8 consejos para mantener a tu corazón sano
Tips y Consejos

8 consejos para mantener a tu corazón sano

Por Kiwilimón - Enero 2015
Las cifras no dejan lugar a dudas.  La Organización Mundial de la Salud reporta que 17.3 millones de personas murieron en 2008 a causa de las enfermedades cardiovasculares (ECV), lo que representa un 30 por ciento del total de muertes registradas en todo el planeta.  Si no hacemos nada para evitarlo, se calcula que para el 2030 morirán alrededor de 23.3 millones de personas debido a EVC, que seguirá siendo la causa principal de muerte a nivel global. Quedarte cruzado(a) de brazos es imperdonable si tienes en cuenta que el 80 por ciento de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir. Basta con que pongas en práctica una serie de hábitos saludables para proteger la salud de tu corazón y la de todos los miembros de tu familia. Mantén tu corazón sano con estos 8 consejos: 1. Deja de fumar y evita el humo de segunda mano. Si hasta ahora no habías encontrado una buena razón para dejar este hábito tan nocivo, ¡ya la tienes! El tabaco es uno de los factores de riesgo principales de la enfermedad cardíaca. Si dejas de fumar, o estimulas a familiares, amigos y compañeros de trabajo o escuela a que lo hagan, evitarás además el riesgo de desarrollar cáncer del pulmón y/o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y librarás a los que viven a tu alrededor del humo de segunda mano, que es tan dañino. Y en pocos años el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca se reducirá al mismo nivel que el de los que no fuman. 2. Ponte en movimiento. Un estilo de vida sedentario perjudica a todo el organismo y especialmente al corazón, así que si te gusta algún deporte, no esperes más para practicarlo. Ocomienza a incorporar algún tipo de actividad física en tu vida diaria. Una caminata de 20 minutos al día es un excelente comienzo que te proporciona los mismos beneficios que 75 minutos a la semana de ejercicio más vigoroso (nadar, trotar o montar bicicleta).  Tú decides. Además de un corazón contento, reducirás el estrés, dormirás mejor y mejorarás tu expectativa de vida.. 3. Mejora tu alimentación.  Si estás a cargo de la compra de víveres y de la preparación de los alimentos, aprovecha la oportunidad para ir cambiando poco a poco los gustos y hábitos alimenticios en tu hogar. Evita el consumo de alimentos procesados, fritos y con exceso de azúcar. Es mejor que procures seleccionar: frutas y vegetales frescos, granos integrales, productos lácteos bajos en grasa, así como pescado y carnes magras. Cuando estos alimentos son la base de los menús de tu hogar, ayudas a todos a controlar el peso, la presión arterial, el nivel de azúcar en sangre y el colesterol.  La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) sugiere consumir por lo menos de 4 a 5 tazas de frutas y vegetales al día; pescado al menos 2 veces a la semana; granos integrales altos en fibra (como la avena o el arroz por ejemplo) diariamente. Y en cuanto a la sal, reducirla al mínimo (menos de 1,500 mg al día o el equivalente a media cucharadita). 4. Controla tu peso. El sobrepeso hace que tu corazón tenga que trabajar de más, por lo que debes hacer un esfuerzo por eliminar los kilos o libras que te sobren. Si modificas tu dieta y haces más ejercicio, ese sobrepeso irá desapareciendo poco a poco. Ten presente que demasiada grasa, especialmente si se acumula en el área del abdomen, aumenta tu riesgo de desarrollar presión alta, colesterol elevado y diabetes, todos ellos factores de riesgo para el síndrome metabólico y la enfermedad cardíaca. Dale un descanso a tu corazón reduciendo el sobrepeso, ¡no flaquees! 5. Cuidado con el colesterol.  A pesar de su mala reputación, necesitamos el colesterol para mantener nuestra salud (es un componente importante de las células, es importante para la producción de varias hormonas, para la producción de la bilis y de la vitamina D, entre otras funciones), pero debemos buscar un equilibrio entre el llamado colesterol malo (lipoproteína de baja densidad o LDL) que en cantidades excesivas obstruye (tapa) las arterias y perjudica al corazón y el colesterol bueno (lipoproteína de alta densidad o HDL) que ayuda a quitar el colesterol malo de las arterias y protege tu salud cardiovascular.  Para lograr este equilibrio, haz ejercicio, limita las grasas saturadas de tu dieta, reduce el consumo de carne roja, los productos lácteos altos en grasa y todas las grasas trans. Una prueba de sangre le dirá a tu médico cómo está tu colesterol: idealmente tus niveles totales deben estar por debajo de los 200 mg/dl. 6. Vigila tu presión arterial. Uno de cada tres adultos (en los Estados Unidos) tiene presión alta y sin embargo, uno de cada cinco ignora que la tiene porque la hipertensión frecuentemente no da síntomas hasta que es demasiado tarde. No esperes a enterarte cuando se desarrollan complicaciones (un ataque al corazón, un accidente cerebrovascular). Una presión arterial saludable debe estar por debajo de los 130/90 mm Hg. 7. Controla la glucosa (azúcar) en la sangre. La diabetes puede llegar a cuadruplicar tu riesgo de un ataque cardíaco o de accidente cerebrovascular, por lo que debes, en lo posible, tratar de evitar desarrollar diabetes tipo 2, y si ya la padeces, en mantener tu glucosa en la sangre bajo control. De nuevo, la dieta, un peso saludable y el ejercicio son vitales en esta tarea. 8. No te olvides de procurar combatir el estrés. Atender las responsabilidades es una cosa y olvidarse de uno es otra. Dedica algún tiempo del día a desconectarte de todo y a dedicarlo a algo que te apasione y te relaje. Un pasatiempo, clases de yoga, o tocar un instrumento son algunos ejemplos de formas efectivas de contrarrestar el efecto negativo del estrés en tu vida y tu salud. El corazón es el motor de tu organismo y para que pueda seguir impulsándolo adecuadamente tienes que echarle una mano. Como te habrás dado cuenta, todo se interrelaciona. Si cambias tu alimentación, eliminas toxinas y estrés y haces más ejercicio, automáticamente mejora tu presión arterial, tu control de la glucosa, tu peso y tu salud cardiovascular.  Comienza a cuidar a tu corazón (y el de tus seres queridos) hoy mismo, un paso a la vez, ¡y no te detengas!  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El chocolate caliente siempre es una excelente opción para el desayuno, como merienda o para la hora de la cena, ya que puedes acompañar esta rica bebida con pan, churros, pan dulce o cualquier otro platillo. Sin embargo, esta bebida caliente no solo es deliciosa, también tiene muchos beneficios para la salud. Aquí te decimos todo lo que tienes que saber sobre el chocolate caliente y por qué es una fantástica opción incluirlo en tu dieta. Cabe mencionar que el cacao, el ingrediente fundamental en la producción de chocolate, se originó en México, para luego llegar a todos los rincones del mundo. En la antigüedad, el cacao era tan valioso que se utilizaba como moneda de cambio, pero también para tratar diversas enfermedades. La Procuraduría Federal del Consumidor señala que los olmecas fueron los primeros en cultivar el cacao y usarlo para preparar una bebida que únicamente se consumía en ceremonias, pues se consideraba como un alimento digno de los dioses.Los beneficios de tomar chocolate calienteAunque parezca difícil de creer, el chocolate caliente tiene propiedades benéficas para la salud, las cuales van desde la depresión, el corazón y hasta el cerebro. Aquí te explicamos más sobre las propiedades de esta bebida preparada con cacao.También puedes leer: Bebidas prehispánicas: delicias de maíz y cacaoCacao: Vitaminas y mineralesEl cacao es rico en diversas vitaminas, minerales y nutrientes, los cuales son esenciales para mantener una buena salud:CalcioFibraFósforoHierroMagnesioPotasioVitamina AVitamina BVitamina B2Ya lo sabes, los productos hechos a partir de cacao son una excelente opción para cualquier hora del día, gracias a todos los beneficios que tiene para la salud. Por otro lado, cabe mencionar que no todos los chocolates calientes tendrán estos efectos sobre el cuerpo, ya que deben contener al menos 72% de cacao y no mucha azúcar.Los beneficios de consumir cacaoDe acuerdo con un estudio publicado en 2009, el cacao es rico en polifenoles, un tipo de antioxidantes que ayuda a mejorar los niveles de colesterol, así como a disminuir los niveles de inflamación y la presión arterial. Por si fuera poco, otro estudio indica que la cocoa y el cacao también son ideales para reducir las probabilidades de sufrir un ataque el corazón y cáncer. A continuación te contamos más.Chocolate caliente contra la depresiónEs difícil de creer, pero el cacao mejora los síntomas de la depresión gracias a que el cacao contiene flavanoles, a que ayuda a la generación de serotonina o por contenido de cafeína. Por si fuera poco, un estudio científico publicado en 2004 explica que hay una relación entre el consumo de chocolate y una disminución en el estrés.También puedes leer: 10 recetas de chocolate caliente para el otoñoCocoa para el corazónDebido a su alto contenido de flavanoles y otras sustancias, el chocolate caliente es ideal para bajar los niveles de presión arterial y reducir el riesgo de padecer un ataque al corazón. Por otro lado, el cacao también reduce los niveles de colesterol en la sangre. Ya lo sabes, consumir productos elaborados con cacao es ideal para cuidar tu corazón, sin embargo, es importante que consumas chocolate oscuro y con poca azúcar, pues de lo contrario, no aprovecharás sus muchos beneficios.¿El chocolate caliente es bueno para el cerebro?Además de mejorar tu estado de ánimo y proteger tu corazón, el cacao y el chocolate caliente son excelentes opciones si quieres fortalecer tu cerebro, ya que es un alimento rico en polifenoles, una sustancia química que mejora la función cerebral. Y aunque aún se necesitan más estudios para confirmar el efecto del chocolate sobre diversas enfermedades, todo parece indicar que es un gran aliado para prevenir enfermedades como Parkinson y Alzheimer.También puedes leer: Tipos de chocolate, origen y procesoEl cacao podría prevenir el cáncerComo mencionamos anteriormente, los flavanoles están presentes en el cacao, ¿pero por qué esta sustancia es tan relevante? Porque se le asocia con propiedades para prevenir el cáncer, además, este alimento también es rico en antioxidantes, lo que lo hace ideal para combatir los efectos de los radicales libres.Chocolate para fortalecer tu sistema inmuneGracias a que el cacao es rico en hierro, zinc y selenio, se convierte en un ingrediente esencial para fortalecer tu sistema inmune de manera natural.
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
El Alzheimer es una enfermedad que afecta a un número importante de personas a nivel mundial. Este padecimiento es el tipo de demencia más común, el cual le impide a las personas llevar a cabo sus actividades diarias. Debido a la gravedad de esta enfermedad, científicos de todo el mundo han dedicado sus esfuerzos a encontrar maneras de prevenir el Alzheimer. Aunque actualmente no hay una cura para este tipo de demencia, se ha descubierto que diversos alimentos ayudan a prevenir esta enfermedad. El estudio más reciente se relaciona con el café, pues un grupo de científicos australianos descubrió que tomar café podría ayudar a disminuir las probabilidades de padecer Alzheimer. A continuación te contamos todo lo que debes saber sobre este relevante descubrimiento. También puedes leer: 8 beneficios de beber café todos los días¿Qué es el Alzheimer?El Alzheimer es un tipo de demencia que evoluciona poco a poco. Este padecimiento afecta la memoria, el lenguaje y el pensamiento de las personas. Por ejemplo, las personas comienzan a olvidar todo tipo de cosas, detalles y personas. A medida que la enfermedad avanza, los pacientes presentan dificultades para hablar, leer, escribir y para reconocer a sus familiares, lo que los lleva a requerir atención de tiempo completo. Cabe mencionar que el Alzheimer suele presentarse en personas mayores de 60 años.¿Tomar café previene la aparición del Alzheimer?De acuerdo con un estudio publicado por una universidad australiana, tomar café es una excelente opción prevenir la aparición del Alzheimer, una enfermedad que evita que las personas lleven una vida normal debido a la pérdida de memoria. Un grupo de especialista de la Universidad Edith Cowan (ECU) lanzaron una investigación para determinar si el consumo de café tenía un impacto en el declive mental de 200 australianos a lo largo de 10 años. En un boletín de prensa publicado por la universidad, la Dra. Samantha Gardener, la investigadora principal, señaló que el estudio demostró un vínculo entre el café y marcadores importante que se relacionan con el Alzheimer. También puedes leer: Razones por las que el café es el mejor para antes de entrenarLa experta dijo que “los participantes sin problemas de memoria y con un consumo elevado de cafeína tenían menores probabilidades de presentar un deterioro cognitivo leve, el cual suele evolucionar a Alzheimer, o desarrollar Alzheimer durante el estudio”. Según el nuevo estudio, tomar más café “dio resultados positivos en relación con ciertos dominios de la función cognitiva, específicamente en la función de ejecución, la cual incluye la planeación, el control y la atención”. Por otro lado, consumir más café también se asocia con un retraso en la acumulación de una proteína en el cerebro, la cual es un factor clave en el desarrollo del Alzheimer. Y aunque esta no es una cura para la enfermedad, tomar café podría convertirse en una herramienta para prevenir o retrasar la aparición de este padecimiento.¿Cuántas tazas de café debes tomar al día?Los científicos indican que, si tomas una taza de café al día, lo mejor sería incrementar tu consumo a 2 tazas de café al día, aunque aún faltan más estudios para determinar cuál es la cantidad más recomendable. La Dra. Gardener dijo que los expertos necesitan “evaluar si algún día, el consumo de café podría recomendarse como un factor del estilo de vida enfocado a retrasar la aparición del Alzheimer”. También puedes leer: Feral café, café salvaje en la ciudad
Llegó la temporada de otoño y con ella también arrancan las festividades de cierre del año en Norteamérica, empezando por el Día de Acción de Gracias o Thanksgiving Day.Esta celebración es una variante de los festivales que se observan alrededor del mundo con motivo de la cosecha. El primer Día de Acción de Gracias se remonta a un banquete entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los wampanoag que tuvo lugar en 1621. La tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra, sin embargo, no fue hasta 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual.El Thanksgiving Day se celebra el cuarto jueves de noviembre en los Estados Unidos y está catalogada como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias.La cena se caracteriza por una serie de platillos reconfortantes y especiados, entre los que destacan el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y el característico pavo acompañado de gravy y de su relleno. Sin lugar a dudas, el pavo es el platillo que protagoniza la cena de Acción de Gracias, pues un Thanksgiving sin un pavo al centro de la mesa es prácticamente inconcebible. Pero lo que muy pocas personas saben es que esta ave tuvo su origen en lo que hoy es México.El guajolote, el primer animal domesticado en el México PrehispánicoDe acuerdo con el artículo titulado “Origen y dispersión del guajolote doméstico en Mesoamérica. Una conjunción de factores ambientales y culturales”, el guajolote fue el primer animal que entró en un esquema de domesticación en el México prehispánico. Los académicos señalan que los bosques de pino y encino de la cuenca de México fueron el primer hábitat de la subespecie M. Gallopavo, el guajolote silvestre del que derivó la forma doméstica.Existen registros de guajolotes domésticos en la Cuenca de México—al sur de la altiplanicie mexicana y en el borde de los bosques de pino y encino—, sin embargo, los restos más antiguos de guajolotes se encontraron en ofrendas funerarias prehispánicas de 1200 y 500 A.C. Diferentes investigaciones apuntan que el pavo fue llevado a España después de la conquista y de ahí se diseminó por toda Europa. Un par de siglos más tarde—y después de haber sido seleccionado genéticamente hasta convertirlo en la especie que conocemos actualmente—los peregrinos que emigraron de Inglaterra llevaron el pavo de regreso al continente americano.Hoy en día el pavo engalana millones de mesas alrededor del mundo durante el Día de Acción de Gracias y Navidad. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD