Los alimentos que pueden ayudarte en tu rutina de belleza
Consejos de Belleza

Los alimentos que pueden ayudarte en tu rutina de belleza

Por Kiwilimón - April 2016
Existen alimentos que además de ser deliciosos, cuentan con grandes propiedades para nuestra salud y pueden ayudarnos a mejorar o cuidar nuestro aspecto físico. A continuación te presentamos algunos alimentos que pueden hacerte ver más hermosa sin gastar tanto. Las papas al rescate de tus ojos: Si tuviste una noche pesada y tus ojos amanecieron hinchados y con ojeras, unas rodajas de papa son la solución. Los agentes blanqueadores de la papa ayudarán a atenuar las ojeras, y lo mejor de todo es que es hipoalergénica. Acaba con los labios resecos con esta crema para labios casera. Miel para la piel apagada: Cuando sientas que la piel de tu rostro ha perdido brillo, aplica un poco de miel de abeja y déjala actuar por 15 minutos. Retírala con agua tibia y verás como tu piel luce hidratada y resplandeciente. Elimina las manchas de la piel con estos remedios súper efectivos. El puré ideal contra el cabello reseco: Si tu cabello es reseco y tiende a romperse fácilmente, el puré de aguacate con yema de huevo es lo que tu cabellera te está pidiendo. Si crees que tu cabello necesita un shot extra de humectación, agrega al puré una cucharada de aceite de oliva. Aplica esta mascarilla durante 15 minutos dos veces por semanas y muy pronto verás los resultados. Aprovecha el resto del aguacate para consentir la piel de tu rostro con esta mascarilla. La mascarilla contra los poros abiertos: Es muy común que la piel grasa tenga los poros abiertos. Si este es tu caso, prueba mezclando clara de huevo con maicena y jugo de limón. El resultado efectivo de esta mascarilla radica en su poder para contraer y tonificar la piel. El sustituto natural del exfolian: No necesitas un producto costoso para liberar tu piel de las células muertas. Busca en tu alacena miel, aceite de oliva o coco y combínalo con un poco de azúcar. Aplica esta mezcla sobre tu piel con suaves masajes y verás como tu piel queda tersa y resplandeciente. Prepara tus pies para el verano con esta crema exfoliante. El desodorante natural: Ya sea que te encuentres en una emergencia ante la falta de desodorante, o que hayas decidido dejar permanentemente el uso de desodorantes industriales, lo mejor que puedes hacer es buscar en tu cocina maicena y bicarbonato de sodio. Estos dos ingredientes evitarán el mal olor y que tu piel se reseque. ¿Sufres de mal olor? Aquí te decimos cómo solucionarlo. La mascarilla aclaradora para el cabello: En verano, el cabello suele adquirir una tonalidad más clara debido a los efectos del sol. Si quieres darle mayor intensidad a estas luces naturales, prepara una mezcla de miel con vinagre de manzana y limón. Procura aplicarla solamente de la mitad del cabello hacia las puntas para evitar que se reseque. Déjala actuar por 25 minutos y enjuaga con agua tibia. ¿Tus axilas se han oscurecido? Acláralas con esta receta.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Hace bebidas, ensaladas, sopas, carnes y termina todas sus recetas con un ‘miau’. Conocido como Meow Chef, su cuenta de Instagram @thatlittlepuff tiene más de 25 mil seguidores y con sólo ver unos cuantos videos, te das cuenta de que este gato cocina mejor que tú.En todos los videos vemos sólo sus patitas afelpadas cortando alimentos, removiendo y mezclando, así que claro que nos derrite de ternura.Este chef gatuno ganó su popularidad en TikTok, por supuesto, pues durante estos meses, ha sido esta red social la que parece haberse apoderado de los teléfonos de todos, con videos de bailes, trucos de cocina y ahora, un gatito que cocina.Los gatos e internet siempre son una combinación ganadora y este gatito chef en poco tiempo alcanzó la fama, pues apenas el 2 de julio fue su primera aparición en Instagram con una imagen para presentarlo.Su primera receta es una bebida detox, con rodajas de pepino, hielos, refresco de limón, jugo de pepino. Meow Chef prepara principalmente bebidas refrescantes de verano, como smoothies de frutas y deliciosos cócteles, pero este gato también usa sus patitas para hacer comidas completas.Aunque puedes seguir estas recetas fáciles de preparar e inspirarte para hacer tus propios platillos, lo mejor de esta cuenta es ver a Meow Chef usar sus pequeñas patas para picar fruta y revolver bebidas mientras, por supuesto, maúlla y ronronea.¿Amas a los perros también? Acá te dejamos una lista de alimentos seguros y con beneficios para ellos.
Durante esta pandemia, el uso del cubrebocas se traduce en empatía hacia los demás, pues al portarlo no sólo vemos por nuestra salud, sino también por la de las personas que nos rodean.No obstante, muchos creen que no sirve de nada o, peor aún, otros tantos no creen que el coronavirus covid-19 sea real. Esto sucede no sólo en México, sino también en Estados Unidos y otras partes del mundo.Ante una falta tan grave e importante, nada mejor que combatirlo con ciencia, por lo que el científico más genial de la tele decidió comprobar su eficacia, con un video en Tik Tok que ya se ha vuelto viral.Ya existe un cubrebocas transparente y autosanitizante, conoce todo sobre él aquí.Con ejemplos sencillos para que todos entendamos, Bill Nye, el científico, demostró con una vela, una bufanda y un cubrebocas que usarlo sí ayuda a prevenir la propagación del nuevo coronavirus.Para demostrar cómo los cubrebocas “evitan que las partículas de mi sistema respiratorio entren en el aire y luego entren en tu sistema respiratorio”, Nye explica que lo que hacen los también llamados barbijos es bloquear el movimiento del aire.Una bufanda, por ejemplo, está diseñada para bloquear el movimiento del aire alrededor de la garganta para mantener el cuerpo caliente, pero una bufanda no es particularmente efectiva para bloquear las partículas respiratorias y el científico lo comprobó apagando fácilmente una vela encendida mientras sostenía una sobre su boca. Nye prueba después un cubrebocas de tela casero, hecho con dos capas de tela y con un limpiapipas alrededor del puente de la nariz. “Bloquea el movimiento del aire de manera muy efectiva”, dice el científico luego de intentar apagar la vela repetidamente mientras lo lleva sobre su boca y nariz. “Si usas uno de estos, te estás protegiendo a ti mismo y a quienes te rodean”.Finalmente, hace la misma prueba con la vela, pero usando una mascarilla N95 y la llama ni siquiera titila.Bill Nye concluye con algo muy sencillo: Sí, usar un cubrebocas te protege a ti, “pero la razón principal por la que queremos que uses uno es para protegerme yo de ti, y de las partículas de tu sistema respiratorio que pueden entrar en mi sistema respiratorio”, dice muy seriamente.Como el científico dice, este es un tema de vida o muerte, literalmente, así que cuando salgas a la calle y estés en lugares públicos, por favor, ¡usa un cubrebocas!
Echando a perder se aprende. Pero ¿será que podemos aprender a ser sanos antes de echar a perder nuestro cuerpo o el de nuestros hijos? Como amar, aprender un idioma o usar picante hasta en la sopa, los hábitos que los niños observan en sus padres son reproducidos como espejo. De la misma forma, un niño que desde pequeño observa a sus papás comer vegetales, tarde o temprano hará de esa rutina una ley. La comida es, a todas luces, bendición. Mal usada es veneno. Su misión es cuidar cada parte del cuerpo y procurar su funcionamiento. Aún así es difícil no obsesionarse con el sonido de la fritanga cociéndose en el aceite, difícil que no nos provoque un panqué en el horno, difícil no quejarse de lo sano cuando no es un hábito. Pero aquí la buena noticia: ser un padre sano no cuesta trabajo cuando se hace por amor propio, por amor a los hijos. Además, visto por el lado goloso, comer saludablemente nos regala un comodín para ser usado sin culpa algún día de la semana. Ese es un buen balance. ¿Nos echamos ese panqué de plátano o esos antojitos el domingo? Como muchos de ustedes, también pertenezco a esa generación que creció viendo comerciales infantiles no regulados en la tele. Ya saben, los maguitos, los payasos y las panteras que nos decían que los dulces nos daban súper poderes. Recuerdo que siempre que iba a casa de mis amigas –ciertamente, con alacenas más coloridas y seductoras– me daban envidia sus postres y, sobre todo, sus padres. Los míos eran raritos. Eran sanos. Hoy sinceramente se los agradezco. No es casualidad que México sea el primer lugar en obesidad infantil y el segundo lugar en obesidad en adultos. Y no, los niños no tienen la culpa. En los años ochenta y noventa estaban de moda los añadidos, los conservadores y los colorantes artificiales. Entre más rápido se preparaba algo, mejor. A algunos alimentos reales incluso se los satanizó públicamente hasta que, con el paso de los años, nos enteramos de que el huevo no era esa máquina productora de colesterol y que los carbs y las grasas no eran del todo malos. Al contrario, según me cuenta la Nutrióloga Clínica especializada en diabetes, Jennifer Asencio, necesitamos los carbohidratos para funcionar y pensar. Claro, ella habla de los carbs complejos, no de los que vienen incluidos en la torta de tamal –que, si la amamos, será el motivo por el que valga la pena cuidarse previamente– . Balance, ¿recuerdan? La doctora Asencio afirma que “la glucosa aporta energía al cuerpo, es decir, es el “combustible “. El cerebro, hígado y nuestros músculos funcionan gracias a ella. La glucosa constituye la única fuente de energía del sistema nervioso y de las células sanguíneas, por lo que una persona sana debe ingerir carbohidratos complejos, como granos, arroz, panes integrales y cereales todos los días pero de forma consciente, en un plato balanceado”. No aplica igual en personas con diabetes.Según la American Academy of Pediatrics, antes de los dos años es cuando se forman los hábitos alimenticios de nuestros hijos así que, sobre todo en este tiempo, debe tomarse decisiones nutricionales inteligentes. Un padre sano evitaría para él mismo y para sus hijos azúcares simples como dulces, caramelos, gomitas o pan dulce y los consumiría sólo en ocasiones especiales, en un sábado por la mañana o un día de toda la semana, sin atracones. Elegiría mejores productos, con etiquetas más limpias –esas en las que pueda pronunciar la mayoría de los componentes–. Aprendería a leer la información nutrimental para distinguir en ella los otros nombres del azúcar (edulcorante, sorbitol, dextrosa, etcétera). Haría un consumo responsable.Sólo con mejores decisiones alimenticias podemos tener hijos con mejores posibilidades de vida. Dejar de ver lo “sano” como un estigma y mejor verlo como lo que es: nuestra mejor herencia, la única vía para vivir más y vivir mejor. ¿Me acompañan? Lo podemos hacer juntos.Ensalada de nopal con frijolesSalmón a la parrila con salsa de aguacateSalmón al pibil
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD