Ahorra dinero en el supermercado
Tips y Consejos

Ahorra dinero en el supermercado

Por Kiwilimón - Julio 2011
  En ocasiones es complicado dejar de gastar mucho dinero en las compras del supermercado o "super". La mejor manera de ahorrar es la planificación. Aquí te demos algunos consejos interesantes para comprar lo que necesitas en el supermercado y sin gastar tanto dinero. - Haz una lista de tus necesidades. Es importante al momento de hacer la compra del supermercado tener una lista clara de lo que queremos y necesitamos comprar sin salirnos del presupuesto, pero sin poner cosas innecesarias solo por gusto o capricho. - Ve al supermercado sin compañia y después de comer. Es la mejor forma de evitar compras impulsivas. Sin hambre y sin niños se reducen las posibilidades de tentarse. No vendrán ganas de comprar comida sólo porque parezca rica, y los hijos no se distraerán pidiendo todo lo que les llame la atención. - Aprovecha las ofertas de los alimentos que consumes. Si entre los alimentos que consumes habitualmente, encuentras alguna oferta, no la dejes pasar. Aprovecha y compra en cantidad. Eso sí, asegúrate de que tendrás tiempo de consumirlos antes de alcanzar su fecha de vencimiento. Algunos supermercados tienen días especificos para poner especiales. Recetas de cocina recomendadas:Tartare de Salmón con Vinagreta de PapayaPez Espada con Salsa de MantequillaTrucha MeuniereLenguado Relleno de Cangrejo
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No, aún no regresaremos a la vida normal. Los cines no nos verán pronto llorando ante una escena romántica o sudando frío frente a alguna persecución. Los domingos de barbacoa tampoco nos verán sentados en una mesa larga junto a otros desvelados. Al menos no por las siguientes semanas en la Ciudad de México. El regreso a lo esencial que anunció Claudia Sheinbaum tiene como punto de partida la reactivación de los trabajos de construcción, la minería, la fabricación de equipo de transporte y la producción de cerveza: sí, para tranquilidad de todos, volverá a haber cerveza en CDMX.En las tiendas de conveniencia la escena era un tanto apocalíptica. Al fondo, los refrigeradores a los que siempre recurríamos por un six ahora desplegaban apenas una o dos tristes cervezas cuando se estaba de suerte. Y es que a principios de abril, López-Gatell anunció la suspensión de la producción cervecera, un líquido amigo de la dieta nacional. No, no somos la República Checa con un consumo per cápita de 138 litros por persona, pero el consumo de cerveza nacional llega a los 75 litros por persona anualmente. La decisión de suspensión tomó por sorpresa a la mayoría puesto que, además, somos el primer exportador de cerveza a nivel mundial y porque, con excepción de un puñado de países, el resto del mundo se negó a tomar una decisión de esa magnitud.Que regrese el abastecimiento de cerveza a la CDMX no sólo da tranquilidad a los domingos de barbacoa, cuyo mejor maridaje es una bien fría y clara, sino también a la industria cervecera y a las familias que dependen de ella, porque como asegura Fernando Rincón, consejero de Comunicación de la Acermex, en el caso de cervecería artesanal, resulta en la generación de más de cinco mil empleos.No cabe duda de que si alguien padeció esta suspensión ha sido la cervecería artesanal, donde el flujo de efectivo es bastante limitado. “Tan sólo un fin de semana donde hay ley seca ya es muy pesado para los productores”. Además, asegura “que en esta época se recortó personal, se recortaron sueldos y las cervecerías pequeñas fueron las más afectadas”, aunado a que el consumo de estas se da más en restaurantes y bares cuyas labores también han estado mermadas.Para festejar una gran noticia citadina, ¿qué tal algunos platillos fáciles que se preparan con cerveza? Prepararlos en familia, con buena energía, es la celebración completa.
Comer carnes rojas no sólo es sinónimo de vitaminas, minerales y nutrientes, también es gran ejemplo de una mezcla de sabores y texturas. Seguramente, mientras masticamos, a veces pensamos: ¿la carne estará en su punto?, ¿cómo sé si la carne es de buena calidad? Y un sinfín de cosas más. A lo largo de los años, hablar de comer carnes rojas ha traído a la mesa un cúmulo de puntos de vista y posturas. Por lo tanto, empecemos por algo simple, ¿cuáles son los beneficios de comer carnes rojas?El consumo de carne roja aporta, entre otras cosas, hierro y vitaminas del complejo B, los cuales ayudan a evitar la anemia, construir músculos fuertes y mantienen la piel en buen estado. Seguramente has escuchado muchas veces que, cuando cambias de dieta, lo que no retiran es la carne, y es que aporta importantes cantidades de proteínas y de minerales, como el zinc, además de ser esencial para el crecimiento y reparación de los músculos. Así que, ya lo sabes, si estás en una dieta en la que quieras lograr crecimiento muscular, comer carne será tan importante como hacer ejercicio. También la vista es una de las grandes beneficiadas por comer carne roja, gracias a sus altos niveles de ácidos grasos, como el Omega 3; contienen niacina, que cuida al cerebro humano y hasta nos protege de trastornos del sueño.Comer carnes rojas como parte de una dieta balanceada puede prevenir el riesgo de padecer osteoporosis, gracias a que contiene lisina, un aminoácido que absorbe el calcio y promueve la formación de colágeno.Por todo lo anterior, podemos afirmar que en una dieta balanceada, en la que se incluyan todos los grupos de alimentos, las carnes rojas son recomendables.Hoy por hoy, puedes encontrar una gran variedad de productos cárnicos que provienen de Estados Unidos, los cuales te aseguran su inocuidad, calidad, suavidad y sabor. Busca el sello de U.S. Meat Export Federation en las tiendas de autoservicio y restaurantes, el cual es sinónimo de una labor conjunta entre la industria estadounidense y mexicana para que los productos cárnicos de alta calidad, lleguen a tu mesa.
El arroz y los frijoles son dos de los granos que nos han acompañado por mucho tiempo y que son conocidos en todo el mundo.Tan sólo el arroz es el tercer cereal más producido en el mundo, mientras que el frijol es nativo de México (también de Guatemala y El Salvador) y cultivado en todo el mundo.No es raro comer cada uno como guarnición a diversos guisos, pero comerlos juntos también es una forma popular no sólo en México, sino en varias partes de América Latina.Tan sólo de Cuba nos llegan los moros y cristianos, platillo famoso mundialmente a base de arroz con frijoles, que cuenta además con otra versión llamada Congri, aunque no son lo mismo.De ellos, podemos saltar a México, en específico a Michoacán, donde el arroz cocido se come con frijoles refritos caldosos, acompañados de una salsa hecha con jitomate, ajo y chile verde, y se llama Morisqueta.Si bajamos un poco, en Centroamérica tenemos el Gallo Pinto, característico en Nicaragua y Costa Rica, aunque diferente en su preparación en cada país, pues en el primero, el plato no incluye el caldo de los frijoles y su consistencia es similar a la del picadillo.Por su parte, el arroz con habichuelas es característico del Caribe, en particular, de Puerto Rico y República Dominicana. Este consiste en arroz blanco con frijoles marrones, o habichuelas rosadas, como son conocidas allá.En Perú existe el Tacu Tacu, un platillo que aprovecha las sobras de los alimentos por tradición y que resulta en una combinación deliciosa de los cereales con ají, y que suele servirse con huevo, carne o pollo.Y como estos platillos, existen muchos otros más, en toda América Latina, preparados, nombrados y acompañados de maneras diversas en cada lugar, pero todos con la misma base: el arroz y los frijoles.Si amas el arroz, puedes comerlo en todas estas versiones:Arroz con Leche CremosoArroz con Brócoli y QuesoArroz Rojo con VegetalesSi lo tuyo son los frijoles, pruébalos así:Tortitas de Frijoles NegrosEnsalada de Nopal con FrijolesFrijoles Charros con Chorizo
Saber cómo descongelar pollo de manera fácil siempre es útil, porque esta es una carne muy popular y fácil de cocinar, conservarla en el congelador es una práctica muy común y quizá no lo sabías, pero hay formas sencillas e higiénicas para descongelarla.Tener en el refrigerador esta carne blanca magra no solo es una opción saludable para las comidas, también es una versátil y se puede preparar de muchas maneras diferentes. Porque una vez que descubres que congelar pollo te ahorra tiempo e incluso quizá dinero, no hay vuelta atrás.Por suerte, hay varios métodos para descongelarlo, lo único que debes tener en cuenta es no descongelar tu pollo dejándolo en el mostrador o sumergiéndolo en agua caliente, ya que esto permitirá que las bacterias se multipliquen rápidamente.1. En el refrigeradorEste método requiere de planificación anticipada, ya que toma al menos un día completo para que el pollo se descongele, pero también es el más seguro y el más recomendado. Para descongelar el pollo con este método, simplemente pasa el pollo del congelador al refrigerador.Mantén el pollo envuelto y en un recipiente, bandeja o plato que evite que los jugos se filtren a otros alimentos.2. Agua fríaEste método es más rápido (alrededor de una hora) que la descongelación en el refrigerador, pero requiere más atención. Primero, tienes que colocar el pollo en una bolsa de plástico que pueda ser cerrada sin peligros de fugas, así evitarás que se introduzcan bacterias en el aire o el entorno circundante al pollo y también que el agua dañe el tejido de la carne. Luego llena un tazón grande con agua fría y sumerge la bolsa que contiene el pollo en el agua. Cambia el agua cada 30 minutos para que continúe descongelándose.El pollo que se descongela por el método de agua fría debe cocinarse inmediatamente, o si se vuelve a congelar, debe cocinarse antes de colocarlo en el congelador.3. En el microondasSi tienes poco tiempo, el microondas es el método más rápido para descongelar pollo. Para descongelar de manera segura el pollo en el microondas, retira cualquier cubierta plástica antes de colocarlo en un plato o recipiente apto para microondas y cubre el plato sin apretarlo. Usa la configuración de descongelación de tu microondas para descongelar en periodos de dos minutos a la vez; verifica la carne y voltéala periódicamente para garantizar una descongelación uniforme. Dependiendo de la potencia del microondas y del tamaño y grosor del pollo, descongelarlo tomará entre siete y ocho minutos, pero si tu microondas no tiene una configuración de descongelamiento, configúralo entre el 20 y el 30 por ciento de su potencia máxima.Una cosa importante para recordar es que el pollo que se descongela en el microondas siempre debe cocinarse inmediatamente después de descongelar.Estos tres métodos son infalibles para descongelar el pollo de manera segura, así que ahora sólo te harán falta ideas para cocinarlo, aquí te dejamos algunas.Trompo de pollo al pastorEnsalada césarPollo adobado con champiñones
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD