8 consejos para mantener a tu corazón sano
Tips y Consejos

8 consejos para mantener a tu corazón sano

Por Kiwilimón - Enero 2015
Las cifras no dejan lugar a dudas.  La Organización Mundial de la Salud reporta que 17.3 millones de personas murieron en 2008 a causa de las enfermedades cardiovasculares (ECV), lo que representa un 30 por ciento del total de muertes registradas en todo el planeta.  Si no hacemos nada para evitarlo, se calcula que para el 2030 morirán alrededor de 23.3 millones de personas debido a EVC, que seguirá siendo la causa principal de muerte a nivel global. Quedarte cruzado(a) de brazos es imperdonable si tienes en cuenta que el 80 por ciento de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir. Basta con que pongas en práctica una serie de hábitos saludables para proteger la salud de tu corazón y la de todos los miembros de tu familia. Mantén tu corazón sano con estos 8 consejos: 1. Deja de fumar y evita el humo de segunda mano. Si hasta ahora no habías encontrado una buena razón para dejar este hábito tan nocivo, ¡ya la tienes! El tabaco es uno de los factores de riesgo principales de la enfermedad cardíaca. Si dejas de fumar, o estimulas a familiares, amigos y compañeros de trabajo o escuela a que lo hagan, evitarás además el riesgo de desarrollar cáncer del pulmón y/o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y librarás a los que viven a tu alrededor del humo de segunda mano, que es tan dañino. Y en pocos años el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca se reducirá al mismo nivel que el de los que no fuman. 2. Ponte en movimiento. Un estilo de vida sedentario perjudica a todo el organismo y especialmente al corazón, así que si te gusta algún deporte, no esperes más para practicarlo. Ocomienza a incorporar algún tipo de actividad física en tu vida diaria. Una caminata de 20 minutos al día es un excelente comienzo que te proporciona los mismos beneficios que 75 minutos a la semana de ejercicio más vigoroso (nadar, trotar o montar bicicleta).  Tú decides. Además de un corazón contento, reducirás el estrés, dormirás mejor y mejorarás tu expectativa de vida.. 3. Mejora tu alimentación.  Si estás a cargo de la compra de víveres y de la preparación de los alimentos, aprovecha la oportunidad para ir cambiando poco a poco los gustos y hábitos alimenticios en tu hogar. Evita el consumo de alimentos procesados, fritos y con exceso de azúcar. Es mejor que procures seleccionar: frutas y vegetales frescos, granos integrales, productos lácteos bajos en grasa, así como pescado y carnes magras. Cuando estos alimentos son la base de los menús de tu hogar, ayudas a todos a controlar el peso, la presión arterial, el nivel de azúcar en sangre y el colesterol.  La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) sugiere consumir por lo menos de 4 a 5 tazas de frutas y vegetales al día; pescado al menos 2 veces a la semana; granos integrales altos en fibra (como la avena o el arroz por ejemplo) diariamente. Y en cuanto a la sal, reducirla al mínimo (menos de 1,500 mg al día o el equivalente a media cucharadita). 4. Controla tu peso. El sobrepeso hace que tu corazón tenga que trabajar de más, por lo que debes hacer un esfuerzo por eliminar los kilos o libras que te sobren. Si modificas tu dieta y haces más ejercicio, ese sobrepeso irá desapareciendo poco a poco. Ten presente que demasiada grasa, especialmente si se acumula en el área del abdomen, aumenta tu riesgo de desarrollar presión alta, colesterol elevado y diabetes, todos ellos factores de riesgo para el síndrome metabólico y la enfermedad cardíaca. Dale un descanso a tu corazón reduciendo el sobrepeso, ¡no flaquees! 5. Cuidado con el colesterol.  A pesar de su mala reputación, necesitamos el colesterol para mantener nuestra salud (es un componente importante de las células, es importante para la producción de varias hormonas, para la producción de la bilis y de la vitamina D, entre otras funciones), pero debemos buscar un equilibrio entre el llamado colesterol malo (lipoproteína de baja densidad o LDL) que en cantidades excesivas obstruye (tapa) las arterias y perjudica al corazón y el colesterol bueno (lipoproteína de alta densidad o HDL) que ayuda a quitar el colesterol malo de las arterias y protege tu salud cardiovascular.  Para lograr este equilibrio, haz ejercicio, limita las grasas saturadas de tu dieta, reduce el consumo de carne roja, los productos lácteos altos en grasa y todas las grasas trans. Una prueba de sangre le dirá a tu médico cómo está tu colesterol: idealmente tus niveles totales deben estar por debajo de los 200 mg/dl. 6. Vigila tu presión arterial. Uno de cada tres adultos (en los Estados Unidos) tiene presión alta y sin embargo, uno de cada cinco ignora que la tiene porque la hipertensión frecuentemente no da síntomas hasta que es demasiado tarde. No esperes a enterarte cuando se desarrollan complicaciones (un ataque al corazón, un accidente cerebrovascular). Una presión arterial saludable debe estar por debajo de los 130/90 mm Hg. 7. Controla la glucosa (azúcar) en la sangre. La diabetes puede llegar a cuadruplicar tu riesgo de un ataque cardíaco o de accidente cerebrovascular, por lo que debes, en lo posible, tratar de evitar desarrollar diabetes tipo 2, y si ya la padeces, en mantener tu glucosa en la sangre bajo control. De nuevo, la dieta, un peso saludable y el ejercicio son vitales en esta tarea. 8. No te olvides de procurar combatir el estrés. Atender las responsabilidades es una cosa y olvidarse de uno es otra. Dedica algún tiempo del día a desconectarte de todo y a dedicarlo a algo que te apasione y te relaje. Un pasatiempo, clases de yoga, o tocar un instrumento son algunos ejemplos de formas efectivas de contrarrestar el efecto negativo del estrés en tu vida y tu salud. El corazón es el motor de tu organismo y para que pueda seguir impulsándolo adecuadamente tienes que echarle una mano. Como te habrás dado cuenta, todo se interrelaciona. Si cambias tu alimentación, eliminas toxinas y estrés y haces más ejercicio, automáticamente mejora tu presión arterial, tu control de la glucosa, tu peso y tu salud cardiovascular.  Comienza a cuidar a tu corazón (y el de tus seres queridos) hoy mismo, un paso a la vez, ¡y no te detengas!  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En esta ocasión, la carta editorial madruga 24 horas porque la Navidad no se hace esperar. En las bocinas suenan los villancicos. La casa ya huele a las preparaciones del horno. Todo es felicidad, pero ¿ya sabes qué servirás de beber? Casi siempre pensamos en los brebajes hasta el último momento. No importa lo que te guste –o lo que tengas a la mano–, queremos que disfrutes tu cena al máximo con algunos consejos de maridajes prácticos.¿Maridaje sólo con vino?No hay comida sin bebida y viceversa. Pero la bebida tampoco es sinónimo de alcohol. El maridaje puede hacerse con el líquido que más te guste. El sommelier Marcos Flores, presidente de la Alianza Panamericana de Sommeliers, dice que, en caso de abstinencia, el mejor aliado de la cena navideña son los tés, los ponches y las aguas frescas. Él recomienda acompañar los romeritos con un té pu-erh o té rojo; el típico bacalao a la Vizcaína con un té oolong; la pierna enchilada con agua de jamaica y jengibre y los ponches, con el pavo ahumado.Si prefieres las cervezas, la regla básica es maridar las claras o ámbar con platillos de menor estructura –ensaladas, purés, bacalao– y elegir cervezas oscuras y densas para platillos con mayor fuerza o que hayan pasado por el horno como los romeritos con mole, el lomo o la pierna. En ambas partes se resaltarán las notas de caramelización.A mí en lo particular me gusta combinar los vinos mexicanos de uva malbec con el lomo de cerdo. Me gusta mucho el Guanamé Malbec 2017 para un trozo de carne cubierto por gravy. Para una pasta cremosa elige un blanco con barrica como un Wente Chardonnay Riva Ranch, y para unos romeritos, un espumoso rosado que le haga frente al picor –como el cava español Roger Goulart Coral Rosé–. El rey de la mesa navideña, el pavo, sírvelo junto a una copa de tinto ligero de la uva pinot noir o merlot como el Cousiño Macul Antiguas Reservas Merlot cuyos aromas ligeros a especias y frutos rojos lo armonizarán como Mozart.Las copasSi vas a servir cerveza, lo mejor es verterla en un tarro ¬–incluso en ese Mason Jar con asa que guardas en la alacena– para no calentarla y conservarla fría por más tiempo. Las copas especiales para cerveza suelen tener un vidrio más denso y un fuste o tallo más grueso para que las manos no les transmitan calor. En el caso del vino, el tamaño de la copa influye en la cantidad de aire que entra y oxigena al vino y con ello, la potencia de los aromas y sabores cambiará. Entre más estructurado y complejo sea un vino, más amplia deberá ser la copa (como la copa borgoñona).En caso de que tengas dos tipos de copas, sirve el vino blanco en la más pequeña y el tinto, en la más grande o en la que tiene la boca más abierta. Lo ideal es servir la champaña o los vinos espumosos en una copa flauta para favorecer el desarrollo de las burbujas, pero si no tienes, en una copa de vino blanco irá perfecto. La temperatura¿Te imaginas un caldo de camarón tibio como el purgatorio? ¿Un pay de manzana gélido como el invierno? No hay de otra: debemos tomar en cuenta la temperatura en bebidas y alimentos. En las cervezas y los vinos exhiben o esconden los aromas y sabores. Por ejemplo, la forma ideal de tomar una cerveza con 4 a 6 grados de alcohol son los 3° C de temperatura. Esas que van a partir de los 7 grados, sírvelas entre 12 y 14° C. En cuanto a los vinos, a mí por lo general, me gusta que estén un poco fríos. La regla es que los espumosos vayan a 8º C para gozar su carbonatación (sus burbujas). Te recomiendo servir los blancos entre 7 y 11º C, pero si tienen barrica sírvelos a unos 10 o 12º C. Los vinos tintos ligeros y sin mucho envejecimiento, van bien con una temperatura de 13 a 14º C. Los vinos más corpulentos como una mezcla bordelesa, un riojano o uno de guarda déjalos de 17 a 18º C. ¿Tienes por ahí un vino de postre o un encabezado como el oporto? Sírvelo a 14º C para mantener ese dulce equilibrio y estructura.  Y claro, recuerda que el control lo pones tú. Vive una feliz Navidad cuidando tu cuerpo y sin excesos. ¡Esa es la mejor forma de celebrar!
Fortalecer el sistema inmunitario se ha convertido en uno de los principales objetivos de las personas para reducir los síntomas de algunas enfermedades, como gripas y resfriados. Para lograrlo, es necesario mantener una dieta balanceada rica en alimentos altos en vitaminas, minerales y antioxidantes como los que te mostramos a continuación. ¡No te pierdas 10 alimentos para reforzar tu sistema inmunitario! Ajo El ajo es bueno para fortalecer el sistema inmunológico debido a su considerable concentración de alicina y otros compuestos nutritivos. Estos lo convierten en un eficaz alimento antibacteriano y antiviral, ideal para combatir infecciones y resfriados. Jengibre El jengibre es un excelente alimento con grandes efectos antiinflamatorios y antioxidantes gracias al gingerol, su principal componente bioactivo. El jengibre ayuda a reducir inflamaciones, náuseas y dolros musculares. Cítricos Los cítricos como los limones, naranjas, toronjas y mandarinas tienen alto contenido en vitamina C, el cual estimula la producción de glóbulos blancos, ayudando a evitar infecciones. Arándanos Los arándanos son excelentes alimentos para fortalecer la salud gracias a un compuesto flavonoide mejor conocido como atocianina, el cual posee propiedades antioxidantes que ayudan al sistema de defensa del tracto respiratorio. Brócoli El brócoli es un poderoso alimento alto en minerales y vitaminas, entre las que destacan la A, C y E, además de antioxidantes y fibra. ¡Si lo consumes crudo, será mucho más beneficioso para tu salud! Pimientos rojos Aunque suelen pasar desapercibidos, los pimientos rojos son buenísimos para la salud ya que aportan grandes cantidades de vitamina C al cuerpo, incluso por encima de los cítricos. Kiwi El kiwi es un alimento muy saludable debido sus altos niveles de folato, potasio, vitamina K y C, los cuales ayudan a combatir infecciones. Champiñones Si quieres aumentar tus defensas, los champiñones serán tus mejores aliados gracias a que contienen selenio, vitamina B y polisacáridos, unas moléculas que disparan la función inmune. Espinacas Las espinacas son buenísimas para reforzar el sistema inmunitario, ya que además de tener vitamina C y antioxidantes, también poseen beta carotenos, los cuales ayudan a combatir infecciones, favorecen la división celular y reparan el ADN. Salmón De acuerdo a expertos de la Facultad de Medicina David Geffen de University of California, pescados como el salmón son una grandiosa fuente de vitamina D, la cual ayuda al cuerpo a eliminar bacterias. Lo ideal es consumir pescado mínimo 2 días a la semana. ¿Cuántos de estos alimentos ya están en tu dieta para reforzar tu sistema inmunitario?
Se acerca el fin de año y no hay mejor forma de recibir al 2021 que con rituales de comida para atraer el amor, la fortuna y la abundancia. Por ello, te preparamos una lista con los alimentos favoritos dentro de las creencias populares para atraer la buena energía, con el mejor sabor, por supuesto. ¡No te pierdas estos 6 alimentos básicos para los rituales de Año Nuevo! Lentejas para la abundancia Dentro de los rituales de Año Nuevo, podemos encontrar que las lentejas se utilizan para atraer la abundancia y la prosperidad en días venideros. Por eso en tu cena de fin de año, no puede faltar la sopa de lentejas, como la que tenemos aquí. Albahaca para el amor Algunas personas tienen la creencia de que las hojas de albahaca atraen el amor, por eso, colocan un puñito de hojas bajo la almohada para que en sueños se les muestre a su verdadero amor, o, por otro lado, preparan platillos con esta planta, como podrás ver en estas increíbles opciones. Pasta con Camarones en Salsa de Jitomate y ChipotleSalmón Empapelado con Pesto de EspinacaUvas para los 12 deseos Quizás el ritual de Año Nuevo más conocido son las tradicionales uvas. Se acostumbra comer 12 uvas durante las últimas 12 campanadas a la media noche y con cada uva se puede pedir un deseo diferente que nos sorprenda el siguiente año, aunque si quieres comer las uvas de otro modo, esta gelatina no te defraudará. Limones para alejar las malas vibras Otro ritual imperdible para recibir el Año Nuevo es partir limones en cuartos y colocarlos en las esquinas de tu casa para alejar las malas vibras y proteger a tu familia. Azúcar para la paz y armonía Hay quienes creen que lavarse las manos con azúcar y champaña ayuda a alejar los problemas y dificultades durante el año, atrayendo así la paz y la armonía. Sidra, vino o champaña para la fortuna Otro ritual de Año Nuevo consiste en chocar las copas lo más alto que se pueda y brindar con champaña, vino espumoso o sidra, dar tres saltos con el pie derecho y esperar a que la fortuna caiga en tu copa. ¿Cuántos rituales de Año Nuevo vas a realizar para recibir el 2021?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD