqueantes porque es un disolvente de sustancias tóxicas. Mejora y fortalece el color de las uñas que en ocasiones se ve alterado por el uso excesivo de esmaltes de mala calidad o por el tabaco.

2. Acaba con las manchas de la piel

De acuerdo con la dermatóloga española Cristina De Hoyos, la vitamina C es un antioxidante efectivo en el tratamiento de la hiperpigmentación (manchas solares y melasma), el fotoenvejecimiento (producido por el sol) y tiene cierta capacidad para activar la producción de colágeno. Aunque los efectos de aplicar el jugo de limón sobre la piel no son muy conocidos, son múltiples los cosméticos y fórmulas magistrales que lo emplean.

3. Reduce la grasa del cabello

El limón es un cítrico natural y, como tal, es rico en vitaminas de los grupos B, C y A. Estos hidroxiácidos nutren el cabello y limpian el exceso de grasa. Como apunta el Dr. Víctor Salagaray, especialista en tratamientos capilares, para que el uso del limón sea eficaz, es imprescindible “que el pelo sea claro natural, especialmente rubio, y que tenga cierta grasa. En este caso, el limón produce una quemadura ácida, similar a la de los exfoliantes químicos, que deja el pelo más limpio y brillante. No llega a aclarar el pelo pero sí se nota visualmente el efecto de limpieza que ejerce sobre él". Al ser un componente natural no tiene efectos secundarios pero tampoco es recomendable usarlo indiscriminadamente, agrega. Lo aconsejable es aplicarlo una o dos veces por semana como tratamiento de choque y, después, será suficiente con hacerlo una vez al mes. Eso sí, no tiene ningún efecto en cabellos canosos, teñidos u oscuros.

4. Combate el acné

El ácido ascórbico es útil en el tratamiento del acné ya que reduce la oxidación del sebo, dificultando la formación de puntos negros. Además tiene cierto efecto antimicrobiano, disminuyendo la cantidad de P. acnes, la bacteria implicada en la producción de los granitos.

5. Exfolia tu piel

Una fórmula exfoliante muy recomendada esta hecha con jugo de limón, sal y aceite de oliva. Según la dermatóloga consultada, “el jugo de limón contribuye a proporcionar un efecto antioxidante y a disminuir la presencia de puntos negros. La sal, debido a su textura granular, actúa como peeling mecánico, provocando la exfoliación de las capas superficiales de la piel (por tanto, no es recomendable en pieles sensibles o reactivas). Por último, el aceite de oliva aporta grasas a la superficie cutánea (no está indicado en personas con pieles con tendencia al acne).”

6. Sirve como desodorante

Si te has quedado sin desodorante, puedes utilizar un limón o su jugo directamente sobre la piel. “El principal motivo por el que al transpirar se produce olor es por la oxidación del sebo secretado por las glándulas ecrinas. El efecto antioxidante de la vitamina C puede impedir este paso y evitar el mal olor”, señala la Dra. De Hoyos.

7. Cura los labios

Gracias a su efecto antiinflamatorio, aplicar el limón sobre los labios irritados puede mejorar los síntomas. Pero, cuidado, otros ácidos presentes en la fruta pueden aumentar la inflamación y el escozor. Además de ser un excelente aliado de belleza, el limón te ayuda a ahorrar en costosos tratamientos y cosméticos. Ver nota original aquí. Otros temas recomendados de ActitudFem:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
A lo largo de nuestra vida hemos escuchado muchos mitos alrededor de la necesidad de bajar de peso. Una de las teorías que de un tiempo para acá ha cobrado importancia es sobre que el alcohol engorda pero, ¿qué pensarías si te decimos que esto no es un mito, sino verdad? Aquí te va una verdad que puede doler: las bebidas alcohólicas no sólo están saboteando tu dieta, además te están haciendo engordar y todo esto tiene una explicación que nos lleva directo al alcohol que contienen, pues este interrumpe la oxidación de las grasas e hidratos de carbono y, en lugar de quemarlos, los almacenemos. Además, el alcohol contiene etanol, una sustancia nociva para el sistema nervioso central si se consume en grandes cantidades, la cual afecta el funcionamiento del hígado. Por ejemplo, cada gramo de etanol aporta 7 Kcal y las bebidas además pueden contener azúcares y otras fuentes de calorías que también impactan en el organismo. Así que si estás buscando bajar de peso, considera moderar y, de ser posible, evitar el consumo de alcohol, porque además de las calorías vacías que te aporta, solemos tener malos hábitos alimenticios cuando consumimos este tipo de bebidas y eso es una bomba para nuestro cuerpo.Y si toda esta información no te ha bastado para dejar el alcohol, aquí te dejamos datos que te harán pensar dos veces antes de tomarte esa copita:● Una cerveza regular tiene aproximadamente 150 calorías por un vaso de 355 ml.● Una cerveza light, aproximadamente 100 calorías por un vaso de 355 ml.● El vino contiene aproximadamente 100 calorías por una copa de 145 ml.● El alcohol destilado (ginebra, ron, vodka, whiskey), aproximadamente 100 calorías por 45 ml.● Un martini tiene aproximadamente 140 calorías por una copa de 65 ml.● Una piña colada, aproximadamente 500 calorías en 205 ml.Y a algunas de esas bebidas hay que sumarle las calorías de las sustancias con las que se mezclan, como jugos, refrescos, jarabes.Por último, recuerda que la mejor manera de controlar las calorías es limitar la cantidad de alcohol que tomas. Antes de salir, establece un límite y apégate a él. Es válido rechazar una bebida que no quieres o negarse a que te sirvan una segunda copa de vino, todo está en tus decisiones y en la conciencia de ellas.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD