La relación que tienen las fresas con tu piel
Consejos de Belleza

La relación que tienen las fresas con tu piel

Por Kiwilimón - Febrero 2020
En cuestión de belleza, existe una gran variedad de productos con distintos precios, marcas y estilos; sin embargo, muchas veces la naturaleza es nuestra gran aliada, ya que muchísimos elementos extraídos del entorno proveen propiedades que son buenísimas y muy útiles tanto para la salud, como para la cosmética.

Las fresas, además de ser deliciosas son muy benéficas para el organismo, ya que tienen un bajo índice de calorías, alto valor energético, altos niveles de vitamina C, ayuda a nivelar el colesterol, aportan vitamina B y son antioxidantes y antiinflamatorias natural, fortalecen los huesos, mejoran la vista y favorecen la circulación sanguínea.

Sin embargo, también son muy efectivas en tratamientos de belleza y aquí te vamos a enseñar cómo puedes usarlas para mejorar la apariencia de tu piel.

Como lo mencionamos anteriormente, la fresa contiene un importante nivel de vitamina C y ácido elágico, que ayuda a combatir los daños de los radicales libres, como la resequedad, las líneas de expresión y la flacidez, por lo que, incluyéndolos en tu dieta diaria, podrás contribuir a retardar los efectos de la edad desde adentro.

Además, las fresas también tienen un alto contenido de ácido salicílico que es gran aliado a la hora de combatir los brotes de acné y regular la producción de grasa del rostro.

Estas son algunas de las mascarillas que puedes hacer y usar en casa, son fáciles de preparar y verás que te serán de mucha ayuda para la apariencia de tu piel:

- Limpieza profunda
Usa media taza de fresas maduras y limpias y mézclala con ¼ de taza de fécula de maíz hasta obtener una pasta espesa. Colócala sobre tu cara previamente lavada, déjala por veinte minutos y luego enjuega.

- Exfoliante
Incorpora un huevo, media taza de fresas, una cucharada de miel natural y una cucharada de jugo de limón hasta obtener una mezcla que deberás aplicar sobre tu rostro evitando los ojos y los labios. Después de 10 minutos, enjuaga con agua fría.

- Anti acné
Para esta mascarilla debes de mezclar ¼ de taza de fresas limpias con una cucharada de crema agria y aplícala sobre la zona afectada de tu piel limpia y seca por 10 minutos y posteriormente enjuaga. Esta mascarilla la puedes usar dos veces por semana para mejores resultados.

Como ves, estos frutos no sólo son deliciosos, nutritivos, sino también nos ayudan a lucir bellas. Todo un regalo de la naturaleza ¿No crees?
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Vivir en México significa tener una gran variedad de taquitos disponibles: de suadero, de pastor, de carnitas, de barbacoa… nuestra oferta gastronómica taquera es tan buena, que traspasa fronteras y así, unos tacos de birria han llegado a ser los más populares en Estados Unidos.Llevados al país del norte por dos hermanos, José y Jesús Moreno, Birria-Landia comenzó en Los Ángeles y en otoño del 2019, llegó a Nueva York, al barrio de Queens, en un food truck.En poco tiempo, estos tacos con un menú que ofrece sólo cuatro platillos inundaron Instagram e incluso el New York Times, que rara vez presta atención a los food trucks, les otorgó dos estrellas en una reseña. Estos tacos de birria son hechos por José, quien toma el turno de la mañana para preparar la carne y cocinarlos, mientras que Jesús se encarga del servicio durante la tarde y parte de la madrugada.José cuenta que en Los Ángeles estos tacos son muy populares, así que cuando él regresó a Nueva York decidió hacerlos él mismo, o de otra forma, no los comería, porque no había oferta de este tipo de tacos en la gran manzana.Por practicidad, la birra de los tacos de Birria-Landia se hace con carne de res, a diferencia de la que se hace en su lugar de origen, que suele hacerse con carne de borrego, pero José la sazona con las especias precisas para darle el sabor de Jalisco.Los cuatro platillos que ofrece Birria-Landia son tacos, mulitas, tostadas y consomé, y la forma de comer los tacos es remojándolos en él, por supuesto.Los hermanos Moreno confiesan que lo más importante de sus tacos es que los hacen con amor, así que ellos llevan un pedacito de México a Nueva York, por si un día te encuentras allá, extrañando la birria.
Definitivamente, cocinar no es para todos o al menos, no para todos los momentos, porque a cualquiera le llega ese día en el que no tiene ganadas de nada, mucho menos de ponerse a cocer pollo, verduras o carne, aunque mueras de hambre.Pero la comida es tan noble que hasta para esos momentos tiene cosas deliciosas que ofrecerte y, de hecho, puedes crear una comida completa con varios ‘snacks’, porque la diferencia principal entre un snack, tentempié o bocadillo es cultural, más que nutricional.Claro, cabe mencionar que si sólo comes una manzana con un poco de crema de cacahuate, eso sigue siendo un bocadillo. La clave para preparar una comida que te mantenga lleno y con energía durante tres o cuatro horas, como una comida normal, es incluir una variedad de nutrientes y alimentos. Lo más sencillo es combinar al menos cuatro alimentos diferentes, y tres o cuatro grupos de alimentos. Esto te ayudará a garantizar que estás comiendo lo suficiente, así como un buen equilibrio de grasas, proteínas, carbohidratos y fibra.El otro truco para lograr convertir snacks en comida es servirlos juntos en un plato, en lugar de sólo picotear cosas una por una. Ahora, para inspirarte un poco, te dejamos estos ejemplos, pero recuerda que comer balanceado implica conocerte, conocer tu cuerpo y, sobre todo, tener una guía de un profesional cuando quieres realizar cambios en tu dieta.1. BaguetteUn almuerzo sencillo puede estar inspirado en un baguette, con el que puedes aprovechar los distintos estilos y sabores del pan (centeno, ajo, natural) y añadir queso crema, vegetales, como pepino, tomate, pimientos, aceitunas, y finalmente agrega salmón ahumado o un huevo duro. Si llevas una dieta vegana, puedes omitir el salmón y usar queso crema a base de tofu.2. Bowl de yogurtUn bowl de yogurt es ideal para cuando tienes hambre, quieres una comida que no se cocine y tienes antojo de algo dulce. Para hacerlo sólo cubre yogurt natural con una cucharada de crema de nuez (como almendras o cacahuate) un plátano en rodajas, nueces picadas o almendras, avena, semillas y frutas secas, granola, además de un puñado de fruta fresca, si te hace falta un poco de dulce, añade un poco de miel.3. SmoothieSi te detienes a pensarlo, la mayoría de los smoothies son en realidad un montón de snacks diferentes, como frutas, lácteos y nueces, que sólo mezclas en la licuadora.Para convertirlos en un desayuno abundante y energizante, mezclar kéfir con plátano, bayas, granola y crema de nueces. Puede usar cualquier fruta fresca o congelada y no dudes en añadir yogurt, queso cottage o leche para el kéfir; nueces enteras para la crema de nueces; y muesli (o avena natural) para la granola. 4. Plato de cereal aumentadoUn tazón de cereal con leche es delicioso, pero no es del todo una comida completa. Para convertirlo en un desayuno o cena abundante, puedes agregar nueces o semillas (almendras fileteadas, nueces picadas, semillas de girasol tostadas) y frutas frescas o secas (fresas en rodajas, pasas, arándanos secos) a tazones de Cheerios, por ejemplo, con leche reducida en grasa o mejor aún, una leche a base de plantas, como soya o cualquier otra rica en proteínas.
Son las doce del día y para el chef de casa podría ser un momento de angustia. ¿Qué voy a cocinar hoy? El dilema no se resuelve lanzando una moneda al aire, sobre todo si la familia pide renovar y, si a la par, hay un reporte qué entregar en el trabajo o una junta a la cual asistir. Las ideas se nos secan. El tiempo nos vigila. El refri espera. No te preocupes y sigue leyendo.Abre tu mente.Inspírate, inspírate, inspírate. Para saber qué cocinar hoy sobrevuela la página de tu súper favorito y entérate cuáles son los ingredientes de la temporada. Ellos te darán ideas sobre lo más fresco disponible. La otra –la infalible– es adentrarse en plataformas de cocina como Kiwilimón para explorar entre recetas y antojos. Nosotros renovamos nuestras sugerencias continuamente para que tu foco culinario permanezca prendido. Ya sabes, lo que no se te ocurre a ti, se le pudo ocurrir a alguien más. Checa tu guarida. Comienza por explorar tu congelador. ¿Todavía guardas el mole de tu tía desde su cumpleaños? ¿Tienes el chicharrón en salsa que te quedó de una comida familiar? Sácalos. Eso sí, no los presentes igual. Compleméntalos o dales una nueva forma para que nadie sospeche su procedencia bajo cero. Procura descongelar en la mañanita, a penas salga el sol. El tema es que si descongelas de golpe algunos alimentos –como el salmón o el pollo– podrían tomar olor a refrigerador y hacerse fibrosos. Si en el congelador no hubo material de inspiración, continúa con el refri. Siempre hay algo al límite de caducar: esa será la señal divina que te hará saber qué cocinarás hoy. ¿Sólo tienes huevos? Todo cuenta. Una tortilla de patatas o una frittata de verduras son una comida entera si las complementas con una ensalada y rebanadas de pan a la parrilla.Lo último para explorar es la alacena. Una proteína –vegetal o animal, enlatada o en conserva– será suficiente. No la prepares desprovista de diversión. ¿Qué tal en un atún a la vizcaína o en unas tostadas de salpicón de atún? No olvides a las leguminosas como los frijoles, las lentejas y los garbanzos: ellas constituyen una fuente ideal de proteínas. Hay mil formas de convertirlas de guarnición a plato fuerte. ¿Nos comemos una hamburguesa de lentejas?Planea tu menú con anticipación. Mi recomendación: no te llenes de pensamientos logísticos el domingo por la noche. El sábado a medio día, con toda calma, planea qué cocinarás. Una buena forma de hacerlo es seguir un modelo de alimentación por días de la semana. Por ejemplo, lunes, platillos sin carne (usando proteínas vegetales); martes, comida tradicional; miércoles, proteína asada y ensaladas; jueves; cocina del mundo; y viernes, comida divertida. Así comenzarás el proceso creativo desde un punto de partida y con un buen balance nutricional. Un producto, mil formasUn ingrediente es un lienzo infinito. Él puede ser tu salvador en los capítulos diarios de “¿Y qué cocino hoy?”. Si tienes pollo y debes descongelar toda la pieza, piensa en las posibilidades de la misma cocción. Por ejemplo, el caldo del pollo te servirá de base para sopas, cremas y salsas. El pollo se puede dividir en tres partes. La primera, picado en cubos para preparar una ensalada cremosa; la segunda, desmenuzado y como relleno de unas enchiladas de chile cascabel; la tercera, como relleno de un chile poblano junto a un caldillo de tomate. A las verduras del caldo, drénalas y añádeles queso manchego y un poco de requesón para gratinarlas o bien, córtalas en cubos para preparar una ensalada con tocino. Si cociste calabacitas, una opción es rellenarlas con rajas y queso, hacerlas lasaña o bien, cortarlas a lo largo y grillearlas para sustituir un huarache de masa.ImprovisaNo te dio tiempo de inspirarte. No te dio tiempo de pasar al súper. No te sientas mal. A todos nos pasa. Aquí viene el tip: saltea todo lo que tengas de verduras en una olla, agrega una proteína y termina con una salsa para pasta. No tienes proteínas, pero tienes huevo. Unas tortitas de vegetales serán tus salvadoras. ¿Tienes pechugas de pollo y verduras? Júntalo todo y haz una nueva versión de discada para taquear. Recuerda que todo –sí, todo– cabe en una olla o en un taquito.
Tener un árbol de durazno es el sueño de muchos, pero lograr plantar un hueso de durazno que dé frutos no es tan sencillo, pues hay muchos tipos de duraznos y de ellos dependerá si el hueso da fruto o no, y su sabor también.También del tipo de hueso de durazno del que deriva dependerá si la semilla de durazno germina o no, así que será una tarea de prueba y error con varios tipos de duraznos. Lo mejor será asegurarte de que ese durazno provenía de tu país, pues así tendrá más chance de adaptarse a la tierra y el clima. La mayoría de los duraznos necesitan una temperatura constante inferior a 7 grados Celsius para poder dar fruto.La primera forma de cómo plantar un hueso de durazno puede ser directamente en la tierra durante el otoño y esperar la germinación en la primavera de manera natural. Para preparar las semillas de durazno, frótalas con un cepillo suave en agua limpia. Si el durazno estaba tan maduro que el hueso se ha abierto, se revelará la semilla real en su interior. Si no, puedes quitar la capa dura externa y simplemente plantar el grano de semilla. Siempre maneja las semillas con cuidado, pues contienen cianuro y son altamente venenosas.Si lograste sacar con éxito la semilla sin dañarla, el proceso de germinación se acelerará después de la siembra. Sin embargo, esto no es necesario, porque pequeños árboles crecen de muchos de los huesos duros.Puedes plantar los huesos de durazno directamente en el suelo del jardín si vives en un área donde los inviernos son largos y fríos, pero espera a que haya pasado el calor del verano. Puedes guardar tus semillas en el refrigerador durante al menos 8 semanas o desde el otoño hasta la primavera y tendrán mucha más probabilidad de germinar.Haz un hoyo de aproximadamente 7.6 centímetros (3 pulgadas) de profundidad y planta el hueso de durazno al aire libre en otoño, en un suelo bien drenado y fértil, con un pH de alrededor de 6. Coloca la tierra firmemente alrededor del hueso y asegúrate que esté ligeramente húmeda y de no regar de más.Foto de Joanna Stolowicz, Unsplash.Cómo germinar un hueso de duraznoPara no tener que esperar el proceso natural hasta la primavera y en caso de que vivas en un lugar cálido, puedes germinar el hueso de un durazno a través de un tratamiento frío o estratificación. Después de limpiar los huesos y retirar las semillas, colócalos en una bolsa de plástico con tierra ligeramente húmeda. Deben estar húmedos, pero no mojados durante su período de enfriamiento (estratificación). Guárdalos en refrigerador (o congelador) a una temperatura de 1.1 a 5.6 grados Celsius.Cuando hayan pasado seis semanas, revisa si el hueso de durazno germinó. No te desanimes si aún no sucede, las semillas pueden tardar más de tres meses en germinar.Una vez que el hueso haya desarrollado una raíz de al menos 1.3 centímetros de largo, plántalo en el suelo en una maceta hasta que llegue la primavera, entonces trasplanta tu árbol al aire libre en primavera.Plantar un durazno y verlo florecer tomará entre tres y cinco años, así que no desesperes y siempre germina más de un hueso de diferentes tipos de durazno para aumentar tus posibilidades.¿Esto te produjo antojo de duraznos? Prueba estas recetas:Volteado de duraznoMermelada de durazno caseraCarlota de durazno
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD