7 poderosas razones para usar limón en tu rutina de belleza
Tips y Consejos

7 poderosas razones para usar limón en tu rutina de belleza

Por Kiwilimón - Febrero 2015
¿Si aún no conoces los enormes beneficios del limón? Te contamos que solo tienes que abrir el refri o acercarte a la canasta de las frutas para tener al mejor aliado de tu rutina de belleza. Según un reciente artículo de El País, poner un limón en nuestra vida equivale a tener el mejor cosmético que hayamos podido imaginar. Esto se debe a que el jugo de limón es rico en flavonoides, aceites esenciales, minerales y vitamina C, entre otros compuestos. Esta alta concentración en vitamina C es lo que podría explicar alguno de sus muchos beneficios. 7 poderosas razones para usar limón en tu rutina de belleza de acuerdo con nuestras amigas de ActitudFem:

1. Blanquea las uñas

El limón tiene propiedades blanqueantes porque es un disolvente de sustancias tóxicas. Mejora y fortalece el color de las uñas que en ocasiones se ve alterado por el uso excesivo de esmaltes de mala calidad o por el tabaco.

2. Acaba con las manchas de la piel

De acuerdo con la dermatóloga española Cristina De Hoyos, la vitamina C es un antioxidante efectivo en el tratamiento de la hiperpigmentación (manchas solares y melasma), el fotoenvejecimiento (producido por el sol) y tiene cierta capacidad para activar la producción de colágeno. Aunque los efectos de aplicar el jugo de limón sobre la piel no son muy conocidos, son múltiples los cosméticos y fórmulas magistrales que lo emplean.

3. Reduce la grasa del cabello

El limón es un cítrico natural y, como tal, es rico en vitaminas de los grupos B, C y A. Estos hidroxiácidos nutren el cabello y limpian el exceso de grasa. Como apunta el Dr. Víctor Salagaray, especialista en tratamientos capilares, para que el uso del limón sea eficaz, es imprescindible “que el pelo sea claro natural, especialmente rubio, y que tenga cierta grasa. En este caso, el limón produce una quemadura ácida, similar a la de los exfoliantes químicos, que deja el pelo más limpio y brillante. No llega a aclarar el pelo pero sí se nota visualmente el efecto de limpieza que ejerce sobre él". Al ser un componente natural no tiene efectos secundarios pero tampoco es recomendable usarlo indiscriminadamente, agrega. Lo aconsejable es aplicarlo una o dos veces por semana como tratamiento de choque y, después, será suficiente con hacerlo una vez al mes. Eso sí, no tiene ningún efecto en cabellos canosos, teñidos u oscuros.

4. Combate el acné

El ácido ascórbico es útil en el tratamiento del acné ya que reduce la oxidación del sebo, dificultando la formación de puntos negros. Además tiene cierto efecto antimicrobiano, disminuyendo la cantidad de P. acnes, la bacteria implicada en la producción de los granitos.

5. Exfolia tu piel

Una fórmula exfoliante muy recomendada esta hecha con jugo de limón, sal y aceite de oliva. Según la dermatóloga consultada, “el jugo de limón contribuye a proporcionar un efecto antioxidante y a disminuir la presencia de puntos negros. La sal, debido a su textura granular, actúa como peeling mecánico, provocando la exfoliación de las capas superficiales de la piel (por tanto, no es recomendable en pieles sensibles o reactivas). Por último, el aceite de oliva aporta grasas a la superficie cutánea (no está indicado en personas con pieles con tendencia al acne).”

6. Sirve como desodorante

Si te has quedado sin desodorante, puedes utilizar un limón o su jugo directamente sobre la piel. “El principal motivo por el que al transpirar se produce olor es por la oxidación del sebo secretado por las glándulas ecrinas. El efecto antioxidante de la vitamina C puede impedir este paso y evitar el mal olor”, señala la Dra. De Hoyos.

7. Cura los labios

Gracias a su efecto antiinflamatorio, aplicar el limón sobre los labios irritados puede mejorar los síntomas. Pero, cuidado, otros ácidos presentes en la fruta pueden aumentar la inflamación y el escozor. Además de ser un excelente aliado de belleza, el limón te ayuda a ahorrar en costosos tratamientos y cosméticos. Ver nota original aquí. Otros temas recomendados de ActitudFem:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cuando era chiquita habitaba en mí una fantasía. No es que me haya surgido de la nada. En el dos había una telenovela, La pícara soñadora, en la que la protagonista vivía dentro de una tienda departamental. Durante años me sobaba la cabeza la idea de pernoctar en un lugar en el que todo oliera a nuevo; un espacio en el que todos mis antojos estuvieran a mi disposición y en el que yo tuviera la posibilidad de estrenar a cada momento.Si por alguna razón mi fantasía se hiciera realidad en la actualidad, en el súper, iría directo al pasillo de verduras, al pasillo donde habita lo fresco y al de vinos. Porque aunque no sea la primera opción que se venga a la mente cuando pensamos en vinos, en ese frío espacio es posible encontrar etiquetas que encarnan lo bueno, lo bonito, lo barato.Ya sea que nos quedemos a vivir en una tienda –guiño, guiño– o simplemente queramos comprar vinos junto a la lista de la despensa, le pregunté a varios expertos cuáles eran sus recomendaciones. Esto fue lo que me dijeron. Para la periodista gastronómica Mariana Camacho, el denominado vinho verde –que en realidad es un vino blanco– de la bodega Casal García es una excelente opción cuando se busca maridar la primavera. Otros de su lista del súper son Flor de Vetus o María 1926, ambos de la uva tempranillo. Para el experto en vinos españoles Raúl Juárez, en su lista del súper no falta Protos, un Terras Gaudas blanco de la región de Rías Baixas, Ochoa Crianza Tempranillo y Marqués de Riscal de la Rioja. La sommelier de Bornos Bodegas y best sommelier del Concurso Nacional de Sommelier Jr de la ASI  2016 - 2019, Astrid Pérez Aguilar, recomienda el Rutini Malbec o la mezcla de cabernet sauvignon y malbec, de la misma bodega. “La verdad le tengo amor al país y a la bodega. Me parece que es una gran relación calidad precio”. En cuanto a espumosos, Astrid afirma que Kirkland Rosé cumple para saciar el antojo de burbujas sin tener que echar la casa por la ventana. De mexicanos, a ella le gusta el Monte Xanic Sauvignon Blanc, pues tiene “mucha elegancia y frescura”. Para el Head Sommelier de Acento Culinaria Pablo Mata, no hay pierde con Teziano Cabernet Sauvignon de la bodega de Valle de Guadalupe, Norte 32. Recomienda también la etiqueta argentina Catena Zapata Malbec High Mountains y, directo de la borgoña, un Bouchard Aîné & Fils Heritage Du Conseiller. “Son tres vinos de diferentes precios que por supuesto me compraría”.Raquel del Castillo, sommelier y editora gastronómica de Menú en el Universal, se inclina por un malbec de corte moderno como el Elsa Bianchi, el rosé de tempranillo de la bodega riojana Cune, o el Fonte Vinho Verde de Portugal. “Es de esos vinos ricos para platicar y pasar una tarde en el jardín. En nariz es frutal, con manzana verde, de cítricos recién cortados y mineralidad. En boca es de paso ligero y muy fresco. Le va bien a un ceviche, tataki de atún y pollo asado con sal y pimienta”.A mí personalmente me gusta Laus Chardonnay de la región del Somontano porque es súper fácil de beber, sobre todo si hay música de terraza, o bien, Flores de Callejo de Ribera del Duero si hay una tablita de carnes frías al centro. De mexicanos, el nebbiolo de L.A Cetto es garantía sin pretensiones para armonizar un plato de pasta bañada en salsa pomodoro.Expertos, novatos y aficionados, todos encontramos en el supermercado vinos con las tres B y que no estorban en el carrito, junto al kilo de jitomate saladet.¿Cuáles son los tuyos?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD