Cocina Sevilla
Tips y Consejos

Cocina Sevilla

Por Kiwilimón - Mayo 2015
Sorprende a mamá dándole un toque especial a su cocina con un nuevo diseño en tonos claros, la línea blanca con tecnología de mejor desempeño y elementos decorativos que invitan a cocinar con inspiración. Ver artículo original.    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Por qué perdemos el gusto y el olfato con COVID y cómo recuperarlo?
Los aromas son toboganes cuánticos que nos catapultan a otra realidad: a la casa de nuestros padres en la infancia, a nuestro primer beso, a las vacaciones de la adolescencia. “No hay memoria tan precisa, tan vívida y evocadora como la que se recupera a través del olfato, y va tan unida a las sensaciones que se experimentaron junto al olor”, confirma Dolores Redondo, en su Legado en los huesos.Quienes hemos atravesado por COVID nos hacemos conscientes de la fiesta que regalan los sentidos al ánimo y la salud, al cuerpo. Tras algunos días sin aroma y sin gusto me di cuenta de que la nariz está íntimamente conectada a las emociones. Tal vez por eso lo extrañaba quizás más que el gusto. La neuróloga Paola Guraieb me explicó que es porque nuestra capacidad olfatoria incluye unos 3 mil olores, mientras la gustativa es mucho menor. “Si dejas de oler, las alteraciones en el gusto serán predominantes. Lo que sucede es que el virus tiene una alta replicabilidad en el pulmón, en el cerebro, en la sangre y en la nariz. Por eso es común que se merme la olfacción”. Y está claro: sin olfato, perdemos el gusto. La doctora Flor Luna, especialista en urgencias médico-quirúrgicas y consultora sobre Salud Ocupacional en empresas trasnacionales, afirma que existe una constante de 53 por ciento en la alteración del olfato, mientras que en el gusto es de 52 por ciento. “Uno de cada cinco pacientes con coronavirus presenta estas alteraciones como primer síntoma de la enfermedad. Aún no se tiene claro si la prevalencia es distinta con otra cepa”, afirma. Para muchos de nosotros el gusto es literalmente la sal de la vida. En la lengua, el techo de la boca y en la garganta se encuentran las células gustativas, unas pequeñas partículas dentro de las papilas gustativas que se cuentan en 10 mil cuando nacemos y que se van perdiendo a partir de los cincuenta años. Probar un mole, por ejemplo, con ageusia (incapacidad de detectar sabores en los alimentos) es llevar a la boca una salsa sedosa y caliente pero desprovista de alma. Con el tiempo –aunado a una dosis de paciencia y amor a mi proceso de sanación– aprendí a valorar las texturas, las temperaturas, las sensaciones que un alimento dejaba a su paso por la boca. Yo recuperé primero el olfato que el gusto, pero según la doctora Luna, varios estudios elaborados en la Unión Europea han observado una recuperación más rápida del gusto que el olfato. Lo común es que a las tres semanas de un diagnóstico positivo comience la recuperación de ambos sentidos. Si la enfermedad fue severa pueden tardar hasta entre seis y ocho meses. Y sí, existen casos en los que no se recuperan los sentidos o quedan dañados. “Depende de muchos factores, por ejemplo, si la persona es fumadora. Ellos ya per se tienen alteraciones en el gusto y olfato, y posiblemente nunca vuelvan a degustar u oler al 100”, concluye la doctora Luna. ¿Cómo recuperar los sentidos?Las estrategias de tratamiento en las alteraciones del olfato dependen si se trata de una pérdida total (anosmia) o parcial (hiposmia) del sentido. “En el caso de que la pérdida sea permanente, está indicado el entrenamiento olfatorio”, confirma la doctora Luna. No hay que dejar que el tiempo pase. Para la neuróloga Guraieb, recuperar a tiempo la olfacción puede representar la salud de nuestro cerebro en el futuro: “Cuando existe anosmia tienes que recuperarte en menos de seis meses, pues los epitelios respiratorios están conectados con la memoria”. Lo que sucede es que los aromas conectan con las cortezas cerebrales en las que se localizan las emociones, la memoria episódica. “Está demostrado que pacientes con enfermedades degenerativas han padecido o padecieron problemas del olfato, también se ha observado en pacientes con problemas de Parkinson o Alzheimer”. La solución está en poner a trabajar nuestra nariz y nuestra lengua; entrenarlas, pues. “Como sucedería en un entrenamiento físico, esta técnica consiste en exponer a los pacientes a diferentes olores concentrados en recipientes individuales a diario y durante el tiempo indicado por el especialista”, afirma la doctora Luna. Ella nos da el consejo de realizar el olfateo deliberado diariamente por tres meses. Necesitarás limón, una rosa o un caballito con agua de rosas, algún alimento ahumado, un caballito de vinagre, un caballito de anís y aceite de eucalipto. Practica oler durante 20 segundos cada uno de estos aromas dos veces al día. “Existe clara evidencia científica de que esta exposición sistemática a determinados olores mejora el olfato en patologías neurodegenerativas o traumatismos craneales”, concluye la doctora Luna.
¿Por qué perdemos el gusto y el olfato con COVID y cómo recuperarlo?
Los aromas son toboganes cuánticos que nos catapultan a otra realidad: a la casa de nuestros padres en la infancia, a nuestro primer beso, a las vacaciones de la adolescencia. “No hay memoria tan precisa, tan vívida y evocadora como la que se recupera a través del olfato, y va tan unida a las sensaciones que se experimentaron junto al olor”, confirma Dolores Redondo, en su Legado en los huesos.Quienes hemos atravesado por COVID nos hacemos conscientes de la fiesta que regalan los sentidos al ánimo y la salud, al cuerpo. Tras algunos días sin aroma y sin gusto me di cuenta de que la nariz está íntimamente conectada a las emociones. Tal vez por eso lo extrañaba quizás más que el gusto. La neuróloga Paola Guraieb me explicó que es porque nuestra capacidad olfatoria incluye unos 3 mil olores, mientras la gustativa es mucho menor. “Si dejas de oler, las alteraciones en el gusto serán predominantes. Lo que sucede es que el virus tiene una alta replicabilidad en el pulmón, en el cerebro, en la sangre y en la nariz. Por eso es común que se merme la olfacción”. Y está claro: sin olfato, perdemos el gusto. La doctora Flor Luna, especialista en urgencias médico-quirúrgicas y consultora sobre Salud Ocupacional en empresas trasnacionales, afirma que existe una constante de 53 por ciento en la alteración del olfato, mientras que en el gusto es de 52 por ciento. “Uno de cada cinco pacientes con coronavirus presenta estas alteraciones como primer síntoma de la enfermedad. Aún no se tiene claro si la prevalencia es distinta con otra cepa”, afirma. Para muchos de nosotros el gusto es literalmente la sal de la vida. En la lengua, el techo de la boca y en la garganta se encuentran las células gustativas, unas pequeñas partículas dentro de las papilas gustativas que se cuentan en 10 mil cuando nacemos y que se van perdiendo a partir de los cincuenta años. Probar un mole, por ejemplo, con ageusia (incapacidad de detectar sabores en los alimentos) es llevar a la boca una salsa sedosa y caliente pero desprovista de alma. Con el tiempo –aunado a una dosis de paciencia y amor a mi proceso de sanación– aprendí a valorar las texturas, las temperaturas, las sensaciones que un alimento dejaba a su paso por la boca. Yo recuperé primero el olfato que el gusto, pero según la doctora Luna, varios estudios elaborados en la Unión Europea han observado una recuperación más rápida del gusto que el olfato. Lo común es que a las tres semanas de un diagnóstico positivo comience la recuperación de ambos sentidos. Si la enfermedad fue severa pueden tardar hasta entre seis y ocho meses. Y sí, existen casos en los que no se recuperan los sentidos o quedan dañados. “Depende de muchos factores, por ejemplo, si la persona es fumadora. Ellos ya per se tienen alteraciones en el gusto y olfato, y posiblemente nunca vuelvan a degustar u oler al 100”, concluye la doctora Luna. ¿Cómo recuperar los sentidos?Las estrategias de tratamiento en las alteraciones del olfato dependen si se trata de una pérdida total (anosmia) o parcial (hiposmia) del sentido. “En el caso de que la pérdida sea permanente, está indicado el entrenamiento olfatorio”, confirma la doctora Luna. No hay que dejar que el tiempo pase. Para la neuróloga Guraieb, recuperar a tiempo la olfacción puede representar la salud de nuestro cerebro en el futuro: “Cuando existe anosmia tienes que recuperarte en menos de seis meses, pues los epitelios respiratorios están conectados con la memoria”. Lo que sucede es que los aromas conectan con las cortezas cerebrales en las que se localizan las emociones, la memoria episódica. “Está demostrado que pacientes con enfermedades degenerativas han padecido o padecieron problemas del olfato, también se ha observado en pacientes con problemas de Parkinson o Alzheimer”. La solución está en poner a trabajar nuestra nariz y nuestra lengua; entrenarlas, pues. “Como sucedería en un entrenamiento físico, esta técnica consiste en exponer a los pacientes a diferentes olores concentrados en recipientes individuales a diario y durante el tiempo indicado por el especialista”, afirma la doctora Luna. Ella nos da el consejo de realizar el olfateo deliberado diariamente por tres meses. Necesitarás limón, una rosa o un caballito con agua de rosas, algún alimento ahumado, un caballito de vinagre, un caballito de anís y aceite de eucalipto. Practica oler durante 20 segundos cada uno de estos aromas dos veces al día. “Existe clara evidencia científica de que esta exposición sistemática a determinados olores mejora el olfato en patologías neurodegenerativas o traumatismos craneales”, concluye la doctora Luna.
¿Cómo usar fécula de maíz para limpiar?
En kiwilimón sabemos que siempre estás en busca de los mejores consejos y trucos para limpiar tu casa, ropa, muebles y cocina de manera natural y sin gastar mucho. En esta ocasión, te decimos todas las maneras en que puedes utilizar fécula de maíz para limpiar todo en casa, quedarás impactado con sus múltiples usos. ¿Qué es la fécula de maíz?La fécula de maíz, también llamada maicena, es un polvo blanco que es extrae de los granos de maíz. La fécula es un ingrediente básico en la cocina, pues es esencial para espesar todo tipo de platillos, desde atoles hasta salsas y cremas pasteleras. También se usa para preparar todo tipo de galletas y panes. Fécula de maíz: Un poderoso aliado para limpiarAunque parezca difícil de creer, la maicena es el ingrediente perfecto para limpiar tu cocina, alfombras, cubiertos, manchas y hasta los muñecos de peluche. No podrás creer lo versátil que es la fécula de maíz a la hora de limpiar.También puedes leer: 7 usos de la maicena para limpiar rápido y fácilDile adiós a las manchas de tintaSabemos que las manchas de tinta son muy molestas y difíciles de quitar, sin embargo, no es imposible. Utiliza un poco de maicena y leche para que tu ropa quede como nueva. Mezcla suficiente leche con fécula de maíz para formar una pasta, aplica la mezcla sobre la mancha y deja que se seque. Una vez que esté seca, remueve la mezcla con un cepillo pequeño. Lava la prenda y quedará como nueva. El mejor ingrediente para pulir la maderaNo gastes una fortuna en productos para limpieza que dejarán tus muebles pegajosos, de hecho, el mejor ingrediente para limpiar y pulir muebles de madera está en tu alacena. Mezcla un poco de fécula de maíz con agua y coloca la mezcla en un atomizador, aplica sobre la madera y limpia con un trapo seco. Fécula de maíz contra los malos oloresSi tu alfombra tiene mal olor, no necesitas comprar productos especiales para que quede como nueva, solo necesitarás un poco de maicena. Espolvorea un poco de fécula sobre la alfombra o tapete y deja reposar por 20 minutos, luego deberás aspirar la alfombra. ¡El mal olor será cosas del pasado en un dos por tres! Maicena para limpiar los peluchesSi nos sabes cómo limpiar los muñecos de peluche de tus hijos, en kiwilimón te damos el mejor consejo. Coloca el peluche dentro de una bolsa, añade una buena cantidad de fécula de maíz y cierra la bolsa. Agita la bolsa y dejar reposar por un par de horas. Saca el muñeco de la bolsa y sacude la maicena. Olvídate del mal olor en los zapatosSi ya no sabes qué hacer para quitar el mal olor de los zapatos, este truco es para ti. Aplica un poco de maicena en los zapatos y deja reposar por 24 horas. Remueve todo el polvo y listo, estos tendrán un olor fresco y los podrás usar sin problema.También puedes leer: Mascarilla de maicena para el cabello dañadoFécula de maíz para quitar manchas de grasaEn kiwilimón sabemos que remover manchas de grasa de tu ropa puede ser una pesadilla, pero no te preocupes, usa un poco de fécula de maíz y tu prenda quedará como nueva. Solo deberás colocar una cucharada de maicena sobre la mancha de grasa y deja reposar por al menos 12 horas, después lava la prenda. Gracias a que este ingrediente absorberá la grasa, no quedará ni rastro de la mancha. Maicena para pulir plataSi quieres pulir joyería de plata, la maicena es una gran opción para ti. Prepara una pasta espesa al mezclar alrededor de 1 cucharada de fécula de maíz con dos cucharadas de agua. Aplica la mezcla sobre la pieza de plata y enjuaga bien. Fécula para limpiar olla y sartenesSi quieres que tus ollas y sartenes rechinen de limpios, aquí te decimos cómo limpiarlas de manera rápida y sencilla. Mezcla dos cucharadas de maicena con cuatro cucharadas de agua y revuelve hasta obtener una pasta. Aplica sobre las manchas de grasa o la comida quemada, deja reposar por unos minutos, talla muy bien y enjuaga. Vidrios y ventanas perfectasAnímate a limpiar tus vidrios y ventanas con un poco de maicena, te sorprenderá lo bien que quedan. Añade una cucharada de fécula de maíz a tu limpiador de vidrios y limpia de manera habitual. Maicena para limpiar tu colchónSi quieres que tu colchón huela como nuevo, solo aplica un poco de fécula encima y deja reposar por un par de horas. Una vez que el polvo absorba la humedad, aspirar muy bien. Fécula de maíz para quitar manchas de la alfombraSi alguna de tus alfombras o tapetes se ha manchado de grasa, tenemos la solución perfecta para que luzca como nueva. Aplica una cantidad generosa de fécula de maíz sobre la mancha y deja reposar por 20 minutos. Una vez que la maicena absorba la grasa puedes aspirar la alfombra.También puedes leer: Cómo hacer almidón casero para planchar
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD