Cómo hacer un día de spa en casa
Tips y Consejos

Cómo hacer un día de spa en casa

Por Mónica Mateos - Abril 2020

Escuchar música que nos haga vibrar, ver una película que nos apapache el corazón, cocinar algo rico o tener un día de spa en casa con exfoliación, mascarillas naturales para la cara y masaje relajante es una de las mejores maneras para aprovechar el tiempo libre en casa y darnos una buena dosis de amor propio. 

Como puedes darte cuenta, hay muchas formas de consentirnos a nosotros mismos, pero sin duda alguna, una de las favoritas es realizando un día de spa en casa, alternativa tan relajante como si asistieras a un spa de verdad, pero desde la comodidad de tu hogar. 

Aunque podría parecer un poco complicado pensar en hacer un spa en casa, la realidad es que es súper fácil de lograr puesto que muchos de los artículos necesarios ya los tienes ahí mismo y te los vamos a mostrar a continuación.

¿Listo para relajarte como nunca? Sigue estos sencillos pasos para hacer un spa casero.



Prepara el ambiente

Para poder relajarte como se debe, tienes que preparar el ambiente ideal y para lograrlo, necesitarás elegir una habitación adecuada, puede ser el baño o tu propio cuarto. Escoge también unas cuantas velas, puedes utilizar difusores de aroma o prender incienso y no puede faltar un playlist con tu música favorita. Procura usar ropa cómoda y una banda en la cabeza para dividir tu cabello del rostro y ten a la mano una toalla limpia para secarte.

Consiente tu piel

El siguiente paso para disfrutar del spa en casa es exfoliar tu piel para eliminar células muertas y lucir radiante. Puedes hacerlo con un poco de limón, azúcar, miel y jojoba para las manos, una mezcla de borra de café, los restos del café de grano que quedan en la cafetera o café soluble, con yoghurt natural para el cuerpo y avena con miel para el rostro. Recuerda enjuagar con agua tibia.

Revitaliza tu cabello

El cabello es una de las partes del cuerpo que más fácilmente se maltrata y muchas veces lo dejamos de lado, por ello te presentamos la forma ideal para cuidarlo y darle un respiro de la secadora, los productos de belleza y la contaminación. Forma una mezcla con la mitad de un aguacate maduro, dos yemas de huevo y unas gotas de aceite de oliva; úntala en tu cabello, ponte un gorro de baño o si no tienes, una bolsita de plástico, deja reposar 15 minutos y enjuaga con abundante agua.

Mima tu cutis

Para que tu carita se sienta consentida, te recomendamos una mascarilla relajante que dejará tu piel muy suave. Solo necesitas licuar ½ pepino con 1/4 de taza de leche, 1 cucharada de miel y otra de azúcar morena y aplicarlo en tu rostro por 15 minutos. Retira con agua tibia, preferentemente fría.  

Relaja tu cuerpo

¿Quién dice que se necesita un masajista profesional para traerte calma? Tú mismo puedes aplicarte un masaje relajante como un experto; unta algún aceite esencial o crema en tus manos y frota con movimientos circulares de tus pies hacia arriba, en dirección contraria a la circulación.

Energiza tu espíritu

Termina tu ritual con un merecido baño alternando la temperatura del agua. Puedes aplicar una mezcla de avena, sal de mar y aceite de almendras por todo tu cuerpo en caso de que desees llenarte de energía y revitalizar tu espíritu. No olvides enjuagar con agua y secarte con una toalla limpia.


Califica este artículo
Calificaciones (3)
Regina Von Mir
18/12/2020 06:02:46
Me encantó! Gracias por compartir
EDITH ORTEGA
14/05/2020 13:27:28
Siempre dan buenos Tips , gracias!!!
Alma Torres
20/04/2020 07:04:34
Buenos días kiwilimón me encantan sus recetas
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Se acerca el fin de año y no hay mejor forma de recibir al 2021 que con rituales de comida para atraer el amor, la fortuna y la abundancia. Por ello, te preparamos una lista con los alimentos favoritos dentro de las creencias populares para atraer la buena energía, con el mejor sabor, por supuesto. ¡No te pierdas estos 6 alimentos básicos para los rituales de Año Nuevo! Lentejas para la abundancia Dentro de los rituales de Año Nuevo, podemos encontrar que las lentejas se utilizan para atraer la abundancia y la prosperidad en días venideros. Por eso en tu cena de fin de año, no puede faltar la sopa de lentejas, como la que tenemos aquí. Albahaca para el amor Algunas personas tienen la creencia de que las hojas de albahaca atraen el amor, por eso, colocan un puñito de hojas bajo la almohada para que en sueños se les muestre a su verdadero amor, o, por otro lado, preparan platillos con esta planta, como podrás ver en estas increíbles opciones. Pasta con Camarones en Salsa de Jitomate y ChipotleSalmón Empapelado con Pesto de EspinacaUvas para los 12 deseos Quizás el ritual de Año Nuevo más conocido son las tradicionales uvas. Se acostumbra comer 12 uvas durante las últimas 12 campanadas a la media noche y con cada uva se puede pedir un deseo diferente que nos sorprenda el siguiente año, aunque si quieres comer las uvas de otro modo, esta gelatina no te defraudará. Limones para alejar las malas vibras Otro ritual imperdible para recibir el Año Nuevo es partir limones en cuartos y colocarlos en las esquinas de tu casa para alejar las malas vibras y proteger a tu familia. Azúcar para la paz y armonía Hay quienes creen que lavarse las manos con azúcar y champaña ayuda a alejar los problemas y dificultades durante el año, atrayendo así la paz y la armonía. Sidra, vino o champaña para la fortuna Otro ritual de Año Nuevo consiste en chocar las copas lo más alto que se pueda y brindar con champaña, vino espumoso o sidra, dar tres saltos con el pie derecho y esperar a que la fortuna caiga en tu copa. ¿Cuántos rituales de Año Nuevo vas a realizar para recibir el 2021?
Los restaurantes son parte esencial de la economía en México, generan 5.6 millones de empleos directos e indirectos y trabajan de la mano con una extensa red de proveedores mexicanos, muchos de ellos provenientes del campo. Tan sólo en 2020, como consecuencia de la crisis sanitaria, en México se perdieron alrededor de medio millón de empleos; mientras que en la Zona Metropolitana del Valle de México se cerraron 13 mil 500 establecimientos de forma definitiva. De acuerdo con la Canirac (Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados), ocho de cada diez restaurantes podrían cerrar sus puertas como consecuencia de esta crisis pandémica. El efecto económico que ocasionó el cierre de restaurantes en abril del 2020 fue devastador para la industria. Resistieron el permanecer cerrados, sólo con servicio a domicilio, durante casi cuatro meses. Sus esfuerzos fueron titánicos para conservar sus plantillas laborales y solventar sus gastos operativos tales como rentas, contribuciones, impuestos y servicios, sin apoyos gubernamentales. La anhelada apertura y el retorno a la nueva normalidad exigió aforos controlados (de 30 o 40%) y gastos adicionales para cumplir con las medidas de seguridad y prevención dictaminadas por instituciones mundiales, tales como barreras físicas y artículos de protección para trabajadores, proveedores y clientes. Así, restaurantes de gran tradición en todo el país bajaron sus cortinas y dijeron adiós para siempre. En Ciudad de México, por citar sólo algunos ejemplos, cerraron: Lampuga Condesa que estaba por cumplir 15 años; la Trattoria Della Casa Nuova, tras hacer felices a comensales del sur de la ciudad por 40 años; Sir Winston Churchill's, con una trayectoria de casi 50 años o La Vaquita, cantina que durante 100 años tuvo sus puertas abiertas en el Centro Histórico. Restaurantes extintos y muchos más al borde de su extinción. Por este motivo, en la Ciudad de México y el Estado de México, un grupo de 516 restauranteros emitieron el 7 de enero de 2021 un desplegado con el grito de auxilio: ¡Abrir o morir! Tras el nuevo cierre que se instauró a partir del 18 de diciembre de 2020 a la fecha por el semáforo rojo de ambas entidades. “Tan sólo el anuncio del cierre de nuestros establecimientos por tres semanas provocó un incremento de 10% de empleos perdidos a los ya registrados”, declaran. Incapaces de mantenerse y sin ahorros, solicitaron la declaración de la industria restaurantera como actividad esencial, así como el apoyo a la economía formal y regulación de otras actividades. Señalaron que estudios internacionales han demostrado que los restaurantes, con las medidas de seguridad que tomaron, no son fuente de contagio. Su mensaje es claro: “¡Abrimos o morimos!”.El día de hoy (8 de enero), la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México anunció el mantenimiento del semáforo rojo con cierre de actividades no esenciales y la condonación del Impuesto Sobre Nóminas para restaurantes.La realidad es compleja para los restaurantes que han sobrevivido, también para los miles de trabajadores que integran sus equipos de trabajo y la cadena de valor que trabaja con éstos como son verdulerías, panaderías, tortillerías, carnicerías, pollerías, por mencionar algunos. Esperemos que 2021 no condene a la extinción esta industria mexicana.
Una campanada, una uva y un deseo es una tradición de fin de año que cada 31 de diciembre nos atraganta, pero que al mismo tiempo es uno de los rituales de año nuevo favoritos por todo lo que representa, e incluso mágico, porque lo hacemos en la mística medianoche y el número 12 se repite: 12 campanadas, 12 de la noche, 12 meses, 12 uvas, 12 deseos.Porque si sacar las maletas nos asegura un viaje en el año que inicia, las uvas garantizan comenzar el año con metas, anhelos positivos para una nueva temporada, además de un poco de adrenalina y mucha diversión, por ver quién si puede seguirle el paso a las uvas y las campanadas.Pero esta tradición ya bastante extendida en América Latina es en realidad originaria de España. Su historia, de acuerdo con el libro España, del periodista Jeff Koehler, tiene dos posibles teorías. Una situada en el siglo XIX y la segunda, a principios del siglo XX.La primera teoría tiene que ver con los burgueses españoles imitando a los burgueses franceses, cuya celebración de víspera de año nuevo era comer uvas y tomar vino espumoso. De ahí, la costumbre pasó a los madrileños, que iban a la Puerta del Sol a oír las campanadas de la medianoche y comer uvas, como la clase alta, pero con ironía y como burla.La otra se remonta al siglo XX, cuando los productores de Aledo, en Alicante, tuvieron un excedente en su cosecha de uvas blancas y decidieron venderlas a un bajo precio. Estas uvas son actualmente tan famosas, que se conocen como las uvas “de la buena suerte” e incluso se venden en Aledo paquetes de 12 en envases especiales para recibir el Año Nuevo.Empezar el año con buenos deseos siempre es una buena forma de inspirarte y decretar prosperidad para el nuevo ciclo que se inicia, así que si comes uvas o no, la fiesta de Año Nuevo siempre contagia su optimismo y nosotros también queremos compartirlo contigo con 12 consejos para recibir el nuevo año.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD