¿ Cómo curar la resaca ?
Tips y Consejos

¿ Cómo curar la resaca ?

Por Kiwilimón - Febrero 2014
Todos nos hemos tomado una copita de más en el calor de la fiesta pero eso no significa que tengas que sufrir el día siguiente. Por eso aquí te dejamos algunos remedios ricos y saludables sobre cómo curar la resaca y que no te detenga para seguir con tu día.  

La verdad es que después de una noche de copas, cuando nos sentimos un poco indispuestos, a algunos se les antoja algo dulce y que absorba como hotcakes y waffles, otros prefieren algo picante como chilaquiles o enchiladas y mucho otros prefieren no comer nada. Ninguna de estas alternativas es saludable, de hecho, aunque den un poco de alivio al principio podrían empeorar el estado del cuerpo. La primera opción son huevos, llenos de proteínas y bajos en grasa ayudan a estabilizar el cuerpo y eliminare el alcohol de tu sistema. Ahora, si no puede comer nada sólido, el agua de coco es una muy buena alternativa, es sumamente hidratante y contiene azúcares que le ayudarán al organismo a sentirse mejor. Además, un solo cartón de esta agua contiene más potasio que un plátano entero y este es el ingrediente esencial para ayudar a tu cuerpo a mejorar.

Recetas de Huevos

 

 Omelette de Claras con Espinacas

Otra alternativa menos cotidiana es la sopa. Ya sea consomé o sopa de jitomate, la sal que contienen te ayudará a retener líquidos y por lo tanto retener también potasio y electrolitos que necesitas para las funciones corporales. De nuevo, si prefieres no ingerir nada sólido por el momento entonces vete directo por un vaso de jugo de fruta, no importa cuál sea, la fructosa te hará sentir más vitalizado y ayudará a eliminar las toxinas del alcohol más rápido.  

Recetas de Sopas

 

 Caldo de Pollo en Olla Express

 

 Sopa de Jitomate

  El café es una opción obvia, pero funciona. Si te tomas tu obligada taza matinal estarás ampliando los vasos sanguíneos y eso ayudará a librar a tu cabeza del dolor. Además este amigo mañanero ayuda a animar las funciones cerebrales, cosa que tal vez necesites tras una velada un poco borrosa.   Por último la opción más obvia es el plátano: tiene fructosa, es saludable, te llena de potasio y minerales esenciales y es fácil de encontrar y comer. La idea es cambiar los desayunos post fiesta calóricos por estas opciones más que recomendadas, si no suena tan apetitoso, sólo piensa cuánto se te antoja empezar a sentirte mejor.  

Recetas con Plátano

 Smoothie de Fresa y Plátano

   

"Y tú, ¿Sabes cómo curar la resaca? Danos tus tips."

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La historia del pan en San Cristóbal de las Casas inicia con las alforjas cargadas de trigo que viajaban, junto a rebaños y otros productos comestibles, con los castellanos que se asentaron en el Valle de Hueyzacatlán. Al asentamiento le siguieron consecuencias. Algunas evidentes, como la hegemonía del trigo en San Cristobal, indisputable hasta el siglo XIX y en relativa competencia con los tuxtlecos, que entraron en la escena en el XVII. Para entonces, las cartas estaban sobre la mesa: San Cristobal tenía ya una vocación panadera, una vocación imborrable, imperecedera.   Aunque de los molinos de la época quedan poco más que recuerdos —y una ruta que se puede hacer por la montañas en bicicleta—, en este destino chiapaneco la identidad sigue ligada al pan: al tradicional y al moderno, al coleto y al europeo. Así, el pan se asoma a la mesa del desayuno, se ofrece como colación a medio día o como cierre de la merienda. El pan está en las casas, en las cafeterías —que tampoco son pocas— y en los restaurantes. Mi primer encuentro con la panadería de la región fue fortuito —poco antes de enterarme que iba a escribir este artículo—. Fue en Sibactel y Aldama, dos de las 60 comunidades que producen café en Chiapas. Fue después de recorrer los cafetales, cerca del medio día. Fue en el patio de secado del beneficio comunitario de Sibactel, con una taza de pozol. Fue en casa del caficultor Pedro Vázquez, donde sus hijas disponen café de olla, horchata y una canasta copada de pan dulce como un gesto de hospitalidad. En esa primera ronda se me quedó impregnada la consistencia firme de los panes —muy distinta a la de los europeos con aire, suaves, esponjosos— y una nota de humo, siempre presente en las cocinas y los hornos de leña que, en este lado del mundo, todavía son comunes.  A mi vuelta al centro de San Cristóbal, y gracias a las recomendaciones de los chefs de Tierra y Cielo, llegué con más intención a la puerta de la panadería Fátima, un local de fachada bicolor —morado con blanco, reconocible a leguas— en la calle Benito Juárez, que tiene más de 30 años en operación.Los anaqueles de Fátima son una librería del amplio repertorio del pan coleto que además de lo ya dicho, es diverso en forma y fondo. Aquí verán montañas trigueñas de panes planos, enroscados o trenzados —mis favoritos—, con cortezas cubiertas de azúcar o ajonjolí, con migajones oscuros o amarillentos, preparados con piloncillo, canela y muchas veces con manteca. Los reconocerán también por su nombre de pila: cazuelejas —quizás las más famosas—, rosquillas, marquesotes, pan de yema o pan de manteca. Los amarán un poquito más porque son una ganga. A riesgo de parecer disco rayado —o la burra al trigo, en una analogía más pertinente—, quiero hacer hincapié en la textura de estos panes: esa que es firme, porosa, a veces arenosa, a veces crujiente. Si me preguntan, esa textura es pretexto, una provocación, un estado ideal que pide a gritos el ahogo de una bebida caliente —café, chocolate, atole, ustedes digan—.  Estudiosos del tema, como Edgar Zulca Báez, atribuyen esta característica a cuestiones más prácticas como la conservación, a que “su estructura compacta garantiza su integridad en el transporte y es resistente a la descomposición”, escribe el académico.Kievf y Marta —que en sus exploraciones panaderas preparan, entre otras cosas, panes de tascalate para el desayuno— me recomendaron complementar la expedición con las panaderías que siguen los pasos de la herencia danesa y francesa. Obediente, me dirigí a los hornos —de lugares como La Casa del Pan, Oh la lá y el Horno Mágico— que complementan, con bollería, croissants, empanadas de hojaldre, chocolatines y mantequilla, la escena panadera. Una historia que, por ahora, es harina de otro costal.
El final de quincena siempre es pesado para nuestros bolsillos, así que si quieres ahorrarte unos cuantos pesos sin descuidar tu alimentación, existen siempre algunas opciones que te llenarán la barriga y te dejarán el corazón contento. Disfruta de estas recetas fáciles y económicas para saber qué hacer de comer con 50 pesos. Recetas de atún en lata El atún en lata es ese comodín que siempre nos salva cuando no tenemos mucho presupuesto para cocinar, ya que es un alimento versátil que se puede combinar con muchos otros ingredientes económicos. ¡Elige cualquiera de estas deliciosas recetas con atún! Calabacitas rellenas de atún Tostadas de salpicón de atún con kaleTortitas de papa con atún y queso fresco  Albóndigas con atún al chipotle Recetas con carne de cerdo Además de ser económica y fácil de conseguir, la carne de cerdo es un alimento delicioso y nutritivo que también puede salvarte en cualquier momento en que te falte el dinero. Por eso te sugerimos estas ricas opciones que no te tomarán mucho tiempo. Tacos de milanesa de cerdo  Chuletas de cerdo en salsa poblana  Carne de cerdo en pipián con calabazas  Recetas con papa Por supuesto no puede faltar tu tubérculo favorito, la papa, el cual es un alimento muy barato que puedes conseguir en cualquier tiendita de abarrotes o mercado y sirve para cocinar diversos platillos económicos y deliciosos. ¿Listo para las mejores recetas con papa? Papas rellenas de ensalada de polloFlautas de papa con chorizo  Croquetas de atún con papa al chipotle  ¿Ya ves que si se puede hacer de comer con 50 pesos?
La gastronomía colombiana es uno de los tesoros más grandes de Latinoamérica y es que nadie puede resistirse a las tradicionales arepas, sancocho, empanadas y todas esas delicias hechas con maíz o arroz. Por eso, en esta ocasión te mostramos algunos platos típicos de Colombia que no podrás resistir. Arepas Al igual que en Venezuela, las arepas son un platillo muy común en tierras colombianas. Las arepas son unas tortitas hechas con harina de maíz y cocinadas a la parrilla; pueden prepararse muy sencillas, desde sólo un poco de mantequilla hasta de carne con queso y más ingredientes. En Cartagena destacan las arepas de huevo, ¿a ti de qué se te antojan? Ajiaco Si de sopas se trata, no podrás resistir el tradicional ajiaco, la cual se prepara con pollo desmenuzado, diferentes tipos de papas, maíz y guasca. No te dejes llevar por su esencia de sopa, ya que más que una entrada principal, el ajiaco cuenta como un platillo completo. Picada Otra joya de la gastronomía colombiana es la picada, un exquisito plato con diferentes cortes de carne que se acompaña con papas, elotes, patacones, aguacate y las siempre presentes arepas. Generalmente se come en reuniones para disfrutar con los amigos. Pargo frito y arroz de coco El pargo frito se trata de un tipo de pescado que se cocina frito, con plátanos machos cortados en rodajas, aplastados y fritos, además de un delicioso arroz dulzón con coco, un clásico de las costas colombianas. Arroz atollado El arroz atollado es un plato delicioso hecho de arroz con pollo, carne de cerdo y res, acompañado de cebolla, papa y pimientos. Es un plato tradicional colombiano que simplemente no te puedes perder. Patarasca La patarasca es un platillo típico del sureste de Colombia, cerca del Amazonas y se trata de un pescado sazonado con azafrán criollo, envuelto en hoja de plátano y cocinado a las brasas. ¡Un verdadero manjar! Sobrebarriga santandereana La sobrebarriga es un corte de carne del lateral del estómago de la res que se hornea con jitomate, ajo y diversos condimentos y se acompaña con papa y yuca, una especie de camote muy rico. Este plato es tradicional de Satander, departamento andinos al nororiente de Colombia. ¿Qué platillo tradicional de Colombia se te antoja más?
¡Marzo es el mes para conmemorar a las mujeres! El trabajo y el esfuerzo que todas hacen a diario alrededor del mundo. Hoy dedicaremos este espacio a las changueras mazatlecas. Porque la Cuaresma es también la temporada perfecta para disfrutar y conocer más de pescados y mariscos locales. La Unión de Camaroneras de Mazatlán se fundó hace alrededor de 43 años. Es una asociación integrada por 24 mujeres, ya como segunda o tercera generación familiar de trabajo. Antes compraban el camarón directamente en el charco con los pescadores, cuya bolsa de este preciado animal se llama chango y de ahí tomaron su nombre. Al principio, tuvieron un presidente como líder de la asociación  y vendían en el mercado principal de Mazatlán, desde donde eran ubicadas en el segundo cuadro del centro. Hoy, las changueras ya son todas camaroneras, con granjas propias, y están consolidadas de fijo en su cuadra, desde las 5 am hasta las 7 pm. Diario venden alrededor de 6 toneladas del mejor producto del Pacífico, entre camarones del mar, de granja y río, jaiba, langostas, callos, pulpo, marlin, atún y otros productos sinaloenses deliciosos como salsas marisqueras. El desfile entre mazatlecas y distribuidores comienza cada amanecer. Todos van con las Changueras. La Chuyita, Maria del Jesús Beltran Flores, es la actual presidenta de la Unión. Ella y su hermana, Norma Leticia Bletran Flores, están pendientes de los cumplimientos de la directiva de las asociación, tales como respeto al cliente, los precios estandarizados e incluso la imagen al público de todas las mujeres al frente de los negocios. Esta dupla se incorporó al negocio por su madre, que tenía un restaurante y vendía desayunos y comidas a las Changueras. ¡Una parada obligada en México, y mi joya de esquina favorita!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD