Exfoliante casero con azúcar morena
Consejos de Belleza

Exfoliante casero con azúcar morena

Por Eloísa Carmona - Noviembre 2021
Exfoliar la piel puede ser una gran forma de darle luminosidad y hacer exfoliantes caseros con azúcar morena es súper sencillo y lo más probable es que no necesitarás comprar ingredientes extra, pues puedes usar los que tienes en casa.

La azúcar morena es un gran exfoliante por el tamaño pequeño de sus granos, gracias a los cuales afloja los enlaces de las células de la piel, elimina las células muertas y promueve que salgan las células nuevas.

Por otra parte, la azúcar morena es un humectante natural para mantener la piel suave e hidratada, es más suave que la sal para la piel, ideal para pieles sensibles, además de que es un ingrediente económico.

Cómo hacer un exfoliante casero con azúcar morena

Los gránulos de azúcar pueden hacer que la piel se sienta pegajosa, así que asegúrate de enjuagarte bien después de exfoliarte con este remedio casero para pieles sensibles.
Necesitarás:
  • 1/2 taza de azúcar morena
  • 1/2 taza de aceite vegetal que puede ser coco, jojoba, oliva, almendra o semilla de uva
Mezcla la azúcar morena con el aceite en un tazón y si es necesario, agrega más azúcar o aceite para obtener la consistencia adecuada. Si lo deseas también puedes añadir una o dos gotas de tu aceite esencial favorito en la mezcla. 

Es importante lograr la consistencia adecuada, esto significa que no debe quedar demasiado líquida, porque esto puede dificultar poder tomarla con las manos, pero tampoco debe quedar muy seca y desmoronarse demasiado.

Una vez listo, aplica el exfoliante casero de azúcar morena con movimientos circulares suaves sobre la piel y después enjuaga con agua tibia.

Lo recomendables es hacerlo dos o tres veces por semana y evitar hacerlo diario, pues exfoliar demasiado la piel puede dejarla seca, sensible e irritada. Si tu piel está seca y sensible, lo mejor es hacerlo solo una vez a la semana y si tienes una afección cutánea o no estás seguro de la frecuencia con la que debes exfoliar tu piel, habla con tu dermatólogo.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La cena navideña es uno de los mejores momentos del año, pues las familias o grupos de amigos suelen unirse para pasar tiempo juntos y disfrutar de deliciosos platillos, los cuales varían dependiente de cada ciudad y país. Si quieres conocer un poco más sobre lo que se come en cada país durante la Noche Buena, en kiwilimón te contamos sobre la gastronomía navideña en Latinoamérica y todo el mundo.¿Qué se come en Latinoamérica en Navidad?La cocina de los países latinoamericanos es variada, rica y compleja, lo cual se refleja en una época tan importante como la Navidad. Argentina: Según medios de aquel país, los argentinos disfrutan de vitel toné, ensalada de pechuga con mayonesa, el tradicional asado, huevos rellenos y turrón. Brasil: Es común que las personas disfruten de platillos como pavo relleno, lomo de cerdo adobado, bacalao, arroz, torrijas y un panettone relleno de brigadeiro, uno de los postres brasileños más famosos, el cual se prepara con leche condensada. Bolivia: Aquí suele prepararse la picana, un platillo que data del siglo XIX y el cual se prepara como carne de res, cerdo, cordero y pollo, así como vino, pasas y verduras. También puedes leer: 7 cosas que no pueden faltar en tu cena de navidadColombia: Para comenzar, no pueden faltar los buñuelos, un tipo de pan típico de Colombia. En cuanto a las bebidas, se prepara el salpicón, un cóctel que se prepara a base de refresco, jugo de naranja y fruta como manzana, plátano, mango, papaya y piña. Las empanadas, las papas rellenas de queso, las arepas, el cerdo relleno, el pavo y los tamales tampoco pueden faltar. En el caso de los postres, las hojuelas, el arroz con leche y las natillas no pueden faltar. Costa Rica: En este país suelen prepararse deliciosos tamales para Navidad, así como, pierna de cerdo, lomo, pavo o pollo. Para acompañar, se cocina arroz, ensalada y puré de papa o camote. Para la hora del postre no puede faltar el llamado “queque navideño”, un budín relleno con frutas y nueces y con un toque de ron. Aquí también se consume el rompope, el tronco de Navidad y el panettone. Chile: Se disfrutan de platillos como pavo relleno, papas, ensalada rusa, pan de Pascua, helado y la una tradicional bebida conocida como “cola de mono”, la cual se prepara con leche, café y aguardiente. Cuba: Los cubanos preparan cerdo asado, acompañado de congrí, una mezcla de arroz con frijoles. También se preparan ensaladas, yuca, pollo, plátano y se acompaña con vino o sidra. Para el postre, se disfruta de flan o pastel de ron. Ecuador: Al igual que en muchos otros países, en Ecuador suele servirse pavo relleno o pollo, los cuales se acompañan con arroz y ensalada. El postre suele ser el panettone y la cena navideña suele acompañarse con vino. El Salvador: Aquí suele prepararse el clásico pavo al horno para la cena de Navidad, aunque también se sirven los deliciosos tamales de gallina, jamón glaseado y la deliciosa tarta de Navidad, un postre que se prepara a base de semillas, frutos secos y ron. También puedes leer: Postres clásicos para esta navidadGuatemala: Para Noche Buena, en este país se prepara el clásico pavo o cerdo, el cual se acompaña con ensalada de zanahoria, puré de papa y salsa. Por otro lado, también se cocinan los tamales negros, rellenos de pasas, ciruelas y aceitunas. La bebida más tradicional es el ponche de frutas. Honduras: Los hondureños suelen cocinar pavo al horno, pierna de cerdo y tamales, la cena de navideña se acompaña con el clásico ponche infernal, una bebida muy refrescante. Para el postre, las familias suelen degustar rompope y torrejas. México: Los platillos más tradicionales son los romeritos con mole y camarón, el bacalao a la vizcaína, la ensalada de manzana y el ponche de frutas. En el caso de los platos fuertes, las familias mexicanas optan por pavo, lomo o pierna, sin embargo, hoy en día también optan por platillos como lasaña o pastas. Nicaragua: El platillo más tradicional es el arroz a la valenciana, una versión de la paella española. También se preparan tamales, pan, ponche y bizcochos. Panamá: Aquí no pueden faltar los tamales, el pavo, el jamón, la ensalada de papas y la rosca de huevo para Navidad. En cuanto a postres y bebidas, el ponche con ron y el dulce de frutas son clásicos. Paraguay: Durante la cena navideña, las familias disfrutan el chipa guasu, el cual se prepara a base de choclo, así como la tradicional sopa paraguaya y clericot para beber. Perú: Las familias peruanas suelen disfrutar de pavo relleno, pollo, cerdo, ternero o cordero. Los platos fuertes suelen acompañarse con arroz, ensalada y puré de manzana. En cuanto a las bebidas y postres navideños, no pueden faltar la sidra, el chocolate caliente y el panettone. También puedes leer: ¿Qué preparar para la cena de navidad? las recetas más fácilesPuerto Rico: Aquí se degusta los pasteles de plátano verde rellenos de carne, el arroz, el cerdo y los famosos coquitos, una bebida que se prepara con leche de coco, azúcar, yema de huevo, canela, vainilla y ron. República Dominicana: La cena de Navidad más tradicional está compuesta por diversos platillos como pollo horneado y el famoso puerco en puya. Las guarniciones suelen ser la ensalada rusa y moro de guandules, un platillo que se prepara a base de arroz. Tampoco puede faltar el pastelón de plátano maduro. Uruguay: En este país suele prepararse pollo, cerdo o cordero para la cena navideña. Para acompañar la comida, suelen servirse la picadita, huevos rellenos, lengua, sidra, vino, pan dulce y quesos. Venezuela: El platillo que no puede faltar en las mesas venezolanas es la hallaca, un tamal relleno de carne, cerdo y pollo. También se degusta el pan de jamón, ensalada y postres como la torta negra y el panettone.
Detrás de un grupo de amigos que se rencuentran, de una familia compartiendo una anécdota, de una pareja hablándose de amor, hay una celebración. Hay un momentum si además existe el acompañamiento de un platillo salido del horno, un guiso que huele a tiempo en una gran olla de barro, o un estofado, fruto de la caramelización que proporciona una olla de cobre. La música que lo une todo son las risas y el inexorable chin-chin de unas copas. Yo no quiero decirte cómo vivas tus celebraciones. Lo que dos expertos en vinos y yo te recomendaremos en esta carta editorial es cómo elegir esas botellas que te acompañarán en tus momentos especiales. Sé que comprarlas implica un gasto y aunque en el acto de compartirlas con tus seres queridos ya está el regalo, te dejaré algunos consejos que harán más asertiva la elección.¿Burbujas o no burbujas? Hay quienes afirman que no hay celebración sin burbujas. Laura Santander, sommelier de Loretta y fundadora de vinosadomicilio.com.mx, explica que todo es culpa de la marquesa de Pompadeur. En sus fiestas con la crema y nata francesas corría el champagne como ríos caudalosos en temporada de lluvias. Luego, en el siglo XIX, la champaña fue la bebida predilecta de las noches de la Belle Époque, tanto que la sociedad se refería a ella cariñosamente como “champ”. Asimismo, todavía hoy, cada que se bautiza un buque, se destapan botellas de este líquido burbujeante para que su contenido sea el primero en tocar el barco. Por eso no asombra que, sobre todo en Europa, la champaña sea la bebida predilecta cuando se habla de fiesta. Sin embargo, Raphael Baillin, Brand Building Manager en la distribuidora de vinos Everest, afirma: “No a fuerza se debe celebrar con un espumoso. Pero los espumosos, por sus burbujas vibrantes, representan la efervescencia, el ánimo; despiertan los sentidos en boca. Además, si se considera que podemos celebrar con comida, el champagne es el vino más versátil que existe para maridar”. Yo, personalmente, enmarco una ocasión especial con una copa de burbujas, aunque no se trate necesariamente de una champaña (solo los vinos espumosos procedentes de la región de Champagne pueden llamarse champaña). Adoro los cavas españoles porque son más asequibles y, si estoy de manteles largos, elijo una franciacorta italiana. ¿La región es un indicador?Sin duda hay regiones famosas por sus suelos y su clima óptimos para el crecimiento de la uva o por sus vides viejas, por sus grandes añadas o por sus métodos tan exquisitos y difíciles de lograr. Ejemplo de ello son los vinos de Sauternes, los grand cru de Borgoña, los premier cru de Burdeos. Pero seamos honestos: esos vinos cuestan una fortuna y quizás nunca lleguen a nuestra copa. En cambio, hay otras regiones que son sinónimo de calidad y a mejores precios.“Los Brunello di Montalcino son de mis consentidos, también los vinos de Oregón: esos pinot noir y pinot gris tienen mi corazón. Para mí, Oregón es una región que ha cambiado mi vida”, comenta Laura Santander. Por su parte Raphael afirma que sus vinos favoritos para celebrar sí proceden de la región de Champagne, pero nunca le dice que no a un vino mexicano: “Si estoy ante una buena comida, me gusta acompañar con Ícaro o Teziano. En cuanto a burbujas elegiría Espuma de Piedra Blanc de Blancs”.Hablemos de la inversiónLos vinos pueden ser tan caros como un auto, pero no te preocupes, ni hablaremos de esos. Aunque la inversión podría darte un parámetro sobre la calidad y los métodos aplicados en el vino, no es necesario gastar una fortuna. Sólo te diré algo: cuando estés a punto de llevarte un vino de menos de 150 pesos recuerda que el alcohol paga impuestos. Seguramente se trata de un vino procedente de procesos masivos y no necesariamente de la mejor calidad.   Laura Santander prefiere quedarse del lado del lado romántico, “cuando estás festejando, lo importante es estar con tus seres queridos y con aquello que les gusta tomar”.Los expertos recomiendan (y por menos de $500)Los vinos de celebración de Laura:Gota de arena. Si Castilla y León no estaba en tu radar, Bodegas Tridente lo devela en un abrir y cerrar de corcho. Es un tempranillo de tinta de toro –así se le llama a la uva tempranillo en esta zona– con aromas a frutas negras y especias.Palmo de tierra. Si quieres celebrar con un vino mexicano, Laura recomienda este vino, fruto de la tempranillo de Baja California que pasó 13 meses en barrica.Los vinos de celebración de Raphael:Pruno. Un clásico de la Ribera del Duero en el que encontrarás aromas a frutas rojas y gusto carnoso, que llena la boca. Cousiño Macul Antiguas Reservas Cabernet Sauvignon. Procedente de la célebre bodega chilena. Al haber sido envejecido en encino francés, encontrarás en él aromas a moras y ciruela madura, así como unos taninos suaves al paladar.Los vinos de celebración de Shadia:Vino blanco espumoso Chandon Brut. Este espumoso seco, de burbuja divertida, procede de Argentina. Es perfecto para hacer música con las copas por sus aromas a manzana verde y pera.Chateau Domecq cosecha seleccionada 2016. Un vino que sabe hacer una mezcla entre presente y pasado, tal como su bodega. Encuentra en él aromas a fruta negra, cuero y especias.  
Detrás de un grupo de amigos que se rencuentran, de una familia compartiendo una anécdota, de una pareja hablándose de amor, hay una celebración. Hay un momentum si además existe el acompañamiento de un platillo salido del horno, un guiso que huele a tiempo en una gran olla de barro, o un estofado, fruto de la caramelización que proporciona una olla de cobre. La música que lo une todo son las risas y el inexorable chin-chin de unas copas. Yo no quiero decirte cómo vivas tus celebraciones. Lo que dos expertos en vinos y yo te recomendaremos en esta carta editorial es cómo elegir esas botellas que te acompañarán en tus momentos especiales. Sé que comprarlas implica un gasto y aunque en el acto de compartirlas con tus seres queridos ya está el regalo, te dejaré algunos consejos que harán más asertiva la elección.¿Burbujas o no burbujas? Hay quienes afirman que no hay celebración sin burbujas. Laura Santander, sommelier de Loretta y fundadora de vinosadomicilio.com.mx, explica que todo es culpa de la marquesa de Pompadeur. En sus fiestas con la crema y nata francesas corría el champagne como ríos caudalosos en temporada de lluvias. Luego, en el siglo XIX, la champaña fue la bebida predilecta de las noches de la Belle Époque, tanto que la sociedad se refería a ella cariñosamente como “champ”. Asimismo, todavía hoy, cada que se bautiza un buque, se destapan botellas de este líquido burbujeante para que su contenido sea el primero en tocar el barco. Por eso no asombra que, sobre todo en Europa, la champaña sea la bebida predilecta cuando se habla de fiesta. Sin embargo, Raphael Baillin, Brand Building Manager en la distribuidora de vinos Everest, afirma: “No a fuerza se debe celebrar con un espumoso. Pero los espumosos, por sus burbujas vibrantes, representan la efervescencia, el ánimo; despiertan los sentidos en boca. Además, si se considera que podemos celebrar con comida, el champagne es el vino más versátil que existe para maridar”. Yo, personalmente, enmarco una ocasión especial con una copa de burbujas, aunque no se trate necesariamente de una champaña (solo los vinos espumosos procedentes de la región de Champagne pueden llamarse champaña). Adoro los cavas españoles porque son más asequibles y, si estoy de manteles largos, elijo una franciacorta italiana. ¿La región es un indicador?Sin duda hay regiones famosas por sus suelos y su clima óptimos para el crecimiento de la uva o por sus vides viejas, por sus grandes añadas o por sus métodos tan exquisitos y difíciles de lograr. Ejemplo de ello son los vinos de Sauternes, los grand cru de Borgoña, los premier cru de Burdeos. Pero seamos honestos: esos vinos cuestan una fortuna y quizás nunca lleguen a nuestra copa. En cambio, hay otras regiones que son sinónimo de calidad y a mejores precios.“Los Brunello di Montalcino son de mis consentidos, también los vinos de Oregón: esos pinot noir y pinot gris tienen mi corazón. Para mí, Oregón es una región que ha cambiado mi vida”, comenta Laura Santander. Por su parte Raphael afirma que sus vinos favoritos para celebrar sí proceden de la región de Champagne, pero nunca le dice que no a un vino mexicano: “Si estoy ante una buena comida, me gusta acompañar con Ícaro o Teziano. En cuanto a burbujas elegiría Espuma de Piedra Blanc de Blancs”.Hablemos de la inversiónLos vinos pueden ser tan caros como un auto, pero no te preocupes, ni hablaremos de esos. Aunque la inversión podría darte un parámetro sobre la calidad y los métodos aplicados en el vino, no es necesario gastar una fortuna. Sólo te diré algo: cuando estés a punto de llevarte un vino de menos de 150 pesos recuerda que el alcohol paga impuestos. Seguramente se trata de un vino procedente de procesos masivos y no necesariamente de la mejor calidad.   Laura Santander prefiere quedarse del lado del lado romántico, “cuando estás festejando, lo importante es estar con tus seres queridos y con aquello que les gusta tomar”.Los expertos recomiendan (y por menos de $500)Los vinos de celebración de Laura:Gota de arena. Si Castilla y León no estaba en tu radar, Bodegas Tridente lo devela en un abrir y cerrar de corcho. Es un tempranillo de tinta de toro –así se le llama a la uva tempranillo en esta zona– con aromas a frutas negras y especias.Palmo de tierra. Si quieres celebrar con un vino mexicano, Laura recomienda este vino, fruto de la tempranillo de Baja California que pasó 13 meses en barrica.Los vinos de celebración de Raphael:Pruno. Un clásico de la Ribera del Duero en el que encontrarás aromas a frutas rojas y gusto carnoso, que llena la boca. Cousiño Macul Antiguas Reservas Cabernet Sauvignon. Procedente de la célebre bodega chilena. Al haber sido envejecido en encino francés, encontrarás en él aromas a moras y ciruela madura, así como unos taninos suaves al paladar.Los vinos de celebración de Shadia:Vino blanco espumoso Chandon Brut. Este espumoso seco, de burbuja divertida, procede de Argentina. Es perfecto para hacer música con las copas por sus aromas a manzana verde y pera.Chateau Domecq cosecha seleccionada 2016. Un vino que sabe hacer una mezcla entre presente y pasado, tal como su bodega. Encuentra en él aromas a fruta negra, cuero y especias.  
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD