10 Ideas para conservar tu maquillaje como toda una profesional
Consejos de Belleza

10 Ideas para conservar tu maquillaje como toda una profesional

Por Kiwilimón - Noviembre 2015
¿Cuántas veces has botado tus cosméticos en la cama por salir corriendo a la oficina? O ¿Incluso los traes en la misma bolsa donde guardas tus libretas, cartera, llaves, y hasta la comida? Así como cuidas que tus platos y vasos estén limpios, lo mismo deberías hacer con tu maquillaje. Por eso te traemos estos sencillos tips.  
  1. Inicia por conocer lo que tienes
Tómate un tiempo para poner todos tus cosméticos en una mesa, sobre una bolsa de plástico o una toalla, quizás encuentres productos que ni siquiera son tuyos o que están vacíos.  
  1. Separa
Hay productos que seguramente son tus favoritos de uso diario, otros para ocasiones especiales, los nuevos, los que casi nunca usas, y los caducados. Estos últimos deséchalos porque pueden tener bacterias o su textura cambió.  Aprende a identificar cuando caducan tus cosméticos  
  1. Dona lo que no has usado, ni usarás
Quizás en un día de oferta te hiciste de un paquete de sombras con colores brillantes que en realidad nunca vas a ponerte, pero alguien que conoces sí. Siempre y cuando sean recientes y no los hayas probado, regálalos a quien sí les dará uso.
  1. Mira si tienes duplicados
 Los delineadores, máscara y rizadores para pestañas, polvos compactos, bases de maquillaje, entre otros, se vuelven indispensables en nuestro día a día, por lo que no está de más tener dos de cada uno. Por aquellas emergencias en las que pierdes u olvidas tu cosmetiquera.  Repara tus sombras rotas con estos tips  
  1. Organízalos
Hay varios estuches que puedes comprar para conservar tus cosméticos, lo ideal es buscarlos con varios compartimentos para que no se mezclen entre sí. Mantenlos en tu cajón y no sobre el tocador, donde es más fácil que se contaminen.
  1. Elige lo necesario
Muchas mujeres tenemos más de cinco labiales diferentes, varios estuches de sombras, polvos y demás cosméticos. Te aconsejamos que metas en tu cosmetiquera que llevas en la bolsa, solo lo que vas a utilizar en el día, ¿para qué cargar de más? Mira cómo convertir tu maquillaje de día en uno de noche  
  1. Procura tener un lugar reservado para tus brochas
 Quizás notes que algunas tienen el pelo enredado y sucio, así que es hora de lavarlas con agua y champú. Recuerda hacerlo una vez por semana y guardarlas de forma vertical, con el pelo hacia arriba.
  1. Trata de no tocarlos directamente
Si vas a aplicar el bálsamo para labios, por ejemplo, que viene en un pequeño frasco, mejor utiliza un pincel de tu colección de brochas. Así no pasarás los gérmenes de tu mano al estuche. Y por supuesto, siempre lava bien tus manos antes de maquillarte. Toma nota de cómo lavar tus brochas
  1. No los compartas
Suena repetitivo, pero es un hecho que hay más probabilidades de que contraigas una infección en los ojos, por ejemplo, si intercambias productos delicados como el rizador de pestañas, sombras o lápices de ojos.
  1. Mantenlos bien cerrados
 Además de que aumentan los riesgos de que las bacterias entren en tus cremas y cosméticos si los dejas abiertos, podrían secarse más rápido o perder su efectividad en la piel. Tampoco los dejes cerca de una ventana en donde estén expuestos al sol. Sigue este paso a paso para aplicar tu base de maquillaje
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
“Dale, dale, no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino”. ¿Quién no ha cantado estas notas con la alegría de ser el siguiente en la fila para romper la piñata. Y es que las piñatas son inherentes a las fiestas decembrinas, como lo es el ponche o los villancicos. En México, las fiestas navideñas son el resultado del sincretismo entre las fiestas prehispánicas, cristianas y populares. Y las posadas, que se celebran del 16 al 24 de diciembre, son una culminación de procesiones, cánticos y, por supuesto, piñatas. Como señala el Museo de Arte Popular: “En México, antes de la conquista española se celebraba el advenimiento de Huitzilopochtli en el mes Panquetzaliztli, el cual coincidía con la época en que los europeos festejaban la Navidad. Esto hizo que las posadas o jornadas, fueran una de tantas ceremonias de carácter profano-religioso que utilizaron para sustituir los antiguos ritos de los indígenas, por la fe católica. Durante los primeros años de la Colonia la costumbre era concurrir a los atrios; pero los indígenas ya evangelizados y encariñados con las tradicionales ceremonias, las trasladaron a sus casas. Ya en 1808, las posadas se desarrollaban con entusiasmo desbordante, principalmente en la Ciudad de México, en casi todas las familias y con más o menos lujo, según sus posibilidades.” Las posadas son parte de los festejos decembrinos en México. Durante ocho días las iglesias y los patios de las casas se visten con piñatas de cartón o barro muy coloridas, de siete picos o de los personajes en tendencia. Las piñatas aguardan a aquel que va a romperla con un palo que representa la virtud y nosotros nos emocionamos cuando llega nuestro turno para romperla o bien para lanzarnos a la rebatinga para elegir las mejores frutas o dulces con lo que haya estado rellena. ¿Qué significa hacer una piñata?Julio Pérez es la tercera generación de piñateros mexicanos. Su abuelo y su padre le enseñaron el oficio, mismo que él ha conservado durante toda su vida y ha transmitido a sus hijos y nietos. Para él, el secreto de una piñata es que esté hecha con el corazón: “No tengo palabras para describir lo que representa para mí el hacer piñatas, porque cada que haces una, pones un pedacito de tu corazón. Todo lo que aprendiste con el paso de los años lo vas poniendo en cada hojita que vas poniendo o en la combinación que decides utilizar en cada creación”. Julio vende cada año sus piñatas en el Mercado de Jamaica, sobre Avenida Morelos. En su casa, cortan el papel cada vez que se acerca la temporada y las arma junto con su familia ya en el mercado. Cuando no es temporada decembrina, vende flores y fruta, pero su mayor ilusión es cuando llega la temporada de piñatas porque así puede compartir con todos los que los visitan el oficio que le aprendió a su padre y este, a su vez, a su abuelo. En su puesto, uno de los más coloridos de Avenida Morelos, podrás encontrar piñatas de hasta tres metros. Hay de papel y periódico, de olla y de papel picado, de siete, ocho y hasta nueve picos, así como de burritos y tus personajes favoritos. Todas son una delicia a la vista porque son reflejo del corazón de la familia Pérez, que lleva tres años al servicio de la alegría y las piñatas mexicanas. Una probadita de las mejores piñatas Si te gustan las piñatas, visita hasta el 12 de diciembre el patio del Museo de Arte Popular, en Revillagigedo 11, en el Centro Histórico. Aquí podrás ver las piñatas ganadoras de la 15a edición del Concurso de Piñatas Mexicanas del MAP, en el que participaron 230 piñatas de artesanos, colectivos y público en general de todo el país. O bien, atrévete a prepararlas en platillos festivos que serán la alegría de todos en la mesa, como en una rica gelatina de piñata o un pastel de piñata. ¡Disfruta tus posadas con un ponche calientito y no pierdas el tino!
La Navidad está a la vuelta de la esquina, por lo que este es el momento perfecto para comenzar a planear tu cena navideña, pues así podrás organizarte mejor y cocinar en menor tiempo. Por otro lado, sabemos que además de tu sazón tan especial, es importante cocinar todos tus platillos de manera correcta, pues de esta manera los disfrutarás al máximo. Si elegiste platillos navideños tradicionales como pavo, pierna o lomo, en kiwilimón tenemos los mejores consejos para cocinar estos platillos a la perfección y que queden jugosos y deliciosos. Recuerda, no hay mejor manera de demostrar tu amor hacia tu familia y amigos que con una cena de Navidad casera.Cómo preparar un pavo jugoso para NavidadPara que el pavo quede increíblemente jugoso, todo lo que necesitas es un poco de agua con sal. Esta técnica consiste en sumergir el pavo en una mezcla de agua con sal, ya que de esta manera, el pavo tendrá más líquido y la carne no se secará demasiado en el horno. Para remojar tu pavo y que quede muy jugoso, solo necesitas:4 litros de agua¾ de taza de salHierbas de olor, clavo de olor, pimienta o especias al gustoInstruccionesCalienta el agua hasta que esté tibia, añade la sal y disuelve. Deja que la mezcla se enfríe.Coloca el pavo descongelado dentro de un recipiente grande, añade las especias y hierbas de olor y después vierte el agua con sal.El pavo debe estar cubierto con agua por completo. Tapa el recipiente y guárdalo en el refrigerador.Deja reposar entre 12 a 24 horas.Una vez que haya pasado este tiempo, tira el agua y usa una toalla de papel para quitar el exceso de agua del pavo.El pavo estará listo para el horno, solo debes añadir especias, mantequilla, aceite de oliva y vegetales. Recuerda ya no agregar más sal al pavo.También puedes leer: 10 consejos para hacer el mejor puré de papaCómo cocinar un pavo a la perfecciónPrecalienta el horno a 232 °C y cuando pongas el pavo en el horno, cocina a 176 °C.Hornea el pavo dependiendo de su peso. Para un pavo jugoso, deberás hornear por alrededor de 13 minutos por cada ½ kilo, es decir, si tu pavo pesa 4 kilos, tendrás que hornear por alrededor de 1 hora con 45 minutos.Una vez que el pavo esté listo, déjalo reposar por lo menos 15 minutos antes de cortar y servir.¿Cómo cocinar un lomo navideño?Precalienta el horno a 200° C, estoy ayudará a que el lomo retenga el jugo de la carne.Prepara una mezcla de especias para el lomo, pues incluir sal, pimienta, aceite de oliva, ajo en polvo, cebolla en polvo, etc.Coloca el lomo en la charola para hornear, pero recuerda que la parte con más grasa debe colocarse hacia arriba, pues de esta manera la carne no perderá su jugo.Una vez que el lomo esté dentro del horno, baja la temperatura a 175 °C y cocina 20 minutos por cada medio kilo.Cuando el lomo de cerdo esté listo, cúbrelo con aluminio y deja reposar por al menos 20 minutos.También puedes leer: 8 formas de usar el pavo para el recalentadoConsejos para preparar una pierna jugosaMarina la carne con una mezcla de especias, chiles, ajo, cebolla y cualquier otro ingrediente, ya que entre más tiempo se marine, mejor sabor tendrá.Precalienta el horno para que la carne se dore y después baja la temperatura para que se cocine de manera perfecta, pero sin perder su jugosidad.Las mejores recetas de pavo, lomo y pierna para NavidadAhora que ya sabes cómo hacer que la carne quede muy jugosa, solo necesitas inspiración para encontrar la receta perfecta de pavo, lomo o pierna.Pavo a la MostazaPavo Relleno de Manzanas y Trenzado de Jamón SerranoPavo al Vino Tinto y Compota de UvasLomo de Cerdo con Salsa Cremosa de ChipotleLomo de Cerdo Relleno de Manzanas y ArándanosLomo de Cerdo HojaldradoPierna de Cerdo Glaseada en Salsa de PiñaPierna de Cerdo a la CervezaPierna de Cerdo Adobada con Naranja
Michoacán es un estado abundante en riqueza cultural, con un legado arquitectónico casi tan impresionante como su pasado histórico, ¡y qué decir de su contexto artístico! Pero si hay algo por lo que destaca el estado de Michoacán, es por su maravillosa gastronomía tradicional, no por nada en 2010 la comida mexicana fue declarada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) bajo el paradigma de Michoacán. La cocina tradicional michoacana está conformada por platillos clásicos como la sopa tarasca, las corundas y, por supuesto, las famosas enchiladas morelianas, entre otros. Dichas recetas se constituyen por ingredientes oriundos de la región del campo, de sus lagos y hasta del mar. Algunos de los que más destacan son los aguacates, los pescados de sus abundantes lagos, los hongos de las montañas y las truchas de los ríos. Estos ingredientes sólo podrían ser transformados en auténticos manjares por las cocineras tradicionales, quienes nos han compartido sus secretos culinarios a través de Morelia en Boca, el Festival Internacional de Gastronomía y Vino de México, uno de los más importantes del país donde confluyen productos regionales de gran calidad, recetas irresistibles y muy creativas y conceptos gastronómicos locales y nacionales. Disfruta exclusivamente para ti, suscriptor de KiwiPro, la cocina tradicional michoacana, que las cocineras más pro de Michoacán, México, tienen para ti.
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD