A perder esos kilitos de vacaciones
Consejos de Belleza

A perder esos kilitos de vacaciones

Por Kiwilimón - Agosto 2013
Aceptémoslo, muchos de nosotros nos damos varios permisos alimenticios cuando estamos de vacaciones, y se vale, lo difícil es volver al peso ideal después. Por eso aquí hay algunos tips para lograr bajar de peso de la mejor manera.   El régimen para volver al peso ideal es bastante simple, de hecho con sólo volver a tu rutina diaria empezarás a ver una disminución pues ya no estarás tan libre para comer fuera.  

1.- No comas fuera

Este es el primer punto, en vacaciones salimos de viaje y no hay otra alternativa más que comer en restaurantes. Esto se antoja muchísimo peor es difícil contar calorías del menú de un restaurante por lo que ya de regreso es bueno pasar al menos un mes de desintoxicación comiendo saludable en casa. En tu territorio puedes controlar lo que comes y saber perfectamente de dónde viene.  

2.- Ejercicio

Puede parece obvio pero a muchos nos cuesta regresar a una rutina atlética después de vacaciones. La idea es ser fuertes y volver desde el primer día, el cuerpo debe sentir que regresa a ese estado de salud física y aunque cueste trabajo al principio, desde el primer instante sentirás un alivio instantáneo por quemar calorías y sudar un poco haciendo ejercicio.  

3.- No te metas a una dieta de inmediato

Mucho creen que lo mejor es meterse en línea de una vez y ponerse en un estricto régimen. Esto es un error. Si vienes de consumir mucho carbohidrato, por ejemplo, y cambias la dieta radicalmente a solo frutas y verduras puede que empieces a bajar de peso y tu cuerpo lo resiente, en específico tus órganos internos. Lo mejor es llegar y comer normal, comidas balanceadas y cuidar las cantidades, pero nada de pastillas ni dietas de sólo jugo.  

4.- Vete a la cama con un poco de hambre

Sólo un poco, tampoco hambrienta. En vacaciones no sólo tendemos a comer peor en calidad, sino también en cantidad. Trata de cenar poco, llenarte sólo hasta un 80%, así tu organismo descansará tranquilo y lograrás bajar peso más rápido. De hecho, esto cuenta en todas las comidas, trata de no llenarte demasiado y disfrutar el hecho de tener un poquito de hambre y sentirte ligera.  

5.- No te apures

Esto es un resumen de todo, y tal vez lo primordial. No hay prisa, después de vacaciones todos nos vemos contentos y no hay ningún problema si unos kilitos de más son lo que te tienen así. Regresarás a tu peso ideal, no lo dudes, sólo tómalo con calma, paso a paso y no te desesperes. Mejor presume de tus maravillosas experiencias.  

Recetas para Bajar de Peso

Receta de Torre de Ensalada Caprese

Ingredientes: - 4 jitomates medianos redondos - 2 queso mozzarella fresco de bola - albahaca - 3 cucharadas de aceite de oliva - 1 cucharada de vinagre blanco - 1/2 de limón - pimienta Para conocer los pasos para preparar esta receta da click aquí.  

Receta de Brochetas de Camarón con Coco

Ingredientes: - 3 dientes de ajo - 1 chiles jalapeños picado - 1 jengibre fresco pelado y picado - 2 cucharadas de azúcar morena - 2 cucharadas de salsa de soya - 1/2 ralladura de limón - 1/4 de taza de leche de coco - 2 cucharadas de aceite vegetal - 1/2 cucharada de sal - 1 cucharada de pimienta - 500 gramos de camarón grandes, pelados, desvenados y lavados Da click aquí y descubre los pasos para preparar esta receta.  

Receta de Pay de Queso con Blueberry

Ingredientes: - 1 sobre de gelatina sin sabor - 1 cucharada de extracto de vainilla - 2 cucharadas de agua - 1/4 de taza de sustituto de azúcar granulado - 2 cucharadas de jugo de limón - 1/2 taza de leche descremada - 2 claras de huevo - 2 tazas de queso cottage Ve como preparar esta receta dando click aquí.   Si quieres ver más recetas para ayudarte a bajar de peso da click aquí.  

"¿Probarás estos consejos?"

 
 
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No importa si eres un novato o un experto en la cocina, la acumulación de grasa y suciedad siempre será tu enemigo. Pero, no te preocupes. Eliminar el cochambre es más fácil de lo que crees. Descubre lo sencillo que es mantener toda tu cocina reluciente con estos sencillos pasos. ¿Qué es el cochambre?El cochambre es una capa de grasa y suciedad que se forma en la superficie de la estufa, los sartenes, las ollas y las puertas de los gabinetes. A veces tiene una textura un poco pegajosa, pero cuando ya lleva mucho tiempo puede ser más dura. ¿Cómo quitar el cochambre de la estufa? Para hacer la limpieza correcta de la cocina hay que recordar que la suciedad de este lugar está principalmente compuesta de grasa, por lo que se requiere de productos que ayuden a cortarla. En el caso del cochambre, que es grasa acumulada durante mucho tiempo, es necesario usar métodos un poco más fuertes. En un principio el mismo detergente lava trastes puede ayudar a quitar el cochambre, pero si ya ha pasado demasiado tiempo, tendrás que recurrir a otras técnicas.Remojo y jabón: Calienta un poco de agua y después agrega jabón (puede ser lava trastes). Con un estropajo reparte la mezcla por toda la estufa y deja actuar por algunos minutos. Si el cochambre aún no está muy pegado, te bastará con tallar con el mismo estropajo que usas habitualmente.Vinagre y bicarbonato de sodio: Una mezcla muy efectiva para cortar la grasa es la del vinagre con bicarbonato de sodio. Forma una pasta con estos dos ingredientes y con ayuda de un trapo espárcela sobre la superficie que quieras limpiar. Espera unos 15 minutos y después talla con un estropajo y agua caliente.Estropajo de metal: Te aconsejamos usar el estropajo de metal únicamente cuando el cochambre esté muy pegado en materiales que no puedan rayarse. Pon a remojar la superficie sucia con agua caliente y detergente o bicarbonato de sodio, y después talla enérgicamente con el estropajo. Ojo: no uses este remedio en acero inoxidable o en sartenes de porcelana o antiadherentes.Amoniaco: El amoniaco es un ácido muy potente que ayuda a cortar la grasa fácilmente, pero debes tener mucho cuidado al usarlo. Para empezar, solo debes agregar unas gotas diluidas en agua para limpiar la cocina, y tienes que enjuagar muy bien todo antes de usarlo nuevamente.¿Cómo evitar que se acumule cochambre en la cocina? La manera más sencilla de evitar que salga el cochambre en tu cocina es la limpieza inmediata. Así que te recomendamos que después de cocinar siempre limpies la estufa con un producto desengrasante. Igual, si sabes que vas a ensuciar (por ejemplo, cuando vayas a freír) pon servilletas o papel aluminio para evitar que se salpique la cocina con aceite. No te olvides de limpiar también las puertas y la parte de arriba de los muebles de la cocina. Ahí se acumula mucha grasa, aunque no sea tan evidente. Ahora qu tu cocina quedará más reluciente que nunca, prepara estas deliciosas recetas: Carnitas de BacalaoEmpanadas fáciles de CamarónBarbacoa en Salsa Verde en Olla de PresiónPastel de Tamal con Salsa de Frijol
El cocinar nuestros propios alimentos durante la semana no solo nos da un beneficio financiero, también controlamos lo que comemos (¡adiós, garnachas de la esquina!) y es una excelente forma de quitarse el estrés. Sin embargo, sabemos que el andar corriendo siempre, los pendientes del trabajo, las tareas de la casa y la falta de organización pueden hacer que meternos a la cocina sea casi imposible. A continuación, te presentamos algunas ideas para que puedas organizar mejor tu tiempo para que logres cocinar entre semana:Haz el menú de toda la semana.Para facilitarte la tarea de elegir qué cocinar, haz una lista que incluya varios platillos que tengan más o menos los mismos ingredientes. De esta manera puedes hacer tus menús con anticipación combinando alimentos que tienes en tu cocina y teniendo un menú balanceado y a tu gusto.Sopa de fideo y frijolEnfrijoladas rellenas de rajas Planea tus idas al súper.Con base en tu menú semanal, haz tu lista del súper y planea todo lo que puedes necesitar para tus diferentes comidas. Recuerda que hay algunos alimentos, como pastas, granos, salsas y congelados, que puedes comprarlos con anticipación y tenerlos sin problema en tu cocina por varias semanas. Croquetas de papa rellenas de queso con tocinoPapa al horno con champiñonesTen en cuenta un plan B.Si consideras cocinar al día, piensa en menús rápidos y alternativos que puedas hacer en caso de que se te presente algún imprevisto. El atún enlatado, el arroz precocido y las verduras congeladas, entre otros, son ingredientes muy versátiles que pueden servirte para preparar gran cantidad de platillos saludables en poco tiempo. Aguacates rellenos de coctel de camarónDiseña un programa para tu cocina.Si vas a cocinar toda la comida de la semana, inicia haciendo un plan de acción. Primero analiza los tiempos de cocción de cada comida y su preparación para poder realizar varios pasos a la vez. De igual forma, procura tener todo listo una noche antes: cortar, pelar, descongelar, etc. Cualquier paso que puedas adelantar te ahorrará muchísimo tiempo mientras cocinas. Espagueti con salchicha en salsa de jitomateDedica un solo día para hacer grandes cantidades.El congelador y los contenedores pueden ser tus mejores aliados a la hora de ahorrar tiempo. Dedica un día a cocinar grandes cantidades de pasta, carne, pollo, salsas, caldo de pollo, entre otros alimentos base de tus comidas más frecuentes; separa en porciones y congélalos. Así, cuando empieces a planear el menú semanal, bastará con revisar el congelador y ver qué platillos puedes tener disponibles rápidamente.Pollo en salsa de piña con aguacateEl secreto para organizarte a la hora de cocinar tu comida de la semana es pensar por adelantado y comprar inteligentemente. Cuéntanos, ¿cómo sueles organizar tus comidas de la semana? Compártenos tus tips en los comentarios.
Cuando una madre primeriza piensa en las primeras ocasiones en las que su bebé podrá comer otros alimentos aparte de la leche materna se imagina una escena hermosa y perfecta en la que su pequeño disfruta con tranquilidad y calma cada bocado mientras ella lo alimenta a cucharadas.Sin embargo, la realidad está un poco lejos de esto. Hasta los primeros tres años de vida de un bebé, la hora de la comida se parece más a una lucha campal que a un anuncio de comida para bebé. Los pequeños suelen jugar con la comida, la avientan y la embarran por todas partes, convirtiéndose aquello en un momento caótico y bastante frustrante para muchas madres. Si tú también has experimentado una situación similar, seguramente habrás regañado en más de una ocasión a tu bebé por comer con las manos. Pero, ¿qué crees? Aunque hagan un batidero, esto es muy bueno para el desarrollo de los pequeños. Estas son las razones por las que un bebé debe comer con las manos:Aprendizaje sensorialLos bebés aprenden de maneras diferentes a las de un adulto. En los primeros años de vida es importante que los pequeños tengan la oportunidad de experimentar a través de todos sus sentidos. Tal vez pienses que la comida está hecha para disfrutarse con el gusto, pero para un bebé la hora de la comida es una oportunidad para aprender a través del tacto, olor, gusto y vista.Coordinación El desarrollo de la motricidad fina comienza desde muy temprana edad. Para que una persona pueda coordinar sus ojos con los movimientos de sus dedos tiene que practicar mucho, y para eso la hora de la comida es particularmente buena. Aunque puede ser frustrante ver cómo un bebé tira la mitad de su comida al intentar llevarla a la boca, este ejercicio lo ayuda a trabajar en su  coordinación y mejorar sus movimientos.IndependenciaDurantelos primeros meses los bebés dependen completamente de sus padres para alimentarse. Sin embargo, con el paso del tiempo los pequeños van ganando cierta autonomía, lo que les ayudará a desarrollar habilidades imprescindibles para el futuro. Cuando un niño comienza a usar las manos para alimentarse a sí mismo está comenzando a trabajar en su propia independencia.Texturas Al momento de descubrir nuevos alimentos la textura es tan importante como el sabor. Los niños que comen con las manos aprenden a reconocer diferentes tipos de texturas, temperaturas y otras sensaciones. Si en tu afán de mantener todo limpio y ordenado estás prohibiendo a tu hijo comer con las manos, solo estás impidiendo que desarrolle su conocimiento y, en un futuro, su apertura a nuevos alimentos. Experiencia positivaLa hora de la comida no tiene que ser un momento desagradable. Si los pequeños pueden divertirse mientras comen, poco a poco comenzarán a relacionar esto con una experiencia positiva. Recuerda que para los pequeños es más sencillo aprender a través de enseñanzas lúdicas que de métodos restrictivos.¿Qué más razones necesitas para que tu hijo coma con los manos? Deja que tu pequeño se ensucie y disfrute sus alimentos con todos los sentidos. Estas recetas te ayudarán a estimular su desarrollo:Espagueti verdeGelatina de Gauayaba con FresaMini Salchipulpos
Una buena alimentación es importante no solo por su impacto en la salud física, sino también por su resultado en las emociones. Efectivamente, nuestros hábitos alimenticios (la manera en que comemos y el tipo de alimentos que solemos consumir) influyen en nuestro estado de ánimo. Aunque el efecto de la comida en la manera en que nos sentimos es bastante complejo, esta es a grandes rasgos la relación entre la comida y tus emociones:El organismo requiere “combustible” para funcionar adecuadamente. Esta energía se obtiene a partir del consumo periódico de alimentos. Cuando dejamos que pase demasiado tiempo entre una comida y otra (por ejemplo, al brincarse el desayuno) estamos obligando al cuerpo a que funcione con poco combustible. Esto puede hacernos sentir débiles, cansados y bajos de ánimo. En los últimos años han surgido una gran cantidad de dietas que prometen grandes beneficios para la salud. El problema es que el adoptar un régimen muy estricto sin consultar previamente a un médico puede llevar a una descompensación. Un caso muy común es el de los veganos. Al dejar de consumir los nutrientes presentes en los alimentos de origen natural, el cuerpo puede experimentar la falta de ciertos nutrientes, lo que se refleja en estados de ánimo volátiles y menos energía. Si decides hacer un cambio radical a tu alimentación, consulta a un especialista para asegurarte de que seguirás consumiendo los nutrientes que tu cuerpo necesita mediante sustitutos. Nuestro cuerpo requiere de energía para funcionar correctamente, pero no cualquier tipo de energía. Mientras que los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como los vegetales, cereales y legumbres, ayudan a mantener los niveles de energía estables, los alimentos altos en carbohidratos procesados producen picos de energía. El consumo frecuente de comida rápida, panes o dulces no solo se relaciona con problemas de sobrepeso, también produce subidas y bajadas en los niveles de energía, lo cual se relaciona con irritabilidad y cansancio.En muchas ocasiones nuestros estados de ánimo tienen que ver menos con nuestro entorno y más con cuestiones internas. La falta de ciertos nutrientes puede afectar la manera en que nos sentimos. Existen alimentos que pueden aumentar los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, ayudando mejorar el estado de ánimo. El chocolate, los frutos secos y los pescados azules aportan serotonina cuando los consumimos, por lo cual nos brindan una sensación de bienestar y felicidad. No solo la comida influye en nuestras emociones. La manera en que nos sentimos también puede afectar nuestra manera de alimentarnos. Cuando estamos cansados o no hemos dormido lo suficiente, es más probable que sintamos antojos por alimentos no saludables, como donas o refrescos. De igual manera, cuando experimentamos estrés o ansiedad es muy común que tendamos a comer compulsivamente. No desestimes la importancia de la alimentación en tu salud emocional. Consume platillos saludables todos los días para que te sientas bien, por dentro y por fuera.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD