Cómo conservar los quesos
Consejos de Belleza

Cómo conservar los quesos

Por Kiwilimón - June 2013
Partiremos de varias preguntas con las cuales tal vez se han enfrentado en su día a día cuando se trata hablar de queso. ¿Cuáles son los quesos que existen en el mercado? ¿Cómo los puedo conservar por más tiempo? ¿Qué puedo preparar con queso? El queso toma un papel muy importante en la gastronomía mundial, en especial en la gastronomía francesa, ya que sus quesos son famosos internacionalmente y divide los tipos de queso en familias de acuerdo a su elaboración y contenido, pero sin importar países y fronteras, sabemos que el queso puede tener un papel protagonista en los platillos. Es por eso que tenemos una lista de diferentes tipos de queso y la manera en cómo podemos conservar los quesos más tiempo.   ¿Cuáles son los tipos de queso? Existen varios tipos de queso, diferenciados por su sabor, vista, aroma y consistencia. En esta lista los diferenciaremos por familia para que tengamos una idea más clara de cuáles estamos comprando. Además les tenemos algunos ejemplos, de todos los quesos que existen. 1. Quesos frescos. Cottage, Requesón. 2. Quesos de pasta blanda y corteza enmohecida. Queso Brie, Camembert, 3. Quesos de pasta dura o semi dura. Emmental, Gruyère, Gouda, Parmesano, Cheddar. 4. Quesos azules. Roquefort, Gorgonzola. 5. Quesos de cabra. Crottin de Chavignol, es el más conocido por denominación de origen   ¿Cómo conservar los quesos? La mejor forma de conservar un queso es de tal manera que puedan respirar, por lo que guardarlo de manera hermética no es muy recomendable. Los quesos frescos son los que menos tiempo se conservan, éstos es mejor consumirlos en poco tiempo. Por el contrario los quesos de pasta dura, tienden a conservarse por más tiempo en el refrigerador. Puedes elegir un molde especialmente para el queso, y solo utilizar ese recipiente para guardarlo. Te recomendamos hacerle perforaciones, si es que no los tiene para que pueda respirar el queso. Lo mejor será conservarlo en un compartimento cerrado que tenga el refrigerador, algunos tienen una sección especial para la mantequilla o también servirá el de frutas y verduras. De esta manera podrá respirar el queso sin que se seque. Para que puedas desgustar un buen queso, es mejor comprarlo de la mejor calidad. Los que venden en el supermercado son quesos industriales que no tienen las características propias de un queso, lo más recomendable es acudir a una tienda gourmet o especial donde te pueden recomendar el mejor queso de acuerdo a tu gusto.    Para servirlo en la mesa: No hay nada como reunir a tus amigos a degustar un rico vino con un plato de quesos. Lo que te recomendamos es utilizar un plato especial para quesos, y servirlo con cuchillos especiales para cortar. En los kits que venden especiales para queso hay un utencilio que termina en dos puntas, éste es para servir el queso que cortaste en tu plato ya que el tenedor, no debe tocar el queso. También puedes preparar innumerables platillos con queso, desde platos salados hasta los dulces, como sopa, ensalada, postre, plato fuerte, en botanas, canapés, etc. Y para que liberes toda tu creatividad, te enlistamos una serie de platillos para que empieces a degustar toda la variedad de quesos que existen en diferentes formas, sabores y texturas.   (es importante hacer click en el título de la receta para ver más detalles de preparación) Sopa de coliflor con queso gorgonzola. Una deliciosa sopa cremosa de coliflor con blue cheese para un día de frío. Pimientos piquillo rellenos de queso de cabra. Estos rico pimientos españoles están rellenos de queso de cabra y sazonados con perejil, tomillo y vinagre de jerez. Son deliciosos y muy saludables. Frittata de jalapeño y queso individuales. Estas frittatas de jalapeño y queso se pueden servir en un brunch, desayuno estilo buffet o de botana. Tarta de espárragos y queso gruyere. Esta deliciosa tarta de espárragos con queso gruyere se prepara en solo 45 minutos. Los sabores del queso gruyere con los espárragos y la pasta hojaldrada van perfecto juntos! Queso brie en hojaldre con mermelada de chabacano. Esta botana de queso brie envuelto en hojaldre va rellena de mermelada de chabacano, almendras, y arándanos secos. La combinación de sabores queda exquisita. Hojaldre con queso de cabra y piñones. Esta rica botana es muy facil de preparar. El hojaldre se compra ya hecho en el supermercado y se hornea con queso de cabra, cebollas caramelizadas, mermelada y piñones. Fettuccine con salsa gorgonzola. Una rica pasta cremosa con una salsa de queso crema y queso azul. Pollo a la parmesano. Esta receta es genial pues mezcla ingredientes cotidianos que por lo general no cambiaríamos. Fresa con queso cottage. Rico postre de fresas con queso cottage para ocasiones familiares. Bocadillos de queso emmental. Disfruta de unos ricos bocadillos con jitomate deshidratado, jamó serrano y lo mejor, un toque de queso emmental para complementar.

Si quieres conocer todas las recetas de kiwilimón que tengan queso, haz click aquí

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En esta ocasión, la carta editorial madruga 24 horas porque la Navidad no se hace esperar. En las bocinas suenan los villancicos. La casa ya huele a las preparaciones del horno. Todo es felicidad, pero ¿ya sabes qué servirás de beber? Casi siempre pensamos en los brebajes hasta el último momento. No importa lo que te guste –o lo que tengas a la mano–, queremos que disfrutes tu cena al máximo con algunos consejos de maridajes prácticos.¿Maridaje sólo con vino?No hay comida sin bebida y viceversa. Pero la bebida tampoco es sinónimo de alcohol. El maridaje puede hacerse con el líquido que más te guste. El sommelier Marcos Flores, presidente de la Alianza Panamericana de Sommeliers, dice que, en caso de abstinencia, el mejor aliado de la cena navideña son los tés, los ponches y las aguas frescas. Él recomienda acompañar los romeritos con un té pu-erh o té rojo; el típico bacalao a la Vizcaína con un té oolong; la pierna enchilada con agua de jamaica y jengibre y los ponches, con el pavo ahumado.Si prefieres las cervezas, la regla básica es maridar las claras o ámbar con platillos de menor estructura –ensaladas, purés, bacalao– y elegir cervezas oscuras y densas para platillos con mayor fuerza o que hayan pasado por el horno como los romeritos con mole, el lomo o la pierna. En ambas partes se resaltarán las notas de caramelización.A mí en lo particular me gusta combinar los vinos mexicanos de uva malbec con el lomo de cerdo. Me gusta mucho el Guanamé Malbec 2017 para un trozo de carne cubierto por gravy. Para una pasta cremosa elige un blanco con barrica como un Wente Chardonnay Riva Ranch, y para unos romeritos, un espumoso rosado que le haga frente al picor –como el cava español Roger Goulart Coral Rosé–. El rey de la mesa navideña, el pavo, sírvelo junto a una copa de tinto ligero de la uva pinot noir o merlot como el Cousiño Macul Antiguas Reservas Merlot cuyos aromas ligeros a especias y frutos rojos lo armonizarán como Mozart.Las copasSi vas a servir cerveza, lo mejor es verterla en un tarro ¬–incluso en ese Mason Jar con asa que guardas en la alacena– para no calentarla y conservarla fría por más tiempo. Las copas especiales para cerveza suelen tener un vidrio más denso y un fuste o tallo más grueso para que las manos no les transmitan calor. En el caso del vino, el tamaño de la copa influye en la cantidad de aire que entra y oxigena al vino y con ello, la potencia de los aromas y sabores cambiará. Entre más estructurado y complejo sea un vino, más amplia deberá ser la copa (como la copa borgoñona).En caso de que tengas dos tipos de copas, sirve el vino blanco en la más pequeña y el tinto, en la más grande o en la que tiene la boca más abierta. Lo ideal es servir la champaña o los vinos espumosos en una copa flauta para favorecer el desarrollo de las burbujas, pero si no tienes, en una copa de vino blanco irá perfecto. La temperatura¿Te imaginas un caldo de camarón tibio como el purgatorio? ¿Un pay de manzana gélido como el invierno? No hay de otra: debemos tomar en cuenta la temperatura en bebidas y alimentos. En las cervezas y los vinos exhiben o esconden los aromas y sabores. Por ejemplo, la forma ideal de tomar una cerveza con 4 a 6 grados de alcohol son los 3° C de temperatura. Esas que van a partir de los 7 grados, sírvelas entre 12 y 14° C. En cuanto a los vinos, a mí por lo general, me gusta que estén un poco fríos. La regla es que los espumosos vayan a 8º C para gozar su carbonatación (sus burbujas). Te recomiendo servir los blancos entre 7 y 11º C, pero si tienen barrica sírvelos a unos 10 o 12º C. Los vinos tintos ligeros y sin mucho envejecimiento, van bien con una temperatura de 13 a 14º C. Los vinos más corpulentos como una mezcla bordelesa, un riojano o uno de guarda déjalos de 17 a 18º C. ¿Tienes por ahí un vino de postre o un encabezado como el oporto? Sírvelo a 14º C para mantener ese dulce equilibrio y estructura.  Y claro, recuerda que el control lo pones tú. Vive una feliz Navidad cuidando tu cuerpo y sin excesos. ¡Esa es la mejor forma de celebrar!
Limpia tu rostro de forma natural con estas sencillas recetas perfectas para preparar en casa: Miel La miel es famosa por sus beneficios para la piel: es exfoliante, desinflamatoria e hidratante. Se puede mezclar con avena o con yogurt para exfoliar, con cúrcuma y limón para iluminar la piel, entre muchas otras combinaciones. En esta ocasión, les recomendamos probar la mezcla de miel y aceite de oliva para hidratar y suavizar tu piel. Sólo tienes que mezclar muy bien una cucharadita de miel con dos cucharadas de aceite de oliva, hasta obtener una pasta homogénea, aplícala en tu cara y retirala con agua tibia después de veinte minutos. ¡Te sentirás renovada! Romero El romero es un astringente natural. Puedes hervir varias ramitas con agua y utilizar ese líquido para limpiar tu cara por las noches. O bien, puedes derretir una cucharada de aceite de coco y mezclar con el romero, después cocinar esta mezcla por diez minutos más (hasta que el romero pierda su color) y colar bien la mezcla; después tienes que dejar enfriar un poco la mezcla y agregar cuatro cucharadas de yogurt y una de miel. Deja en el refrigerador durante una semana y aplica esta mascarilla durante diez minutos y retirala. Menta La menta es otro gran astringente y humectante natural. Para esta mascarilla, necesitas moler: diez hojas de menta, una rodaja de pepino y media cucharada de miel. Cuando obtengas una mezcla suave, aplica en tu rostro durante veinte minutos y retira con agua fría. Notarás al instante la diferencia. Sábila La sábila o aloe vera es perfecta para hidratar tu piel, incluso es buena para quemaduras o para mejorar el proceso de cicatrización. Para limpiar tu rostro de las impurezas, sólo necesitas mezclar muy bien una cucharada de sábila con una cucharada de miel y una de aceite de coco, refrigerar y colocar en tu rostro tras desmaquillarte. Deja actuar durante veinte minutos y retira con agua. Así de fácil tu rostro quedará limpio. Sal de mar Para obtener un exfoliante natural con sal: mezcla una cucharada de sal de Colima (o de mar) con una cucharada de miel. Aplica en tu rostro y masajea con tus dedos húmedos, después de diez minutos retira con agua tibia.
Las legumbres son el alimento ideal para aquellos que quieren comer de manera saludable, equilibrada y económica. De hecho son tan buenas que se recomienda que formen parte del 25% de proteína que se debe consumir diariamente. Así que si quieres añadir más nutrientes a tu dieta, estas son las 5 legumbres que no te puedes perder. Garbanzos Los garbanzos son una legumbre sumamente importante ya que contienen todos los aminoácidos esenciales, además de ser una importante fuente de proteína natural. Lo mejor de los garbanzos es que se pueden comer de mil formas como en tlacoyos, ceviche y hasta en hummus. Lentejas Las lentejas son un alimento muy saludable, económico y fácil de conseguir. Estas legumbres altas en fibra, pueden cocinarse de diferentes maneras como en sopa, en ensaladas y en tortitas. Soya Al igual que los garbanzos, la soya es una fuente importante de proteínas de buena calidad con los aminoácidos indispensables y lo mejor es que en ella también encontramos ácidos grasos, omega 3,6,9 y vitamina E, así como fibra soluble e insoluble. Frijoles Los frijoles son una excelente fuente de fibra, minerales y antioxidantes. Contienen carbohidratos de absorción lenta, un alto contenido en ácido fólico, tiamina, riboflavina y niacina. Además, también aportan magnesio, potasio, zinc, calcio y fósforo al cuerpo. ¡Son un manjar completo y delicioso! Cacahuates Para la sorpresa de muchos, los cacahuates son legumbres y también tienen importantes nutrimentos para la salud. Los cacahuates son portadores de grasas saludables, vitaminas del complejo B, vitamina E, minerales como el potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio, hierro y zinc. ¿Ya consumes estas legumbres nutritivas?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD