Basta de dietas, está comprobado que el autoestima te hace ser más atractiva
Consejos de Belleza

Basta de dietas, está comprobado que el autoestima te hace ser más atractiva

Por Kiwilimón - Enero 2017
Comer sano y hacer ejercicio es necesario en la vida, pero para que te sientas y veas atractiva hay algo mucho más importante: tu autoestima. Lo has escuchado miles de veces, mientras mejor te sientes, mejor te ves, y ahora hay buenas noticias pues ¡se ha comprobado que es cierto! Hoy te platicamos cómo sucedió y de qué forma puedes aumentar tu amor propio para lucir espectacular. En un experimento realizado por el equipo de laboratorio de un conocido desodorante se le pidió a 10 hombres que lo aplicaran en su cuerpo para después ser grabados. Este desodorante se vende como uno que te ayuda a atraer al sexo opuesto por la manera en la que hueles, pero esta vez, se le enseñaría a diversas mujeres el video grabado de los hombres del experimento por lo que ellas no podrían olerlos. El resultado fue extraordinario pues aquellos hombres que usaron el desodorante resultaron mucho más atractivos a las mujeres que los que no. ¿Cuál es la conclusión? Todo está en la confianza en ti mismo. Los hombres con desodorante resultaron más atractivos porque se sentían más confiados. Esto comprueba que sentirte bien contigo misma no sólo aumenta tu autoestima sino que exuda algo que se puede notar y que le resulta atractivo a las demás personas. Ahora, ¿cómo puedes aumentar tu autoestima? Aquí te dejamos algunas recomendaciones
  • No te compares con las demás
  • No trates de ser perfecta, sólo mejor
  • Haz ejercicio
  • No te azotes cuando cometas un error
  • Dedícate a hacer cosas que disfrutes
  • Concéntrate en las cosas que eres buena y puedes mejorar
  • Júntate con personas que te vean como eres
Recuerda que eres un individuo único y que tu aportación a tu entorno es igual de irremplazable. Mientras te sientas bien contigo misma podrás ser tan atractiva como quieras. Aquí te dejamos más información de cómo estar contenta con tu cuerpo.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las fiestas patrias son para muchos una de las celebraciones más populares y amadas, porque muchas familias se reúnen y por fin llegan las comidas de temporada, como los chiles en nogada, pero de ahí sigue el pan de muerto, el pavo, la rosca y los tamales.La comida, como en muchas otras celebraciones mexicanas, es la gran estrella del festejo y puede haber desde guisados para comerlos en tacos o tostadas, hasta pambazos y pozole, entonces no es raro que terminemos con malestar estomacal, pues a toda la comida se le suman las bebidas con azúcar o incluso alcohol.Con esto en consideración, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con recomendaciones para que te cuides en estos días en los que abunda la comida, porque “los excesos en la alimentación o en las bebidas pueden poner en riesgo la salud”, señala la institución en su página web.Aunque cuidar de tu alimentación debe ser un trabajo de todos los días, no dejes de lado estas recomendaciones del IMSS durante las fiestas patrias:Cuida el tamaño de las porciones y de preferencia, usa platos pequeños.Come algo ligero (como alguna fruta) antes del festejo, para que no comas con demasiado apetito.No te excedas con las grasas de los alimentos fritos, empanizados, capeados o los aderezos como la mayonesa, la crema y la mantequilla.De ser posible, elige comer carnes con bajo contenido en grasa, como pollo, pulpa de res o pulpa de cerdo.Por su parte, la nutrióloga clínica Jennifer Asencio, además de evitar las grasas, también recomienda "evitar los alimentos muy condimentados y con mucha grasa como mole, pipián, pozole de cabeza de cerdo, chicharrón en salsa verde o chorizo con papas".La nutrióloga especialista en diabete sugiere que elijas opciones horneadas o sin freír para no sufrir por los excesos, como "unas ricas enchiladas (verdes o rojas) sin freír, rellenas de pollo o queso; tostadas horneadas con tinga de pechuga de pollo guisada con la menor cantidad de grasa, tostadas horneadas con picadillo (de preferencia de carne magra), tostadas horneadas con pata de res". De acuerdo con sus consejos, "el pozole puede ser una buena opción si se prepara con pechuga de pollo", el mejor tip que nos da es que procures "que tu plato sólo tenga media taza de granos de maíz, medio aguacate y verduras que más te gusten. Lo puedes acompañar con tostadas horneadas".Finalmente, otra de las opciones que menciona son los "tacos dorados con aceite en aerosol, rellenos de pechuga de pollo o carne deshebrada, pueden llevar salsa, lechuga y crema light".Disfruta de las fiestas patrias, de su deliciosa gastronomía y, por supuesto, con tus seres queridos sin terminar con malestar estomacal y sin dejar de lado el cuidado de tu alimentación con estas recomendaciones de profesionales de la salud.
El home office puede ser una bendición muchas veces, pero en este contexto en el que probablemente además de trabajar desde casa tienes que ayudar a los pequeños a estudiar desde casa, hacer todo junto y en el mismo lugar puede resultarte complicado.Si además sientes que todos están constantemente hambrientos y temes que no estén consumiendo alimentos nutritivos, estos consejos te ayudarán con ideas de comidas saludables y fáciles para que todos coman bien.1. Planea las comidasLa planeación de comidas es una forma de configurar las comidas de modo que estén bajo tu control y no hagas comidas al azar porque tienes poco tiempo o ingredientes.Para planificar las comidas de manera controlada para sus días laborales, date un tiempo los domingos para planear el menú, comprar los ingredientes y comienza a preparar la comida la noche anterior o el día antes de regresar al trabajo en tu oficina en casa.2. Come un platillo un día, cénalo al siguienteCocina comidas de las que puedas consumir la mitad y guardar la otra mitad para la cena, especialmente si estás haciendo más de lo que crees que necesitas. Así podrás relajarte en el momento que termine la jornada laboral, abrir el refri y simplemente calentar la cena que ya está preparada. Puedes hacer esto guardando la comida de un día para otro como cena.3. Haz de la cocina una actividad agradableSi trabajar desde casa te orilló a comenzar a cocinar o si estás tratando de que te guste hacerlo, puedes probar ciertos tips para disfrutarlo más. Por ejemplo, cocina con un compañero, puede ser tu pareja, tu compañero de departamento o tus hijos. Incluso puedes cocinar mientras tu perro o gato te hace compañía.También puedes hacerlo en compañía de un excelente video de cocina en YouTube, para que estés motivado y también aprendiendo, mientras picas cebollas y salteas el ajo.4. Si no te gusta cocinar, piensa en comidas cortas Busca y descubre recetas de cocina que te inspiren y con las que puedas experimentar creativamente con los ingredientes normales de la despensa que tienes en casa. Hay muchos alimentos que pueden ser bastante prácticos si no te gusta pasar mucho tiempo en la cocina, además de muchas recetas mexicanas cortas y rendidoras.5. Establece un horario de comidas para tu día de trabajo desde casaTrabajar desde casa no necesariamente incluye la rutina de cuando estás en la oficina, en la que todos comen aproximadamente a la misma hora, o terminan el día laboral más o menos a la misma hora.Si esto te ha ocurrido y ya no tienes una rutina qué seguir, dicta tú mismo un horario de comidas que coincida con tu nuevo horario de trabajo. Por ejemplo, si solo quieres comer tres veces al día, podrías programar tus descansos para comer en tu calendario. 6. Ten una reserva de productos y alimentos enlatados saludablesTener comida enlatada en la alacena siempre te salvará si no alcanzaste a planear la comida del día o si simplemente no tienes ganas de cocinar. Como tip saludable, compra enlatados que no tengan mucha sal agregada. Por ejemplo, garbanzos enlatados, frijoles negros o puré de tomates triturados y no olvides que las recetas con atún enlatado siempre son una buena opción.7. Si trabajas desde casa con tu pareja, dividan las responsabilidadesCuando trabajas desde casa como pareja, ambos tienen responsabilidades posteriores al trabajo. Pueden repartirlas equitativamente, por ejemplo, si uno cocina, entonces el otro limpia. Esto hará que la rutina se sienta eficiente y que no se cargue el trabajo en una sola persona.
Las fiestas patrias son sinónimo de alegría, comida, música, baile y muchas otras celebraciones para los mexicanos. Por suerte y a pesar de la cuarentena a causa del coronavirus, este guateque no se tiene que cancelar del todo, ya que aún se nos permite festejar en el hogar. Por eso, no te puedes perder estos maravillosos tips para celebrar el 15 de septiembre sin salir de casa. Vístete de México Inicia los rituales de festejo desde el momento en el que te vistes y si no tienes vestimenta tradicional mexicana, como camisas bordadas, guayaberas o vestidos de colores, puedes pintarte de verde, blanco y rojo. Celebra con bebidas y comida mexicana Bien dicen que la comida es una fiesta, así que elige tus platillos mexicanos favoritos y prepáralos sin complicarte la vida. Te dejamos algunas opciones de comida y bebidas mexicanas, además, aquí puedes encontrar más. Pambazo mexicano de papa con chorizoAtole de mazapánEsquites tradicionalesSopes de tingaCantaritos locosDisfruta de música y baile mexicano ¿Quién dice que necesitas salir a la plaza para sentir el espíritu patriótico? Basta con poner un poco de música mexicana, despejar la sala y ponerte a bailar con los que habitan tu hogar; no importa si es con tu familia o sólo tus mascotas. Entre las canciones que no pueden faltar en tu playlist, están: México lindo y queridoEl son de la negraLa lloronaDiviértete con juegos tradicionales mexicanos ¡Olvídate del celular y la computadora! Para este 15 de septiembre en casa, regresa a las raíces de tu infancia y celebra con tu familia o con quienes compartas tu hogar, juegos tradicionales mexicanos. ¿Qué opinas de estas ideas? LoteríaCanicasNo te enojesBalerosDa el tradicional Grito de IndependenciaFinalmente, para honrar la tradición donde el cura Miguel Hidalgo pronunció las palabras que convocaron a la independencia en 1810, el 15 de septiembre a las 11:59 pm, puedes dar el grito para decir con toda la fuerza de tus pulmones “¡Viva México!”. Si algo hemos demostrado los mexicanos, es que somos capaces de enfrentarnos ante cualquier adversidad, así que con estos consejos y mucha creatividad, podremos festejar con sana distancia el 15 de septiembre desde casa.
El don de mi abuela era cocinar. Cada domingo religiosamente, casi un centenar de comensales se formaba alrededor de su restaurante en Tlalnepantla para probar la barbacoa. No sé si es cosa del amor, pero no he probado una de mejor sabor que la que preparaba apenas amanecía el sábado y cobijaba entre pencas en el hoyo de piedra hasta el día siguiente. Pero hoy no toca hablar de los secretos de su barbacoa sino de su plato más célebre: el mole verde. Mi abuelo subió a mi abuela a un caballo flaco cuando ella no pasaba de los catorce años. A Celia no le quedó de otra que dejar las muñecas y tomar, en cambio, los sartenes y las ollas. De la bisabuela María heredó talentos como los de percibir el sabor de los guisos usando la nariz y el de usar las cocciones como sazonador. El mole verde vino años después, en su época de oro. Doña Celia, mujer empoderada de seis hijos, hizo prolíficos negocios alrededor de la cocina. Cuando llegaba el día de su cumpleaños, el patio de su rancho se convertía en el lugar más festivo de San Andrés Timilpan. Aún recuerdo la tambora, las mesas con manteles que ella había bordado en punto de cruz, las salsas al centro y las señoras palmeando tortillas ante el inmenso comal. En medio del jolgorio y de nietos jugando a las “traís” salía la gran olla de mole verde. Como en una suerte de milagro, de esa vasija de barro, Doña Celia saciaba a sus seis hijos y a sus familias, a todos sus amigos, a todos sus compadres, a todo el pueblo. El desfile de platos cubiertos por su guiso color verde aceituna comenzaba desde un rincón del patio y corría, a veces, más allá del portón. El mole verde de ella era especial. Nadie lo dudaba. No le ponía pepitas como generalmente se usa en el Estado de México o Hidalgo. El de ella llevaba almendras. Ya saben: moles hay tantos como sazones y a mi abuelita no le gustaban las reglas; su receta es tan única como ella. Eso sí, advierto que le hace falta algo que no se contabiliza en un ingrediente o en un paso del procedimiento. Yo misma la he preparado al pie de la letra junto con mi mamá y mis tías y aunque el resultado es muy bueno, no sabe al “Mole verde de Doña Celia”. Quizá deba esperar otro rato y otra dimensión para probarlo junto a ella como me sabe en el recuerdo.Hoy que escribo esto se me antoja poner una canción de José Alfredo y hacer mis propias combinaciones frente a la olla de barro. Que desde lo lejos mi abuela sepa que la recuerdo y que por el olfato cuántico detecte si mi mole quedó rico. Lo de ella era agasajar a otros aunque no pertenecieran a su familia. Estoy segura de que la pondría feliz que ustedes prepararan su receta o cualquier otra para festejar a sus abuelos. Brindar juntos por el regalo que es su presencia. Poner la tambora, aunque sea en la grabadora, o los boleros o las de Luismi para celebrarles que, sea cual sea su don, el de los abuelos es amar incondicionalmente a sus nietos. Sí, así como Doña Celia.Mole verde estilo fiesta de Doña Celia250 g de ajonjolí100 g de almendras6 pimientas gordas +-10 clavos de olor2 pizcas de comino1 bolillo frito en aceite1 tortilla frita en aceite2 kg de tomate verde manzano, peladoChile verde jalapeño (al gusto, depende del picor que se aguante)1 pollo entero, verduras, hierbas de olor y aguaSalaceiteDesde muy temprano se pone a cocer el pollo junto con unas hojitas aromáticas, un trozo de cebolla y algunas verduras. Una vez listo, se reserva lejos de la ventana. En una olla con poca agua y algo de sal se agregan los tomates. Basta que se pongan ligeramente suaves para sacarlos de la lumbre. En otra olla, hay que poner a calentar bastante aceite y dorar el ajonjolí con las almendras peladas. Una vez listos se retiran y se ponen a freír los chiles. Hay que poner todos los ingredientes a moler junto con las especias y con un poco del caldo de pollo. Los tomates, no. Esos se dejan reservar pacientemente. En seguida, se pone a calentar una gran olla de barro, que de preferencia tenga varios años de uso. Hay que vaciar el mole y no dejar de moverlo ni un segundo para que no se pegue o se queme –de preferencia que sea la misma persona la que lo mueve y que los movimientos vayan en dirección a las manecillas del reloj para que “no se corte”–. Ahora sí se le agrega el tomate ya molido y al final, un poco de caldo, dependiendo de la consistencia que le guste a la familia. Lo último, y haciendo uso de la nariz y del buen gusto, hay que ajustar lo más importante de la receta: la sazón.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD