3 productos de belleza fáciles de hacer
Consejos de Belleza

3 productos de belleza fáciles de hacer

Por Kiwilimón - Febrero 2016
Hacer tus propios productos de belleza en casa no solo es divertido, sino que tiene muchos beneficios. Los productos que compramos en las tiendan están repletos de químicos que aunque son aptos para la piel o el cabellos con el tiempo pueden dañarlos. Al cambiar de producto y usar uno con ingredientes 100% naturales dejas a tu cuerpo descansar de los químicos aunque sea por un rato. Los resultados de esta limpia, más allá de una sensación saludable es el brillo natural tanto de piel como en el cabello. A continuación les presento tres recetas de productos de belleza caseros, todos ellos con una preparación simple e ingredientes poco costosos que se encuentran disponibles en cualquier supermercado. Mascarilla de yogurt y cocoa para la cara Esta mascarilla a base de yogurt te va a ayudar a suavizar la piel. Los probióticos del yogurt van ayudar a deshacerse de las celular muertas y limpian a profundidad. La miel ayudara a hidratar tu piel, la cocoa aporta antioxidantes a la piel y el jugo de limón ayuda a exfoliarla. Si consideras que tienes piel seca puedes omitir el jugo de limón sin ningún problema. Lo que más me gusta de esta mascarilla es que es 100% comestible, además de ser deliciosa la vuelva fácil de usar con niños. Ingredientes: 3 cucharadas de yogurt 1 cucharadita de cocoa en polvo ½ plátano 1 cucharadita de jugo de limón (ojo: si tienes la piel muy seca es mejor omitir este ingrediente) 1 cucharadita de miel Procedimiento Mezcla todos los ingredientes en la licuadora. Con cuidado cubre tu cara con la mascarilla y deja secar durante 10 o 15 minutos. Una vez que esté completamente seca enjuaga con agua fría para cerrar los poros de la cara. Tratamiento para el cabello con aceite de oliva Con este tratamiento sentirás el cabello hidratado, sin nudos y más brillante. Además es súper fácil de hacer y se puede conservar en un frasco a temperatura ambiente por varios meses. Ingredientes: 1 cucharada de miel de abeja 3 cucharadas de aceite de oliva Procedimiento: Mezcla bien la miel con el aceite hasta obtener una pasta. Una vez mezclados aplica sobre todo tu cabello aplicándolo de la raíz a las puntas. Espera unos 15 minutos y enjuagar bien de preferencia con agua caliente. Exfoliante corporal de azúcar y canela Este es un exfoliante suave para todo el cuerpo. Al usarlo diario estás ayudando a tu cuerpo a renovar las células muertas de la piel y a hidratarla. Además, su olor a canela y naranja es energetizante así que si lo usas por las mañanas te ayudará a comenzar al día más alegre. Ingredientes: 1 taza de azúcar 2 cucharadas de aceite de coco 1 cucharadita de canela en polvo cascara de una naranja rallada Procedimiento: Mezclar todos los ingredientes en un bowl con la ayuda de un tenedor. Si consideras que tu aceite de coco está demasiado solido puedes meterlo uno segundos al microondas antes de mezclarlo con todo lo demás. Guarda tu exfoliante en un frasco en el refrigerador, se conserva en perfecto estado por 2 semanas. Al momento de usarlo frota el exfoliante con tus manos antes de ponerlo en el cuerpo. De esta manera calientas un poco el aceite de coco y la aplicación es mucho más fácil.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Por qué perdemos el gusto y el olfato con COVID y cómo recuperarlo?
Los aromas son toboganes cuánticos que nos catapultan a otra realidad: a la casa de nuestros padres en la infancia, a nuestro primer beso, a las vacaciones de la adolescencia. “No hay memoria tan precisa, tan vívida y evocadora como la que se recupera a través del olfato, y va tan unida a las sensaciones que se experimentaron junto al olor”, confirma Dolores Redondo, en su Legado en los huesos.Quienes hemos atravesado por COVID nos hacemos conscientes de la fiesta que regalan los sentidos al ánimo y la salud, al cuerpo. Tras algunos días sin aroma y sin gusto me di cuenta de que la nariz está íntimamente conectada a las emociones. Tal vez por eso lo extrañaba quizás más que el gusto. La neuróloga Paola Guraieb me explicó que es porque nuestra capacidad olfatoria incluye unos 3 mil olores, mientras la gustativa es mucho menor. “Si dejas de oler, las alteraciones en el gusto serán predominantes. Lo que sucede es que el virus tiene una alta replicabilidad en el pulmón, en el cerebro, en la sangre y en la nariz. Por eso es común que se merme la olfacción”. Y está claro: sin olfato, perdemos el gusto. La doctora Flor Luna, especialista en urgencias médico-quirúrgicas y consultora sobre Salud Ocupacional en empresas trasnacionales, afirma que existe una constante de 53 por ciento en la alteración del olfato, mientras que en el gusto es de 52 por ciento. “Uno de cada cinco pacientes con coronavirus presenta estas alteraciones como primer síntoma de la enfermedad. Aún no se tiene claro si la prevalencia es distinta con otra cepa”, afirma. Para muchos de nosotros el gusto es literalmente la sal de la vida. En la lengua, el techo de la boca y en la garganta se encuentran las células gustativas, unas pequeñas partículas dentro de las papilas gustativas que se cuentan en 10 mil cuando nacemos y que se van perdiendo a partir de los cincuenta años. Probar un mole, por ejemplo, con ageusia (incapacidad de detectar sabores en los alimentos) es llevar a la boca una salsa sedosa y caliente pero desprovista de alma. Con el tiempo –aunado a una dosis de paciencia y amor a mi proceso de sanación– aprendí a valorar las texturas, las temperaturas, las sensaciones que un alimento dejaba a su paso por la boca. Yo recuperé primero el olfato que el gusto, pero según la doctora Luna, varios estudios elaborados en la Unión Europea han observado una recuperación más rápida del gusto que el olfato. Lo común es que a las tres semanas de un diagnóstico positivo comience la recuperación de ambos sentidos. Si la enfermedad fue severa pueden tardar hasta entre seis y ocho meses. Y sí, existen casos en los que no se recuperan los sentidos o quedan dañados. “Depende de muchos factores, por ejemplo, si la persona es fumadora. Ellos ya per se tienen alteraciones en el gusto y olfato, y posiblemente nunca vuelvan a degustar u oler al 100”, concluye la doctora Luna. ¿Cómo recuperar los sentidos?Las estrategias de tratamiento en las alteraciones del olfato dependen si se trata de una pérdida total (anosmia) o parcial (hiposmia) del sentido. “En el caso de que la pérdida sea permanente, está indicado el entrenamiento olfatorio”, confirma la doctora Luna. No hay que dejar que el tiempo pase. Para la neuróloga Guraieb, recuperar a tiempo la olfacción puede representar la salud de nuestro cerebro en el futuro: “Cuando existe anosmia tienes que recuperarte en menos de seis meses, pues los epitelios respiratorios están conectados con la memoria”. Lo que sucede es que los aromas conectan con las cortezas cerebrales en las que se localizan las emociones, la memoria episódica. “Está demostrado que pacientes con enfermedades degenerativas han padecido o padecieron problemas del olfato, también se ha observado en pacientes con problemas de Parkinson o Alzheimer”. La solución está en poner a trabajar nuestra nariz y nuestra lengua; entrenarlas, pues. “Como sucedería en un entrenamiento físico, esta técnica consiste en exponer a los pacientes a diferentes olores concentrados en recipientes individuales a diario y durante el tiempo indicado por el especialista”, afirma la doctora Luna. Ella nos da el consejo de realizar el olfateo deliberado diariamente por tres meses. Necesitarás limón, una rosa o un caballito con agua de rosas, algún alimento ahumado, un caballito de vinagre, un caballito de anís y aceite de eucalipto. Practica oler durante 20 segundos cada uno de estos aromas dos veces al día. “Existe clara evidencia científica de que esta exposición sistemática a determinados olores mejora el olfato en patologías neurodegenerativas o traumatismos craneales”, concluye la doctora Luna.
Los platillos más representativos de la gastronomía de Corea
La gastronomía de Corea es una de las más ricas y vibrantes del mundo, pues sus platillos tienen diferentes texturas y colores, combinan todo tipo de sabores y tienen un toque extra de sabor gracias a los ingredientes fermentados que son básicos en aquel país. En general, los principales ingredientes de la comida coreana son el arroz, los fideos, el tofu, los vegetales y la carne, entre muchos otros. Otra característica muy importante de la gastronomía coreana es que las guarniciones abundan, pues la mayoría de los platos principales suelen acompañarse de kimchi, sopas y arroz hervido. En cuanto a los condimentos, los coreanos usan salsa de soya, aceite de ajonjolí, ajo, jengibre y pasta de chile.Los 10 imperdibles de la gastronomía coreanaEn Kiwilimón te contamos más sobre la increíble gastronomía de este país asiático y cuáles son los platos coreanos que debes probar.KimchiEl Kimchi es un platillo con mucha historia y tradición en Corea, pues comenzó a prepararse hace más de 2000 años. Para preparar esta guarnición, los cocineros fermentan col con chile, ajo, jengibre, azúcar, salsa de pescado, rábanos y cebollín. Una vez listo, el kimchi se usa para acompañar todo tipo de platillos. BibimbapOtra de los platillos más representativos de Corea es el famoso bibimbap, el cual se prepara con una cama de arroz y luego se añade carne de res, vegetales y un huevo estrellado. Para finalizar, se le agrega un poco de aceite de ajonjolí y un toque picante. BulgogiPara los amantes de la carne, el bulgogi es un platillo coreano que no pueden perderse. La carne de res se corta en tiras delgadas y se marina con salsa de soya, aceite de ajonjolí, azúcar y ajo. Una vez cocida, la carne se acompaña con hojas de lechuga y una picante pasta de chile rojo. BossamEl bossam es un plato coreano muy popular, el cual se prepara con carne de cerdo, hoja de lechuga y diferentes condimentos. La carne de cerdo se cocina al vapor y luego se envuelve en hojas de lechuga para formar un tipo de wrap, el cual se adereza con kimchi y una salsa picante. GimbapOtro plato imperdible de la cocina coreana es el gimbap, también conocido como kimbap. Este tradicional platillo se parece mucho al sushi, pues se prepara a base de arroz, alga y se acompaña de kimchi. El gimbap se prepara con arroz para sushi, carne, espinacas y vegetales, los cuales se envuelven en un alga y luego se cortan en rebanadas. ChimaekEl chimaek es un delicioso platillo preparado a base de pollo frito, el cual se acompaña con cerveza. Su sabor es tan espectacular que se ha convertido en una de las joyas de la gastronomía coreana. JapchaeSi te gusta el ramen, seguramente te encantará el japchae, el cual se prepara con fideos sofritos en aceite de ajonjolí, camote, carne de res, verduras, salsa de soya y un poco de azúcar. Estos fideos son conocidos por su sabor dulce y por su textura. En algunos casos, la carne de res se cambia por cerdo y se añaden vegetales como champiñones, zanahorias y cebolla. TteokbokkiUno de los platillos más populares en el país asiático es el tteokbokki, el cual se hace a base de pastel de arroz, carne de res, hongos, zanahoria, cebolla, salsa de soya y pasta de chile rojo. Aunque existen muchas recetas y todas tiene un toque especial, este platillo es tan gustado que lo puedes encontrar en muchos puestos callejeros. HotteokEl hotteok es uno de los postres coreanos más populares, el cual es muy similar a los hot cakes. Este dulce coreano suele venderse en puestos callejeros durante el invierno. Se prepara a base de una masa dulce y luego se rellena de canela, miel, azúcar y cacahuate. PatbingsuSi tienes ganas de probar un postre coreano, el patbingsu es la mejor opción, pues combina deliciosos ingredientes que crean un postre sumamente decadente: hielo rallado, frijoles dulces, leche condensada, helado y cereal. No lo pienses más y atrévete a probar los deliciosos platillos que la gastronomía de Corea nos ofrece, pues en México existen muchos restaurantes coreanos que nos deleitan con sus increíbles platillos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD