Cómo aclarar la piel de forma natural
Consejos de Belleza

Cómo aclarar la piel de forma natural

Por Kiwilimón - Septiembre 2013
El sol, la contaminación y muchos otros agentes externos van oscureciendo nuestro tono de piel con el tiempo, especialmente en las zonas expuestas (como la cara). Para evitarlo es importante que usemos siempre bloqueador solar, aunque sea invierno o se vea nublado, nunca debemos salir de casa sin él. Pero la verdad es que esta rutina de usar protector solar no era tan común cuando estábamos chiquitas, así que probablemente tu piel sea un poco más oscura de lo que te gustaría.
  Existen cremas que te ayudan a recuperar el tono natural de tu piel, pero hay mascarillas de ingredientes naturales que puedes probar en casa si no quieres usar químicos. Lo que estas mascarillas hacen es ayudarte a eliminar la capa de piel muerta y la suciedad que se nos acumula en la cara, además de nutrir la piel para devolverle su brillo y color natural, ¡con sólo 2 ingredientes! Vas a necesitar… 1 naranja 3 cucharadas de yogurt natural sin azúcar Pela la naranja y deja las cáscaras en el sol hasta que se sequen y se hagan duras. Tritúralas hasta que se conviertan en polvo y mézclalas con el yogurt. Con las yemas de los dedos da un ligero masaje a tu cara usando esta mezcla, asegurándote de no tallar y de dejar una capa ligera de yogurt sobre toda tu piel. Deja que la mascarilla actúe por 15 minutos antes de enjuagar. Repite esta mascarilla dos veces por semana para que puedas ver resultados pronto. Aunque te tardarás unas cuantas semanas en ver un cambio en el tono de piel, la elasticidad e hidratación de tu rostro se nota desde la primera aplicación. Recuerda como siempre hacer una prueba de alergia en una parte poco visible de tu piel (aunque estos ingredientes son bastante gentiles).  

Recetas con Yogurt

Receta de Yoghurt de Fresa Hecho en Casa

Ingredientes: - 1 litro de yoghurt natural - 500 gramos de fresa lavadas, desinfectadas y sin tallos - 2 cucharadas de azúcar granulada Da click para encontrar los pasos para preparar este yoghurt.  

Receta de Dip de Yogurt y Pepino

Ingredientes: - 2 tazas de yoghurt natural sin azúcar - 300 gramos de pepino - 1 cucharada de sal de grano kosher - 2 cucharadas de jugo de limón - 100 gramos de queso crema Philadelphia - 2 cucharadas de eneldo picado - 1 diente de ajo rallado - pimienta Para ver el procedimiento parar preparar esta receta da click aquí.  

Receta de Galletas de Blueberry y Yoghurt

Ingredientes: - 2 tazas de harina - 1 1/2 cucharadas de levadura en polvo - 1/2 cucharada de polvo para hornear - 1/4 de cucharada de sal - 1 1/4 tazas de azúcares granulada - 1 1/4 tazas de yoghurt griego - 1 huevo ligeramente batido - 1 ralladura de limó - 1 cucharada de jugo de limón fresco - 1/2 cucharada de extracto de vainilla - 1 1/4 tazas de mora azul frescas - 1/2 taza de azúcar glass Para preparar estas deliciosas galletas encuentra el procedimiento dando click aquí. Artículo cortesía de         

"¿Haz notado diferencia en tu piel?"

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Comer no es sinónimo de nutrirnos. Sí, quizá pienses que estás bien alimentado porque comes varias veces al día, pero cabe la posibilidad de que estés malnutrido y no lo sepas.Cuando escuchas la palabra malnutrición, seguramente se te vienen a la mente imágenes de niños en estado de emaciación, donde los huesos son visibles en la piel, es por esto que frecuentemente se nos olvida lo que malnutrición significa.¿Qué es la malnutrición?De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la malnutrición es tanto las carencias como “los excesos o los desequilibrios de la ingesta de nutrientes de una persona”, y abarca dos tipos de afecciones.La desnutrición, la cual abarca el retraso del crecimiento en cuanto a estatura; la emaciación que es el peso menor al que corresponde a la estatura o la edad, y falta de vitaminas y minerales importantes.El segundo es el sobrepeso y la obesidad. Esto se enfoca en todas las enfermedades no transmisibles relacionadas con la alimentación, como cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, diabetes y cáncer. A grandes rasgos, el término malnutrición se refiere a comer muy poco, comer mucho, combinar incorrectamente los alimentos, ingerir alimentos con poco valor nutricional o alimentos contaminados.Otro de los pensamientos errados sobre la malnutrición es que se cree que el hambre es un problema que afecta a países tercermundistas, mientras que la obesidad, a países de primer mundo; sin embargo, debes saber que esto es un problema global, que nos afecta a todos.Y no sólo eso, según datos de la OMS, una de cada tres personas sufre algún tipo de malnutrición. Es más común de lo que crees ver a personas con diferentes formas de malnutrición convivir en el mismo país, en la misma comunidad y, a veces, hasta en la misma familia. El problema es tan grave que los gobiernos, así como la Organización Mundial de la Salud y Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, están realizando acciones en conjunto para erradicar la malnutrición. En casa, podemos prevenir esta afección organizando nuestras comidas y haciendo mejor selección de los alimentos que vamos a consumir. Y a nivel comunidad, puedes aportar al trabajo de fundaciones y asociaciones dedicadas a ayudar a niños de escasos recursos a tener una alimentación balanceada, como Dibujando un mañana o Comer y Crecer, y contribuir a que se desarrollen sanos y tengan un mejor futuro.
Según la Organización Mundial de la Salud, comer sanamente y realizar algún tipo de ejercicio contribuyen a alejar las enfermedades y aunque comida sana hay muchísima, existe un tipo de alimento que no sólo te alimenta sino que además tiene un beneficio real en tu memoria.Los hongos no sólo son uno de los alimentos más saludables en el mundo debido a su alto contenido en fibras, vitaminas, minerales, proteínas y antioxidantes. Este alimento también podría convertirse en milagroso, ya que al incluirlo por más de dos días en tu dieta diaria, podría reducir el riesgo en la pérdida de memoria y aumentaría la inteligencia, de acuerdo con un estudio de la Universidad Nacional de Singapur.Este estudio, el cual tuvo una duración de seis años (2001 al 2017) y en el que participaron 663 adultos mayores de 60 años, los investigadores comprobaron que las personas que ingerían más hongos presentaban un mejor desempeño en las pruebas de pensamiento, pues disminuía las posibilidades de un deterioro cognitivo leve; además, se descubrió que tenían una velocidad de procesamiento más rápida.Los hongos que los participantes estuvieron ingiriendo durante los años que duró el estudio fueron cola de pavo, ostras, shiitake, botón blanco, secos, dorados, así como estañados, con porciones de alrededor de 350 gramos dos veces por semana.Los investigadores confían en que la ergotioneina, antioxidante y antiinflamatorio que contienen los hongos y que el ser humano no genera por sí mismo, podría dar un mejor resultado combinándolo con nueces y algunos pescados, así como con verduras de hoja verde y té.Por otra parte, además recomendaron una dieta baja en azúcar y sal; asimismo, realizar ejercicio, beber con moderación y evitar el cigarro.Al parecer, de ahora en adelante los hongos podrían ser considerados un superalimento, ya que pueden inhibir la producción de toxinas, las cuales al acumularse en el cerebro pueden desarrollar enfermedades como el Alzheimer y algunas otras formas de demencia.Por último, otro de susbenfeicios es que preparar hongos es muy fácil y versátil, ya que puedes mezclarlos en ensaladas, en sándwiches, a la parrilla, en quesadillas, salteados, en caldo, cremas, a la mexicana o con pasta; incluso podrías sustituir la carne por setas.¿Necesitas ideas para comer más hongos?Caldo de Hongos con EpazoteQuesadillas Fritas de HongosLasaña Cremosa de Hongos y Espinaca
¿Te acuerdas de Popeye, ese marinero que se ponía grande y fuerte para vencer al villano y lo único que necesitaba eran espinacas?Quizá gracias a esa caricatura crecimos pensando que las espinacas eran súper poderosas y nos creímos el mito de que tienen más hierro que ningún otro alimento, pero como muchas otras cosas de nuestra infancia, no es cierto. En realidad, las espinacas no son la gran fuente de hierro que pensamos, así lo revela José Miguel Mulet, doctor en Bioqiuímica y Biología molecular, en su libro ¿Qué es comer sano?, y asegura que ninguna verdura es una gran fuente de hierro, aunque eso no quita que las espinacas son un alimento muy sano y con muchas propiedades. ¿Necesitas ideas para el desayuno? Prueba estas Espinacas a la Crema con Huevo¿Cómo comenzó el mito de las espinacas? Toda esta creencia se debe a un error tan simple, que es difícil de creer. A finales del siglo XIX Erich von Wolf, químico alemán, se puso a analizar los beneficios nutricionales de las verduras y todo apunta a que puso mal una coma al apuntar el contenido en hierro de las espinacas, y donde debía decir 3,5 miligramos decía 35. Y, claro, eso es mucho hierro.Además de no tener tanto hierro, las hojas de espinaca tienen altos niveles de unas sales, conocidas como oxalatos, que dificultan la absorción de éste y otros nutrientes, como el calcio, en el intestino. Pero no hay por qué satanizar a las espinacas pues, aunque no sean lo que pensábamos, son muy sanas y sí son fuente de varios nutrientes: tienen muchísimo potasio y magnesio, dos electrolitos fundamentales para nuestra salud. Por otra parte, las espinacas son una fuente importantísima de vitamina K y precursores de la vitamina A, esencial para nuestro sentido de la vista. Y también son unas verduras ricas en sales de ácido fólico.No cabe duda, todos los días se aprende algo nuevo y ahora sabes que si Popeye se ponía fuerte, seguramente era porque comía algo más que espinacas en lata.3 opciones para incluir espinacas en tus comidas:Crema de Espinaca con PoblanoPechugas Rellenas de Queso Crema y EspinacasCrepas de Espinca Rellenas de Champiñones
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD