Cómo refrigerar los alimentos correctamente
Tips y Consejos

Cómo refrigerar los alimentos correctamente

Por Fud - Abril 2020
Uno de los trucos más sencillos para hacer durar más la comida, es refrigerar los alimentos adecuadamente para que éstos se conserven mejor durante más tiempo. De este modo, reducimos la proliferación de bacterias y evitamos generar más desperdicios de los necesarios, además de que es una excelente opción para ahorrar y aminorar los gastos.

Primeramente, nuestro refri debe estar completamente limpio y para saber cómo lavar un refrigerador, debemos tener en cuenta que debe limpiarse una vez a la semana con agua y jabón, poniendo especial atención en los estantes, las repisas y las esquinas.

Una vez que las superficies tienen las condiciones higiénicas necesarias, es hora de organizar y almacenar los alimentos que van en el refrigerador. Procura colocar las carnes crudas en el congelador, las frutas y verduras en los estantes inferiores; los lácteos y huevos usualmente van en los estantes medios o laterales y finalmente, los embutidos en los estantes superiores.

Para lograr que los alimentos se conserven mejor por mucho más tiempo, es necesario conocer la forma correcta de refrigerarlos individualmente, ya que no es lo mismo almacenar verduras que salchichas o jamón. Por ello, a continuación, te presentamos los mejores tips para lograrlo.


Califica este artículo
Calificaciones (3)
René Hernández
30/04/2020 13:55:12
Muy claro y útil. Gracias
Graciela Chumán Ramirez
30/04/2020 10:20:22
Cuando guardaba los plátanos se me ponían negros. Gracias por el tip
Margarita Vera
29/04/2020 20:47:45
Excelente tip 💯👌🏼 De hecho algunos ni tenía idea de cómo se hacía para guardar🙈 Gracias 🙋🏼‍♀️
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las hay dulces y saladas, hechas con masa de harina, con pasta hojaldrada o con masa de maíz, rellenas de carne o de queso, horneadas o fritas, pero ¿sabes cómo se preparan las empanadas en distintas partes del mundo?Las empanadas se comen tanto en Rusia como en Venezuela y Argentina. En México tenemos aglunas versiones en Hidalgo y en Veracruz. Por lo que si te preguntabas de dónde son las empanadas, te contamos que no se conoce con exactitud su origen; sin embargo, cada país tiene su propia versión y froma de prepar sus deliciosas empanadas. Aquí te contamos como se preparan las empanadas en distintas partes del mundo.¿De dónde son las empanadas?De acuerdo con la etimología de la palabra empanada, esta viene del castellano 'empanar', que implica poner algo entre pan o masa para cocerlo en el horno.Los pastores y viajeros solían rellenar panes con comida o vegetales, con el fin de comerlos después, durante la jornada laboral o en el camino.Tiempo después, las carnes o rellenos terminaron por cocerse junto con la masa para empanadas y tadán, tenemos las empanadas como las conocemos.Desde la Edad Media, en España se rellenaban con carnes de caza, con pescado, o con sobras de otros guisos, y se hacían con harina de trigo o de centeno.Así que, aunque no podemos saber exactamente de dónde son las empanadas, podemos decir que su origen están en Europa y Oriente Medio, y de ahí se difundieron a América.En España, las empanadas más famosas son las de Galicia y el relleno más común es el atún, pero también se hacen con otros ingredientes muy mediterráneos, como sardinas, mejillones o incluso pollo.También existen las empanadas conocidas como hornazo, típicas de Salamanca y Ávila, que van rellenas de chorizo, jamón u otros embutidos. En América, quizá las empanadas más famosas son las argentinas, cuyo relleno se conoce como recado o carbonada. Las formas más comunes de rellenarlas son con carne de vaca, pollo, jamón, queso y espinacas o acelgas, estas suelen ir acompañadas de una salsa blanca.En Bolivia, por ejemplo, las conocidas salteñas se preparan como una parte extra del desayuno y se hacen con masa dulce, que se pinta ligeramente de rojo o anaranjado y van rellenas de carne o pollo.Por su parte, Chile tiene en las empanadas un alimento icónico para su país, al grado de que han sido parte de la historia, pues el presidente Salvador Allende se refirió a la revolución chilena como una con "sabor a vino tinto y olor a empanada".La masa de estas empanadas está hecha con harina de trigo y las que más se comen van rellenas de mariscos y otra más de carne picada y cebolla, conocidas como empanadas de pino.En México, usualmente rellenamos las empanadas de carne, queso o pollo, pero también nos encanta hacerlas con guisados típicos de aquí, como rajas con queso o delicioso pollo con mole.Mientras que en Veracruz tenemos los volovanes, en Hidalgo tenemos los pastes. En otras partes del país, como en Sinaloa, las empanadas son dulces y van rellenas de guayaba o cajeta.Las empanadas también se comen en Perú, Uruguay, Venezuela y en otros continentes, como Europa y Asia. No pierdas la oportunidad de probar este delicioso platillo y prepáralo como se hace tradicionalmente en tu país, o como en otra parte del mundo. 
Ahora que parece que todos le perdimos el miedo al horno y estamos probando con diferentes tipos de panes y recetas. Así, todos los neófitos en este terreno nos hemos encontrado con una gran duda: ¿el polvo para hornear es lo mismo que la levadura?Y todavía más preguntas, ¿podemos usarlos e intercambiarlos?, ¿cuál es el uso de cada uno? Para alguien nuevo en la horneada, es necesario saber esto y tener a la levadura y al polvo para hornear bien diferenciados.La levadura es el ingrediente que al hacer pan, realiza la fermentación. Se trata de un hongo, es decir que la levadura está compuesta por microorganismos vivos, que descomponen la materia orgánica al tiempo que generan nuevos elementos, como dióxido de carbono o alcoholes. Esto es el proceso de la fermentación y por eso, al hacer una masa para pan, cuando se indica dejarlo fermentar, se trata de ese tiempo de reposo en el que se permite a la levadura llevar a cabo este procedimiento y como resultado, la masa incrementa su volumen, pues ya hubo una transformación de materia en dióxido de carbono.Este uso de la levadura es uno de los más antiguos y se usan muchos tipos de levadura para hacer alimentos además de pan, por ejemplo, para hacer cerveza o vino.Por su parte, el polvo para hornear es una levadura química, hecha con bicarbonato de sodio, cremor tártaro (bitartrato de potasio) y un absorbente de humedad, por lo que la principal diferencia entre la levadura y el polvo para hornear es que la primera es orgánica, es decir, está viva, mientras que la segunda no.Aunque tanto el polvo para hornear como la levadura sirven para un mismo fin, no son lo mismo. Los dos productos ayudan a los alimentos horneados a aumentar su tamaño, pero el proceso por el cual lo hacen es diferente.Cuando se usa en una receta para hacer bisquets, por ejemplo, el polvo para hornear libera gas de dióxido de carbono a través de la masa, lo que hace que la comida se hinche.El proceso de la levadura es que se alimenta de los azúcares en la harina y entonces así libera dióxido de carbono, lo que hace que la comida se eleve. Ambos procesos liberan dióxido de carbono para aligerar la masa, pero la levadura es mucho más lenta y deja un sabor y olor distintos.Los dos ingredientes no sólo funcionan de manera diferente, sino que también se usan en diferentes tipos de recetas. Por ejemplo, el polvo para hornear se usa en la mayoría de los productos de repostería, como las galletas, pasteles o muffins.La levadura se usa principalmente para panes, incluidos pan blanco, trigo integral, brioche y centeno.Lo más seguro, es que la receta que estés consultando te dicte el uso de uno u otro, pero si vas a hacer un pastel y tienes levadura pero no polvo para hornear, quizá lo mejor será no intentar intercambiar los ingredientes. Ahora que ya sabes que la levadura y el polvo para hornear no son lo mismo, podrás continuar con tu dominio del delicioso y desestresante arte de hacer pan casero.
Mientras estamos aislados, preocupados por nuestra salud y la de nuestros seres queridos, además de mil cuestiones más, es increíble pensar en que además estemos consternadas por cómo bajar de peso rápido. Pero pasa. Aunque no queramos, el cambio en nuestra rutina, la ansiedad que produce la situación nos afecta y lo hace directamente en nuestros hábitos alimenticios, o en nuestras ganas de hornear pan de plátano todo el tiempo...Porque la comida muchas veces es una forma de apapacharnos cuando nos sentimos mal y además de eso, cumple una función vital: nutrirnos.Las preocupaciones sobre el peso están profundamente arraigadas en nuestra cultura, pero la verdad es que hay muchísimas otras cosas de qué preocuparnos en este momento, desde mantenerse saludable y educar a los hijos en el hogar, hasta la economía familiar y del país, e ir por el súper sin contagiarse. Preocuparse por subir de peso durante una pandemia sólo aumentará tu estrés.Así que nada como consultar a un profesional para guiarnos con las comidas durante estos tiempos complicados y dejar de temerle a unos cuantos kilos de más.Entre las primeras recomendaciones que nos da Jennifer Asencio, nutrióloga clínica especialista en diabetes, se encuentra algo básico: NO saltarse comidas y ser más conscientes de los alimentos que elegimos. “Justo en estos momentos de incertidumbre, aburrimiento, estrés y ansiedad, nos dedicamos a consumir alimentos procesados, o con altas cantidades de azúcares, lo que nos puede llevar a un aumento significativo de peso, por lo que te recomiendo no saltarte comidas y elegir snacks saludables como pepino, jícama, zanahoria, gelatina sin azúcar, nueces, cacahuates o almendras en pequeñas porciones”.La clave está en ser más conscientes de aquello que elegimos para nuestro cuerpo. Si te ha costado trabajo balancear tus alimentos durante la cuarentena, lo que la nutrióloga clínica recomienda es planear tus comidas a partir a partir de los tres grupos de alimentos, es decir, incluir uno de cada grupo:Carbohidratos: tortilla, tostadas horneadas, salmasProteína: pollo, pescado, atún, mariscos, queso, huevo, carnes magras de res o cerdo.Lípidos: grasas monosaturadas como aguacate, aceite de oliva, pistaches, almendras o nueces.Por ejemplo, este podría ser un menú práctico e ideal para guardar la distancia en casa: Para el desayuno, unos huevos duros con nopales y salsa verde, acompañados de un par de tortillas; complementa con una taza de uvas.Para la comida, una sopa de setas, un salpicón de atún con tostadas horneadas, medio aguacate y de postre una taza de fresas con una cucharadita de crema light.Para la cena, una sincronizada enchilada con dos tortillas de maíz, queso panela, jamón de pechuga de pavo adobada con salsa chipotle.Tres alimentos que no deberían faltarte en casa durante el encierroDurante la cuarentena, hacer súper ha cambiado por completo, pero el consejo de una nutrióloga es que no te deben faltar alimentos que refuercen tu sistema inmunológico. En específico, ella recomienda comprar frutos rojos (arándanos, frambuesas, fresas, grosella, uva), que “contienen propiedades antitumorales, por su capacidad de reducir y contrarrestar el estrés de oxidación y de la inflación”; kale (o col rizada), que es “fuente de calcio, vitamina C y actúa directamente en el sistema inmunológico”, además contiene “vitamina A, vitamina K, hierro, y propiedades antiinflamatorias y antioxidantes”, por último, cítricos como kiwi, naranja, limón y toronjas, todos muy “ricos en vitamina C, que ayudan a nuestras defensas a protegernos de infecciones”. Prueba hacer una ensalada de kale, arándano y almendra.Ahora que, si eres de esas personas que no han podido parar de hornear panqué de plátano, no te preocupes, este súper poder también se puede disfrutar con otros platillos, como recomienda Asencio. Si ya le perdiste el miedo al horno, ten en cuenta que “hornear los alimentos tiene muchas ventajas, como potencializar el sabor, conservar los nutrientes y utilizar menos grasa”. Ella te recomienda buscar y preparar “recetas con tortilla, que tiene un bajo índice glucémico y te dejan satisfecho por más tiempo. Por ejemplo, pastel azteca o enchiladas al horno”. También puedes deshidratar verduras y frutas para tener chips al horno de zanahoria, calabaza y manzana, que te pueden funcionar perfecto como snack durante el día. Si no puedes dejar de picar, intenta hacerlo con alimentos como palomitas naturales, jicaletas, pepinos, y no te preocupes, porque la nutrióloga Jennifer Asencio también nos dio opciones para el postre: gelatina light, manzana con queso cottage o helado de yogurt con arándanos.Lo más importante es que elijas tus alimentos consciente de que su función es nutrirte y que recuerdes que son tiempos duros, en los que quizá preocuparte por bajar de peso está de más.
El agua es un componente esencial en nuestras vidas, ya que no sólo nos ayuda a realizar las actividades diarias, como bañarnos o limpiar nuestro hogar, sino que es indispensable para nuestro cuerpo y forma parte del 60% de nuestro organismo. Además de ser necesaria para saciar la sed y para el correcto funcionamiento de nuestros órganos, tiene una importantísima función en todo el cuerpo, por lo que te mostraremos cuáles son algunos beneficios de tomar agua en la piel. La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y por ello no debe sorprendernos que sea un poco delicada y necesite todo tipo de cuidados, especialmente porque factores externos como la alimentación, el clima e incluso el estrés, pueden provocar piel seca y escamosa. De acuerdo a información de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), otros factores como los constantes cambios de temperatura, el frío extremo y la contaminación, así como el tabaco y el alcohol, propician la acumulación de células muertas en la cara y cuerpo, razón por la cual la piel se torna seca, acartonada y puede dañarse en extremo. Si aún no estás convencido de las razones por las cuales deberías incrementar tu ingesta de agua, presta atención a los siguientes puntos para que comprendas cómo actúa el tomar mucha agua en nuestra piel. Brinda elasticidad a la piel Como explica el doctor Antonio Cano, de la Universidad de Murcia, la capa externa de la epidermis está formada por corneocitos, las células que contienen proteínas de queratina y brindan a la piel flexibilidad e hidratación. Los corneocitos ayudan a retener el agua en la piel, proporcionan turgencia y ayudan a los intercambios metabólicos. Si no tomas suficientes vasos de agua, a la piel le pasa como a las esponjas que se secan y se vuelven rugosas, en cambio, si te mantienes hidratado, tu piel lucirá suave, tersa y tendrá menos flacidez. Controla la celulitis La celulitis, uno de los enemigos más temidos por las mujeres, puede controlarse gracias a que la hidratación ayuda a mejorar la circulación sanguínea, oxigena el organismo y elimina de sustancias de deshecho que se acumulan especialmente en las piernas, el abdomen y los brazos. Esto se debe combinar con otras técnicas, según indican especialistas del Institut Vila-Rovira, cuya propuesta es complementar de agua con una dieta que favorezca la circulación sanguínea y linfática: “Beber mucha agua, reducir la sal y elegir alimentos ricos en potasio mejora la circulación y previene este problema”. Ayuda a un tener cabello más sano Para cuidar el cabello es necesario despuntarlo frecuentemente y darle un tratamiento adecuado con shampoo y otros productos que le aporten suficientes nutrientes e hidratación, sin embargo, el ingrediente natural más infalible para que tu cabello presente un aspecto saludable es el agua, la cual se distribuye a través de los vasos sanguíneos del cuero cabelludo. Si no bebemos agua suficiente, el flujo de sangre que llega hasta las raíces disminuye y esto provoca que el pelo se debilite y se caiga, como explican los expertos de la exitosa cadena de peluquerías, Jean Louis David. Quema calorías Además de que el agua ayuda a satisfacer el organismo, evitando que comamos de más, también propicia que nuestro cuerpo queme de calorías, acelerando el metabolismo, de acuerdo a información de Heathline. Entonces, ¿cuánta agua hay que beber al día para obtener estas grandiosas ventajas? Como puedes darte cuenta, los beneficios del agua en la piel son inmensos, así que no olvides tomar al menos dos litros de agua diarios y combinar tu consumo de líquidos con una dieta saludable, además de acudir con tu dermatólogo de confianza para aclarar cualquier duda. ¿Consideras que tomas suficiente agua durante el día para cuidar tu piel o podrías esforzarte un poco más?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD