10 Ideas para conservar tu maquillaje como toda una profesional
Consejos de Belleza

10 Ideas para conservar tu maquillaje como toda una profesional

Por Kiwilimón - Noviembre 2015
¿Cuántas veces has botado tus cosméticos en la cama por salir corriendo a la oficina? O ¿Incluso los traes en la misma bolsa donde guardas tus libretas, cartera, llaves, y hasta la comida? Así como cuidas que tus platos y vasos estén limpios, lo mismo deberías hacer con tu maquillaje. Por eso te traemos estos sencillos tips.  
  1. Inicia por conocer lo que tienes
Tómate un tiempo para poner todos tus cosméticos en una mesa, sobre una bolsa de plástico o una toalla, quizás encuentres productos que ni siquiera son tuyos o que están vacíos.  
  1. Separa
Hay productos que seguramente son tus favoritos de uso diario, otros para ocasiones especiales, los nuevos, los que casi nunca usas, y los caducados. Estos últimos deséchalos porque pueden tener bacterias o su textura cambió.  Aprende a identificar cuando caducan tus cosméticos  
  1. Dona lo que no has usado, ni usarás
Quizás en un día de oferta te hiciste de un paquete de sombras con colores brillantes que en realidad nunca vas a ponerte, pero alguien que conoces sí. Siempre y cuando sean recientes y no los hayas probado, regálalos a quien sí les dará uso.
  1. Mira si tienes duplicados
 Los delineadores, máscara y rizadores para pestañas, polvos compactos, bases de maquillaje, entre otros, se vuelven indispensables en nuestro día a día, por lo que no está de más tener dos de cada uno. Por aquellas emergencias en las que pierdes u olvidas tu cosmetiquera.  Repara tus sombras rotas con estos tips  
  1. Organízalos
Hay varios estuches que puedes comprar para conservar tus cosméticos, lo ideal es buscarlos con varios compartimentos para que no se mezclen entre sí. Mantenlos en tu cajón y no sobre el tocador, donde es más fácil que se contaminen.
  1. Elige lo necesario
Muchas mujeres tenemos más de cinco labiales diferentes, varios estuches de sombras, polvos y demás cosméticos. Te aconsejamos que metas en tu cosmetiquera que llevas en la bolsa, solo lo que vas a utilizar en el día, ¿para qué cargar de más? Mira cómo convertir tu maquillaje de día en uno de noche  
  1. Procura tener un lugar reservado para tus brochas
 Quizás notes que algunas tienen el pelo enredado y sucio, así que es hora de lavarlas con agua y champú. Recuerda hacerlo una vez por semana y guardarlas de forma vertical, con el pelo hacia arriba.
  1. Trata de no tocarlos directamente
Si vas a aplicar el bálsamo para labios, por ejemplo, que viene en un pequeño frasco, mejor utiliza un pincel de tu colección de brochas. Así no pasarás los gérmenes de tu mano al estuche. Y por supuesto, siempre lava bien tus manos antes de maquillarte. Toma nota de cómo lavar tus brochas
  1. No los compartas
Suena repetitivo, pero es un hecho que hay más probabilidades de que contraigas una infección en los ojos, por ejemplo, si intercambias productos delicados como el rizador de pestañas, sombras o lápices de ojos.
  1. Mantenlos bien cerrados
 Además de que aumentan los riesgos de que las bacterias entren en tus cremas y cosméticos si los dejas abiertos, podrían secarse más rápido o perder su efectividad en la piel. Tampoco los dejes cerca de una ventana en donde estén expuestos al sol. Sigue este paso a paso para aplicar tu base de maquillaje
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
“Esos platones tricolores duraron muy poco tiempo: en un abrir y cerrar de ojos, los chiles desaparecieron de las charolas... Qué lejano estaba el día que Tita se había sentido como un chile que se deja por decencia para no demostrar la gula”, escribía Laura Esquivel en Como Agua para Chocolate. Yo amo este libro, pero sinceramente no concibo el tiempo en el que los chiles en nogada se dejaban olvidados en el fondo de un plato. No sé si para ustedes pero para mí, sería pecado capital ignorar las cinco horas que, por ejemplo, le tomaba a mi abuelo Toyo pelar las nueces de Castilla. Un gancho al hígado a las tres horas que a Doña Mago, la ayudante de mi amada abuela, le tomaba asar, desvenar y pelar los chiles. Ni qué pensar de las otras cinco horas que le tomaba a mi abuelita preparar la nogada, picar todos los elementos del picadillo, cocinarlos y rellenar cada chile. La recuerdo sentada, tomando con sus manos una bolita de picadillo y metiéndola, con todo cuidado, en el interior de un chile. “Si lo haces con cuchara te salen flacos”, decía ella, una persona que perdonaba todo, menos mal comer. En total le tomaba trece horas completar el platillo: ¿a alguien le queda duda de lo mucho que valían la pena?El por qué los chiles en nogada son tan importantes en la gastronomía de México tiene un poco que ver con la sobada y no comprobada historia de Agustín de Iturbide, en cuyo honor las monjas agustinas del convento poblano de Santa Mónica crearon el platillo, o al escritor Artemio de Valle Arizpe con su relato sobre las tres novias, los tres soldados y un plato para recibirlos que llevara los colores de la bandera trigarante. Tal vez el recuento de los chiles en nogada y su importancia merezca un viaje anterior. Uno de conquistas y mestizajes conjugados dentro de un platillo barroco en ingredientes, técnicas y sabores: la carne picada y especiada con sus recuerdos moriscos; los chiles, el tomate y el acitrón (procedente de la biznaga, hoy en peligro de extinción), legado del Nuevo Mundo; las nueces de Castilla y el jerez importados desde España; las especias traídas de Oriente. La importancia del chile en nogada también podría llevarlos a las elegantes cenas de Porfirio Díaz, con sus gustos afrancesados y acentos nacionales. Se dice que el oaxaqueño era un adepto al platillo y lo pedía en la celebración de su cumpleaños. Nadie lo culpa. El chile en nogada nunca deja cortos los deseos del alma.Gerardo Vázquez Lugo, amo y señor de Nicos, –el restaurante consagrado de la lista de los World’s 50 Best Restaurants– dice que la importancia del chile en nogada son sus ingredientes y su origen. Cada platillo salido de su cocina en Azcapotzalco es un mapa que traza una línea recta hacia los productos y los productores de Zacatlán, del Valle de Tehuacán o de Calpan en el estado de Puebla. Hasta sus platones de talavera hacen honor a la zona. El chile en nogada para él es un platillo que, además, “no desperdicia, es de temporada y usa todo lo que hay disponible en ese momento en una región: las manzanas panocheras, el chile poblano, la pera, la granada”. Para el chef Gerardo Vázquez Lugo no hay UNA sacrosanta receta, esa a la que le daríamos por nombre “La buena”. Existen, en cambio, un sinfín de posibilidades que se adaptan a los tiempos y a los hallazgos de cada familia hasta culminar en una receta que se hereda con más emoción que un collar de perlas. Y de ahí su verdadera relevancia: tal como la cocina tradicional mexicana declarada Patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO –un mérito en el que él y muchos otros investigadores y cocineros nacionales tuvieron que ver– “el chile en nogada es cultura ancestral, viva y colectiva de gran orgullo”. Comer un chile en nogada es devorar cultura. Prepararlo, también. Es un momento de unión, de fiesta. Es una suerte de Noche Buena a la mexicana. Para el chef Gerardo, “implica tradición, temporalidad e ingredientes”. Y mejor aún, “nos reúne alrededor de la cocina. Esa es la celebración”. En los próximos días y hasta el quince de septiembre seguiremos hablando de la importancia de los chiles en nogada. Les daremos algunos tips y sugerencias de cómo hacerlos en casa. Hablaremos de sus ingredientes y de algunas leyendas de su preparación como el chef Gerardo Vázquez Lugo y muchos otros investigadores férreos de la culinaria mexicana. Que comiencen los juegos del chile en nogada y que la caminadora nos agarre prevenidos.Recetas en nogada para iniciar la temporada:Chile en nogada capeadoChile en nogada sin capear
Para muchos, cocinar es un arte placentero, sobre todo si tienes el tiempo y todo listo, porque en México, de acuerdo con un estudio del departamento de Economía de la Universidad Iberoamericana, las mujeres pasan en promedio 10 horas a la semana cocinando y otras 14 en tareas relacionadas a la cocina.Pero en la vida moderna, a veces no hay tiempo. Y entonces cocinar o tan sólo pensar en qué comer nos parece la tarea más grande y complicada del mundo. Uno quisiera tener todo en una caja, listo para cocinarse, pero el fin de semana no hubo tiempo de ir al súper y la despensa está vacía. Ordenar a domicilio por quinta vez en la semana ya hasta nos da culpa. ¿Qué opciones tenemos para organizar el tiempo y cocinar alimentos balanceados de la forma más práctica? ¡Muchas!, pero entre ellas, la más sencilla quizá sea ordenar menús a domicilio con todo listo para cocinar. Imagínate que de verdad te llega todo en una cajita, listo para que tú sólo pongas el sartén o la olla, un poquito de sal y pimienta. No tuviste que salir al súper ni pensar en la pregunta más temida por todos: ¿qué cocino hoy?Pensando en ofrecerte todas estas facilidades es que iChef fue creado. Para todos aquellos que quieren ahorrar tiempo, evitar salir de casa y tener comida casera, balanceada y variada, iChef te hace llegar una caja con todos los ingredientes para hacer una comida con 2 o 3 platos y el paso a paso para elaborarla, tú sólo tienes que poner sal, aceite, algunas salsas y condimentos que te agraden.Esta es una gran opción tanto para personas que ya saben cocinar, pero buscan administrar su tiempo mejor en la cocina, o para acercar a los neófitos, pues las cajas de iChef no sólo contienen los ingredientes frescos, sino ya medidos para prácticamente sólo mezclar y cocinar.Para disfrutar de estos menús sólo necesitas elegir con un día de anticipación lo que quieres comer, de una variedad de platillos que cambia cada semana; entre las opciones debes elegir un plato fuerte de cajón, acompañado de una guarnición y tu caja puede ser para 1, 2, 3 o hasta 4 personas. No te preocupes si quieres una comida grande, sólo necesitas pedir una caja más.Conoce más de iChef en Instagram.Tu caja también contendrá recetas básicas con las que no pasarás más de una hora cocinando, pero que además se te antojarán mucho. Por ejemplo, podrías elegir de plato fuerte un ceviche de camarón, un huachinango a la talla o una pechuga de pollo con mantequilla de nuez, y acompañarlo con una guarnición o entrada de arroz blanco con plátano macho frito, una ensalada de champiñones con queso parmesano o una crema fría de aguacate.Con estos menús no sólo tendrás comida casera y balanceada hecha por ti mismo, sino que aprovecharás ingredientes de temporada y reducirás el desperdicio, pues todo tiene las medidas exactas para platillos individuales.Definitivamente, esta es una gran forma de administrar tu tiempo, comer en casa y acercarte a la cocina de una forma fácil y deliciosa.
Las recetas con chiles poblanos resultan muy rendidoras y económicas, además de que son muy populares en la gastronomía mexicana, con platillos como rajas con crema o hasta el ilustre y honorable chile en nogada.Su preparación, por general, conlleva a quitar la piel de los chiles porque no se digiere tan bien, aunque algunos aseguran que es un tema de sabor y otros abogan por el tema del capeado, que se hace más sencillo cuando un chile no tiene la piel.La manera más popular de hacerlo es asar los chiles y luego ponerlos a sudar, para que la piel se afloje y sea más fácil desprenderla, pero a veces queremos hacer esto de manera más rápida o fácil, así que nunca están de más unos tips para quitar la piel a los chiles de manera más sencilla. Primero tienes que saber paso a paso cómo se pelan los chiles mediante la técnica de asarlos. El primer paso es limpiarlos bien con un paño o servilleta humedecida en agua. Luego colocas el chile sobre el comal caliente y a temperatura alta. Una vez que la piel esté totalmente negra, cambia de lado el chile y repite hasta que se encuentre negro por completo.Mete los chiles dentro de una bolsa de plástico y ciérrala bien, para que no escape el calor y así, suden. Déjalos ahí por lo menos 20 minutos. Cuando transcurra el tiempo, saca los chiles y comienza a pelarlos, la piel debe retirarse sin problemas.3 formas de pelar chiles poblanos de manera sencilla1. Mételos al refrigeradorUna forma de acortar el tiempo y hacer más fácil el proceso de quitarles la piel a los chiles es introducirlos al refrigerador después de asarlos. Es decir, una vez que estén bien asados, introdúcelos a una bolsa de plástico y mételos al refrigerador para que suden más rápido.2. Usa una servilleta o trapo húmedoSi usas las manos o un cuchillo para pelar los chiles después de que los metiste a sudar, otra opción para hacerlo más fácil es usar una servilleta o un trapo húmedo, así crearás más fricción y desprenderás la piel de manera sencilla.3. Usa aceite calienteEsta es quizá la forma más rápida de quitarle la piel a un chile y consiste en sumergir el chile poblano en aceite caliente durante unos segundos. Usa una ollita profunda y suficiente aceite para que el chile quede cubierto. Ten mucho cuidado con el aceite y usa unas pinzas para introducirlo, voltearlo y sacarlo del aceite. Una vez que lo hayas ‘frito’ por todos lados, sácalo, deja que el exceso de aceite se escurra, mételo en una bolsa de plástico con sal de grano y entonces cubre con un trapo para no quemarte y comienza a frotarlos. La sal de grano hará el trabajo de quitarles la piel.Usa estos tips para para preparar tus chiles rellenos o aprovéchalos para la temporada de chiles en nogada y ahorra mucho tiempo cuando sea el momento de quitarle la piel a los chiles.
La gastronomía uruguaya es una diversa mezcla de sabores, colores y texturas, y, aunque está fuertemente influenciada por España e Italia debido a la alta migración de los europeos al país latino durante el siglo XIX, existe también una gran similitud con la comida mexicana, como te lo mostramos a continuación con estos 5 platillos de Uruguay que bien podrían pasar por antojitos mexas. Chivito El chivito uruguayo, contrario a lo que se podría pensar por su nombre, se trata de un pan relleno de carne de res con muchos ingredientes, usualmente incluyendo un huevo frito, lechuga, tomate, jamón, mozzarella, tocino, aceitunas, pimiento morrón y mayonesa. ¿Tú también crees que su sabor es equiparable con una rica torta esquinera de jamón con milanesa? Asado Al igual que en Uruguay, el asado lo podemos encontrar también sus versiones argentinas y brasileñas, pero en México sería lo equivalente a la carnita asada. Así como en el asado uruguayo se cocina con distintos tipos de carne como res, ternera, pollo y una gran variedad de salchichas y chorizos a la parrilla o a la leña, en México la carnita asada se prepara en un asador y se utilizan distintos cortes como la arrachera, el rib eye y el bistec, por supuesto acompañados de sus cebollitas, nopalitos y tortillas. Farinata La farinata es una especie de tortilla hecha con harina de garbanzos a la que se le agrega aceite de oliva, pimienta y sal al gusto y se acompaña con parmesano, orégano o tomillo. Es una preparación muy sencilla, casi parecida a la memela oaxaqueña, hecha con harina de maíz y sal, a la que se le pone un poco de salsa. ¿Estás de acuerdo o la relaciones con algún otro antojito mexicano? Empanadas criollas Las empanadas criollas de Uruguay están hechas con harina de trigo y se rellenan de carne molida, pimentón dulce, huevo cocido picado, ajo, chile, sal y pimienta; generalmente se acompañan de una buena copa de vino. La versión mexicana de estas empanadas sería, sin duda alguna, los pastes de papa con carne molida y chile, que puedes acompañar de un vaso de pulque, bebida fermentada que se obtiene de la penca de maguey. Chajá El chajá, un postre típico uruguayo, es un pastel pequeño, cuadrado y esponjoso hecho con pastelería, merengue y duraznos; también se le puede añadir chocolate o dulce de leche y su aspecto es muy parecido al de una capirotada por la consistencia de su pan. De todas estas opciones, ¿con cuál te quedas? ¿Con los platillos de Uruguay o sus versiones de comida mexicana?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD