5 tips que NO sirven para bajar de peso

Por Kiwilimón - September 2014

Bajar de peso es algo que la mayoría de nosotras queremos hacer alguna vez en la vida, algunas por estética y otras por salud, pero cuando te entra el “gusanito” de la dieta muchas veces nos dejamos llevar por consejos que no necesariamente te sirven para perder peso. Nuestras amigas de ActitudFem nos comparten algunos de ellos…

1. Deja el gluten

No todo lo que es “sin gluten” es bajo en calorías, y muchas cosas que sí lo contienen traen también otros nutrientes que te pueden ayudar a llegar a tu meta (como fibra). Si no tienes que dejar el gluten, no busques hacer este tipo de dieta a menos de que estés preparada para leer muy cuidadosamente cada etiqueta.

2. Come mucha fibra

No es que el tip sea malo, es que está incompleto. Si te pones a comer All Bran como si no hubiera mañana y no aumentas la cantidad de líquidos que tomas en el día la fibra te va a resultar contraproducente. Aumenta la fibra de tu dieta lentamente y compensa con más líquidos o hínchate de consecuencias.

3. Come dos colaciones al día

La fruta a media mañana o un snack controlado está muy bien, pero si estás llenando la mitad de tus días con barritas energéticas checa el contenido de calorías. Algunas de ellas pueden tener hasta 400 calorías por porción. En lugar de comprar barritas para tu dieta una bolsa de cacahuates o almendras puede ser suficiente. De la barrita a nada… a veces es mejor un vaso de agua. ¡No dejes de leer las etiquetas!

4. Come después de hacer ejercicio

No está mal comer después de ejercitarte, pero hazlo sólo cuando realmente tienes hambre. No todas quemamos miles de calorías en el gym, a veces una rutina de cardio puede hacerte perder no más de 100 calorías. Si te da hambre después del ejercicio procura comer proteínas, pero si te sientes bien y no te dan ganas de comer no tienes que hacerlo.

5. Pide siempre la ensalada

En un restaurante la ensalada puede tener hasta 1200 calorías, mientras que una pechuga de pollo asada es rica en proteínas y te puede resultar mucho más efectiva para la dieta. Si te decides por la ensalada escoge algo que tenga proteína (como salmón o pollo), que no tenga ingredientes empanizados y pídela sin aderezo. Recuerda que a veces el pedazo de carne resulta menos calórico si se acompaña de verduras.

Ver artículo original

Receta de Ensalada de Espinacas con Gorgozola y Uvas

Ensalada de Espinaca con Gorgonzola y Uva

Receta de Ensalada de Mango, Jícama y Aguacate

Ensalada de Mango, Jícama y Aguacte

Receta de Ensalada de Arúgula con Pera

Ensalada de Arúgula con Pera

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Llegó tu mejor amiga con mucho que platicar o tus hijos invitaron compañeritos porque tienen un trabajo de la escuela… No importa la ocasión, siempre hay buenas razones para tener galletas caseras recién hechas, pero no siempre hay tiempo para prepararlas.Por eso tu congelador puede ser un gran aliado para estar listo y llenar en unos minutos tu casa con un dulce aroma.Ya que no todas las masas de galleta se congelan de la misma manera, pues no siempre obtienes resultados ideales, aquí te damos unos tips para que la próxima vez que prepares galletas, hagas el doble de masa y la conserves para una de esas tardes especiales.Qué tipos de masa congelarLas mejores masas para congelar son las que tienen mucha mantequilla y no llevan tanto huevo batido, como madeleines, o mucho polvo para hornear. Tampoco es buena idea congelar galletas con base de merengue.Galletas de mantequillaSon las mejores para reservar en el congelador. Generalmente sus ingredientes son mantequilla, harina, azúcar, vainilla o chocolate en polvo, y a veces, huevo o yema. Para guardar esta masa, forma troncos y envuélvelos cuidadosamente, primero con plástico y después con aluminio. Deben quedar herméticos para que no absorban olores o se afecte su textura. Puedes cubrir los troncos con azúcar y canela. Para prepararlas, corta rebanadas de poco menos de un centímetro de grosor y se verán lindas una vez horneadas. Te recomendamos esta receta de PastisetasMasas para cortadoresSi te encanta usar todos esos cortadores de figuritas que has coleccionado, cuando esté lista la masa, forma un rectángulo de unos 4 cm de espesor y envuélvelo igualmente con plástico y aluminio. Cuando vayas a usar la masa, colócala en el refrigerador antes y cuando esté lista, la puedes extender y cortar. Esto es ideal para los muñequitos de jengibre navideños.BolitasLa mayoría de las recetas de galletas de chispas de chocolate requieren porcionar la masa en bolitas o con una cuchara para helado, al igual que los polvoroncitos de nuez, o las galletas de avena. Forma las galletas como acostumbras y congélalas en charolas una media hora o suficiente tiempo para que se sientan firmes. Esta misma técnica es muy útil para las galletas de duya.Una vez que estén listas, empácalas en bolsas, procurando sacar la mayor cantidad de aire posible. Así será más fácil usar sólo la cantidad justa.Te recomendamos estas Galletas Tipo BrownieLista para hornearColoca las bolitas o rebanadas de masa en una charola antiadherente cubierta con papel siliconado o engrasada y enharinada. El tiempo que toma tu horno en llegar a la temperatura adecuada generalmente es lo que necesitas para que estén listas para cocinarse.Calcula un par de minutos más al tiempo habitual ya que partas la masa parcialmente congelada o muy fría.Si prefieres, puedes congelar galletas horneadasDéjalas enfriar completamente y empácalas en un contenedor hermético con papel encerado entre capas. Esto también funciona muy bien para brownies o barritas de galleta cortadas en piezas individuales.En cualquiera de los casos, no es buena idea tener masa o galletas cocidas congeladas por más de tres a cuatro meses. Disfrútalas lo más pronto posible, siempre puedes preparar más.
¿Sabes cómo hacer que una milanesa empanizada sea espectacular? Se trata de algo muy sencillo, porque con los nuevos empanizadores sazonados puedes hacer de una pechuga de pollo una milanesa con mucho más sabor.Además, el pan molido no sólo le añade muchísimo sabor a las comidas, ya que es un buen complemento para carne, pollo, pescado, verduras, sino que incluso sirve para darle más sabor a salsas y botanas como queso o salchichas.Es muy fácil de utilizar y lo puedes hacer en cualquier momento que quieras salir de lo común con los alimentos, porque ahora hay nuevas variedades sazonadas con las que puedes lograrlo, con los empanizadores estilo inglés, italiano y mexicano.Así que explora nuevas formas de cocinar, toma tu receta favorita y dale a tus platillos otra forma de prepararlos y lucirte con tu familia o amigos.¿Imagínate cómo sabría un pescado empanizado con un poco de limón y pimienta al estilo inglés, o qué tal una milanesa empanizada a las finas hierbas estilo italiano, o unos camarones con un toque picosito al chipotle? No es necesario tener una reunión especial ya que cada comida la puedes hacer increíble para tus seres queridos. Lo mejor de esto es que no tienes que pasar largas horas cocinando y combinando ingredientes, ya que los nuevos empanizadores sazonados son tus cómplices para quedar bien, además de estar en su práctico bote y tener la combinación de ingredientes para darle ese toque especial a tus platillos.Lúcete a cada momento que los utilices, no pierdas más tiempo y consigue las tres variedades para que siempre estés preparada para consentir a tu familia.
Para nadie es un secreto que estamos viviendo una crisis ambiental muy fuerte. Las poblaciones de la vida silvestre alrededor del mundo han disminuido 60% en 40 años. La contaminación, deforestación, el cambio climático y otros factores provocados por el ser humano nos han llevado a las peores condiciones del medio ambiente. El reciclaje es una de las acciones que tenemos a nuestro alcance para poner nuestro granito de arena y ayudar a la salud del planeta. Es mucho más sencillo si lo adoptamos como un hábito para convertirlo en un estilo de vida, y si incluimos a los niños, podremos contribuir a reducir el impacto negativo del ser humano en la naturaleza.Para que un niño entienda la importancia del reciclaje, es necesario que sepa que todas las cosas que usa en la escuela, en sus juegos, para comer y en general en su vida diaria, provienen de materias primas que han sido transformadas para convertirse en los artículos que usan a diario. De esta manera aprenderán de dónde provienen el cartón, vidrio, metal y plástico y así, después, a que rueden reciclar, reusar y reducir. Para fomentar el reciclar, reusar y reducir en los niños debemos hacerlo divertido, por lo que aquí te proponemos opciones para hacerlo con tus pequeños:Enséñalos a separar residuos. Pinten contenedores de distintos colores y enséñale que dependiendo del material de la basura van en uno en específico: orgánico, cartón y papel, latas, plástico y vidrio (esto es mejor que lo haga un adulto) investiguen y llévenlo a un centro de reciclaje cerca de tu casa.Reutilicen residuos para construir a partir de desechos. Con esta actividad, además de ayudarles a reciclar, también fomentarás su creatividad y su capacidad motora.Un juego de boliche con botellas con un poco de piedritas o semillas dentro para hacer peso; la bola la puedes hacer con papel que ya no sirva.También con botellas o envases y piedritas pueden hacer unas maracas y decorarlas de una manera creativa.Usar el cartón de las cajas de cereal, de los pañuelos desechables y hasta el cartón de los huevos para hacer construcciones, desde castillos hasta aviones o lo que se te pueda ocurrir.Con el cartón de las servitoallas puedes hacer palos de lluvia si le pones semillas pequeñas dentro y tapas los dos extremos. También lo puedes decorar. Recuerda que un niño necesita comprender el porqué de las cosas, por eso te recomendamos que le expliques la importancia del medio ambiente y las repercusiones que tienen todas nuestras acciones para que tome conciencia ambiental.
El desperdicio de alimentos es una situación grave en el mundo y no sólo es muy triste que todos los días, toneladas de alimentos terminen en la basura, sino que además, hacemos un daño directo a los bolsillos. Para evitar que la comida termine por ser desechada, te damos algunos pasos sencillos para ser más consciente y poder aprovechar mejor nuestros recursos.Todo empieza desde las comprasEl primer paso, y quizá el más importante, es que planees correctamente las compras. Antes de hacer tu lista para el súper, revisa lo que tienes en el refrigerador. A veces hay tesoros en el fondo del cajón de las verduras que se pueden convertir en una deliciosa sopa antes de que pase demasiado tiempo. Aprovecha ese jamón de la semana pasada para unas croquetas y si te sobró demasiado, piensa comprar un poco menos la siguiente vez.Te recomendamos intentar esta receta de Croquetas de Papa con Jamón Nada de distraccionesRecuerda, si vas de compras con hambre o sed, pondrás en tu carrito mucho más de lo que necesitas. Apégate a tu lista y a la planeación que hayas hecho para la semana. Una vez que llegas a casa, empaca y almacena todo correctamente y así tendrá más vida de anaquel.Aprovecha los ingredientesMuchas veces al preparar una receta, usamos sólo una parte de las frutas y verduras que compramos. Por ejemplo, con el apio: si usas los tallos para una ensalada, aprovecha las hojas en una sopa y la parte blanca de la base para dar más sabor a tu caldo. También puedes hacerlo con los tallos de los champiñones o los tallos gruesos del brócoli, que hacen una rica sopa o ensalada. Los plátanos que ya están muy negritos son perfectos para hacer panqué o agregarlos a la masa de hotcakes. Si no tienes tiempo de prepararlo pronto o no tienes suficiente cantidad, no te preocupes, congélalos hasta que estés lista.Si tienes pedacitos de diferentes quesos, es el momento de hacer una salsa deliciosa para tu pasta favorita. Y en la alacena, revisa mensualmente las fechas de latas y salsas, y úsalas en tiempo.Cuida las porcionesPara evitar tener desperdicios, es mucho mejor servir porciones pequeñas y si alguien quiere más, entonces que se sirva después. Si sobra comida, recuerda enfriarla rápido y conservarla adecuadamente para que dure más tiempo.Administra inteligentemente las sobrasCon frecuencia, nuestro refrigerador se convierte en un paso previo al basurero por tener cantidades pequeñas de sobras que no se aprovechan. Si preparaste comida de más, recuerda conservar lo que quede en recipientes adecuados, siempre marcando el contenido y la fecha de empaque, para que estés consciente de cuándo debes consumirlo.Por otra parte, también puedes darle nueva vida a las sobras. Por ejemplo, si hubo pollo al horno, deshebra el sobrante para unos taquitos; las verduras cocidas picadas se pueden mezclar con pasta fría y vinagreta, o con atún y mayonesa para una ensalada; los frijoles refritos con salsa de jitomate y caldo toman un nuevo aire en una sopa. O simplemente fríe ese arroz blanco con verduras picadas, cubitos de carne o camarón, y salsa de soya para una cena oriental ligera... Usa tu imaginación y dales giros distintos a esos recipientes con sobras. Al final de mes, se sentirá la mejora en tu cartera.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD